John Locke

Filosofía empírica. Liberalismo. Teoría del conocimiento. Ley natural y positiva. División de poderes. Descartes. Hobbes. Rousseau. Montesquieu

  • Enviado por: Alberto López Lorenzo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

JOHN LOCKE

John Locke

2º A

Departamento de Filosofía

I.E.S. Las Llamas

TEMAS

  • Introducción

    • Situación histórica, social y cultural

    • Biografía. Obras.

  • TEORÍA DEL CONOCIMIENTO: “Ensayo sobre el entendimiento humano”

    • La génesis de las ideas. El psicologismo.

    • La noción de las ideas. Clases de ideas. Distinción con Descartes.

    • La existencia de una realidad distinta de nuestras ideas.

    • Análisis o teoría del lenguaje.

    • Examen de los límites del conocimiento. Análisis de la fe y la razón.

  • TEORÍA POLÍTICA: “Ensayo sobre el gobierno civil”

    • La teoría del origen divino de los reyes.

    • El estado de naturaleza y la ley moral natural.

    • La ley positiva y la ley natural

    • El derecho a la propiedad privada.

    • El pacto social.

    • El gobierno civil.

    • La disolución del gobierno.

  • OTROS AUTORES

    • El iusnaturalismo.

    • R. FILMER: El origen divino de los reyes. La monarquía absoluta.

    • R. HOOKER: La distinción ley natural-ley humana.

    • HOBBES: El estado de natural7eza, la guerra de todos contra todos, el contrato social, el soberano y el poder.

    • ROUSSEAU: El contrato social, naturaleza del hombre.

    • MONTESQUIEU: La división de poderes.

    • Esquema de las teorías contractualistas.

  • INTRODUCCIÓN

    • Situación histórica, social y cultural.

    A principios del siglo XVII la organización política, social y económica de los estados europeos era la que se conoce con el nombre de Antiguo Régimen.

    Desde el punto de vista político, se caracterizó por la monarquía absoluta, en la que el rey asumía los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

    En el terreno económico había una clara intervención del Estado y la actividad fundamental era la agricultura.

    La sociedad se organizaba en estamentos, a los que se pertenecían por herencia y el 90% de la población pertenecía al tercer estamento (el más pobre).

    A pesar de la carencia de libertades que había en esta época, el Parlamento de Inglaterra, durante todo este siglo, mantuvo una lucha contra la corona hasta conseguir, con la Revolución gloriosa de 1866 un poder compartido entre la corona y el Parlamento.

    No obstante en Inglaterra no había ninguna constitución. Su sistema político se apoyaba en unos textos legales de diferentes épocas, como: la Carta Magna (1215), la Petición de Derechos (1628) y la Declaración de Derechos (1689).

    Con Descartes comenzó la filosofía moderna , que trajo consigo un nuevo orden en la filosofía occidental. La situación cultural del continente era positiva para Locke, pues sus ideas convivieron con las de otros filósofos contemporáneos como Espinosa, Leibniz, Newton, etc.

    • Biografía. Obras.

    John Locke nació en el pueblo de Wrington, cerca de Bristol, el 29 de Agosto de 1632. Su familia era de ideología liberal y en ese ambiente se educó durante 14 años. Más tarde estudió en la Westmister School, hasta que con 20 años ingreso en la Universidad de Oxford para estudiar ciencias naturales, medicina y teoría del Estado. Allí impartió clases de griego, retórica y filosofía moral en Oxford desde 1659 hasta 1664.

    En 1665 ingresó en el servicio diplomático y en 1667 entró como secretario en casa de lord Ashley, uno de los políticos más importantes de la época y que más tarde seria nombrado conde de Shaftesbury. El conseguiría para Locke algunos cargos menores en el Gobierno.

    En 1675, Locke es obligado a alejarse de su patria por ser miembro activo de la oposición al rey católico Carlos II, por lo que viaja por algunas naciones y se pone en contacto con los disidentes y heterodoxos de varias capitales.

    Finalmente, Locke se instaló en Holanda y centra sus reflexiones en torno a la idea de que Inglaterra estaba a punto de romper con el absolutismo monárquico, para convertirse en la tierra de las libertades individuales y con poder de elección de sus representantes políticos.

    Y fue allí, en Holanda, donde escribió las dos obras que le abrirían las puertas de la fama, "El ensayo sobre el entendimiento humano", de carácter filosófico, y "El ensayo sobre el gobierno civil” donde plasma su pensamiento político. Cabe destacar también “Una carta sobre la tolerancia” entre sus obras escritas en esta época.

    Volvió a su tierra natal en 1688, cuando Guillermo de Orange desembarcó en Inglaterra para derrocar a los Estuardos y hacer cumplir las palabras inscritas en sus banderas: por la libertad, por la religión protestante y por el Parlamento. De ese modo Inglaterra, gracias a la Revolución Gloriosa de 1688, se convirtió en la primera monarquía constitucional.

    Desde entonces, Locke se convirtió en el representante intelectual y en el defensor filosófico del nuevo régimen liberal, además de ser nombrado por el rey Guillermo para que desempeñara el ministerio de Comercio

    Dimitió de este cargo en 1700 debido a una enfermedad y murió cuatro años más tarde en Oates, Essex, el 28 de Octubre de 1704.

    Además del célebre Ensayo sobre el entendimiento humano (1690), hay que mencionar entre sus obras más importantes, los dos Tratados sobre gobierno (1691), el Ensayo sobre el gobierno civil, que es un resumen de las ideas político-jurídicas liberales; los Pensamientos sobre la educación (1693); La racionalidad del cristianismo (1695) y Cartas sobre la tolerancia (1698).

  • TEORÍA DEL CONOCIMIENTO: “Ensayo sobre el entendimiento humano”

    • La génesis de las ideas. El psicologismo.

    Locke partió del estudio gnoseológico de Descartes para establecer su teoría del conocimiento, pero no pudo admitir que hubiera en el ser humano ideas innatas (ideas que están en nuestro entendimiento desde que nacemos), como mantenía Descartes. Y es que, según Locke, todo conocimiento deriva de la experiencia sensible, lo que quiere decir que, las ideas no son fruto de la creación espontanea de la inteligencia humana o de la intuición, sino más bien de la observación del mundo. Estas ideas son características del empirismo moderno o también llamado empirismo inglés.

    Según esto, la génesis de las ideas proviene de la experiencia, pero esta, a la vez nos impone dos límites. El primero es, que el conocimiento no puede ir más allá de la experiencia, y el segundo, que solo podemos tener la certeza de lo que está en nuestros límites de la experiencia.

    Con estas ideas, Locke, se aparta del racionalismo cartesiano para dar lugar a una nueva corriente filosófica, el empirismo.

    El psicologismo es una doctrina que intenta resolver el problema del conocimiento. Toma como punto de partida el origen de los conocimientos, el cual se estudia desde el punto de vista de los procesos psíquicos de la mente humana.

    • La noción de las ideas. Clases de ideas. Distinción con Descartes.

    La noción de idea de Locke es similar a la de Descartes y se puede explicar de la siguiente forma: las ideas son el objeto inmediato de nuestra percepción y las imágenes o representaciones de la realidad exterior. La idea puede ser un color, un dolor, un recuerdo, etc...

    Hay para Locke dos tipos de ideas, las ideas simples y las ideas complejas. Estas últimas provienen de la combinación de las simples.

  • Ideas simples

  • Las ideas simples son como “átomos de conocimiento”, pues no son combinaciones de otras y de ellas nace nuestro conocimiento.

    Hay tres tipos: las que provienen de la sensación (de la experiencia externa, los sentidos), las que provienen de la reflexión (experiencia interna) y las que provienen a la vez de la sensación y de la reflexión.

    Dentro de las ideas de sensación, Locke distingue las ideas de las cualidades primarias (figura, tamaño, etc.) y las ideas de las cualidades secundarias (colores, olores, etc.)

  • Ideas complejas

  • A diferencia de las simples, en las ideas complejas se desarrolla una actividad de nuestro entendimiento puesto que se asocian o unen varias ideas simples.

    Hay tres clases de ideas complejas: ideas de sustancias, de modos y de relaciones.

    Locke criticó las ideas de sustancia, propia de los filósofos racionalistas, los cuales pusieron a la idea de sustancia como base de la realidad., mientras que para Locke son solo una colección de ideas simples.

    René Descartes (1596-1650) distingue tres tipos de ideas:

  • Ideas adventicias: las que parecen provenir de nuestra experiencia externa

  • Estas serían para Locke las ideas simples de la sensación.

  • Ideas facticias: son aquellas que la mente construye a partir de otras ideas.

  • Serían para Locke las ideas complejas.

  • Ideas innatas: ideas que desde el principio están en nuestro entendimiento.

  • Para Locke no existen estas ideas.

    • La existencia de una realidad distinta de nuestras ideas.

    Las ideas adventicias de Descartes “parecen” provenir de nuestra experiencia externa, y es que “parecen” provenir porque se plantea el problema de la existencia de una realidad exterior, ese problema también se le planteó Locke.

    Para tratar de la existencia de la realidad, Locke distinguió tres grandes ámbitos: el yo, Dios y los cuerpos.

    De la existencia del yo, tenemos certeza intuitiva; de la existencia de Dios tenemos certeza demostrativa (puede ser demostrada por los principios de causalidad, pues Dios es la causa de nuestra existencia) y de la existencia de los cuerpos tenemos certeza sensitiva (los cuerpos son la causa de nuestras sensaciones).

    • Análisis o teoría del lenguaje.

    En su obra, Locke realiza un análisis del lenguaje, ya que, aunque las ideas y las palabras están íntimamente relacionadas, las ideas, al representar cosas naturales, son signos naturales y las palabras son signos convencionales.

    Esa disparidad es la causa de los problemas del lenguaje, puesto que las palabras, en ocasiones, no representan la misma idea en todos los individuos y puede producir malentendidos.

    • Examen de los límites del conocimiento. Análisis de la fe y la opinión.

    La razón tiene unos límites, que están constituidos por el número y la fiabilidad de las ideas que la experiencia pone a disposición de la razón. Si estas ideas no son del todo claras y fiables, la misión de la razón resulta imposible.

    Como el alcance de nuestro conocimiento es limitado, en algunas ocasiones debemos contar con la facultad del juicio o de opinar. El juicio es la presunción de que una cosa es de una determinada forma cuando no la conocemos suficientemente.

    Puesto que el conocimiento es limitado y su funcionamiento es el juicio, hay que renunciar a toda fe, que es la aceptación de ideas que no pueden ser garantizarlas de ninguna forma. Así mismo se debe ser tolerante con los demás, ya que nadie puede afirmar que tiene la verdad.

  • TEORÍA POLÍTICA: “Ensayo sobre el gobierno civil”

    • La teoría del origen divino de los reyes.

    La teoría del origen divino de los reyes era aceptada en las épocas medievales y tenía como base la supuesta concesión de poder que Dios hacia a los reyes en la tierra.

    En el siglo XVI algunos autores mantenían que los hombres no nacían libres e iguales, por lo que el más perfecto debe llevar las riendas del poder. Según estos autores, ese poder procedía de Adán ya que lo habían heredado de él.

    Locke mantiene que admitir la teoría del origen divino del poder implica la aceptación de que los hombres no son libres e iguales, idea que Locke rechaza, puesto que según él, todos somos libres e iguales por naturaleza.

    Y en el supuesto de que Adán existiera y que tuviese autoridad sobre sus hijos, no sabemos quienes serían los legítimos herederos, pues todos estamos emparentados con él.

    • El estado de la naturaleza y la ley moral natural.

    Para Locke era primordial conocer cual es el estado natural del ser humano, para así poder establecer, racionalmente, una sociedad política correcta.

    Para Locke los hombres son libres, iguales e independientes y en su estado natural (en el que no hay ninguna organización política) los hombres pueden violar libremente los derechos y libertades de los demás. Pero incluso en ese estado, están sujetos a una ley moral natural, obligatoria por todos, descubierta por la razón, y que impone unos límites a la conciencia y a la conducta de los hombres.

    Los límites de esas libertades surgen al comenzar los derechos de alguna otra persona.

    Esos derechos naturales otorgados por la ley natural se refieren, principalmente a: la igualdad, la libertad, el derecho a la propia conservación y el derecho a disponer de la naturaleza para subsistir, así como el deber de no dañar la vida, la salud o los bienes de otras personas.

    Para demostrar que ese estado de naturaleza ha existido y existe, aporta dos ejemplos: el primero es el de una sociedad primitiva, que tiene un tipo de organización en el que la comunidad actúa en conjunto para castigar una transgresión. Así, en el caso de un asesinato, todo el grupo tiene derecho a sancionarlo, por lo cual, el que mata al asesino no comete delito alguno, pues obra como el encargado de restablecer la norma. El segundo ejemplo se refiere a una sociedad actual, como son las naciones de nuestro tiempo y pone el ejemplo de que una nación que sufre la agresión de otra y en respuesta tiene derecho a castigarlo. Esa también es una forma de estado de naturaleza.

    Según esto, el fin primero de la comunidad política debe ser garantizar la seguridad, la propiedad y la libertad de sus ciudadanos.

    • La ley natural y la ley positiva.

    Locke distinguió entre la ley positiva y la ley natural.

    La ley natural es propia del estado de naturaleza y es la ley de la razón.

    Es el conjunto de principios basados en lo que se supone son las características permanentes de la naturaleza humana. Se considera invariable y aplicable en un sentido universal.

    Esta ley garantiza a los individuos una serie de poderes concentrados en dos aspectos: el poder de legislar (establecer leyes) y el poder de castigar (poder defenderse contra las agresiones a la ley y a los derechos naturales).

    El problema fundamental de la ley natural es que no se garantiza que vaya a ser respetada por todos puesto que al no ser leyes escritas puede tener diferentes interpretaciones por las personas y a que, en algunas ocasiones, el castigo por transgredir la norma no es castigado al no tener suficiente poder los afectados para castigar el atentado contra las leyes naturales.

    Por otra parte está la ley positiva, que se inspira en la ley natural y es la ley propia de la sociedad civil. A diferencia de la ley natural, en la que no es seguro que vaya a ser respetada por todos, la ley positiva si lo va a ser, ya que al ser de común acuerdo entre las personas es aceptada por todos y la acción transgresora será castigada.

    • El derecho de propiedad privada.

    Según Locke, los hombres también tienen derechos naturales, y entre ellos está el de la propiedad y el de poder heredar la propiedad.

    El fundamento de la propiedad se fundamenta en el trabajo. Puesto que el individuo, que es libre, es propietario de su persona, también lo será del esfuerzo que realice con su esfuerzo, y también.

    La propiedad, como todo derecho natural, está sujeto a unos límites que son impuestos por la razón, como el de no acaparar bienes no necesarios para la subsistencia y el derroche o la pérdida de los mismos.

    • El pacto social.

    En el estado natural, antes de la existencia de los gobiernos, era difícil la propia defensa. Este es uno de los inconvenientes del estado de la naturaleza, por lo que para asegurar la propia vida, la libertad y la propiedad, los hombres se pusieron de acuerdo para la creación de un nuevo orden social, un gobierno. A esto se le conoce como contrato social. Mediante dicho contrato o pacto, el hombre, reconoce una autoridad pública dirigente, a condición de que esta última se comprometa a respetar y a hacer respetar los derechos naturales.

    Cuando el soberano o el gobierno trate de traspasar esos límites, convirtiéndose en un gobierno despótico y opresor, el pacto social se anula automáticamente y el pueblo tiene derecho a rebelarse y a emplear la fuerza contra el mal gobierno.

    • El gobierno social.

    El único medio para impedir que la autoridad soberana se convierta en despótica es la división de la soberanía o la división de los poderes. Los dos fundamentales son el legislativo y el ejecutivo. El tercero es el poder federativo.

    El legislativo organiza la forma en la que el Estado debe emplear la fuerza para proteger a los ciudadanos; el ejecutivo, que asegura la aplicación de las leyes positivas en el interior; y el federativo se encarga del exterior, es decir, para todo lo que concierne a la paz, a la guerra y al comercio.

    Es necesario que esos poderes estén en manos distintas, para que no haya tentación de abuso de poder, como puede ocurrir si están reunidos en una sola persona o en un grupo.

    También es necesario que estén limitados, vigilados y asegurados por el pueblo mediante el derecho de insurrección.

    Según Locke, el poder legislativo debe ser capaz de deponer e incluso castigar al ejecutivo cuando sea necesario, ya que este último está subordinado al Parlamento legislativo. Por el contrario, no existe poder alguno que se sitúe por encima del legislativo, tan solo, el ya citado derecho a la insurrección.

    Estas ideas políticas de Locke influyeron de forma decisiva en el posterior desarrollo y organización de las democracias occidentales.

    • La disolución del gobierno.

    Para Locke, la revolución es aceptada cuando hay que enfrentarse a la tiranía o contra cualquier usurpación del poder. Pero es injusta toda rebelión contra un gobierno legal.

    Esta acción se puede justificar ya que el gobernante y los gobernados se encuentran en estado de naturaleza, y por tanto son iguales. Y en esa situación los hombres pueden defender sus derechos contra aquellos que no los respeten

    Y es que, por encima del aparato de la autoridad está el derecho de insurrección. Según Locke, cuando el pueblo se considere en condiciones miserables, puede rebelarse contra quienes quiera que sean los gobernantes, no importa que éstos sean "sagrados y divinos, que desciendan, o hayan sido autorizados por los cielos o que hayan venido de donde quieran".

    La insistencia de Locke en que la rebelión es una ley superior a la ley del Estado ha llevado a la idea de que la obediencia continua a la ley es un alto encargo para el pueblo. Por lo que los oponentes a la idea de un gobierno democrático mantienen que haciendo que la norma política dependa del consentimiento del gobernado hace que haya una frecuente semilla para la rebelión.

    Locke no niega eso, pero afirma que su hipótesis no invita a la anarquía y a la rebelión más que cualquier otra forma de gobierno, y que todo depende de la situación, buena o mala, en que se encuentren los gobernados.

  • OTROS AUTORES

    • El iusnaturalismo

    El iusnaturalismo es una corriente filosófica que toma como base la supremacía del derecho natural sobre el derecho positivo. a la ley natural para la creación de la ley positiva.

    La ley natural es aquélla que proviene de la ley eterna y universal y ordena la conducta del ser racional. Lo que manda o prohibe lo hace en relación con el ser humano. La ley natural/moral es igual para todos los hombres, y en todos los lugares y épocas.

    Se afirma también el Derecho natural, que se deduce de la propia naturaleza racional del hombre. Que son unas leyes que emana de él mismo, fruto de su propia razón y conocimiento.

    El principal representante del iusnaturalismo fueron Grocio (1583-1645), autor de “Iure belli ac Pacis” (1625), en la que identifica lo natural con lo racional. Pufendorf (1694) y Thomassius (1728) pertenecen también a esa corriente.

    Estas ideas son aceptadas por el filósofo John Locke, puesto que para él, además de diferenciar entre la ley natural y la ley positiva hay que partir de la ley natural para llegar a la ley positiva.

    • Robert Filmer

    Sir Robert Filmer, mantenía lo siguiente: los hombres no son libres ni independientes por naturaleza y deben la sujeción a un gobierno legítimo, que debe ser una monarquía absoluta. Negó la existencia de un contrato y mantuvo que la autoridad de los reyes es divina, puesto que descienden de Adán.

    Locke pensaba lo contrario, ya que para él, los hombres son libres e iguales por naturaleza, existe un pacto social y el estado natural del hombre es un estado de libertad. Además, suponiendo que hubiera un poder divino que se transmitiera de forma hereditaria, este poder estaría presente en todos nosotros, y no en uno solo hombre.

    • R. Hooker

    Hooker (1544-1600), en su obra “On the Laws of Eclesiastical Polity”, distingue entre ley eterna, ley natural y ley positiva y mantiene la racionalidad de la ley y el consenso como base de la obligación política. Al contrario que Locke, Hooker no acepta la resistencia a la autoridad.

    • Thomas Hobbes

    Hobbes nació en Westport, Inglaterra el 5 de abril de 1588 y murió el 4 de diciembre de 1679.

    Escribió numerosas obras: “Elementos del derecho natural y político” (1637), “Tratado del ciudadano”(1642),etc. Pero su obra más conocida es “Leviatán o la esencia, forma y poder de una comunidad eclesiástica y civil”, de 1651.

    1. El estado de naturaleza y la guerra de todos contra todos:

    Para Hobbes, lo que caracteriza esencialmente al hombre es el instinto de conservación y el deseo de dominio sobre los demás. El hombre por naturaleza busca su propia conservación, aunque para lograrla tenga que pasar por encima de la de los demás. Es por lo tanto un ser egoísta y de ahí parten sus ideas: “El hombre es malo por naturaleza” o “el hombre es un lobo con el hombre”

    El estado de naturaleza es un estado de perpetua violencia y guerra de todos contra todos ya que al hacer cada uno lo que quiere supone una amenaza para los demás, y al mismo tiempo su vida está constantemente amenazada por los demás, que también hacen lo que quieren. Por lo que el mundo es una lucha de todos contra todos, donde se impone el más fuerte.

    2. El contrato social:

    Es el miedo a morir producido por el estado de naturaleza, lo que impulsa al hombre a pactar unas normas/leyes comunes que rigen su vida en sociedad. Ese pacto se produce entre una fuerza superior, la que toma el poder, y los individuos, que renuncian a todos sus derechos con el único objetivo de alcanzar la paz. Por lo tanto la forma de gobierno de Hobbes es el absolutismo.

    3. El soberano y el poder:

    Cuando los súbditos instalan al soberano en su puesto le transfieren todos los poderes. De ese modo el gobernante no tiene deberes hacia los asociados, por lo cual dentro de esta concepción no cabe la idea de contrato entre la autoridad y los gobernados. Por esto, el soberano tiene todo el poder en sus manos.

    Las diferencias con Locke son enormes, ya que Locke opinaba que en el estado de naturaleza del hombre prevalecían los derechos naturales y había paz, puesto que las personas se basaban en la ley natural. Además en el pacto social, los individuos solo renunciaban a legislar y a castigar, con el fin de que se protegiera su derecho a la propiedad, entre otras cosas.

    Además según Locke, el que ejerce el mando, jamás se convierte en el ser autoritario hobbesiano, pues sigue siendo un instrumento para realizar los propósitos que la sociedad establece.

    • Jean-Jacques Rousseau

    Nació en Ginebra, Suiza, el 18 de junio de 1712 y murió el 2 de julio de 1778, en Ermenonville, Francia.

    En 1750 Rousseau escribió “Discurso sobre las ciencias y las artes” y en 1755, el “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres”, donde expuso que la ciencia, el arte y las instituciones sociales han corrompido a la humanidad y que el estado natural, o primitivo, es superior, en el plano moral, al estado civilizado.

    En su tratado político “El contrato social” (1762) expuso sus argumentos para la libertad civil.

    1. Naturaleza del hombre:

    Los hombres en el estado de naturaleza son libres, iguales y buenos, y las únicas diferencias entre ellos son de carácter natural (aspecto físico, talento, etc.). En este estado de naturaleza hay paz, pero también hay dificultades para su subsistencia.

    La sociedad, con las instituciones sociales, la sociedad familiar y la educación, corrompen al hombre. Las causas son los cambios en su constitución, los progresos que va realizando y los conocimientos que va adquiriendo, debido a esto, el hombre abandona su estado primitivo y se vuelve malo y desconfiado.

    2. El contrato social:

    En el estado de naturaleza el primer deber natural de todo hombre, consiste en velar por su propia conservación, cuando esto no es posible hacerlo individualmente, se necesita la agrupación. Así nace la sociedad para la protección de la persona y los bienes de cada individuo. De esta forma los individuos entregan voluntariamente sus derechos a la sociedad con el fin de que exista una cierta libertad cívica y el individuo pueda subsistir.

    En su contrato social, Rousseau pretende que el hombre transforme esa sociedad que le ha corrompido, buscando leyes justas y legítimas, basadas en el consenso de la mayoría y que regulen su vida en sociedad.

    Por tanto, para este filósofo, el sistema político ideal sería la democracia.

    • Charles-Louis Montesquieu

    Montesquieu nació en 1689 en el Château de La Brède, cerca de Burdeos (Francia) y murió en París en 1755.

    Montesquieu destacó por primera vez como escritor con sus “Cartas persas” (1721). Pero su obra maestra fue “El espíritu de las leyes” (1748), en ella, el autor, analiza las tres principales formas de gobierno: república, monarquía y despotismo. Sostiene también que debe darse una separación y un equilibrio entre los distintos poderes a fin de garantizar los derechos y las libertades individuales.

    La separación de poderes que expone Montesquieu (legislativo, ejecutivo y judicial) difiere de la de Locke (legislativo, ejecutivo y federativo).

    • Esquema de las teorías contractualistas.

    Hobbes

    Locke

    Rousseau

    Estado de naturaleza

    El hombre es malo por naturaleza.

    Derechos naturales: todos, incluso el de la propiedad ajena.

    Guerra de todos contra todos.

    El hombre no es ni bueno ni malo.

    Se rige por la ley natural.

    Paz. Libertad.

    Los individuos son buenos

    Posee derechos naturales.

    Tiene dificultades para sobrevivir.

    Contrato social

    Pactan los individuos en favor de un monarca.

    Se cede todo excepto la vida.

    Fin: la paz

    Se realiza entre los individuos y el gobernante.

    Se ceden los poderes naturales: legislativo, ejecutivo y judicial.

    Fin: protección del derecho a la propiedad.

    Se realiza entre los individuos y la sociedad.

    Supone la entrega de todos los derechos a la comunidad.

    Fin: la subsistencia y la libertad cívica.

    Sistema político resultante

    Absolutismo: concentración de poder; la renuncia a los derechos es irrevocable.

    Liberalismo: división de poderes, los individuos conservan la mayoría de los poderes, por lo que el poder del gobernante es revocable.

    Democracia: no hay separación de poderes, al obedecerla, el individuo se obedece a si mismo.

    15