Inteligencia emocional

Psicología social. Psicosociología. CI (Coeficiente Intelectual). Facultades humanas. Análisis factorial y descriptivo. Coeficiente intelectual. Transtorno

  • Enviado por: Coty
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


La Inteligencia y sus medidas (C.I)

Fecha de entrega: 14/10/03

Por: Constanza Maass

11ºC

El tema a abordar en este informe es la Inteligencia y las medidas que se han establecido para cuantificar sus rangos en el ser humano.

Para esto es indispensable aclarar conceptualmente ¿Qué es la Inteligencia?

El concepto de Inteligencia ha sido motivo de discrepancias entre los distintos especialistas, y por lo mismo aún no se ha llegado a un total acuerdo en su exacta definición.

Sin embargo haré referencia a las tres definiciones que más han contribuido a ir perfilando el concepto, que a juicio de muchos psiquiatras, psicólogos y psicopatólogos, han ayudado a entender y medir esta capacidad.

1) William Stern nos propone:

“La Inteligencia es la capacidad personal de adaptarse a nuevas exigencias, utilizando para ello adecuadamente las pautas del pensar de que disponga”

Stern Subraya 3 elementos: 1. La facultad personal, 2. El uso adecuado de pautas del pensar y 3. Nuevas exigencias.

Es decir plantea que es una aptitud personal solamente medible frente a situaciones que no sean rutinarias, sino nuevas y que su mejor o peor calidad se muestra en el uso adecuado del pensamiento como medio.

2) O. Lipmann propone : “ La Inteligencia es la facultad de captar objetivamente ciertos contenidos dados y elaborados con sujeción a determinadas metas”

Lo que Stern llama uso adecuado, es en la definición de Lipmann la “captación objetiva” y la “elaboración metódica”.

3) Wechsler plantea que “La inteligencia es la facultad compuesta o global del individuo de actuar adecuadamente, pensar razonablemente y relacionarse efectivamente con su mundo circundante”.

Aquí Wechsler hace un nuevo aporte, al considerar la inteligencia como una facultad compuesta y global . Es global porque caracteriza la conducta del individuo como todo. Es compuesta porque la investigación reciente ha podido aislar una serie de factores de inteligencia que son independientes, es decir compuesta no quiere decir que la inteligencia es una combinación sumativa de determinadas habilidades individuales. Los resultados de rendimiento de una conducta inteligente no se forma según la cantidad de habilidades, por lo tanto el exceso de determinada habilidad, colabora relativamente poco en la conducta inteligente tomada en forma general.

La memoria, es sin duda como función accesoria de gran importancia para el dominio de ciertas situaciones vitales, además de ser fundamental en el aprendizaje en general, no se puede negar la importancia y la utilidad que tiene en nuestra vida diaria, ya que ella cumple funciones tan elementales como recordar nuestro camino a casa o hasta suministrarnos recuerdos para la formación de nuevas ideas y soluciones.

Pero más allá de cierto punto ya no aportará gran cosa , lo mismo ocurre con el pensar lógico.

Después de mencionar y aclarar los conceptos más relevantes en relación a la inteligencia , estaremos preparados para revisar los procedimientos para poder evaluar esta capacidad.

Existen los llamados análisis factoriales y análisis descriptivos.

I) ANALISIS FACTORIALES: a comienzos de siglo Thorndike diferenció 3 factores principales de la inteligencia:

  • La inteligencia abstracta o verbal como habilidad en el uso de símbolos lingüísticos.

  • La inteligencia práctica como habilidad en el manejo de objetivos.

  • La inteligencia social como habilidad en el trato con la gente.

  • Spearman plantea que las facultades intelectuales deben ser comprendidas como función de 2 factores. Un factor general que es común a todas las facultades y un factor específico, que sirve de base a cada facultad individual. Relacionando una gran cantidad de tests aplicados , confirmó la existencia de un factor general (G) en la inteligencia , pero no siguió con sus investigaciones para confirmar los factores específicos.

    Thurstone se opuso a la teoría bifactorial de Spearman , proponiendo una teoría (multifactorial), donde incidían 13 factores, de estos 13 que estableció tomaron real importancia : el talento matemático, el lingüístico, el lógico, la velocidad de comprensión , la memoria y la representación espacial.

    En general la mayoría de los especialistas sostienen que los resultados de los tests para la medición de la inteligencia son muy subjetivos y poco precisos, ya que estos provienen de una gran cantidad de factores elementales de talento , no determinados con precisión, pero de los que se usan algunos pocos, es decir en los test no sabemos hasta que punto las etapas individuales capan la inteligencia en general y hasta que otros los factores específicos.

    II) ANALISIS DESCRIPTIVO: desde este punto de vista se puede demostrar la existencia de importantes rasgos de conducta inteligente y talentosa que tienen en especial relevancia en la práctica vital, y que van más allá de los planteados por el análisis factorial.

    Siegfried Behn ha descrito los siguientes 10 rasgos de la inteligencia y del talento:

  • Inteligencia táctica:

  • Sapiente: gracias ala paciencia utilizada en una laboriosa búsqueda de experiencias y gracias a la tenacidad , se logra el dominio de ciertas habilidades.

  • Múltiple: capaz de resolver variedad de situaciones que exigen un talento original directo y juicio maduro.

  • Sagaz: en situaciones sorpresivas localizar de inmediato la circunstancia decisiva y resolver con rapidez, con seguridad y con confianza la situación planteada tanto de palabra como de hecho.

  • Inteligencia teórica :

  • Seguro: captar en sus rasgos más significativos , a partir de un punto de vista apropiado para ello, una misión ya comprendida en general, para solucionarla con los procedimientos más simple posibles, pero a la vez efectivos.

  • Prudente: frente a una misión que exige juicio, debe tener la capacidad de comparar valorativamente todos los aspectos que pueden favorecer la solución tomada.

  • Crítico: la facultad de reconocer sin prejuicios el valor de cualquier objeto, y seleccionarlo diferencialmente de otros objetos y valores

  • Metódico: la facultad de reconocer claramente los caminos apropiados para la solución de la misión y proseguir planificadamente por ellos, incluyendo también soluciones transitorias.

  • Inteligencia práctica

  • Experimentando: en cada situación y bajo cada circunstancia describir con seguridad las virtudes y los defectos de los hombres y de las cosas que los rodean , evitar ensayos y pruebas inútiles al reconocerlos prontamente como tales.

  • Reflexivo: mantener la calma y quedar libre de pasiones , de prejuicios y de reproches en situaciones peligrosas, apremiantes y contradictorias, conservar fácilmente la clara y segura visión del observador y del juicio sobre lo que se debe hacer, dejar de hacer y el procedimiento a seguir en cada paso.

  • Ocurrente: incluso antes del juicio pensado y elaborado mediante la evaluación de las circunstancias, se verifica la ocurrencia de soluciones y objetivos de todo tipo.

  • De la práctica en tratamientos y diagnósticos clínicos surgió la necesidad de cuantificar la inteligencia y en lo posible determinar cuales son los factores alterados, ante alguna patología.

    Por ejemplo durante una entrevista clínica tiene gran importancia el análisis descriptivo para correlacionar la lucidez del paciente con salud física y mental.

    Pero lo fundamental es que la inteligencia es una capacidad que corresponde a un instrumento de vivenciar, que enriquece de todos modos las perspectivas clínicas cuando esta es medida y cuantificada, a pesar de no ser un 100% certera brinda una idea global de la capacidad intelectual del individuo.

    Con la finalidad de que la medición de la inteligencia se a lo más objetiva posible , se han desarrollado pruebas estándares, denominados tests de inteligencia. Donde siempre se deben incluir 2 factores fundamentales: la capacidad de asimilación (facultad de captar objetivamente ciertos contenidos) y la capacidad de operación lógica (reglas del saber y del conocimiento de la verdad bajo sus aspecto normativo, es decir la elaboración de los contenidos relacionándolos a ciertas metas, o sea con una metodología y por ende con normatividad.

    Wechsler hizo una serie de tests : a través de pruebas de Vocabulario, Información , comprensión y Ensamblaje evaluó la capacidad de asimilación, la capacidad de razonamiento lógico lo hizo a través de las pruebas de: Semejanza, construcción con cubos y ordenación de historias.

    En resumen el factor de asimilación de la inteligencia que mide el Wechsler se muestra en la capacidad de adquirir material automáticamente durante el desarrollo y a través de refuerzo y experiencias más tarde , La capacidad de razonamiento lógico a través de las semejanzas evalúan la capacidad de organización verbal (proceso de análisis y síntesis), siguiendo un razonamiento lógico. La construcción con cubos analiza la capacidad de organización visual. La ordenación de historias evalúa la capacidad de centrarse en lo principal, como de imaginar soluciones hipotéticas, midiendo así la capacidad de deducción e inducción y de análisis y síntesis.

    Para imaginarnos mejor en que consisten estos tests, incluí 2 test verbales y 1 manual (test de Wechsler) como mero ejemplo de estas aplicaciones.

    Verbales:

  • Vocabulario: el examinador solicita al paciente qué quieren decir las siguientes palabras, por ejemplo: Carne, Rebanada, Compasión, Osado, Tangible, etc. El vocabulario refleja la educación y ambiente de los primeros años , así como también la escolaridad y experiencias posteriores, señala la receptividad hacia nuevas ideas e informaciones y la capacidad para almacenarlas y agruparlas asociándolas a las exigencias de los momentos. Mide fundamentalmente la capacidad de asimilación.

  • Información: se le pide al paciente que responda preguntas, que solicitan información de diverso tipo, que se supone que un sujeto ha almacenado a través de sus relación con el ambiente que lo rodea. Por ejemplo ¿Cuáles son los colores de la bandera chilena? ¿Qué es el vaticano? ¿ A qué temperatura hierve el agua?, etc.

  • Este test examina la memoria , la dotación y la riqueza del medio original no es tan determinante como en el test de vocabulario, ya que este puede enriquecerse mediante la experiencia e instrucción. Este también mide la capacidad de asimilación.

    Manual:

    1. Ordenación de historias: hay que ordenar en una sucesión significativa una serie de dibujos . Aquí se destaca la capacidad analítica-sintético cuando se focaliza la atención en lo más importante y se margina lo accesorio. Por ejemplo, los elementos esenciales en la sucesión de dibujos en que 2 niños pelean e interviene un adulto, son: la riña, la revista, la reconciliación, el adulto.

    Una vez captado lo esencial se destaca la segunda capacidad que consiste en imaginar que situación qué situación correspondía antes o después, en relación al detalle esencial del dibujo. Esta es una suposición abstracta que se guía por el pensamiento lógico , el razonamiento deductivo e inductivo. En el ejemplo una vez que el sujeto focalizó su atención en lo esencial (riña, revista,.....etc.) ve que corresponde antes y después según la lógica, así concluye que los niños pelean por una revista, interviene un adulto y los reconcilia.

    Cuociente Intelectual (CI)

    Para indicar el grado de inteligencia se usa el cuociente de intelectual, que es el cuociente entre la edad mental y la cronológica.

    La edad mental equivale al grado de madurez intelectual típico de cada edad cronológica, ésta, está asignada a un puntaje basado en el rendimiento de una prueba de desarrollo mental, y que se determina por el nivel de dificultad que es capaz de resolver el sujeto en las pruebas del test. Esto significa que si un niño solo pasa los ítemes correspondientes al promedio de los 10 años, tendrá un puntaje de edad mental de 10 años, independiente de su edad cronológica real .Cabe destacar que lo que este test confirma es que el rendimiento de una persona solo se puede considerar brillante o torpe, si se compara con el rendimiento de otros individuos de sus misma edad.

    El niño estrictamente normal tendrá una edad menta igual a la cronológica, si la EM es mayor que la EC, será de inteligencia superior al promedio, si la primera es inferior a la segunda , la inteligencia será inferior de lo normal.

    Según esto, un niño de 10 años con una E.M de 8, tendrá un cuociente de inteligencia igual a 0,80 siendo 1,00 el cuociente estrictamente normal, cuando ambas edades son iguales. Eso si, que en la práctica se usan números enteros, en el ejemplo: se expresaría por 80 y 100 respectivamente.

    Por consiguiente el cuociente Intelectual es un puntaje obtenido a base del rendimiento de un individuo en una prueba de inteligencia y que permite compararla con individuos de su mismo grupo.

    El CI tiene las ventajas de indicar la capacidad mental más o menos de una manera absoluta, pudiendo compararse directamente un CI con otro. CI iguales representan grados iguales de potencia intelectual, tanto que la edad mental o el números de años de retardo que puede tener un individuo no nos da una idea exacta del grado de inteligencia sin que conozcamos al mismo tiempo la edad cronológica.

    TRANSTORNOS DE LA INTELIGENCIA

    Retardo Mental mínimo. CI 71-85. La gran limitación es la pobreza de pensamiento abstracto. Son muy funcionales y concretos en su razonamiento. En medios socioculturales de poca exigencia intelectual, es frecuente que pasen desapercibidos.

    Retardo Mental Leve. CI 50-70. El Individuo carece de pensamiento lógico abstracto, son incapaces de deducir o de inducir, o de llevar a cabo procesos de análisis o síntesis. Si se logra alcanzar una idea abstracta , ésta es muy limitada, malformada y ligada a aspectos reales. Es lento en percibir los objetos que le rodean y en entender órdenes, sin distinguir lo esencial de lo accesorio. Son muy dependientes del ambiente.

    En el lenguaje utilizan pocas palabras , tiene la capacidad de comunicar deseos y afectos pero , pero con simpleza y superficialidad.

    Retardo mental Moderado. CI 35-49: muy deficientes intelectualmente. No logran más que un pensamiento muy concreto, siendo incapaz de concebir conjuntos o elevarse desde una serie de observaciones particulares a un principio general. El nivel de lenguaje es muy pobre , vocabulario restringido a términos corrientes.

    Retardo mental severo. 20-34: Este compromiso es global y acentuado. Caminan, tienen hábitos alimenticios elementales, con control ocasional de esfínteres. Su lenguaje es a base de palabras o frases simples. A veces meros gritos. Debido a su capacidad de comprensión rudimentaria, pueden obedecer ocasionalmente órdenes sencillas e inmediatas. No entienden situaciones de peligrocomo tales, salvo los elementalísimos como el fuego, por ejemplo.

    Retardo Mental profundo. CI menor de 20: caracterizado por la carencia o casi inexistencia de vida psíquica . Puede detectarse una vida vegetativa o unos actos elementales que surgen ocasionalmente y que hacen suponer una edad mental correspondiente a apenas algunos meses de vida. La mayoría se muestra desconectado del medio ambiente.

    Purilismo: Los rendimientos intelectuales del individuo corresponden a la de un niño- Esto es una de las formas en que se presenta el Síndrome de Ganser. Sus rendimientos intelectuales se ven grotescamente contradictorios y disarmónicos.

    Por ejemplo un hombre desempeñaba un cargo público de alta nivel y de repente reacciona con crisis regresiva en las cuales sus discurso se convierte en la de un propio niño de 2 años, con u lenguaje elemental y balbuceante. Este cuadro se inicia en relación a un súbito aumento de responsabilidades familiares.

    Deterioro de la Inteligencia: Se ha concluido que el deterioro fisiológico (envejecer) influye en los resultados de ciertos tests y no de otros. Numerosos autores afirman que es casi nulo el fracaso de los tests verbales, sin embargo los otros tests se comprometen substancialmente. También se afirma que el deterioro mental patológico tiene la misma acción sobre la eficiencia intelectual que el del envejecimiento, comprometiendo los mismos tests que se ven afectados por los años.

    Es por esto que por ejemplo Wechsler hace una distinción entre los tests que se pueden aplicar ante una persona con deterioro patológico y/o fisiológico y los que simplemente no se pueden.

    Los tests que miden fundamentalmente la capacidad de asimilación se conservan, lo que miden la capacidad de razonamiento lógico no se conservan, para personas con deterioro.

    En el Wechsler, los tests que se conservan son los siguientes:

    - Vocabulario

    - Información

    - Ensamblaje

    • Completación de Figuras

    Los tests que no se conservan :

    - Dígitos

    • Semejanza

    • Símbolos de dígitos

    • Cubos

    Wechsler también propuso un método para calcular el deterioro de un paciente, hasta hoy ampliamente usado:

    Este es el cuociente entre la diferencia de puntajes obtenidos en los tests que se conservan y los que no, y los tests que se conservan, multiplicado por 100 para llevarlo a porcentaje.

    Calculo del

    deterioro

    Hay un porcentaje de deterioro normal que aumenta con la edad. 0 a los 24 años, 16% a los 59 años, etc. A los 65 años el CI (generalmente) es la de un niño de 11 a 12 años. Sea habla de un deterioro patológico cuando el sujeto tiene un deterioro superior al que debería tener a causa de su edad.

    Es importante mencionar en qué se diferencian el retardo mental con el deterioro. Bueno primero que nada uno es precoz y el otro tardío, por ende tiene características diferentes.

    El retardo mental es un compromiso global de la inteligencia, a diferencia del deterioro que compromete ciertas aptitudes precisas. A veces el deterioro mantiene el CI , debido a las funciones conservadas, se habla de que se comprometen ciertas habilidades, pero no por eso implica la alteración del CI, aunque lo más habitual es que el deterioro patológico implique una caída de la inteligencia global.

    Por último me gustaría mencionar la llamada Inteligencia Emocional, este término fue utilizado por primera vez en 1990 por los psicólogos Peter Salovey de la Universidad de Harvard y John Mayer de la Universidad de New Hampshire. Se le empleó para descubrir las cualidades emocionales que parecen tener importancia para el éxito. Estas pueden incluir:

    - La Empatía.

    - La expresión y comprensión de los sentimientos.

    - El control del mal genio (la ira.)

    - La independencia.

    - La capacidad de adaptación.

    - La simpatía.

    - La capacidad de resolver los problemas en forma interpersonal.

    - La persistencia.

    - La cordialidad.

    - La amabilidad.

    - El respeto

    El entusiasmo respecto del concepto de la inteligencia emocional (CE) comienza a partir de sus consecuencias para la crianza y educación de los hijos, pero se extiende al lugar de trabajo y prácticamente a todas las relaciones y encuentros humanos. Los estudios muestran que las mismas capacidades de CE que dan como resultado que un niño sea considerado como un estudiante entusiasta por su maestra o sea apreciado por sus amigos en el patio de recreo, también lo ayudarán dentro de veinte años en su trabajo o matrimonio.

    Aún cuando el término Inteligencia Emocional ha comenzado a utilizarse comúnmente en forma reciente la investigación en esta área no es un fenómeno nuevo. En los últimos cincuenta años se han llevado a cabo miles de estudios relacionados con el desarrollo de las capacidades del CE en los niños. Lamentablemente, solo unos pocos lograron encontrar una aplicación concreta debido en general a un cisma entre el mundo académico de paradigmas estadísticos cuidadosamente planificados y el mundo del docente y el profesional de la salud mental directamente enfrentados a los problemas cotidianos. Pero ya no nos podemos permitir el lujo de criar y educar hijos basándose meramente en la intuición o en la “aplicación correcta de una política.”

    Los especialistas tampoco se han puesto de acuerdo en un sola definición sobre la Inteligencia Emocional, claro sí existen conceptos más utilizados y reconocidos. Salovey y Myer fueron los primeros en definir la inteligencia emocional como:

    “Un subconjunto de la inteligencia social que comprende la capacidad de controlar los sentimientos y emociones propios así como los de los demás, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar nuestro pensamiento y nuestras acciones."

    No existe un test preciso para medir el CE, ni menos se va a llegar a medir de alguna manera, El “MSCEIT” (Mayer Salovey Caruso Emotional Intelligence Test), es uno de los intentos que se ha hecho en este ámbito, nada muy certero. Intenta poner a prueba las habilidades del individuo. Por ejemplo, presenta rostros de personas para que identifiquen las emociones que transmiten. El test mide dimensiones referidas a cuatro áreas: el manejo de las emociones, su comprensión, su utilización y su percepción.

    Aunque no podemos medir con facilidad gran parte de los rasgos sociales y de la personalidad, tales como la amabilidad, la confianza en sí mismo o el respeto por los demás, lo que se puede es reconocerlos y ponernos de acuerdo en su importancia.

    Para Daniel Goleman el término “Inteligencia Emocional” se refiere a “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones” en nosotros mismos y en nuestras relaciones. Describe aptitudes complementarias, pero distintas, de la inteligencia académica, las habilidades puramente cognitivas medidas por el CI.

    Es así como actualmente podemos diferencial entre la Inteligencia cognoscitiva, que se reconoce con el CI (como una forma de medir la inteligencia) y la Inteligencia emocional que se reconoce con el CE (como un sinónimo abreviado de este concepto).

    Las capacidades del CE no se oponen al CI o a las capacidades cognoscitivas sino que interactúa en forma dinámica en un nivel conceptual y en el mundo real. Idealmente, una persona puede destacarse tanto en sus capacidades cognoscitivas como en las sociales y emocionales. Tal vez, la distinción más importante entre el CI y el CE es que el último no lleva una carga genética tan marcada, lo cual permite que padres y educadores partan del punto en el que la naturaleza ya no incide para determinar las oportunidades de éxito de un hijo o alumno.

    Durante la segunda mitad del siglo XX, se suscitó un interés sin precedentes en el bienestar de los hijos y los padres han reconocido que las interacciones diarias pueden ejercer una influencia profunda en su vida. La mayoría busca ofrecerles oportunidades de enriquecimiento, suponiendo que el hecho de hacerlos más “inteligentes” hará que tengan más probabilidades de éxito.

    En estudios recientes, se indica que la tarea orientada a volver más inteligentes a los niños ha obtenido resultados sin precedentes o por lo menos se desempeñan mejor en los test de CI estandarizados. De acuerdo con James R. Flynn, un académico en filosofía política de la Universidad de Otago, Nueva Zelandia, el CI ha aumentado veinte puntos desde que fue medido por primera vez a principios de este Siglo.

    Sin embargo, y en forma paradójica, mientras que cada generación de niños parece volverse más inteligente, sus capacidades emocionales y sociales disminuyen vertiginosamente. Si medimos el CE por medio de la Salud Mental y Estadísticas sociológicas, se pueden observar de muchas maneras que los niños y adolescentes de hoy están peor que los de las generaciones anteriores. Es cierto que no existe un test para medir esta capacidad, pero es solo darse cuenta del gran incremento de enfermedades tales como la depresión, que ha aumentado casi diez veces entre los niños y adolescentes en los últimos cincuenta años y que se está produciendo ahora a edades cada vez más tempranas.

    Hoy en día los investigadores tienden a aceptar que el CI cuneta cerca del 20%, el resto depende de múltiples factores, entre lo que se incluyen los relacionados con la inteligencia emocional:

    Reconocer las propias emociones. Poder hacer una apreciación y dar nombre a las propias emociones es uno de los sillares de la inteligencia emocional, en el que se fundamentan la mayoría de las otras cualidades emocionales. Solo quien sabe por que se siente como se siente puede manejar sus emociones, moderarlas y ordenarlas de manera consciente.

    Saber manejar las propias emociones. Emociones como el miedo, la ira o la tristeza son mecanismos de supervivencia que forman parte de nuestro bagaje básico emocional. No podemos elegir nuestras emociones. No se pueden simplemente desconectar o evitar. Pero está en nuestro poder conducir nuestras reacciones emocionales y completar o sustituir el programa de comportamiento congénito primario, como el deseo o la lucha por formas de comportamiento aprendidas civilizadas como el flirteo o la ironía. Lo que hagamos con nuestras emociones, el hecho de manejarlas de forma inteligente, depende de la inteligencia emocional.

    Utilizar el potencial existente. “ Un 10 % de inspiración, un 90% de esfuerzo”, esta sentencia popular da en el clavo: un elevado cociente intelectual, por sí solo no nos convierte ni en el primero de la clase, ni en el Premio Nobel. Los verdaderos buenos resultados requieren cualidades como la perseverancia, disfrutar aprendiendo, tener confianza en uno mismo y ser capaz de sobreponerse a las derrotas.

    Saber ponerse en el lugar de los demás. Los estudios sobre la comunicación parten de la base de que alrededor del 90 por 100 de la comunicación emocional se produce sin palabras. La empatía ante otras personas requiere la predisposición a admitir las emociones, escuchar con concentración y ser capaz también de comprender pensamientos y sentimientos que no se hayan expresado verbalmente.

    Crear relaciones sociales. En todo contacto con otras personas entran en juego las capacidades sociales: en el trato con los clientes, en la discusión con la pareja, en las relaciones padres e hijos. Que tengamos un trato satisfactorio con las demás personas depende, entre otras cosas, de nuestra capacidad de crear y cultivar las relaciones, de reconocer los conflictos y solucionarlos, de encontrar el tono adecuado y de percibir los estados de ánimo del interlocutor.

    Conclusión

    Los científicos sociales siguen discutiendo sobre que es lo que constituye con exactitud el CI de una persona, pero la mayoría de los profesionales convienen en que puede medirse mediante test de inteligencia estandarizada tales como el de las Escalas de Inteligencia de Wehsler, que mide tanto la capacidad verbal como no verbal, incluyendo memoria, el vocabulario, la comprensión, el razonamiento abstracto, la percepción, el procesamiento de la información y las capacidades visuales y motoras. Se considera que el “factor inteligencia general” derivado de estas escalas, que se denomina CI, es extremamente estable después de que un niño cumple los seis años y suele relacionarse con los otros test de aptitud tales como las pruebas de admisión universitaria.

    El significado de CE resulta más confuso, ya que no se a pesar que se han elaborados diferentes test ninguno de estos es realmente confiable, una de las definiciones es: la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones en nosotros mismos y en nuestras relaciones, algo demasiado subjetivo como para evaluarlo en una prueba.

    La vida emocional es un ámbito que, al igual que la matemática y la lectura, puede manejarse con mayor o menor destreza y requiere un singular conjunto de habilidades. Como ser capaz de motivarse y persistir frente a las decepciones, controlar el impulso de las gratificaciones, regular el humor y evitar que sus trastornos disminuyan la capacidad de pensar, mostrar empatía y mantener la esperanza en situaciones difíciles o imprescindibles.

    Asimismo, agrega que los dos tipos de inteligencia expresan la actividad de diferentes partes del cerebro. El intelecto se basa únicamente en el funcionamiento de la neocorteza, las capas de la parte superior, evolucionadas en tiempos más recientes. Los centros emocionales están más abajo, en la subcorteza, más antigua, la inteligencia emocional involucra estos centros emocionales, trabajando en acuerdo común con los intelectuales.

    Es por esto que debemos armonizar la cabeza y el corazón, la Inteligencia académica y la emocional

    El cerebro emocional esta tan comprometido en el razonamiento como lo esta el cerebro pensante. En cierto sentido tenemos dos cerebros, dos mentes y dos clases diferentes de inteligencia: LA RACIONAL Y LA EMOCIONAL. Nuestro desempeño en esta vida esta determinada por ambas. No es solo el cuociente intelectual, sino también la inteligencia emocional.

    La finalidad del ser humano es ser feliz, actualmente en el sistema económico neoliberal en que vivimos pareciera ser que la clave de la felicidad es tener éxito, en la vida.

    También pareciera ser, si pensamos lógicamente, que la Inteligencia en todas sus formas es sin duda la forma de conseguir éxito en la vida laboral y afectiva. Pero se ha provocado una gran contradicción ya que el ser humano ve el dinero como base del éxito y por ende de su felicidad, esto lo hace esmerarse en el trabajo, no por vocación, sino por ambicionar el dinero y el éxito. El Hombre cada día ha abandonado más las relaciones humanas, la vida familiar y ya casi no tiene tiempo para autocuestionarse, por eso tantos jóvenes depresivos, tantos suicidios, tanta infelicidad en familias adineradas, tanta frustración en familias más pobres, tantos humanos con estress.

    El ser humano está descuidando su vida e inteligencia emocional, acordémonos que gracias a esta podemos estar motivados frente momentos difíciles de la vida y así evitar la frustración, controlar impulsos y mantenernos racionales ante problemas y que los trastornos no atrofien nuestra capacidad de pensar y de desarrollarnos como persona.

    En fin , se dice que los extremos nunca son buenos: me explico, no se trata de solo trabajar la inteligencia emocional ( y ser por ejemplo: un vagabundo emocional), ni tampoco desarrollar solo la inteligencia intelectual (siendo por ejemplo un trabajólico sin ninguna gana de tener familia), si no, encontrar el equilibrio inteligente entre ambas.

    Bibliografía

    Libros

    1): “Psicopatología y semiología psiquiátrica”

    Autor: Ricardo Capponi M.

    Editorial: Universitaria

    Paginas consultadas: 179-201.

    País : Santiago de Chile, 1998.

    2) Título: Inteligencia Emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones.

    Autor: Cooper Robert, Sawat Ayman.

    Editorial: Norma.

    País: Bogotá, Colombia. 1998.

    3) Título: Qué es Inteligencia Emocional.

    Autor: Martín Doris, Boeck Karin.

    Editorial EDAF.

    País: Madrid, España, 1997.

    Páginas Web:

    www.calidadevida.com.

    www.psicologia-online.com

    www.psicoplanet.com

    www.grupogalo.com

    www.psicoactiva.com

    Indice

    Introducción pag. 1

    Desarrollo pag. 2-10

    Conclusión pag. 11,12

    Bibliografía pag. 13

    Introducción

    Indudablemente es la inteligencia humana la que ha permitido al hombre crear y trasformar su mundo de tantas y tan diversas formas, valiéndose de la tecnología, la ciencia, la música y otras bellas artes, esto es el resultado de la evolución del cerebro.

    ¿Existen formas de medir la inteligencia? ¿Hay personas más inteligentes que otras? ¿qué es ser inteligente? Son preguntas que a menudo nos cuestionamos.

    A través de este trabajo espero que estas preguntas queden claras y podamos aprender acerca de una de las capacidades que nos hace ser humanos como tal.

    1

    CI= EM

    EC

    X 100

    =

    Test que se conserva - test que no se conserva

    Tests que se conservan

    X 100