La Personalidad

Psicosociología. Temperamento. Teorías: psicodinámicas. Freud: Pulsiones. Erikson. Teorías de rasgo y tipo. Conductismo y cognotivismo. Humanismo

  • Enviado por: Pilar Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas

publicidad

LA PERSONALIDAD

Temperamento es el conjunto de disposiciones afectivas predominantes que determina las reacciones emotivas habituales en un individuo. Se basa en la herencia biológica, y es difícilmente modificable. Representa la base constitucional de la personalidad.

Carácter es el conjunto de hábitos de comportamiento que se ha ido adquiriendo durante la vida. El carácter es adquirido, no innato. Se ve afectado casi siempre de una “valoración moral”. Constituye la base psíquica de la personalidad.

Personalidad es la reunión de temperamento y carácter en una sola estructura.

Allport dijo: “personalidad es la organización dinámica, dentro del individuo, de aquellos sistemas psicofísicos que determinan su conducta y su pensamiento característicos”.

La personalidad no es sino una organización de sistemas psicofisicos (biológicos y psicológicos simultáneamente). Esta organización es dinámica. Es algo interno.

  • Teorías de la personalidad.

  • Todas las teorías quieren dar una explicación de la persona total. Se trata de teorías integradoras.

  • La importancia que otorgan al inconsciente varía mucho de una teoría a otra.

  • La mayoría de ellas dan una importancia primordial a los factores motivacionales, exepto las teorías congnitivas.

  • Difieren en si la personalidad es de carácter innato o, por el contrario, es hereditaria. Para casi todas las teorías la personalidad es innata, excepto para las conductistas, que la basan en el aprendizaje.

  • En algunas se incluye la idea de desarrollo de la personalidad y se analiza por etapas. Pero para algunas los años primeros son definitivos, para otros la personalidad se va desarrollando.

TEORÍAS PSICODINÁMICAS

  • Freud

Sus descubimientos tienen como punto de partida sus estudios acerca de la histeria.

En 1893 publica junto con Breuer El mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos.

El estudio de la histeria lleva a Freud a comprender que existen procesos inconscientes que provocan los síntomas histéricos, y que si el enfermo llegase a tomar conciencia de ellos podría llegar a curarse con ayuda de la hipnosis, de la que pronto se da cuenta de que no es un buen método de curación.

Emplea otro método: el enfermo debe comenzar a hablar a partir de una imagen que se le ofrece e ir asociando sus pensamientos. Pero se encuentra con que el paciente se resiste a continuar. Descubre así el elemento clave de su método: el “yo” se defiende contra algo, hay una fuerza de represión contra los recuerdos inconscientes.

La represión. Hay impulsos reprimidos en el interior del hombre que están sumergidos en el inconsciente. Pugna por salir pero no puede hacerlo debido a la represión. Entonces se manifiesta mediante síntomas neuróticos. La represión es la causa de la neurosis.

  • La estructura de la personalidad.

Pasa por dos etapas:

1.- Al principio Freud distingue dos estructuras, el preconsciente y el inconsciente, entre los que sitúa una función de censura.

  • El preconsciente está compuesto por recuerdos y aprendizajes no conscientes pero que pueden llegar a serlo fácilmente. Se rige por el principio de la realidad.

  • El inconsciente no es consciente ni puede serlo, está reprimido. Se compone de pulsiones innatas, deseos y recuerdos reprimidos que quieren encontrar satisfacción. Principio del placer.

  • Entre estas dos estructuras está la censura, la función de represión. Freud la compara con un guardián que no permite pasar a la conciencia lo que está en el inconsciente.

2.- A partir de 1920 Freud descubre que la represión es también inconsciente. La angustia es el miedo del “yo” ante la censura, llamada “superyó”. El “yo” reacciona mediante mecanismos de defensa. Propone una nueva estructua de la personalidad:

  • El YO. Se compone de elementos conscientes, preconscientes e inconscientes.

  • El ELLO. Se compone de todas las pulsiones innatas reprimidas y de todo lo que ha sido reprimido. Tiene carácter dinámico.

  • El SUPERYÓ. “Heredero del complejo de Edipo”. Equivale a una moral arcaica que resulta de la interiorización de las prohibiciones familiares.

Las dos estructuras pueden verse en el siguiente esquema:

  • Pulsiones y principios.

El “ello” es inconsciente y dinámico, está en continuo movimiento a pesar de encontrarse reprimido. Se compone de pulsiones, deseos y recuerdos reprimidos.

  • Las pulsiones.

Son la parte más profunda del “ello”. Hay dos principales: pulsiones sexuales y pulsiones de autoconservación. La energía de las pulsiones sexuales es el líbido.

  • Las pulsiones sexuales (toda sensación agradable localizada en un órgano). Al principio se encuentran muy fragmentadas, pero al final se unifican con la primacía de la genitalidad. “Principio del placer”.

  • Las pulsiones de autoconservación. “Principio de la realidad”. Las pusiones propiamente dichas son las sexuales, y Freud llama a las de autoconservación “necesidades”. Sirven de apoyo a las pulsiones sexuales.

A partir de 1920, Freud modifica su teoría de las pulsiones y dice que los dos tipos se unen en una única pulsión, el “Eros”, y añade una pulsión nueva, la pulsión de muerte, o “Thanatos”.

  • Los principios

Son las leyes que rigen el desarrollo de las pulsiones.

  • Principio del placer: toda la actividad psíquica tiene por finalidad procurarse el placer (disminución de la exitación).

  • Principio de realidad: la búsqueda del placer no se hace por el camino más corto, sino mediante rodeos. Surgen las funciones de adaptación a la realidad. Las pulsiones se rebelan y escapan. Freud insite en que es el fundamento del orden social y escribe El malestar de la cultura.

  • Compulsión de repetición: en “Más allá del principio de placer” Freud afirma que existe algo más radical, la “compulsión de repetición”, que es la tendencia a repetir las experiencias fuertes, a pesar de sus efectos. Es la base de la pulsión de muerte.

  • Fases de desarrollo de la personalidad.

Ideas fundamentales del desarrollo de la personalidad:

  • Los rasgos principales de la personalidad se establecen en la infancia.

  • El desarrollo puede detenerse en alguna fase intermedia. Se produce una fijación. Debido a algún acontecimiento se produce una regresión a alguna fijación infantil. La regresión es un mecanismo de defensa.

  • Las fases se determinan según las zonas u órganos de satisfacción de las pulsiones. Hay cuatro fases fundamentales: oral, anal, fálica y genital. Entre las últimas aparece un período de latencia en el que las pulsiones se apaciguan. En cada fase hay una serie de rasgos, de carácter bipolar, de comportamiento que perviven en la edad adulta.

  • En la fase fálica se da el complejo de Edipo (mató a su padre y se casó con su madre). El niño vive como enamorado de su madre y es agresivo con el padre. Después el niño se identifica con el padre y viene el período de latencia. Se constituye el superyó. En las niñas se llama complejo de Electra.

Fases de desarrollo según Freud

Edad

Fase

Fuente de placer

Rasgos

1-18 meses

Oral

Boca, labios y lengua.

Optimismo-pesimismo. Impaciencia, envidia.

18 meses- 3 años y medio

Anal

Ano: retención, expulsión, control, disciplina higiénica.

Retentivo anal: avaricia, obstinación.

Expulsivo anal: crueldad, desorden.

3-5 ó 6 años

Fálica (Edipo)

Órganos genitales: curiosidad por el propio cuerpo y el de los demás.

Relación con otros. Amor propio. Castidad.

6-12 años

Latencia

Sensitvo motor: las del conocimiento, habilidad. Acciones recíprocas con amigos de la misma edad.

Diferenciación. Aprendizaje social. Desarrollo de la conciencia.

Pubertad

Genital

Contactos heterosexuales. Productividad.

Mezcla armoniosa de rasgos de la etapa anterior. Capacidad para el amor y el trabajo.

  • Continuadores de Freud

Los discípulos de Freud introdujeron correcciones en sus teorías. Unas afectan a la naturaleza de los impulsos fundamentales, y otras se refieren a la necesidad de reconocer la importancia de los valores sociológicos.

  • G.G.Jung. Postuló la existencia de un inconsciente colectivo que se manifiesta en los sueños. Quitó el carácter sexual a la líbido y consideró que las tendencias del inconsciente eran la extraversión y la introversión.

  • A. Adler. Primer psicoanalista que introdujo variables sociales. Los primeros movimientos egoístas del niño van siendo reemplazados por un interés social. La líbido es sustituida por el sentimiento de inferioridad y pueden ser superados por tendencias compensatorias. De ahí el complejo de superioridad o el complejo de inferioridad.

  • Karen Horney. Rechazó la concepción del complejo de Edipo, así como las fases oral, anal y fálica. Negó que la agresividad fuera de carácter innato. Destacó la necesidad de seguridad del niño frente a sus padres. Existen tres tipos básicos de personalidad: el sumiso, el agresivo y el desprendido.

  • Erich Fromn. Define el carácter como la forma en que la energía humana es canalizada en los procesos de asimilación y socialización. El hombre tiene miedo a la libertad y busca el remedio en la dominación, en la sumisión. pero el amor permite curar la soledad. Existen diversas orientaciones de la personalidad: orientación receptiva, explotadora, acumulativa, mercantil o productiva, única aceptable.

  • Erik H. Erikson. Estudió sobre el desarrollo de la identidad personal. Transforma las fases de desarrollo de Freud. Afirma que no se detiene hacia los 20 años, sino que dura toda la vida. En cada etapa el individuo tiene una tarea específica, que se realizan en el medio social, resultando un logro o un fracaso.

Etapas de la vida según Erikson

Edad

Éxito frente a Fracaso

1ª Etapa

12 primeros meses

Confianza

Se siente seguro. Sentimiento básico de confianza ante la vida.

Desconfianza

Reñido, abandonado. Aprende a desconfiar.

2ª Etapa

1-3 años

Autonomía

Se ve independiente, se atreve a hacer cosas.

Vergüenza y duda

Demasiado control de los padres.

3ª Etapa

4-5 años

Iniciativa

Imaginación, actividad. Orgullo de las propias capacidades.

Culpabilidad

Falta de espontaneidad. Se siente culpable, malo.

4ª Etapa

6-11 años

Laboriosidad

Trabajador, previsor, competitivo. Le gusta jugar y hacer cosas.

Inferioridad

Pereza, falta de iniciativa. Se cree inferior y mediocre.

5ª Etapa

Adolescencia y pubertad

Identidad

Sabe quién es y que quiere. Seguridad, independencia. Sexualidad integrada

Confusión

Inseguridad, no sabe lo que quiere. No se sitúa frente a la sexualidad, trabajo…

6ª Etapa

Juventud adulta

Intimidad

Capacidad de amar y entregarse.

Aislamiento

Dificultades para relacionarse.

7ª Etapa

Edad adulta

Generatividad

Productivo y creativo. Colaboración con nuevas generaciones

Estancamiento

Empobrecimiento temprano. Egocentrismo. Improductividad.

8ª Etapa

Madurez

Integridad

Su propia existencia es algo valioso. Satisfacción de haber vivido.

Desesperación

Considera que ha perdido el tiempo. Temor a la muerte.

TEORÍAS DEL RASGO Y DEL TIPO

Casi todas las teorías vienen a establecer rasgos de la personalidad y crean cierta tipología. Hay algunas que se han centrado en la constitución de una tipología o en la descripción de unos rasgos característicos.

Un rasgo es un modo específico de comportamiento que indica una disposición a dar una respuesta semejante en multitud de circunstancias. Permiten pronosticar la conducta de los demás y la propia ante ellos.

Un conjunto de rasgos estables dan lugar a un tipo. No significa “un indivivuo”, sino una clase de indivivuos caracterizados por rasgos comunes. Son modelos de comportamiento.

  • Teorías de los rasgos.

Una de las más importantes es la de Allport, que distingue entre rasgos comunes y rasgos individuales, y entre rasgos cardinales (determinan toda la conducta de la persona), rasgos centrales (menos generales) y rasgos secundarios (aparecen de vez en cuando).

Establece los siguientes rasgos: 1) pendenciero-suspicaz; 2) egocentrismo;

3) independiente-autónomo; 4) dramático-intenso; 5) estético-artístico; 6) agresivo;

7) cínico-morboso; 8) sentimental.

  • Teorías de los tipos

Son las teorías más antiguas porque remontan al médico griego Galeno quien distinguió cuatro temperamentos: sanguíneo, flemático, colérico, melancólico. La salud del cuerpo supone la armonía de los cuatro humores.

H. J. Eysenck ha propuesto una tipología referente a la clasificación de Galeno. describe cuatro dimensiones de la personalidad que dan lugar a cuatro tipos de los cuales dos poseen carácter patológico: estables-introvertidos, estables-extravertidos, inestables-introvertidos, inestables-extravertidos.

Pero las tipologías más conocidas se basan en el concepto de biotipo, es decir, un tipo de estructura corporal externa. Es una manifestación de la composición genética de cada individuo.

TEORÍAS CONDUCTISTAS Y COGNITIVAS

El conductismo interpreta la personalidad como una conducta habitual aprendida, como un modo estable de dar respuesta a los estímulos ambientales. La psicología cognitiva la interpreta desde la metáfora del ordenador: una organización jerárquica de sistemas, subsistemas y rasgos que traducen transforman e integran información. Cada ser humano posee un conjunto de esquemas que le permiten procesar de forma personal la información recibida.

  • Teorías conductistas

Teoría de Dollar y Miller. Los rasgos de la personalidad no son sino hábitos, respuestas estables y aprendidas ante determiandos estímulos.

Insisten en que el aprendizaje se realiza gracias a los resfuerzos que se reciben en el ambiente en que se vive, especialmente los verbales.

Esta teoría tiene una consecuencia: la personalidad se puede cambiar.

  • Teorías cognitivas

G. A. Kelly. El hombre es el conocedor, estructura el mundo y anticipa los acontecimientos. Todo hombre posee una gran cantidad de estructuraciones de la realidad.

Las estructuraciones constituyen la personalidad. La propia experiencia hace que cada hombre vaya alterando sus estructuraciones: por tanto, la personalidad cambia.

TEORÍAS HUMANÍSTICAS

También se las conoce como “teorías del yo”, porque consideran que es la estructura central de la personalidad.

  • Teoría de Carl R. Rogers.

Es partidario de que la tarea fundamental del hombre es la “autorrealización del yo”, su desarrollo. Pero ese “yo” permanece oculto por lo que no puede desarrollarse. a veces lo llegamos a experimentar pero esas experiencias son reprimidas por las evaluaciones de los demás. Uno no es lo que él “es”, más bien intenta ser lo que “debería ser”, pero en vano. Nadie deja de ser como es, el “yo” permanece allí, aunque no pueda desarrollarse. Y lo que sucede es que uno se siente descontento de sí mismo. El paso siguiente es visitar a un psicólogo.

Rogers basó toda su teoría de la personalidad en su experiencia como psicoterapeuta. Desarrolló un método propio que ha tenido mucho éxito: el counseling, o psicoterapia centrada en el cliente. El terapeuta simplemente se limita a escuchar y animar al otro a que siga hablando. El cliente verbaliza sus sentimientos, los descubre y los acepta. Termina por ser él mismo. Los pasos que suele dar el cliente son:

  • Dejan de utilizar máscaras.

  • Dejan de sentir los “debería”

  • Dejan de satisfacer expectativas impuestas.

  • Dejan de esforzarse por agradar a los demás.

  • Comienzan a auto-orientarse.

  • Comienzan a ser un proceso. El “yo” comienza a manifestarse.

  • Comienzan a ser toda la complejidad de su “yo”. Se identifican con ella.

  • Empiezan a abrirse a la experiencia.

  • Comienzan a aceptar a los demás.

  • Comienzan a confiar en sí mismos.

Rogers es totalmente optimista y cree en la bondad del hombre. Cuando una persona acepta sus propios sentimientos éstos se integran con los demás, se equilibran y todo resulta armonioso.

CONCEPCIONES DEL HOMBRE

Aunque las teorías de la personalidad se construyen desde una perspectiva psicológica todas ellas presuponen una concepción del hombre y una cierta filosofía.

  • Para Freud el hombre es un ser en permanente lucha y agonía interior. El inconsciente es mucho más amplio que el consciente. La cultura constriñe permanentemente al ser humano y provoca malestar. El equilibrio mental es siempre inestable. El “yo” se puede creer libre, pero es el “ello” quien domina.

  • Las teorías de los rasgos o de los tipos son meramenta descriptivas y no presuponen ninguna concepción del hombre.

  • Kelly dijo que el conductismo concibe al hombre como una pelota de ping-pong dotada de memoria: se reduce al vaivén estímulo-respuesta. El hombre parece absolutamente manipulable y su suerte queda en manos de la habilidad de quien lo manipule.

En las teorías congnitivas renace el ideal del “animal racional”. Se explican como reacción contra la excesiva importancia otorgada por otras teorías a los factores ambientales.

  • Las teorías humanísticas, que son las únicas que tienen algún sentido filosífico, quieren recuperar al hombre total y hacen referencia a un “yo” innato, único, que debe ser descubierto y autorrealizado. Se separa cada vez más de su pasado biológico e impulsivo.

VOCABULARIO Y ACTIVIDADES

  • Personalidad: conjunto de cualidades que definen a la persona y la distingue de otras.

  • Temperamento: constitución particular de cada individuo que resulta del predominio fisiológico de un sistema orgánico.

  • Carácter: modo de ser peculiar y privativo de cada persona por sus cualidades psíquicas.

  • Conciencia: conocimiento que el espíritu humano tiene de su propia existencia, de sus actos y de sus estados.

  • Inconsciente: se compone de pulsiones innatas, deseos y recuerdos reprimidos que quieren encontrar satisfacción.

  • Histeria: reacción psicopatológica con rasgos de falsedad y afán de sobresalir. Se llega a manifestar con convulsiones, parálisis, etc.

  • Represión: contención.

  • Líbido: deseo sexual considerado como impulso y raíz de varias manifestaciones psíquicas.

  • Complejo: grupo de representaciones mentales y sentimientos conexionados entre sí e inconscientes o subconscientes.

  • Rasgo: carácter, peculiaridad.

  • Extraversión: movimiento del ánimo que, cesando en su propia contemplación, sale fuera de sí por medio de los sentidos.

  • Introversión: penetración del alma dentro de sí misma, abstrayéndose de los sentidos.

  • Hábito: costumbre, manera de obrar.

  • Identidad personal: carácter propio y diferenciado de un individuo o conjunto de ellos.

Comentar

“Mi personalidad tiene el mínimo de individualidad. Al ser menos un hombre, estoy acaso más cerca del hombre, soy quizá un poco más hombre. Al ser menos individuo, soy más especie.”

Quiere decir que el hombre al no ser uno cualquiera es cada vez mejor, cada vez él mismo.

ÍNDICE

  • La personalidad. pág. 1

  • Teorías psicodinámicas.

  • Freud págs. 2-5

  • Continuadores de Freud págs. 5-6

  • Teorías del rasgo y del tipo. págs. 7-8

  • Teorías conductistas y cognitivas. pág. 9

  • Teorías humanísticas. pág. 10

  • Concepción del hombre. pág. 11

  • Vocabulario y actividades. pág. 12

Personalidad

13

MUNDO EXTERIOR MUNDO EXTERIOR

Consciente Percepción (conciencia)

Preconsciente Preconsciente

Amenazas YO

Mecanismos de defensa

Censura

SUPERYO (inconsciente)

Inconsciente (repri-

mido, dinámico) ELLO (dinámico,

Represión primitivo, inconsciente)

Primer esquema Segundo esquema

SANGUÍNEOS

COLÉRICOS

FLEMÁTICOS

MELANCÓLICOS

INTROVERTIDO

EXTRAVERTIDO

ESTABLE

INESTABLE

Ansioso, rígido, Excitable, activo,

insociable reservado sensible, inquieto,

pesimista, serio, agresivo,

sedentario. optimista,

impulsivo.

Pasivo, cuidadoso, Hablador, líder,

pensativo, pacífico, desenvuelto,

controlado, fiable, sociable, enérgico,

sereno. ocurrente, seguro

de sí mismo.

Ansiosos, obsesivos.

Histéricos, psicópatas