La felicidad del hombre light

Deseos y sentimientos. Concepto y Tetralogía de la felicidad

  • Enviado por: Jorge Ramos
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

CAPITULO 15

La felicidad: La Aspiración mas completa del hombre

La felicidad es la vocación fundamental del hombre, su primera inclinación primaria y hacia la que apuntan todos sus esfuerzos, aun en las situaciones más difíciles y complejas en que pueda verse el hombre. Unas Veces Se presenta de forma clara y concreta; otras lo hace de modo difuso y abstracto. Su objetivo es la realización personal plena, que se concreta con dos segmentos claves: 1.Haberse encontrado a sí mismo, es decir, tener una personalidad sólida con la que uno se encuentra a gusto.

2. Tener un proyecto de vida.

Estas son las notas primordiales que hacen feliz, pero nos referiremos especialmente a la segunda, ¿Qué significa tener un proyecto de vida? ¿Que quiere decir esto? ¿Cómo debe ser entendido? La felicidad consiste sobre todo en ilusión, que es la mejor forma de ser feliz, porque se vive la vida con anticipación, porque lo diseñado, cuando llega, lo saboreamos lentamente con todas sus ventajas. La felicidad supone encontrar un programa de vida atractivo, satisfactorio, capaz de llenar y que sea el elemento complementario de la existencia, el texto biográfico. La vida es argumental y el proyecto es su contenido. A continuación veremos cuales son sus principales características.

EI proyecto debe ser personal, y como protagonista del mismo, su arquitectura la elaboro yo según mis preferencias. No hay que perder de vista a la hora de practicarlo la vieja distinción del pensamiento medieval entre desear y querer:

1. Desear se mueve en el plano de lo sentimental, prospera en el terreno emocional. Uno puede desear esto o aquello, pero sin más.

2. Querer es un acto de voluntad, traduce un empeño, un tesón, una lucha constante por el objetivo.

Esto responde a unas aspiraciones particulares que constituirán el texto de la vida propia, y que dan sentido a la trayectoria de cada uno. La idea de sentido aquí adquiere tres connotaciones:

1. Contenido o tejido sustancial del programa.

2. Dirección, que es el aspecto vectorial de la travesía personal.

3. Unidad o estructura compacta donde quedaran integrados una serie de elementos.

Es necesario conocer bien el contexto y las coordenadas de la realidad en que nos desenvolvemos para que nuestro proyecto personal se realice, lo cual comporta dos condiciones: saber qué aptitudes y limitaciones personales nos defienden, para lo cual se requiere un serio esfuerzo si queremos realizamos personalmente. Asimismo, hay que combatir dos peligros:

1. La dispersión, es decir, la falta de profundidad en los asuntos debidos a los deseos excesivos con querer llevar todo a Cabo y sentirnos, en consecuencia, desbordados.

2. El compromiso constante por las cosas que nos rodean o las personas, para ello debemos aprender a hacer uso de la negativa y comprometernos con aquello de lo que estamos seguros poder llevar adelante.

Para la ejecución de dicho proyecto son necesarias las siguientes condiciones: a) el orden; b) la constancia; c) la voluntad.

El orden es jerarquía, disciplina, saber que unas cosas son prioritarias a otras y que es necesaria una cierta programación, y produce paz y serenidad.

La constancia es empeño, incidencia, no ceder terreno, no darse por vencido, perseverar... Así, los propósitos se van haciendo férreos, firmes, sólidos, pétreos. Hay que ser obstinados con nuestro proyecto personal es la única manera de que salga adelante.

La voluntad es la capacidad psicológica que llega a ser algo anticipando consecuencias. Es decir, que la voluntad se educa a base de ejercicios repetidos de entrenamiento, a través de los cuales uno busca lo mejor, aunque le cueste; Siempre existen en este trasfondo unas notas marcadamente ascéticas. El Hombre con voluntad suele llegar mas lejos que el inteligente porque es dueño de sí mismo, pero no hay que olvidar que tener una voluntad constante no es fácil, requiere aprender a negarse ante lo inmediato, buscando lo que está por llegar.

El que tiene voluntad es verdaderamente libre, consigue lo que se propone.

Por consiguiente, debo estar preparado para cualquier tipo de eventualidades que puedan sobrevenirle a mi proyecto, debido a que la vida tiene siempre recodos imprevisibles y azarosos; está tejida de hilos que se enlazan y se entrelazan, por lo que la necesidad, antes o después, de restaurar el proyecto es inminente: cambiando, puliendo y perfilando sus aristas.

Tetralogía de felicidad

En alguna ocasión he comentado la tetralogía de la felicidad que yo propongo: encontrarse a sí mismo, vivir de amor, trabajar con sentido y poseer cultura como apoyo. Si además de tener un proyecto por el que luchar tenemos estas tres características, seremos felices.

Por eso, a medida que pasan los años tengo más elementos de juicio para analizar como va mi vida y al hacerlo extraigo de él haber y deber, me examino, y cada etapa del viaje me ofrece una totalidad interna: alegría, tristeza, decepción, abandono de las metas propuestas, etc., sin olvidar que todo análisis de la vida personal es siempre doloroso porque, a través de él, cada segmento del trayecto recorrido rinde cuentas de su viaje.

Por el amor tiene sentido la vida. El ser humano no puede vivir sin un amor en el corazón: es animal amororum y ahí reside lo más genuino de su condición

El amor es tendencia, inclinación hacia la persona amada, impulso que lo arrastra hacia ella buscándola. Dice el conde Danilo a la viuda alegre cuando acepta su amor: <<Toco el cielo cuando estás junto a mí.>>, En una palabra, amor es sentirse arrebatado y percibir un incendio que ayuda a mover los proyectos personales, y también esto es válido Para lo divino, puesto que Dios debe ser alguien personal.

Ya que nos pasamos la vida trabajando, concluimos que el amor por el trabajo bien hecho nos hace saborear la felicidad; amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz.

Can respecto a la cultura, su aspiración fundamental es la libertad; sirve para aprender la realidad, vivir en ella y saber a que atenerse. Por otro lado, ayuda al hombre a que su vida sea más humana y le revele sus posibilidades. Es un factor que bien entendido hace reconciliables progreso técnico y progreso humano.

Por última la felicidad es comparable a un rompecabezas o un, puzzle, en el que siempre falta alguna ficha, o también a una manta pequeña, que siempre deja al descubierto alguna parte del cuerpo.

Por eso, antes que nada consiste en ilusión, ésa es su nota prospectiva; vivir hacia adelante, pensando en el mañana, con objetivos claros y concretos.

La vida es como un libro en blanco en el que venimos escribiendo nuestra conducta, y en él se registran alegrías y tristezas, aciertos y errores; pero la ruta de la felicidad pasa por el esfuerzo y la renuncia, porque todo lo grande del hombre es fruto de la renuncia.

La felicidad no se da en el super hombre, sino en el hombre verdadero.

EL HOMBRE FELIZ TIENE PAZ CONSIGO MISMO.

Decía el derecho Romano que eran tres las claves para llevar una existencia positiva: <<honesta vivere alterum non ladere el suum quique tribuere>>, es decir: vivir honestamente, no dañar a nadie y dar a cada uno lo suyo. Según lo cual quedaría definido los tipos de felicidad.

1. felicidad del Hombre apolíneo, fundamentada en el orden y el equilibrio.

2. felicidad dionisiaca, de la que busca sensaciones nuevas, movimiento, actividad, y la del que otea por el entorno para ver qué halla y al mismo tiempo explorarse a sí mismo.

Entre estos dos tipos de hombres y felicidad hay Muchas concepciones y formas de entender este lema, porque el cauce de nuestra vida se abre paso con nuestra conducta y se cierra con las distintas etapas de su trayectoria, necesitan a la vez forma y contenido, y de esa simbiosis emerge cada manera de ser feliz, para lo que es preciso unidad; homogeneidad entre lo que el hombre desea ser y lo que quiere hacer con su vida de acuerdo con un programa previo.

Por otra parte, si no hay libertad en minúsculas en nuestro medio o contexto social, cualquier diseño que se haga puede venirse abajo por la imposición autoritaria del medio, por ejemplo, la Unión Soviética, donde actualmente se abren tantas posibilidades nuevas después de setenta años de totalitarismo, que pensar en la felicidad es más fácil.

Es fácil deducir de todo lo que hemos dicho que el hombre actual busca tanto la libertad como la felicidad, pero hay diferencias y rasgos entre ambas que cada uno debe descubrir. Para eso es necesario que no decaiga el esfuerzo por alcanzar la meta propuesta, y que en el camino aspiremos a los valores eternos, aquellos que no pasan con los cielos: la paz; la armonía con los demás; el encuentro profundo con el otro; la educación para la libertad y la convivencia; la búsqueda de la trascendencia; y promover el amor auténtico.

Si la felicidad es un resultado, la vida es un medio para conseguir exteriorizar lo mejor, lo mas humano que llevamos dentro, sin olvidar que para alcanzar esa paz interior son inevitables las contradicciones, los reveses y los sufrimientos en sus formas más diversas. Así, poco a poco, nuestra personalidad se va definiendo hasta llegar a su homogénea fisonomía. La felicidad es la experiencia subjetiva de encontrarse bien consigo mismo, contento de su vida hasta ese momento. Su nota esencial es de alegría, de júbilo, de satisfacción.

EL CAMINO DE LA FELICIUAD: CONJUNTO DE PEQUEÑAS ILUSIONES.

La felicidad es la máxima aspiración del hombre, hacia la que apuntan todos los vectores de su conducta, pero si queremos conseguirla, debemos buscarla. Además, la felicidad no supone un hallazgo al final de la existencia, sino a través de su recorrido; es mas una forma de viajar que un estado definitivo. Por supuesto, debemos conocer bien sus límites, ya que la felicidad absoluta no existe, es una utopía inalcanzable, ante la que queda saborear y disfrutar de los buenos mementos y tener proyección de futuro. Es algo esporádico, que a veces se nos presenta inexplicablemente y parece demasiado rápido en nuestra calcidoscópica vida. Aunque todo esto parezca una sucesión de contraposiciones, también sucede con otros aspectos vitales que no son la felicidad. Por eso, debemos saber cuales son nuestros objetivos y hacia dónde queremos dirigirlos, si queremos ser mas felices. Asimismo debemos saber convatir dos peligros:

1. El interno, para el que es clave no darse por vencido en esa lucha personal y a la vez mantener un esfuerzo por ser coherentes.

  • Pero también el enemigo está fuera: los avatares de la vida, las mil formas que la desordenan y convierten su rumbo en zigzagueante.

  • El camino de la felicidad debe construirse y hacerse de pequeñas ilusiones, hilvanadas por un argumento que le da solidez. De ellas, unas habrán salido y otras, no. El hombre feliz sabe ver en ese resultado lo positivo de su experiencia existencial. Porque la felicidad consiste en una mezcla de alegría y Tristezas, de luces y sombras, pero dotadas de amor.

    Para que la felicidad esté bien ajustada y no sea un espejismo de ralos más o menos gratificantes, es menester ordenar los latidos de la vida afectiva, para que ésta no termine revelándose, al comprobar el fraude en el que se ha vivido, cambiando las palabras jugando con ellas.

    Es necesario una educación sentimental según proclamaba Gustavo Flaubert. El hombre light, debido a su hedonismo y permisividad, no se preocupa por su estado afectivo y se deja elevar por la inercia, no tiene principios, va a la deriva. Se convierte en espectador de sus propios ríos emocionales interiores, pilotados por dos motores: el placer sin restricciones y la no presencia de prohibicionismo. Por otra parte, la palabra amor fabrica muchas monedas falsas y las autentica invitación a la felicidad debe apoyarse en la vuelta a unos códigos morales claros, cuya objetividad haga al hombre más digno, más humano y más abierto a los demás. El peligro del subjetivismo y el individualismo echan por tierra las mejores pretensiones y amenazan con nuevas formas de angustia, con nuevas prisiones, que en vez de liberar al hombre lo encarcelan en un callejón sin salida.

    SIN UN NORTE MORAL A LA LUCHA

    POR LA LIBERTAD CAE EN EL VACIO

    Ahora podemos afirmar que sin unos criterios morales objetivos, la lucha por la libertad no tiene sentido. Los grandes logros democráticos en muchos piases no servirían de nada, y la moral, individual y subjetiva, se reduciría a un tratado de urbanidad light, inspirada de algún modo en el pensamiento débil preconizado por Gianni Vatimo. Por tanto, pasamos del humanismo espeso del existencialismo (Jaspers, J. P. Sartre, A. Camus, Heidegger, Gabriel Marcel, Edith Stein, Unamuno) al conformismo de la apariencia en la educación, corrección y respeto, lo que denominamos ética.

    El progreso material por si mismo nunca puede colmar las aspiraciones del hombre ni dar la felicidad cuando constituye el eje vertebral de una vida. En consecuencia, en el hombre occidental de la sociedad del bienestar, la tentación de la opulencia conduce gradualmente al individualismo y, por ende, a la difusión de falsos esquemas, que llamamos valores: éxito, dinero, poder, avidez de sensaciones, curiosidad por todo sin pretensiones de mejora... En fin, una nueva decadencia, una fabulosa mentira que descubrimos demasiado tarde o en los momentos estelares, cuando una desgracia nos llega de imprevisto. Esas suspenciones de la cotidianidad, cuando la prisa se detiene y uno encuentra realmente lo que debe ser la vida, esa espontaneidad, efímera, pero decisiva, puede ser uno de los puntos de arranque del hombre light para rectificar, para dejar esa existencia pobre y ridícula, conformista y banal, y una vida sin felicidad auténtica.

    ¿Qué es lo que desea el hombre light?

    Es necesario que el mismo diseñe su religión, una moral a la carta, en la que escoja unas cosas, es decir, las que le convengan en ese momento, y rechace otras. Por supuesto, lo anterior le ayudara a llegar al agnosticismo por un lado, y a indiferencia por otro. El objetivo de su conducta empieza y termina en él, en sus planes, sus metas y sus proyectos, alejado de los demás, y de los intereses comunes, pero nunca lo confiesa. Porque, eso sí, a la hora de delimitar su conducta, la persona light cuida mucho la apariencia humanística, pero como decía don Don Quijote: << cada uno es hijo de sus obras.>>

    La liberación no genera por sí misma libertad, sino que dependerá de su contenido y su programa: pero ahí radica la línea hacia donde apunta. Por ejemplo, en la historia han existido hombres que han sufrido terribles coacciones y que, ante esas circunstancias insoslayables, han manifestado su ansia de libertad y de alguna manera lo han conseguido. El hombre esta llamado a la libertad, cuyos fines son la verdad y el amor. Muchas idolatrías actuales elevan formas de liberación que no son mas que estilos de vida que arruinan al individuo y a la sociedad; para ello no hay más que pensar en los nacionalismos radicales y la violencia, el terrorismo en aras de la libertad y de la justicia, la pornografía, la comercialización y la manipulación de la vida humana, etc. El hombre se convierte en esclavo al idolatrar personajes e ideas insustanciales que la masa mitifica. Por tanto, su aspiración a lo infinito se derrumba, al apostar por cosas que no merecen la pena. Le decía Sócrates a su amigo Hipocrates: <<Un sabio es un comerciante que vende géneros eternos de los que se nutre el alma. >> Cuando el corazón corre vertiginoso hacia esos ídolos de barro que pronto se resquebrajan, su final lo hace insatisfecho, pretendiendo la búsqueda de una felicidad que cada vez es más inalcanzable; porque no se puede encontrar la paz y la verdadera alegría en la propia inminencia a la trascendencia, dejar el individualismo y el materialismo.

    El hombre light no es ni religioso ni ateo, sino que él se ha construido una forma particular de espiritualidad según su perspectiva. EI es quien decide lo que está bien y lo que esta mal y su anhelo de infinito empieza por una satisfacción materialista (dinero, poder, placeres, distinciones y sitios en los que figurar) y termina por fabricarse una ética a su medida. Mientras tanto, trata a los demás como objetos, e instrumentaliza la relación con ellos.

    En el mensaje cristiano, la perfección esta en la misericordia. El amor es siempre un acto de entrega que busca bien del prójimo, su mejor desarrollo. Así, el sentido de la misericordia se completa con el de la justicia, que en los sistemas políticos comunistas; por ejemplo, se ha sacrificado en aras de la libertad. Existe justicia impuesta, muy cercana a la intolerancia y al dogmatismo.

    La idolatría material se mueve en la búsqueda desenfrenada de bienes y placeres, unas veces como nivel de vida y otras, de espaldas a la solidaridad con los demás. Muchas de estas doctrinas se oponen al hombre mismo, yendo contra su dignidad. Esta antropología materialista resulta contraria a la edificación de un orden social más amable y justo. Hoy parece que al entronizar el concepto de democracia, todo lo demás es secundario.