Juan Salvador Gaviota; Richard Bach

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa (novela) juvenil. Libertad

  • Enviado por: Atenea
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


JUAN SALVADOR GAVIOTA

RESUMEN:

Juan es una gaviota que ama volar sobre todas las cosas. Por ello, en su Bandada, lo único que hace es practicar su vuelo para alcanzar la perfección y no se dedica a hacer lo que hacen las demás gaviotas: comer y dormir. El ser distinto a los demás hará que la Bandada lo exilie por violar la dignidad y la tradición de la Familia de las Gaviotas. Pero Juan, a pesar de estar solo y exiliado sigue practicando y persiguiendo su meta, hasta que tras un gran golpe sube al cielo donde Chiang le enseña a desplazarse tan rápido como el pensamiento y a moverse en el tiempo, y Rafael le ayuda a alcanzar la perfección del vuelo instruyéndole desde su llegada.

Finalmente Juan Salvador vuelve a la Tierra para enseñar a las gaviotas que deseen aprender a volar ante todas las cosas, lo que ha aprendido. Toma un discípulo llamado Pedro, y luego ocho más. La bandada les rechaza porque son exiliados. Pero poco a poco algunas gaviotas abandonan la Bandada para volar como sus compañeras. Al final Pedro se estrella contra una roca y Juan le resucita, le pregunta que qué prefiere, si vivir y enseñar a la bandada, o ir al otro mundo, a lo que Pedro responde la primera opción. Finalmente se separan y Pedro descubre que él es como Juan Salvador puesto que nadie tiene límites a la hora de conseguir lo que desea.

PERSONAJES:

  • Juan Salvador Gaviota: es el protagonista de la historia. No es una gaviota cualquiera sino una gaviota que desea alcanzar la perfección en su vuelo y la libertad. Es tierno, solidario, perseverante, realiza lo que desea, no lo que le imponen sus tradiciones o su propia Familia.

  • Padre y madre de Juan Salvador: invitan a su hijo a que realice lo que realizan todas las gaviotas y le comentan las consecuencias que puede tener si no les obedece.

  • Gaviota Mayor: exilia a Juan de la Bandada por ser distinto a los demás.

  • Chiang: gaviota que enseña a Juan a desplazarse tan rápido como el pensamiento, así como a conocer que nadie tiene limitaciones.

  • Rafael Gaviota: instruye a Juan en cuanto llega al cielo y entablan con él una verdadera amistad.

  • Pedro Pablo Gaviota: primer discípulo de Juan que tiene las mismas aspiraciones y deseos de volar.

  • Enrique Calvino Gaviota: discípulo de Juan

  • Martín Alonso Gaviota: discípulo de Juan

  • Carlos Rolando Gaviota: discípulo de Juan.

  • María Antonio Gaviota: discípulo de Juan.

  • Terrence Lowell Gaviota: alumno que se incorpora abandonando su Bandada.

  • Esteban Lorenzo Gaviota: alumno que también se incorpora abandonando su Bandada.

REFLEXIÓN ÉTICA:

Creo que esta historia es una metáfora del ideal supremo del ser humano y del alcanzamiento de la perfección mediante la realización propia.

Juan Salvador no es más que un ser que quiere hacer algo distinto a los demás. El no desea lo que todos desean, no hace lo que todos hacen y no piensa lo que todos piensan. Esto le lleva a un rechazo, porque es distinto a los demás, y a la soledad más tarde. Juan quiere ser libre y huir de la monotonía de lo cotidiano, si todos pensáramos lo mismo todo sería igual y visto de la misma manera, sin embargo el pensamiento de cada individuo es único y luego cada uno puede hacer lo que quiera; bien seguir el modelo de la sociedad, hacer lo que se hace, decir lo que se dice y pensar lo que se piensa, o bien buscar la manera de expresar y realizar tus verdaderas aspiraciones o deseos, saltarte lo cotidiano, aprender por tí mismo y día a día, motivarte con tus deseos, realizar algo hasta que sepas que lo estas haciendo bien, sin importarte lo que piensen los demás...

Considero que Juan es una gaviota que ama mucho lo que hace pero no sólo eso, Juan busca su ideal, busca la perfección, trabaja incesantemente en aprender, aprender para ser mejor. Para aprender Juan tiene muchas victorias y mucho fracasos pero él sigue persiguiendo su objetivo perseverantemente. Esto nos dice que no todo en la vida es victoria y alegría, pero que no debemos rendirnos por tener algún fracaso, puesto que deseando algo podemos soportar casi cualquier cómo. Juan Salvador Gaviota también aprende porque quiere enseñar a los demás a ser mejores, a alcanzar lo que él ha aprendido, a enseñarles que “cada uno de nosotros es en realidad una idea ilimitada de libertad” y que “todo nuestro cuerpo, de extremo a extremo, no es más que nuestro propio pensamiento”.

Juan tiene una postura muy solidaria hacia sus compañeros, ya no le importa que le hayan exiliado, tan sólo que aprendan y disfruten con lo que él ha aprendido y disfrutado. Comparte todo lo que sabe y lo pone a la disposición de cada uno de ellos, aunque algunos no aceptan el “regalo” que el protagonista les hace.

A la gaviota no le importa que le den la espalda porque sabe perfectamente que esto lo hacen por ignorancia, no lo han probado y por tanto no pueden juzgarlo. Él sólo espera que cada uno desarrolle sus propias metas, para nada desea imponerles que realicen lo que él realiza; en primer lugar porque Juan es el primero que defiende las diferencias entre los individuos y las distintas trayectorias que cada uno puede elegir libremente.

En la vida real, muchas personas han sido rechazadas por pensar de manera diferente o por no llevar el modelo de vida que sigue la sociedad. Por ejemplo, El Ché murió por defender su libertad e ideas revolucionarias. Víctor Jara también defendió hasta la muerte sus ideas también revolucionarias. Ghandi fue asesinado por defender los derechos de los débiles, concretamente de los parias en la India; Darwin fue rechazado y ridiculizado cuando expuso su Teoría Evolutiva del Hombre, ya que esta contradecía a las existentes, sin embargo, él siguió defendiendo sus ideas y más tarde, se pudo comprobar que eras las correctas. Miguel Servet fue quemado por sus teorías sobre la anatomía humana. Espartaco murió en una batalla por la liberación de los esclavos. Martín Luther King fue asesinado por reivindicar la igualdad de los hombres independientemente de su raza. Sin ir más lejos encontramos ejemplos en nuestros días; los concejales defensores de la libertad y la constitución española, así como los periodistas, profesores y ciudadanos vascos que no aceptan la imposición por la fuerza de las ideas independentistas y totalitarias de los etarras y cómplices, son asesinados, aterrorizados y amenazados cuando no secuestrados por dichos etarras. Uno de ellos es Miguel Ángel Blanco que fue secuestrado y asesinado por defender sus ideas de libertad.

  • OPINIÓN PERSONAL:

Creo que el libro es corto pero tiene mucho contenido ético. Habla mucho de la libertad de las personas a la hora de hacer, elegir, pensar, decir... Defiende los valores de solidaridad, así como los de la continuidad para conseguir los objetivos.

Este libro hace reflexionar sobre muchas cosas, entre otras la libertad de expresión y la aceptación de todas las opiniones y aspiraciones. No hay ninguna opinión que sea más válida que otra, igual que no hay un punto de vista más valido que otro. Cada uno ve las cosas de una manera y todas ellas son igualmente válidas. No hay dos puntos de vista iguales, tampoco hay dos personas iguales, cada uno enfoca las cosas con distinta perspectiva.

Hay muchos “Salvadores Gaviota” en nuestra sociedad, cada uno de nosotros lleva uno dentro. De nosotros depende que salga al exterior o permanezca oculto. Ahora, si todos permanecieran ocultos, llegaríamos a una situación en la que todo sería rutina, no abría nuevas ideas ni nuevos propósitos.

Creo que todos debemos dejarnos llevar por nuestras aspiraciones y no sólo realizarlas, sino perfeccionarlas y además compartirlas. ¡Dejemos volar a nuestro JUAN SALVADOR GAVIOTA!