Independencia de Chile

Historia de América. Conquista. Hurtado de Mendoza. José de San Martín. O'Higgins

  • Enviado por: El Vago Mayor
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 8 páginas
publicidad

LA INDEPENDENCIA DE CHILE

Reseña histórica desde su descubrimiento:

El descubrimiento y conquista de Chile, que en lengua aymará significa "donde se acaba la tierra", fue una de las empresas más difíciles y largas que realizó España en América.

Chile fue descubierta en 1.520 por F. Magallanes, pero su conquista no fue emprendida sino hasta 1.540 por Pedro de Valdivia, quien obtuvo de Francisco Pizarro que le confiara esta conquista, después que renació la paz en el Perú, en calidad de teniente gobernador suyo. Pedro de Valdivia fundó Santiago en 1.541. El 11 de septiembre de 1.541 la guarnición de la ciudad tuvo que soportar el ataque de un numeroso ejercito indígena. Fue una jornada épica, en el curso de la cual los defensores tuvieron que demostrar su temple. Los indios entraron en la ciudad y quemaron casas, la naciente ciudad fue destruida, con el fuego se perdieron alimentos, animales, semillas, etc.

La penetración del país por parte de los Españoles fue una de las más penosas y dificultosas a causa de la fuerte resistencia por parte de los Araucanos. En 1.549 Valdivia inició la lucha para someter a los Araucanos que ocupaban el territorio chileno al sur de Bio-Bio.

La explicación de la tan fuerte y prolongada resistencia que los araucanos opusieron a la conquista española, tenacidad que no tiene igual en América, fue por el carácter guerrero de este pueblo, por su organización social y política y por la rápida e inteligente modificación de su armamento, lo que les permitió luchar con eficacia contra los españoles. Así mismo es de gran importancia anotar que la prolongación de las luchas se debió tambien a la configuración geográfica del terreno y el clima tan peculiar de esta región. Los Araucanos infligieron una grave derrota a las tropas españolas en 1.553.

Hurtado de Mendoza y Sarmiento, lograron consolidar la conquista, sin que cesase por ello la guerra con los araucanos, desde entonces y durante muchos años, la frontera de los indios araucanos fue lugar casi permanente de lucha y la guerra con ellos, cruenta y costosa, se convirtió en un batallar sistemático, que sólo se interrumpía en la estación de las lluvias. La lucha con los araucanos dejo de ser una empresa de la conquista, para convertirse en una empresa permanente, lenta, ardua y prolongada, tanto que llegó casi hasta la mitad del siglo XIX. Batallas que dieron origen a una maravillosa obra de la poesía épica como "La araucana" de Alonso de Ercilla.

El Gran Levantamiento

Los éxitos de Hurtado de Mendoza estuvieron lejos de significar el dominio definitivo de la tierra. En 1.598 una partida de araucanos al mando del Cacique Pelantaro, sorprendió el campamento del gobernador Martín García Oñez de Loyola, quienes dieron muerte a todos sus acompañantes. Este éxito fue el comienzo de la sublevación que se conoce con el nombre de Gran Levantamiento.

Chile fue predominantemente una colonia agrícola y ganadera, de escaso desarrollo urbano y deficiente nivel cultural. Jesuitas y Dominicos tuvieron gran influencia en la organización de la sociedad, se dedicaron a la evangelización de los indios El 18 de Septiembre de 1.810 se creó la primera Junta de gobierno, formada principalmente por criollos chilenos. Se constituyó un gobierno autónomo dentro de la monarquía española. Sus tendencias independentistas provocaron una expedición del Virrey del Perú contra la Junta. José Miguel Carrera hombre enérgico y ambicioso se apoderó del gobierno y se puso al frente de las tropas criollas y venció a los expedicionarios, pero luego cayo prisionero. La Junta lo destituyó y confió la Jefatura del movimiento a Lastra y el mando de las fuerzas a Bernardo O'Higgins, quien se destacó por la lucha por la libertad de su país.

En 1.814 se firmó un armisticio con los realistas, en donde los chilenos reconocían la soberanía de Fernando VII, y el monarca aceptaba, provisionalmente, el gobierno designado por los patriota chilenos. Pero el virrey de Lima no aprobó esto y mando más refuerzos hacia el sur. Ante el peligro Carrera y O'Higgins olvidaron su diferencias y avanzaron contra los realistas. El 1º. De Octubre de 1.814 los chilenos rompieron el cerco y se retiraron hacia los andes, los cuales cruzaron para internarse en la provincia argentina de Cuyo, que se hallaba en poder de las fuerzas independientes.

Los expedicionarios procedentes de Perú, se tomaron la ciudad y pusieron fin al primer movimiento independentista y libertador de Chile. Bajo el nuevo gobierno la represión fue dura, todas las reformas que se habían conseguido fueron suprimidas y muchos patriotas perseguidos, estaban empeñados en destruir cualquier sentimiento de comprensión y simpatía entre Chile y España y los chilenos que en su mayoría querían entenderse con los españoles, acabaron convenciéndose de que era realmente imposible de lograrlo y así el numero de partidarios de la independencia creció asombrosamente.

El general argentino José de San Martín, gobernador de Cuyo, había comprendido que la situación sería precaria en todas las tierras de América de Sur, mientras permanecieran en pie de guerra los ejércitos del virrey del Perú, y desde Mendoza, donde se hallaban organizándose los restos del ejercito de O'Higgins , preparó una campaña que combinaba un ataque de frente al alto Perú y otro lateral por Chile, entonces encomendó a O'Higgins, Soler el mando del ejercito y en Febrero de 1.817 chilenos y argentinos cruzaron los andes y derrotaron a los realistas en Chacabuco, el 12 del mismo mes entraron a Santiago- El día 15 un cabildo abierto, formado por mas de 200 ciudadanos nombró Director Supremo a O'Higgins y las operaciones militares siguieron al sur.

El 12 de Febrero de 1.818 O'Higgins proclamó la independencia de Chile y el 5 de Abril derrotó definitivamente a los realistas en la batalla de Maipú, señalando con esta la finalización de la dominación española.

El mismo año de 1.818 proclamó la primera constitución de Chile, a la que siguió otra en 1.822. O'Higgins se preocupó por poner orden en el interior y en reformar la administración y asistió a San Martín en la preparación de la campaña contra Perú.