La Lista de Schindler; Steven Spielberg

Cinematografía. Holocausto. Nazismo. Argumento. Contexto histórico, político

  • Enviado por: Patricia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

LA LISTA DE SCHINDLER

Septiembre de 1939, las fuerzas alemanas derrotan al ejército polaco en dos semanas. Se ordena a los judíos que registren a toda su familia y se trasladen a las principales ciudades. Más de 10.000 judíos llegan a Cracovia diariamente.

Oskar Schindler es un empresario del partido nazi que sólo piensa en su propio beneficio, le gustan mucho las fiestas y disfrutar de la buena vida. En una de las fiestas que se celebran entre los oficiales alemanes, éstos, invitados por Schindler comentan el hecho de que todos los judíos deban llevar a partir de ahora una estrella en la ropa para su identificación.

El Judenrat, el Consejo Judío, compuesto por veinticuatro judíos responsables de llevar a cabo las órdenes del gobierno en Cracovia, como las respectivas al trabajo, el alojamiento y la comida. A él se le presentaban las quejas. Los judíos, al empezar a sufrir las consecuencias del ejército alemán, van a quejarse. Oskar Schindler va allí a buscar a Isaac Stern, un hombre judío que llevaba la contabilidad de la una empresa de pucheros. Schindler le propone dirigir una empresa en la que cambiarían lo que produjeran, como cacharros de la cocina, etc. los judíos a cambio de su trabajo. Schindler va reclutando a inversores judíos incluso en la Iglesia.

20 de Marzo, última fecha para entrar en el ghetto. El edicto 44/91 establece un distrito judío cerrado al sur de Vístula. Vivir en el ghetto es obligatorio. Los judíos de Cracovia se ven forzados a abandonar sus hogares y se hacinan en un área de 400 por 600 metros. De todas las clases sociales van recogiendo sus pertenencias e ingresan en el ghetto.

Schindler toma posesión de la residencia de una acomodada familia judía que ha tenido que abandonarla. En el ghetto existe una policía judía que, por supuesto, lleva la estrella de David en el pecho.

Schindler hace tratos con inversores judíos que, estando en el ghetto no tienen otra opción que las propuestas por el alemán. Los sueldos de los judíos los reciben las SS, el obrero no recibe nada, los polacos reciben un pequeño sueldo. Recluta a los judíos formando una “lista” con los llamados “trabajadores no esenciales” que son rechazados por los nazis y les confecciona otros certificados de forma que los profesores pasan a ser pulidores de metales, etc. y de ésta manera va reclutando a gentes cultas y enseñándoles el oficio de construir pucheros.

El protagonista busca secretaria para la dirección de la empresa y se queda con unas cuantas por no querer elegir. Prepara todo tipo de licores, medias de nylon para las mujeres de los oficiales alemanes y champagne con un catálogo de sus fabricaciones, enviándoselo a los oficiales. Cuando todo está preparado y a punto, trata de dar las gracias a su contable - director, pero éste no se fía y no quiere brindar con él.

Para hacer publicidad de su fábrica dispone cestas con todo tipo de licores, champán francés y medias de nylón para las mujeres de los oficiales alemanes y lo envía junto con un saludo a todo el alto mando alemán.

Cuando todo está preparado y a punto, trata de dar las gracias a su contable-director pero éste no se fía y no quiere brindar con él.

Cuando su mujer va a visitarle le dice que tiene 350 empleados, cuando su padre solo tuvo 50 y que todos le recordarán como alguien que hizo algo extraordinario y que ganó mucho dinero. Hay algo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso, dice Schindler, -la guerra-. Después de esta conversación su mujer vuelve a marcharse puesto que él no puede prometerle que será la única.

Empiezan sus trabajadores a darle las gracias por haberles convertido en obreros esenciales, pero Schindler le pregunta a su director, sin obtener respuesta, que para que sirve un obrero manco, que es quién le ha dado las gracias por su empleo.

Los alemanes cogen a sus obreros para quitar la nieve y matan al trabajador que le había dado las gracias y que era manco, puesto que para los alemanes no era un obrero esencial.

Empiezan las deportaciones a los campos y Schindler es avisado de que su director está apuntado en una de las listas para subir a uno de los trenes, tras muchas conversaciones, y a menudo amenazas, logra salvarle. Los equipajes de los judíos se apilan y muchos obreros se encargan de abrirlos y distribuir su contenido en varios montones diferentes, las fotos, las joyas, los relojes... Es patética la entrega de las piezas dentales arrancadas a los cadáveres y que tienen algún elemento de oro.

El ghetto está dividido en dos mitades en una, viejos y enfermos y en la otra todo el resto.

Aparece un campo de trabajo en el invierno del 42, el comandante Amon Goeth busca empleada para que le asista en las tareas domésticas entre las mujeres jóvenes y sanas, y elige a Ester que de este modo queda unida a él hasta el final de la guerra. Aparece una ingeniera judía que pretende que vuelvan a levantar uno de los barracones siguiendo sus directrices, los alemanes la matan aunque luego hacen lo que ella había propuesto.

El comandante Goeth arenga a sus hombres con una charla sobre el origen de los judíos de Cracovia y como llegaron allí con las manos vacías hace 600 años, y que a partir de ese día eso se olvidará para siempre, de este modo comienza la matanza del ghetto. En el hospital los médicos administran veneno a sus pacientes y cuando llegan los alemanes están todos muertos.

Forman colas, las mujeres a la izquierda, los hombres a la derecha. Algunos pretenden huir por las cloacas, otros se esconden bajo el suelo, todo es inútil son encontrados. Schindler montado a caballo en un paseo matinal observa todo horrorizado y una mujer que le acompaña le insta a abandonar el lugar. La producción se interrumpe después de la masacre.

Ya en el campo de Plaszow, el comandante se entretiene disparando su ametralladora desnudo desde la ventana de su habitación como si de una competición de tiro al blanco se tratase.

Schindler va al campo tratando de trasladar su fábrica allí mismo, o de llevarse a sus trabajadores, el comandante le insinúa que podría sobornarle y Schindler acepta, la fábrica comienza a funcionar y Stern el contable vuelve a trabajar para él, pero el comandante le advierte que ahora trabaja para el Tercer Reich, pero Stern se ve a escondidas con Schindler y le va dando todos los datos que le permiten seguir con el control de su empresa. Surgen altercados con los obreros y las SS, en esos momentos Schindler contrata a niños a los que ve con claros signos de inteligencia.

Una mujer habla con Schindler y le dice que se rumorea que su fábrica es un refugio y que allí no muere nadie, le ruega que interceda por sus padres, ya que los mayores son enviados a las cámaras de gas, pero él le dice que no puede hacer nada por ellos, increpa a su gerente por esos comentarios que pueden hacerle perder su fábrica. El contable le informa de que el comandante es cruel y disfruta matando y le refiere un episodio en el que mató a veinticinco judíos, después de eso Schindler se trae a la fábrica a los padres de la mujer que se lo pidió.

Schindler habla con la criada del comandante y se interesa por ella, y le dice que el comandante no la matará porque la quiere demasiado, pero que lo oculta porque ella es judía.

Poder es cuando se tiene justificación para matar, no matar arbitrariamente como hace él, eso es lo que le dice Schindler a Goeth. A partir de esta conversación parece atisbarse en el militar algún que otro sentimiento de compasión pero totalmente efímero, al día siguiente dispara por la espalda a un niño que ha sido incapaz de quitarle las manchas de la bañera.

La vida sigue en el campo con sus miserias y cotidianidad. El comandante pega una paliza de muerte a Helen, su criada, mientras Oskar Schindler celebra su cumpleaños y cuando recibe una tarta de parte de sus empleados besa a la joven que la llevaba.

En los barracones se empiezan a contar las historias del exterminio con gas, dándoles una pastilla de jabón para que entraran a ducharse, una vez allí abrían las espitas del gas, muchas mujeres no lo creen, pero a la mañana siguiente llegan los alemanes haciendo una selección para llevarlas a las cámaras de gas, separan a los enfermos de los sanos y las mujeres llegan a pintarse coloretes con su propia sangre.

Cientos de niños son llevados en camiones como si fuesen de excursión pero la verdad es que los llevan para ser exterminados.

Los adultos elegidos son introducidos en vagones de ganado y gracias a Schindler que haciendo bromas con los oficiales alemanes es capaz de que les enchufen con mangueras de agua y pueden beber a través de las rendijas.

A Schindler le meten en la cárcel por el beso que da a la joven judía el día de su cumpleaños, pero el comandante consigue sacarle diciendo que hay que entenderle que era una chica muy guapa, después tratan de ofrecerle chicas judías por unos cuantos centavos.

Chujowa Gorka, abril de 1944. El Departamento D ordena a Goeth exhumar e incinerar los cuerpos de más de 10.000 judíos asesinados en Plaszow y en la matanza del ghetto de Cracovia.

El comandante le dice a Schindler que van a cerrar el campo de Plaszow y mandar a los supervivientes a Austwich, todos se preparan para e traslado, Stern le dice a Oskar que deberá contratar a otros empleados ya que se llevan a los judíos y brindan porque todo acabe pronto

Schindler pide a los alemanes quedarse con sus empleados de siempre y trasladar la fábrica cerca de Austwich, entonces confecciona una lista incluidos los inversores judíos para llevárselos con él. Trata de involucrar a otros empresarios para salvar a 4.000 judíos, pero sólo consigue una lista de 1.100, dejando un hueco en blanco para incluir el nombre de Hellen la doncella del comandante, pero éste no se deja convencer.

Los judíos de Schindler montan en vagones para ir a la fábrica, situada en su pueblo natal, pero el tren de las mujeres, por un error burocrático, es llevado directamente a Austwich donde pretenden introducirlas en los crematorios, les cortan el pelo, las desnudan y las duchan, todas dicen que son de los judíos de Schindler pero no les hacen caso. Schindler lucha por ellas y consigue llevárselas.

La fábrica está en marcha, entonces Oskar va en busca de su mujer para que le ayude a salvar a todos los judíos que trabajan para él, y le dice que se ocupe del dispensario. Cuando llega el sabath le dice a un operario que es el rabino que lo celebren.

Durante los siete meses en que funcionó la fábrica de munición de Schindler fue un modelo de baja productividad. Mientras, él gastaba millones de marcos en mantener a sus obreros y sobornar a los oficiales del reich.

Alemania se rinde incondicionalmente, y Schindler se lo anuncia a sus obreros y les dice que su gerente Stern muchas veces arriesgó la vida por ellos y a los oficiales alemanes les invita a irse a sus casas sin llegar a ser unos asesinos, ya que pretendían entrar en la fábrica para matar a todos. Les pide en memoria de las víctimas del pueblo judío que guarden tres minutos de silencio, roto solamente por las salmodias del rabino.

Se desprenden de sus dientes de oro y le confeccionan un anillo para Schindler. Éste tiene que huir dando instrucciones de que Stern reparta todo entre los trabajadores y se culpa por no haber salvado a más. Todos liberados buscan alimentos.

Amon Goeth, el comandante del campo fue detenido en un sanatorio de Bad Toez. Fue ahorcado en Cracovia por crímenes contra la humanidad.

Oskar Schindler fracasó en su matrimonio y en varios negocios después de la guerra.

En 1958 fue declarado persona justa por el Consejo del Yad Vashem en Jerusalén e invitado a plantar un árbol en la Avenida de los Justos. El árbol aún crece hoy.

Hoy quedan en Polonia menos de 4.000 judíos. Existen más de 6.000 descendientes de los judíos de Schindler.

Esta película se hizo en memoria de los más de 6.000.000 de judíos asesinados.