La sonrisa etrusca; José Luis Sampedro

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa (novela). Vejez. Familia italiana y ancianos. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Atenea
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

LA SONRISA ETRUSCA

  • RESUMEN:

  • Salvatore Roncone -alias Bruno- hombre procedente de Roccasera, en el sur de Italia, es llevado a Milán por su hijo Renato para ser tratado de un cáncer y pasar allí sus últimos días. En el camino descubre una sonrisa indescriptible en una escultura de etruscos y con ella se identifica. Cuando llega a Milán va a despertarse en él una ternura maravillosa hacia su pequeño nieto casualmente llamado Bruno.Al conocerle se representa el choque de dos mundos: el del matrimonio formado por su hijo y Andrea con su pequeño, frente a su mundo campesino. Salvatore siente que debe salvar al niño de lo que representa el mundo moderno y actúa como si aún estuviera en una guerra de las que ha vivido, en la que su meta es llevar a su nieto a Roccasera para que crezca en su mundo. En medio de todo este sinfín de ternura, aparece en su vida Hortensia, quien será su última mujer y con la que descubrirá la parte más bonita del amor y del cariño que nunca ha disfrutado. Todo lo que hay en Milán le parece mal y no es capaz de acostumbrarse a un cambio tan radical, sin embargo su nieto y Hortensia dan sentido a su vida en esta ciudad que odia. Bruno comparte sus historias con un grupo de etnólogos, sale para ver a Hortensia, cuida del pequeño. Su nueva forma de ser y de ver el mundo, producida por el profundísimo cariño que despierta en él Brunettino, le hace sentirse en el clímax de su vida, así como sus deseos de llevar al pequeño a Roccasera y darle la vida que no puede tener en la ciudad. Al final de la trama Bruno decide casarse con Hortensia, la mujer que le acoge y le acompaña en sus locuras. Pero la Rusca, nombre que pone Bruno a la enfermedad que le está matando, puede con él y una noche cuidando de su pequeño nieto le da su último mordisco, tras los gritos de nonno(abuelo) de su nieto una sonrisa se esboza en sus labios por la felicidad, una sonrisa etrusca.

  • PERSONAJES:

      • Salvatore Roncone (Bruno): Es un hombre que ha vivido siempre en su pueblo, rodeado de montañas, cabras, cielo azul. Es fuerte, cabezota y conoce la vida pero no toda. También ha luchado en la guerra y ha sentido la ternura y el amor en ella, pero no la y el verdadero. Cuando se traslada a Milán su vida cambia por completo; al principio todo le parece mal y echa de menos lo que tenga que ver con Roccasera, pero su nieto va a darle una nueva vida y una nueva manera de ver las cosas. Bruno rejuvenece, se llena de vida, una vida tan fuerte que es capaz de hacer frente al cáncer que le mata poco a poco. Hortensia, su último gran amor, le hará sentirse pleno, satisfecho y sin miedo a nada. Finalmente, Bruno descansa después de su tarea, encaminado al otro mundo de la mano de un niño, su nieto, capaz de inspirarle amor total, amor puro.

      • Renato: Hijo de Bruno. Aprecia a su padre y siente compasión ante la muerte que está a la vuelta de la esquina. Cómplice muchas veces de comportamientos en su padre que su mujer no permite. Es un hombre sensato y comprensivo.

      • Andrea: Mujer de Renato.Es una mujer fría, también sensata. Hija de un personaje importante. Intenta satisfacer a su suegro pero nunca llegan a conectar. Se deja influir mucho por las costumbres.

      • Brunettino: Nieto de Bruno.Responsable del cambio del abuelo. Es inquieto, cariñoso, inspira ternura en los que le rodean.Compañero de batallas y protegido de su abuelo.

      • Hortensia: Mujer madura y sensata de la que se enamora Bruno.Tranquila, sencilla y con tacto. Consigue que Bruno vea a las mujeres como algo más que un objeto sexual.

      • Rusca: Nombre que pone el viejo a la enfermedad que padece.

      • Anunziata: Mujer que trabaja en la casa de Renato y Andrea.No comprende al abuelo y le regaña por esconder comida o consentir demasiado al niño.

      • Ambrosio: hermano de Bruno.Conectan muy bien.

      • Simonetta: Sustituye y ayuda a Anunziata en algunas ocasiones. Joven, agradable, risueña, llena de vida. Conecta muy bien con el viejo quien la admira.

      • Valerio: Amigo de Bruno, se conocen en el parque. Joven e hijo de un personaje importante. Se dedica a la etnología y convence a Bruno para que vaya a grabar a su universidad algunas de las historias de su pueblo.

      • Salvinia: Mujer de la que Bruno se enamora locamente en su juventud y por la que se hace partisano y lucha en la resistencia.

      • Dunka: Compañera de Bruno con la que no conoció el amor, únicamente el sexo.

  • REFLEXIÓN ÉTICA:

  • Opino que este libro está profundamente dedicado a la vida, al amor en estado puro, al sentimiento de plenitud después de una vida completa...

    La vida nos da grandes regalos que son, sin duda los que la marcan y la hacen diferente, cada uno tiene sus propios regalos y no deben desaprovecharse o si no, una vez que se hayan acabado nos arrepentiremos de no haberlo hecho. Ya en sí la vida es un regalo y no debemos dejarla escapar ni perdernos las cosas tan grandes que nos ofrece. Vida sólo hay una y por tanto, tenemos que sacarle el máximo partido para que lleguemos a nuestro final con la sensación de que hemos acabado nuestra tarea, que podemos pasar a ese mundo desconocido que es la muerte.

    No podemos perdernos nada, “Carpe Diem”, porque a lo mejor mañana nos falta tiempo para algo nuevo, inesperado, que no conocíamos y que hemos tardado en descubrir por nuestra ignorancia y por prejuzgar las cosas antes de conocerlas y ya no podremos hacer nada, porque el tiempo corre, aunque no nos demos apenas cuenta, y no perdona, se va agotando, muy a nuestro pesar...

    Salvatore llega a Milán y todo le desagrada, sin embargo, es allí donde va a conocer la felicidad, el amor, la ternura... todo ello inspirado por la inocencia de un niño, por sus sonrisas, sus primeros pasos, sus hazañas, sus miradas, su cuerpo lleno de vida, sus primeras palabras, últimas para su abuelo...

    Creo que este libro te hace pensar mucho en la importancia de las cosas, a veces tenemos tanto y estamos tan habituados a ello que no nos damos cuenta del valor que tienen hasta que las perdemos. También te hace pensar en que debemos conocer las cosas antes de juzgarlas o de tener una opinión equívoca sobre ellas. Salvatore tiene una serie de costumbres adquiridas durante todos los años que ha vivido en su pequeño pueblo que le hacen perderse muchas cosas de la vida, la paternidad, el cariño y la ternura con la pareja y hasta que no llega a Milán no conoce todos estos aspectos que considera de mujeres,”mariconadas”, pero es aquí donde con su pequeño Brunettino conocerá la felicidad y eso no querrá cambiarlo por nada.

    Por desgracia a Salvatore no le quedan demasiados días de vida y comienza a arrepentirse por no haberse dado cuenta de muchas cosas antes, ahora le falta tiempo, desea ver a su nieto crecer, compartir con la mujer que ama todo el tiempo posible y llevar a ambos a su pequeño pueblo. Consciente de que va a morir, únicamente es capaz de dejar unos buenos cimientos para la formación que él espera de su nieto.

    Salvatore ha vivido una guerra que ha marcado su vida, todavía confunde el presente con la guerra del pasado y se comporta como lo hacía entonces. En ella ha conocido el amor, por Salvinia y Dunka, y la ternura cuando Daniel muere en sus brazos sin que pueda evitarlo, sin embargo eso no es nada comparado con el amor que le produce su nieto y la ternura que obtiene por parte de Hortensia.

    Su nieto le hace revivir, ver las cosas de muchas y distintas maneras. Salvatore cambia el odio hacia su rival pueblerino, por amor, el de su nieto y Hortensia, como motivo de su deseo de vivir durante más tiempo. Su nieto es la fuerza que le hace seguir con vida, que le hace sentirse pleno, necesario, útil..., para así poder verle crecer, disfrutar en Rocassera como él lo hizo en su niñez, descubrir los olores, sabores, paisajes... que en Milán no pueden apreciarse.

    Salvatore se ve obligado a defender a su nieto de la vida moderna, pues no entra en sus esquemas tradicionales, sin sabores, olores, sensaciones, ¡hasta las chicas guapas sólo se ven en un papel!.No quiere que su nieto se vea influido por la publicidad, el materialismo, y todos los aspectos por los que puede dejarse influir cualquier ciudadano; desea que su nieto lleve una vida pura, rodeado de mujeres de verdad, de olores y sabores fuertes, de grandes montañas y cabras... quiere que realice hazañas que a su criterio hacen de los hombres verdaderos hombres, en resumen, quiere que Brunettino, siga las tradiciones que él ha seguido en su pueblo, quiere que sea su vivo retrato y sentirse orgulloso de él. También desea que Hortensia, la mujer que ha conseguido enseñarle tantas cosas como en una vida no hubiera aprendido, comparta con él y Brunettino toda su vida. Le pide que se casen y esta nueva explosión de amor le hace sentirse radiante, admirado por una mujer, a gusto consigo mismo. Quiere que Hortensia sea la abuela de Brunettino y que le enseñe cuanto a él le ha costado tanto aprender. Su felicidad no es sólo en el presente, sabe que va a morir pero que su nieto va a tener todo lo que desee dado por parte de Renato, Andrea y por supuesto su amada Hortensia.

    Creo que esta felicidad futura de su nieto es la que le hace seguir adelante y luchar tanto en estos últimos momentos y que esta es también la que hace que en su rostro se esboce una sonrisa antes de morir. Esta sonrisa esta provocada no sólo por la felicidad de sentirse pleno, sino también por el futuro, por la sucesión, por la grandeza de la vida y por los regalos que nos ofrece.

    Por último opino también que este libro nos da una gran lección. No debemos rendirnos hasta el final por muy mal que anden las cosas, la vida nos hace siempre pequeños grandes regalos que nos dan ánimos para seguir luchando y que incluso son capaces de ganar a la muerte en su carrera por algunos metros, aunque ésta, segura de su victoria, nos ha dado toda la vida de ventaja. No debemos tener miedo, simplemente debemos sacar el máximo partido para no llegar a la muerte sin sentir cuánto hemos vivido, cuánto hemos sentido, cuánta vida... cuán corta...

    La vida está para vivirla y para disfrutarla hasta el final. Nada debe atormentarnos ni debemos sentir miedo ante la muerte pues es la justicia final, la que a todos / as nos afecta independientemente de nuestro estatus, religión, sexo, raza... La muerte se queda con todos, sin excepción, más pronto o más tarde pero nos vamos. ¿A dónde? Nadie lo sabe, sólo se sabe que no se puede volver y que una vez allí el infinito, el pasado, el presente y el futuro se confunden.

  • OPINIÓN PERSONAL:

  • Me ha gustado muchísimo el libro. Es muy sensible y te hace reflexionar mucho sobre la vida, lo que tenemos, lo que echamos de menos, etc. La transformación del abuelo motivada por su nieto está muy conseguida y te hace pensar en la cantidad de amor que puede producir un niño pequeño. El final me gustó mucho, lloré bastante, es muy emocionante como la intuición infantil del niño le hace pronunciar la palabra que el abuelo tanto deseaba oír: -¡Nonno!.Para que pase por el túnel de la muerte con la satisfacción de que lo ha conseguido, de que ha ganado la guerra. Esta satisfacción queda impresa en su rostro como una sonrisa etrusca, aquella que tanto admirara en la lápida de Los Esposos, aquella con la que se sintió identificado, aquella sonrisa indescriptible, serena, sabia, familiar... aquella última sonrisa que dedicó a su nieto tras escuchar sus primeras palabras.