La ciudad y los perros; Mario Vargas Llosa

Narrativa hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Perspectivismo en la novela

  • Enviado por: Andoni Torrontegui
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas

publicidad
publicidad

El Perspectivismo como punto de vista crítico, en “La ciudad y los perros”

“La cuidad de los perros” es un libro complejo en el cual se trata con excelencia la multiplicidad de puntos de vista, los cuales aparecen en todo el libro. Además, esta novela trata de un problema siempre imperante en nuestra sociedad, no solamente nacional, sino que también internacional, como es la urgencia de cada país por tener un ejercito fuerte, aprovechando en este caso la incapacidad de sacar buenas calificaciones y tener una buena conducta por parte de los alumnos de distintos colegios, los cuales son introducidos, en este caso, al Colegio Leoncio Prado por los padres de estos alumnos deficientes.

Esta historia se sitúa en Perú, específicamente en Lima y es protagonizada por distintos personajes, que exponen, a su vez, distintos puntos de vista. Estos son Alberto Fernández (“el poeta”), Roberto Arana (a quien le decían “el Esclavo”), el Jaguar y el Boa, quienes son parte de la misma sección.

Alberto era un niño cuando entró al Colegio Leoncio Prado, por lo que le costó un poco acostumbrase. Tenía una familia con padres separados, amigos del barrio, una muchacha que le gustaba, etc., en fin una vida más o menos normal, la que muchas veces añoró por ya no tenerla en demasía como antes. Una vez dentro del colegio fue acostumbrándose poco a poco, eso sí, todavía detestando la vida militar que llevaba. Sin embargo, cuando salió del colegio agradeció estar en este, por las muchas enseñanzas entregadas. Se le apodaba “poeta” por hacer cartas y novelas para ganar dinero.

Roberto Arana, el Esclavo, era el mejor amigo de alberto, a quien le contaba la mayoría de sus intimidades. Este personaje tenia grandes problemas con su familia, ya que su padre, a su parecer, no lo quería. Se le apodaba “esclavo” por ser, en realidad, un subordinado de los otros, quien, las más de las veces, no hacia nada por defenderse, tenía que ser protegido por Alberto.

El Jaguar, otro punto de vista en el libro, era una persona que, si bien estaba en el mismo grupo de amigos, el “Circulo”, se encontraba, al principio, apartado de los demás, pero después, incorporándose a este grupo, progresivamente fue haciéndose amigos de los de la sección. Lo apodaban así por lo muy ágil que era frente a personas de secciones superiores.

El Boa, último punto de vista, era una persona de la misma sección de los demás personajes ya caracterizados. Era, además, integrante de el “Circulo”, junto a el “Rulos”, el “Jaguar” y el serrano “Cava”, este último expulsado del colegio, puesto que, fue sorprendido por Arana robando unas preguntas de un examen que tendrían. El Boa, poseía una perrita, la Malpapeada, que lo molestaba en cada momento de su existencia, haciendo de su vida, una mayor gracia y singularidad.

El modo de narración de esta novela es el Perspectivismo, caracterizado por la multiplicidad de puntos de vista o la apreciación del hecho desde distintas perspectivas, así el fenómeno pierde importancia y la gana el sujeto. La multiplicidad de los puntos de vista es una forma de comprender la literatura contemporánea en toda su magnitud, que permite revelar, de alguna u otra manera, el nuevo tipo de narración de las novelas, denominado Perspectivismo. En “La ciudad y los perros” los distintos puntos de vista juegan un papel fundamental, ya que se dan distintas opciones respecto a un solo caso.

Esta apreciación de la realidad es claramente crítica, ya que por ejemplo podemos identificar ejemplos como una sociedad en crisis representada por el Colegio Leoncio Prado y el afán de ser siempre superior a los demás.

Para comenzar nos referiremos a esta comparación de una sociedad decadente y el Colegio al cual asistían nuestros protagonistas. Este lugar en donde se desarrollan los hechos, aparte de ejemplificar la pésima reglamentación militarista, no es más que la representación de una sociedad peruana en crisis colectiva de valores, los cadetes representan, entonces, representan, toda la sociedad peruana, con sus distintos problemas. Los valores que rigen a estos personajes fueron impartidos en sus familias, por lo que, no son los cadetes quienes tienen trastocados sus valores, ellos sólo representan los valores entregados por sus padres, y reconociendo a la familia como base fundamental de la sociedad, podemos afirmar que es una sociedad moralmente en crisis. Por ejemplo cuando Arana se dirije al esclavo “Pero aquí eres militar, aunque no quieras, aunque no quieras... O te comes o te comen, no hay más remedio . En estas palabras queda de ex profeso un valor trastocado como el de la vida, en otras palabras le aconseja que o destruyes o serás tú el aniquilado.

Por último, el deseo de ser siempre superior al otro, se ve reflejado en toda la novela. Cuando Alberto le dice al esclavo que hay que pelear para ser más macho, que no es una cosa de aprender, sino que es una cuestión de estomago, y hay que aprender a defenderse para que a uno no lo hieran o maten, se refiere a que una persona, por muy débil que sea, tiene que sobrevivir y ser siempre mejor atacante, para así tener, según Alberto, una vida más tranquila. Cuando se ponen a pelear los cadetes de la misma sección, por ejemplo, cuando el Jaguar pelea con Alberto con respecto a una acusación que se le había formulado en su contra, da a conocer que es o, si se quiere, quiere ser superior a su contrincante. Si bien los dos salen un poco deshechos por la pelea, el Jaguar deja bien en claro quien es “el jefe”, dejando a Alberto en estado muy deficiente, físicamente hablando. Cuando el Jaguar pelea con los de la cuarta sección, y les gana, se reafirma este deseo de superioridad, con el afán de mostrar quien manda. Y por último el bautizo de el Esclavo (Arana), donde queda físicamente muy mal, los de cuarto, en este caso, dejan en claro que ellos son superiores. En fin, se da todo un juego de ver quien es superior en este colegio, lo que pasa, no solamente en esta novela, sino que también en la realidad, pudiéndose comparar con la ley del más fuerte en la naturaleza, con este deseo de vanagloria personal de ser el más fuerte o el mejor, y por sobre todo dominar a los demás.