La Crucifixión

Teología. Cruz. Jesucristo. Símbolo religioso. Evangelios. Calvario. Juicio. Pilatos. Iglesia. Rey de judíos. Clavos. Redención

  • Enviado por: Gori
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas

publicidad

Colegio Apoquindo Masculino

TRABAJO DE

RELIGION

La crucifixión

ALUMNO:

CURSO: II°B

PROFESOR:

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo reflexionaremos un poco sobre la crucifixión de Jesús en la cruz. Este tema no es muy conocido por nosotros (los jóvenes) y por eso hemos investigado un poco.

A continuación podrán ver una serie de definiciones sobre crucifixión. La crucifixión es muy importante ya que abarca una de las estaciones del vía crusis y muestra el sufrimiento que Jesús sufre por nosotros.

El fin de esta investigación es informarse un poco de lo que Jesús hizo por nosotros, que el dio su vida hacia nosotros diciendo que el era el Mesías.

LA CRUCIFIXION EN LA HISTORIA

En contra de lo que mucha gente opina, la crucifixión no fue algo inventado por los romanos para la muerte de Jesús. El martirio de la crucifixión, es ya nombrado por fuentes: Asirias, Egipcias, Persas, Griegas, Carta-ginesas, etc., aunque no se conoce con exactitud su procedencia.

Cuenta Flavio Josefo (nacido en el 73 a.C.) que el Rey Sirio, en su persecución a los judíos, sometió a intensos tormentos a quiénes no obedecían sus leyes "hiriéndoles a latigazos, mutilando sus cuerpos y, estando todavía vivos, colgándolos de cruces".

Sin embargo, la representación de la Cruz como símbolo de algo divino, mágico o sobrenatural la encontramos ya en los tiempos de el Neolítico Prehistórico, donde aquellos hombres se habían percatado de que dos palos colocados uno (verticalmente) sobre otro colocado de forma horizontal daban lugar a su dios, Mitra, el Sol, el codiciado fuego.

Pero, ¿quién pudo ser el descubridor de tan atroz forma de tortura?. Ya Cicerón, el más elocuente de los oradores romanos, indicaba a Tarquio como su inventor; pero el Padre Medina en su obra "Excelencias de la Cruz", muestra su desacuerdo con el autor romano, pues este suplicio ya se usaba en la propia Roma antes de Tarquio. Siendo además conocido y empleado fuera de la propia ciudad eterna.

Las pruebas de la tortura de la crucifixión están a la vista de cualquiera. En el noroeste de Jerusalén, en el año 1968, en el transcurso de unas excavaciones arqueológicas, se encuentra la tumba de un auténtico crucificado, muerto en el Siglo I.

Por otro lado, en unas excavaciones efectuadas en Pompeya, en 1940, fueron descubiertas varias cruces litúrgicas. Estas cruces se suponen bastante más antiguas, tal vez fuesen contemporáneas de la utilizada por Jesús, ya que se conocen alrededor de 385 tipos de cruces. Pero lo claro es que la crucifixión y la cruz son más antiguas que la sufrida por el Mesías. El mismo lo dijo: "El que quiera venir en pos de mi, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame" (Mt 16-24).

Respecto al tipo de Cruz utilizado por El Cristo en su calvario hay dos tipos sobre los cuales los autores discuten:

- La Cruz Tau, en forma de "T" mayúscula.

- La Cruz Latina, la que todos conocemos.

Los investigadores partidarios de la Cruz Tau se basan en que la cruz de ese tipo era la utilizada usualmente en la antigua Roma, pero eso es poco probable, ya que si fuese esa cruz Tau, la utilizada en la muerte de Jesús ¿ Donde habrían colocado el famoso INRI ?. Por lo cual lo más lógico es que El Nazareno hubiese sufrido en una clásica cruz latina, pero no la típica cruz que numerosos artistas nos han querido hacer ver, una cruz hecha de dos tablones perfectamente ensamblados.

Centrándome ya en la crucifixión romana, debo decir que probablemente los romanos llamaban crux a todo instrumento de suplicio en el que el condenado a la última pena era fijado, alzado en el aire y sometido a una muerte lenta y cruel. Justo Lipsio, el filósofo flamenco del S. XVI, sostenía esta opinión.

En este sentido genérico la palabra latina "Crux" significa simplemente Tormento, martirio.

La forma romana de crucificar de aquella época era la siguiente: Al reo se le dejaban unos dos días para despedirse de sus familiares, otros dos o tres para saldar sus deudas, arreglar sus asuntos en general y después otro día para orar y meditar sus culpas. A continuación se procedía a su crucifixión, sin ningún tipo de tortura, eso sí, a un ciudadano que pudiese demostrar que era ciudadano romano mostrando el "Civis romanus sum" (soy ciudadano romano), se le concedería el privilegio de ser decapitado, ya que la pena de la muerte por "cruciare" estaba reservada a la más baja ralea y asesinos.

En caso de que fuese condenado a la crucifixión, se le hacía cargar con el leño (de vulgar pino), que sería colocado después como parte horizontal de la Cruz, hasta el lugar de la ejecución. Una vez allí, atado tal y como venía (no solían clavar a los reos al leño) se le subía utilizando la parte vertical de la cruz, un tronco de árbol previamente clavado allí al que se le podaban las ramas. Una vez izado se fijaban un poste a otro mediante cuerdas y se dejaba morir lentamente el crucificado de hambre, sed, insolación... Y no solía bajarse el cadáver hasta la total descomposición del cuerpo, de forma que sirviese de ejemplo.

La Cruz, en conjunto, era bastante baja, y el preso podía tardar de tres a cinco días en morir; en ese tiempo podía ser atacado y parcialmente devorado por alimañas, por lo que los responsables decidieron subir un poco más la altura de la cruz.

LA CRUZ COMO SIMBOLO RELIGIOSO

La Cruz aparece ya en la antigüedad en áreas como la centroamericana, tan alejadas y desconectadas del Cristianismo. Por lo menos, hasta finales del siglo XV, según la versión oficial del Descubrimiento del Nuevo Mundo.

Al menos hasta el siglo IV o V no aparece el "Signo de la Cruz" como distintivo cristiano (hasta entonces, se utilizaban otros tipos de signos, como el Cordero Divino). La primera cruz simbólica en forma escueta: lineal, estilizada y muy breve, fue la Cruz Griega (constaba de cuatro brazos perpendiculares entre sí y del mismo tamaño) utilizada con finalidad mágica y talismánica, en ocasiones pintada en color rojo sobre la frente.

A principio del siglo V, ya aparece la Cruz Latina, con carácter simbólico y ornamental; por ejemplo, la que se ve en el mosaico en Roma, sobre el Cristo entronizado rodeado por los Apóstoles.

Poco después, en tiempos del papa Celestino I, tenemos sobre la puerta de la iglesia de Santa Sabina, en Roma, la que según muchos autores parece ser la imagen más antigua de Cristo en la Cruz. Pues bien, esta imagen cristiana, la del crucifijo, que representa a Jesucristo clavado en la cruz, no apareció al público ni se dio a conocer hasta bien mediado el siglo XV. Incluso en esta época tan tardía produjo verdadera indignación y escándalo entre los propios fieles cristianos.

Claro que ya en el S. II hay algunos "crucifijos", como el que aparece en una gema en el museo de Berlín, y que no representa a Jesús crucificado.

Debo anotar que los primitivos crucifijos mostraban a un Jesucristo vivo, vestido y coronado, a un soberano victorioso sobre la cruz, que verdaderamente es y será lo que ha sido siempre, pero no de esa forma tan banal. A partir del S. XII aparece casi siempre muerto y cubierto con solo un paño atado a la cintura. Hacia el año 1300 ya se inicia la cruda representación del Cristo coronado de espinas, humillado y sufriente.

DECIMA ESTACION

LA CRUCIFIXION DEL SEÑOR

Jesús llega al Calvario y allí le despojan de sus vestiduras. Así, desnudo, para mayor vergüenza, lo clavan en la cruz.

Del Evangelio según San Marcos 15, 22-27

Y lo llevaron al lagar del Gólgota, que significa lugar de la Calavera. Y le daban a beber vino con mirra, pero él no aceptó.

Y le crucificaron y repartieron sus ropas, echando suertes sobre ellos para ver qué se llevaba cada uno. Era la hora tercia cuando lo crucificaron. Y el titulo de la causa tenla esta inscripción: El Rey de los Judíos..También crucificaron con él a dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda.

Comentario

La cruz, signo de oprobio, de fracaso, de negación, va a convertirse en signo de redención, de triunfo. Las palabras de Jesús adquieren ahora su pleno cumplimiento: "Cuando fuera excitado sobre la tierra atraeré a todos hacia mi".

El Hijo de Dios nos está invitando a poner la cruz, su cruz, la cruz santificante, santificadora, en la entraña de nuestro ser y nuestro obrar. Porque desde que Cristo subió a la cruz, lo que era patíbulo de bandidos se ha transformado en camino de salvación, en signo de victoria, en trono real.

DEFINICION DE CRUCIFIXIÓN

  * Modo de ejecución que consiste en atar o clavar a la victima en una cruz. Jesucristo muere crucificado, por lo que se convirtió en el símbolo del cristianismo. La trascendencia del significado de la crucifixión ha sido un tema de debate teológico a lo largo de la historia de la Iglesia. Pablo fue el que expreso el simbolismo de la Cruz de Cristo. La crucifixión supone únicamente una humillación y derrota en apariencia, pues antecede a la victoria de Cristo sobre la propia muerte.

El significado teológico de la crucifixión se convirtió en un tema central en la evolución posterior del cristianismo. Jesús fue crucificado junto a otros dos ladrones condenados a muerte también. A Jesús lo mandan a matar porque lo acusaron de blasfemar, al decir que el era el "Rey de los Judíos" y "Mesías, el hijo de Dios". Dejando que la muchedumbre tomara la decisión de si Jesús debía o no morir en la cruz, Poncio Pilatos le condeno a muerte, obligándole a cargar la cruz hasta donde fue crucificado.

  "TU QUE CELEBRAS AL SEÑOR CUSIFICADO, ¿LO HAS ENCONTRADO RESUCITADO?

JUICIO Y CRUCIFIXION

Según Juan, primero le condujeron ante Anás, suegro del máximo sacerdote Caifás, para un interrogatorio preliminar. Los sinópticos no mencionan este incidente, sólo relatan que Jesús fue conducido al consejo supremo de los judíos, el Sanedrín, donde Caifás pidió a Jesús que declarase si era "el Mesías, el hijo de Dios". Por esta afirmación, el consejo le condenó a muerte por blasfemia, pero como sólo el procurador romano tenía poder para imponer la pena capital, el viernes por la mañana condujeron a Jesús ante Poncio Pilatos para sentenciarle. Antes del juicio, Pilatos le preguntó si era el rey de los judíos, Jesús contestó, "Tú lo has dicho". Pilatos intentó varios recursos para salvarle antes de dejar la decisión final en manos de la muchedumbre. Cuando el populacho insistió en su muerte, Pilatos ordenó su ejecución. El papel real de Pilatos ha sido muy debatido por los historiadores. La Iglesia antigua tendió a culpabilizar más a los judíos y a juzgar con menos severidad al gobernador romano. Jesús fue llevado al Gólgota y crucificado, que era la pena romana para los criminales y los delincuentes políticos. Dos ladrones fueron también crucificados con él, uno a cada lado. En la cruz, sobre la cabeza de Jesús escribieron su acusación: “este es Jesús, el rey de los judíos”. Al caer el día, su cuerpo fue descendido, y como estaba cerca el sabbath (sábado, día festivo de los judíos), tiempo durante el cual no estaba permitido el enterramiento, fue rápidamente depositado en una tumba cercana por José de Arimatea.