La Tabla periódica

Química. Dobereiner. Newlands. Mendeliev. Moseley

  • Enviado por: Erika Hernández
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Solución a las Pruebas PISA 2012
Solución a las Pruebas PISA 2012
El  motivo de la creación de este curso, que en realidad es más una serie de problemas resueltos, se...
Ver más información

Química General
Química General
En este curso de Química General, aprenderemos los conceptos fundamentales de la “Ciencia...
Ver más información

publicidad

INSTITUTO TECNOLOGICO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE MONTERREY.

BUSQUEDA DE INFORMACION

LA TABLA PERIODICA

A principios del siglo XIX, ya eran conocidos un buen número de elementos ( concretamente en 1830 se conocían 55), a los químicos de la época les inquietaba encontrar criterios que permitieran ya no tan sólo ordenar los elementos conocidos sino poder predecir futuros descubrimientos. El problema no era fácil: se trataba de llegar a los cimientos de la Tabla Periódica tal y como la conocemos en nuestros días

Para ello tuvieron que esperar a que en enunciara la ley periódica de los elementos químicos y publicara "Fundamentos de Química" en el cual por primera vez, toda la química inorgánica fue expuesta desde el punto de vista de la ley periódica.

No obstante, previamente se produjeron algunos intentos los cuales intentaron agrupar los elementos en función de la variación de sus propiedades.

DOBEREINER

En 1829 Döbereiner intentó agrupar los elementos en función de la variación de sus propiedades en grupos de 3: sus famosas "triadas". Observó que el bromo parecía tener propiedades: reactividad y peso atómico, que estaban a medio camino entre las del cloro y las del yodo. Igualmente con Ca/Sr/Ba y S/Se/Te. A pesar de que el camino para hallar una ordenación de los elementos estaba iniciado, el hecho de que Döbereiner no pudiera encontrar más "triadas" y de que el peso atómico, por aquel entonces, no era considerado una característica relevante de los elementos dió lugar a la indiferencia general y que su descubrimiento fuera considerado una mera coincidencia.

NEWLANDS

En 1865 lo intentó con grupos de 8: sus "octavas" y de acuerdo a un criterio parecido al de Döbereiner, esto es según pesos atómicos crecientes. Pero su mérito consistió en ir un poco más allá al disponerlos en forma de una matriz de 7 filas.

H Li Be B C N O

F Na Mg Al Si P S

Cl K Ca Cr Ti Mn Fe

Nota: La tabla original de Newlands contemplaba la totalidad de los elementos conocidos hasta la fecha. La aquí expuesta se halla resumida tan sólo como ayuda explicativa.

Observó que en una misma columna vertical tendían a quedar elementos de características parecidas: el octavo F se parecía al primero H, el segundo Li al noveno Na. Esta observación de que cada octavo elemento tenía propiedades semejantes, le condujo a comparar sus "octavas químicas" con las octavas musicales sugiriéndole una armonía química fundamental como en la música. Esta sugerencia no era vanal; el convencimiento subconsciente de que en la química debía repetirse el orden y la periodicidad musical le conllevaron a sufrir ridículos e indiferencia cuando esperaba aclamaciones y reconocimiento. Efectivamente Newlands se "enamoró" de su planteamiento de periodos iguales y absolutos, obviando carencias graves del mismo: en su tabla no había lugar para los elementos nuevos ( es más, en algunos lugares de su tabla se vió forzado a colocar 2 elementos en el mismo sitio) y, por otra parte, algunos elementos no encajaban en el lugar que tenían asignado en la tabla de acuerdo al criterio de similitudes.

El Sr. John A. R. Newlands leyó un artículo titulado " La ley de las octavas y las causas de las relaciones numéricas de los pesos atómicos". El autor pretende haber descubierto una ley según la cual los elementos de propiedades análogas presentan características peculiares, semejantes a las que existen en música entre una nota y su octava.

El Sr. Newlands dijo que había ensayado otros muchos esquemas antes de llegar a éste que proponía ahora. Uno basado en la gravedad específica de los elementos había fracasado totalmente, y no se podía establecer ninguna relación sobre los pesos atómicos de otros sistemas distintos al de Canizzaro"

MENDELEIEV

La Tabla periódica
Algunos años más tarde, Mendeleiev presentó su esquema basado ya no tan sólo en el orden creciente de los pesos atómicos sino también en las valencias de los elementos. Introdujo periodos largos después de los dos periodos de 8 elementos y sobre todo, dejó huecos por rellenar en aquellos casos en donde no se conocía el elemento si bien fue capaz de anticipar sus propiedades de acuerdo a conclusiones extrapoladas de su tabla.

Este químico inglés encontró que, si ordenaba los elementos según el orden creciente de sus pesos
atómicos y los numeraba empezando por el hidrógeno, las propiedades de elementos semejantes se repetían periódicamente. El hecho fue descrito por Newlands en estos término: “los números de los elementos análogos no son consecutivos, sino que difieren de siete en siete, o en múltiplos de siete”. De acuerdo con el principio establecido, Newlands ordenó los elementos de la siguiente manera:

Indicando que el octavo elemento (F) era semejante al primero (H), y así sucesivamente. No obstante el avance que significaron las octavas de Newlands (por cuanto contenían los conceptos de periocidad y de número atómico), su sistema adoleció del error fundamental de establecer correlaciones sólo entre los elementos conocidos y no dejar huecos disponibles para elementos no conocidos. Por ejemplo, las propiedades de Mn y Fe son completamente diferentes de las que presentan P y S, respectivamente.

El error fue reparado en los sistemas periódicos propuestos, independientemente en 1869, por Lothar Meyer, químico alemán, y por uso Dimitri Mendeleev. Este último desarrolló el concepto de periocidad de Newlands en la forma de una ley, la ley periódica, que postula que las propiedades de los elementos son función periódica de sus pesos atómicos. Usando este principio, mendeleev pudo organizar los elementos conocidos en una ordenación que lleva el nombre de “tabla periódica”. Esta consiste en disponer los elementos en períodos recurrentes, según sus pesos atómicos crecientes.

Los elementos que caen en una columna vertical dad (grupo) tienen propiedades comunes. Para establecer los grupos o familias de elementos, Mendeleev debió dejar huecos en su tabla, los cuales tendrían que ser ocupados por aquellos elementos que pudieran descubrirse y cuyas propiedades había fijado en conformidad a las regularidades observadas en los elementos del correspondiente grupo. De esta manera se facilitó el descubrimiento de nuevos elementos, uno de ésos fue el germanio, al cual Mendeleev llamó “ekasilico” (que significa “mas alla del silicio”).Las propiedades del ekasilicio, predichas por Mendeleev, con las del germanio determinadas por su descubridor, el químico alemán Wnkler (1886).

MOSELEY

Basándose en los trabajos de W. H. Bragg y M. von Laue acerca de la refracción de los rayos X por parte de las estructuras cristalinas, inició el estudio de la radiación característica de los rayos X de los diversos elementos, a fin de determinar sus longitudes de onda y compararlas entre sí. De este modo logró demostrar la disminución de la longitud de onda característica de dichos rayos con el aumento del peso atómico del elemento estudiado. De dicha manera fue posible completar la tabla periódica de los elementos, para lo cual Moseley formuló también el concepto de número atómico (1914), además de reordenarlos de forma correcta. Su temprana muerte durante la Primera Guerra Mundial truncó una carrera científica sin duda prometedora.