Ideologías filosóficas en el siglo XVII

Filosofía cartesiana. Descartes. Método cartesiano. Escepticismo. Revolución científica. Racionalismo. Empirismo. Duda. Dualismo antropológico

  • Enviado por: Saco10
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Auxiliar Administrativo/a
Institut Barcelona Oposicions
¿Eres residente de Barcelona, y quieres opositar como Auxiliar Administrativo? El Institut Barcelona Oposicions es un...
Solicita InformaciÓn

Maquiavelo y el Antimaquiavelismo en España (realismo y utopía)
UNED
Este curso analizará la repercusión de Maquiavelo en España sobre dos niveles: un nivel genérico estará dedicado a...
Solicita InformaciÓn

publicidad

I. CONTEXTO HISTÓRICO.

1. Crisis del orden feudal:

Las estructuras feudales estaban siendo amenazadas por el desarrollo de la burguesía comercial en las ciudades. Los países europeos habían comenzado a establecer imperios coloniales y convertido el comercio en empresa mundial. Iba naciendo así un modo de producción basado en la propiedad privada, la libertad de empresa, la competencia y el afán de lucro: el capitalismo. Naciendo también la figura del asalariado, con el declive de los gremios artesanales, incapaces de atender la demanda.

La doctrina económica imperante se conoce como “mercantilismo”, política proteccionista cuyos instrumentos fueron los aranceles, las primas a la exportación, las ayudas a la producción e instalación de nuevas industrias.

La burguesía fue adquiriendo peso político. La acumulación de capital contribuyó a la formación de una economía urbana que desplazaba la economía rural de la Edad Media.

2. Reforma y Contrarreforma:

En el s. XVI se había operado la ruptura de la Cristiandad por obra de la Reforma. Tras una 1ª fase de expansión del protestantismo se produce un movimiento llamado “Contrarreforma”, que se inicia con el Concilio de Trento (1545-1563) que pretendía unir a la cristiandad. En esta Contrarreforma tuvo un papel protagonista la Cía. De Jesús, que desarrolló una gran actividad combatiendo el protestantismo.

Esta situación se prolongó hasta el s. XVII, y Europa se divide en países católicos y protestantes, y se halla en continuos conflictos religiosos:

  • España se embarca en la guerra de los 80 años en los Países Bajos para erradicar el calvinismo.

  • En Francia se va a arrastrar durante todo el siglo el problema con los hugonotes, pro al final estos tendrán que convertirse o se verán obligados al éxodo.

  • El Imperio Germánico se vio envuelta por la sangrienta Guerra de los 30 años. La revuelta de Bohemia ofreció la corona al Príncipe elector del Palatinado, calvinista y Jefe de la Unión Evangélica, y le negó la corona a Fernando II. Estas guerras provocaron la erradicación del libre pensamiento. En España e Italia se creo la Inquisición, que velaba para que no apareciesen brotes de herejía o heterodoxia.

Pero nacieron las ideas de secularización de la vida, de la separación de la Iglesia y el Estado y de la libertad de conciencia. A ello contribuyó la Reforma que seguían teniendo una visión teocrática de la sociedad y la política, estos reformados defendían los límites en la autoridad sobre los súbditos sobre los súbditos

3. Crisis política:

Se consideraba al Estado como un instrumento subordinado al poder espiritual de la Iglesia, pues todo tendría un origen y carácter divino y, como tal, debía ser ejercido por gobernantes y acatado por los súbditos.

En el s. XVII se origina la crisis del Imperio y del Papado, también es el origen del concepto de política que va ligado al nacimiento y consolidación del Estado. Esta consolidación se fraguó, además, bajo la forma del Absolutismo.

4. Crisis de la cultura medieval:

Europa va a transitar un cambio desde una cultura teocéntrica o una antropocéntrica

II. CONTEXTO FILOSÓFICO Y CIENTÍFICO.

La filosofía de la primera mitad de XVII es una continuación de las corrientes del Renacimiento. Redescubrimiento de los clásicos griegos y latinos, el nuevo interés por la Naturaleza y el hombre, los descubrimientos geográficos, la expansión colonial, etc. Es lo que envuelve la filosofía de Descartes.

1. EL RETORNO A LOS CLÁSICOS:

El Renacimiento se caracterizó por el retorno a los clásicos de la antigüedad grecorromanos. En ética es fácil advertir la influencia que el estoicismo y el epicureismo van a dejar sobre los hombres del Renacimiento. Además el platonismo y el pitagorismo van a tener un importante papel en el desarrollo de la nueva ciencia.

A los teólogos de la Edad Media les interesaron los clásicos por tener “ayuda de cámara” para desarrollar así una nueva teología cristiana. También se les toma como modelos literarios, éticos y estéticos.

2. EL ESCEPTICISMO RENACENTISTA.

También se le llamó “pirronismo”. El escepticismo fue una de las doctrinas del período helenístico que buscaba la felicidad evitando las angustias del vivir. Los escepticistas sostenían que los sentidos nos engañan y son subjetivos, por lo que el hombre no puede alcanzar certezas absolutas.

El escepticismo resurgió en el Renacimiento. Pero no es una reproducción del antiguo, pues aun usando los viejos tópicos, se enmarca en contextos diferentes como los son:

-Las disputas religiosas que llevaron a la duda de la creencia cristiana.

-Los descubrimientos geográficos, los europeos entran en contacto con otros pueblos y con otras costumbres que contrastan con las europeas.

-También se desarrolla el escepticismo como antídoto contra el dogmatismo y el excesivo intelectualismo de la escolástica medieval, que quiere explicarlo todo.

El escepticismo fue cultivado por varios personajes como:

  • Erasmo de Rótterdam (1466-1536) en su libro Elogio de la locura se distingue entre una locura feroz, que conduce al fanatismo, a la superstición, a la guerra, locura que hay que evitar, y otra “locura” amable y sana, sinónimo de vitalidad, de pasión, de irreflexión gozosa, de ilusión necesaria para sobrellevar esa tragicomedia que es la vida. Bajo este elogio está preconizando la vuelta al cristianismo más sencillo, más evangélico, más centrado en la moral y en los deberes de la caridad, abandonando las sutilezas de una teología ergotizadora que oscurece, más que ilumina, el mensaje moral del cristianismo.

  • Michael de Montaigne (1533-1592)es quizás la expresión más acabada del escepticismo renacentista por la novedad de sus argumentos: “lo que se sabe de cierto es que nada es cierto”. Su escepticismo no le conduce a la incredulidad ni al trastorno del orden religioso o político, sino que acaba en el conservadurismo y el fideísmo: la razón humana es débil y por consiguiente mala guía de nuestras acciones y creencias

  • Francisco Sánchez (1550-1623) es aficionado a la contemplación de la naturaleza y la investigación de sus secretos. Abomina el criterio de autoridad y no admite más que lo que él mismo advierte como verdadero, y critica a la ciencia como paso previo a la búsqueda de la verdad y sus conclusiones se asientan sobre premisas que no hay necesidad de admitir. Frente a la lógica aristotélica, Sánchez va a apoyar la experiencia y el juicio como únicos medios de conseguir ciencia. La experimentación es el comienzo de la ciencia, pero el juicio también es necesario para saber interpretar correctamente los resultados de la observación y juzgar cuándo ésta es engañosa.

3. LA NUEVA CIENCIA.

Esta basada en la filosofía aristotélica, cuya lógica, física y metafísica habían suministrado la base sobre la que la escolástica medieval creía haber construido una filosofía perenne. El hombre estimulará su ciencia en ruptura con esta física aristotélica.

3.1 La física aristotélica.

  • Astronomía: de la tradición clásica se hereda un cosmos geocéntrico. Donde la Tierra, inmóvil, ocuparía el centro y todos los demás astros conocidos girarían en torno a ella en órbitas circulares. Después de la Tierra vendría la Luna, luego el Sol y por último los demás planetas conocidos. El cosmos sería finito.

El cosmos de Aristóteles se divide en dos regiones:

  • La sublunar es la región por debajo de la Luna. Esta región está compuesta por la materia más “baja” e innoble: los cuatro elementos. La tierra y el agua se caracterizan por tener “gravedad”. El aire y el fuego que tienen la propiedad de la “ligereza”. Además es ola región del cambio y del movimiento.

  • La superceleste la que está más allá de la Luna. Esta compuesta por una materia diferente “quinta esencia”, que es semejante al fuego pero más puro. En esta región no hay cambios y su único movimiento será en círculos perfectos, precisamente la trayectoria de los astros.

    • Física: Se basa en el “movimiento”. Para Aristóteles se trata del “paso de la potencia al acto”, proceso por el que un ser va sucesivamente realizando las potencialidades que hay en él. El nacimiento, crecimiento, etc., son llamados por Aristóteles “movimientos”, tanto como el traslado de un lugar a otro. Estos movimientos son naturales. En los cuerpos hay una “naturaleza” interna, propia, que le hace comportarse de una manera y no de otra, porque así le obliga su naturaleza. Esto explica el mundo de “cualidades ocultas”, virtudes o capacidades misteriosas. La física de Aristóteles es una física teleológica, explica los procesos naturales acudiendo a “causas finales”. Es decir, los procesos, o movimientos, tienen lugar para alcanzar algún fin. Los cuerpos estarán dirigidos por naturaleza hacia una finalidad.

      • Biología: la biología es una parte de la física. En el caso de los seres vivientes, esa “naturaleza” se llama “alma”, pero su función es la misma: es la entidad que dirige o gobierna los movimientos y procesos que se dan en un ser vivo, dirigiéndolos a un fin. Pero unos seres vivos son superiores a otros porque tiene un alma diferente, o más compleja, sólo el hombre, el ser superior en jerarquía de los seres visos, tiene “alma racional” que le permite pensar.

      El sistema de Aristóteles esta basado en el sentido común y en la observación empírica. Su astronomía está de acuerdo con las observaciones que el hombre de su época podría hacer.

      Aristóteles fue un observador minucioso en cuestiones zoológicas. Su teleologismo, extraño en cuestiones de física, no nos lo resulta tanto en biología, y su idea de que los animales están diseñados por naturaleza para mejor cumplir sus funciones, no nos resulta ajena.

      3.2 Causa de la Revolución científica.

    • El descubrimiento de los clásicos griegos. La influencia del platonismo y del pitagorismo ha tenido importancia a la hora de convertir el estudio de la naturaleza en la búsqueda de proporciones numéricas entre los fenómenos y de leyes matemáticas que gobernarían los movimientos de los astros. Aristóteles fue considerado el Filósofo por antonomasia en la Edad Media. Arquímedes reunió en sí la figura del matemático con la del técnico o ingeniero.

    • Interés por la artesanía, por los procesos técnicos de fabricación y el estudio de las artes. Como resultado de ello aparece un nuevo tipo de filósofo / científico. El interés de los científicos por cuestiones técnicas llevó a hacer contribuciones en los problemas fundamentales.

    • La introducción del método matemático en la investigación experimental. No ha sido simplemente el perfeccionamiento de las técnicas de observación lo que arruinó el sistema aristotélico, sino analizar los fenómenos con una mentalidad matemática.

    • La astronomía renacentista.

    • La revolución científica comenzó por la astronomía, porque en el s. XV se produce un resurgimiento del arte de navegar y la reforma del sistema juliano. Entonces se dieron cuenta que la trayectoria de los astros no era como establecía el sistema aristotélico.

      Fue Copérnico (1473-1543) quien introdujo la hipótesis de que la Tierra se mueve en torno al sol, siendo éste el centro del Universo, teoría heliocéntrica, por lo demás aceptó el entramado aristotélico-ptolemaico, con sus esferas, sus círculos concéntricos, la circularidad y esfericidad como formas perfectas, etc. Pero esta teoría no fue aceptada inmediatamente, por ello Copérnico afirmo que:

      - La Tierra se mueve porque lo propio de una esfera es girar.

      - El aire esta mezclado con partículas térreas que, por su afinidad con lo térreo, acompañan a la Tierra en su giro.

      - Siendo el movimiento de rotación un movimiento natural no puede tener como consecuencia la destrucción de la Tierra.

      Johannes Kepler (1575- 1630) influido por el pitagorismo estaba convencido que los números son las esencias de las cosas. Para él, Dios creado el mundo de acuerdo con las armonías y proporciones numéricas y que la ciencia tiene que descubrirla. Para ello establece la famosa “música de las esferas” o “música celestial”, que dice: si los movimientos de las esferas y los astros se realizan de acuerdo con leyes y armonías numéricas, entonces si un observador pudiera oír, por estar situado fuera del universo, los sonidos que los astros hacen al moverse, oiría una música excelsa, “música celestial”. Las 3 famosas leyes de Kepler son:

    • Las órbitas de los planetas en su traslación en torno al sol son elípticas.

    • En el movimiento de traslación, la línea que une al planeta con el sol barre áreas iguales en tiempos iguales.

    • Los cuadrados del periodo de revolución de los planetas son proporcionales a los cubos de sus distancias madias al sol.

    • Pero fue Galileo Galilei (1564-1642) y con el descubrimiento del telescopio, quien pudo observar por 1º vez los cráteres de la Luna, las manchas solares, los satélites de Júpiter, las fases de Venus, etc. El universo es un vasto sistema regido por unas leyes únicas, que no variaban según regiones. Las leyes que dirigían las orbitas y movimientos de los astros son las mismas que las que dirigen los movimientos de los cuerpos sobre la Tierra.

    • La mecánica galileana.

    • La mecánica originó la verdadera revolución científica. La noción central de la mecánica es el concepto de movimiento.

      Galileo reduce el movimiento a traslado de un cuerpo de un espacio a otro. La mente de Galileo se contenta con probar que su movimiento es uniformemente acelerado, que la distancia recorrida es proporcional al cuadrado del tiempo transcurrido.

      Galileo destruye la mecánica aristotélica: la de que todo lo que se mueve necesita una causa externa que actué sobre el móvil todo el tiempo que dure el movimiento. Además comprobó el principio de la inercia, porque si no hubiera gravedad, no habría ninguna causa de aceleración y el movimiento debería ser uniforme. Por lo que si lanzáramos algo horizontalmente no habría causa alguna que acelere el movimiento ni que lo decelere. Como conclusión dijo que, sobre un plano inclinado, el móvil, permanecería en movimiento uniforme a no ser que una fuerza lo frenara.

      Una vez dotado con este principio, Galileo pudo poner objeciones al sistema copernicano. Galileo afirmó que la gravedad dotaba a la Tierra de una velocidad acelerada; y que la inercia tiende a desplazarla en línea recta con velocidad uniforme. El resultado de sumar ambos movimientos sería una parábola.

    • Las ciencias de la vida.

    • La biología también se vio impulsada por la observación empírica y la introducción de la mecánica. Descubrimientos más importantes:

      • Leonardo da Vinci realizó numerosas disertaciones en cuerpos de animales y humanos, realizando dibujos precisos de sus hallazgos. Explicó el funcionamiento de los huesos como palancas, explicó la mecánica del vuelo de las aves e incluso pensó en la construcción de alas artificiales que permitieran volar al hombre.

      • Vesalio, es considerado como el padre de la anatomía moderna. Observó detalles de la circulación de la sangre. Compartió con Galeno la idea de que la función de un órgano era la causa final de su estructura y de su acción mecánica. En su obra reflejó detalladamente las ilustraciones de todos los órganos del cuerpo.

      • Harvey dio la correcta explicación de la circulación de la sangre y de la función del corazón. En su obra explicó que la circulación de la sangre es el resultado de las contracciones musculares del corazón. Luego calculó la cantidad de sangre que el corazón bombea.

      • Galileo dio otro paso adelante al sostener en El Ensayador que olores, colores, sensaciones, etc. se producen cuando nuestros sentidos son excitados de forma diversa por las “partículas mínimas” que componen los cuerpos.

      • Descartes desarrollará la idea de que los organismos vivos eran maquinas. Pretende explicar todas las funciones del cuerpo humano, como la digestión, la respiración o la circulación de la sangre, como consecuencia de la disposición de los órganos del cuerpo humano.

      4. CONSECUENCIAS FILOSÓFICAS DE LA NUEVA CIENCIA.

    • La renuncia a la búsqueda de causas ultimas o esencias al investigar el movimiento.

    • La consideración de que las matemáticas representan la verdadera y objetiva realidad.

    • La exaltación de la razón humana como fuente autónoma de verdades.

    • Esta matematización llevaba a cambiar la imagen que el hombre se hacía del mundo y de sí mismo.

    • 5. LA REFLEXIÓN SOBRE EL MÉTODO.

      En el método hay dos aspectos a destacar:

    • El aspecto empírico. El progreso científico se debe a que el hombre se ha puesto a observar y escrutar la naturaleza por sí mismo, ha mejora las técnicas y aparatos de observación, etc. Especialmente en medicina, los descubrimientos como la circulación de la sangre, han sido posibles gracias a la observación de los fenómenos.

    • El aspecto racional, la mera acumulación de datos empíricos no ha hecho posible por sí sola las teorías científicas. Las teorías científicas son el resultado del sometimiento de datos empíricos a esquemas matemáticos y geométricos.

    • Los autores más importantes del método son Francis Bacon, Galileo y Descartes. Tienen en común su confianza en la ciencia, la creencia en su progreso acumulativo, la demanda de una ciencia útil. También tienen en común que son críticos respecto a la tradición y a la autoridad de los filósofos del pasado.

        • Bacon, va a destacar más en el aspecto empírico. Exige una ciencia útil al servicio del hombre. Para él, saber es poder, pero a la naturaleza no se la domina más que conociéndola. En su obra Novum Organum, reclama un nuevo instrumento que sustituya al silogismo, este será la inducción. Desarrollará las condiciones para hacer buenas inducciones, procurando evitar las inducciones precipitadas. Bacon explica la manera de hacer bien la inducción, desarrollando un ejemplo de investigación, organizando los datos en tablas: “ Tabla de presencia”, “Tabla de ausencia” y “Tabla de grados”. Por lo que Bacon no es un empirista vulgar, pues además de recoger datos, los seleccionaba, comparaba y los sometía a la inspección. Bacon desconoció el papel de la matemática en la revolución científica que estaba teniendo lugar, por ello su contribución al progreso científico ha sido nulo.

        • Galileo destacó el aspecto racional, la confección de esquemas matemáticos a los que sometemos los fenómenos naturales. Su método lo llamó “resolutivo- compositivo” y consiste en tres pasos:

        • “Resolución” (análisis): el fenómeno se analiza o descompone.

        • “Composición” (síntesis) construcción de una hipótesis.

        • Verificación de las consecuencias sobre la realidad empírica.

        • No se molestó en verificar experimentalmente sus hipótesis, afirmando que, sin necesidad de experiencias, sabia que tenia que ser así. Por lo que Galileo desdeña el recurso a la experiencia ingenua. No se idea un experimento simplemente para ver qué ocurre, sin partir de una teoría previa, sino que se idea como un medio para la verificación de una hipótesis. Galileo es considerado como uno de los fundadores del método experimental.

                • Descartes esta incluido en la línea galileana. Se le ocurrió un método basado en las matemáticas.

          III. LA FILOSOFÍA CARTESIANA

          1. INTRODUCCIÓN:

        • El problema del conocimiento en el S. XVII: Racionalismo y Empirismo.

        • La revolución científica del S. XVII llevó a la filosofía a situar en el centro de sus preocupaciones el problema del conocimiento. Las dos grandes escuelas, racionalismo y empirismo, se enfrentan a la misma problemática. Ambas se inspirarán en la nueva ciencia y en su método matemático y experimental, pero con un enfoque completamente diferenciado centrado en la cuestión del origen del conocimiento.

                • El Racionalismo, y Descartes como su representante, se caracteriza por conceder la primacía a la razón para alcanzar la verdad, y sostiene como principio básico que nuestros conocimientos verdaderos de la realidad tiene su origen y fundamento en la razón. Están convencidos de que la estructura de la realidad es de índole matemática. El problema que les presentará el método, es como se puede aplicar el método matemático a la filosofía.

          Por eso, establecerán el “sistema deductivo”, razonamiento que alcanza una conclusión necesaria a partir de unas proposiciones primeras y generales. La pretensión de los racionalistas será deducir la verdad. El problema que habrán de afrontar será el de establecer el origen de estas ideas y principios.

                • Los Empiristas, defienden que nuestros conocimientos proceden en ultima instancia de los sentidos: el origen y fundamento de nuestro conocimiento se encuentra en la experiencia sensible. Pues no se puede ir más allá de la experiencia sensible y sólo podremos tener certeza de los conocimientos que caen dentro de ella. Los empiristas rechazan la existencia de las ideas innatas de tipo platónico y de las que propugna el racionalismo.

          El problema al que se enfrentan será el de explicar cómo se originan las ideas a partir de los sentidos, cuáles son las operaciones que realiza el entendimiento en la construcción de las ideas y su posterior desarrollo. El método de conocimiento que proponen es la “Inducción” que parte de unos principios universales para llegar a los particulares.

          1.2 Objetivo y punto de partida de la filosofía cartesiana.

          La escuela más influyente en el Renacimiento es el escepticismo, que afirma la imposibilidad de alcanzar el conocimiento verdadero, porque la razón es tan débil que esta imposibilitada para ello por su propia naturaleza.

          Descartes se enfrenta al escepticismo en el terreno del conocimiento. Partirá de principios contrarios: la verdad y la certeza absolutas son alcanzables porque la razón humana es suficientemente poderosa para obtenerlas. Y será el objetivo de su filosofía.

          Su proyecto consiste en que nada sea aceptado como verdadero si no es evidente por sí mismo. Para alcanzar su proyecto es necesario proceder a una completa renovación de la filosofía.

          El primer paso que dará será para establecer sólidamente los principios de verdad, poniendo en duda todo lo sabido hasta el momento. Rechaza a Aristóteles y a la Escolástica. Para alcanzar su objetivo sólo debe aceptar el conocimiento que sea auténticamente verdadero y rechazar como falso todo conocimiento probable. Para realizar esto debe crear un método que sirva “para dirigir bien la razón y alcanzar la verdad en las ciencias”.

          2. LOS PRINCIPIOS DEL CONOCIMIENTO HUMANO.

          Principio fundamental: que el buen sentido o la razón, capacidad de juzgar bien y de distinguir lo verdadero de lo falso, es naturalmente igual en todos los hombres. La diversidad de nuestras opiniones no se debe a que existan diferencias en cuanto a la razón entre unos y otros, sino tan sólo a que conducimos nuestros pensamientos por distintos caminos y a que no consideramos las mismas cosas.

          Segundo principio: todas las ciencias no son otra cosa que la sabiduría humana.

          Problema: el de dirigir bien la razón, pues no basta con tener buen ingenio, sino que lo principal es aplicarlo bien.

          Solución: descubrir los modos de conocer de la razón y las consecuencias que derivan de ellos. Elaborar un método adecuado a estos modos para dirigirla correctamente.

          2.1 Los modos del conocimiento humano y el método.

          La Intuición: especie de “luz natural” pro medio de la cual captamos de manera inmediata y sin posibilidad de duda o de error, ideas simples absolutamente verdaderas, porque son evidentes por sí mismas. Estas ideas simples son las ideas claras y distintas, a las que también denomina naturalezas simples.

          La Deducción: se defines como “toda indiferencia necesaria a partir de otros hechos que son conocidos con certeza”. El razonamiento deductivo será una sucesión ordenada de evidencias, de tal manera que la conclusión que se alcance sea tan evidente como las mismas ideas claras y distintas de las que se parte.

          La inspiración de Descartes es claramente matemática, considera que la forma de proceder de los geómetras posee las propiedades para hacer avanzar el conocimiento en filosofía:

                • Que el método de la geometría parte y desarrolla una cadena de razones simples y fáciles.

                • El no aceptar como verdadero nada de que no se tenga absoluta certeza.

                • Respetar el orden necesario de la deducción e ir pasando de evidencia en evidencia hasta cualquier eslabón de la cadena de razonamientos, con la certeza de que así se alcance la verdad.

          2.2 El método.

          Método: reglas ciertas y fáciles, mediante las cuales el que las observe exactamente no tomará nunca nada falso por verdadero, y, no empleando inútilmente ningún esfuerzo de la mente, sino aumentando siempre gradualmente su ciencia, llegará al conocimiento verdadero de todo aquello que es capaz.

          Preceptos para aplicar a cualquier método:

        • La evidencia: en primer lugar hay que evitar la precipitación y la prevención. La precipitación es aceptar como evidente lo que es confuso y oscuro; la prevención es el error contrario, no aceptar como evidente aquello que es claro y distinto. En segundo lugar formula el criterio de verdad, la claridad y la distinción. La claridad es la nítida presencia de un conocimiento en la mente; la distinción el hecho de estar perfectamente singularizado, separado de todo lo demás, sin que contenga nada que pertenezca a otro.

        • El análisis: análisis minucioso de los problemas hasta reducirlos a las ideas simples, claras y distintas aprensibles por la intuición.

        • La síntesis: nos explicita con la vía de la deducción.

        • La enumeración: mediante el recuento se hace la prueba del análisis, y mediante las revisiones de la síntesis. La pretensión final de estas enumeraciones es extender la evidencia de la intuición a la deducción.

        • 2.3 La duda metódica.

          El objetivo de Descartes es encontrar verdades absolutamente ciertas sobre las cuales no sea posible dudar en absoluto. El problema que se plantea es cómo encontrarlas y para ello elabora un método, la duda metódica. Esta duda no debe ser considerada como real, sino como un instrumento metódico para alcanzar su objetivo. Encontrar una verdad que pueda ser el punto de partida del conocimiento. Motivos de duda:

        • Duda sobre la fiabilidad de los sentidos o duda sobre el mundo sensible.

        • La hipótesis del sueño, o la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño.

        • La hipótesis del genio maligno o duda hiperbólica.

        • a) Duda sobre la fiabilidad de los sentidos.

          Los sentidos nos ponen en contacto con el mundo material y nos proporcionan un conocimiento de las cosas que solemos aceptar como verdadero. Hay alucinaciones y otras alteraciones de la percepción que nos hacen percibir como verdaderas o existentes “realidades” que no los son en absoluto. Las experiencias del engaño nos han de llevar a concluir que el conocimiento proporcionado por los sentidos es probable, y lo probable no es lo absolutamente verdadero. Lo probable es altamente dudoso y no se le debe conceder más credibilidad que a lo falso y por ello debemos desechar todo conocimiento del que se pueda dudar.

          b) La dificultad de distinguir la vigilia del sueño.

          A veces tenemos la dificultad para distinguir el sueño de la vigilia. Porque los sueños suelen ser tan vivos que los sentimos como realidades y sólo al despertar descubrimos que eran sueño.

          No sólo debemos dudar de que las cosas como las vemos, sino de la misma existencia de las propias cosas y de sus cualidades primarias. Este motivo de duda nos lleva a rechazar la seguridad sobre la existencia de nuestro propio cuerpo y del mundo material.

          c) La hipótesis del Genio Maligno.

          Nada le impide pensar que haya sido creado por un genio maligno de tal manera que su entendimiento se equivoca necesariamente cuando piensa que ha alcanzado la verdad. Esta hipótesis afecta a las verdades matemáticas mismas. Verdades que son consideradas como evidentes y absolutamente ciertas, aunque no resisten la duda generada por la hipótesis del genio maligno.

          Esta duda es provisional (exigencia del método) es un camino para obtener la verdad y no una vía hacia el escepticismo.

          3. LA FORMULACIÓN Y FUNDAMENTACIÓN DEL CRITERIO DE VERDAD

          3.1 El cogito: primera verdad y criterio de certeza.

          La primera certeza absoluta de Descartes es: pienso, luego existo.

          Según Descartes, todo lo que piensa puede ser falso, está convencido de que nada existe. Su existencia como sujeto pensante está más allá de cualquier posibilidad de duda, y esta proposición absolutamente verdadera es la primera verdad.

          Para él, “cogito, ego sum” es una verdad conocida por la intuición. El cogito es una experiencia única en la que se capta de forma inmediata la relación necesaria entre el pensar y el ser, la simultaneidad necesaria entre el pensamiento y la existencia.

          Esta verdad también posee las características de toda verdad: claridad y distinción. Es la primera verdad porque ha superado todos los momentos de la duda metódica, cumple las exigencias del primer precepto del método, y es el punto de apoyo firme e inmóvil a partir del cual iniciar la reconstrucción de la filosofía como ciencia.

          Pero el cogito es algo más que la 1ª verdad: es también el modelo de toda verdad. Con el cogito se descubre la 1ª verdad y también el criterio general de certeza.

          3.2 Teoría de las ideas.

          Descartes cambia el concepto de idea respecto a la filosofía anterior. Afirma que el pensamiento recae directamente sobre las ideas, no sobre las cosas. Las ideas son como una representación grafica de las cosas, y esta representación es la que contempla el pensamiento. Descartes al haber colocado la idea como objeto del pensamiento, sólo tiene certeza de la existencia mental de esa idea, pero no de que el contenido de esa idea tenga realidad extramental.

          Para analizar la naturaleza de las ideas, distingue un doble aspecto:

        • Las ideas en tanto que modos de pensamiento, esto es, actos mentales.

        • Las ideas en tanto que imágenes que representan algo, esto es, en tanto que poseen un contenido representativo o contenido objetivo, “realidad objetiva de las ideas”.

        • Las ideas en tanto que son actos mentales o modos de pensamiento son iguales. Pero en tanto que son representaciones de cosas son diferentes.

          Tipos de ideas:

        • Ideas adventicias: son ideas extrañas que no provienen del propio pensamiento, sino que parecen provenir del exterior, siendo su causa la percepción sensible.

        • Ideas facticias: son aquellas que la mente construye a partir de otras, creadas por la imaginación. Son obviamente rechazadas por Descartes como punto de partida para demostrar la realidad extramental.

        • Ideas innatas: estas ideas son pocas pero muy importantes. Son las ideas que posee por sí mismo el pensamiento. Este innatismo no afirma que todos nazcamos con esos conocimientos de manera consciente, sino que son ideas connaturales a la razón porque ésta posee una precisión natural a formarlas.

        • Con la afirmación de las ideas innatas nos encontramos con la tesis fundamental del racionalismo, pues son las ideas las que le permitirás salir de la existencia del sujeto pensante a la realidad extramental. Entre las ideas innatas Descartes descubre la idea de Infinito que identifica inmediatamente con la idea de Dios. Para demostrar que esta idea es innata, desecha la posibilidad de que sea adventicia y que no es una idea facticia. Descartes afirma que la idea de finitud ya presupone la idea de infinitud, una idea presupone necesariamente la otra. Y si la idea de infinito es Dios, pues es el único ser del que se puede concebir tal predicado, concluye que la idea de Dios es una Idea Innata.

          3.3 Argumentos para la demostración de la existencia de Dios

        • El argumento de la casualidad aplicada a la idea de Infinito: Dios. Se basa en la teoría de la realidad objetiva de las ideas. La realidad objetiva de una tesis es su contenido representativo o contenido objetivo. La idea como realidad objetiva o representación de una cosa, ha de tener una causa real que sea proporcional a la idea. La idea de ser infinito no puede haber sido causada por sí mismo, puesto que yo soy un ser finito, sino que debe haber sido causada por un ser cuya realidad formal sea proporcional a la idea, por ser un ser infinito. De donde se infiere que ese ser infinito existe.

        • El argumento de Dios como causa de mi ser. Descartes afirma que en su mente hay una idea de perfección infinita. Si él fuese la causa de la realidad objetiva de la idea de perfección, su realidad formal o en acto debería ser proporcional a esa idea. Por tanto, si posee la idea de perfección, y no posee la perfección que pudiera ser la causa, él no puede ser la causa de esa idea. Su idea de perfección es de alguien tan prefecto como la idea de perfección que él posee, y que la ha puesto en él, y este ser no puede ser más que Dios.

        • El argumento ontológico. Todos los hombres tienen una idea de Dios, entendiendo un ser tal que es imposible entender un ser mayor que él. Este ser debe existir no sólo en nuestro pensamiento sino también en la realidad. Descartes acude a este tipo de argumento porque sólo tiene seguridad de la existencia del yo como ser pensante, de la existencia de las ideas y de los tipos de ideas que ha descubierto. Una vez demostrada la existencia de Dios puede afirmarse su bondad y veracidad y proceder a rechazar la hipótesis del genio maligno engañador. Pues pretender engañar no es una muestra de perfección sino de imperfección.

        • 4. los principios de las cosas materiales.

          Dios existe y por su propia perfección es infinitamente bueno y veraz y no puede permitir que engañe al creer que el mundo existe, por lo tanto el mundo existe. Para explicarlo, Descartes vuelve a su realidad objetiva de las ideas. Las ideas deben de proceder de una causa distinta de sí mismo, causa que debe poseer tanta realidad como tiene objetivamente la idea. Esta causa debe ser un cuerpo, la causa de las ideas de las cosas sensibles son las cosas corpóreas, y por tanto existen.

          El error no es atribuible a Dios, ni a nuestra razón, sino a nuestro juicio que se precipita al pronunciarse sobre la realidad.

          Si los errores provienen de guiar mal nuestra razón, tendremos que seguir los pasos del método con cuidado: primero intuición de ka primera verdad, de una idea clara y distinta, que es el modelo de toda verdad, y a partir de ella, por análisis, deducir todo lo demás hasta llegar a la existencia del conocimiento de la naturaleza del mundo exterior.

        • Teoría de la sustancia.

        • Los tres ámbitos de realidad son: Dios, el yo o cosa pensante y las cosas materiales o corpóreas. Para referirse a estos ámbitos utiliza la palabra sustancia: sustancia material, sustancia pensante y sustancia extensa.

          La definición de sustancia es sólo aplicable a Dios, pero Descartes por analogía considera que puede ser aplicada a todos aquellos otros seres de los que percibimos con claridad y distinción que no necesitan ninguna otra cosa: el alma y los cuerpos materiales.

          Los atributos son cualidades o propiedades de la sustancia que no puede existir por sí mismas, y cada sustancia tiene un atributo propio que constituye su esencia o naturaleza. El atributo del alma será el pensamiento; y el de las cosas materiales la extensión.

          Descartes distingue dos tipos de sustancia:

        • Res cogitans, sustancia pensante.

        • Res extensa, sustancia extensa.

        • Las cualidades de la res extensa.

        • Descartes distingue entre cualidades primarias y cualidades secundarias.

          La realidad objetiva en los cuerpos es aquello que percibimos con claridad y distinción y sólo poseen las cualidades primarias que son: la extensión o volumen, el movimiento y la figura. Estas cualidades existen independientemente del sujeto. El verdadero conocimiento del mundo se limita a estas cualidades, y a partir de ellas puede deducirse la física y las leyes del movimiento.

          Las cualidades secundarias son el olor, el color, el sonido, etc., no existen objetivamente en las cosas y son apreciaciones subjetivas. Las sensaciones nos enseñan lo que nos conviene y lo que nos perjudica, pero no nos enseñan nada sobre la verdad de las cosas.

        • La explicación mecanicista del mundo.

        • Una teoría mecanicista de la naturaleza es la que no admite más explicación de los fenómenos naturales que las que derivan de los movimientos o combinaciones de movimientos de cuerpos en le espacio.

          Dios ha creado el universo de materia inerte y la ha dotado de movimiento. La cantidad de materia y de movimiento permanecerá constante e inalterable, puesto que Dios es inmutable y no vuelve a intervenir desde el momento de la creación. La materia extensa es divisible indefinidamente dando lugar a todas las clases de materiales existentes.

          Las leyes que explican el movimiento según Descartes son:

        • Ley de la inercia: un cuerpo no cambia su estado de movimiento o reposo a menos que choque con otro.

        • Ley de la dirección del movimiento: la materia se mueve en línea recta a menos que choque con otro cuerpo.

        • Ley de la conservación del movimiento: la cantidad de movimiento se mantiene constante entre dos cuerpos que chocan.

        • Las razones que llevaron a Descartes a elaborar esta física fueron: en primer lugar, la exigencia geométrica. Consideraba que todo aquello que no fuera representable geométricamente, era producto de una concepción mágica y misteriosa de la naturaleza. En segundo lugar, la exigencia de otro criterio de verdad, la claridad y la distinción, que excluye todo tipo de entidades o cualidades no directamente cuantificables.

          La interpretación mecanicista abarca todo el universo, por lo que también esta incluida en esta explicación el mundo orgánico.

          5. el dualismo antrolópogico.

          5.1 Dualismo e interpretación alma-cuerpo.

          Descartes elabora una teoría antropológica dualista de la concepción del cuerpo humano como un ser compuesto por dos sustancias: el pensamiento y la materia extensa. Afirma que el alma y el cuerpo están estrechamente unidos, también afirma que el alma como ser pensante, una sustancia diferente e independiente del cuerpo, materia extensa, puede existir sin él a pesar de su estrecha unión.

          Dentro de su concepción mecanicista, el cuerpo, como una cosa material más, está sujeto a las misma leyes de la materia, por lo que carece de libertad. El cuerpo es una maquina muy compleja, pero simple porque responde a todas las leyes mecánicas de la física. Si queremos salvar la libertad humana debe residir en algo que por naturaleza esté al margen de las leyes necesarias, y ese algo es el alma el yo como pensante.

          El problema de Descartes será la relación entre ambas sustancias, porque la separación que establece es más radical al concebirlas como dos sustancias diferentes e irreductibles entre sí, pues poseen atributos diferentes: el pensamiento y la extensión. En segundo lugar se deberá enfrentar a la relación tan estrecha entre ambas.

          Para explicar esta relación, Descartes recurre a una explicación fisiológica: no explica que en el centro del cerebro se encuentra una glándula, pineal, que es donde residiría el alma o sería el punto de contacto donde tendría lugar la interacción cuerpo-alma.

          5.2 Las pasiones del alma.

          La relación entre alma y cuerpo es un combate entre los apetitos naturales o pasiones, que son propios del cuerpo, y la razón y la voluntad que son facultades propias del alma.

          Las pasiones son percepciones, sentimientos o emociones que se dan en nosotros y que afectan al alma. El origen de las pasiones es el cuerpo y se caracterizan por ser:

          • Involuntarias, pues no dependen del alma racional, sino que se le imponen a ella

          • Irracionales, pues no son acordes con los dictados de la razón, obligando a la voluntad a establecer una lucha para someterlas a su control.

          La fuerza del alma consistirá en tratar de controlar y dirigir las pasiones. Las pasiones no son en sí mismas ni buenas ni malas; lo bueno o lo malo es el uso que se haga de ellas, por lo que se ha de aprender a gobernarlas. La razón es la encargada de proporcionar el conocimiento y los juicios para que la voluntad pueda conducir adecuadamente las acciones de la vida.

          En esta lucha del alma por controlar y encauzar las pasiones es donde interviene la libertad.

          5.3 La libertad.

          La libertad sólo puede residir en el alma, porque al no ser sustancia extensa no está sometida a las leyes de la mecánica. El alma tiene dos funciones: el entendimiento, que es la facultad de pensar, de tener intuiciones de la verdad; la voluntad, facultad de afirmar o negar.

          De la teoría de la voluntad deriva la teoría del error. La voluntad a veces afirma con precipitación la realidad y verdad de algún entendimiento cuando ésta es confusa, otras veces por prevención niega una idea clara y distinta. El tema central de la voluntad es la libertad, porque incluso la posibilidad del error es derivada de la libertad.

          La libertad es algo evidente, y además la máxima perfección del hombre. La libertad es la característica esencial de la voluntad y es ella la que nos puede llevar a la verdad o al error.

          La libertad es básicamente la capacidad de elegir entre diversas opciones que se nos presenta. La libertad no consiste en la indiferencia. La indiferencia no significa mas libertad sino ignorancia del entendimiento. Sólo cuando el entendimiento tiene ideas claras y distintas, la voluntad puede elegir con plana libertad.

          La libertad consiste en le sometimiento de la voluntad al entendimiento, y este sometimiento es la idea central de la ética cartesiana.

          1