La teoría social hoy; Anthony Giddens

Ciencias sociales. Etnometodología. Estructura. Acontecimientos. Teoría normativista. Tipificación. Razonamiento

  • Enviado por: Nyeli Mora
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Sociología Interpretativa

Sexto semestre

Grupo: 0001

Control de la lectura de Anthony Giddens de”La teoría social hoy”. Capitulo de “Etnometodología”

Las primeras respuestas a la Etnometodología le formulaban múltiples objeciones, muchas de las cuales eran totalmente incompatibles entre si y esto tuvo como resultado un periodo en el que las discusiones de la nueva perspectiva producían mucho ruido y pocas nueces,

Los escritos de Garfinkel son sumamente densos y, en ocasiones, opacos y crípticos.

La Etnometodología llego a ser interpretada como un método sin sustancia o peor aun como vehículo par la negociación d el apropia organización social, una especie de sociología del todo vale.

Los esfuerzos de Garfinkel que realizo a lo largo de toda su vida se centraban en una serie de problemas conceptuales que siempre han sido cuestiones centrales en la sociología, como son la teoría de la accione social, la naturaleza de la intersubjetividad y la constitución social del conocimiento.

Garfinkel señala que las actividades por medio de las cuales los miembros producen y manejan las situaciones de las actividades cotidianas organizadas son idénticas a los métodos que utilizan para hacer “explicables” esos contextos.

Este autor abrió un nuevo terreno al análisis sociológico: el estudio de las propiedades del razonamiento práctico propio del sentido común en las situaciones de acción ordinarias. Además, la propuesta conllevaba un rechazo al uso de la racionalidad científica como punto de referencia para el análisis del razonamiento ordinario.

Garfinkel abordo el problema con una variante del procedimiento de suspensión fenomenológica. En lugar de tomar como punto de partida una versión privilegiada de la estructura social que supuestamente sirve de punto de referencia de a cuerdo con el cual se orientan los participantes, este procedimiento exige que el analista suspenda enteramente cualquier clase de compromiso con versiones privilegiadas de la estructura social, y que estudié como crean, organizan, producen y reproducen las estructuras sociales de acuerdo con las cuales se orientan los participantes. Esta es la celebre política de “indiferencia etnometodológica”.

Las investigaciones concretas muestran dos vías principales de acceso al estudio del razonamiento y la acción prácticos en primer lugar con los “experimentos de ruptura y en segundo lugar, ideó una serie de demostraciones del papel que desempeña el conocimiento del sentido común en la comprensión ordinaria de acciones, sucesos y artefactos.

Lo que el autor cuestiona empíricamente es el hecho de que los actores saben de algún modo que es lo que hacen y comparten ese conocimiento.

Se da por supuesta la existencia de un orden de sucesos, se trata de saber como los hombres, aislados pero al mismo tiempo en una extraña comunión, acometen la empresa de construir, probar, mantener, alterar, legitimar, cuestionar, definir un orden juntos; a esto se le denomina “problema cognitivo del orden”.

Garfinkel sostenía que el actor social responde no solo a la conducta, sentimientos, motivos y relaciones percibidos y a otros elementos socialmente organizados de la vida en torno a él, sino también a la normalidad percibida de estos acontecimientos.

Empezó suponiendo que la normalidad percibida de las acontecimientos sociales puede investigarse desde el “exterior”manipulando experimentalmente secuencias de acciones. Es posible utilizar estas manipulaciones par determinar las condiciones en que puede considerarse que los acontecimientos se perciben como normales, y para encontrar procedimientos que les permiten a los actores sociales intentar “normalizar” las discrepancias entre los acontecimientos esperados y los que se dan de hecho.

También trato de demostrar que las acciones que disrrumpían la presuposición fundamental de la reciprocidad de perspectivas desembocarían en el tipo de sorpresa, irritación y esfuerzos energéticos por restablecer la situación que se había encontrado en los experimentos con juegos.

Cada situación se trata como discreta y anterior a la acción, y se considera que determina la acción en una relación del tipo “conteniente-contenido” En este paradigma se ignora la acción constitutiva del tiempo en la organización de la actividad como secuencia temporal. Aquí no existe ninguna posibilidad de que las perspectivas temporales retrospectivo-perspectivas desempeñen su función interpretativa, función que como muestra Garfinkel, es esencial para comprender incluso una conversación elemental. Y en general la teoría tiende a tratar la relación temporal entre una situación y las acciones que genera como algo que ocurre dentro de los límites de un único y breve momento.

La acción y el contexto son elementos que se elaboran y determinan mutuamente en una ecuación simultanea que los actores están continuamente resolviendo y volviendo a resolver para determinar la naturaleza de los acontecimientos en los que están situados.

El problema central es que toda situación de acción difiere en mayor o menor medida de cualquier otra, y que en principio, por consiguiente, el mundo social consiste en número indefinidamente amplio de situaciones de acción diferenciables.

Si las normas o reglas interiorizadas han de determinar la acción a través de situaciones diversas, será necesario que el método que permita identificar el dominio al que son aplicables esas reglas forme parte integrante de la teoría normativista.

Las investigaciones de Garfinkel sugieren un análisis normativo fundado en la noción de explicabilidad normativa de la acción.

La forma más correcta de considerar la situación de acción es concibiéndola como la presuposición, el proyecto y el producto de sus propias acciones constitutivas.

Para Garfink4el las convenciones normativas han de entenderse fundamentalmente como recursos para establecer y mantener la inteligibilidad de un campo de acción, como se mostró en los experimentos de ruptura.

Entiende el lenguaje como un recurso mediante el que los integrantes de la sociedad intervienen en situaciones de acción, pero los marcos de referencia y mecanismos mediante los que las palabras se estructuran en explicaciones y estas se vinculan a las situaciones reales quedan abiertos al estudio empírico.

Una de las primeras y más importantes líneas de desarrollo derivada de las iniciativas de Garfinkel se centraba en la tipificación o normalización como característica del razonamiento y el juicio propios del sentido común. Esto era, en parte, herencia de los escritos fenomenológicos de Schutz, que había subrayado el papel de la conciencia de la actividad típificadora, y caracterizando el lenguaje cotidiano como el instrumento tipificado par excellence y como el almacén de los tipos ya preconstituidos.

El análisis de la conversación es un aspecto vigoroso y distintivo d ela etnometodología.

El objetivo central del análisis de la conversación es descubrir las competencias sociales que subyacen a la interacción social, es decir, los procedimientos y expectativas mediante los que se produce y entiende la interacción.

Los aspectos esenciales de este proceso fueron, en primer lugar, la decisión de estudiar las características del razonamiento y de las razones que, en cualquier nivel de orientación consistente, forman parte de la elección entre acciones alternativas, esta decisión fue incondicional en el sentido de que el razonamiento tenía que estudiarse sin tener en cuenta hasta que punto parecía racional cuando se contemplaba desde afuera. En tercer lugar observar las razones de la acción desde dentro de los contextos en que se utilizan; esto supone dejar a un lado las cuestiones relativas a su validez o eficiencia últimas a fin de estudiar simplemente cómo actúan en la practica; esa decisión conllevo un estudio de los estudios sociales tan naturalista como es posible.