La cultura norteamericana; Marvin Harris

Filosofía antropológica. Cambios sociales. Desarrollo tecnológico. Delicuencia

  • Enviado por: Jesús Villarroya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

La peculiaridad de la monografía antropológica que aquí se presenta se refiere al objeto de estudio analizado, ya que, si bien la mayoría de los trabajos antropológicos se centran en el estudio de las sociedades más simples, desconocidas y exóticas (el mismo Marvin Harris tiene una gran experiencia en estudios de campo de pueblos y sociedades de otros continentes) en este caso el autor trata de responder, desde un punto de vista antropológico, a los profundos cambios sufridos en la sociedad Norteamericana Contemporánea.

Quizá pueda parecer un estudio un tanto arriesgado, ya que como el propio Harris escribe, la sociedad Norteamericana “es inmensamente más populosa y compleja” (pág. 10) que cualquier tribu estudiada. Aunque también está claro que existen diversos aspectos que facilitan este trabajo, como conocer la lengua, costumbres, instituciones, valores... además de la posibilidad de revisar infinidad de estudios anteriores en otras disciplinas que pueden ayudar a la comprensión del porqué de los cambios.

En todo caso, Harris advierte que el propósito de este estudio es simplemente un intento de encontrar las razones que expliquen los cambios ocurridos en la sociedad Norteamericana, buscando las posibles relaciones entre tendencias a priori inconexas, todo ello desde una perspectiva objetiva y holística. De ahí que “el propósito central de esta obra es explicar, no prescribir” (pág. 17)

Entrando ya de lleno en su método de trabajo, Harris considera que la manera más adecuada para desentrañar las causas que han llevado a los sucesivos cambios sufridos por la sociedad Norteamericana, es empezar desde “abajo, por los cambios en la forma en que las gentes llevan los asuntos prácticos y mundanos de su vida cotidiana” (pág. 12) Así considera que se han cambiado las pautas de trabajo de forma que de una sociedad productora de bienes se ha pasado a una sociedad productora de servicios e información; cambiando además la composición sexual de la fuerza de trabajo con la incorporación de la mujer. Este hecho será la base para explicar todos los cambios posteriores, ya que como explica el autor, cuando una sociedad cambia los modos de ganarse la vida, es probable que se produzcan también cambios en las costumbres e instituciones. A partir de aquí, y siguiendo el hilo argumental utilizado por Harris, intentaré exponer la tesis que desarrolla.

Después de la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos comienza un proceso de progresiva burocratización y oligopolización, de manera que las formas de producción de bienes, descentralizadas e individualistas sufren un cambio radical y pasan al polo opuesto, tanto en el sector privado como en el público. Esto provoca una transformación de la producción y de la mano de obra, que instalada en grandes oligopolios burocratizados se siente aburrida y alienada. Ello podría explicar el aumento generalizado de los artículos de baja calidad y el mal servicio de los empleados.

Estas transformaciones en las pautas productivas influyen de manera determinante en otro de los cambios de la sociedad americana, la inflación. En este sentido, Harris expone en el capítulo 4 (págs. 67 a 85) una interesante tesis según la cual, en una etapa de gran desarrollo tecnológico, la mala calidad de los productos y de los servicios provocan un efecto en cadena en los diferentes resortes de la economía que lleva a la depreciación del dólar, el consiguiente aumento de los precios y la recesión económica.

De nuevo un cambio anterior le va a servir a Harris para explicar otra de las transformaciones, así el momento de crisis económica que vive EEUU en los años 60 va a provocar la ruptura del rol sexual clásico (hombre rol productivo, mujer rol reproductivo) debido a la necesidad de que la mujer aporte un sueldo para contribuir a la economía familiar. Además la nueva organización productiva demandaba trabajadoras para sus puestos más descualificados. Evidentemente, la incorporación de la mujer al mundo laboral, contribuyó definitivamente a la caída de la natalidad y al cambio de las tendencias sexuales y matrimoniales.

En este sentido, Harris dedica el capítulo 6 (págs. 109 a 129) a explicar el fenómeno por el cual los homosexuales “se sueltan el pelo” en ese momento de la Histórico. Para él, se dan diversas circunstancias, entre las que destaca el cambio en las pautas sexuales hacia tendencias más placenteras y menos reproductivas y la época de movilización social que vivía Norteamérica en esos momentos (revueltas estudiantiles del 69, movimientos contra la Guerra de Vietnam, manifestaciones pro derechos civiles, movimientos feministas, etc)

El siguiente de los cambios sería el de el aumento vertiginoso de los índices de delincuencia, para el que Harris tiene una arriesgada pero interesante teoría: y es que después de realizar un minucioso estudio de las diferentes circunstancias que pueden provocar este aumento, concluye que la mayor parte de los delitos son provocados por los negros. Pero los motivos no son de tipo racial, evidentemente, sino que están ligados al grado de pobreza de esta raza, la más pobre y marginada socialmente de los EEUU. Lo arriesgado de la tesis es que considera que uno de los motivos (deja bien claro que no el único) de esta situación es la incorporación de la mujer blanca al mercado laboral, ya que les han cerrado aún más las puertas a los varones negros, “forzándoles” al delito.

Por último alude al reciente interés por la brujería, los cultos, los extraterrestres, las sectas, etc, concluyendo que está claro que la nueva necesidad de creer en algo superior está directamente relacionado con la inseguridad que provoca un rápido cambio cultural como el sufrido por la Norteamérica Contemporánea.

Creo que el atrevimiento de Marvin Harris, al arriesgarse a dar una visión antropológica en el intento de explicar los porques de los radicales cambios de la sociedad americana, puede ser motivo suficiente para atenuar las críticas a su estudio. En todo caso considero que, aún ligando un argumento bien estructurado, está claro que se le escapan algunas aspectos que podrían explicar aún mejor estos cambios. Con todo, creo que las tesis sobre el “efecto dominó”, un cambio lleva y explica el otro, son acertadas y perfectamente plausibles; el argumento se apoya en infinidad de ejemplos reales y personales; y es de alabar la exposición de algunas conclusiones que por su fondo pueden ser atacadas duramente por diversos colectivos sociales.

MARVIN HARRIS

LA CULTURA

NORTEAMERICANA

CONTEMPORÁNEA

UNA VISIÓN ANTROPOLÓGICA

Un claro ejemplo de ello son las diferencias sociales, culturales y organizativas que se aprecian entre las distintas formas de organización de las sociedades primitivas. Así, por ejemplo, las disparidades son patentes entre la organización de sociedades cazadoras y la posterior organización de sociedades agricultoras.

Los capítulos 2 y 3 del libro (págs. 19 a 67) estarían dedicados a estos cambios, desprendiéndose la conclusión de que en un sistema productivo tan vasto y centralizado, los vínculos sociales entre el productor y el consumidor no existen y por tanto el interés en el mutuo bienestar desaparece. Lo que provocaría esta pérdida de calidad en los artículos en los servicios de información y venta.

4

MARVIN HARRIS. LA CULTURA NORTEAMERICANA CONTEMPORÁNEA