Jorge Teillier

Literatura hispanoamericana contemporánea. Poesía chilena de la generación del 50. Vida y obras

  • Enviado por: Ariel Grunwald
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 11 páginas
publicidad

I N T R O D U C C I Ó N

Elegí, Primero que nada este tema, porque, el tema que se toca en el poema, me hizo sentirme identificado, pués el sentimiento que traspasa es uno muy conocido para mí, esto me dió una curiosidad enorme por indagar un poco en el autor, para ver si podía encontrar en su biografía algún hecho que lo motivara a escribirlo...

...no lo encontré.

Aunque seguramente traspasando las barreras de lo cotidiano, vivió lo mismo que yo, sintió lo mismo que yo, en un momento, con alguien y algo, en algún recondito lugar del tiempo y del espacio se sintió suspendido en el aire, ignorando la existencia, de ese mismo tiempo y espacio donde lo sintió, lamentablemente, nunca volvió a ser lo mismo, el momento se vá con el momento, los segundos se van a cada segundo, y yo, yo me voy en el recuerdo de una historia, dentro de ella, otra historia.

B I O G R A F Í A

Jorge Teillier,

es un poeta que, por su excelencia, pertenece a lo más granado de la tradición de la

poesía chilena. Sus días fueron influidos por los hechizos de La Frontera ("El Pequeño

Far West", como lo llamaba Pablo Neruda, territorio mapuche irredento hasta la "Pacificación de la Araucanía", situado entre los ríos Bío-Bío y Toltén). La presencia del sur real e imaginario que vivieron sus antepasados, gravita en casi toda su obra. Lautaro, su

ciudad de origen fue fundado en 1881. Era zona de colonos. El tipo de construcción de

los pueblos era europeo. Se hablaba tanto en castellano, como en francés, en alemán o mapudungun, el idioma de los mapuches. El paisaje que muestra Teillier en sus poemas tiene una cierta similitud con parajes nórdicos, similitud fácil de observar, aun hoy en día, en La Frontera.

Desde su primer libro: "Para Angeles y Gorriones" (1956), hasta "Hotel Nube" (1996), supo dar a través de su poesía, una coherencia irreductible al paso del tiempo, a pesar de que en algunos poemas aparece la aldea desintegrada por la transformación de nuestra historia...

J. Teillier fue testigo de un mundo destinado a desaparecer, y sin lugar a dudas, es un escritor que será leido el próximo milenio. Perteneciente a la generación del 50 junto a Enrique Lihn, Armando Uribe, Alberto Rubio, se sentía afín a Efraín Barquero y Rolando Cárdenas, poetas que como él se podrían denominar "de los lares", heredad acuñada en primera instancia por Rilke. Donde postula un tiempo de arraigo, sin abolir lo cotidiano. Pero Teillier va más allá de lo "lárico". Los distíntos tópicos que utiliza en su poética lo universalizan en cualquier lugar del mundo.

Admirador de George Trakl, Serguei Esenin, Dylan Thomas, Knut Hamsun, Selma Lagerloff, Francis James, entre otros, pasó por Chile a bordo de una nube, fiel a sí mismo hasta el último día de su existencia. Tal vez sea uno de los últimos poetas, si entendemos por tales a quienes tienen una visión distinta de la realidad, capaces de no perder las facetas enriquesedoras del asombro, generalmente inconformistas e incomprensibles para su época. Fue quien mejor supo aunar las imágenes de un realismo secreto, fundado no sólo en las nostalgia del pasado, sino también en la nostalgia del futuro, donde se puede vivir de una manera más humana y tangible para los demás:

"No fue el helado viento

quien marchitó las ramas.Quien marchitó las ramas fui yo, que les conté

mis sueños."

SENTADOS FRENTE AL FUEGO

Sentados frente al fuego que envejece

miro su rostro sin decir palabra.

Miro el jarro de greda donde aún queda vino,

miro nuestras sombras movidas por las llamas.

Esta es la misma estación que descubrimos juntos,

a pesar de su rostro frente al fuego,

y de nuestras sombras movidas por las llamas.

Quizá si yo pudiera encontrar una palabra.

Esta es la misma estación que descubrimos juntos:

aún cae una gotera, brilla el cerezo tras la lluvia.

Pero nuestras sombras movidas por las llamas

viven más que nosotros.

Sí, ésta es la misma estación que descubrimos juntos:

-Yo llenaba esas manos de cerezas, esas

manos llenaban mi vaso de vino-.

Ella mira el fuego que envejece.

A N Á L I S I S

"el fuego que envejece", es a mí parecer, la relación, que se fué deteriorando, pero que en algún momento fué inmensamente ardiente.

"Miro el jarro de greda donde aún queda vino", representa lo que queda de esta "ex-ardiente" relación, recuerdos.

"miro nuestras sombras movidas por las llamas", o sea viven del recuerdo que quedo plasmado en sus memorias, la sombra -recuerdo-, son producidas por el fuego -su fogosa historia, de amor y pasión-.

"Esta es la misma estación que descubrimos juntos,

a pesar de su rostro frente al fuego,

y de nuestras sombras movidas por las llamas.

Quizá si yo pudiera encontrar una palabra.

Esta es la misma estación que descubrimos juntos:

aún cae una gotera, brilla el cerezo tras la lluvia.

Pero nuestras sombras movidas por las llamas

viven más que nosotros.

Sí, ésta es la misma estación que descubrimos juntos:

-Yo llenaba esas manos de cerezas, esas

manos llenaban mi vaso de vino-.", quiere decir, un poco lo mismo, que el espacio-tiempo, las cosas son iguales, sin embargo, yá nada es lo mismo, todo sigue igual y ellos viven solo del pasado, porque ahora ya no hay nada, esa mágia voladora, se fué como vino: volando.

"Ella mira el fuego que envejece.", creo que trata de decirnos que ella se encontraba en la misma situación, que sentía que la chispa entre ellos, se había apagado, y que ahora solo quedaban las cenizas, marcadas en sus pieles.*

(*)Moré: lo que parezca sentido metafórico, eso es, marcadas en sus pieles por ejemplo.

Me gustaría darle otro enfoque al análisis, pero aunque traté de buscarle otro sentido, no pude, el texto me entrega lo que puse y creo que nada más, en mí al menos, el texto se me presenta con un análisis único.

Fragmentos de algunos poemas del autor:

"Trenes que no has de beber..."

Yo me invito a entrar

a la casa del vino

cuyas puertas siempre abiertas

no sirven para salir.

----------------------------------------

Viajemos, antes que las aves

den comienzo al verano,cuando vuelvan al estero en busca de su olvidada imagen.

----------------------------------------

Un amigo del sur

me ha enviado una manzana demasiado hermosa

para comerla de inmediato.

La tengo en mis manos:

es pesada y redonda

como la Tierra.

----------------------------------------

Una locomotora de lata

abandonada en la basura

Una araña teje en ella su red

y sólo atrapa una gota de rocío.

----------------------------------------

Hay que amar la locomotora como a un gran animal doméstico

amar sus resoplidos,

sus nubes de vapor;

la lluvia de hollín con que te bautiza cada estación.

--------------------------------------

El invierno de la realidad oculta una Bella Durmiente y ella despertará con las palabras de los poetas de hace uno o dos mil años.

--------------------------------------

Solo nos queda mirar la luz de luciérnaga,

ese débil chispazo de la hoguera del verano

más débil que la memoria de una ola.

Miremos la luz de la luciérnaga.

A ella se ha reducido el mundo.

-------------------------------------

Eres el único habitante

de una isla que solo tú conoces,

rodeada del oleaje del viento

y del silencio rozado apenaspor las alas de una lechuza

------------------------------------

No soñamos

con ser médicos ni abogados,

ni empleados de banco. Para otros está

el pasear como tenientes con las buenas muchachas del pueblo (sin embargo, cuánto daríamos para que

apareciera una mujer en el frío

lecho de estudiante).

Camino

con el cuello del abrigo alzado

esperando aparecer luces

de algún perdido bar

mientras huellas de amores

que nunca tuve

aparecen en mi corazón

como en la ciudad los rieles de los tranvías que dejaron

hace tanto tiempo de pasar.

------------------------------------

Cuando todos se vayan a otros planetas

yo quedaré en la ciudad abandonada

bebiendo un último vaso de cerveza,

y luego volveré al pueblo donde siempre regreso

como el borracho a la taberna

y el niño a cabalgar

en el balancín roto.

------------------------------------

Ninguna ciudad es más grande que mis sueños

Volveré al invierno del sur

cuando las raíces blanquedas por la lluvia

muestren la calavera del tiempo

bajo el sorpresivo vuelo de carbón y nieve

de queltehues que no se cansan de pedir agua.

------------------------------------

Con esto no me basta y esto es lo que tengo del poema, el tema y el autor, pues me veo obligado a....Arte.

ARTE POETICA

(VICENTE HUIDOBRO)

Que el verso sea como una llave

Que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;

Cuanto miren los ojos creado sea,

Y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;

El adjetivo, cuando na da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.

El músculo cuelga,

Como recuerdo, en los museos;

Mas no por eso tenemos menos fuerza:

El vigor verdadero

Reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh, Poetas!

Hacedla florecer en el poema;

Solo para nosotros

Viven todas la cosas bajo el Sol.

El poeta es un pequeño Dios.

More: Me ví obligado a agregar este poema, porque representa, en poesía, todo lo que quise decirte con el ensayo anterior, lo voy a agregar a él también:

Jueves 18 de Marzo de 1999

Ensayo Primero:

Luego de leer una obra literaria uno nunca vuelve a ser el mismo de antes, ya que conciente o inconcientemente algo queda sumergido en tí y sale a flote en culquier momento, haciendo esa idea-recurso literario como tuya, en el fondo, es tuya. Ella habla por si misma, ya que el autor no está presente fisicamente para poder explicarla con tonos y gestos, esto hace que el autor se vea obligado a intentar incluir todo el sentimiento y pensamiento, sea o no posible representarlo verbalmente, en el texto, por ejemplo: Si un personaje esta enormemente triste y llora, de ese llanto callado, ingenuo, de profundo dolor, el autor nos lo tiene que explicar, pues no creamos la escena, no estamos presentes, sino que la recreamos a travéz del texto y la recreamos a nuestro modo, asociandolo a algo que hemos sentido.

Otra caracteristica de ella es que es ambigua, digo ambigua, porque da espacio para intervenir en ella , da espacio para la interpretación,el mensaje no está textualmente estipulado, pués es distinto para cada uno y cambia, según el espacio-tiempo en que sea leído, o sea contexto, por esa relación espacio-tiempo es que cada véz que lo leas, va a tener un significado distinto, por eso yo creo es que las obras en sí, tienen un ser vital, donde cada uno le da un significado propio.

La obra literaria es una especie de baúl con cerrojo, donde la llave para entrar es convertirse en un lector activo "cortaziano", por ejemplo en "La metamorfósis" de Kafka, un lector de carácter pasivo, diría de esta obra que es un cuento de un hombre que amanece convertido en insecto, en cambio un lector que se involucra, que mezcla su pensamiento y su sentir con el del autor, podría decir que es una crítica a la sociedad del sXX, por eso en la literatura, la tristeza no es tristeza, es tristeza y alegría a la vez, la vida y la muerte viven, los colores ya no exísten, está todo sujeto a tu voluntad, el lector es dios en su lectura, dios y demonio, le da vida, pero también la mata.

P.D: Moré, nunca te entregué el ensayo anterior...

...aquí está.

C O N C L U S I Ó N

En resumen, conocí un poco a Teillier y su obra, agregandole al ensayo, lo que sentí debía agregar.

Teillier se suma a mi parecer al selecto grupo de los "Cuatro Poetas bajados del Olimpo".

También me hizo darme cuenta -y espero tener razón- que los textos que uno escribe -en este caso el ensayo- no se hacen para el lector, sino que se hacen para uno mismo, quitándole el adjetivo de "cacho". Y eso es lo que traté de hacer, un ensayo para mi propio goce, por eso es que agregué, por ejemplo el Arte Poética de Huidobro.

La mayoría de los poemas de Teillier son de fácil interpretación, no se si es por mi identificación con él, o por su simplicidad, sea cual sea el caso, es un gran Poeta.

P.D:

Moré:

Perdona si el trabajo no tiene sentido del orden y la estética para tí, lo tiene para mí.