Ideas platónicas

Filosofía griega. Dialéctica y diálogos. Pensamiento platónico

  • Enviado por: Efren Valiña
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
publicidad

El objetivo de la filosofía es conformar la política y convertirla en una disciplina que permita la consecución de la ciudad justa y el hombre virtuoso y feliz.Para ello es necesario orientar nuestras acciones desde principios seguros: asegurar o elevar el grado de objetividad, y lo hace a través de su teoría de las ideas y su concepción antropológica, dos núcleos entre los que existe una circularidad y depencia recíproca.

Platón utiliza el diálogo como forma espresiva de su pensamiento filosófico que está en íntima relación con el contenido de su filosofía y de su concepción de la dialéctica. En ellos hay dos presupuestos básicos: a) el aprendizaje no puede entenderse como una mera transmisión de contenidos que llenan el vacío del alma: es un camino que el alma ha de recorrer (mito de la caverna) y que nadie puede sustituir a otro en ese movimiento hacia la verdad. b) la insuficinecia del lenguaje como medio expresivo de aquello que constituye el objeto del saber filosófico: utilización del diálogo dialéctico, como lenguaje indirecto y como forma de dar y pedir razón para superar la inadecuación constitutiva e insuperable entre el lenguaje y la esencia.

La teoría de las ideas y del conocimiento constituyen el fundamento epistemológico y ontológico de la concepción ética y política de Platón. Para asegurar la objetividad de las ideas, Platón las situará fuera del mundo en que nos encontramos, y se servirá de las creencias míticas: el mito de la caverna para explicar el mundo sensible y el mundo inteligible y del mito del Fedro "caballos alados" para explicar el origen del alma. Busca lo consistente y establece una relación entre lo mudable y lo permanente. El mundo sensible son las cosas espacio-temporales que están sujetas al movimiento, la generación y la corrupción. Está caracterizado por multiplicidad y materialidad, por lo que al ser mundo físico de las cosas, éstas pueden ser percibidas por los sentidos. El mundo sensible es una imagen del mundo inteligible, es decir, de las distintas ideas que lo constituyen. A diferencia del sensible, el mundo inteligible es el mundo de las ideas, que tiene una realidad objetiva extramental. Está compuesto por ideas que son la esencia de las sosas, son su verdadera causa y fín, y son etermas e inmutables. Poseen simplicidad y unidad. Las ideas son entidades reales, subsistentes, perfectísimas, puras, inmateriales, inmóviles. Constituyen un conjunto organizado en el cual la idea de Bien se encuentra al frente de todas las demás ideas, y es la estudiada por la dialéctica, último grado de conocimiento y proceder meteorológico de la inteligencia para llegar a la intuición de las ideas fundamentales.

Así, Platón distingue distingue grados del conocimiento:

IMAGINACIÓN CIENCIA PENSAMIENTO INTELIGENCIA

(Eikasia) (Pistis) (Diánoia) (Nóesis)

conocimiento de Conocimiento de Conocimiento de las Conocimiento de las ideas

imágenes las cosas sensibles matemáticas últimas o fundamentales

por relaciones de por intuición por hipótesis y demostraciones por intuición o visión intelectual

imágenes sensible

/---------/------------------/--------------------------/-----------------------------------------/

El conocimiento intelectual o intelección y la opinión son dos géneros distintos de conocimiento y tienen por objeto el ser permanente (ideas) y el mundo sensible respectivamente. Los cuatro grados del conocimiento representan cuatro operaciones del alma y significan el paso de la ignorancia a la ciencia.

Así la dialéctica es algo más que el ver al ser en su unidad y en su pluralidad, es una actitud vital que supone "un giro de la totalidad del alma" (mito de la caverna). Para llegar a ese conocimiento hay que hacerlo a través de la reminiscencia, que es el recuerdo que actualiza en el alma las ideas que aquella previamente ha contempalado en una vivencia anterior. Como el mundo sensible participa de la ideas, dicho recuerdo se actualiza a partir del conocimiento sensible de las cosas. La ciencia (búsqueda de la idea) pues es la relación del objeto con el objeto

Es posible un mundo de realidades propias del alma. Así el alma existía antes de su encarnación en el hombre. El alma preexistía en el hiperuranio tambien con las ideas de las cosas y de todo cuanto existe. Allí el alma vio, contempló, conoció esas realidades inteligibles y las trae consigo al encarnarse en el cuerpo por la acción del Demiurgo.Para recordar las ideas que el alma trajo consigo es necesario que se libere de la dimensión sensoriocorporal que la tiene encarcelada. Así, el ser humano es una unión accidental entre cuerpo y alma. El cuerpo pertenece al mundo sensible y el alma al inteligible, por ello el cuerpo es cambiante, en continuo movimiento y el alma es eterna y permanente y responsable del conocimiento. El alma está dividida en tres partes o funciones que pueden ser apreciadas en la sociedad, deferenciando tres clases sociales : la racional que debe controlar a las otras dos(filósofos que son los que deben gobernar la ciudad), la irrascible o voluntariosa (guerreros) y la concupiscible o del deseo (artesanos).

Platón saca las consecuencias morales y políticas de la doctrina del alma y de la dualidad alma-cuerpo. El estado es la imagen macroscópica del hombre, los cuales on los componentes materiales y el componente ideal que es la justicia. Por esta razón la ética platónica estudia la conducta humana, ya que la conducta de cada individuo es también la conducta de la polis. Esta conducta puede ser mala o buena, dependiendo de la idea de Bien. La idea de Bien es causa y razón de que todas las demás ideas sean lo que son y cómo son. Así entre las ideas no hay mal. El mal se origina en cuando las ideas se individualizan a través de la materia y pasan de ser en sí a ser materia concreta.

Así esa idea de Bien opta por el bien supremo, que es la contemplación de las ideas accesibles al hombre a través de la ciencia, el cual brindará la felicidad suprema. Así la virtud es el medio para llegar al sumo bien, nacida de la purificación del alma y la armonía. Existe una relación entre la división de las partes del alma y las clases de virtudes: racional-prudencia o sabiduría, irrascible-fortaleza o valor y concupiscible-templanza; que en conjunto constituyen la virtud suprema, que es la justicia.

Esta creencia le sirve también para proponer la organización de la polis. La justicia es lo que la polis debe respetar. La ciudad tiene un fin originario, que es la producción de bienes, la división del trabajo y el intercambio de bienes (autonomía); y un fín último, que permita lograr la felicidad de los ciudadanos. Con lo que la actividad del Estado es buscar el Bien de todos, garantizar la paz y conseguir el Bien común antes que el privado. Por ello el estado debe dividir el trabajo de forma racional, dependiendo de las aptitudes de cada individuo , creando así tres clases sociales relacionadas con el alma y la virtud: guerreros, productores y gobernates, éstos los filósofos, conocedores de las esencias del mundo de las cosas, del mundo inteligible, de las ideas, y entre ellas la idea suprema, la idea de Bien, con lo que son las mejores personas para gobernar la polis al conocer exáctamente lo justo y lo injusto, ya que lo conocen por esa idea de bien: los que contemplan esa idea de bien deben volver a la caverna para guiar a los que continuan en ella.

Así se trata de una organización política estrictamente jerarquizada. No todos los hombres están igualmente dotados, ni deben realizar las mismas funciones. En cada uno predomina un alma y ha de ser educado de acuerdo con las funciones que deba realizar.