Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento y personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

1º) Sintetiza el argumento de los siete tratados o capítulos. Usa alguna cita literal.

TRATADO PRIMERO:

En el primer tratado nos explica que Lazarillo se llama Lázaro de Tormes, porque nació en el río Tormes, su padre ha sido ladrón y su madre y el viven en Salamanca. Más tarde su madre se casó con un hombre negro, con el cual tuvieron un hijo, que Lázaro cuidaba.

Unos días mas tarde, solía venir abundantemente, un ciego, el cual la madre le dijo que cuidará de él, su madre se despidió de Lázaro, aquí empezaron una nueva amistad.

Al salir de Salamanca el ciego dijo a Lázaro que acercara el oído a unos toros de piedra que había, él la acercó y el ciego le metió una calabazada que le duró tres días, el dolor.

Lázaro se moría de hambre, por el ciego que apenas le daba de comer, entonces se tenía de idear algo para no pasar hambre.

Uno de sus inventos, fue coger una botella de vino y hacer un agujero y taparlo con cera y así al derretirse poder beber un poco. Cuando el ciego se enteró a Lázaro le cayó una buena.

Todo acabó cuando Lázaro, le dijo al ciego que había un charco grande, entonces tenía que saltar, el ciego le hizo caso y al saltar se estampó contra el pilar de una fuente, entonces Lázaro salió de allí corriendo .

Y así fue como acabaron los dos, solos.

TRATADO SEGUNDO:

Una vez que Lázaro se fue del ciego, encontró a un clérigo que necesitaba un ayudante para dar misa, él no se lo pensó dos veces y se fue con él. El clérigo era un avaricioso, y también le daba mal de comer. El clérigo tenía un cofre cerrado con llave en el que tenía escondido el alimento y del cual él sacaba lo que necesitaba sin contar para nada con Lázaro. Esto fue así hasta que Lázaro encontró la llave del cofre donde el clérigo escondía el pan y todos los demás alimentos, y comenzó a usarla y usarla cuando el clérigo salía de casa, y cuando el clérigo vío que faltaba pan, preguntó a Lázaro que pasaba, él contestó que podían ser unos ratones que entraban por los boquetes de esa caja. Al cabo de poco el clérigo puso unas trampas para coger el supuesto ratón, al ver que no sucedía nada, sospecho de una culebra.Lázaro al temer que el clérigo lo descubriese escondió la llave durante mucho tiempo, un día por la noche mientras dormían, Lázaro se levantó a coger algo del cofre pero al hacer ruido el clérigo se levantó y Lázaro se fue corriendo a la cama y se metió la llave ala boca para que nolo descubriese y el clérigo al no ver nada se volvió a la cama.

-1-

A la mañana siguiente el clérigo se levantó temprano y al oir un ruido que hacía Lázaro fue a ver que pasaba y le descubrió la llave medio caída de su boca, de esta forma le arreó un golpe con su bastón y echó a Lázaro de su casa y se volvió a encontrar solo de nuevo.

TRATADO TERCERO:

Durante quince días que le tardo en cerrar la herida de la cabeza, llegó a Toledo donde vivía de las limosnas que muy amablemente la gente le daba, pero cuando ya estuvo curado le acusaban de “bellaco” y “golfero”. Entonces se topo un día con un escudero bien peinado y con buenas ropas, y este le dijo que si buscaba amo, y este aceptó.

El que tan bien vestía resultó ser en realidad un muerto de hambre al que nadie conocía verdaderamente. Aunque este se excusaba diciendo que el comer exageradamente era de cerdos y no de personas respetables. El escudero marchaba por la mañana y volvía tarde y sin nada de comer. Como que en la casa de este no había nada de comida cuando Lázaro terminaba las tareas que el escudero le pedía marchaba a pedir limosna por las casa del pueblo y era entonces Lázaro quien daba de comer al escudero. Lázaro decía: “y no tenía tanta lástima de mí como del lastimado de mi amo, que en ocho días maldito el bocado que comió”. Entonces se prohibió la mendicidad en el pueblo porque había habido un mal año en cuanto a cosechas y demás, entonces Lázaro comía de la caridad de sus vecinas que el era muy amigo donde pasaba muchos ratos que el escudero le dejaba solo. Tan mal vivían que un día cuando se llevaba a un muerto en procesión la viuda de este decía: “Marido y señor mío, ¿adónde os me llevan? ¡A la casa triste y desdichada, a la casa lóbrega y obscura, a la casa donde nunca comen ni beben!” entonces Lázaro corrió hasta la casa de su amo pensando que traían el muerto a la casa.

Tiempo después el escudero marchó como un día cualquiera pero no volvió dejando al chico solo y muchas deudas con él. Por lo que vinieron buscándolo y al chico lo encontraron solo y quisieron hacerle responsable pero al ver que él no sabía nada de su amo le dejaron en paz y así fue como Lázaro fue abandonado por este amo.

TRATADO CUARTO:

Lázaro buscó a su cuarto amo y este fue un Fraile de la Merced al cual las vecinas le encomendaron. “Gran enemigo del coro y de comer en el convento, perdido por andar fuera, amicísimo de negocios seglares...” . Lázaro y su amo salían a andar todos los días, ya que el fraile era muy caminador, con él Lázaro rompió sus primeros zapatos, entonces Lázaro

cansado de seguirlo a todas partes se fue, y no sólo por eso también porque era demasiado recto.

-2-

TRATADO QUINTO:

El quinto amo de Lázaro fue un buldero, que como dice Lázaro era “el mas desenvuelto y desvergonzado y el mayor echador dellas (bulas)”. Al buldero se le ocurrían siempre mil maneras de vender bulas. Una vez en un pueblo estuvo el buldero predicando tres días como de costumbre pero no conseguía vender bulas, entonces un alguacil que trabajaba para él, hizo ver que le poseía el demonio cuando estaba hablando mal de las bulas divinas y entonces el buldero le curo con una de sus bulas. Todo era un montaje pero entonces no pararon de vender bulas en ese pueblo y en los pueblos de los alrededores donde se corrió la voz con mucha rapidez. Al cabo de cuatro meses donde paso bastantes fatigas Lázaro decidió dejarlo porque lo creía un embustero.

TRATADO SEXTO:

Después del buldero Lázaro estuvo con un maestro de pintar panderos con el que sufrió mil males pero que pronto abandono para ir a dar con un capellán. El capellán puso en su poder un asno y cuatro cántaros y un azote y empezó a vender agua por la ciudad. Le fue tan bien el negocio que en cuatro años reunió una pequeña fortuna y tubo para comprarse buenas ropas y dejó al capellán porque ya no necesitaba del negocio.

TRATADO SÉPTIMO:

Cuando abandonó al capellán dio con un alguacil pero vivió poco tiempo con él ya que le parecía un trabajo muy arriesgado y peligroso, ya que una noche los persiguieron a pedradas y solo él consiguió escapar. Después marchó y se asentó con el arcipreste de San Salvador para el cual hacía de pregonador anunciando sus vinos. El arcipreste le propuso casarse con una de sus criadas y Lázaro aceptó. Vivieron muy bien durante mucho tiempo pero las malas lenguas decían de su mujer que ya había parido tres veces. Pero a él no le importó y defendió siempre a su mujer hasta el punto de pegar a la gente que hablaba mal de ella y así fue como consiguió que nadie dijera nada malo de ellos y así consiguió paz en su casa.

Entonces el Emperador con sus cortes entró en la ciudad de Toledo y se hicieron grandes regocijos y fue así como el prosperó y siguió cultivando su fortuna.

-5-

2º) Indica los rasgos o cualidades etopéyicas. Valores o antivalores, de los amos que tuvo Lázaro, refléjalo con citas.

Lázaro de Tormes

  • Necio

“Necio, aprende... más que el diablo”

Pág. 23 Lazarillo de Tormes Anónimo Ed. Catedra

  • Astuto

“Yo, como estaba... qué podía ser”

Pág. 31 hasta 32 Idem

  • Aventurero

Porque siempre va de amo en amo

Idem

SUS AMOS

El Ciego

  • Avariento y mezquino

“ con todo lo que adquiría y tenia, jamás hombre mezquino ni avariento vi”

Pág. 27 Idem

  • Agarrado

“hierro y su candado...me faltaba”

pág. 28, 29 Idem

  • Astuto

“Mas, como fuese el traidor tan astuto,”

pág. 31 Idem

-6-

Clérigo

  • Avaro

“ Yo he tenido dos amos: el primero traíame muerto de hambre, y, dejándole... sino fanascer?”

pág. 54 Idem

  • Tonto ( porqué podía haber sospechado de Lázaro cuando pasó lo del pan)

“- ¡Lázaro!, ¡ mira, mira que persecución...por nuestro pan.”

Pág. 60 Idem

  • Cruel

“ Respondió el cruel sacerdote”

Pág. 70 Idem

Escudero

  • Aparenta lo que no es

“Anadando así discurriendo de puerta en puerta... alguna buena oración rezaste hoy.”

Pág. 72 y 73 Idem

  • Avaricioso ( como los anteriores)

“Puseme a un cabo del portal... como yo en lo otro.”

Pág. 77 Idem

-7-

Fraile

  • Bueno

“Éste me dio los primeros zapatos que rompí en mi vida”

Pág. 111 Idem

  • No se cansa

“ni yo pude con su trote durar más”

Pág. 111 Idem

Buldero

  • Desenvuelto

“el más desenvuelto”

Pág. 112 Idem

  • Desvergonzado

“y el más desvergonzado”

Pág. 112 Idem

  • Trolero

“Entre las cuales el aguacil... eran falsas”

Pág. 116 Idem

  • Falso

“y si en algún tiempo... declaro su maldad”

Pág. 118 Idem

-8-

Pintor

  • Malo

“y también sufrí mil males”

Pág. 125 Idem

Capellán

  • Buen hombre ( ofreció trabajo a Lázaro)

“Siendo ya en este tiempo buen mozuelo... más seguir aquel oficio”

Pág. 125 hasta 127 Idem

Alguacil

  • Le gusta el peligro

“pero parecerme oficio peligroso”

Pág. 127

Arcipreste de San Salvador

  • Sensible

Está repartido en todo el tratado