José Vasconcelos

Política Mexicana. Gobernantes. Ministro Educación. Programa educativo. Educación pública

  • Enviado por: Omar
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


José Vasconcelos (1882-1959)

Filósofo, educador y político mexicano. Nacido en Oaxaca, “tuvo una gran influencia en los ambientes intelectuales mexicanos”(1). Discípulo de Justo Sierra, formó parte del Ateneo de la Juventud, que en torno a 1910 se enfrentó al positivismo y “al dictador”(2) Porfirio Díaz, impulsando una corriente crítica y de renovación ideológica y política. Con Alfonso Reyes, Antonio Caso y otros, trascendió el positivismo en la búsqueda de otros órdenes autónomos de la vida natural, el arte de lo humano y la región del espíritu. En su Estética (2ª edición 1945), “explicaba la evolución del Universo y la reestructuración de su sustancia cósmica”(3), en los órdenes físico, biológico y humano. Comprometido con el movimiento revolucionario, apoyó a Francisco Ignacio Madero en el Partido Antirreeleccionista y más tarde a los presidentes Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. Fue rector de la Universidad Nacional, “a la que convirtió en institución revolucionaria”(4). Los estudiantes, “convertidos en maestros honorarios”(5), llenaban las calles de las ciudades, enseñando a leer y escribir.

El presidente Obregón le nombró en 1921 secretario (ministro) de Educación y durante tres años, hasta su enfrentamiento con él y su exilio en Estados Unidos, llevó a cabo 'una verdadera cruzada nacional' en favor de la educación popular. Impulsó al mismo tiempo: la educación indígena, la rural, la técnica y la urbana; creó redes de bibliotecas, misiones culturales, escuelas normales y Casas de Pueblo, que convirtió en centros educativos básicos. Fomentó la lectura, editó colecciones de libros de los autores clásicos, apoyó la obra de los primeros muralistas y construyó el Estadio Nacional como lugar de espectáculos populares. En 1925 publicó La raza cósmica, que quizá sea su obra más conocida, donde expone algunas de sus reflexiones sobre el indigenismo, a las que dotaría a partir de 1930 de una orientación política conservadora.

Regresó a México en 1929 y se presentó como candidato a la presidencia de la República. Pese al apoyo que recibió por parte de los opositores al dominio político de Plutarco Elías Calles, fracasó en su intento y volvió a su retiro personal. Su obra filosófica se caracteriza por una reivindicación del valor de la intuición emotiva, que opone a toda forma de intelectualismo y a la que sitúa en la base de su sistema metafísico (Tratado de metafísica, 1929). Vasconcelos pensaba que su sistema era un monismo fundamentado en la estética y otorgaba una gran importancia al ritmo y a una peculiar interpretación de las categorías matemáticas. El conjunto de su filosofía presenta una notable influencia de Pitágoras y de Plotino.

En sus obras posteriores, como las de memorias: Ulises Criollo (1935), La tormenta (1936) o El desastre (1938), y en Breve historia de México (1937) mantuvo una postura de enfrentamiento al oficialismo, reclamando la vuelta a los valores revolucionarios iniciales, la revisión de la historia nacional, el apoyo al mestizaje indio-español y la conciliación de las ideas de libertad y orden, en la búsqueda de un México nuevo.

Don José Vasconcelos Calderón, nació en el Estado de Oaxaca el 28 de febrero de 1882. Hizo estudios de derecho en la Universidad Nacional obteniendo el titulo de abogado. En 1908 se unió al movimiento revolucionario de Francisco I. Madero, opuesto a la dictadura del general Porfirio Díaz.
Al triunfo de la revolución mexicana fue nombrado Rector de la Universidad Nacional en 1920. Poco después ocupó el cargo de Secretario de Educación del Gobierno Federal, desde donde emprendió una basta reforma del Sistema Educativo Nacional y le dio un fuerte impulso a la cultura nacional rescatando sus valores populares y sociales.
Después de 1924 paso a la oposición y presento su candidatura primero a la gubernatura del Estado de Oaxaca y más tarde a la presidencia de la Republica. En ambos procesos se vio afectado por prácticas antidemocráticas.

Un escritor prolífico en la primera parte de su vida cultivó el ensayo histórico y filosófico. Después de las elecciones presidenciales de 1929, redactó y publicó cuatro libros que son su crónica autobiográfica: "Ulises Criollo", "La tormenta", "El Proconsulado" y "La Flama". Estuvó desterrado de México y regresó en 1940 para ser Director de la Biblioteca Nacional.
Antes de morir en la ciudad de México el 30 de junio de 1959, público sus últimas obras: "Lógica Orgánica" y "Todología". Don José Vasconcelos es, sin duda alguna, uno de los intelectuales más importantes de México.

Agente del ministerio público en Durango en 1905, cinco años después se unió al Partido Antirreleccionista y maderismo. El 10 de octubre de 1921, fue nombrado secretario de Educación Pública por el entonces Presidente de la República, Álvaro Obregón.

Siendo fundador de dicha dependencia, posteriormente ocupó cargos como director de la Biblioteca Nacional, Director Honoris Causa de la Universidad Nacional -“de cuyo lema en el escudo: Por mi raza hablará el espíritu, es autor”(7)- de las de Puerto Rico, Chile, El Salvador y Guatemala; fue miembro de diversas sociedades científicas y culturales, extranjeras y del país. Como pensador y escritor abarcó distintas ramas: la filosofía, la sociología, el ensayo, la historia y la autobiografía, entre otras.

De sus obras, destacan: La intelectualidad mexicana, Quetzalcóatl, Tratado de metafísica, La raza cósmica, El monismo estético, Hernán Cortés, creador de la nacionalidad, Estudios indostánicos, El proconsulado (5 ediciones), La tormenta (9 ediciones), El desastre (7 ediciones).

Ocupó también puestos de marcada importancia como embajador especial de México ante diversos países de América del Sur.

Falleció el 30 de junio de 1959 en la Ciudad de México.

El artículo 3° de la Carta Magna de 1917 introdujo una nueva relación entre el estado y la educación. En 1921, a instancias de algunos diputados, se suprimió la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes con el fin de proporcionar a la educación un alcance federal. Con tal propósito nació la Secretaría de Educación Pública.

Cuatro años antes el rector de la Universidad Nacional, José Vasconcelos, elaboró un programa de educación de los distintos niveles, organizó sus departamentos y definió la acción a seguir por la SEP en cuanto comenzara a funcionar. En octubre de 1921 fue nombrado titular de la SEP.

Vasconcelos concibió la educación como una labor misionera que debía llevarse por todos los rumbos del país y dirigirse a todos los sectores sociales, para inculcar un fuerte espíritu nacionalista.

Vasconcelos resumió la función de la SEP como un servicio público para “salvar a los niños, educar a los jóvenes, redimir a los indios, ilustrar a todos y difundir una cultura generosa y enaltecedora”(8).

Se fundaron escuelas rurales e indígenas en todas las regiones del país. Se destinaron presupuestos para mantener las escuelas primarias, secundarias, industriales, agrícolas y profesionales. Se efectuaron intensas campañas de alfabetización y de formación de maestros y técnicos. Se habilitaron edificios decorados por artistas vinculados con este esfuerzo nacionalista. Entre ellos José Clemente Orozco, Diego Rivera y Jean Charlot en la pintura. En escultura, Ignacio Asúnsolo. La Orquesta Sinfónica Nacional revivió con la dirección de Julián Carrillo.

El secretario de Educación decía que “si un pueblo no tiene qué leer, más vale dejarlo analfabeta”. Logró que los talleres Gráficos de la Nación pasaran a la SEP, que a sólo dos años de gestión creó 671 bibliotecas bien documentadas.

En definitiva, el impulso federal educativo se tradujo en la creación de nuevas escuelas, tanto urbanas como rurales, la multiplicación de instituciones técnicas y agrícolas, y el aumento del número de maestros. Todo ello producto del convencimiento de la íntima vinculación entre escuela y Estado, éste último, representante de la sociedad y orientador de la acción educativa.

Conclusiones.

Este trabajo me gusto demasiado ya que nos enseño los grandes atributos que logró el señor José Vasconcelos en el aspecto educativo; dando educación a miles de niños con pocos recursos y lo pensó muy bien ya que desde ese entonces observó el gran problema económico y el atraso cultural que existía en México en donde la gente que era rica se volvió más rica y la pobre cada vez iba en más decadencia.

Le preocupó tanto la educación de los mexicanos, para que ya no existiera la explotación del hombre por el hombre. Tanto así que logra crear la estructura interna de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) preocupándole a su vez la situación educativa del mexicano a nivel superior.

Opinión Personal

El trabajo me pareció demasiado destacado ya que logre mucho al realizar mi trabajo, consultar en varios libros principalmente uno de los que más me ayudo fue el de “vecinos distantes” ya que el no tuvo ningún motivo para ocultar la verdad y dice las cosas de manera objetiva y ante todo ciertas.

Me gustó lo que realizó José Vasconcelos ya que viendo la explotación del hombre no quiso aprovecharse del pueblo mexicano por lo poco enterados que estaban. En vez de eso reflexiono y pienso que se dice que todos tenemos derecho a la educación y a tener mejor calidad de vida.

Les das una educación digna al pueblo mexicano al crear la Secretaría de Educación Pública, logrando con esto cultivar a las personas de escasos recursos.

Citas bibliográficas

(1) Casasola Gustavo, “Historia Gráfica de la Revolución Mexicana”, Ed. Trillas, pág 36.

(2) Casasola Gustavo, “Historia Gráfica de la Revolución Mexicana”, Ed. Trillas, pág 40.

(3) González Gomes Francisco, “Historia de México II”, Ed. Quinto Sol, pág. 180.

(4) González Gomes Francisco, “Historia de México II”, Ed. Quinto Sol, pág. 184.

(5) Rodríguez Palacios Mario, “México en la Historia”, Ed. Trillas, pág 320.

(6) Rodríguez Palacios Mario, “México en la Historia”, Ed. Trillas, pág 330.

(7) Martínez Bolaños Raúl, “Historia III Nuestro Pasado”, Ed. Kapellus, pág 228.

(8) Martínez Bolaños Raúl, “Historia III Nuestro Pasado”, Ed. Kapellus, pág 234.

Bibliografía

- CASASOLA Gustavo, “Historia Gráfica de la Revolución Mexicana”, Ed. Trillas, pág 528.

- GONZÁLEZ Gomes Francisco, “Historia de México II”, Ed. Quinto Sol, pág. 400.

- COSÍO, Villegas, Daniel, “Historia general de México” Tomo I y II, Ed. Colmes, 3ª ed, México 1981.

- RODRÍGUEZ Palacios Mario, “México en la Historia”, Ed. Trillas, pág 600.