La comunicación para el cambio

Teorías comunicativas. Cambios. Concienciación pública. Trampas. Estrategias de mercado. Metas organizativas. Líderes y grupo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: catalán
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

Capítulo 1.

Volver todas las miradas hacia afuera: El cliente como causa del cambio.

La comunicación es la base de cualquier actividad humana y, por lo tanto, es imprescindible para cualquier ámbito social. Los cambios estructurales en cualquier aspecto o variable se han debido a implementar cambios en la comunicación, o sea, dejar de lado las formas usuales para avanzar en conjunto. La tendencia en general al implementar cambios en la comunicación es el desarrollo y mejoramiento de todas las variables en general, pero la manera de aplicar la comunicación es tan amplia y tan particular para cada individuo que también tiene errores. El ser humano por naturaleza es dependiente de la comunidad, de no actuar sólo, de basar su funcionamiento en la colectividad, de no actuar sólo, de basar su funcionamiento en la colectividad, por eso, necesita crear vínculos de comunicación, que si son lo suficientemente fuertes en su estructura u organización, consiguen el desarrollo de cada unión y de todo el sistema. El objetivo final del sistema es que cada parte pueda llevar a cualquiera y sea fuerte por sí misma, contagie a las otras partes y consiga que el esfuerzo genere desarrollo particular y general en la organización, o sea, que todas las partes sean líderes y ambicionen el crecimiento de todos y no sólo el crecimiento por todos. No se debería pedir a una organización que cambie por el mercado, por ejemplo, el mercado tiene el poder adquisitivo para elegir un satisfactor y el mercado es necesario para que la organización se retroalimente, pero el fin último de cualquier persona es el desarrollo humano y no debería ser el desarrollo del mercado.

Capítulo 2.

Capacitar a la gente para conectarse con el cambio.

Cualquier desarrollo en cualquier aspecto tiene consigo mayores retos, oportunidades y dificultades, por lo que es cada vez más compleja y mayormente sujeta al cambio. El cambio es inevitable, porque aún llevando un ritmo constante o con tendencia a serlo, el terreno o ambiente en donde se está plantado tiene límites, influencias y distintas variables que se deben siempre tomar en consideración para tomar decisiones que nos involucren en el cambio, pero no por eso olvidar el pasado y no pensar con seriedad en el futuro. Se debe considerar todo lo que hace fuerte a una organización para reforzarlo y estar dispuestos a abrirse a varias formas o posibilidades de respuesta. Toda acción presente tiene la influencia, aunque al parecer sea muy distinta o la acción del pasado, de las experiencias anteriores, siempre se puede rescatar alguna lección o algo aprendido para mejorar el presente y edificar o prepararse para construir el futuro. Lo necesario en dar o entender a toda la organización que cualquier camino que se tome va a tener aspectos favorables y dificultades, por lo que la organización debe tener una comunicación eficiente para llegar juntos al objetivo que sea necesario, tener una mayor confianza de la capacidad colectiva sobre la particular para enfrenctar el presente y tratar de abrir el futuro y no sólo tratar de ser parte de él, por medio de la innovación y calidad en los sistemas y estructuras, para siempre superar lo anterior.

Capítulo 3.

Las trampas de la comunicación reactiva.

Toda organización está formada por gente, es de la gente y es para la gente, por lo tanto, es la materia y fin último o principal de cualquier organización. Lo ideal es que la dirección de la organización pida que cada área nunca descuide las operaciones y objetivos de cada nivel en su estructura operativa para plantear estrategias, tácticas y soluciones en base a la opinión directa de los que están en contacto más cercano con la dinámica operativa de la organización. Una vez involucrándose en todos los aspectos preguntar e investigar posibles soluciones, presentarlas junto con las de todas las áreas y decidir objetivos generales y particulares considerando todos los límites y restricciones y comunicar directamente lo decidido a cada sección de la organización para no perder tiempo en controversias sino aprovechando en buscar alternativas de acción posibles, siempre cuidando la congruencia con los objetivos y metas generales. Utilizar el menor tiempo posible en resolver contradicciones, por lo que debe quedar muy clara la manera planeada de trabajar considerando que se es parte de un todo y que un todo necesita de cada parte. Toda la información generada debe transmitirse con claridad y con datos verdaderos, porque si hay mentiras dentro de la organización, habrá rechazo fuera de ella. La prioridad es el desarrollo de las personas antes que el de la organización, o sea, deben ir al mismo ritmo.

Capítulo 4.

La comunicación estratégica basada en el mercado.

Debe quedar muy claro que la organización depende del mercado para subsistir por lo que debe servirlo de la mejor manera a través de mantener canales abierto de comunicación con sus consumidores con la base de una organización que se supera para ofrecer una calidad superior cuando sirve al mercado. Conectar las características específicas de la organización o negocio con las características del mercado pero considerando por y para qué se está haciendo el vínculo, compartiendo para retroalimentarse y crecer. Si cada miembro de la organización y todos los consumidores contemplan claridad y honestidad en las relaciones, el éxito y crecimiento deben llegar por sí mismos, además consiguiendo motivar a las personas. La buena comunicación entre todos los niveles de la organización genera empatía y solidaridad por las responsabilidades y decisiones, porque las personas no se sienten engañadas se creen firmemente como parte fundamental dentro de toda la organización. El grado de información manejada por todas las personas de la empresa u organización de confianza y buena imagen a los clientes o consumidores, por notar que lo ofrecido es algo bueno y además está respaldado por todos. Crear entusiasmo para hacer de los cambios algo positivo, valorando sus esfuerzos en sus capacidades y habilidades. Preguntarle a los empleados, tener un lazo productivo. Se pueden generar riquezas o ganancias utilizando el potencial de la gente, hacer uso del capital humano, que es el principal y más funcional de cualquier organización.

Capítulo 5.

Orientar el esfuerzo individual de acuerdo con las metas de la organización.

En todas las organizaciones o grupos sociales siempre alguno de los miembros que los componen llegó primero, entendió primero o actuó primero, de ahí que el liderazgo tiene su origen con el hombre mismo. Un jefe responde a las expectativas del grupo, es común al grupo, se apoya en el grupo, supervisa las actividades del grupo, en conclusión, se debe y es para el grupo; donde sin él no sería jefe. Un jefe revisa necesidades y deseos para hacerlos posibles, conoce las características del grupo, asigna roles, recibe información o reportes, coordina la realización de tareas, etc. Una organización necesita que todos respeten y soporten el trabajo del jefe, sin importar quien sea, colaborando con él, pero todos deben ser líderes, para mejorar el desempeño general de la organización, generar un ambiente de confianza y que todos los miembros o trabajadores reciban justamente las gratificaciones o castigos por sus responsabilidades. Si la organización promueve la necesidad de conjuntar esfuerzos para llegar a mejores y mayores horizontes de desarrollo, la empresa va a contagiar dentro y fuera de la organización, siempre con iniciativa y compartiendo el trabajo y su producto.

Marzo 20, 2002

Relaciones Públicas

La comunicación para el cambio