Las hogueras; Concha Alós

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela valenciana. Argumento. Personajes. Premio Planeta

  • Enviado por: Capuleto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

RESUMEN:

El libro Las Hogueras trata de la vida de varios personajes comentando en cierta su vida a través de las experiencias que van transcurriendo en el libro.

Dos de los principales protagonistas de este libro son el señor Archibald y su mujer Sibila. El señor Archibald era un hombre podíamos decir rico, un hombre culto, apasionado por esas pequeñas cosas que le hacen sentirse bien, como la lectura, la pesca en su pequeño velero, su jardín etc. Podíamos decir que Archibald apasionado por aprender cosas que desconoce. Por el contrario Sibila su mujer era una mujer sin ilusiones, sin ninguna curiosidad por las cosas, sólo por los recuerdos de su antigua vida de modelo de París donde posaba con los vestidos de Xam su amigo. Ahora su vida era monótona a pesar que su marido se interesaba por que ella aprendiera algo o que se interesara por algo.

Esta pareja vivía desde hacía algún tiempo en un pueblo llamado Son Bauló, un pequeño pueblo de la costa que no era demasiado grande un pueblo que alcanzaba su mayor auge en verano cuando los veraneantes pasaban allí sus vacaciones estivales. En este pueblo también viven los otros personajes de esta novela con son la profesora llamada Asunción Molinos que ensaña en las escuelas además de dar clases particulares sobre cualquier cosa a las personas de Son Bauló. Asunción Molinos era amiga de otro profesor un hombre llamado Fontanasl que daba clases en Palma, él había estudiado con ella en la universidad y era muy buenos amigo. Asunción Molinos, era una mujer poco agraciada físicamente que tenía grandes complejos, y que se sentía muy desgraciada y q había perdido las pocas ilusiones que le quedaban en la vida. Ella sólo se alegraba cuando recibía las cartas de su amigo Pablo que le decía que iba a ir a visitarla. Cuando este llegaba hablaban de libros, enseñanza y otras cosas cultas, ella también iba a veces a Palma a visitarlo, para volver a hablar de lo mismo. Un día recibió una carta de Pablo diciéndole que se iba a casar ya que era un hombre que se sentía muy sólo y que necesitaba una persona que lo quisiera. Ella se sintió muy mal por eso, ya que ella sentía igual que él pero y aunque a ella no le gustaba Pablo, tenía la esperanza de que se casasen algún día aunque sólo fuera por el mero hecho de sentirse acompañada y volver a sentir las caricias de un hombre que pocas veces había sentido. También vivía en este pueblo Daniel Monegro que es un trabajador del campo que tiene un interés vivaz por aprender, además este hombre era joven y fuerte con su cuerpo marcado por las huellas de su trabajo durante toda su vida en el campo, y que da clase en la escuela donde enseña la ya antes mencionada Asunción Molinos.

En este pequeño pueblo también existe una especie de hotel para los visitantes de Son Bauló o para los veraneantes de este pueblo costero, su dueño es el señor Telmo Mandilejo que es un hombre al que el verano le aportaba suculentos beneficios con la llegada de los forasteros a su hotel, era un hombre viudo con ya una avanzada edad.

Una historia que este libro se relata es la de Sibila y su marido, esta cuando ellos llegaron a Son Bauló era una mujer emprendedora que le gustaba salir a pasear, que se interesaba por las pequeñas cosas del pueblo que para ella del mayor interés. Pero los años pasaron y su actitud cambió por completo se volvió insulsa, si ilusiones, sin ganas de nada, sólo de encerrarse y leer las revistas de modas que apilaba en su habitación que le hacía recordar sus tiempos de glamour en París junto con el diseñador Xam. Archibald ponía un especial interés por que Sibila se interesara por cosa como por la lectura e incluso llamó a Asunción Molinos para que le diera algunas clases. Todo resultaba inútil Sibila ya no tenía ilusión por nada, sólo quería escapar de ese pueblo para irse de nuevo a la ciudad para volver a sentir el tumulto de las grades masas de gente, pero eso era algo a lo que su marido se oponía rotundamente y que nunca haría, cosa que a ella la sumía mas aún es su desesperanza.

Un día mientras leía por la noche Archibald enfermó de cierta gravedad y tuvieron que llevarlo al hospital de Palma, para ello una de sus criadas tuvo que ir a avisar al señor Telmo Mandilejo para que los llevara cosa que no pudo hacer, pero este avisó a Daniel Monegro.

Archibald quedó en el hospital donde fue operado y donde quedo ingresado un largo periodo de tiempo. Los días empezaron a hacerse eternos paras ambos uno pensando en sus salidas al mar, sus libros su casa y Sibila en su eterna obsesión de volver a París para que su amigo Xam la volviera a contratar de modelo.

Archibald salió del hospital pero su recuperación fue lenta y los días a Sibilas se le hacía cada vez más largos desesperada por todo desde su afán por escapa de ese pueblo hasta por volver a sentir a un hombre que admirara la belleza que no había perdido.

Archibald se recuperaba despacio y daba esperanzas a su mujer que tuviera paciencia pero ya a Sibila era difícil convencer de algo y menos de que esperara por algo, además cuando ya hacía tiempo que ardía de deseos por un hombre. Un día comentando sobre los hombres con unas de sus sirvientas le comentó que todas las mujeres del pueblo suspiraban por Daniel Monegro por su atractivo físico y que ya había estado con muchas mujeres del pueblo y que incluso que una de las prostitutas cuando recibía a Daniel ya no recibía a nadie más ese día.

Sibila aparentemente no hizo caso de esa conversación parecía que lo le había hecho el caso necesario que merece ese tipo de comentarios.

La recuperación de Archibald seguía su curso y aunque iba mejorando Sibila no veía esa aparente mejoría. Una noche Sibila ardiente de deseo y desnuda se fue hacia el cuarto de su marido y se acerco hacia él como intentado llamar su atención pero su marido le dijo que lo sentía mucho pero que aún no podía complacerla como ella le pedía, esto sentó muy mal a Sibila. Esto la colmó de más rabia si cabe y una noche ya sin más ganas de sentirse así recordó la conversación con su sirvienta sobre Daniel Monegro y sin más se dirigió a su casa por medio del bosque, al llegar este la recibió y pasaron la noche juntos.

Al otro día Sibila parecía otra llena de felicidad de nuevas ilusiones había pasado una maravillosa noche como hacía tiempo que no sentía pero ella quedo con ganas de más y siguió viendo noche tras noche a Daniel incluso llegó a desear la muerte de su marido para que ella junto con Daniel se pudieran quedar con la casa y los bienes de Archibald. Un día comentó a Daniel que ella le había estado quitando dinero a su marido y que había conseguido reunir veinte mil pesetas y que desearía escapar a París con él. Daniel le dijo que le diera el dinero que el se encargaría de arreglarlo todo y quedaron de acuerdo.

Sibila quedo esperando día tras día a que Daniel volviera. Pero este no volvió se quedó con la maleta hecha. Un día apareció la guardia civil en casa de Archibald y le comentaron que había cogido a Daniel Monegro, Archibald quedo sorprendido porque no entendía que tenía que ver Daniel con él. Uno de los guardias le dijo que a Daniel lo habían cogido por no llevar carnet de conducir en la moto y con veinte mil pesetas encima, y que Daniel les había dicho que se las había dado Sibila, su marido no dijo nada y ella desde uno de los últimos escalones afirmó la acusación de los guardias.

Así termina esta novela sólo con los comentarios de Archibald sobre un fuego que se había declarado en la zona días antes, junto con su esposa y sus sirvientes.

CRÍTICA PERSONAL:

Me ha parecido un libro realmente entretenido y que resulta de una fácil comprensión por parte del lector, además no es excesivamente largo por lo que no se hace pesado e inacabable.

Este libro a medidas que lo lees, te va intrigando cada vez más animándote a seguir leyéndolo para saber como se va desenvolviendo la trama. Además la autora de este libro narra muy bien la historia y no te quedas con la miel en los labios, para ello explica muy bien cada paso de la novela y las propias características de cada personaje ya sean físicamente o intelectualmente.

En algunos tramos del libro el lector sé a puede perder entre frase y frase pero sin resultar dificultoso cogerle de nuevo el hilo a la novela.

El vocabulario tampoco es difícil para el lector ya que en él aparecen palabras muy cotidianas y que además arropado por un contexto bastante claro se entiende con la mayor brevedad y sin complicaciones.

En esta novela hay personajes que te atrapan como por ejemplo Archibald del cual sorprende su tranquilidad y frialdad ante las cosas que pasan a su alrededor.

Bueno en definitiva esta novela me parece que carece de un final brillante por lo que resulta como algo incompleta y que puede llegar a decepcionar.

AUTORA:

Concha Alós nació en Valencia en 1928, aunque la mayor parte de su infancia la pasó en Castellón: Entre los libros más importantes que escribe se encuentra El Cerro Del Telégrafo en 1957 y gana un premio del periódico Lealtad de Palma de Mallorca, también ese año quedó finalista del premio Novela Cuidad de Palma con la obra Cuando La Luna Cambie De Color. En 1964 gana el premio planeta con la obra Las Hogueras.

Mas información de la autora se puede encontrar en www.escritoras.com.

VOCABULARIO:

Farfulladas: Las que reciben la acción de farfullar. Farfullar: Decir una cosa muy deprisa y atropelladamente.

Abarquillado: De figura de barquillo.

Envilecido: Hacer vil o despreciable una persona o cosa. 2 Hacer que descienda el valor de algo. 3 abatirse, perder uno la estimación que tenía.

Tramontana: Norte, punto cardinal, viento. 2 Vanidad.

Micciones: Acción de orinar repetidamente.

Haragán: Holgazán.

Celosía: Enrejado de listoncillos, que se pone en las ventanas y otros huecos análogos. 2 Panel o parámetro de piel o de madera que cubre una misión similar. 3 Pasión de celos.

Voluptuosidad: Complacencia en los deleites sexuales. 2 Clase de placer.

Semita: De familia etnográfica y lingüística que comprende los diferentes pueblos que hablan o hablaron lenguas de flexión de carácter especial: arameo, siríaco, caldeo, asirio, hebreo, árabe y otras. 2 semítico.

Bisbiseantes: Musitar. Musitar: Susurrar o hablar entre dientes.

Nacra: Músculo lamelibranquio, con la concha, de gran tamaño, en forma de abanico y de color pardo.

Valva: Ventalla. 2 Pieza que constituye la concha de los moluscos lamelibranquios de algunos cirrípedos y de los gusanos braquiópodos. 3 Concha de una sola pieza de algunos moluscos.

Excrecencias: Prominencia anormal y superfluidad que aparecen en la superficie de los cuerpos animales o vegetales.

LAS HOGUERAS.