Instrumentos de tortura

Historia. Curiosidades históricas. Artilugios torturas. Castigos. Pena capital. Castigo

  • Enviado por: Candy_jac
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Danza Contemporánea. La revolución coreográfica desde el siglo XIX al XXI
Instituto Superior De Arte - I/art
Realizando este curso de Danza Contemporánea. La revolución coreográfica desde el siglo XIX al XXI, realizaras un...
Solicita InformaciÓn

Vidrieras Artísticas: Historia, Técnicas y Conservación-Restauración.
Instituto Superior De Arte - I/art
El tema de las vidrieras artísticas no se trata con la suficiente extensión en los programas docentes de los...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EXPOSICIÓN DE INSTRUMENTOS DE TORTURA Y PENA CAPITAL

INSTRUMENTOS DE

HUMILLACIÓN PÚBLICA

Con estos aparatos se castigaban infracciones menores y se exponía a las víctimas al escarnio de la multitud, que al ver a alguien con tal artefacto, lo hacía objeto de ofensas físicas y verbales.

LOS APARATOS PARA TORTURAR

Estos artefactos tenían como finalidad infligir un largo tormento, que no necesariamente debía culminar con la muerte de la persona, aunque a veces ello ocurriera por la severa infección de las heridas ocasionadas o como consecuencia lógica y natural de la tortura.

INSTRUMENTOS DE PENA CAPITAL

Su función única era la eliminación de la víctima, generalmente después de un doloroso tormento.

INSTRUMENTOS DE TORTURA CONTRA MUJERES

Decidirnos hacer una categoría especial porque los archivos europeos demuestran que durante tres siglos y medio, alrededor del 85% de las víctimas de tortura y de muerte en la hoguera fueron mujeres. Acusadas de brujas o de diferentes crímenes se diseñaron aparatos para ser utilizados contra las féminas.

ABLACIÓN DE LOS PIES CON FUEGO

Si el hereje no se convertía a la verdadera fe, de los tobillos hacía abajo no le quedaban más que muñones de huesos carbonizados. A continuación se proseguía con las manos.

De este modo los frailes dominicos, grandes cazadores de herejes, encontraron su forma de ser útiles.

EL ANILLO AUTO MORTIFICANTE

Este ingenio se utilizaba para impedir la erección del órgano genital masculino mediante las púas dispuestas por el lado interior.

A diferencia del cinturón de castidad femenino, que era una forma de humillación impuesta para asegurar la fidelidad conyugal, y más a menudo, impuesta por el terror a sufrir actos de violencia carnal, el anillo auto mortificante era una forma de sufrimiento que el hombre, generalmente el religioso, se imponía voluntariamente para intentar alcanzar un estado de perfeccionamiento lento moral o espiritual.

La necesidad de mortificación era una de las enseñanzas más recurrentes en la religión cristiana, como freno a la concupiscencia y como libre adhesión al sufrimiento redentor de Jesucristo: la salvación del alma a través de la mortificación de la carne. Preocupados por imitar la pasión de Cristo y por alejar las tentaciones pecaminosas de la "carne", los religiosos se infligían numerosas formas de suplicio tales como el cilicio, el collar claveteado, el cinturón de espinas o la autoflagelación.

EL APLASTA CABEZAS

VENECIANO, 1500-1700.

Los aplasta cabezas, de lo que se tienen noticias ya en la Edad Media, gozan de la estima de las autoridades de buena parte del mundo actual. La barbilla de la víctima se coloca en la barra inferior y el casquete es empujado, hacia abajo por el tornillo.

Cualquier comentario parece superfluo. Primero se destrozan los alvéolos dentarios, después las mandíbulas. hasta que el cerebro se escurre por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del cráneo.

Aunque hoy en día ya no sean instrumentos de pena capital, los aplasta cabezas todavía se usan para interrogatorios. El casquete y la barra inferior actuales están recubiertos de material blando que no dejan marcas sobre la víctima.

EL APLASTA PULGARES

EUROPA EN GENERAL,

Simple y muy eficaz, el aplastamiento de los nudillos, falanges y uñas es una de las torturas más antiguas. Los resultados, en términos de dolor infligido con relación al esfuerzo realizado y al tiempo consumido, son altamente satisfactorios desde el punto de vista del torturador, sobre todo cuando se carece de instrumentos complicados y costosos.

En el aparato veneciano con tres barras horizontales pueden introducirse dos pulgares y cuatro dedos, pero es tosco comparado con el instrumento austriaco que lo acompaña en la vitrina.

Una obra de arte en su género, este último está realizado según exigentes criterios técnicos y se corresponde en todos los detalles con las normas especificadas en la "Constitutio Criminalis Theresiana", el anacrónico códice promulgado por la emperatriz Ma. Teresa para procedimientos y torturas inquisitoriales publicado en Viena en 1769, época en la cual la tortura había sido abolida hacía décadas en Inglaterra, Prusia, Toscana y algunos principados menores (en Toscana se había abolido incluso la pena de muerte por primera vez en Europa). Esta normativa imponía a todos los jueces de la corona austriaca el someter a cualquier acusado que no quisiera confesar por propia voluntad a las "peinliche Fragenn'', las preguntas dolorosas", es decir a extraer una confesión Mediante una serie de torturas que eran descritas e ilustradas con preciso racionalismo científico, hasta los mininos detalles, incluidos el grosor de cuerdas , el número de eslabones de las cadenas, la longitud de clavos y tornillos, los grados de mutilación permanente permitidos para diferentes grados de acusaciones. Los grabados adjuntos así como los de LA GARRUCHA o PÉNDULO y EL POTRO EN ESCALERA proceden de una serie de cuarenta y dos láminas que ilustran esta obra.

Nótense las líneas de fuerza que unen los quince puntos y se cruzan sobre las uñas.

"ARAÑAS ESPAÑOLAS"

PROBABLEMENTE ITALIANAS,

EUROPEAS EN GENERAL, 1500-1800.

También llamadas "arañas de la bruja", garras con cuatro puntas unidas en forma de tenazas constituían herramientas fundamentales del verdugo. Servían tanto frías como calientes, para alzar las víctimas por las nalgas, los senos, el vientre, y la cabeza, a menudo con dos puntas en los ojos y en las orejas.

Muy usado hoy en día por la policía del Tercer Mundo, especialmente para interrogar a las mujeres.

ARMAS DE CARCELEROS

EUROPA EN GENERAL, 1600-1800.

Estos *instrumentos se distinguen de las armas militares por las cabezas, que no son adecuadas para guerrear contra enemigos provistos de corazas y armados, sino para controlar turbas de prisioneros semi-desnudos, evidentemente desarmados. Nótese el "agarra cuellos", el aro con la abertura en forma de trampa al extremo de un asta de dos metros de longitud. Un preso, o cualquier fugitivo que intentara escapar de un alguacil escondiéndose la multitud, es fácilmente capturado: una vez que el cuello es aferrado por la trampa, no tiene otra posibilidad que seguir, sin chistar, a su captor.

El agarra cuellos se usa todavía en centenares de cárceles y muchas veces forma parte del equipo de las fuerzas antidisturbios. Las versiones modernas a veces están electrificadas.

LA AUREOLA DEL TONTO o LA CORONA DE ESCARNIO CON CAMPANILLA

Se trata de una modalidad de escarnio público suave, aplicado sobre todo a aquellos que se habían comportado de una manera estúpida, absurda o necia hasta el punto de haber ocasionado molestias a la colectividad.

El castigado era encadenado durante horas al palo de la picota, o simplemente en la plaza pública, llevando en la cabeza este ridículo aparato, siendo incluso obligado en ocasiones a llevarlo puesto mientras hacía su vida cotidiana. Hasta aquí todo podría parecer soportable... pero la feroz crueldad de la gente le hacía sufrir no sólo humillaciones, sino que también era mancillado en público, y recibía golpes, patadas, petradas... y otras cosas.

EL AZOTAMIENTO DE UNA MONJA S. XIX

A finales del siglo XVIII la sociedad va cambiando. El sentido de la decencia en aquella época, nos parece extraño, para ellos dejar a una monja medio desnuda mostrando sus senos, estaba de acuerdo con los cánones del arte clásico. En este período se ha pasado del puritanismo al liberalismo, llegando incluso al sadismo, si bien los límites del respeto no habían sido traspasados, se notaba en el aire un cierto anticlericalismo. Hay una mezcla entre dulzura, seguridad, insipidez y teatralidad. Dando lugar a fuertes y grandes cambios.

Esta muestra ha sido incluida porque nos da una imagen de la época. La tortura aquí, denota una cierta nostalgia, igual que lo hacen los juegos de guerra de los niños o las estatuas de héroes patrióticos.

CADENAS Y SIGNOS GRABADOS EN ELLAS

Las cadenas que aquí se exponen, compradas en Coimbra (Portugal) en 1991, se consideran ser las que aprisionaron a Cristóbal Colón.

La posible interpretación del jeroglífico grabado en las esposas podría desentrañar el misterio sobre el lugar auténtico de la sepultura de Colón.

CARRETILLA DE LOS TRABAJADORES FORZADOS .

Los condenados a trabajos forzados pasaban años, a veces una vida entera, encadenados a una carretilla, de día y de noche, bajo el calor o el frío. La vida de estos condenados era breve.

EL CEPO o BRETE

AUSTRIACO, PROB. SIG. XVIII.

La víctima con las manos y pies aprisionados en las aberturas correspondientes, era de esta manera expuesta en la plaza pública, donde la chusma, en el mejor de los casos le provocaba, abofeteaba y embadurnaba con heces y orina, sustancias procedentes de orinales y pozos ciegos que se le emplastaban en boca, orejas, nariz y pelo; pero en muchas ocasiones era también golpeada, lapidar quemada, lacerada e incluso gravemente mutilada. Tambien las incesantes cosquillas en las plantas de los pies y en los costados llegaban a convertirse en una tortura insoportable. Sólo los transgresores más inocuo, podían esperar librarse con no más de unos pocos cardenales.

Las ilustraciones de los libros infantiles, el cine, la televisión y la iconografía moderna generalmente presenta la picota bajo un aspecto humorístico, centrado en una víctima gruñona de la que se burlan sus conciudadanos y vecinos de manera grosera pero benévola. La realidad era muy diferente.

LA "CIGÜEÑA" o "LA HIJA DEL BASURERO"

EUROPA EN GENERAL, 1500-1650.

Aunque a primera vista parezca únicamente otro método de inmovilización o de constricción, no más temible que millares de artilugios más o menos similares, la "cigüeña" provoca en la víctima, a menudo ya, a los pocos minutos, fuertes calambres: primero de los músculos abdominales y rectales, y luego de los pectorales, cervicales y de las extremidades; calambres que con el paso de las horas conducen a una única, continua y atroz agonía sobre todo, parece ser, en el abdomen y recto. En tal situación la víctima puede ser golpeada, pateada, quemada y mutilada a placer.

Un ejemplar en la Torre de Londres, casi idéntico al aquí presente, se conoce como la "scavenger's daughter" - la hija del basurero - término cuyo origen se desconoce. La palabra italiana cicogna, "cigüeña", usada para describir este instrumento, es citada por Muratori, quien la atribuye a archivos judiciales venecianos e inquisitoriales romanos y milaneses del período 1550-1650.

EL CILICIO DE PINCHOS

ESPAÑOL 0 FRANCÉS, FINALES S. XVIII - - 'NC. S. XIX.

Los instrumentos provistos de pinchos en su interior eran y en determinados ambientes, aún lo son, predilectos de religiosos auto mortificantes. Naturalmente, los mismos Instrumentos servían también para la tortura inquisitorial y punitiva.

El presente ejemplar, un sencillo cinturón hecho de malla de alambre espinoso con casi 220 puntas de hierro dirigidas hacia dentro, no es más que uno de los numerosos ingenios conocidos entre los que han llegado a nuestros días y de muchas fuentes iconográficas. Ceñido en torno la víctima, rápidamente hiere v lacera la carne con cada pequeño movimiento, con cada respiración; luego sobreviene la infección, la putrefacción y la gangrena.

EL CINTURÓN DE CASTIDAD

EUROPA EN GENERAL, 1500-1800.

Un imperecedero mito popular, aunque recogido en publicaciones académicas, mitifica el uso de este aparato. La opinión tradicional es que el cinturón de castidad se usaba para garantizar la fidelidad de las esposas durante largas ausencias de los maridos, y sobre todo - nadie sabe porqué, ya que no hay evidencias documentales que den soporte a tal idea - de las mujeres de los cruzados que partían a Tierra Santa.

Quizás alguna vez, aunque no como utilización normal, la "fidelidad" era de este modo "asegurada" durante períodos breves, unas horas o un par de días - nunca por tiempo más dilatado. Una mujer ceñida de esta manera perdería en breve la vida a causa da las infecciones ocasionadas por acumulaciones tóxicas no retiradas, por no mencionar las abrasiones y laceraciones provocadas por el mero contacto con el hierro; por último, considerar también la posibilidad de embarazo ya en acto.

En realidad, el uso principal del cinturón era muy diferente: el de construir una barrera contra la violación, una barrera frágil pero suficiente en determinadas condiciones: en épocas de acuartelamiento de soldados en la ciudades, durante estancias nocturnas en posadas, durante los viajes. Sabemos por muchos testimonios que las mujeres se colocaban el cinturón por iniciativa propia, hecho que algunas ancianas sicilianas y españolas a recuerdan en nuestros días. Así llega a Plantearse la cuestión: ¿ el cinturón es o no instrumento de tortura? La respuesta ha de ser un inequívoco, puesto que esta humillación, este ultraje al cuerpo y al espíritu, es impuesto por el terror del macho por el temor de sufrir a causa de la agresividad masculina.

CINTURÓN DE SAN TELMO"

EUROPA EN GENERAL PROBABLEMENTE ALEMÁN, 1500­1800.

Los orígenes de esta denominación son inciertos. Nada se conoce con certeza acerca dl¡ martirio de San Erasmo (o San Telmo) en el año 303 a.d.C.. Es probable que se refiera a una alusión a los "fuegos de Santelmo" el espectacular fenómeno electromagnético que envuelve los mástiles y puntas de los veleros de chispas y luces bajo ciertas condiciones atmosféricas. El empleo y los efectos de este objeto son obvios y no necesitan comentarios.

CINTURÓN DE SUJECIÓN

EUROPA EN GENERAL, 1500-1800.

Se aplica a la cintura de la víctima , cuyas muñecas se aprisionan en las abrazaderas de los costados. La persona así inmovilizada puede ser de esta manera sometida a torturas o bien abandonada para perecer de frío, hambre, sed, infección.

Constituyen ataduras de múltiples usos, presentes en cualquier cárcel o malcomió hasta hace poco tiempo; en muchos lugares se hallan presentes hoy en día.

COLLAR DE PÚAS PUNITIVO

EUROPA EN GENERAL, 1500-1700.

Provisto de pinchos en todos los lados, este instrumento, que pesa más de cinco kilos, se cerraba en el cuello de la víctima, y a menudo se convertía en un medio de ejecución: la erosión hasta el hueso de la carne del cuello, hombros y mandíbula, la progresiva gangrena, la infección febril, la erosión final de los huesos mismos sobre todo de las vértebras descarnadas conducen a una muerte segura en poco tiempo.

COLLAR PENAL ARRASTRANDO UN PESO

ITALIANO, CASI SEGURAMENTE BORBÓNICO,

1500-1860

Muchos son los tipos y formas de ataduras que ligan personas a pesos inhumanos: tobilleras, muñequeras, cinturones, collares, en gran variedad. La "bola" de¡ preso es proverbial en este aspecto.

Poco hay que decir que no sea ya evidente. El preso debía llevar consigo estas cargas durante largo tiempo: semana -meses, años, a veces de por vida; el bloque que aquí se muestra lleva una cadena con un anillo para el cuello en el extremo, la piedra, de doce kilos, se sujetada con la manos, en cualquier momento y lugar. El mortal esfuerzo y la abrasión de cuello y hombros, con la consiguiente infección y gangrena, son similares a los provocados por el COLLAR DE PÚAS, aunque menos cruentos y no siempre fatales en los primeros meses.

COLLARES PARA VAGOS Y PARA RENITENTES A MISA

EUROPA CENTRAL, 1600-1850.

Instrumentos de escarnio público. El de vagos se reservaba en algunas ciudades a los jugadores y fumadores, que adornados así, eran expuestos a la picota en la plaza - con las consecuencias normales, tales como dolor, pero a menudo lesiones graves y hasta mortales. Collares similares consistentes en pesadas "botellas" de madera o de piedra, o gravosos "pesos de balanza" o gruesas 11 "monedas" de hierro se colgaban al cuello de borrachos y de mercaderes deshonestos respectivamente. A los cazadores furtivos se le ataban cadena con los cadáveres de los animales cazados furtivamente, hasta la putrefacción y desprendimiento de los mismos - un castigo particularmente eficaz en verano.

Es interesante llamar la atención acerca del collar de naipes, dados y pipa. En varios principados alemanes y municipios de Austria se exigía poseer una licencia para fumar tabaco, lo que se mantuvo durante tina gran parte del siglo XVIII. Estos permisos no eran nominales, sino una especie de licencia al portador por lo que se empleaban como pago de apuestas de juego, lo que podía ser de interés del ganador.

El collar "de renitente" se usaba en casos más ligeros, como no asistir a la misa dominical - una especie de reproche paternal, antes del arresto por apostasía., y de la tortura verdadera. Estos collares causaban, después de días y noches de aplicación de la pena, daños y tormentos no indiferentes.

LA COMETA DEL OBISPO

PROBABLEMENTE TOSCANO, 1500-1750.

No se sabe la etimología de cm denominación, la cual aparece en algunos documentos toscanos de 1600.

El instrumento que aquí describimos es un aparato de sujeción, similar a otros que se conocen en todo el mundo. Una especie de bola que generalmente iba sujeta a unas cadenas, las cuales se ceñían a la pierna del prisionero quedándole la otra libre lo que le permitía moverse, sujeto a esta tortura en ocasiones lo dejaban morir.

Es probable que este Instrumento lo utilizasen para el castigo de prisioneros condenados a trabajos forzados, o empleados en el mantenimiento de carreteras y edificios militares Toscanos. La utilización de este instrumento se remonta al 1500.

CORTAR LA LENGUA

Contrariamente a lo que ha sido escrito, cortar la lengua era un castigo impuesto por motivos variados, dependiendo de cada lugar, este no se aplicaba a personas blasfemas o con un lenguaje difamatorio, (las personas responsables de estos delitos eran castigadas con la perforación de sus lenguas con una aguja o con un clavo). Este castigo tenía más una naturaleza profana o política que hereje. Este instrumento - una copia exacta hecha gracias a diferentes representaciones gráficas, todas ellas de -JAN LUYKENS , c. 1690 -consistía en una abrazadera con una pieza de hierro la cual se ponía dentro la boca y mantenia la mandíbula abierta. También estaba formado en diferentes tipos de tijeras o placas aplastantes para conrtar la lengua o estirar de ella.

Otro castigo muy efectivo, usado principalmente en la países Latinos, consistía en poner hierros al rojo vivo carbón caliente en la boca, de forma que tanto la lengua como los labios se abrasaban.

CRUCIFIJO PUÑAL

EX COLECCIÓN PADRE DAVID M. TUROLDO.

Afilado puñal disimulado en el interior de un crucifijo que servía supuestamente para la eliminación "pacífica" de infieles y herejes. Con éste, al besarlo se salvaba un alma al mismo tiempo que se eliminaba a un enemigo.

LA CUCHARILLA

Servía para hacer gotear pez hirviendo en las orejas y nariz de la víctima.

Muchas señoras de lo que hoy llamaríamos "high society" de la época, usaban melindrosamente este objeto durante sus "cocktail parties" o "five o'c1ock teas" de la época, para echar azúcar o similares. Era considerado como un signo de extremado refinamiento.

LA CUNA DE JUDAS"

EUROPA EN GENERAL, 1500-1700.

Este procedimiento prácticamente no ha cambiado desde la Edad Media hasta nuestros días. La víctima es izada de la manera que se puede ver en la ilustración adjunta y descendida sobre la punta de la pirámide de tal manera que su peso reposa sobre el punto situado en el ano, en la vagina, bajo el escroto o bajo el cóccix (las dos/tres últimas vértebras).

El verdugo, según las Indicaciones de los interrogadores, puede variar la presión desde nada hasta todo el peso del cuerpo. Se puede sacudir a la víctima o hacerla caer repetidas veces sobre la punta.

La "cuna de Judas" se llamaba así en italiano (culla di Gluda) en alemán (judaswiege) y en inglés (Judas cradle) pero en francés se la conocía como la veille, "la vigilia".

EL DESCUARTIZAMIENTO

Son infinitas las modalidades de este suplicio. En su forma más común y elemental, cada miembro era atado a un caballo, y a continuación, todos los caballos eran puestos a tirar en direcciones diametralmente opuestas hasta la separación de brazos y piernas de¡ tronco... pero el verdugo tenía que cortar tendones y músculos: el cuerpo humano es tenaz. A mentido las víctimas sufrían otras amputaciones: si era un hombre se le castraba, y si se trataba de una mujer, se le cortaban los senos. Descuartizar el pecho y arrancar el corazón eran actos complementarios muy comunes.

Otra forma de descuartizamiento era la amputación de los cuatro miembros principales con hacha. Otra modalidad más era la de ahorcar a la víctima hasta dejarla moribunda, para a continuación reanimarla y proceder al descuartizamiento con hacha, además de castrarla y arrancarle las vísceras para terminar decapitándola. Los restos eran después quemados o arrojados a los perros.

Se aplicaba sobre todo como castigo para los casos de regicidio, aunque sólo hubieran sido una tentativa. El último caso tuvo lugar en Cracovia en 1808.

El Desgarrador DE SENOS

EUROPA EN GENERAL, 1300-1700.

Ya frías o ya incandescentes, las cuatro puntas desgarraban hasta convertir en masas amorfas los senos de incontables mujeres condenadas por herejía, blasfemia, adulterio y muchos otros "actos libidinosos", aborto provocado, magia blanca erótica y otros delitos. En varios lugar diferentes épocas -en algunas regiones de Francia Alemania hasta el siglo XVIII -un "mordisco" con dientes al rojo vivo se aplicaba a un seno de las madres solteras, a menudo mientras sus criaturas se contorsionaba en el suelo salpicadas por la sangre materna.

Además de la función punitiva, el desgarramiento de servía también como procedimiento inquisitorial y judicial.

EL DESOLLAMIENTO

Este suplicio era infligido como pena capital o bien como tortura inquisitoria. El verdugo practica un lungo corte que penetra únicamente hasta el estrato muscular subyacente; después separa la dermis de la musculatura cortando los tejidos conectivos tal como haría un cocinero para despellejar un conejo, arrancando poco a poco la piel. Hoy en día este método es poco usado, pues la tortura moderna requiere generalmente que la víctima no presente marcas permanentes; sin embargo sigue utilizándose como pena capital en diversos lugares.

LA "DONCELLA DE HIERRO" DE NUREMBERG

COPIA HECHA EN 1828 DE LA FAMOSA “DONCELLA" DE NUREMBERG DEL SIGLO XV (DESTRUIDA CON LOS BOMBARDEOS DE 1944)

La historia de la tortura registra muchos instrumentos con forma de sarcófago antropomorfo con dos puertas, y clavos en su interior que penetraban, al cerrar las puertas, en el cuerpo de la víctima. El ejemplo más conocido ha sido siempre la llamada "doncella de hierro" (die eiserne - ingfrau) del castillo de Nuremberg, destruida con los bombardeos de 1944.

Es difícil separar la leyenda de los hechos referentes a este aparato ya que la mayoría del material publicado se basa en investigaciones del siglo XIX distorsionadas por el romanticismo y fantasiosas tradiciones orales. La primera referencia a una ejecución con la doncella de la que tenemos noticia procede del 14 de agosto de 1515 aun­que el instrumento para entonces había sido usado ya durante varias décadas. Ese día un falsificador de moneda fue introducido y las puertas "cerradas lentamente, por lo tanto, las puntas afiladísimas le penetraban en los brazos, en las piernas en varios lugares, en la barriga, en el pecho, en la vejiga, en la raíz del miembro, en los ojos, en los hombros y en las nalgas, pero no tanto como para matarlo, y así permaneció haciendo gran griterío y lamento (gross Geschrey und Wehklag) durante dos días, después de los cuales murió" . Es probable que los clavos de entonces fueran desmontables y se pudieran colocar en varios alojamientos practicados en el interior, con fines más o menos letales, más o menos mutilantes según las exigencias de la sentencia.

EL EMPALAMIENTO

La práctica de esta forma de tortura, reservada a los prisioneros de guerra, tuvo una amplia difusión en toda la Europa medieval, si bien sus orígenes se encuentran indiscutiblemente en el Medio Oriente. De hecho con el fin de aterrorizar a los enemigos, los asirios, y posteriormente los turcos, solían empalar a los prisioneros exponiéndolos sobre las almenas de los castillos conquistados o ante las fortalezas asediadas. Este suplicio consistía en traspasar el cuerpo del condenado con un palo de madera fijado verticalmente en suelo tras haber sido introducido por el verdugo por ano de la víctima. Con el paso del tiempo, y debido al propio peso de cuerpo, el palo seguía penetrando en interior hasta llegar incluso a salir. La víctima, inmovilizada en esa posición no podía hacer nada sino esperar que la muerte pusiera Fin a su atroz agonía Pero la crueldad horriblemente refinada del verdugo hacía que ésta llegara tan sólo después de muchos días De hecho, cuando el palo era introducido en el cuerpo tenía una inclinación tal que evitaba lesionar órganos vitales. Además la punta era convenientemente redondeada para que penetrara mucho más lentamente.

EL ENTERRAMIENTO CABEZA ABAJO

El sospechoso o acusado fue enterrado cabeza abajo Más que una tortura era realmente una pena capital porque aunque había tomado la decisión de confesar y había gritado su confesión fue sacado del agujero siempre demasiado tarde para oír su confesión. En algunas regiones las solteras jóvenes que habían sido seducidas fueron enterradas en tumbas cubiertas con espinas.

LA ESPADA DEL, VERDUGO

ALEMÁN FINALES SIGLO XVII O PRINCIPIOS DEL, XVIII.

La decapitación con espada, una distracción pública en Europa central y nórdica hasta hace unos ciento cincuenta años y practicada aún en otras partes del mundo, se hace con un corte horizontal.

En cambio el hacha era más común en la Europa mediterránea ésta es utilizada, incluso, actualmente. Se necesita un largo aprendizaje para perfeccionar la fuerza y el acierto del golpe, los verdugos se mantenían en forma Entrenándose con animales en los mataderos y con simulacros de condenados provistos de "cabezas" de calabaza. La decapitación, pena “suave" si se realizaba con habilidad se reservaba exclusivamente para condenados nobles o personas importantes... los plebeyos eran ejecutados - y estamos hablando únicamente de esas ejecuciones que no preveían intencionadamente métodos dolorosos - con -procedimientos que causaban agonías prolongadas. El más corriente de éstos era y sigue siendo el ahorcamiento común, en el cual la víctima es izada y dejada estrangular (al contrario que el llamado "a la inglesa", que hace caer a la víctima con el lazo al cuello para fracturar las vértebras cervicales y la médula espinal, la mayoría de las veces).

LA FLAUTA DEL ALBOROTADOR

EUROPA EN GENERAL, 1700-1800.

Los instrumentos de tortura hechos más o menos con esta forma - trompeta, trombón, flauta dulce, oboe, etc., hechos de madera latón o hierro - probablemente son de origen holandés, y se asocian principalmente con los siglos XVII y XVIII, aunque se conocen representaciones fuentes anteriores y posteriores. El collar de hierro cerraba por detrás del cuello de la víctima, y sus dedos colocados como los de un músico bajo las muescas hechas a propósito en la mordaza, eran apretado, voluntad del verdugo pudiendo éste producir desde dolor soportable hasta el aplastamiento de carne, huesos v articulaciones.

Esta tortura era, sobre todo, una forma de la picota de exposición a la vergüenza pública, con todas las consecuencias habituales, dolorosas y a veces fatales que marcaban la suerte de lo así expuestos. Se imponía para castigar delitos menores: conflictividad, blasfemia en primera grado, palabrería soez, alterar el orden, etc..

GARRAS DE GATO O COSQUILLEADOR ESPAÑOL­

EUROPA, 1600-1800.

Grandes casi como cuatro dedos de hombre, estos artefactos, montados encima de un mango, se usaban para reducir a tiras la carne de la víctima y extraerla de los huesos, en cualquier parte del cuerpo: cara, abdomen, espalda, extremidades, senos.

EL GARROTE

PROCEDENCIA: COMERCIO DE ANTIGÜEDADES

Hay dos versiones básicas de este instrumento casi legendario: la más extendida, en la cual el tornillo hace retroceder el collar de hierro matando a la víctima por asfixia, y la catalana , en la cual un punzón de hierro penetra y rompe las vértebras cervicales al mismo tiempo que empuja todo el cuello hacia adelante, aplastando la tráquea contra el collar fijo, matando, tanto por asfixia como por lenta destrucción de la médula espinal. La agonía se puede prolongar según la pericia del verdugo

LA GARRUCHA 0 PÉNDULO

Una tortura fundamental, que a veces constituye sólo una preparación de la víctima para ulteriores tormentos, es la dislocación de los hombros de ésta mediante la rotación violenta de los brazos hacia atrás y hacia arriba. Los potros de banco y de escalera, así como otros aparatos, tienen en común este primer paso. La variedad más corriente es la garrucha, suplicio barato y eficiente, que es empleado por decenas de fuerzas policiales y militares en todo el mundo y posiblemente se le esté aplicando a alguna persona en este momento.

No se necesitan equipos complicados. Las muñecas de la víctima se atan por detrás de la espalda, se añade una cuerda a esta ligadura procediéndose a izar al acusado.

Inmediatamente, los húmeros se desarticulan junto con la escápula y la clavícula, tal dislocación produce horribles deformaciones a menudo permanentes. La agonía se puede estimular mediante pesas agregadas progresivamente a los pies, hasta que al final el esqueleto se desmiembra tal como en el potro y en la escalera. Al final la víctima, paralizada, muere.

LA GUILLOTINA

RECONSTRUCCIÓN MODERNA, CON INCORPORACIÓN DE ALGUNOS ELEMENTOS MENORES RECUPERADOS DE LOS RESTOS DE UN EJEMPLAR FRANCÉS DE PRINCIPIOS DE S. XIX.

Aunque asociada indeleblemente en la literatura, el cine, la televisión y la tradición cultural europea generalmente con la Revolución Francesa, 1789-93, y con la pena de muerte en Francia, la máquina que decapita por medio de una cuchilla que cae entre dos columnas acanaladas es en realidad mucho más antigua. Versiones pequeñas y primitivas se usaban para la ejecución de nobles, ya en el siglo XIV, en Escocia.

Fue el médico francés Joseph- Ignace Guillotin, nacido en Saintes en 1738 y elegido a la Asamblea Nacional en 1789, el primero en promover una ley que exigía que todas las ejecuciones, incluso las de presos comunes y plebeyos, se realizaran por medio de "una máquina que decapita de forma indolora". Una "muerte fácil" - por decirlo así - ya no era prerrogativa de nobles. Después de una serie de experimentos sobre cadáveres tomados de un hospital público, la primera de estas máquinas, en esencia idéntica a la que aquí se muestra, se colocó en la Place de Gréve de París el 4 de abril de 1792 y la primera ejecución en la persona de un plebeyo asaltante de diligencias tuvo lugar el 25 del mismo mes. Pronto este ingenio iba a convertirse en el símbolo de los años 1792 - 94.

En seguida la ciencia descubrió un hecho nuevo y sorprendente (confirmado después por la neurofisiología moderna): una cabeza cortada, ya sea por hacha o guillotina, sabe que es una cabeza decapitada mientras rueda por el suelo o cae en la cesta - la conciencia sobrevive el tiempo suficiente para tal percepción. Después de la ejecución de Luis XVI y María Antonieta el 21 de enero 1793, la "máquina" llamada sólo así hasta ambos sucesos, se llamó también "la Loulsette" o "le Loulson"; sólo después de 1800 se extendió el término "guillotina". Como tal permaneció en uso en muchos países incluidos los Estados Pontificios y los Reinos de Piamonte y Nápoles borbónico hasta 1860; fue usada en Francia hasta la abolición de la pena de muerte bajo Mitterrand en 1981. Joseph-lgnace Guillotin murió pacíficamente en 1821, a la edad de ochenta y tres años.

EL HACHA Y EL TAJO

EUROPA EN GENERAL, SIGLO XVII HOJA: SIGLO XVII MANGO Y TAJO RECONSTRUCCIONES MODERNAS.

Como se refiere en los casos de la espada del verdugo y de la guillotina, una “muerte fácil" era prerrogativa de las clases sociales privilegiadas. Los comentarios acerca de la espada son válidos igualmente para el hacha. Esta última se prefirió en Inglaterra, en el sur de Francia y en gran parte de Italia (la espada se empleaba preferentemente en territorios germánicos, en París y en el norte de Italia).

HIERROS ARDIENTES PARA MARCAR

EUROPA, 1700-1800

Se usaban para marcar algunos condenados, generalmente en un hombro pero a menudo también en una mejilla o en la frente. El delito que él o ella había cometido era especificado por un código de letras o símbolos que todos en la localidad comprendían.

LA HORQUILLA DEL HEREJE o PIE DE AMIGO

PROBABLEMENTE VENECIANA, 1500-1700.

Con cuatro puntas afiladísimas que se clavaban profundamente en la carne bajo la barbilla y sobre el esternón, la horquilla impedía cualquier movimiento de la cabeza pero permitía que la víctima murmurase, con voz casi apagada, "abiuro" (palabra que se halla grabada en un lado de la horquilla). En cambio si éste se obstinaba, y si la Inquisición era española, el hereje considerado "Impenitente” , se vestía con el traje característico y se le conducía a la hoguera, pero con la condición de la Extremaunción; si en cambio el inquisidor era romano, se le ahorcaba o quemaba, sin el beneficio del traje pero siempre con el rito cristiano.

LAS JAULAS COLGANTES

ITALIA, FINALES DEL SIGLO XVII 0 PRINCIPIO DEL XVIII.

Hasta el fin del siglo XVIII, en los paisajes urbanos y suburbanos de Europa abundaban las jaulas de hierro y de madera adosadas al exterior de los edificios municipales, palacios ducales, palacios de justicia, a las catedrales y a las murallas de las ciudades, también colgando extramuros de altos postes cerca de los cruces de caminos; frecuentemente había varias jaulas en hilera. Gran cantidad de ejemplos subsisten hoy en día (por ejemplo en el palacio ducal de Mantua, en el ábside de la catedral de Münster en Alemania).

Las víctimas, desnudas o casi desnudas, eran encerradas dentro y colgadas. Sucumbían de hambre y sed, por el mal tiempo y el frío en invierno, por el calor y las quemaduras solares en verano; a menudo habían sido torturadas y mutiladas para mayor escarmiento. Los cadáveres en putrefacción generalmente se dejaban in situ hasta el desprendimiento de los huesos.

JAULAS Y CADENAS PARA AHORCAR

Se encerraba a la víctima, viva, dentro la jaula y se la dejaba morir de hambre y sed, a la intemperie tanto en verano como en invierno y, a menudo, la muchedumbre enfurecida era quien la mataba.

Las cadenas tenían una finalidad diferente. La víctima, ahorcada con la soga a la manera tradicional (también víctimas ajusticiadas de otra forma), ya cadáver, era cubierta completamente con una envoltura de resina caliente aplicada en estado fluido.

Bien endurecida, esta envoltura constituía un eficaz retardador de la putrefacción: el cuerpo se mantenía relativamente intacto incluso durante meses, según las condiciones atmosféricas. Para prevenir el desprendimiento de los miembros, el cadáver era envuelto con cadenas o con correas de tela o de cuero, y así engalanado se colgaba en la plaza como amonestación pública.

ÉL LÁTIGO PARA DESOLLAR

RECONSTRUCCIÓN MODERNA HECHA PARA ESTA EXPOSICIÓN.

Estos cordeles, en apariencia inofensivos, tenían una finalidad bien precisa: desollar. Eran empapados en una solución de sal y azufre disueltos en agua de manera que, debido a las características de la fibra de cáñamo y a los efectos de la sal y el azufre - por no hablar de las más de cien "estrellas" de hierro, afiladísimas, una al final de cada cuerda -la carne lentamente se reduce a pulpa hasta que sobresalen los pulmones, los riñones, el hígado y los intestinos. Durante este procedimiento la zona afectada se va remojando con la misma solución pero calentada hasta su ebullición.

La familia de los látigos es vasta. Sus miembros varían de tamaño desde gigantes como "el gato de nueve colas" y el Knut de los boyardos rusos, que podía lisiar un brazo y un hombro de un sólo golpe, hasta los más finos e insidiosos como el famoso nervio de toro, que con dos o tres golpes podía cortar la carne de las nalgas hasta llegar a la pelvis, y finalmente al de hilo trenzado aquí presente.

LÁTIGOS DE CADENAS

EUROPA EN GENERAL, 1650-1900.

No se necesitan comentarios para estos artilugios, que parece más armas de guerra que instrumentos de tortura; sin embargo, látigos más o menos similares pero en gran variedad - con 2, 3 y hasta 8 cadenas, provistas de muchas "estrellas", o bien hojas de acero cortantes - se usaban, y en cierta medida aún se usan, para flagelar el cuerpo humano.

LA LENGUA DE CABRA

El prisionero era aprisionado por las piernas a un cepo similar al expuesto, a continuación le bañaban la planta de los pies con agua salada y seguidamente ataban al cepo una cabra que habían tenido sin comer ni beber durante varios días. La cabra lamía la planta de los pies y, a veces sucedía, que la carne era consumida y el hueso podía llegar a asomar por el talón.

MÁSCARAS INFAMANTES

EUROPA GERMÁNICA, 1600-1800.

Estos artilugios, que existían en gran profusión de formas fantasiosas y, a veces, francamente artísticas, desde 1500 hasta 1800, se imponían a quienes habían manifestado imprudentemente su descontento hacia el orden, contra las convenciones vigentes, contra la prepotencia de¡ poder machista o, de cualquier forma, contra el estado de las cosas en general. A través de los siglos millones de mujeres, consideradas "conflictivas" por su cansancio de la esclavitud doméstica y los continuos embarazos, fueron así humilladas y atormentadas de esta manera; así el poder político exponía el escarnio público a los desobedientes y a los inconformistas; y así el poder eclesiástico castigaba una larga lista de infracciones menores.

La inmensa mayoría de las víctimas eran mujeres y el principio que se aplicaba era siempre el de mulier taceat in ecclesia, "la mujer calle en la iglesia": significa aquí las jerarquías gobernantes, tanto eclesiásticas como seculares, ambas constitucionalmente misóginas; el sentido era por tanto "la mujer calla en presencia de¡ macho". Muchas máscaras incorporaban piezas bucales de hierro , algunas de éstas mutilaban permanentemente la lengua con púas afiladas y hojas cortantes.

Las víctimas encerradas en las máscaras y expuestas en la plaza pública, eran también maltratadas por la multitud. Golpes dolorosos, ser untados con orina y excrementos, y heridas graves, a veces mortales, eran su suerte.

LA MORDAZA 0 EL BABERO DE HIERRO

HACIA 1600.

Este artilugio sofocaba los gritos de los condenados, para que no estorbaran la conversación de los verdugos. La “caja" de hierro deL interior del aro es embutida en la boca de la víctima y el collar asegurado en la nuca. Un agujero permite el paso del aire, pero el verdugo lo puede tapar con la punta del dedo y provocar asfixia. A mentido los condenados a la hoguera eran amordazados de esta manera, sobre todo durante los "autos de fe" - tal como se llamaban esos grandes espectáculos públicos en lo que decenas de herejes eran quemados a la vez - porque los gritos hubieran interferido con la música sacra. Giordano Bruno, culpable de ser una de las inteligencias más luminosas de su tiempo, fue quemado en la plaza del Campo dei Fiori en Roma en 1600 con una mordaza de hierro provista de dos largas púas, una de las cuales perforaba la lengua y salía por debajo de la barbilla, mientras la otra perforaba el paladar.

LA MUTILACIÓN

La amputación y pérdida de cualquier miembro del cuerpo humano son castigos antiquísimos, practicados por todas las sociedades en cualquier tiempo y lugar. Nariz, orejas, labios y dedos eran cortados, aplastados o abrasados en un primer nivel de severidad, para después pasar a manos, pies, senos y labios, y, en tercer lugar, se aplicaba a testículos, penes, brazos, piernas y ojos. También el corte de la carne en lonchas, como un jamón, la amputación de los párpados y el corte de algún tendón eran usos comunes en todo el mundo hasta finales del siglo XVIII. La guadaña de hierro era utilizada para la amputación de pies y manos. El cepo con un agujero en la parte posterior servía para triturar los dedos de la víctima mediante unas cuñas de hierro y madera golpeadas por un mazo hasta dejarlos completamente triturados.

LA PERA ORAL, RECTAL Y VAGINAL

VENECIANA, 1575-1700.

Estos instrumentos se usaban y aún se usan, sin ornamentar pero en esencia invariadas - en formatos orales y rectales. Se introducían en la boca, recto o vagina de la víctima y allí se desplegaban por medio del tornillo hasta la máxima apertura. El interior de la cavidad afectada quedaba irremediablemente, y quizás siempre fatalmente, dañado. Las puntas que sobresalen del extremo de cada segmento servían para desgarrar mejor el fondo de la garganta o de¡ recto, o la cerviz del útero.

La pera oral frecuentemente se aplicaba a los predicadores heréticos, pero también a seglares reos de tendencias antiortodoxas; la pera vaginal en cambio estaba destinada a las mujeres culpables de relaciones con Satanás o con uno de sus familiares, y por último, la recta¡ a los homosexuales pasivos.

LA PICOTA EN TONEI,

AUSTRIACA, SIGLO XVIII

Una especie de vergüenza infligida sobre todo a los borrachos que de esta forma se exponían al público vituperio. Las "picotas toneles" eran de dos tipos: las cerradas en fondo, en las que la víctima se colocaba dentro, con orines y estiércol o simplemente con agua pútrida; o las otras abiertas para que las víctimas caminasen por las calles de la ciudad con ellas a cuestas, con mucho dolor debido al gran peso.

PINZAS Y TENAZAS ARDIENTES

EUROPA EN GENERAL, 1500-1800.

Pinzas, tenazas, cizallas, usadas también en frío pero casi siempre al rojo, adecuadas para lacerar o arrancar cualquier miembro del cuerpo humano, constituían utillaje básico entre las herramientas de todo verdugo. Las tenazas, no muy diferentes de las corrientes en un taller, se dedicaban sobre todo - preferentemente al rojo - a las narices, dedos de las manos y de los pies y a los pezones. Las pinzas alargadas, como el cocodrilo , maravillosamente esculpido y grabado, servían para desgarrar o abrasar el pene.

EL POTRO

ITALIANO, 1500-1700.

El estiramiento o desmembramiento por medio de tensión longitudinal se empleó en el antiguo Egipto y en Babilonia; en Europa la garrucha o "péndulo" y el potro constituían elementos fundamentales en cualquier mazmorra desde la República Romana hasta la desaparición de la tortura hacia el final del siglo XVIII. En muchos países extra europeos ambos subsisten hoy en día.

La víctima es literalmente estirada por la fuerza del cabestrante, y antiguos testimonios hablan de casos de 30 cm., una longitud inconcebible que procede de la dislocación y distorsión de cada articulación de brazos y piernas, del desmembramiento de la columna vertebral, y por supuesto del desgarro de los músculos de extremidades, tórax y abdomen, efectos estos, por descontado, letales. Pero mucho antes del abatimiento final de la víctima, ésta, incluso en las fases iniciales del interrogatorio (en la " cuestión del primer grado"), sufre la dislocación de los hombros a causa del estiramiento de los brazos hacia atrás y hacia arriba así como el dolor de los músculos, desgarrándose, tal como cualquier fibra sometida a tensión excesiva. En el segundo grado la rodilla , la cadera y el codo comienzan a descoyuntarse; con el 3er grado se separan ruidosamente. Ya con el segundo grado el Interrogado queda inválido de por vida; después del tercero queda paralizado y desmembrado poco a poco, después de horas y días van cesando las funciones vitales. El ejemplo que se muestra está provisto de rodillos con pinchos, un refinamiento que es más una excepción que la regla.

EL POTRO "ARRANCA - TESTÍCULOS''

La víctima era obligada a colocarse como si estuviera cabalgando"sobre el lado cortante del instrumento, mientras se le colocaban pesos cada vez mayores en lo pies. El resultado después de algunas horas, y más incluso después de algunos días, era una gangrena progresiva en nalgas, escroto y recto independientemente de una atroz agonía.

El potro era sobre todo un castigo militar

EL POTRO EN ESCALERA

La Constitutio Criminalis Theresiana de 1769 - de la cual se da más información en EL APLASTAPULGARES - prescribe el estiramiento en una escalera inclinada, en la forma mostrada en los grabados. Nótese la dislocación de los hombros, y el abrasamiento de los costados y las axilas mediante una antorcha compuesta de siete bujías - ni ocho, ni seis -, cortadas a la medida oficial exacta, ni una pulgada más ni una menos. Si la víctima, ya paralizada, con los hombros destrozados, y moribunda a causa de las infecciones producidas por las quemaduras, no obstante seguía sin confesar, el tribunal estaba obligado - como siempre se hacía en casos similares, cualquiera que fuese el método de tortura- a reconocer su inocencia.

EL POTRO ESPAÑOL

Durante la Edad Media el suplicio del potro español estaba destinado a las brujas o a las mujeres sospechosas de haber sido poseídas por el demonio. Éstas eran montadas a horcajadas sobre el bloque de madera, de modo que debido al peso de su propio cuerpo, la arista cortante penetraba en la vagina; las piernas eran separadas mediante ataduras y al cuerpo se le impedía cualquier punto de apoyo. La tortura se agravaba colocando teas encendidas o fijando sobre el vientre una escudilla con un ratón vivo dentro, de manera que, por las contracciones provocadas por el dolor, la víctima provocaba una mayor presión sobre la arista y esta penetraba aún más, con las consecuencias que fácilmente podemos imaginar.

"QUEBRANTA RODILLA"

EUROPA, 1600-1800.

Usado para lacerar los brazos y las piernas y a mentido aplicado a la rodilla y al codo, articulaciones que los pinchos pueden destruir para siempre.

ROMPE CRÁNEOS

VENECIANO, SIGLO XVIII

Colocados alrededor de la cabeza, los pinchos, bajo la fuerza de la presión del tornillo, señalaban el cráneo que, junto con la fuerza bilateral de los pinchos gruesos , hacían que se desprendiese el casquete craneal.

LA RUEDA

Inmediatamente pensamos en la del carro sobre la que se dejaba perecer de dolor e inanición al condenado, al cual el verdugo previamente había descoyuntado los miembros . Esta es la rueda más conocida por cuanto fue la más utilizada a lo largo de¡ período que va desde la Baja Edad Media hasta principios del siglo XVIII. Existía sin embargo otro tipo de rueda, de orígenes más antiguos, que funcionaba haciéndola girar con el cuerpo atado sobre ella.

Gracias a la viva y sutil imaginación de los verdugos, las posibilidades de utilización de este instrumento eran tan variadas que los había de varios tipos y dimensiones, fijos o móviles, según el suplicio infligido. En la rueda fija, de amplia circunferencia, se ataba a la víctima disponiéndola sobre la superficie externa recubierta de puntas de hierro. El cuerpo, estirado con fuerza por las cuerdas contra estas puntas, se laceraba y trituraba terriblemente cuando la rueda giraba, por la acción de un manivela, sobre un lecho de clavos fijados en suelo. Este tipo de rueda se utilizaba para quemar viva la víctima al hacer que ésta girase lentamente sobre un brasero encendido o una hoguera .

En la rueda móvil, que era de grandes dimensiones, se ponía al condenado en la parte convexa de la misma convenientemente atado y se le dejaba caer sobre lugares escarpados y pedregosos. Rodando a grandes velocidades el cuerpo se descarnaba y fracturaba totalmente.

LA RUEDA PARA DESPEDAZAR

EUROPA CENTRAL, PROB. SIG. XVIII.

La rueda para despedazar era el instrumento de ejecución más común en la Europa germánica, después de la horca, desde la Baja Edad Media hasta principios del siglo XVIII, en la Europa latina y gala el despedazamiento se llevaba a cabo con barras macizas de hierro y mazas herradas en lugar de ruedas.

La víctima, desnuda, era estirada boca arriba en el suelo o en el patíbulo, con los miembros extendidos al máximo y atados a estacas o anillas de hierro. Bajo las muñecas, codos, rodillas y caderas se colocaban, atravesados, trozos de madera. El verdugo, asestando violentos golpes con la rueda, machacaba entonces hueso tras hueso y articulación tras articulación, incluidos los hombros y caderas, con la rueda de borde herrado, pero procurando no asestar golpes fatales. La víctima se transformaba, en una especie de gran títere aullante retorciéndose, como un pulpo gigante de cuatro tentáculos, entre arroyuelos de sangre, carne cruda, viscosa y amorfa mezclada con astillas de huesos rotos". Después se le desataba e introducía entre los radios de la gran rueda horizontal, colocada al extremo de un poste que posteriormente se alzaba. Luego los cuervos arrancarían tiras de carne y vaciarían los ojos hasta que llegaba la muerte, con la que probablemente era la más larga y atroz agonía que el poder era capaz de infligir.

Junto a la hoguera y el descuartizamiento, éste era uno de los espectáculos más populares entre los muchos parecidos que tenían lugar en las plazas de Europa, más o menos todos los días. Centenares de ilustraciones durante el período 1450-1750 muestran muchedumbres de plebeyos y de nobles, deleitándose con el espectáculo de un buen despedazamiento, preferiblemente o, mejor aún, de una o varias mujeres en fila.

SELLO DE LA INQUISICIÓN

La Inquisición consistía en la actividad de un tribunal eclesiástico instituido hacia Finales del siglo XII para la represión de la herejía. Toda la actividad del Santo Oficio se traducía en el intento de enfatizar al máximo el significado de su gloriosa misión.

Este énfasis se encuentra también reflejada en el escudo de la Inquisición, en el que reza la siguiente leyenda: "EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM" , que confirma la superioridad de la Justicia Divina.

La rama de olivo que simboliza la misericordia y la espada desenvainada de la justicia constituían la prueba de la inaudita perfidia del acusado y de su merecida penitencia.

LA SIERRA

ESPAÑOLA, PROBABLEMENTE SIGLO XVIII.

No se necesitan muchas explicaciones después de haber contemplado las ilustraciones acompañantes, una xilografía de Lucas Cranach, 1548, y una placa cerámica de una estufa de Bohemia M siglo XVIII. La sierra que se puede ver aquí es antigua, pero no se puede asociar específicamente con la tortura homónima, un proceso que se puede llevar a cabo con cualquier sierra de leñador a cuatro manos y de grandes dientes. El ejemplar que se muestra es una de ellas y con seguridad de dos o más siglos de antigüedad.

La historia abunda en mártires - religiosos, laicos y antirreligiosos - que sufrieron este suplicio, quizás peor que la cremación lenta o la inmersión en aceite hirviendo. Debido a la posición invertida, que asegura suficiente oxigenación del cerebro e impide la pérdida general de sangre, la víctima no perdía el conocimiento hasta que la sierra alcanzaba el ombligo, e incluso el pecho, de ser ciertos relatos del siglo XIX

La sierra se aplicaba a menudo a homosexuales de ambos sexos, aunque predominantemente hombres. En España la sierra era un medio de ejecución militar hasta el fin de¡ siglo XVIII

En la Alemania luterana la sierra aguardaba a los cabecillas de los campesinos rebeldes, y en Francia a las brujas preñadas por Satanás.

LA SILLA DE LA ZAMBULLIDA .

Tratamiento reservado a las mujeres pendencieras o chismosas a las prostitutas y a los mercaderes embrollones (a estos últimos también se les reservaba la "cathedra stercoris": literalmente la "cátedra de mierda", en la que se les ensuciaba a placer).

La silla de la zambullida se empleaba para sumergir en el agua (ríos, estanques, lagos, etcétera) a las mujeres o a quienes hubieran sido tocados por la justicia local. El chapuzón duraba pocos Instantes, el espectáculo tardes enteras.

LA SILLA DE INTERROGATORIO

Se trata de utensilios básicos para el arte del inquisidor. Hoy en día se usan versiones actualizadas, mejoradas, mejoradas por medio de la electricidad. El efecto de los pinchos - aunque no estén electrificados, sobre la víctima, que siempre está desnuda, es obvio y no requiere comentario. Ésta sufre atrozmente desde el primer instante del interrogatorio, que puede ser más intenso si se aplican sacudidas o golpes en brazos y piernas.

SILLA DE PUTREFACCIÓN

La víctima era atada a este instrumento y levantada entre los cadáveres de dos ahorcados en estado de putrefacción, a veces solamente por algunos días, pero en ocasiones hasta la muerte.

SILLA DE TORTURA

Fue usada en Centro Europa hasta 1846. El torturado era sentado en ella desnudo y amarrado por correas que lo apretaban lentamente, de modo que los pinchos le penetraran en la carne.

LA SILLA ELÉCTRICA

Inventada en 1888, miles de personas han sido ajusticiadas en la que los americanos llaman "The Hot Seat" (La Silla Hirviente). Se trata de tina silla de madera común, provista de correas y de electrodos de cobre: estos últimos se colocan en las muñecas, en la cabeza y en los tobillos, mientras que un estetoscopio se aplica al corazón para comprobar el deceso de la víctima. Después de haber asegurado el prisionero a la silla, con la cabeza afeitada con anterioridad para garantizar un efectivo contacto entre los electrodos y la piel, se coloca una máscara sobre el rostro para evitar que los ojos salgan de sus órbitas en el momento en que la corriente atraviesa el cuerpo.

En las ejecuciones actuales se transmiten tres descargas eléctricas por breves periodos. La primera, de 2000 voltios, causa una contracción tan violenta que lanza el cuerpo hacia adelante contra las ataduras que lo sujetan a la silla. Las dos descargas sucesivas son de aproximadamente 1000 voltios con una duración que varia de 3 a 4 minutos.

La silla eléctrica provoca efectos visiblemente devastadores: el condenado llega a defecar, orinar o vomitar sangre; los órganos internos se queman y la piel queda ennegrecida completamente. La temperatura M cuerpo alcanza los 138-140 grados, la sangre hierve literalmente. Los testigos, en efecto, mencionan siempre un olor a carne quemada. Los funcionarios se ven obligados a colocarse vaselina en los orificios de la nariz para no percibir el terrible olor y a tirar a la basura los vestidos puestos durante la ejecución.

La primera descarga eléctrica debería causar la pérdida de conocimiento; desgraciadamente se han producido diferentes casos en que esto no se ha verificado, además al final de las tres descargas algunos órganos vitales han Continuado a funcionar siendo necesario otras descargas de un voltaje y de una duración mayor. La silla eléctrica entró en vigor como método de ejecución capital en 1889 sustituyendo a la horca prevista en muchos estados de América. Pocos saben que este invento nació involuntariamente como resultado de las luchas surgidas para el reparto del mercado de la energía eléctrica entre dos magnates de la industria: Thomas Edison, productor de energía eléctrica continua, y Westinghouse, productor de energía corriente alterna. Edison, en efecto, para demostrar la peligrosidad de la corriente alterna producida por su adversario, encargó al ingeniero Harold P. Brown efectuar una demostración técnica, utilizando animales como conejillos de Indias, y someterla a una comisión parlamentaria de encuesta. De esta manera la electrocución se adoptó en el Estado de New York como método más "humano y eficaz".

El primer condenado a muerte, designado para inaugurarla, fue, en 1889, Joseph Chappleau; pero por alguna deficiencia técnica, no logrando provocar su muerte después de aproximadamente una hora con continuas descargas, fue agraciado y se le conmutó la pena a cadena perpetua. En 1800 fue ajusticiado, en la prisión de Auburn William Kerrirriler condenado por haber descuartizado a su mujer con un hacha. El cuerpo de Kerrirriler quedó prácticamente asado después de varios intentos de los ejecutores buscando la adecuada intensidad de voltaje y frecuencia de las descargas.

A pesar del horror que cada ejecución provocaba con su anuncio, la silla eléctrica no ha encontrado muchos adversarios en los Estados Unidos hasta el punto de convertirse en el más popular método de ejecución. La silla eléctrica es considerada un instrumento fundamental del 11 progreso industrial" aunque, en realidad, se trata solamente de una máquina de tortura antigua perfeccionada por las conquistas de la civilización moderna.

EL SUPLICIO DEL AGUA

Entre los suplicios más atroces estaba, y está, el de agua. La víctima es inclinada con los pies hacia abajo y obligada a engullir inmensas cantidades, generalmente por medio de un embudo embutido en la boca mientras la nariz es tapada, lo cual fuerza a tragar todo el contenido del embudo antes de poder respirar una bocanada de aire. Sólo el terror de la asfixia repetido infinitas veces, es de por sí un tormento angustioso.

Cuando el estómago se distiende e hincha de manera grotesca, se inclina la víctima con la cabeza hacia abajo; la presión contra el diafragma y el corazón ocasiona estados de sufrimientos inimaginables, sufrimientos que el verdugo aumenta golpeando el abdomen.

Este tratamiento se aplica ampliamente hoy en día porque es fácil de administrar y no deja marcas delatoras.

SUPLICIO DE LA CRUZ

Antes de que la cruz apariencia en Oriente con la conquista romana, ya Asiríos Y Hebreos solían atar a un palo los cadáveres de los criminales para hacer públicos tanto sus delitos como la eficacia de la justicia.

En Roma, en el periodo republicano, como pena capital para los esclavos y los no ciudadanos, fue introducida la práctica de atarlos a un palo, a mentido con la cabeza hacia abajo, y azotarlos. Después se añadió al palo una barra transversal de madera (Patibultim) colocada encima o un poco más abajo, formando una cruz en forma de Tau o en forma Latina, sobre la que el condenado era atado y clavado con los brazos extendidos y con los pies colocados sobre un atril, para evitar el desgarramiento de las manos. Se le dejaba expuesto en estas condiciones hasta que le llegaba la muerte. Una tablilla (Titultis) indicaba su nombre y el motivo de la condena. Normalmente el palo permanecía hincado permanentemente en el lugar de la ejecución, mientras que el patibulum lo hacían llevar al condenado.

Reservado a los esclavos y a los grandes criminales de origen humilde, el infamante suplicio de la cruz fue aplicado a Cristo, con la aprobación y la ejecución de la condena por parte del procurador Poncio Pilato y de los soldados romanos.

EL SUPLICIO DEL SUSPENDIMIENTO

Desde la antigüedad, el suplicio del suspendimiento era un sistema de tortura básico en los procedimientos de “quaestio per tormenta" (interrogatorio judicial realizado mediante torturas hasta obtener la confesión de la verdad). A menudo constituía una mera preparación para infligir posteriormente otros tormentos a la víctima. Durante la Edad Media se mantuvo esta usanza con los plebeyos acusados de bigamia, robo, infanticidio o deserción.

El condenado, fuertemente atado por pies o brazos a la cuerda de un cabestrante, y levantado en el aire, permanecía colgado durante un largo período de tiempo, que podía ser dos o tres días seguidos. Al mismo tiempo, el verdugo iba colocando paulatinamente pesos considerables en las partes del cuerpo contrarias a las que estaban en contacto con las cuerdas.

LA TORTURA DEL "GOTA A GOTA

Obligado casi siempre a permanecer en lugar como este, a la víctima, con la cabeza sujetada por el anillo de hierro, se le Infligía esta tortura atroz; si el condenado no confesaba, la locura era su trágico final.

LA TRENZA DE PAJA

Era aplicada como signo de vergüenza a las jóvenes que habían quedado encinta antes de casarse. Las "infames" eran rapadas al cero y condenadas a permanecer con ella delante de las puertas principales de las iglesias en los días de fiesta.

SOBRE ESTA EXPOSICIÓN

Inaugurada EN ABRIL BE 1983 en Florencia, esta iniciativa, ya célebre a nivel internacional, constituye un formidable testimonio contra la brutalidad del poder en cualquier lugar y tiempo - hecho que ha sido apreciado por la casi totalidad de la crítica en la prensa, en la televisión y en la radio.

El período histórico de su contenido termina, por ahora, en 1880-1900 aproximadamente, porque la actualización prevista hasta la tortura en el mundo contemporáneo - muy difundida, como sabe todo el que quiere saberlo- impone observar una escrupulosa objetividad y rigurosa precisión bajo todos los aspectos, especialmente político: exigencias que se pueden satisfacer sólo a través de largos y costosos preparativos apoyados, en parte, incluso en la colaboración con Amnesty International y con entidades similares. Estos trabajos están en curso de realización pero su conclusión está todavía lejos.

Actualmente se exponen unos ochenta y cinco instrumentos entre mayores y menores: de ejecución o pena capital de humillación publica y de tortura propiamente dicha. Aproximadamente tres cuartos de estos son originales y se remontan a los siglos XVI y VIII mientras los restantes son reconstrucciones filológicas de los siglos XIX y XX. Esta colección es única en el mundo. Ateniéndonos a los hechos nada similar se ha ofrecido al publico desde 1908-1909, años en los que tuvo lugar en Berlín una exposición con el título de DIE HEILIGE inquisition: METHODEN UND WIR­KUNG. - La Santa Inquisición: su esencia, métodos y efectos - que recogía numeroso -material de dos famosas colecciones del siglo pasado: la Desjardins de Marsella y la -Friedlaender Manin de Venecia, ambas dispersadas ahora pero de la que unas veinte piezas, después de pasar por el mercado de antigüedades, se incluyen en esta exposición.

Todos los objetos pertenecen a un consorcio de dieciocho propietarios europeos y tres estadounidenses- no sádicos con oscuros deseos, sino personas normales a las que les llegaron por herencia o por compras casuales, objetos que, aunque repugnen, son siempre testimonios históricos que deben conservarse, o mejor aun que deben utilizarse para fines sociales positivos. Por lo tanto, los ingresos de la exposición una vez cubiertos los gastos de gestión, se destinan no sólo a realizar la actualización de la misma, hasta llegar a los métodos de tortura moderna sino también a La Institución en Europa de un museo permanente contra la tortura.

SOBRE LA TORTURA, EN EL PASADO Y EN EL PRESENTE

No pretendemos tratar profundamente en estas pocas líneas el tema de la tortura, ya que sería presuntuoso y superficial; nos limitaremos a hacer Algunas observaciones subjetivas.

Es un grave error considerar la tortura como un único hecho histórico, una costumbre de tiempos pasados y de determinados lugares, un procedimiento codificado y racionalizado que los poderes seculares y eclesiásticos infligían según preceptos superados ahora a través de la evolución social, política y moral. Estas ilusiones reconfortantes adormecen la conciencia colectiva y entorpecen la vigilancia contra un peligro real y omnipresente, incluso entre nosotros. En realidad, la tortura no conoce épocas, no requiere procedimientos particulares, ni ambientes, ni medios especiales, y no deriva de la voluntad del poder, tanto secular como religioso. Hacer sufrir a otras criaturas vivientes, y en especial a otros seres humanos, es una necesidad irresistible que parece innata en la mayoría de los seres humanos de sexo masculino -característica que los distingue de los animales feroces - y que cada uno satisface en diferente medida: desde el buen padre de familia que con malicia y astucia causa congoja, y a menudo sufrimientos peores, a su mujer e hijos hasta el profesional de la tortura policíaca-política. No es ni la Santa Inquisición ni la justicia secular quienes generan los aplausos estáticos ante los espectáculos sobre el patíbulo, ni suscitan el delirio de las masas al olor de la carne humana quemada, ni cuando los cielos se desgarran por los alaridos y gritos que resuenan a través de los siglos. En realidad, la relación entre causa y efecto funciona en sentido inverso: es la sed de sangre congénita y la capacidad del hombre de gozar con la agonía de sus semejantes, la que genera y perpetua estas estructuras sociales que concretizan e institucionalizan los hechos físicos, la satisfacción que ansia y exige al subconsciente colectivo.

Sólo en base a esta consideración se puede colocar en su justa perspectiva la naturaleza y la historia de la tortura. Es evidente que a través del dolor lacerante se puede arrancar cualquier confesión, testimonio o conversión. El hereje mutilado en el banco del suplicio no volverá al seno de la Santa Madre Iglesia, aunque así lo haya prometido in extremis. La confesión de un delito, arrancada con el potro, garantiza la incolumidad del auténtico culpable y, por consiguiente, no sólo aniquila cualquier pretensión de eficacia social de la ley, sino que incluso favorece la delincuencia. Esto lo han sabido siempre todos, el Papa y el pobre, el rey y el-reo, y cualquier pilar del poder; los intrépidos lo afirmaron, los filósofos lo escribieron, el buen sentido común lo afirmaba diariamente. ¿Por que, entonces, la tortura, institución universal y eterna? Por una sola razón: porque procura deleite al torturador. La colectividad masculina, desde el emperador al siervo de la gleba, desde el cardenal al monaguillo, con pocas excepciones, se extasía consciente o inconscientemente, ante ejecuciones efectuadas con métodos tales que una mente sana rechaza solamente al ver las ilustraciones de la época.

Por esto, siempre ha habido apologistas de la tortura, doctos sabios que a través de los siglos han inventado, casi siempre en nombre de Cristo justificaciones jurídicas, morales y doctrinales Muy, pronto fue comprobado que un solo indicio de penitencia y de deseo de abrazar la verdadera fe, aunque fuese arrancado con el látigo y con la hoguera, salvaba el alma del hebreo, del hereje o del apóstata del infierno, de otra forma inevitable, e impedía a otros débiles de fe caer en el mismo peligro. Así, las grandes hogueras, en las que se quemaban vivos a decenas de mal creyentes, eran alegres fiestas con música, corte y danzas ceremoniales en las plazas, se llamaban <<autos de fe>> es decir actos de fe, y se consideraban del agrado de la Virgen y de la Santísima Trinidad. Magistrados se complacían razonando que, en muchos casos, las confesiones de los delitos, arrancadas con la tortura, a continuación eran sostenidas por indicios externos; que las ejecuciones lentas y sangrientas servían de escarmiento; que todos los condenados deberían sufrir algún grado de mutilación permanente, porque la reclusión en la cárcel no es suficiente. Pero cada apologista, en el fondo de su corazón, sabía la verdad.. Y gozaba.

Nuestras nociones convencionales de historia no consideran casi nunca estas cosas. La escuela no habla de ello - al máximo algunos textos hacen alusiones, pero sin culpar a la Iglesia Católica, primera fuente y principal sostenedora de la tortura en Occidente. Alimentamos nuestras mentes con breves nociones del pasado, nociones desinfectadas y trucadas para el tranquilo consumo burgués; televisión, cine, libros de texto, novelas históricas, pinturas, estampas y tradición oral: todos nos sugieren escenas que se amalgaman en una imagen superficial, imperfecta y falsa. Pero no nos muestran jamás ese basalto eterno y ubicuo en el que todo se apoyaba, esa atmósfera, por llamarla de algún modo, que envolvía el mundo y que incluso ahora continúa casi intacto: carne y huesos desgarrados, cortados y aserrados, quemados y heridos en innumerables cárceles, y mas aún, en multitud de plazas de cada cuidad o aldea de la cristiandad; cadáveres putrefactos colgados por todas partes; la tierra a los pies de las murallas junto a la poterna de los pecadores que era un pantano de sangre podrida y que en verano apestaba como los mataderos públicos que es el auténtico olor de la historia.

LA MUESTRA

Instrumentos Europeos de Tortura, de la Edad -Medía al Siglo XIX, está integrada por mas de 85 piezas, que pueden dividirse de la siguiente manera:

Instrumentos de humillación pública

Con estos aparatos se castigaban infracciones menores y se exponía a las victimas al escarnio de la multitud, que al- ver a alguien con tal artefacto, lo hacía objeto de ofensas físicas y verbales.

Entre los instrumentos que se presentan en esta muestra destacan las Mascaras Infamantes, que se imponían a quienes habían manifestado su descontento hacia el orden establecido, contra las convenciones vigentes. Pero las víctimas preferidas eran aquellas mujeres que se rebelaban contra la esclavitud doméstica o los continuos embarazos, es decir, contra el despotismo de los hombres. Otro instrumento de humillación pública era el Cepo, con el que se exponía en las plazas a la víctima con las manos y los pies aprisionados en las aberturas correspondientes. La chusma castigaba al delincuente, golpeándolo, embadurnándolo con cuánto quisiera, o aplicándole cosquillas en manos y pies, cuando no mutilándolo.

Quienes blasfemaban o pronuncia palabras soeces eran torturados con La Flauta del Alborotador, cuyo collar de hierro se cerraba detrás de cuello de la víctima, colocando sus dedos - como los de un músico - bajo las muescas que eran apretados a voluntad del verdugo. Por su parte, los borrachos eran expuestos

al público vituperio con la Picota en Tonel, que era de dos tipos: la cerrada en el fondo, dentro de la cual se colocaba a la víctima junto con orines y estiércol o simplemente con agua podrida; y las abiertas, para que la víctima caminara por las calles con La Picota a cuestas, con mucho dolor por el enorme peso

de ésta.

Los aparatos para torturar

Estos artefactos tenían como finalidad infligir un largo tormento, que no necesariamente debía culminar con la muerte de la persona, aunque a veces ello ocurriera por la severa infección de las heridas ocasionadas o como consecuencia lógica y natural de la tortura.

Destaca entre estos instrumentos La Dama de Hierro, que consiste en un sarcófago de hierro en cuyas puertas se encuentran puntas afiladísimas que se ajustaban de manera movible para penetrar en los brazos, piernas y aquellas partes donde no causara heridas mortales a la víctima. El propósito era que el torturado resistiera varios días antes de morir.

La Cuna de Judas también es digna de mencionarse, pues en algunas partes sigue utilizándose. Al torturado se le levantaba de pies y manos, para luego dejarlo caer sobre la punta de una pirámide, y ahí se le soltaba para que su peso reposara sobre el punto situado en el ano o en la vagina . El verdugo podía variar la presión poniéndole más peso al cuerpo, o sacudiendo a la víctima, siempre siguiendo indicaciones de los interrogadores.

Un utensilio básico para el inquisidor era La Silla de Interrogatorio, cuya heredera tecnologizada es la silla eléctrica. Los pinchos de La Silla de Interrogatorio sobre la víctima desnuda producían un dolor inenarrable incrementado por el verdugo que sacudía al interrogado o le aplicaba golpes en brazos y piernas, y cuando se quería hacer más cruel la pena, se solía calentar el asiento, que era de hierro.

No podemos dejar de destacar el ampliamente conocido Potro, cuya acción era el estiramiento o desmembramiento por medio de tensión longitudinal que se usó desde los tiempos de las antiguas Babilonia y Egipto, y que el conquistador utilizó en América Central contra indígenas.

Instrumentos de pena capital

Su función única era la eliminación de la victima, generalmente después de un doloroso tormento. En esta categoría hay que ubicar a la Guillotina, inventada por el medico francés Josep Ignace Guiffotín, para conceder una muerte rápida e indolora a los condenados. Ello significó la igualación en la muerte de los hombres, sin importar su condición social. Bajo su cuchilla rodaron las cabezas lo mismo de presos comunes y plebeyos que de nobles. Con ella, la muerte fácil dejó de ser privilegio de los aristócratas.

Así, la Guillotina es un símbolo de la igualdad, y de la Revolución Francesa.

De los instrumentos incluidos en esta muestra, el Garrote es el que se ha empleado públicamente hasta nuestros días. Existen dos versiones: "la española, en la cual el tornillo hace retroceder el collar de hierro, matando a la victima por asfixia; y, “la catalana ", en la cual un punzón de hierro penetra y rompe las vértebras cervicales al mismo tiempo que empuja todo el cuello hacía adelante, aplastando la tráquea contra el collar fijo, con lo cual la víctima perecía tanto por asfixia como por lenta destrucción de la medula espinal

El Aplasta cabezas es un aparato diabólico que todavía se usa de manera clandestina. El procedimiento consistía en colocar la barbilla de la victima en la barra inferior; en tanto que el casquete era empujado hacia abajo por el tornillo El final es predecible.

Instrumentos de tortura contra mujeres

Decidimos hacer una categoría especial porque los archivos europeos demuestran que durante tres siglos y medio, alrededor del 85% de las victimas de tortura y de muerte en la hoguera fueron mujeres. Acusadas de brujas o de diferentes crímenes se diseñaron aparatos para ser utilizados contra las féminas.

Pinzas y Tenazas, usadas en frío, pero casi siempre al rojo vivo, se destinaban para lacerar o arrancar pezones pero según la creatividad del verdugo, también podía utilizarse para otras partes del cuerpo.

La Pera Oral, Rectal o Vaginal se introducía en tales partes del cuerpo, y allí se iba abriendo y desgarrando por medio de un tornillo. La parte del cuerpo afectada era irremediablemente dañada, pues las puntas que sobresalen del extremo servían para desgarrar mejor el fondo de la garganta , del recto, o del útero

Respecto del Cinturón de Castidad existe la discusión de si es o no un instrumento de tortura. La respuesta es un sí rotundo, en virtud de que las mujeres debían colocárselo, no para salvaguardar su castidad en ausencia del esposo -como reza la creencia Popular- sino para evitar la violación en épocas de acuartelamiento de soldados en las ciudades y durante estancias nocturnas en posada cuando viajaban Si bien el cinturón se colocaba sólo durante períodos breves, ¿puede existir mayor humillación, mayor ultraje al cuerpo y al espíritu, impuesto por el temor del macho, por el temor de sufrir a causa de la agresividad masculina?

Vídeos relacionados