Industria de la construcción

Política de vivienda. Ley de viviendas. Suelo. Cemento. Empresas constructoras

  • Enviado por: Nasa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

INDICE:

1.- La industria de la construcción en la economía nacional:

1.1.- La industria de la construcción en la economía andaluza.

2.- El cemento como material de construcción:

2.1.- El cemento y sus clases.

2.2.- Estructura de la industria del cemento.

2.3.- Evolución histórica del cemento en España.

2.4.- Intervención gubernamental en la indsutria del cemento.

3.- Empresas constructoras.

4.- El suelo.

5.- El problema y la política de la vivienda:

5.1.- El problema y la política de la vivienda hasta 1936.

5.2.- El problema y la política de la vivienda desde 1939 hasta 1954.

6.- El problema de la vivienda a la luz del censo de 1950:

6.1.- La Ley de viviendas de renta limitada y el I Plan nacional de la viv. (56-60).

7.- El segundo plan nacional de la vivienda 1971-1976:

7.1 - Política de vivienda hasta 1980.

BIBLIOGRAFÍA:

- “España Economía”, Espasa Calpe. García Delgado y otros.

- “Estructura Económica de España”, Alianza Editorial. Ramón Tamames.

1.-LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN EN LA ECONOMÍA NACIONAL:

La industria de la construcción, que abarca desde la materialización de proyectos hidráulicos hasta la edificación de viviendas, es en España el sector de mayor importancía económica. Más concretamente esa importancia del sector viene dada por las siguientes circunstancias:

  • En primer lugar, su importancia cuantitativa desde el punto de vista del valor añadido que con ella se genera, desde el punto de vista de los consumos intermedios que demanda, y desde el punto de vista ocupacional.

  • En segundo lugar, la escasa dimensión temporal de la mayor parte de las actividades de construcción, ya que las empresas trabajan básicamente con personal contratado por el tiempo de duración de la obra, configura a la construcción como una actividad para la cual el desempleo esporádico de sus trabajadores aparece como algo normal.

  • En tercer lugar, la producción de la rama materializa el 58 % de los gastos de inversión de la economía, en respuesta a una demanda muy heterogénea: demandas de obras de infraestructura social y urbana, demandas de vivienda, y demandas de los empresarios. Todas estas demandas determinan una evolución de la construcción en el tiempo muy distinta de la seguida por las restantes ramas industriales, pero que, dado el importante volumen de consumos intermedios, contribuyen de modo notable a amplificar o atenuar el ciclo indutrial “normal”.

1.1 - LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN EN LA ECONOMÍA ANDALUZA:

En cuanto al sector de la construcción ha vivido uno de sus momentos más dulces en nuestra comunidad autónoma, causa de la fuerte inversión realizada en obras públicas y vivienda. En el capítulo de empleo, el nivel maximo se alcanza en 1990, con 45.000 ocupados más que en 1995. La construcción es el sector más dinámico de la economía andaluza en esta etapa, cumpliendo una doble función de motor del crecimiento y de creación de condiciones favorables para que este crecimiento sea autosostenido a través de la creación de infraestructuras básicas para el desarrollo económico.

Las inversiones se comportaron muy dinámicamente durante los años 1986-1989, con un furte componente en nuevas instalaciones, aunque a partir de esa fecha se dirigieron preferentemente hacia ajustes de la capacidad instalada. El consumo de cemento sigue un comportamiento similar aunque se puede observar una fuerte concentración del consumo en las provincias de Málaga y Sevilla, donde principalmente incidieron las obras realizadas para la Expo´92. Se puede afirmar que el incremento del consumo de cemento en España se debe principalmente al crecimiento del mismo en Andalucía.

Por lo que se refiere a las obras de infraestructura, éstas se realizaron con tres objetivos fundamentales:

  • Conectar Andalucía con el resto de España de forma efectiva. Esto se realiza a través de infraestructura viaria, como la autovía entre Madrid y Sevilla, ferroviaria, como la linea de alta velocidad, y aeroportuaria, como las ampliaciones de los aeropuertos de Málaga, Sevilla y, más recientemente, de Granada.

  • Articular las comunicaciones en la región para asi favorecer un desarrollo equilibrado del que andalucía carece hasta el momento. En ello, inciden la Autovía del 92 y la Autopista del V Centenario, así como las anteriormente mencionadas.

  • Modernizar los núcleos urbanos, con las mejoras de los accesos y las rondas de circunvalación de las grandes ciudades.

  • Pese a que estas iniciativas se consideran muy positivas para mejorar las condiciones para un desarrollo sostenido de la comunidad autónoma, y para dotar a la región de unas infraestructuras modernas de las que carecía, hay que destacar varios puntos negativos.

    El crecimiento del sector de la construcción debido a las grandes inversiones en infraestructura no se puede considerar de carácter permanente, y no debemos caer en el engaño de esperar a grandes acontecimietos para dotar a Andalucía de los elementos necesarios para mejorar sus perspectivas de desarrollo. Esto es, sin considerar que nuevos proyectos como las Olimpiadas no sean interesantes para el conjunto de la comunidad autónoma, no podemos permitirnos depender de éstas para acometer aquellas obras que sean necesarias.

    En el mismo sentido, se perdió una gran oportunidad a finales de los ochenta para dar un paso definitivo en la mejora de las infraestructuras de comunicaciones, enlazando líneas de alta velocidad hasta las provincias de Málaga y Cádiz

    Asi mismo, la permanencia del sistema de peaje en una vía de comunicación de alta velocidad como es la autopista Sevilla-Cádiz no contribuye excesivamete al desarrollo económico de la provincia con mayor índice de desempleo en España.

    Hemos de destacar la importancia que han tenido las ayudas concedidas por la Unión Europea a través de los Fondos Estructurales para la generación de estas obras. Podemos concentrar la inversión en el sector de la construcción como la realizada dentro del eje de Integración y Articulación Territorial del Marco de Apoyo Comunitario, donde se realizan inversiones FEDER por valor de 181.206,5 millones de pesetas entre 1989 y 1993, un 65,5% del total, como se desprende de las cifras señaladas.

    También es imporatante la construcción de viviendas, el gran impulso recibido por el sector viene de la mano de la construcción de viviendas en régimen libre, que se ve frenada a partir de 1993 debido a la fuerte recesión que desanima a los consumidores. Las viviendas de Protección Oficial disminuyen su participación sobre el total de forma acusada desde 1986 y sólo reaparecen con el respaldo de los planes de vivienda del Estado hacia 1993.

    2.- EL CEMENTO COMO MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN:

    2.1.- EL CEMENTO Y SUS CLASES:

    El cemento es un aglomerante que sus propiedades de gran velocidad de fraguado y fuerte resistencia constituye el elemento básico de la industria de la construcción. Las materias primas utilizadas en su fabricación requieren de que las fábricas estén siempre próximas a las canteras de donde se extraen.

    Clases de cemento:

    a) Cemento natural: Se obtienen a partir de elementos con poca o ninguna cal. Estos son los cementos que se usaron tradicionalmente y que aún actualmente tienen cierta importancia.

    b)Cemento artificial: Son los de mayor interés económico, y dentro de ellos el más importante es el "portland", es una invención inglesa de principios del siglo XIX consistente en mezclar, calcinar y moler una combinación de tierras calizas y arcillosas, pero a través de un proceso de elaboración más complejo que en el caso del natural.

    La estructura técnica de su producción hace posible la localización de fábricas de cemento artificial en prácticamente cualquier zona del país, ya que las materias primas necesarias se encuentran más fácilmente que en el caso del natural. El criterio de localización de las fábricas ha venido siendo, según las regiones que resulten ser más industrializadas.

    Por ser de mayor calidad, más homogéneo, y de oferta más elástica, el cemento artificial sería demandado en períodos de crecimiento de la construcción, y especialmente cuando el tamaño y complejidad de las obras exigiesen la calidad y fiabilidad que el portland ofrecía.

    El sector del cemento ocupa poca mano de obra y utiliza equipos costosos y de capacidad unitaria creciente. Buena prueba de ello es el hecho de que la mano de obra empleada en España por el sector pasó de 15.500 personas a 10.700 entre 1959 y 1972, periodo en que la producción de cemento llegó a triplicarse.

    2.2.- ESTRUCTURA DE LA INDUSTRIA DEL CEMENTO:

    La estructura de la industria del cemento es por naturaleza oligopolística. Existen varios grupos de empresas formados por sociedades que guardan fuertes conexiones entre sí.

    Aunque a pesar de la existencia de grupos, la estructura tiende a ser más que oligopolística, monopolística, pues la totalidad de los fabricantes están integrados en la Agrupación Nacional de Fabricantes de Cemento, dentro de la cual se toman decisiones comunes sobre precios, reparto de mercados, ect...

    2.3.- EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL CEMENTO EN ESPAÑA:

    La fabricación de cemento "portland" se inició en España a finales del s. XIX. La primera fábrica se instaló en Oviedo. En los primeros años se montaron otras fábricas en el Norte y Cataluña. Las restantes provincias, no productoras, recibían el cemento a precios muy elevados por el coste del transporte a larga distancia.

    En 1923 había en funcionamiento 18 fábricas y en 1936 se montaron otras 4, con lo que en dicho año había en España en total 29 fábricas. Entre 1943 y 1949, la capacidad de producción aumentó muy escasamente y solo a partir de 1950 se inició su incremento acelerado.

    En los años 1956 y 1958 el ritmo de crecimiento disminuyó notablemente por la dificultad de disponer de las divisas necesarias para la importación de maquinaria, por aquellos tiempos era el dollar la moneda fuerte que se necesitaba para comprar el equipo al extranjero. Mientras en 1960 el cemento se vio afectado por la recesión consecuente al Plan de Estabilización.

    A partir de 1962 la industria del cemento se recuperó definitivamente, y ya desde entonces la producción no ha dejado de crecer, hasta el punto en que sen han reducido las importaciones. Sobretodo en el sector andaluz donde se registran las empresas de mayor producción de cemento a nivel nacional.

    2.4.- INTERVENCIÓN GUBERNAMENTAL EN LA INDUSTRIA DEL CEMENTO:

    El sector del cemento estuvo oficialmente intervenido, a través de la "Delegación del Gobierno en la Industria del Cemento" (DGIC). Desde su creación en 1941 hasta la disolución de este órgano en 1961, la DGIC, dependiente del Ministerio de Industria estaba encargada de fijar precios, cupos de entrega obligatorio por parte de las fábricas, y cupos de adjudicación a las industrias consumidoras, todo ello conforme a un complicado sistema de preferencias.

    La intervención se hizo necesaria por dos motivos:

    -La escasez de la oferta cementera en los años de posguerra.

    -La escasez de productos siderúrgicos obligó a que en la industria española de la construcción pasara a emplear proporcionalmente mucho más cemento por unidad de obra realizada.

    La recesión económica del Plan de Estabilización afectó a la industria de la construcción más que a ninguna otra; ello permitió un pasajero equilibrio de oferta y demanda e incluso originó la aparición de excedentes de producción de cemento. Ante esa nueva situación, se fue a la libertad de precios que desencadenó un alza incontrolada de los precios lo cual ocasiona la disolución de la Delegación del Gobierno en la Industria del Cemento, por su incapacidad en la fijación de precios y otras materias.

    La reacción oficial fue la Orden del Ministerio de Comercio por la que se aprobó el "Convenio para la ordenación del precio del cemento" con la Agrupación Nacional de Fabricantes de Cemento. Mediante dicho Convenio se acordó elevar el precio del cemento en el 3% para 1973 y el 4% para 1974, junto con el compromiso de los fabricantes de lograr un aumento de la capacidad productiva.

    3.- EMPRESAS CONSTRUCTORAS:

    Como casi siempre sucede en nuestra economía, es apreciable una fuerte concentración de obra realizada en un número de empresas relativamente reducido. Son éstas las que integran el llamado Grupo de Empresas de Obras Públicas de Ámbito Nacional (geopan), formado en 1971 por 64 sociedades.

    Con una cifra equivalente al 10% de la población activa, la industria de la construcción es la primera del país por lo que a empleo se refiere.

    Todo lo indicado, más el carácter fuertemente coyuntural de la construcción hace que, una gran parte del personal de las empresas constructoras no tenga el carácter de fijo, llegando la proporción en las grandes empresas al 80% del total. De este porcentaje, la mayoría son peones, personal sin calificar, contratado por períodos que no exceden de 6 meses, ect.

    Los problemas de financiación son vitales para las empresas constructoras. Sobretodo en aquellas obras cuya realización requiere un gran volumen de capital que no puede ser reembolsado inmediatamente por las empresas promotoras. En la construcción de viviendas y otras edificaciones, los promotores no disponen casi nunca de tales medios, ya que normalmente ellos deben cederlas en pago aplazado a los adquierentes finales. El estado acude en apoyo de los promotores, facilitándoles créditos a plazos e intereses imposibles de obtener en la banca privada, siendo casi siempre el promotor el Sector Público.

    El largo tiempo que lleva la realización de muchas de las obras estatales comporta el grave riesgo de que, desde su comienzo hata el momento de terminarse, los precios de los materiales y de la mano de obra puedan experimentar numerosas modificaciones al alza. El coste final efectivo de la obra puede llegar a ser muy superior al presupuesto inicial, lo que en definitiva plantea difíciles problemas de revisión de precios, en los cuales el Estado se mueve lenta y difícilmente.

    En el caso de la construcción de viviendas, gran parte de la financiación corre a cargo de los promotores, que a estos efectos pueden clasificarse en dos grupos:

    -Viviendas de iniciativa oficial.

    -Viviendas de iniciativa privada.

    En el segundo grupo, los promotores más importates son las sociedades inmobiliarias, que para la financiación de las construcciones suelen tomar dinero por adelantado de los compradores de las viviendas. La falta de reglamentación de esta importante forma de obtener recursos financieros fizo proliferar las estafas a los más incautos.

    Los bancos comerciales, desde la Orden del Ministerio de Hacienda de 1969, fueron autorizados con carácter genérico a conceder créditos por plazos superiores a los 18 meses. Las cajas de Ahorro, fueron autorizadas por otra Orden Ministerial de 1972, a conceder créditos hasta los 15 años.

    4.- EL SUELO:

    Es uno de los problemas básicos del precio final de las viviendas. Puede representar entre el 40 y el 50% del precio total (ej: Madrid), frente al 10 y el 24% en países como: Holanda, Canada, Alemania, Suiza o Reino Unido. La ley del suelo de 1956 significó un intento de interés para acometer la solución de toda la problemática especuladora. Llegándose incluso a establecer la posibilidad de municipalización del suelo para crear reservas y a precios razonables de terrenos edificables.

    La no publicación del reglamento del la Ley, y el ambiente general de especulación dentro del proceso inflacionista, hicieron que si el índice general del coste de la vivienda aumento en el 100% aprox. entre 1961 y 1969, el valor de los terrenos superó la cota de 700%. Entre 1969 y 1975, esta fue una fase de estudios, con el único resultado de la presentación a las Cortes del proyecto de una nueva Ley del suelo.

    Entre 1975 y 1977 lo que imperó fue la incertidumbre y la especulación, sin que aprovecharan las posibilidades de mayor interés de la Ley del suelo de 1956, o de su revisión de 1975.

    En los pactos de Moncloa, se trazaron las bases de una política de urbanismo, suelo y vivienda, centrada en una serie de mecanismos concretos:

    1.- Formación de un inventario de suelo calificado urbano o urbanizable.

    2.- Promoción de suelo público especialmente para cooperativas de viviendas.

    3.- Reglamento de expropiaciones y revisión del tratamiento fiscal de los solares y terrenos.

    4.- Fomento de la adquisición de suelo urbano o urbanizable por las Corporaciones Locales.

    5.- Otras medidas sobre viviendas desocupadas, descentralización administrativa, financiación, ect...

    5.- EL PROBLEMA Y LA POLÍTICA DE LA VIVIENDA:

    Características:

    • La vivienda es un bien de consumo duradero y de primera necesidad.

    • Guarda una relación muy estrecha con el nivel de renta. En los países donde la distribución de la renta es muy desigual, un escaso tanto por ciento de la población total vive en amplias y lujosas residencias, y el resto de la población habitan en viviendas de insuficiente capacidad, incomodas e insalubres.

    • Es reflejo de las estructuras demográficas, económicas y sociales. En el caso de España, ésta cuenta con importantes corrientes migratorias interiores y tiene una estructura social que imprime a la distribución de la renta un fuerte desequilibrio.

    Para resolver los problemas de la escasez de la vivienda se toman una serie de medidas como son:

    • Fiscales: mediante la exención o reducción de la contribución urbana.

    • Facilidades crediticias.

    • Primas o subvenciones a la construcción.

    • Garantías de obtención de suministros, en caso de escasez de materiales.

    5.1.- EL PROBLEMA Y LA POLÍTICA DE LA VIVIENDA HASTA 1936:

    Este problema surgió después de la guerra civil. Los precios de alquiler de viviendas estuvieron tasados durante los S. XVI, XVII y XVIII. Sin embargo, con la Ley de 9 de Abril de 1842 se estableció la más absoluta libertad, lo que contribuyó a activar la construcción en el período de 80 años posteriores.

    A principios de siglo el problema de las viviendas insalubres seguía preocupando a la sociedad. Para resolver este problema, se promulgó la Ley de 12 de Junio de 1911, iniciandose una legislación de “casas baratas”, fomentando así la construcción de viviendas y promoviendo la creación de cooperativas.

    Durante el período 1920-1936 se tomaron una serie de medidas sobre inquilinatos y surgiendo así dos decretos:

    • El Real Decreto de 21 de Julio de 1920: “Decreto Bugallal”. Éste congeló los precios de los arrendamientos urbanos en poblaciones de más de 20.000 habitantes

    • Decreto de 29 de Diciembre de 1931: por este decreto la política de congelación de precios se amplio. Esta congelación de precios fue uno de los factores que más frenaron la construcción de viviendas.

    Hay que mencionar también la Ley de 25 de Junio de 1935 (“Ley Salmón”), cuyo propósito era combatir el paro, fomentando la construcción por medio de exenciones fiscales.

    5.2.- EL PROBLEMA Y LA POLÍTICA DE LA VIVIENDA DESDE 1939 HASTA 1954. LA LEGISLACIÓN DE VIVIENDAS “PROTEGIDAS” Y “BONIFICABLES”.

    El Estado trató de fomentar la construcción de viviendas mediante la concesión de viviendas denominadas “protegidas”, “bonificables”, de “tipo social”, de “renta limitada” y “subvencionadas”.

    Con la Ley de 19 de abril de 1939 se creó el Instituto Nacional de la vivienda, instrumento básico de la política de la vivienda. Al mismo tiempo se fijaron los beneficios otorgados a las “viviendas protegidas”, como son:

    • Exenciones del pago del 90% de la contribución urbana durante 20 años.

    • Concesión de préstamos sin interés y hasta el 40% del presupuesto de la construcción.

    • Primas de hasta un 20% del mismo a las cooperativas de viviendas en los que los socios hiciesen prestaciones de trabajo personal.

    Sin embargo, en el caso de “viviendas bonificables” los beneficios eran más amplios que en el caso de “viviendas protegidas”. Los préstamos otorgados por el Instituto de Crédito para la Reconstrucción Nacional podrían alcanzar hasta un 60% del presupuesto, con un interés del 4% y vencimientos a largo plazo y reembolsables. También se concedían facilidades en los suministros de materiales y se dejaba libertad a la venta por pisos de las casas contruidas.

    Sin embargo, desde la perspectiva de la política social, el Estado estuvo financiando la construcción de viviendas que solamente podían comprar las clases con ingresos altos.

    Pero el problema de la vivienda seguía durante 1944 y 1955 ya que aunque en este período se construyeron 112.105 viviendas, esta cifra era insuficiente.

    6.- EL PROBLEMA DE LA VIVIENDA A LA LUZ DEL CENSO DE 1950:

    Según el censo, existían en España en esa fecha 5.442.640 edificios, de los que 4.599.050 estaban destinados a alojamientos, totalizando 6.370.280 viviendas. En cuanto al estado y comodidad de los edificios destinados a vivienda, del censo se desprendía que un 25 por 100 debía considerarse insalubre por sus condiciones higiénicas.

    La publicación del Censo puso de manifiesto los efectos de las leyes de congelación de los contratos de inquilinato. De las viviendas arrendadas en 1950, el 79 por 100 rentaba menos de 100 pesetas al mes y el 92 por 100 menos de 200 pesetas. En este sentido, bien podía afirmarse que el sector de la vivienda fue el único en el cual los que ya tenían casa alquilada pudieron apreciar los efectos favorables a ellos de una medida contra la inflación, pero que naturalmente tuvo toda clase de contraindicaciones para las sucesivas generaciones que se iban incorporando a la sociedad como unidades familiares, y que tenía que hacer frente al pavoroso problema de la vivienda.

    Con el Censo de 1950, también se puso de relieve cómo la desigual distribución de la renta incide en la vivienda. Mientras una buena parte de la población vivía hacinada en alojamientos exiguos, de una y dos habitaciones, una proporción muy reducida de familias habitaban muy excesivamente amplias; numéricamente expuesto este contraste: mientras 414.310 familias compuestas de cinco a diez miembros vivían en casas de una y dos habitaciones (las cocinas se computaron en el censo como habitaciones), 606.250 familias de uno a tres miembros residían en viviendas de cinco a diez habitaciones.

    A partir del Censo, lo más urgente era determinar el déficit real de viviendas. Para su cálculo, el ICH (Instituto de Cultura Hispánica) partió de la cifra del déficit inicial, estimado según los datos del Censo y del criterio “una familia, una vivienda”. A esa cifra se sumó el número de viviendas que fueron construidas entre los años 1951 y 1957. Sumados, por tanto, el número de viviendas disponibles en 1950 y el de las construidas entre los años 1951 y 1957, y referido el total a la población en 31 de diciembre de 1957, resultó un “déficit carencial” de 652.452 viviendas. Para obtener el déficit total hubo que agregar al “carencial” el déficit de “reposición” de las 415.000 viviendas declaradas “definitivamente insalubres” por la Fiscalía de la Vivienda, y cuya destrucción estaba aplazada en 1957 por falta de las viviendas necesarias para sustituirlas. Sumados ambos déficit parciales, el carencial y el de reposición, el déficit total en 1958 lo cifraba en 1.067.452 viviendas.

    Las necesidades a cubrir venían dadas inicialmente por el déficit existente, frente al cual lo primero a que se debía aspirar era a evitar su aumento. Para eso era preciso que el número de viviendas edificadas cada año satisfaciese por lo menos las necesidades impuestas por el normal crecimiento vegetativo, calculables en 70.950 viviendas por año. De esa cifra se colige, que durante el período 1951-1955 el problema de la vivienda no dejó de aumentar, puesto que lo construido apenas cubrió las necesidades provenientes del mero crecimiento vegetativo.

    6.1.- LA LEY DE VIVIENDAS DE RENTA LIMITADA Y EL PRIMER PLAN NACIONAL DE LA VIVIENDA (1956-1960):

    La experiencia que proporcionó la política seguida en la construcción de las viviendas protegidas y bonificables, y el conocimiento más exacto del problema que hizo posible el Censo de 1950, permitieron al Estado iniciar una nueva fase de su política de vivienda, en la que -a eso se aspiraba al menos- se evitasen los inconvenientes surgidos en la anterior. Esta nueva fase se inició con la publicación de la Ley de 15 de julio de 1954 sobre construcción de viviendas de renta limitada.

    La Ley dividía las viviendas de renta limitada en dos grupos:

    1°- No recibía ayuda directa del Estado y que tenía como único auxilio la preferencia en el suministro de materiales, se fijó un alquiler máximo de 1.500 pesetas la mes, no existiendo prácticamente limitaciones en la venta por pisos.

    2°- Aquellas a las que el Estado prestaba auxilo, y que se dividían en tres categorías, según la superficie en metros cuadrados.

    Los beneficios que a las viviendas de renta limitada concedía la Ley eran:

    a) Exenciones y bonificaciones tributarias.

    b) Anticipos sin interés reintegrables a largo plazo.

    c) Preferencia en el suministro de materiales.

    d) Derecho a la expropiación forzosa de terrenos edificables.

    Pero a pesar de las tres clases de legislación sucesiva de viviendas con ayuda del Estado -protegidas, bonificables y de renta limitada-, el panorama del alojamiento era cada vez más desolador. Por todo ello, y con base en un precepto anterior que disponía que “el Instituto Nacional de la Vivienda formulará los planes generales de construcción de viviendas de renta limitada”, por Decreto de 1955 se aprobó el Plan Nacional de la Vivienda para construir, en cinco años, un total de 550.000 viviendas, a un ritmo de 110.000 por año.

    El Plan Nacional de la Vivienda, 1956-1960, formulado en un año en el que los estrangulamientos en el mercado de materiales de construcción eran aún muy importantes, llevaba implícita una gran ambición. No es extraño, pues, que el Plan no pudiera ser enteramente cumplido, lo que no quiere decir que la expansión que se propuso fuese exagerada.

    Desde el nuevo Ministerio, se auspició la Ley -13-XII-1957- estableciendo un plan de Urgencia Social para Madrid, que dispuso la construcción de 60.000 viviendas subvencionadas en el plazo de dos años. Los beneficios de la nueva modalidad de protección se extendieron pocos meses después a todo el ámbito nacional. Esta nueva clase legal de viviendas, en el momento de su apoyo inicial en 1957 contaban con los estímulos siguientes: exenciones tributarias, preferencia en el suministro de materiales, subvención de 30.000 pesetas por unidad, y renta fijada en función de la superficie útil y adaptada cada año a las variaciones del coste de la vida mediante Decreto del Consejo de Ministros, con aplicación automática del índice fijado por la Dirección General de Estadística.

    7. EL SEGUNDO PLAN NACIONAL DE LA VIVIENDA 1961-1976:

    Terminado el Plan Nacional de la Vivienda para 1956-1960, a finales de 1961 se aprobó un nuevo plan para el período 1961-1976. Cabe destacar el excesivo optimismo del ministerio de la vivienda al planear a 16 años vista, lo que implicaría revisiones periódicas y modificaciones frecuentes. Se estimaron las necesidades de viviendas para el período en torno a los 4 millones (3.713.900).

    En 1966 el plan general de la vivienda fue objeto de una profunda revisión por parte de la comisión de la vivienda del segundo plan de desarrollo y desde 1973 quedo abandonado el programa de vivienda 1961-1976.

    Las diferencias con los países europeos eran importantes en lo cualitativo; en europa una elevada proporción de la vivienda se construyen en edificio de una o dos unidaes, ej: 75% en Reino Unido. En España solo un 9,4% de las viviendas presentaban estas características, esto se explica por la insuficiencía de suelo urbanizado provocado por la deficiente actuación de los organismos públicos y por la especulación reinante en este campo, es decir, las viviendas se construyen cada vez más en enormes bloques de gran altura, donde la mayoría carecen de espacios verdes y presentando baja calidad las construcciones.

    El segundo Plan de Desarrollo al ocuparse de esta cuestión solo se lamentaba de la situación; las barriadas periféricas (construídas en este período) resultan aisladas, desintegradas de la vida urbana convirtiéndose en poco tiempo en auténticas estructuras suburbiales. Este aislamiento se intento paliar con la intensificación de su “vida interna”, pero fue un intento fallido debido a las dificultades económicas y al alto precio del suelo. La mayor parte de las viviendas se destinaron directamente a la venta debido a la continua desvalorización de la peseta por el bloqueo parcial de los arrendamientos urbanos y por la tendencia española de una vivienda para toda la vida, significando todo esto una dificultad adicional para el acceso a la vivienda.

    7.1- LA POLÍTICA DE LA VIVIENDA DESDE 1973-1980:

    Con la supresión del plan dejó de funcionar la planificación que se había venido aplicando a partir de junio de 1973.

    El 12 de junio de 1973, gobierno de Carrero Blanco, fue designado ministro del ramo José Utrera Molina, quien asume el compromiso de erradicar el chabolismo de las grandes ciudades, lo cual no llego a conseguir.

    El 5 de enero de 1974 la cartera de vivienda paso a Luis Rodriguez de Miguel, quien brilló por su escasa actividad previsora y racionalizadora. No esbozó ninguna nueva política, se acentuaron los rasgos de privatización de la política de vivienda, perdida de iniciativa del INV y INUR, se convocaron los primeros concursos de urbanismo concertado y se abandonó la política de descongestión de las grandes ciudades.

    En 1974 y 1975 por la inercia del boom económico de 1972 y 1973 la construcción de viviendas alcanzó sus más altas cotas 358.460 y 374.391 unidades terminadas. En 1976 caería hasta 319.825 y en 1977 se mantendría la tendencia con 324.384.

    El 12 de diciembre de 1975 la cartera de vivienda pasó a Francisco Lozano Vicente, quien emprende la llamada política de “viviendas sociales”, que supuso un paso más en el proceso de privatización de la promoción de viviendas. Se fijaron las condiciones mínimas de los aspirantes. Articuló un sistema de crédito a los futuros beneficiarios y más tarde a los promotores. Tales expectativas no se vieron realizadas en la práctica.

    El 4 de julio de 1977, el gobierno de Suarez, desaparece el Ministerio de la Vivienda y todas sus actividades se transfirieron al MOPU, lo que fue un error debido a que la problemática de la vivienda difícilmente podría tratarse en un macroministerio super burocratizado. Otro error importante consistió en la liberalización indiscriminada del sistema financiero, como consecuencia las cajas de ahorro decidirían más libremente sus inversiones, lo que llevo al definitivo fracaso de la política de Lozano de viviendas sociales.

    En los pactos de la moncloa el MOPU desarrollo un serie de directrices a la que habría de ajustarse la política de vivienda. El gobierno se comprometió a orientar la política de la vivienda en una doble vertiente: hacía el establecimiento de mecanismos que garanticen la financiación de la vivenda y hacia la construcción de viviendas para los sectores más necesitados. Pero posteriormente surgieron problemas como la penuria de recursos financieros y la no existencia de un plan de viviendas con suficiente horizonte temporal y con medidas adecuadas para estimular el ahorro privado y mejorar los circuitos financieros,

    Durante 1978-1979 prosiguió el declive de la industria de la construcción, según estimaciones del banco de Bilbao el sector decreció su nivel de actividad en términos reales en un 2,5%, lo que condujo a un aumento del desempleo que engrosaba una lista en torno a los 400.000 obreros parados en el sector de la construcción.

    En 1980 se agudizó toda la problemática con el encarecimiento de las viviendas sociales. Planteándose soluciones legislativas para los próximos años: revisión de la Ley de Arrendammientos Urbanos y una nueva Ley de la Vivienda de protección oficial.

    PREGUNTAS

    1.- Principales diferencias con los países europeos en materia de vivienda (1961-1976). "II Plan nacional de vivienda"

    2.- ¿Cómo se intentó solucionar el problema de déficit de viviendas?”i Plan Nacional de la Vivienda”

    3.- ¿Que apoyo ofrece el Estado a los promotores? "Empresas constructoras"

    4.- ¿Que problema conlleva que la realización de las obras estatales sean de larga duración? "Empresas constructoras"

    5.- Medidas que integran la política de la vivienda. "Problema y política de la vivienda hasta 1950"

    6.- ¿Qué características tenían las viviendas de renta limitada?”I Plan Nacional de la Vivienda”

    7.- ¿Por qué el desempleo esporádico está fuertemente asociado a la industria de la construcción? "Indust. const. española y andaluza"

    8.- ¿Que estructura competitiva tienden a formar, con el paso del tiempo, los grandes grupos empresariales dedicados a la fabricación de cemento? ¿y por qué? "Cemento"

    9.- ¿Cuando se inicia en España la fabricación de cemento portland y sobre que punto geográfico de la península se localizan las primeras fábricas? "Cemento"