Infertilildad humana

Esterilidad. Fertilización in vitro. Disección parcial de la zona. Inyección intra citoplasmática del espermio

  • Enviado por: Daniela Domínguez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

Desde que las parejas han intentado procrear, los problemas de infertilidad han estado presentes. Pese a que el problema de la infertilidad es una tremenda lucha personal, es importante saber que el problema es de la pareja, y como tal debe ser comprendido y enfrentado. Más de 4.5 millones de parejas en el mundo sufren este problema cada año, y el numero a través de la historia es increíble.

En la Biblia, es bien conocido el caso de Abraham y su esposa Sara. Ellos al verse imposibilitados de tener familia, rogaron a Dios por un hijo. Dios le prometió a Abraham un hijo, siempre y cuando este se lo diera en sacrificio, transcurrido unos años. Abraham aceptó. El momento del sacrificio llegó, y Dios al ver que Abraham le era realmente fiel, le prohibió que atentara contra su hijo, y le prometió que sería padre de naciones.

Pero ahí no se queda el problema. Las mujeres que no podían concebir en las antiguas civilizaciones o inclusive en la edad Media, eran humilladas, torturadas e inclusive asesinadas por sus maridos. Se creía que la infertilidad era un castigo divino por su mala conducta, o el resultado de un pacto hecho con el diablo. En muchas culturas el marido podía públicamente flagelar a su mujer o ahorcarla, si no le daba un hijo en un tiempo acordado.

Conocido es el caso de Enrique VIII, que al no poder tener hijos varones se casó numerosas veces, e inclusive llegó a romper sus enlaces con el Papa, cuando este no quiso divorciarlo, empezando así el Anglicanismo.

Se creía que el problema de la infertilidad le concernía solamente a la mujer, por lo que por muchos años , las mujeres tuvieron que llevar encima este enorme peso sobre sus hombros, recurriendo a todo tipo de prácticas para tratar de quitarse este peso. Las pociones mágicas, los rituales, las mandas a los dioses eran cosa frecuente. Existen registros pertenecientes al Renacimiento, que indican cuales eran las hierbas y sustancias ingeridas por las mujeres para poder concebir. Entre ellas se destacan la uñas de gato, todavía usada en nuestros días para le mismo propósito; y la orina de oveja.

Los métodos para tratar de superar este problema han sido variados. Hoy en día la medicina y las nuevas tecnologías nos ofrecen soluciones mucho más viables y certeras que las antiguas, y es esto lo que analizaré a continuación.

CAUSAS DE LA INFERTILIDAD

Las causas de la infertilidad son variadas y se encuentran

presentas tanto en el hombre como en la mujer. Dentro de las causas femeninas de la infertilidad se destacan la endometriosis. Esta enfermedad que se genera por causa desconocidas y produce un engrosamiento en las paredes del útero, tiene consecuencias no tan solo, figurativas sino que también obstruye el paso de las trompas de falopio hacia el útero. Otra causa frecuente en la mujer es la mala ovulación, debida generalmente a problemas hormonales relacionados tanto en la producción como secreción de hormonas tales como HFL (Hormona Folículo Estimulante) y la HL (Hormona Luteinizante), ambas imprescindibles para el proceso de ovulación.

Dentro de las causa de infertilidad masculina, se encuentran la baja cuenta de espermios, un reducido número de espermios en cada eyaculación, la poca movilidad de estos, lo que les impide la llegada hasta el lugar en que se encuentra el óvulo, la incapacidad del espermio para penetrar el óvulo, debido a unas baja cantidad de lisosomas ubicados en el acrosoma, y la impotencia sexual.

Cabe destacar que el consumo excesivo de tabaco, al igual que el consumo de drogas más fuertes, traen consigo fuertes problemas de infertilidad masculina, puesto que reducen tanto la movilidad como la cantidad de espermios. También las enfermedades venéreas traen consigo problemas de infertilidad, ya que producen secreciones de pus, por ejemplo la gonorrea, dentro del aparato reproductor, principalmente femenino.

Otra enfermedad que trae consigo la infertilidad tanto para hombres como para mujeres, es el hipo o hiper tiroidismo. Esta enfermedad trae consigo una serie de problemas hormonales, dificultando casi completamente, la posibilidad de un embarazo, ya que tanto para el proceso de ovulación como para la espermatogénesis, se necesita un nivel de hormonas regulados. Además los pacientes que sufren de estas enfermedades, tienen tendencia a ser libido, es decir sus deseos sexuales se minimizan.

Infertilildad humana
TRATAMIENTOS PARA LA INFERTILIDAD

Dentro de los sistemas utilizados actualmente para tratar los problemas de infertilidad, se encuentran dentro de los más usados, aquellos que involucran las técnicas de micromanipulación del óvulo y del espermio.

Dentro de las primeras técnicas de este tipo experimentadas, se encuentra la PZD (Disección parcial de la zona). Esta técnica consiste en que a través de químicos u objetos punzantes , la zona pelúcida del óvulo es abierta, para facilitar así la entrada del espermio. Los principales problemas que presentaba este sistema, es que no aseguraba la entrada del espermio al óvulo, ni tampoco aseguraba que un solo espermio penetrara, produciéndose así una poliespermia que terminaba e anormalidades genéticas debido a que el individuo, poseía un triple juego cromosómico. Debido a esto este sistema tuvo una corta existencia.

Lo reemplazó, como siguiente paso en la micromanipulación, el SUZI (Inserción Sub Zonal). Este sistema consistía en que tras haber efectuado la fisura en la zona pelúcida, un espermio era inyectado entre la zona pelúcida y el óvulo mismo, facilitando aun más la entrada del espermio. Este sistema significó un adelanto considerable en las tecnicas de micromanipulación. Solucionaba casi por completo aquellos problemas de baja cuenta de espermios o poca movilidad de estos, pero el problema de la poliespermia aun persistía.

La Fertilización In Vitro (IVF), fue el siguiente paso. Este sistema consistía, en que tanto los ovulos como los espermios eran retirados del cuerpo de la mujer y del hombre, respectivamente para llevar a cabo la fecundación fuera del cuerpo materno. En el caso de la mujer, los ovulos son retirados, a través de una succión. Previo a este procedimiento, la mujer debe inyectarse hormonas que faciliten la ovulación, para que al momento de sustraer los óvulos del ovario materno, más de un óvulo sea retirado. En el caso de que la entrada al ovario esté interrumpida, este procedimiento, también se puede lleva a cabo quirúrgicamente a través de una laparoscopía. En el caso del hombre, el procedimiento es mucho más sencillo, los espermios, son extraídos a través de la masturbación, y son conservados hasta el momento de la fecundación. Una vez listos los óvulos y espermios, se crean, en un laboratorio las condiciones adecuadas para que ocurra la fecundación. Más de un óvulo, es fecundado, por lo que generalmente para el resto de los óvulos fecundados se recomienda la criopreservación; lo que significa que los cigotos, son congelados hasta que la madre quiera tener nuevos hijos. Un vez desarrollada la fecundación, el cigoto, comienza su proceso de gatrulación, y pasado tres a cuatro días es insertado en el endometrio materno, que ha sido preparado a través de la ingesta oral o inyección de hormonas. Generalmente más de un cigoto es insertado, para prevenir posibles perdidas, pero esto trae consigo el riesgo de embarazos múltiples. Este sistema es muy útil para aquellas mujeres que han sufrido una extirpación de las trompas de falopio, o para aquellas mujeres que tienen problemas de ovulación.

Más avanzado que el IVF, es el sistema denominado ICSI (Inyección intra citoplasmática del espermio). En este sistema, un único espermio es inyectado dentro del citoplasma del óvulo, haciendo casi 100% segura la fecundación. Al igual que en la Fertilización In Vitro, este proceso es llevado acabo, acompañado de una serie de hormonas que facilitan la ovulación y preparan al útero para el embarazo. Las garantías que presenta este proceso es que la poca movilidad o incapacidad de penetrar del espermio no son un problema. Generalmente, el espermio a ser inyectado, es escogido cuidadosamente, preferiendose aquellos más grandes y lentos, puesto que son más fáciles de succionar por la jeringa. Además trae consigo la ventaja de que los embarazos múltiples quedan descartados.

Un sistema que aun está en marcha blanca, es el ROSNI (Round Spermatid Nucleus Injection) Este sistema consiste, en retirar las espermatidas inmaduras no diferenciadas, del testículo del varón, y mezclar únicamente el núcleo de esta con el núcleo del óvulo. Este sistema aun se encuentra en pañales, por lo complicado que es. Se piensa que de aprovarse abiertamente este sistema, la futura intervención o manipulación genética sería posible, a través de esta técnica, corrigiendo así trastornos como el Síndrome de Down entre otros. Además significaría la posibilidad para aquellas personas impotentes de poder tener hijos.

CONCLUSIÓN

A través de la historia muchos, se han visto afectados por problemas de infertilidad, pero gracias a los diversos adelantos de la ciencia, este es ahora, un problema con solución.

La técnica de micromanipulación de gametos, ha traído diferentes ventajas para parejas con problemas de infertilidad. Tratamientos como la Fertilización In Vitro, e ICSI, han abierto las puertas de la paternidad a millones

Aun falta mucho camino por recorrer, pero cada véz más y más posibilidades se van acercando a nosotros.

1

8

Una pipeta microscópica es utilizada para insertar un espermio dentro del óvulo. Este proceso es denominado ICSI ( Inyección intra citoplasmática del espermio)