La rebelión de las masas; Ortega y Gasset

Filosofía contemporánea. Raciovitalismo. Moralidad. Idealismo. Perspectivismo. Hombres-masa. Primitivismo. Comentario de texto

  • Enviado por: Ivanivan
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 45 páginas
publicidad
publicidad

Índice

Índice Página 1

Biografía de José Ortega y Gasset Página 3

Resumen de “La Rebelión de las Masas” Página 8

Introducción Página 8

Primer Bloque Página 9

Segundo Bloque Página 14

Tercer Bloque Página 23

Reflexión personal Página 33

CRONOLOGÍA

1883
Nace en Madrid el 9 de Mayo. Son sus padres José Ortega Munilla y Dolores Gasset.
Son sus abuelos paternos José Ortega Zapata y Pilar Munilla y Urquiza y sus abuelos maternos Eduardo Gasset y Artime y Rafaela Chinchilla Diez de Oñate.
Será el segundo de cuatro hermanos Eduardo, Rafaela y Manuel.

1884
Nace la que será su esposa, Rosa Spottorno Topete, hija de Juan Spottorno Bienert y de Josefina Topete y Cavaillón.

1891
Ingresa en el colegio de jesuitas de San Estanislao de Miraflores de El Palo (Málaga).

1897
Recibe el título de Bachiller. Curso en la Universidad de Deusto: Derecho y Filosofía y Letras.

1899
Continúa ambas carreras en la Universidad Central de Madrid.

1901
Abandona los estudios de Derecho.

1902
Se licencia en Filosofía y Letras por la Universidad Central. Publica su primer artículo: "Glosas" en la revista Vida Nueva.
Su padre ingresa en la Real Academia Española.

1905
Primer viaje a Alemania; Universidad de Leipzig.

1907
Vuelve a Alemania. Estudios en Berlín y en Marburgo. A su vuelta, colabora en la fundación de la revista Faro.

1908
Oposiciones a la cátedra de Psicología, Lógica y Etica de la Escuela Superior de Magisterio.

1910
Contrae matrimonio con Rosa Spottorno. Oposita a la cátedra de Metafísica de la Universidad Central, cuyo titular era Nicolás Salmerón. Conferencia en la sociedad El Sitio de Bilbao: "Pedagogía social como programa político".

1911
Nuevo viaje a Marburgo. Nace en Alemania su primer hijo, Miguel Germán.

1913
Crea la Liga de Educación Política Española.

1914
Nace su hija Soledad. Conferencia en el teatro de la Comedia de Madrid: "Vieja y nueva política". Se instala en la Casa de Oficios de El Escorial. Publicación de su primer libro: Meditaciones del Quijote.

Estalla la Primera Guerra Mundial

1915
Fundación de la revista España.

1916
Inicia la publicación periódica El Espectador. Primer viaje a Argentina, en compañía de su padre (julio-enero 1917). Conferencia Impresiones de un viajero, en el Instituto Popular de Conferencias de Buenos Aires. (VIII) Nace en Madrid su tercer hijo: José.

1917
Aparece El Espectador II. Publica "Bajo el arco en ruina", lo que determina el fin de su colaboración con El Imparcial. En diciembre funda El Sol con Nicolás Urgoiti.

1918
Fundación por Urgoiti de la editorial Calpe. Ortega dirige la colección "Biblioteca de las Ideas del Siglo XX".

Finaliza la Primera Guerra Mundial

1921
Publicación de España Invertebrada (III) y El Espectador III.

1922
Muere el 30 de diciembre su padre, José Ortega Munilla.

1923
Funda la Revista de Occidente, cuyo primer número aparece en abril. Publica El tema de nuestro tiempo.(III)

1924
Escribe el epílogo del libro "De Francesca a Beatrice", de la argentina Victoria Ocampo.(III)

1925
El Espectador IV. La deshumanización del arte e ideas sobre la novela. (III)

1926
El Espectador V

1927
El Espectador VI. Mirabeau o el político. (III) Espíritu de la letra. (III)

1928
Segundo viaje a Argentina. Conferencias sobre "Introducción al presente". Aparece "Hegel y la historiografía".

1929
Renuncia a la cátedra como gesto de oposición a la dictadura de Primo de Rivera. Cierre de la Universidad Central. ¿Qué es filosofía?, curso dictado en la sala Rex y en el teatro Beatriz. Aparece El Espectador VII.

1930
La rebelión de las masas, publicado antes por El Sol en folletones.

1931
Fundación de la Agrupación al Servicio de la República junto a Ramón Pérez de Ayala y Gregorio Marañón. En las primeras elecciones republicanas es elegido diputado dentro de la Conjunción republicano-socialista por León y Jaén, eligiendo la primera circunscripción. Aparece La redención de las provincias. Colabora en los diarios Crisol y Luz. En diciembre pronuncia en el cine Opera de Madrid la conferencia Rectificación de la República.

1932
Interviene en las discusiones parlamentarias sobre el Estatuto de Cataluña. Disolución de la Agrupación al Servicio de la República, lo que significa el definitivo apartamento de la actividad política.

1933
Dicta en la Universidad de Verano de Santander el curso Meditación de la técnica. Publica en El Sol su último artículo de contenido político: "En nombre de la Nación, claridad".

1934
Viaja a Alemania por motivos familiares. Visita en su casa a Edmund Husserl. Aparece El Espectador VIII.

1935
Publicación de Historia como sistema en la edición inglesa Philosophy and History, volumen de homenaje a Ernst Cassirer.

1936
20-21 de julio: se traslada a la Residencia de Estudiantes. El 30 de agosto sale de Madrid y el 31 embarca en Alicante hacia Marsella. Se establece en Paris.

Comienza, el 18 de julio, la Guerra Civil Española

1938
Conferencias en varias universidades holandesas invitado por Huizinga Enfermedad grave que provoca una intervención quirúrgica a vida o muerte.

1939
Tercer viaje a Argentina, done permanecerá hasta 1942. Meditación del pueblo joven, texto redactado para una conferencia en La Plata, Argentina. (VIII)Meditación de la criolla, textos de emisiones radiofónicas, Buenos Aires.(VIII) Aparece Ensimismamiento y alteración.

1940
Conferencias en Buenos Aires sobre "La razón histórica".

1941
Publica Historia como sistema y Del imperio romano. (VI)

1942
Vuelve a Europa. Se instala en Lisboa. Publica Teoría de Andalucía(VI)

1943
Publica su primera Introducción a Velázquez.(VIII)

1944
Ciclo de conferencias en la universidad de Lisboa sobre "La razón histórica".

1945
Vuelve a España por primera vez desde su exilio.

Bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Finaliza la Segunda Guerra Mundial

1946
Primera aparición en público en España: conferencia en El Ateneo madrileño sobre "La idea del teatro".

1947
Escribe en Lisboa La idea de principio en Leibniz y la evolución de la teoría deductiva, publicado después de su muerte. (VIII) Publica su segunda Introducción a Velázquez.(VIII)

1948
Funda el Instituto de Humanidades, con la colaboración de Julián Marías. Dicta el ciclo de conferencias Una interpretación de la historia universal.

1949
Viaja por primera vez a los Estados Unidos de América, invitado por el instituto de Aspen (Colorado) para celebrar el centenario de Goethe. Conferencias en Hamburgo y Berlín.

1950
En el Instituto de Humanidades, curso sobre El hombre y la gente. Clausura del Instituto.

1951
Asiste a los encuentros de Darmstadt. Coincide allí con Heidegger. Se instala en Munich. Doctor honoris causa por las universidades de Marburgo y Glasgow. Asiste a las Rencontres Internationales de Ginebra.

1953
Conferencias en Edimburgo y Londres. Vuelve a participar en los encuentros de Darmstadt.

1954
Conferencias en Munich y otras ciudades alemanas. Publica su tercera Introducción a Velázquez.(VIII)

1955
Da su última conferencia en Venecia. Muere el 18 de octubre en Madrid.

Caricatura de Bagaría, 1928, "Ortega rumbo a la Argentina"

El resumen de esta obra lo he dividido en tres partes, que a su vez están divididas en sus respectivos capítulos, es decir, lo que hice fue agrupar los capítulos en tres bloques. A estos tres bloques los he llamado:

  • Bloque 1: Definición de la situación. Comprende desde el capítulo I hasta el IV. En estos capítulos el autor se limita a dar una vaga idea de la situación actual de Europa y comienza a preparar al lector para la verdadera cuestión que más tarde comenzará a discutir.

  • Bloque 2: Disección del hombre masa. Va desde el Capítulo VI (cuyo título es el mismo con el que doy nombre a este bloque) hasta el XIII. En estos capítulos empezamos a ver la verdadera situación de Europa y cómo hemos llegado a ella. También se definen diferentes tipos de personas. En estos capítulos todavía no se involucra demasiado en el tema pero deja entrever claramente hacia donde quiere encaminar al lector.

  • Bloque 3: Desarrollo de la cuestión y conclusión. Esta parte comprende de los Capítulos XIV al XV. Este bloque coincide con la “Segunda Parte” del libro. Son estos capítulos la verdadera cuestión. Hasta ahora se nos había llevado por un camino sinuoso en el que Ortega y Gasset nos iba preparando para la llegada de este camino recto hacia la verdadera cuestión. Es como si ,hasta ahora, nos hubiera estado entrenado para comprender de verdad lo que el nos quiere explicar.

Si se ha fijado usted bien, notará que no señalo el Capítulo V en ninguno de los tres bloques en los que dividí mi resumen. Para mí este capítulo es “especial” porque si, conforme vamos leyendo, no queremos encaminar hacia un terreno equivocado la cuestión del libro, tenemos que tenerlo siempre presente. Este capítulo si tuviera que clasificarlo como el resto, lo pondría como nexo entre el primer y el segundo bloque.

La idea que nos quiere transmitir el autor se encierra en la Segunda parte del libro, pero es necesaria de la primera para así verdaderamente comprender el mensaje que Ortega nos quiere mandar.

Bloque 1º

Capítulo I : “El hecho de las aglomeraciones”

Este primer capítulo comienza mandando un mensaje de lo que va a acontecer en el libro: la rebelión de las masas, es decir, la subida al poder político del hombre común.

También aclara que el lector no debe incluir las palabras “rebelión” y “masas” solamente dentro del campo político, sin que estas acontecen en muchos otros terrenos como puede ser el religioso, el económico….

Continúa explicando un acontecimiento que salta a la vista, es la muchedumbre. Una muchedumbre que ya estaba ahí hace unos años pero no como tal, sino repartida por todo lo largo y ancho de la geografía mundial, viviendo capa porción de esa muchedumbre su vida solitaria y divergente de cualquier otra porción. Esta muchedumbre si la trasladamos al campo sociológico nos encontramos con la “masa social”. Esta no sería tal si no contara con dos ingredientes: la Masa (que correspondería al hombre medio) y la Minoría (grupos de individuos especialmente cualificados). La minoría es un grupo que se ha formado a partir de la masa. Es cuando alguien deja de ser masa para trabajar en un proyecto “especial”. La minoría se forma cuando muchas personas con el mismo proyecto se encuentran y trabajan para esta causa.

Esta división de Masa y Minoría no quiere clasificar al hombre en ningún estatus social, si no que lo clasifica en dos clases diferentes de hombre: los que eligen el camino fácil (sería el dejarse llevar) y los que eligen el camino difícil (el de la autosuperación).

Es evidente que ciertas actividades solamente podrán realizarlas las minorías especializadas, es más, el hombre masa no realizará esta actividad por el simple temor (o vagancia) de dejar de ser masa.

El autor concluye advirtiendo el peligro que corre alguien fuera de lo normal (que no se sienta masa) de ser eliminado por el mero hecho de no ser masa, de no pertenecer al grupo vulgar que domina al mundo.


Capítulo II. “La subida del nivel histórico”

Este es un capítulo que bien podría ser resumido por su título. Ciertamente en menos de un siglo el nivel de vida ha subido enormemente. Lo que antes solamente acontecía a la aristocracia ahora es normal en el hombre medio. Por eso Ortega señala en este capítulo el toque de aristocracia que presenta el hombre masa.

También es evidente la nivelación entre clases sociales.

Lo mismo que existe la nivelación en clases sociales, está aconteciendo la nivelación de las continentes. En este capítulo se quiere poner de manifiesto la “Europeización de América” y no lo contrario, como la mayoría ver. Esta visión equivocada viene a cuento de que el hombre Europeo ha tardado mucho en ser lo que es, cosa que en América ha surgido repentinamente. Las Americanos han tardado menos en parecerse al Europeo que los propios Europeos ser tales. No debemos olvidar que el Americano se mira en la larga historia Europea.

Capítulo III. “La altura de los tiempos"

Es evidente que la vida media del hombre medio es superior hoy en día a la vida del hombre de ayer. Con esto tenemos que tener en cuenta de que el nivel de vida puede tener altos y bajos como si del mercurio de un termómetro se tratara.

Al principio del capítulo nos viene a explicar que ninguna persona de ningún tiempo se sintió jamás ni superior ni inferior a la de otro, simplemente hay pueblos satisfechos e insatisfechos. ¿Cómo se consigue esa satisfacción? Mediante la satisfacción de ver cumplido un deseo que se venía persiguiendo de tiempos atrás. La plenitud es en realidad una conclusión.

Pero esta satisfacción es un arma de doble filo pues si no se sabe renovar los deseos ocurrirá que ese siglo morirá, “morirá de satisfacción”, por olvidarse de alcanzar un objetivo. Se produce una decadencia.

Uno de los síntomas de la decadencia es la de afirmar que no se prefiere a otras épocas, anteriores o venideras. Este es el problema al que el autor nos encamina. La sociedad actual está satisfecha con su tiempo. Se cree la superior a cualquier otra época. Corremos el peligro de “morir”. Pero ocurre que aun sabiendo esto no se tiene la sensación de estar agonizando. Esto Ortega lo define como: más que los demás tiempos e inferior a si misma.

Capítulo IV. “El crecimiento de la vida”

Al decir “Crecimiento de la vida” el autor se refiere al fenómeno que acontece de la “totalidad mundial”. Hoy en día estamos enterados de todo lo que acontece en el mundo. Con esta visión de el Mundo como un todo se habrían acabado las barreras que antes separaban los diferentes grupos que viven por toda la tierra. Todos formaríamos “un mismo pueblo”. Este crecimiento no significa que es mayor, si no que incluye más cosas.

Además de esta globalización, el hombre está consiguiendo el “dominio” del tiempo. Cada vez invertimos menos tiempo para realizar más cosas.

También cada día se nos abren más las puertas de la elección, tenemos más posibilidades ante cualquier cosa. Ortega señala que “nuestra vida es, en todo instante y antes que nada conciencia de lo que nos es posible”. Siempre vamos a tener como mínimo dos posibilidades ante un hecho. El Mundo es todo el conjunto de posibilidades que se abren ante nuestros ojos.

Hay que señalar que nuestra vida ha sufrido un gran aumento en cuanto a posibilidades se refiere, en cuanto a potencialidad, en todos los campos que uno pueda imaginar: oficios, deportes, ciencia….

Este capítulo termina con una cuestión: ¿cómo es posible que la Sociedad Europea decaiga teniendo a su alcance tan amplio abanico de posibilidades así como las mayores comodidades de la historia? Pues porque le falta vitalidad, y lo peor es que esta falta de vitalidad es generalizada y además palpable. Esto es debido a que no creemos que podamos superarnos y no sabemos que es lo que ocurrirá mañana.

Capítulo V. “Un dato estadístico”

Según lo que hemos visto ¿qué es vida? Vida es decidir entre las posibilidades lo que en efecto vamos a ser. Aquí tendremos que tener en cuenta dos términos: Circunstancia (ante las posibilidades) y Decisión (lo que vamos a “ser”). Hoy en día quien decide es el hombre masa, así que será el quién domine sobre la tierra.

Llegados a este punto habría que analizar el carácter de este hombre ya que es él quien domina hoy en día.

Volvemos al principio: ¿de dónde ha salido tanta muchedumbre? Aquí surge el dato que tenemos que tener en cuenta: en los últimos 100 años la población europea a triplicado su media, que mantenía constante desde el siglo VI. Este dato es significativo a la hora de calificarnos respecto a América, que su población se queda en una tercera parte a la Europea. Además, dice Ortega, América está hecha del reboso de Europa.

Los principios que han hecho posible este crecimiento han sido la Democracia Liberal y la Técnica

Bloque 2º

Capítulo VI. “Comienza la disección del Hombre - Masa”

Este es un capítulo en el que se recuerda el origen del hombre masa.

El origen está en el siglo pasado. Ellos fueron preparando (inconscientemente) la sociedad para la implantación de este nueva “raza”. Este nuevo hombre viene junto a un aumento del nivel de vida. Ante él se presenta una vida exenta de impedimentos. Este estilo de vida es un hecho sin precedentes.

Tres principios han hecho posible es nuevo mundo: la democracia liberal, la experimentación científica y el industrialismo. Estos dos últimos se resumen en Técnica. La importancia del siglo XIX está en que este es el siglo en el que se instaura la Técnica y la Democracia liberal y no porque en ellos se descubran ambos acontecimientos (estos vienen de siglos atrás). En el siglo XX vive un hombre que no tiene muchas comodidades y pocas preocupaciones. Este hombre cree que todas estas comodidades son fruto de la naturaleza y es inconsciente del esfuerzo que tuvieron que hacer sus predecesores para que él viva de este modo.

Tenemos dos nuevas características del hombre masa: La ignorancia de su pasado y la libertad de decisión.

Ortega resume este capítulo con la afirmación de que los hombres trabajadores del siglo XIX a dado fruto a un hombre beneficiario que no es consciente del esfuerzo sus antecesores.

Capítulo VII. “Vida noble y vida vulgar, o esfuerzo e inercia”

Este es un capítulo en el que se compara al hombre masa primeramente con el hombre antiguo y después con el hombre noble.

Comienza recordando que el hombre masa vive en una situación sin precedentes en la historia.

Continúa con la comparación de los niveles de vida del hombre masa y su antecesor. Es volver a repetir lo que ya se ha dicho en otros capítulos.

La verdadera cuestión de este capítulo es la del hombre excelente, el hombre noble. Recordemos que este es aquel que se exige a si mismo. Su vida es pura disciplina.

Existen dos clases de nobles: el noble originario y el noble hereditario. Sus nombres lo dicen todo: noble hereditario es aquel que no ha luchado por lo que tiene, sino que todo es heredado. El noble originario es la persona que le traspasará todos sus “poderes” como noble a su heredero. Es quien verdaderamente ha conseguido ese título de noble.

Nobleza es sinónimo de vida esforzada y de superación, justamente lo contrario al hombre masa. Este es el porqué de hombre masa. No porque actúe en masa, sino porque es una “masa inerte”.

Capítulo VIII. “Por qué las masas intervienen en todo, y por qué sólo intervienen violentamente”

El problema de la humanidad es precisamente una cosa intrínseca del hombre masa: la rebeldía.

El hombre masa se siente perfecto y cree no tener que buscar nada en el exterior. Él tiene dentro de sí todo lo necesario para autosatisfacerse. El hombre masa tiene ideas, lo que lleva a crear una cierta cultura. Estas ideas aunque no sean verdaderas son ideas, así que bajo este telón aparece un hombre que tiene derecho a no tener razón, un hombre que no quiere discutir por nada, que renuncia a la convivencia cultural, actuar porque se tiene la razón y no cabe más sin razón. El hombre actúa directamente. Lo malo no es esto, sino que cuando actúa de esta manera lo hace de manera violenta y además piensa que lleva razón. Se va a convertir en técnica.

Esto va a llevar poco a poco a la destrucción de la civilización pues el intermedio que otorgaba el diálogo se va perdiendo.

El mundo está pidiendo la Democracia Liberal pues con ella se podría conseguir que se termine la acción directa. Pero esto no es lo que quiere la masa porque le es antinatural.

Capítulo IX. “Primitivismo y técnica”

Con el recuerdo (de nuevo) de lo acontecido hasta ahora comienza Ortega y Gasset este capítulo. Después nos advierte que la aparición de que el hombre masa puede dar lugar a una nueva forma de organización de la vida, pero esto puede convertirse en catástrofe para la humanidad. Aunque este sistema funcione no hay que dejarse llevar por esta corriente favorable. Este fue el error que cometieron los Hombres del siglo XIX.

Otro problema es que al poder se encuentra un hombre que no se interesa por la civilización ni por sus principios. Los principios de esta civilización se encuentran en la ciencia, pero el hombre masa muestra total desinterés precisamente ahora que más se le necesita.

Esto lleva a pensar a Ortega que el hombre actual es un primitivo. Existen autores como Spengler que afirman que después de este modelo de hombre nacerá otro que conozca todo sobre la técnica.

Aquí estamos hablando de uno de las dos características con las que el autor describía el siglo XIX: la técnica (la otra era democracia liberal).

Durante el resto del capítulo Ortega parece desahogarse contra el hombre masa y continuamente aprovecha para hacer un llamamiento hacia la técnica.

Capítulo X. “Primitivismo e historia”

Tenemos motivos suficientes como para pensar que nuestra civilización vuelva a ser primitiva, es decir, sin una civilización que no avance, que se quede estacionaria o como decía Breyssig sea un “pueblo de perpetua aurora”.

Este posible retroceso está en nuestra mano evitarlo. Tenemos que evitar el primitivismo al que se entrega el hombre masa como si de una selva se tratase.

Volvemos a la cuestión de siempre ¿por qué sucede esto precisamente ahora que tenemos todos los medios a nuestro alcance? Otras civilizaciones anteriores murieron por falta de principios. Sería una incongruencia que ahora pase precisamente lo contrario, morir por exceso de principios.

Para evitar esto tenemos que aprender a convivir con los recursos que nos brinda nuestra generación.

Para luchar contra el primitivismo tenemos el saber histórico. Él nos ayudará a no cometer errores que ya se produjeron en civilizaciones anteriores. Pero ocurre que cada vez sabemos menos de nuestra historia. Ya a finales del siglo XIX el hombre empezó a despreocuparse de esta materia. Es en este tiempo cuando aparecen dos corrientes políticas: el fascismo y el bolchevismo. Ninguna de ellas triunfará como nunca triunfó ninguna de las revoluciones que hubo anteriormente (nos lo dice la historia). Además ningún otro movimiento triunfará pues es volver siempre a lo mismo, se vuelve a repetir la historia. Sólo triunfará aquel movimiento que supere al liberalismo.

Sin duda sería “más fácil” avanzar si no existiera la historia, pero esta es imposible de evitar. Pero realmente avanzares de la mano de un movimiento que se apoye en pilares de historia.

Capítulo XI. La época del señorito satisfecho”

Este es otro capítulo resumen. No hay nada aquí que no se haya dicho anteriormente. Solamente hablaré a grandes rasgos sobre las cosas que recuerda:

  • El hombre vulgar se ha apoderado del mundo

  • Perfil psicológico del hombre masa: dos características, se cree autosuficiente y el mundo en el que vive es fácil para él.

  • Hemos heredado nuestra civilización, por eso el hombre masa se despreocupa de ella, porque no la ha luchado.

  • Podemos distinguir tres tipos de hombres: el hombre bárbaro, el hombre masa y el hombre heredero. A este hombre heredero le llamaremos el “señorito satisfecho” pues tiene todas las comodidades que quiera y no tiene porqué preocuparse. Esto es un peligro pues de la mano de este tipo de hombre podemos retroceder a niveles inferiores.

  • El hombre actual es libre por que le ha tocado ser libre, es su destino.

Después de realizar este resumen Ortega comienza un machaque sobre la figura del Europeo y lo tacha de mentiroso y cínico. Pero esta figura del cínico ha surgido porque la sociedad lo ha permitido.

Capítulo XII. “La barbarie del especialismo”

Recordamos que el hombre masa viene de la mano de la Democracia Liberal y de la Técnica. Esta última estaba dividida en Capitalismo y Ciencia Experimental. La raza europea ha surgido gracias entre otras cosas a esta Ciencia experimental. El dato del crecimiento de la población europea del capítulo V bien se puede justificar por este motivo.

En este capítulo nos vamos a encontrar con una incongruencia: el hombre ciencia es el prototipo de hombre masa. ¿Puede ser esto posible? Sí, pues la ciencia le convierte en hombre masa. No la ciencia en sí, que está formada por numerosas “piezas” de diferentes hombres de nivel intelectual medio, sino la especialización. Cuando un científico necesita resolver una situación que se plantee se recluirá en su laboratorio para desentenderse del mundo por completo y con su autosuficiencia llegar a la solución. Se convertirá en un Especialista. Este especialista formaría un grupo aparte de personas: no sería un ignorante puesto que es un “hombre de ciencias”, pero tampoco es un sabio porque ignora todo lo que hay fuera de su especialidad. Esta ignorancia de todo lo demás le convierte en una persona cerrada en su mundo y autosatisfecho ¿no es este el prototipo de hombre masa? Si este hombre intentara triunfar en otras materias se comportaría como el hombre masa que es. La barbarie de la especialización de la que habla el título se refiere a este hecho, con la especialización estamos creando más hombres masa. Sin los hombres ciencia el avance no es posible.

Capítulo XIII. “El mayor peligro, el Estado”

Hoy en día el mundo está gobernad por Hombres excelentes (físicos), solamente cuando gobiernen los filósofos se podrá salvar la humanidad.

Las masas necesitan de alguien que les gobierne. Ellas no pueden actuar por sí solas, eso sería ir contra su propia naturaleza. Pero acontece que se está revelando contra ella misma y eso es un problema. De aquí el título “la Rebelión de las masas”.

¿Qué ocurre cuando la masa actúa por sí sola? Ya lo hemos dicho anteriormente, que lo hace con violencia. No podemos dejar que se haga una doctrina con la violencia por bandera.

¿Cómo conseguiríamos frenar esta violencia? Se frenaría con la llegada de las masas al poder. Al igualarse el poder Social y el poder Público no hay motivos para revoluciones.

Actualmente el Estado funciona eficientemente ya que el hombre masa sabe que está ahí para socorrerle en cuantos apuros se pueda involucrar. El hombre masa ahora no actuará espontáneamente ante un problema, sino que recurrirá al estado creyendo que este se lo solucionará. La sociedad vivirá para el estado.

El estado degenera la manera de vivir de la masa aún sabiendo que él depende de esta masa.

La paradoja está servida: la sociedad crea un estado para vivir mejor y este se pone por encima de la sociedad haciéndola vivir para él.

Bloque 3º

Capítulo XIV. “¿Quién manda en el mundo?

Este capítulo está dividido en 9 partes. Resumiré cada una de estas partes llamándolas a cada una por el número que le corresponda.

1ª Parte

Esta primera parte comienza con una pregunta ¿quién manda en el mundo? Al contestar esta pregunta podremos comprender nuestro tiempo algo mejor.

Si tenemos en cuenta el concepto al que capítulos atrás nos referimos del mundo como una globalidad desde el siglo XVI, podemos pensar que quien mandara por entonces será quien mande en la actualidad. Este es Europa.

Europa tiene el mando y por tanto tiene la fuerza (no necesariamente quien tenga la fuerza tiene el mando). La mayor fuerza de un estado es la opinión pública. Podemos concluir con que el Estado es el Estado de la Opinión. El mando estará formado por la mayoría de opiniones iguales, un espíritu lo llama Ortega y Gasset. Existen hombres que no tienen opinión así que este espíritu tendrá que tener la suficiente fuerza para que esta persona se apoye en ella.

Esta parte se concluye con la reflexión de la posible pérdida de poder de Europa.

2ª Parte

En esta parte el autor nos define el concepto de “cosa”: Cosa es un algo lleno de conceptos inventados por el hombre. Con esto quiere decir que si a la situación actual le quitamos todos los conceptos que se inventan tendremos la verdadera raíz del problema: Europa no está segura ni de mandar ni de seguir mandando en el mundo. Ahora cabe esperar las reacciones de los demás pueblos ¿quién va a mandar sobre ellos?¿son mandados por alguien? Estos se habían acostumbrado a vivir bajo las normas europeas, ahora que las han desechado no saben a qué atenerse y como no saben crear otro sistema mejor “se entregan a la cabriola” como dice Ortega y Gasset. Se han quedado sin programa de vida.

3ª parte

Esta parte bien podríamos titularla ¿Quién sustituirá a Europa?.

Europa ha terminado como sistema social sin tener ningún otro que le sustituya. Las nuevas generaciones van a la deriva sin una obligación que hacer. ¿Quién sustituirá a Europa? ¿Moscú? ¿o quizás Los Estados Unidos de América? Moscú no puede ser sencillamente porque ellos siquiera tienen unas reglas propias. Los Estados Unidos tampoco porque estos adoptaron las normas europeas, pues eso era lo que acontecía por entonces.

La opción por la que opta José Ortega y Gasset es la de un posible “Estados Unidos de Europa”.

4ª parte

En esta parte analizamos dos conceptos que no pueden vivir el uno sin el otro: mandar y obedecer. Si no existe alguien a quien obedecer nos encontramos de nuevo perdidos.

El mando que se debe ejercer es el de ordenar algo, y debe haber alguien que lleve a cabo el plan que se le ha mandado a realizar, alguien que obedezca. Este sistema forma una “empresa”. Cuando realizamos algo que se nos ha mandado debemos entregarnos al cien por cien en ese proyecto, no podemos andar perdiendo el tiempo.

Llegados a este punto Ortega y Gasset llega a afirmar lo siguiente: “….aceptaría que no mandase nadie si esto no trajese consigo la volatilización de todas las virtudes y dotes del hombre europeo”.

¿Qué ocurriría si el europeo se acostumbra a no mandar? Volveríamos a un estado sin futuro, sin intelectos….

5ª parte

El planteamiento de la decadencia de Europa comienza precisamente en Europa, cuando las grandes naciones se preguntan a ellas mismas si será verdad que comienzan a decaer, pero ¿en qué se basan para afirmar esto? Ellos no lo saben.

¿Qué podemos hacer para comenzar a resolver este problema? Lo primero y más urgente es el de salvar las diferentes fronteras políticas. Todas las diferentes ideas políticas que han surgido en cada nación deberán desaparecer. Sólo consiguiendo la unidad política conseguiremos superar esta situación.

6ª parte

Este es un episodio en el que el autor comienza contando el origen de la urbe y de cómo hemos ido alejándonos cada vez más de la vida del campo, incluso hemos llevado el campo a la ciudad.

El estado no es algo que haya surgido de la nada, sino que se ha ido fraguando a lo largo del tiempo. Al principio el estado es algo incluso individual, pero entre varias individualidades se pueden ir formando pequeñas relaciones con lo que el estado se va haciendo cada vez mayor. Ahora van a existir dos tipos de convivencias: la interna y la externa. Cuando se consiga transformar las relaciones internas en iguales los unos para los otros tendremos realmente un estado nuevo. Esta sería la solución para el problema de la actual Europa, las diferencias internas, pero si queremos el nuevo estado tendremos que realizar el cambio.

7ª Parte

Otro problema de la sociedad actual es que la gente no ve la realidad, sino ven la realidad que ellos quieren ver. Les da igual si su realidad es “real” o no. Existe un tipo de persona que es capaz de ver la realidad de las cosas son las personas de “cabeza clara”.

La ciencia que nos va permitir saber si somos cabezas claras o no es la política pues en ella te encuentras casos reales a los que debes de afrontar.

Después de decir esto analizamos la caída del Imperio Romano.

Su origen estuvo originado por el sistema de votación (la democracia). Entre otras cosas ¿Cómo sería posible asegurar un correcto recuento de votos por todo el vasto imperio romano? (por poner un ejemplo del mal sistema). Pero a pesar de esto ¿cómo logró triunfar Cesar? Porque fue rebelde frente al poder constituido. La idea de Cesar era la del estado moderno (en el que vivimos hoy), un estado en el que los distintos pueblos que lo forman colaboran de manera activa y se sientan parte del proyecto. Tienen que ser un gigantesco cuerpo social.

Tenemos que recordar que un estado comienza cuando se obligan a convivir grupos de personas distintas e incluso separadas entre sí. El nexo de unión será un proyecto común por el que trabajarán.

Pero para posibilitar esta unión hay que suprimir las fronteras de las naciones. Son las fronteras naturales las que delimitan un estado y conforman una nación. Es cierto que un estado está formado por diversidad de sangres y de lenguas pero no las lenguas y los diferentes grupos formaron el estado.

Son las fronteras naturales las que conforman la superficie de una nación. Gracias a los avances de nuestro tiempo nos es posible superar cualquier barrera natural, sea tierra, mar o aire. Si no tenemos en cuenta estas fronteras, podemos crear un estado europeo (de hecho existiría aunque no consolidado) con todas las lenguas y razas de europa.

8ª parte

Aquí volvemos a darle vueltas a la idea que estamos discutiendo en esta segunda parte del libro: hay que crear un nuevo Estado Europeo. Para su creación es necesario que se quiera crear, que exista un proyecto común. De nada sirve defender las naciones. Si las defendemos aseguraremos un terreno pero nada más, no estamos defendiendo nuestra historia, defendemos la supervivencia y el futuro de nuestra nación. Para la creación de una Nación Europea necesitamos un futuro común, necesitamos del proyecto que hemos hablado anteriormente.

El autor recuerda los pasos que hasta ahora se dieron en Europa para la creación de un estado:

  • Primer momento: Varios pueblos se unen en una unidad y comienza a actuar sobre los grupos vecinos.

  • Segundo momento: Los integrantes de este nuevo grupo se consolidan como tal al ver que sus vecinos son diferentes a ellos. Les unen características intelectuales, económicas, morales….. Nace el Nacionalismo. Las guerras que se mantienen con los enemigos no hacen sino equilibrar las diferencias entre ellos. Poco a poco se va tomando conciencia de que tienen mucho en común.

  • Tercer momento: Es ahora cuando el estado está plenamente consolidado y hay que abrirse a sus enemigos, darse cuenta de su homogeneidad y que juntos podrán actuar contra otros pueblos mas lejanos.

La idea de una Nación Europea no es utópica, es más creíble que si a alguien del siglo XI le hubieran hablado de la consolidación de Europa o de Francia.

9ª parte

Las diferentes naciones forman Europa como una totalidad. Si hay algo que nos une a los europeos es el hecho de ser europeos. Si analizamos la cuestión nos damos cuenta de que somos más europeos que de nuestra nación. Pero esta idea sólo surge si no miramos atrás, si no tenemos en cuenta nuestras naciones. Es el momento en que los europeos debemos de dar la espalda a la historia (dejar de ver las naciones) para mirar al futuro (el proyecto de Europa).

Terminas con una pequeña síntesis del ensayo:

  • El mundo está desmoralizado.

  • Ante esta desmoralización surge la rebelión de las masas.

  • La rebelión viene en consecuencia de la desmoralización de Europa.

  • No se sabe quién va a mandar en el mundo pues no se ve un claro sucesor de Europa.

  • Actualmente vivimos en una etapa entre lo que fuimos y lo que seremos.

  • El nuevo proyecto que surge para acabar con esta desmoralización es la creación de un Estado Europeo al superarse las barreras de las naciones.

¿Qué pasaría si no se lleva a cabo este proyecto? El europeo puede llegar a un estado en el que se acostumbre a vivir sin mandar ni ser mandado, a un tono inferior de existencia. Terminará con todas sus capacidades y virtudes.

Capítulo XV. “Se desemboca la verdadera cuestión”

La verdadera cuestión es que el europeo está sin moral, además es falso que exista una nueva moral. La nueva moral que nos quieren vender es la de “una moral sin moral”.

Esta persona desmoralizada se entregará a cualquier corriente que le venga encima para intentar crear su moral. En este sentido a lo que primero que nos agarramos es al pretexto de la juventud. Nos creemos jóvenes pues con ellos se identifica la libertad y el poder de los derechos sobre los deberes.

Pero en verdad no sucede que no exista la moral (amoral), sino que se tiene una moral negativa. Creer lo contrario es un error. A esto es a lo que en definitiva hemos llegado, a la inmoralidad de Europa.

REFLEXIÓN personal

A pesar de que ya he ido exponiendo mis ideas entre los resúmenes de los diferentes capítulos, voy a intentar resumir lo que a mi me ha sugerido la lectura de este libro.

Pienso que Ortega y Gasset es un adelantado a su época. La idea de una Europa Global está ya en marcha, la Comunidad Económica Europea.

Coincido con él en que este es el proyecto que le hace falta al mundo y en especial a Europa. La parte en la que discrepo es en la de su reflexión sobre el hombre actual ¡actual quizás para su época! Creo que esas ideas que escribió en su ensayo han quedado desfasadas. Yo por lo menos veo en mi generación ganas de vivir, interés por cultivarse en los mayores campos posibles. Seguro que cada uno se especializará en un campo determinado, pero eso no lo va a convertir en hombre masa. El joven de hoy en día tiene proyectos, piensa en el futuro.

Pero hay un punto que quizás si nos podría llevar a convertirnos en hombre masa. La ciencia avanza a pasos agigantados y, cada día lo que ayer considerábamos nuevo, hoy lo rechazamos por haberse quedado antiguo, por no ir con los tiempos ¿Son necesarias tantas tecnologías y mecanismos en nuestras vidas? Quizás no, pero hacen la vida más sencilla. Esto puede ser un peligro pues puede llegar el día en que nos acostumbramos a tantas comodidades y a que estos mecanismos trabajen por y para nosotros. Este es el riesgo que debemos de correr. Aunque no creo que lleguemos a tal punto. Los nuevos avances irán encaminados a hacer la vida más fructífera, más eficaz.

Vuelvo a mi idea de que el hombre que describe José Ortega y Gasset no corresponde con el modelo de hombre que impera en nuestros días. Hoy somos hombres curiosos y ansiosos.

Esta curiosidad y ansiedad pienso que a podido ser causada por ese proyecto que Ortega enunciaba en su ensayo. La idea de una Europa única nos hace estar pendiente de las últimas noticias que acontecen en el mercado, tanto nacional (al decir nacional me refiero al europeo) como internacional, atentos a todos los pasos que los Grandes de esta Nueva Europa dan, atentos a sus movimientos ¿por qué? Porque en ello está nuestro futuro.

A lo mejor no podremos vivir para ver que tal le va a nuestra vieja, pero nueva, Europa, pero tras la lectura de este libro cabe preguntarnos ¿qué ocurrirá cuando el proyecto esté cumplido?¿volverá el señorito satisfecho? ¿nacerá otro proyecto para el bien de la humanidad? ¿cuál será este proyecto? Haría falta otro José Ortega y Gasset para que escribiera la continuación de la rebelión de las masas para que así pudiéramos tener algo en qué soñar, un nuevo proyecto.

M. Iván Román Mora

1º Educ. Física