La influencia de un medio de comunicación: la televisión

Medios de Comunicación. Mass Media. Lenguaje televisivo. Televisión. Programas televisivos en Chile

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


1) INTRODUCCION

Los medios de comunicación de masas han adquirido gran importancia en el presente siglo. De todos los medios de comunicación masivos existentes, me interesa, especialmente, la televisión. Es de ella y de la influencia que ejerce en el niño, tanto en su lenguaje, como en sus hábitos y conducta imitativa, de lo que me ocuparé en el presente trabajo. La investigación se centrará en niños menores de 12 años, por esta la edad en que se organiza en el niño una nueva estructura mental y por ser, de acuerdo con Debesse, la edad del saber, la edad de la razón, la edad social y, por ultimo, la edad activa.

Surgen varias interrogantes que dicen, o están, en directa relación con la idea y el objetivo central de la investigación. A ellas tratare de dar respuesta adecuada a medida que se desarrolla este trabajo. Las más evidentes son las siguientes:

  • ¿En qué medida influye en él, el lenguaje televisivo y en qué medida lo incorpora a su propio vocabulario?

  • ¿Hasta qué punto termina la televisión con el sentido de responsabilidad de esta edad? ¿Existe en él el deseo de cumplir primero con éstas y luego ver televisión u ocurre lo contrario?

  • ¿Hasta qué punto el hecho de estar sistemáticamente expuesto a modelos televisivos origina en el niño respuestas imitativas de tipo motor?

  • ¿En qué medida los hábitos de higiene y sueño, presentes en el niño, están relacionados con la televisión?

Quiero y debo aclarar a estas alturas que no es mi propósito cuestionar la televisión en sí, porque cabría entonces referirse a aspectos que ya han sido mencionados con anterioridad por algunos críticos de ella, los que me movería a plantear preguntas tales como: ¿es dañina? ¿cuál es su objetivo primordial? ¿es uno meramente comercial? ¿si es uno más positivo, como el de entregar cultura, hasta que punto lo cumple? etc.

Tampoco es el propósito del trabajo cuestionar la realidad chilena en lo que a televisión se refiere, sin embargo, no se puede dejar de considerar algunos hechos que, en alguna medida, atañen a lo que al trabajo interesa. En nuestro país, los programas que se ofrecen para los niños son muy escasos.

Ahora bien, se considera que las distracciones que tiene el niño, luego que termina su actividad en el colegio, son muy limitadas y, por que no decirlo, casi nulas debido a que no contamos con la cantidad necesaria de instituciones que ofrezcan al niño la pasibilidad de desarrollar libremente sus inquietudes de tipo artísticas, deportivas o de otro interés que surjan en él, habrá que aceptar que lo le queda otra alternativa, al llegar a su hogar, si desea distraerse, que dedicar gran parte de su tiempo a ver televisión, la que, como se dijo, ofrece a éste escaso repertorio infantil, lo que lo expone a ver programas nada convenientes a su edad o madurez.

Nuestra televisión, además de pecar de programas pobre en lo que a niños se refiere, incluye en ella gran porcentaje de programas de procedencia extranjera. Así lo confirman estudios hechos sobre la materia por organismos internacionales. Estudios de la UNESCO hacen referencia a la estructura que los programas de televisión presentan en los distintos países de América Latina. De allí de desprende que en países sudamericanos, la proporción de programas importantes varía de un 10 a un 84%. Con respecto a Chile, en particular, dice: “En Chile la mitad al menos de los programas viene del exterior, de los cuales el 80% han sido producidos en los Estados Unidos; así pues, un tercio, aproximadamente, de las emisiones chilenas se componen de programas norteamericanos”

En el logro del propósito del trabajo, que en parte es dar respuesta a una serie de interrogantes que se han planteado , se ahondará en el tema de la comunicación y la televisión, sin olvidar, obviamente, el tema principal y central; la influencia de la televisión en los niños.

2) LA COMUNICACIÓN

La comunicación es la parte central de los procesos sociales u sicológicos que interviene en la transmisión y recepción de mensajes humanos. Es, a la vez, la base de toda manifestación de conducta individual ya que cualquier comunicación implica un compromiso al mismo tiempo que impone una conducta. A partir de lo anterior se pude concluir que la comunicación está presente en todo acto, conducta o manifestación de la actividad humana y es componente de todos los procesos de interacción en los cuales el hombre participa.

En relación con esto, John Weakland nos dice: “comunicación es concebida como un concepto fundamental interactivo, interrelacionado”. Luego agrega que su foco esencial está dirigido a los rasgos que caracterizan la interacción de pares o grupos de actores y no a individuos aislados.

La comunicación seria, entonces, el medio por el cual una persona influye sobre otra y ésta a su vez es influida por ella. Este medio se convierte así en el portador real del proceso social, posibilitando la interacción. A través de ella el hombre se convierte y se conserva como ser social.

Los instrumento de la comunicación son numerosos y cada situación de comunicación puede requerir una forma particular de expresión que haga más efectiva. En efecto, el modo de comunicación entre un pequeño grupo íntimo es diferente al modo que se requiere en la comunicación entre un pequeño grupo intimo es diferente al modo que se requiere en la comunicación en publico. De la misma manera los canales que se usan en la comunicación son diferentes: algunos requieren del lenguaje escrito u otro del lenguaje hablando. Sin embargo, existen otras formas de transmitir ideas como ser, un leve gesto, un guiño, un aroma, un trozo de música, un movimiento. Las entonaciones, la expresión facial, los ademanes del cuerpo son medios que, aunados a las palabras, son necesarios para expresar el significado que se le desea dar al comunicado.

Existen además formas más sutiles de comunicación y se habla, por ejemplo, de la comunicación por empatía. Una prueba evidente es la relación entre el infante y su madre, en que el infante revela los efectos de la comunicación emocional al ser amamantado.

Emery concibe la comunicación como “el arte de transmitir información, ideas y sentimientos de una persona a otra “.

La comunicación como proceso en sí está constituido por una serie de factores que son: el emisor, que es la persona que desea comunicar algo a alguien; el mensaje, que es el contenido que se desea comunicar; el código, que es la lengua en que se articula el mensaje y que hace que éste tenga significado para el que lo recibe; y un receptor que es aquel a quien se dirige el que habla. Este receptor capta el significado del mensaje y responde de alguna manera.

Retomando la idea de interacción que la comunicación conlleva, se dice que la importancia de ella puede demostrarse por la forma en que un niño adquiere los símbolos de comunicación usados por su grupo. El niño emite un símbolo de comunicación y de inmediato recibe una respuesta del adulto sintiéndose estimulado a seguir adquiriendo los rudimentos de los hábitos de comunicación. De esta forma aprende el significado de sus propias palabras y ademanes, y las respuestas que otros le dan. El niño aprende así, a usar los símbolos de comunicación, y por lo tanto, aprende lo que otros quieren decir con los mismos sonidos o movimientos cuando los usan. De esta forma la socialización del individuo dependerá, en gran parte, del aprendizaje que él haga del significado de los símbolos usados por su grupo. Es decir, el individuo desarrolla los hábitos de comunicación y adquiere los instrumentos de comunicación como resultado de su interacción con oros grupos. A través de la comunicación le son transmitidos los valores y normas del grupo y una vez interiorizados éstos, puede expresar sus necesidades de manera que le produzcan satisfacción.

Sin embargo, nuestra sociedad es demasiado complicada para poder funcionar exclusivamente por medio de una comunicación directa entre una y otra persona. Para hacer que nuestros mensajes importantes adquieran resultado, es necesario hacerlos llegar a varias personas a la vez. La comunicación masiva consiste, entonces “en transmitir información, ideas y sentimientos a un auditorio diverso y numeroso, mediante el uso de los medios creados para ese fin”.

En la comunicación de masas el público es extenso, heterogéneo y anónimo. El emisor trabaja en un sistema de comunicación organizado, donde las labores están divididas y la relación que se establece entre el emisor y el receptor es impersonal, además de ser rápida, pública y temporal. La tarea que tiene el emisor o comunicante es dual, pues por una parte debe saber lo que desea comunicar y, por otra, saber cómo expresar su mensaje a fin de lograr que llegue al mayor número posible de receptores u oyentes.

Para asegurarse de que su mensaje tendrá éxito, el emisor debe aprender ciertos principios y técnicas mediante el estudio de los medios de comunicación masivas y a través de técnicas básicas de la comunicación periodística.

Los medios de comunicación social o de masas, deben cumplir ciertas condiciones para que la comunicación sea efectiva:

  • deben ser concebidos en tal forma que capten la atención de aquel a quien está destinado

  • el mensaje debe emplear signos y símbolos que pongan al emisor y al receptor frente a experiencias comunes, pues en caso contrario no se transmite el significado.

  • El mensaje debe corresponder a las necesidades de la personalidad del receptor y sugerir los medios para satisfacerlos, apropiado a la situación del grupo.

  • Los medios de comunicación masivos son instrumentos que hacen posibles las relaciones ente los hombres, sea espacial o temporalmente distantes los unos de los oros. En los cambios de tipo social, la interacción y la comunicación se presentan como una constante de las relaciones que los hombres contraen para satisfacer y lograr metas comunes.

    En la sociedad moderna se registra la presencia de los medios masivos de comunicación como resultado de la industrialización y de los avances científicos, económicos y tecnológicos.

    El proceso técnico de los medios masivos ha ocurrido al ritmo de la creciente necesidad de comunicación que ha venido experimentando la sociedad desde la creación de la imprenta hasta la aparición de la televisión, teniendo, entre ambas, la creación de la radio y del cine.

    Estos medios masivos podemos clasificarlos en:

  • los de palabra y la imagen impresa (periódicos, semanarios, diarios, revistas, libros, folletos, historietas cómicas, etc.) que se dirigen al sentido de la vista.

  • la radio, que se dirige al sentido del oído

  • la televisión y el cine que se dirigen a los sentidos de la vista y el oído.

  • Todos los medios masivos están interrelacionados y, a pesar de ciertos detalles técnicos diferentes, todos tienen algo en común: el transmitir información.

    Además de tener una función informativa o de tipo publicitaria, estos medios son los instrumentos que recogen e influyen en el comportamiento social, tanto individual como grupal, constituyéndose en importantes agentes de socialización.

    En relación con el niño, se ha demostrado, que los medios de comunicación llegan a formar parte de su mundo desde que es pequeño y, a medida que crece le absorben más y más horas del día.

    3) LA TELEVISION

    El mayor acontecimiento, en relación con la cultura, tanto artística como intelectual, en el campo de la comunicación de masa, ha sido el desarrollo de la televisión.

    Si se considera la televisión como un fenómeno de tipo social p psicológico, las ciencias se ven en la necesidad de resolver tres problemas fundamentales: analizar sus características principales, examinar su campo de comunicación y los procesos que incluye y, por último, investigar los efectos que produce.

    3.1) CARATERISTICAS PRINCIPALES DE LA TELEVISION

    Se pueden indicar en el orden siguiente:

  • La televisión es el resultado de la convergencia del sonido y la imagen, lo que significa, que emite sus mensajes de manera visual y acústica; el componente visual obliga al telespectador a encontrarse ante la pantalla sin poder prestar atención a ninguna otra cosa que no sea mirar lo que esta ocurriendo en ella. Este casi concentrarse totalmente en una situación explicaría, en parte, el gran atractivo e influencia que ejerce la televisión sobre los individuos, a los que absorbe la mayor parte del tiempo libre con que cuentan.

  • Los programas los componen los productores y no los telespectadores. Estos tratan de ofrecer los programas en conformidad con los deseos y costumbres de la vida cotidiana del público aun cuando a veces resulte imposible satisfacer todos los gustos.

  • Otra característica de la televisión es que puede retransmitir programas directamente, lo mismo que la radio.

  • La televisión es accesible a todo tipo de publico y satisface numerosos deseos y necesidades del hombre, razones por las cuales, despierta gran atención entre casi toda la población.

  • Los programas de televisión son vistos, generalmente, en el seno del ambiente familiar.

  • El público telespectador es, generalmente, heterogéneo.

  • 3.2) CAMPO DE COMUNICACIÓN DE LA TELEVISION.

    La televisión es un medio de comunicación colectivo y la característica principal de estos medios, es que son instrumentos que hacen posibles la relación entre los hombres, estén éstos, espacial o temporalmente, distantes los unos de los otros.

    En el sistema televisivo tenemos, por un lado, al productor o “comunicador” y, por otro, al grupo de los “receptores”, distribuidos en todo el país, que forman el público de la comunicación colectiva. Tenemos, también, el mensaje, es decir, el programa de acústica visual. Este es siempre emitido en la misma dirección, o sea, del comunicador al telespectador. Este tiene la capacidad de responder, preguntar, confirmar u oponerse a los mensajes utilizando vías indirectas como, por ejemplo, cartas al director o llamadas telefónicas a las estaciones de televisión.

    La audiencia de la televisión es una agrupación de individuos aislados, es decir, físicamente separados y anónimos, cuyo comportamiento masivo es, sin embargo, homogéneo, pues todos ven y escuchan las mismas cosas al mismo tiempo, simultáneamente. Es una audiencia, en cierto modo pasiva, pues el telespectador recibe el programa sentado cómodamente en su hogar, a diferencia del público del cine o del teatro, que tiene que trasladarse a un local y pagar cierta cantidad de dinero por asistir a un espectáculo.

    Para cualquier medio de comunicación de masa es necesario conocer su destinatario, Como el productor y el receptor están separados es difícil que puedan conocerse entre si. Como el informante conoce muy poco al público, ocurre, entonces, que los productores de la televisión tratan de conocer la mentalidad de los telespectadores. Para esto, utilizan métodos modernos de investigación.

    3.3) EFECTOS DE LA TELEVISION

    La televisión, como medio de comunicación, ha sido causa de constantes críticas, tanto negativas como positivas, desde el momento de su aparición.

    En cuanto a las críticas negativas, las más reiteradas están referidas a su programación, la que es calificada, por algunos críticos, como mediocre. Este aspecto podría considerarse como una influencia negativa para el telespectador y, sobre todo para el niño y el adolescente que aún no tiene el necesario discernimiento. Sucede, además, que si los padres no controlan qué programación llega a ellos, la pantalla les ofrece muchas veces, un concepto prematuro del mundo de los adultos, lo que les hace compenetrarse de sus pensamientos, conflictos y dificultades sin que estén todavía preparados para ello.

    Otra crítica que se les hace es que el espectador recibe todo hecho, pues la elaboración de los programas ha pasado antes por manos especializadas y además la gran mayoría de los programas son producidos en el extranjero.

    También, en cierto modo, la televisión fomenta la holgazanería, pues el telespectador no puede hacer otra actividad mientras ve televisión.

    Junto a las críticas negativas que se le pueden hacer, las que no afectan a este medio de comunicación solamente, hay otras de carácter positivo. Una sería que la televisión tiende a la igualdad, en el sentido que todas las personas, no importando el nivel social o económico, tienen la misma oportunidad de presenciar espectáculos, recibir información o simplemente entretenerse.

    La televisión, además, abre nuevos horizontes al hombre común al mostrarle países y civilizaciones no conocidas por él y al informarle de los personajes más importantes del mundo. También, este medio, amplía los conocimientos y el vocabulario de los jóvenes y promete ser también un instrumento fundamental de la instrucción pública.

    Debido a la gran influencia que ejerce la televisión sobre su público, es que se concentran en torno a ella numerosos y variados intereses, desde los de las empresas comerciales privadas hasta el propio estado.

    Sin embargo, no se puede calificar a la televisión de buena o mala, ya que todo depende de la finalidad que se le quiera dar por parte de sus programadores. Como todas las cosas que el hombre ha creado, ésta puede servir para hacer el bien, lo mismo que para hacer el mal. De ahí la importancia de un adecuado uso por parte de las personas que tienen la responsabilidad de dirigir este medio de comunicación.

    4) FUNCIONES DE LA TELEVISION

    Tres funciones básicas cumple la televisión: informar, entretener y difundir cultura. De aquí que las producciones televisivas apunten, en lo posible, a los tres niveles señalados.

    Los programas informativos ocupan buena parte de las emisiones de cualquier canal de televisión. Difunden noticias habladas, noticias filmadas y, a veces, noticias “en directo “siendo estas últimas las que más interesan al telespectador, el que, desde su casa, tiene la posibilidad de participar, como espectador, del acontecimiento.

    El nivel de programación de entretenimiento se caracteriza por su heterogeneidad: desde films de largometraje, teatro, circo, variedades y concursos, hasta las retransmisiones deportivas y las veladas musicales.

    Las emisiones de la televisión educativa pueden ser complementarias o sustitutivas de la escuela y además, los programas pueden proporcionar los recursos necesarios para que la televisión pueda contribuir al despertar definitivo de aquellos pueblos que aún viven en la miseria y la ignorancia.

    5) CLASIFICACION DE LOS PROGRAMAS DE TELEVISION

    En el conjunto de imágenes que la televisión nos entrega, es fácil distinguir tres grandes grupos.

    En el primer grupo se incluyen aquellas imágenes que nos presentan acontecimientos reales, vivos. A su vez, se puede distinguir en este grupo, aquellos hechos que están ocurriendo al tiempo de presenciarlos y que no pueden ser previstos en cuanto a la forma en que se desarrollan (escenas de guerra, huelgas estudiantiles o laborales, etc.) y aquellos que, siendo también reales, en ciertos aspectos, al ser tomados por la televisión, pueden haber estado previstos, aunque no sean preparados por ésta (es el caso de los desfiles militares, desfiles deportivos, etc.)

    En el segundo grupo pueden incluirse los programas en los que intervienen personas reales que actúan en acciones previstas por la organización de televisión (son los espacios divulgadores, los concursos, los juegos, las entrevistas, etc.)

    Finalmente, en el tercer grupo, se incluirían todos los demás programas caracterizados por la ficción. Nada de lo que en ellos ocurre es real. Las personas, los decoradores y el texto que hablan los personajes es producto de la imaginación de otras personas (guionista, decorador, productor del programa). A este grupo pertenecen las seriales, las novelas, los films, el teatro televisado, etc.

    La continuidad con que se presentan estas emisiones al público, sólo separado a veces por los escasos minutos o segundos de la publicidad comercial, tiende a hacerle perder de vista sus diferencias cualitativas y a considerar el programa como un todo compacto, homogéneo. Una escena de “La guerra de los seis días “, en la que se ven caer soldados reales en el campo de batalla, puede estar precedida o seguida por un flim de guerra en el que los actores simulan un combate.

    Sin embargo, la consecuencia más grave que ven los críticos, es que incluso las personas que siguen distinguiendo la realidad de la ficción terminan por juzgar la calidad de los programas con criterios aplicables al arte del espectáculo.

    El resultado casi inevitable es que la muerte del soldado de “la guerra de los seis días 2 será comparada con la muerte ficticia del actor en el film de guerra.

    6) EL LENGUAJE DE LA TELEVISION. UN LENGUAJE AUDIOVISUAL

    La televisión es el medio colectivo más eficaz y poderos, puesto que influye en las opiniones y en las actitudes del hombre de manera más efectiva que otros medios. La identificación con que lo entrega y la credibilidad en ella, es mayor que la que ocurre con la prensa y la radio.

    Es evidente que la televisión está condicionada por las características y hábitos de su público, pero también ella misma constituye un factor condicionante en la formación de los hábitos sociales.

    Un claro ejemplo de lo anterior es, que en la mayoría de los países, las emisiones de la tarde se cierran con un corto film en que un personaje real o animado, humano o animal, despide a los niños que presencian las emisiones hasta el día siguiente, con un breve consejo o con un cuento invitando a los niños a marcharse a la cama.

    La televisión ha invadido la vida de todos los países, conformando una mentalidad nueva y convirtiendo el lenguaje de las imágenes en un también nuevo idioma que reemplaza el idioma escrito. Por eso se dice que 2 la televisión tiene su propio lenguaje, que no es el lenguaje natural de la palabra ni el del cine, aunque tiene mucho de ambos “.

    El lenguaje televisivo tiene que ser comprendido instantáneamente pues, a diferencia del libro, aquí no se puede releer la página. Acá hay que llamar la atención de la vista y el oído, en forma sincronizada y complementaria, sin decaer un instante, pues si la televisión no comunica en el mismo momento de la transmisión no sirve, no deja huella alguna.

    El lenguaje audiovisual utiliza el más elemental de los medios de comunicación, la imagen. Esta presenta sobre la palabra, la ventaja de su mayor comprensibilidad, además de su mayor fluidez.

    Este lenguaje audiovisual, al igual que el lenguaje hablado o escrito, se basa en símbolos, y se dirige al receptor tratando de buscar en éste una misma interpretación de las imágenes que entrega. A la imagen misma se añaden palabras, música, ruidos o simplemente silencio, lo que la viene a afirmar por analogía.

    La imagen es la forma más antigua del lenguaje escrito. Diferentes formas y colores dieron a los hombres la posibilidad de comunicarse entre sí y con sus dioses. Los cazadores y los pueblos agricultores también representaban sus actividades mediante imágenes que fueron evolucionando según las diferentes épocas.

    La imagen, entonces, lejos de ser un lenguaje nuevo, es el más antiguo de los lenguajes escritos. Tiene tanta validez para la comunicación como cualquier otro tipo de lenguaje. El lenguaje de las imágenes se mueve en dos dimensiones que son tiempo y espacio. Al espacio se le conceden tres categorías: alto, ancho y largo; al tiempo, una solamente: el fluir del pasado al futuro, pasando por un presente que es difícil definir.

    Gracias a los medios audiovisuales el tiempo puede tener la dimensión que le demos, fluir al revés, detenerse o tomar una aceleración que distorsiona la imagen. De esta forma los medios audiovisuales rompen los moldes de un mundo estático de movimiento aparentemente igual.

    El hombre como ser social, está obligado a la comunicación. El agente de cambios o de desarrollo cultural debe no sólo comunicar, sino además saber exactamente qué comunicar y qué objeto tiene la comunicación.

    Para ello debe estudiar no sólo le mensaje, sino también el medio que utilizará para hacerlo llegar, además de los receptores a los cuales quiere llegar.

    Mientras que en la comunicación escrita o hablada se utilizan palabras rígidas que exigen decodificación inmediata, en la comunicación por medio de imágenes, éstas no siempre se decodifican en el momento mismo en que se aceptan.

    Los medios audiovisuales, en la actualidad, están al servicio de la enseñanza debido al desarrollo de la tecnología educativa, siendo la televisión uno de los medios más influyentes por los motivos señalados anteriormente.

    7) LA ELECCION Y LAS PRFERENCIAS POR LOS DIFERENTES PROGRAMAS SEGÚN LA PERSONALIDAD DEL NIÑO

    La elección y las preferencias se caracterizan por su conformismo sobre todo en los niños que poseen hace bastante tiempo televisión.

    Se observa pocas desviaciones en relación a los gustos en término medio, pocas diferencias según el origen social, el nivel socio- cultural de los padres y el tipo de familia. Los gustos son el reflejo de los gustos de los padres, donde la mayoría no ha alcanzado un nivel cultura alto.

    La preferencia por los westerns, por ejemplo, puede explicarse por el mecanismo sociológico siguiente: se desprende de las conversaciones entre padres e hijos y sobre todo en las familias donde hay varones, en que el padre a menudo habla de la guerra y cuenta sus propias experiencias. Tales conversaciones sirven de inspiración en los juegos infantiles. Pero estos juegos necesitan nuevos elementos. Los westerns llenan estas necesidades y el valiente cowboy se sobrepone al valiente guerrero.

    Después de la compra de un televisor la relación entre la elección de programas y los gustos del grupo aumenta. La situación sociológica cambia, los padres y los niños no ven los mismos programas. La madre se limita a las películas de amor, a los programas teatrales. El padre ve algunas veces junto a sus hijos películas de aventura y de guerra, los programas deportivos. En la casa donde se tiene televisión después de bastante tiempo, los hermanos y amigos ven televisión en conjunto.

    Los niños invitan a sus amigos a mirar sus programas favoritos los cuales imitan o critican.

    La influencia de los padres y sobre todo de la madre disminuye y ellos se sienten contentos que los niños estén ocupados y los dejen tranquilos.

    8) LA IMITACION Y LA IDENTIFICACION DE LOS MODELOS DE LA TELEVISION Y LA PERSONALIDAD SOCIAL DEL NIÑO.

    El besar en los films provoca diferentes reacciones en los niños. Los niños que no ven en su casa escenas eróticas, que no toman parte en juegos prohibidos, en boga en la mayoría de los grupos, miran estas escenas con indiferencia e incluso con desprecio o desaprobación. Los otros, que están acostumbrados a encontrarse con este tipo de escenas, tienden a turbarse, molestarse, pero a imitarlos.

    Una niña de 10 años se ponía a danzar frente a la televisión cada vez que ella veía una danza en la pantalla. Ella dijo que esto o hacía para impresionar a sus compañeras conde no lograba integrarse, ella era diferente a las demás. La danza no era más que un aprendizaje previo ya que ella soñaba con llegar a ser un gran talento y todo el mundo desearía sentarse a su lado y jugar con ella en los recreos.

    La imitación de los modelos dados por la televisión se limita, en general, al juego, real o imaginario. Los niños imitan personas y las conductas socialmente aceptadas. Muchos niños imitan a Donald o Mickey para divertir a sus padres o hermanos menores.

    El niño telespectador no mira la televisión como un individuo, sino como un miembro de un grupo social con un rol dado. Este rol determina el tiempo consagrado a la televisión; el niño no imita todo lo que ve, sólo lo que está de acuerdo con los modelos personales formados conscientemente o inconscientemente por su familia, amigos, colegio.

    Los niños de familias tradicionales, donde los amigos son considerados como peligro, imitan los personajes infantiles. Los niños eligen lo que está aprobado o reconocido, lo que le gusta a los amigos, lo que les sirve para jugar. La imitación de los modelos televisivos se da en la similitud de éstos y los de los del medio social. Se limita al juego real o imaginario y se realiza por intermedio de los juegos del grupo.

    9) LA INFLUENCIA DE LA TELEVISION EN EL ROL SOCIAL DEL NIÑO EN LA FAMILIA.

    La familia forma la personalidad social del niño. El niño vive paralelamente en su familia la preparación de roles sociales futuros y el proceso de su vida social.

    Las transformaciones aportadas por la televisión es que los niños que miran televisión con su padre se sienten más adultos. Tienen la impresión de ser compañeros jóvenes de sus padres y se desligan del carácter subordinado en la familia.

    Esta maduración y esta independencia precoz se observa sobre todo en las familias donde la made trabaja. Los niños se consideran rápidamente adultos. La televisión refuerza la emancipación de los niños y jóvenes con respecto a la autoridad paternal, ella aumenta las posibilidades de flexibilidad del sistema de castigo y recompensa.

    En el sistema de castigo y recompensa la televisión ha aportado algunas modificaciones reforzando los métodos de ecuación nuevos desprovistos de brutalidad, a la vez, porque facilita la práctica de un nuevo castigo, no corporal y puede constituir una recompensa. Los padres no usan tanto el castigo, sino que ellos prohíben a los niños ver televisión eligiendo sus programas favoritos; cuando los resultados escolares son bajos el castigo se alarga. La televisión es también una recompensa para aquellos que cumplen bien sus obligaciones.

    Como lo hemos mencionado anteriormente, la televisión desempeña un rol muy importante en el desarrollo integral del niño. Ciertas investigaciones han demostrado la influencia que la televisión ejerce sobre los niños. Es generadora de conflictos, pero también se comprobó que la ausencia de ella no es la solución de todos los problemas.

    En la mayoría de las familias la presencia de la televisión que une en una cálida complicidad a los miembros de la familia, crea la ocasión de olvidar las peleas, de borrar los conflictos o al menos pacificarlos e impedir que exploten nuevamente.

    10) EFECTOS DE LA TELEVISION

    La manera de percibir la televisión es diferente para unos que para otros. Para algunos padres es un medio inquietante para otros no lo es y se integra

    Perfectamente en la vida de los niños. No es lo mismo para sus padres que, por lo general, no la conocieron durante su infancia; a pesar de gustar de ella la ven como un obstáculo para sus proyectos educativos. Ellos dejan ver televisión a los niños porque es cómodo; pero al mismo tiempo lo reprueban y lo hacen sentir. Si se le agregan a estos conflictos aquellos como la elección de programas, nos damos cuenta del rol esencial que juega la televisión en las relaciones del niño con su medio ambiente. El niño siempre tiene que dar paso a la elección de los mayores en cuanto a los programas de televisión, pues son los padres quienes eligen los programas.

    La televisión en relación a la comunicación de los miembros de la familia tiene los mismos efectos contradictorios. No se habla más en las casa, en la familia, por causa de la televisión que está encendida todo el día.

    Por otra parte, si se mira con otra persona la misma comedia o película, es también una cierta manera de comunicarse. Los programas de televisión contribuyen, en gran parte, a las conversaciones familiares. ¿Cuántos niños que no saben que contar a sus abuelos pueden discutir ahora con ellos lo que han visto?

    La televisión no solamente ocupa el tiempo que el niño destinaría a leer, sino aún más lo hace entrar de lleno en el universo de la ficción por el cual él se enloquece. Por otra parte, la presentación de una revista o de un libro por televisión hace que se incremente la venta de ella. Sería necesario tal vez explorar los programas infantiles y a través de ellos incentivar la lectura.

    Como se ve a través de la lectura de estos efectos causados por la televisión, ellos son duales, o sea, ocasionan tanto el bien como el mal.

    11) BIBLIOGRAFIA

    CONTARDO, Sergio, Comunicación y desarrollo.

    Pensamiento y acción. Santiago-Chile.

    Edición 1974.

    DUMAZEDIER, Joffré, La televisión en sociedad.

    Quito.

    EMERY, William Edwin, Las comunicaciones en el mundo actual.

    Editorial Norma. Colombia.

    STEINBERG, Charles, Los medios de la comunicación social.

    UNESCO, Estudios de comunicación social

    México.

    2ª Edición.