Letras hindúes

Literatura asiática. La India. Sánscrita. Védica y los Veda. Mahabharata. Ramayana. Drávida

  • Enviado por: Emmanuel Santos
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Instituto Politécnico Industrial de Santiago

(IPISA)

Español: La Literatura India

Por:

La Literatura India

L

a literatura india es tan rica y variada como lo son sus numerosas hablas: India posee en la actualidad 1.650 lenguas maternas agrupadas en cuatro familias lingüísticas que emplean diez sistemas de escritura mayores y gran cantidad de sistemas menores. No en vano, el país ha sido llamado "El gran gigante multilingüe del mundo". Hoy en día, la constitución india reconoce quince lenguas literarias que pueden agruparse en cuatro tipos de literaturas según el idioma utilizado:

1.- Las literaturas escritas en lenguas indoeuropeas, entre las que figura el sánscrito, que, por su importancia, merece una mención aparte.

2.- Las literaturas escritas en lo que se ha dado en llamar "indio-medio", nombre que reciben los dialectos antiguos del sánscrito, entre los que destaca el pali y los distintos prákritos.

3. -Las literaturas drávidas, que están constituidas por las obras escritas en lenguas de raíz no indoeuropea. Estas lenguas se desarrollaron desde muy temprano en el sur de India.

4.- Y las literaturas indo-islámicas, que agrupan tanto a las obras escritas en lenguas no originarias de India habladas por los musulmanes de este país, tales como el persa, el turco, el afgano...etc, como las obras escritas en urdú: el idioma hablado hoy por los musulmanes de India, que tiene su origen en la fusión del hindi con las lenguas islámicas.

Literatura sánscrita.

El sánscrito es la evolución más antigua conocida de las lenguas indoeuropeas. El nombre significa literalmente ´completo´, ´perfecto´, aludiendo a su legendario origen divino y a su finalidad de traducir las verdades místicas transcendentales reveladas por los dioses a los rishi o profetas. Se formó a partir de los antiguos idiomas indoeuropeos introducidos en la península del Indostán por los invasores arios entre el 1700 y el 1500 a.C y ha seguido siendo la lengua sagrada del brahmanismo hasta nuestros días, y es todavía hoy hablada por unas tres mil personas.

Antiguamente fue la lengua clásica del norte de India y en ella están escritas las producciones literarias más antiguas de las lenguas indoeuropeas. Su desarrollo puede dividirse en dos fases bien diferenciadas: la primera, que se corresponde con la forma primitiva del sánscrito, se caracteriza por la ausencia de textos escritos y por la transmisión oral de los mismos mediante la recitación de los Veda (literalmente ´ciencia´ o ´sabiduría´). La segunda fase se inicia con el establecimiento de las reglas gramaticales del sánscrito en el siglo IV o I a.C por Panini, un lingüista originario de Shalatula (hoy en Pakistán), cuya obra fundamental, el Ashtadhyayi (también llamada Paniniyam), fija y establece las reglas de la gramática y la manera de formar palabras. Esta compleja obra dio lugar a numerosos comentarios e interpretaciones, creando una auténtica escuela de estudio del sánscrito, y agrupó a autores tan importantes como Varadaraja y Patanjali.

El sánscrito clásico es una lengua extremadamente elaborada, que dio lugar a muchos dialectos. En un primer momento se utilizó el sistema de escritura conocido como brahmi, que a partir del primer siglo de nuestra era sería sustituido por una evolución de éste: un alfabeto silábico llamado devanagari (o ´morada de los dioses´). El devanagari consta de 33 signos que representan las consonantes y de 13 vocales, y su escritura se caracteriza por que cada palabra se escribe bajo una línea continua o matra.

La literatura sánscrita se remonta al 1500 a.C. y puede agruparse en dos momentos fundamentales, uno llamado "védico", protagonizado por los Veda y por la tradición oral, dentro del cual pueden distinguirse dos períodos importantes: el védico y el brahmánico. Y un segundo momento, que se desarrolló a partir del siglo IV a.C, que recibe el nombre de "clásico". En este segundo período se escribieron los grandes poemas épicos y floreció la novela y el teatro. Quizá la figura más destacada de toda la literatura india fue el autor Kalidasa, que vivió entre los siglos IV y V d.C, coincidiendo con el reinado de la dinastía Gupta. De este período clásico datan también importantes colecciones de cuentos, como el Panchatantra, que fue el origen de colecciones tan importantes de cuentos como las Jataka y el Hitopadesha, y constituye una de las antologías más leídas y con más versiones en Asia y en Europa; en España, por ejemplo, es el origen del Calila e Dimna y del Sendebar. Hacia el siglo VII d.C el sánscrito comenzó a declinar para convertirse en una lengua limitada a los pandit y a los sacerdotes.

Literatura védica.

La arqueología ha puesto de manifiesto que aproximadamente entre el año 1700 y el 1500 antes de nuestra era, se produjeron una serie de invasiones, que, penetrando en la península desde el noroeste, arrasaron las primitivas culturas neolíticas del Valle del Indo e introdujeron toda una serie de nuevos elementos y tradiciones en el territorio de India. Entre estas nuevas aportaciones destacan una cosmogonía y un ritual que fueron absorbidos por los aborígenes, y una cultura ganadera y guerrera que adoraba divinidades fundamentalmente masculinas identificadas con fuerzas de la naturaleza, que se fundió con muchos aspectos del sustrato preario, fundamentalmente agrícola y sedentario, volcado al culto de la energía femenina o shakti y a la creencia en la reencarnación. De la unión de estas dos tradiciones surgiría la cultura védica, que es el origen y la base de toda la civilización india.

Los invasores, un pueblo de origen indoeuropeo que recibe tradicionalmente el nombre de ario (palabra sánscrita que significa ´noble´), estaba constituido por una serie de clanes seminómadas, procedentes de las estepas de Irán que fueron asentándose en los fértiles valles del Punjab y del Indo y extendiéndose hacia la planicie del Ganges. Por la literatura épica, y en especial a través del Mahabharata, sabemos de la existencia de los rishi , una clase sacerdotal que tuvo gran protagonismo en esta cultura; esta clase estaba compuesta por sabios que se ocuparon en aprender y transmitir oralmente los textos religiosos, que se dividen en tres grandes grupos: Las Samhita, los Brahmana y los Sutra.

Los Veda

Las Samhita, o "colecciones", están constituidas por las tres colecciones de textos más antiguas (posiblemente pertenecientes al 1500-1000 a.C), a la que luego se añadió una cuarta. Estrictamente estas colecciones se denominan Veda y contienen la llamada Shruti o "revelación"; están destinadas a propiciar las fuerzas sobrenaturales y presentan grandes concomitancias con el Gatha y el Avesta iranio. Los cuatro Veda son: el Rigveda, el Atharvaveda, el Samaveda, y el Yajurveda.

El Rigveda o Libro de las alabanzas es el texto más antiguo de todos; está compuesto por 1.028 himnos agrupados en 10 ciclos, dedicados a las distintas divinidades. Estos himnos eran recitados por los sacerdotes, que con su recitación invitaban a los dioses a asistir a los sacrificios. La colección de himnos está constituida por versos, en ocasiones dialogados, que se repiten, a veces insistentemente, utilizando bellas imágenes poéticas y constituyendo una importantísima fuente documental para el estudio de la mitología.

El Atharvaveda o Veda de las fórmulas mágicas es cronológicamente la segunda colección de textos de la Samhita. Consta de 731 himnos escritos en prosa que son fundamentalmente hechizos, conjuros y fórmulas mágicas necesarias para los acontecimientos de la vida cotidiana, tales como detener hemorragias, curar enfermedades, procurar el amor de un hombre o de una mujer, etc. Este fondo de creencias arraiga en las tradiciones y supersticiones populares y explica el uso de un léxico muy popular, así como el continuo uso de anáforas y repeticiones.

El Samaveda o Libro de los cánticos o de las melodías está constituido por toda una serie de cantos litúrgicos estrechamente vinculados al Rigveda y acompañados de indicaciones musicales y hace las veces de manual para el culto.

La última de las colecciones, el Yajurveda o Veda de las plegarias, tiene un carácter muy similar al anterior. Recopila plegarias, formulas sagradas, letanías y ritos mágicos en verso y en prosa fundamentalmente extraídas del Rigveda.

La literatura del período brahmánico

Entre el año 600 y el 300 a.C. aproximadamente, India asistió a un importante momento de su historia (el llamado período brahmánico) en el que se configuró la estructura de su sociedad. Este período, que se caracteriza por ser el primero que conocemos a través de datos y crónicas fidedignas (fundamentalmente griegas), se caracteriza por el encumbramiento de la clase sacerdotal por encima del resto de los grupos humanos y por una nueva visión de la religión y una práctica popular que toma el nombre de brahmanismo, y que, considerando los Vedas como la revelación divina, otorga a los brahmanes la capacidad exclusiva de transmitir sus enseñanzas y de realizar los sacrificios. Así mismo, durante este período, se producirán las primeras críticas al sistema religioso que desembocarán en varias escisiones y en el nacimiento del budismo y el jainismo. Frente a estas dos nuevas heterodoxias surge la necesidad de reforzar la tradición religiosa y comienza a producirse en India una literatura destinada a comentar y analizar los Veda, esta literatura se conoce con el nombre genérico de Vedanta y agrupa los Brahmana (explicaciones esotéricas de los sacrificios) y los Sutra (tratados).

Además de estos textos, en período védico debieron configurarse muchos de los Sutra (aforismos) y shastra (reglas, preceptos), los tratados técnicos que contienen los aforismos, normas y fórmulas sobre las distintas disciplinas y ciencias: la gramática, la astronomía, arquitectura, etc. Estos aforismos estaban destinados a ser aprendidos de memoria por los discípulos y maestros y fueron transmitidos de generación en generación durante cientos de años. A este período pertenecen además ciclos de cuentos como el Panchatantra, y algunos Purana ("antiguas narraciones" de gran valor documental), los Tantra, así como las epopeyas indias: el Mahabharata y el Ramayana.

El Mahabharata.

Tras el período védico, la literatura india produjo los dos grandes poemas épicos el Mahabharata y el Ramayana. El primero de ellos, con doscientos mil versos, 100.000 shloka, es la obra literaria más extensa del mundo y tuvo una importancia decisiva en el pensamiento y las costumbres indias.

Aunque tradicionalmente la autoría del Mahabharata se atribuye al sabio Vyasa, se sabe que la obra fue transmitida a lo largo de varios siglos, sufriendo numerosas transformaciones y añadidos, y que es, en realidad, fruto de la actividad poética de varias generaciones que van desde el final de la época védica hasta el siglo II d.C o VII d.C. en que se estableció la versión definitiva.


El Ramayana.

El Ramayana es, junto al Mahabharata, uno de los dos grandes poemas épicos de India, Escrito en verso, consta de veinticuatro mil estrofas agrupadas en seis libros (kanda), a los que se añadió un séptimo posteriormente. La autoría del Ramayana se atribuye tradicionalmente al sabio Valmiki, que escribió en sánscrito y que pudo vivir en el siglo I a.C., aunque se han conservado varias versiones entre las que figuran la de Kamban, en lengua tamil, la de Tulsidas, en hindí, y la de Krittivasa en Bengalí; efectivamente, la unidad del texto permite hablar de un solo autor, aunque muy posiblemente la obra sea una compilación de leyendas y conocimientos teológicos y filosóficos anteriores.

Período Clásico

El llamado "período clásico" de India se inicia en torno a los siglos IV y V d.C, coincidiendo con el gobierno de la dinastías Gupta en el norte de India y Vakataka en la meseta del Dekkan: estas dos dinastías fueron las artífices de obras de arte tan importantes como el Buda de Sarnath y las pinturas murales de Ajanta. En sus cortes tuvo lugar un espectacular desarrollo científico y un esplendor cultural pocas veces alcanzado en la historia de la humanidad; entre las manifestaciones literarias que se desarrollaron en este período tiene especial importancia la tratadística, que asistió al nacimiento de obras sobre astronomía, medicina y matemáticas, así como a la redacción de los textos y tratados más importantes sobre filosofía (Dharmasastra), sobre poética (El Natyashastra, escrito por Bharata), sobre música (Sharngadeva), sobre política (Arthashastra), sobre arte (Shilpashastra), arquitectura (Manasara) y sobre erótica (Kamasutra).

La literatura y la lengua sánscrita alcanzaron ahora su momento de máximo esplendor tanto en el género devocional, como en la novela y muy especialmente en la poesía y en el teatro. En el género devocional o filosófico destaca la importantísima figura de Asvagosha, y junto a él las de Shankaracharya, Amaru y más tardíamente Jayadeva con su Gitagovinda, Bilhana, Khsemendra y Damodaragupta. En la novela destacan las figuras de Subandhu, Bana y sobre todo Dandin con su obra Dasakumacarita (Las aventuras de los Diez Príncipes).

Literatura hindí

El hindí es el resultado del encuentro entre la cultura islámica, que comenzó a penetrar en India en el siglo VIII d.C. y la cultura del norte de la península; tiene una serie de variantes regionales como el hindí occidental y el oriental, a las que pertenecen el rajastaní, el avadhi, el chattisgarhi, el braj y el hindustaní (una variante entre el hindí y el urdú). La literatura hindí se caracteriza entre otras cosas por importar el género histórico y biográfico de la tradición islámica. Sus primeras manifestaciones son poemas heroicos entre los que destaca el Pritviraj Rasau de Cand Bardai, que cuenta las aventuras del rey Pritviraj III y la historia de la conquista de Delhi por los musulmanes en el año 1192. Así mismo, el hindí produjo importantes poemas religiosos, como los de Goraknathi, filósofo fundador de una secta de seguidores de Shiva, los de Ramanada, los del primer guru de los sikh: Nanak, y muy especialmente los de Kabir, poeta nacido en Varanasi en el siglo XV que predicó una religión sincrética en la que no existía ninguna distinción de credo, casta o raza.

Bajo el reinado del emperador mogol Akbar (1542-1605) el hindí conoció momentos de gran esplendor. Destaca la figura de Tulsidas (1532-1623), que además de traducir al hindí el Ramayana y otros textos sánscritos, escribió una importante y extensa obra poética centrada en la devoción (bhakti), de la que sobresale su obra Ramcharitmanas.

Después del imperio mogol, el hindí vivió un momento de franca decadencia. No volvió a resurgir hasta el siglo XIX, en que se comienza a utilizar en una nueva versión simplificada: el khari-boli (o discurso directo) popularizado por el autor Haris Chandra (1846-84). El más importante de los escritores del hindí moderno es posiblemente Prem Chand (1880-1936) y su novela más conocida El regalo de una vaca; en poesía destacan las figuras de Sachchidanand Vatsayan, Bhavani Prasad Mishra, Gajanand Mukdibodh y Dharmavir Bharti.

Literatura drávida


El término drávida fue acuñado en 1856 por R. Cadwell para designar a un conjunto de lenguas de origen no indoeuropeo habladas en el sur de India. En la actualidad estas lenguas son habladas por más de cien millones de personas y comprenden catorce grupos entre los que figuran cuatro que han desarrollado literatura: el kannara, el malayalam, el telegu y el tamil, este último es coetáneo del sánscrito.

La literatura tamil comenzó a principios de nuestro siglo con poetas que pertenecían a unas academias llamadas Shangam, en ellas, y en torno a la ciudad de Madurai, en el actual estado de Tamil Nadu, se hizo la gran colección de poesía tamil que recibe el nombre de Ettuttogai (Las ocho antologías). Esta magna obra fue compilada en el siglo XII d.C., recogiendo la tradición oral que posiblemente se remontara al siglo I d.C., y reúne poemas de muy distinta extensión pertenecientes a varios autores, entre los que destacan Kapilar, Paranar y Nakkikar. Los poemas están ordenados según el género: erótico (porul), que abarca todas las historias de amor, o heroico (pumra), dedicado a ensalzar a los héroes de la tradición.

Literatura indo-islámica

En las cortes musulmanas de Delhi se habló afghano y persa y en las de los mogoles se utilizaron el turco y el persa; pero además de las obras producidas en estas lenguas, los monarcas islámicos patrocinaron la obra de poetas hindí como Keshac Das, que fue muy apreciado en su momento.

El aislamiento de las cortes musulmanas del sur de India hizo que las lenguas importadas por los invasores se modificaran y dieran lugar a variantes regionales; así fue como surgió el urdú, que con el tiempo se convertiría en la lengua de todos los musulmanes indios y en la lengua oficial de Pakistán.

Algunas obras célebres de la literatura India

  • El Arthashastra

  • El Bhagavad Gita

  • Las mil y una noches

  • El Mahabharata

  • El Ramayana

  • El Gitagovinda

Principales autores de la literatura India:


-Jursan Amir
- Bhavabhuti
- Muni Bharata
- Bhartrihari rey de Uda
- Rai Dvigendralal
- Mirza Ghalib
- Kalidasa
- Bai Mira
- Vidiadhar Surajprasad Naipaul
- Guru Nanak
- Nagarjuna

- Rasipuram Krishnaswami Narayan
- Arundhati Roy
- Ram Mohan Roy
- Salman Rushdie
- Amartya Sen
- Vikram Seth
- Rabindranath Tagore
- Dasa Tulasi
- William Makepeace Thackeray
- Tulsidas
- Vallathol