Ideas estéticas

Arte. Belleza. Creación artística. Inspiración. Representación de la naturaleza. Mímesis. Euritmia. Pitagóricos. Demócrito. Sofistas. Gorgias. Sócrates. Platón. Aristóteles. Periodo helénico y helenístico. Plotino. Estética medieval. Catarsis

  • Enviado por: Aika
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 76 páginas
publicidad
publicidad

HISTORIA DE LAS IDEAS ESTÉTICAS DE LA ANTIGÜEDAD A LA EDAD MODERNA

  • LA ESTÉTICA ANTIGUA

La estética antigua constituye el principio y la base de la estética europea.

Desde el punto de vista cronológico abarca ocho siglos: desde el siglo V a.C. al siglo III de nuestra era. En su mayor parte, fue obra de los griegos, al principio, exclusivamente de ellos, aunque más tarde colaboraron también otros pueblos. Este hecho permite dividir la estética antigua en dos periodos: el Helénico (siglos V y IV a.C.) y el Helenístico (siglo III a.C.-siglo III d.C.).

Dentro del primer periodo, vamos a analizar las ideas estéticas de los pitagóricos, Demócrito, los sofistas, Sócrates, Platón y Aristóteles. En cuanto a las aportaciones de la época helenística, vamos a centrarnos en la estética neoplatónica de Plotino que, como veremos, es fundamental para entender los conceptos que se desarrollaron en épocas posteriores, principalmente durante la Edad Media y el Renacimiento.

TEMA 1 CONCEPTOS GENERALES

Antes de exponer el desarrollo de estas ideas estéticas es necesario conocer una serie de conceptos estéticos fundamentales y ver cómo fueron empleados por los griegos durante la Antigüedad. Existen cinco conceptos fundamentales en la Historia de la Estética: el concepto de belleza, de experiencia estética, de arte, de creación artística y el concepto de mímesis. El sentido que los griegos dieron a estos conceptos estéticos era muy diferente al que tienen actualmente, al cabo de muchos siglos de reflexión. Incluso cuando las palabras son parecidas, su significado es distinto. Parte de estos conceptos se desarrollaron antes de que fueran utilizados por los filósofos que, más tarde, los asumieron y transformaron. No hay que olvidar que pertenecen a la historia de la estética no sólo las afirmaciones o conceptos definidos por los filósofos sino también los conceptos incluidos implícitamente en los gustos de la época y en las obras de arte.

  • El Concepto de Belleza

  • Para hacer referencia al concepto de belleza, los griegos utilizaron fundamentalmente la palabra "Kalón". Este mismo concepto aparece en el pensamiento de la Antigüedad con distintos términos como armonía, simmetria y euritmia, aunque más general fue Kalón.

    Este término, que traducimos como "lo bello" tuvo, durante la antigüedad, un sentido distinto al actual, pues era mucho más amplio. Comprendía no sólo cualidades estéticas, sino también cualidades morales. De manera general, según la definición que propone Tatarkiewicz, Kalón puede entenderse como "todo aquello que gusta, que atrae o despierta admiración, pero también lo que es justo o lo que es bueno". Sólo de esta forma podemos entender cómo un filósofo como Platón llegó a identificar la belleza con el bien y la verdad, considerándolos los máximos valores humanos.

    En ocasiones, de este concepto de belleza amplio y general empleado corrientemente por los griegos, se formó un concepto de belleza más limitado. Es el caso de los sofistas que en el siglo V a.C. pondrán límites al concepto original, definiendo la belleza estética como "aquello que produce placer por medio de la vista o el oído". Sin embargo, esta definición no se impuso y siguió prevaleciendo el concepto más amplio de belleza.

  • La Experiencia Estética

  • Se encuentra directamente relacionado con el concepto de belleza. En general, cuando se habla de experiencia estética hacemos referencia a la respuesta humana ante la percepción de la belleza. Esta es una de las cuestiones más importantes de la estética contemporánea.

    No obstante, los griegos no consideraron la experiencia estética como una experiencia aislada o particular. En la contemplación de objetos bellos no veían nada que la distinguiera de la percepción corriente de las cosas. La primera iba acompañada del placer, pero creían que el placer acompañaba cada acto de percibir, de examinar, de investigar o conocer. No diferenciaban la actitud estética de la investigadora y, por tanto, no tenían un término especial para ella. Para la contemplación estética usaban el mismo término que para la investigación científica: "theoria", es decir, observación. De hecho, aunque algunos autores como Aristóteles hacen referencia a la experiencia estética (Ética a Eudemo) no poseen un término específico para definirla.

  • El Concepto de Arte

  • Con el concepto de arte sucede lo mismo que con el de belleza. Para los griegos, tenía un significado distinto y mucho más amplio que el actual. Con el término "Techné" (o "tekné") hacían referencia no sólo al trabajo del arquitecto o el pintor, sino también al del carpintero, el tejedor o el médico.

    Según la definición propuesta por Aristóteles se entendía por "techné" toda actividad humana productiva, dependiente de la habilidad y conscientemente guiada por normas o reglas generales. De forma muy sintética, puede decirse que hacía referencia fundamentalmente a una destreza basada en el conocimiento de unas reglas.

    Por lo tanto, durante la Antigüedad, los griegos no disponían de un concepto que comprendiese únicamente la arquitectura, la pintura y la escultura.

    Este amplio concepto de arte perduró hasta la época moderna.

    El término griego "techné" fue traducido al latín como "ars" y, de ahí, derivó la palabra arte.

    No obstante, aunque el concepto general fue el mismo, se produjo una evolución que fue alterando el sentido de las expresiones. Como veremos, con el concepto del arte ocurrió lo mismo que con el concepto de belleza: primitivamente era más amplio y poco a poco se fue transformando en uno más reducido y propiamente estético. Otro aspecto básico que debe tenerse en cuenta es que la identificación que actualmente establecemos entre el arte y la belleza no se dio en la Antigüedad. De hecho, hasta el periodo Helenístico, la teoría del arte y la teoría de la belleza se cultivaron por separado.

    Además del propio concepto, la actitud que los griegos mantuvieron hacia el arte tuvo importantes consecuencias posteriores. Esta actitud fue compleja. Por un lado, valoraban su componente intelectual. Creían que la habilidad y los conocimientos necesarios que estaban relacionados con un tipo de producción determinado era una parte esencial de la techné. Sin embargo, por otra parte, despreciaban el arte por ser un trabajo físico y remunerado.

  • La Creación Artística

  • Es otro de los conceptos fundamentales de la Estética. Actualmente, estamos tan acostumbrados a hablar de la creatividad artística que los conceptos de artista y creador nos parecen inseparables. Sin embargo, esta vinculación es bastante reciente desde el punto de vista histórico.

    Los griegos carecían del concepto actual de creación artística. No pensaban que la creación artística se diferenciara de modo importante de otro tipo de producción humana. Este aspecto se entiende si tenemos en cuenta que entendían el arte como habilidad y veían en él tres factores básicos: el concedido por la naturaleza, es decir, el material; el transmitido por la tradición, que es el conocimiento, y el procedente del artista, que era el trabajo. No se valoraba, por tanto, la originalidad, la creatividad individual. Lo importante en una obra de arte no era la novedad, sino la adecuación a la tradición, que veían como garantía de duración, universalidad y perfección.

  • El Concepto de Mímesis

  • Actualmente, cuando empleamos el término de mímesis referido al arte lo hacemos como sinónimo de imitación o de copia de la realidad. El término ha existido desde la Antigüedad, pero en Grecia, su primer significado fue muy distinto.

    En el pensamiento griego arcaico, mímesis no hacía referencia a la imitación de la realidad, sino que se utilizaba para designar las prácticas rituales de los sacerdotes, sus gestos y movimientos. Mímesis significaba la expresión de experiencias internas o experiencias vividas y se refería a la música, la danza y la poesía y no a las artes plásticas.

    El primer filósofo en cambiar el sentido de la palabra mímesis fue Demócrito, que lo empleó en el sentido de "remedar" de imitar a la naturaleza en sus modos de obrar. Caracterizaba con ello a todas las artes y no sólo a las imitativas.

    Fue Sócrates quien afirmó que la pintura y la escultura tienen un carácter representativo en el sentido de copiar las apariencias o el aspecto exterior de las cosas. Sin embargo, no utilizó el término mímesis.

    Platón fue el encargado de dar un nuevo sentido al viejo término, entendiendo por mímesis la copia de la realidad.

    A partir de entonces, este concepto se convirtió en una de las cuestiones básicas de la teoría del arte.

    Vemos, por tanto, que los conceptos estéticos de los griegos fueron muy distintos a los que empleamos en la actualidad, no sólo por parte de los filósofos, sino corrientemente. El concepto de arte y el de la belleza eran más amplios; carecían de las nociones de experiencia estética y creación artística e iniciaron el desarrollo del concepto de mímesis.

    TEMA 2 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE LOS PITAGÓRICOS

  • Los pitagóricos: situación y características de su pensamiento.

  • Durante la Antigüedad clásica, los encargados de formular las ideas estéticas fueron los filósofos. Sin embargo, no trataron los temas estéticos de inmediato, porque al principio se ocuparon de los problemas de la naturaleza. Los primeros en reflexionar sobre cuestiones estéticas fueron los pitagóricos. Sus aportaciones en este campo corresponden principalmente al siglo V a.C., aunque la escuela existía desde antes.

    Los pitagóricos eran miembros de una comunidad fundada por Pitágoras de Samos en Crotona durante la segunda mitad del siglo VI a.C. Sin embargo, tanto la figura más o menos legendaria de Pitágoras como los orígenes de la sociedad pitagórica son muy oscuros. Formaban una comunidad principalmente de carácter moral y religioso, aunque también realizaban investigaciones científicas. El fin de esta comunidad era liberar al alma de la contaminación del mal, despegándola de la realidad que presentan los sentidos y elevándola a otra más alta y valiosa. Entre los métodos para lograr este objetivo se encontraban el cultivo de las ciencias, sobre todo de las matemáticas, y de otras disciplinas, como la gimnasia y la música.

    Desde el punto de vista de la Historia de la Filosofía, hay que tener en cuenta que los pitagóricos se encuentran todavía en el paso del mito al logos. En opinión de algunos autores, este hecho influyó en el doble carácter de la comunidad pitagórica: el religioso y el científico.

  • Las Ideas Estéticas de los Pitagóricos

  • El doble carácter de la comunidad pitagórica influyó en su interpretación de los problemas estéticos.

    Por una parte, adoptaron una actitud científica, recurriendo a las matemáticas y a la física, y por otra, asumieron las tradiciones de las sectas religiosas, principalmente del orfismo.

    Actualmente, sólo se conocen ideas fragmentarias de los pitagóricos que han llegado hasta nosotros por escritores posteriores. Estas ideas no fueron obra del mismo Pitágoras, sino de sus continuadores, que las desarrollaron durante los siglos V y VI a.C..

    Las aportaciones fundamentales que los pitagóricos hicieron a la estética son dos: la idea de la proporción y la medida, que refleja su actitud científica, y su concepto de la música, que refleja su vertiente religiosa.

  • La idea pitagórica de la proporción y la medida

  • La idea fundamental de la filosofía pitagórica que tuvo más importancia para la estética es su creencia en que el mundo estaba construido matemáticamente.

    Una de las fuentes principales que nos informan de esta idea es Aristóteles (Texto 1).

    Los pitagóricos pensaban que los números forman la esencia de todas las cosas, que todo lo que existe tiene una estructura matemática básica. Consideraban el número espacialmente, en relación con la geometría. Para los pitagóricos, los puntos, las líneas y las superficies son las unidades reales que componen los cuerpos de la naturaleza y, en este sentido, todos los cuerpos pueden considerarse números.

    El punto de partida para formular esta idea fueron sus descubrimientos acústicos. Descubrieron que existía una regularidad matemática en la acústica y llegaron a la conclusión de que la armonía musical depende del número. La interpretación matemática de la música fue una conquista de la escuela pitagórica. Pero fueron más allá, pues consideraron la armonía de los sonidos con el testimonio de la armonía del universo, que el hombre debe seguir. En este sentido, debe señalarse que los pitagóricos no consideraban la estética como una disciplina independiente. La armonía era para ellos una propiedad del cosmos. Precisamente, por estar convencidos de que el universo está construido armónicamente, los pitagóricos le dieron el nombre de cosmos, que significa orden.

    Los pitagóricos no emplearon el término belleza, sino armonía, que posiblemente habían acuñado, entendida básicamente como orden y buena proporción. Etimológicamente, armonía significaba conformidad, unión, uniformidad de los componentes. Fue precisamente por esta uniformidad por lo que la armonía fue para los pitagóricos algo positivo y bello, en el amplio sentido griego de la palabra. Al entender la armonía de esta forma, como regularidad, orden y unidad, ésta se convertía en un sistema cuantitativo, un sistema matemático que depende del número, de la medida y de la proporción. Era, por tanto, una propiedad objetiva de las cosas.

    Esta tesis pitagórica, derivada de su vertiente científica, se convirtió en un elemento básico de la futura estética griega y también influyó en el desarrollo del arte griego. La búsqueda de la regularidad en el mundo y su aplicación en el arte, que fue una tendencia natural entre los griegos, se vio reforzada aún más por los pitagóricos.

    A partir de ellos se asumió que la regularidad matemática era una garantía de armonía, de belleza. Esta aportación supuso la justificación teórica del canon (Texto 2).

  • El Concepto Pitagórico de la Música

  • Los pitagóricos consideraron que la música podía actuar sobre el alma, que tenía un poder "psicagógico". Pensaban que la buena música podía mejorar el alma, educarla, y la mala podía corromperla. Por esta razón, atribuyeron gran importancia a la distinción entre buena y mala música. Al parecer, exigían que la buena música fuera protegida por las leyes, debido a su importancia desde el punto de vista social y moral.

    Esta tesis de los pitagóricos sobre el poder de la música tenía su origen en la religión, sobre todo en las creencias órficas. El Orfismo es un conjunto de doctrinas relativas a la formación y el destino final del cosmos y del hombre que se desarrolló en Grecia entre los siglos VII y IV a.C., alcanzando su apogeo en el siglo VI. Sus concepciones ejercieron una profunda influencia sobre el pitagorismo y la religión griega en general, representando la parte dionisíaca de su cultura. El objetivo de sus adeptos era la purificación del alma y del cuerpo, la perfección espiritual. Lo esencial de estas creencias era la condición de que el alma está presa en el cuerpo por sus pecados y que sólo será libre cuando se purifiquen. Al servicio de este objetivo, la purificación y liberación del alma estaban los misterios órficos, que se valían entre otras cosas de rituales como la música y la danza.

    Los pitagóricos introdujeron la idea de que la música es fundamentalmente la que purifica el alma, pues creían que ejerce una enorme influencia sobre ella. No atribuyeron estos poderes psicagógicos y purificadores a todas las artes sin exclusivamente a la música. Creían que sólo a través del oído se podía influir sobre el alma. Por esta razón, los pitagóricos consideraron la música como una arte excepcional, un don especial de los dioses (Texto 3).

    En resumen, el concepto pitagórico de la música era un conjunto de tres tesis:

    • La música tiene un poder psicagógico, es decir, tiene la capacidad de educar y guiar al alma, tanto para mejorar la como para corromperla.

    • El objetivo de la música no consiste en proporcionar placer, sino en formar el carácter. Mediante la buena música se consigue la "purificación" del alma y su liberación de los lazos corporales.

    • Por esta razón, la música es algo excepcional, único, distinto a las otras artes, es un don de los dioses.

    La concepción pitagórica de la música influyó en toda la teoría griega del arte y la música se desarrolló bajo el lema de la proporción, la medida y el número por una parte, y el perfeccionamiento y la "purificación" del alma por la otra.

    TEMA 3 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE DEMÓCRITO

  • Situación y características del pensamiento de Demócrito

  • Demócrito está considerado como el último gran filósofo de la naturaleza. De hecho, cierra el ciclo de la filosofía presocrática de la naturaleza. Fue, junto a Leucipo, uno de los representantes más importantes de la escuela atomista. El materialismo y el mecanicismo son, por tanto, dos aspectos básicos de su pensamiento que influyen directamente en sus ideas estéticas.

    Demócrito procedía de Abdera, una ciudad situada al norte del mar Egeo. Aunque se desconocen las fechas exactas de su nacimiento y de su muerte, éstas se han situado aproximadamente entre los años 460 y 370 a.C. Pertenecía, por tanto, a la misma generación de los sofistas y Sócrates y también fue contemporáneo de Platón. Pero Demócrito no fue sólo un filósofo, sino también un científico y un erudito que escribió sobre numerosos temas, iniciando o desarrollando investigaciones en muchos campos.

  • Las Ideas Estéticas de Demócrito

  • Los historiadores griegos posteriores consideraron que Demócrito sentó los fundamentos de la estética, pues trató las cuestiones estéticas de forma científica y empírica. Lamentablemente, sus escritos se han perdido. Sin embargo, es posible conocer sus ideas fundamentales gracias a los resúmenes y a las citas de autores posteriores, que recogieron algunos fragmentos de su pensamiento.

    Las principales ideas estéticas de Demócrito se refieren a seis temas: la dependencia del arte de la naturaleza, el placer proporcionado por el arte, el concepto de inspiración, las deformaciones en el arte, los colores fundamentales y las observaciones sobre la música.

  • La dependencia del arte de la naturaleza

  • Es una de las ideas más generales de Demócrito, que está directamente relacionada con el concepto de mímesis. Demócrito fue el primer filósofo en hablar de la "imitación" de la naturaleza por el arte, empleando la palabra "mimesis". Sin embargo, nos encontramos ante la primera formulación de este concepto. Lo que hizo fue dar un nuevo significado a un término que ya existía.

    Para los primitivos griegos, mímesis no significaba la reproducción de la realidad externa, sino la manifestación de los sentimientos, la expresión de experiencias internas mediante gestos, sonidos y palabras. Este concepto surgió probablemente en relación con el culto dionisíaco, donde dominaba la mímica, el canto y las danzas rituales de los sacerdotes. Estas prácticas rituales permitían el desahogo de los sentimientos y la consiguiente purificación. Es importante tener en cuenta que originalmente la música estaba unida a la poesía y la danza formando un solo arte, la "triúnica choeria". En principio, por tanto, el concepto mímesis se aplicará exclusivamente a la danza, la poesía y la música, en las que la expresión, los sentimientos y la emoción eran fundamentales. En ningún caso se referían a las artes plásticas.

    Demócrito utilizó el término mímesis para hacer referencia a la dependencia de la naturaleza por el arte. Su ideal es que el arte debe remedar a la naturaleza, es decir, imitar a la naturaleza en sus modos de obrar, imitar el funcionamiento o el proceder de la naturaleza. El concepto de mímesis de Demócrito se pone de manifiesto en un fragmento recogido por Plutarco (Texto 4).

    Este concepto ya no era aplicable la música, la danza y la poesía sino que se refería a todas las artes, principalmente a las artes utilitarias. Como vimos, la tesis de la dependencia del arte de la naturaleza se convirtió en una idea fundamental del pensamiento griego. Sin embargo, nos encontramos todavía ante la primera formulación del concepto de mímesis: el concepto de imitación de la apariencia externa era todavía desconocido.

  • El placer proporcionado por el arte

  • En este caso, se refiere a la influencia o los efectos ejercidos por el arte. Según las palabras recogidas por Estobeo, para Demócrito: "los grandes placeres nacen de contemplar las obras hermosas". Como expone Tatarkiewicz, se trata de la declaración más antigua en la que figuran juntos los conceptos de placer (o alegría), contemplación y belleza. Al considerar el arte y la belleza desde el punto de vista del placer que proporciona se pone de manifiesto el hedonismo Demócrito.

    No obstante, para entenderlo, es necesario hacer referencia al pensamiento filosófico de Demócrito. Este filósofo consideraba que el fin de la conducta humana era lograr la felicidad, entendida como un estado de ánimo, como dicha o bienestar. Demócrito pensaba que la felicidad está determinada por los placeres y el dolor. En otro de los fragmentos transmitidos por Estobeo, se afirma: "lo mejor para el hombre es pasar la vida con el mayor gozo y la menor tribulación posible". Para conseguir la felicidad el hombre debe juzgar las cosas y diferenciar entre los diferentes placeres. En este proceso debe guiarnos del principio de "armonía" (entendida como proporción, equilibrio, mesura o moderación). Si nos atenemos a este principio, lograremos el equilibrio corporal - la salud - y la tranquilidad del alma - la felicidad -. Demócrito, como los demás griegos, apreció esta armonía o "medida adecuada" y vio su importancia en todas las actividades humanas, incluidas el arte y la belleza. De una manera característica para su filosofía, dio a esta cuestión un matiz hedonista, afirmando: "si alguien sobrepasara la medida, lo más agradable podría resultar lo más desagradable".

  • El concepto de inspiración

  • Esta idea hace referencia a la creación artística, particularmente a la poesía. La poesía no fue considerada por los griegos como un arte, ya que precisaba o dependía de la inspiración.

    Recordar que los griegos entendían por arte toda actividad humana productiva (y no cognoscitiva), dependiente de la habilidad (y no de la inspiración), conscientemente guiada por normas o reglas generales (y no por la rutina). Por esta razón, la idea de inspiración no fue aplicada por Demócrito a las artes plásticas.

    Demócrito pensaba que "no puede existir un buen poeta sin entusiasmo, o sin un soplo de locura". Es decir, para Demócrito la creación poética, la inspiración procedía de un estado especial de la mente, distinto del normal. Esta idea fue citada posteriormente muchas veces con diferentes interpretaciones, en ocasiones erróneas como es el caso de Cicerón (Texto 8). En el caso de Demócrito, este furor o soplo de locura no debe entenderse como algo sagrado obviado por fuerzas sobrenaturales.

    Hay que tener en cuenta que Demócrito era materialista y mecanicista, es decir, sólo creía en la existencia de los átomos y del vacío y en los hechos naturales mecánicos. Para entender las cuestiones estéticas, es especialmente interesante conocer su explicación mecanicista de las sensaciones. Para Demócrito, lo que captan nuestros sentidos es el resultado de una acción mecánica ejercida por las cosas sobre los hombres.

    La explicación es la siguiente: todos los objetos emiten constantemente unos "efluvios" o emanaciones (eidola) que son unas imágenes pequeñísimas que llaman átomos.

    En estas imágenes diminutas entran en los órganos de los sentidos, que no son más que unos caminos, y chocan con el alma o la conciencia, que está compuesta también por átomos. De esta forma sentimos, porque los átomos se mueven por el vacío.

    Según la interpretación de Demócrito, los átomos tienen una serie de características.

    • En primer lugar, son indivisibles (átomo, en griego significa indivisible). Es aquello de lo que todo está hecho, que no puede dividirse en partes más pequeñas, el principio constitutivo último imperceptible por los sentidos.

      • Los átomos son además eternos e indestructibles, porque nada puede surgir de la nada. Sin embargo, no son idénticos entre sí. Existen distintos tipos de átomos. Por eso componen cuerpos u objetos diferentes. Cuando un cuerpo muere y se desintegra, los átomos se dispersan y con el tiempo vuelven a unirse para componer otros distintos. Por esta razón, Demócrito no creía en la inmortalidad del alma.

      • Otra característica de los átomos es que están en perpetuo movimiento. Los átomos se mueven eternamente en el vacío y lo hacen por una fuerza propia.

    Para Demócrito, no existía, en consecuencia, ninguna intención determinada de los movimientos de los átomos. Todo lo que sucede en el mundo, en la naturaleza, era un proceso mecánico. Al ser materialista y mecanicista, no admitía la existencia de ninguna fuerza o espíritu que interviniera en los procesos de la naturaleza. Por esta razón, fue el primero en negar que la inspiración de los poetas fuera de origen divino. Para Demócrito la inspiración de los poetas está basada en la naturaleza, pues en el sistema atomista no encaja la noción estricta de dios. Creía que la inspiración poética se regía por reglas mecánicas, como toda naturaleza, aunque en condiciones excepcionales. Cuando habla de locura, de inspiración, se refiere a un estado de la mente excepcional, distinto del normal.

    Nos encontramos, por tanto, ante una concepción de la naturaleza absolutamente racional. La sustitución del mito por el logos culmina en esta comprensión de la naturaleza (physis) desdivinizada sin lugar para respuestas mitológicas ni teológicas.

  • Las deformaciones en el arte

  • A diferencia de la inspiración, se trata de un concepto aplicado a las artes plásticas. Este concepto estaba vinculado con las corrientes pictóricas de su época, particularmente con la pintura de los escenarios teatrales, llamada por los griegos Scenographía (de Sekené: escenario). Como en el teatro griego el espectador veía las decoraciones desde una cierta distancia, las veía deformadas. Según el testimonio de Vitrubio, Demócrito buscó cómo corregir esas deformaciones y neutralizar su efecto. Estudió el fenómeno de la propagación de los rayos de luz y sus efectos ópticos basados en las leyes de la naturaleza, buscando transformar las escenografías pintadas de forma confusa en imágenes claramente perceptibles y hacer que las figuras de dos dimensiones aparecieran en relieve. Este fue un problema especialmente atractivo para la filosofía de Demócrito y está relacionado con su explicación mecanicista de las sensaciones. Hemos visto cómo los átomos o imágenes pequeñísimas que emiten los objetos sin cesar penetran hasta nosotros por los órganos de los sentidos. Pero, al atravesar el aire, las imágenes se deforman. Por esa razón, pensaba, los objetos muy lejanos no se perciben bien.

    La pintura de los escenarios teatrales fue la primera en adaptarse a las exigencias de la visión humana, a las leyes de la perspectiva. A diferencia de los tradicionalistas, Demócrito justificaba los procedimientos de los pintores escenógrafos. Además, conforme a su actitud filosófica, Demócrito no decía a los artistas que debían hacer, sino que les indicaba cómo debían proceder para conseguir sus fines. Fue el modelo de filósofo esteta que quiere analizar el arte en lugar de normalizarlo. Platón, en cambio, sería el prototipo de la tendencia opuesta.

  • Los colores fundamentales

  • Se trata de otra de las reflexiones de Demócrito relacionadas con la pintura sobre las cuales tenemos noticia. Cuando hablamos de colores fundamentales nos estamos refiriendo a los colores básicos a los que se podían reducir todos los colores conocidos. Esta cuestión coincidía con la tendencia general de su filosofía, que reducía a la variedad y diversidad de las cosas a una modesta cantidad de tipos de átomos.

    El problema pertenecía más bien a la óptica, pero estaba vinculado con la teoría del arte. Demócrito consideró como fundamentales cuatro colores: el blanco, el negro, el rojo y el amarillo. Dependían de la distinta forma de los átomos componentes del cuerpo coloreado, obteniéndose los demás por su mezcla. Estos colores fundamentales se correspondían con los utilizados por los pintores de la época. Vemos de esta forma cómo las manifestaciones artísticas de la época influyeron en los filósofos, aunque fueron éstos últimos quienes formulaban los conceptos, quienes analizaban el arte.

  • Las observaciones sobre la música

  • La opinión de Demócrito sobre la música parece una reacción contra la actitud mantenida por la mayoría de los griegos, que la consideraban un arte excepcional. Quizá este sea el concepto que más claramente lo diferencia de los pitagóricos, pues Demócrito no reconoce su valor psicagógico ni purificador.

    La fuente, en este caso, es un fragmento de Filodemo:

    "Pues bien, Demócrito, que fue no sólo el hombre más conocedor de la naturaleza entre los antiguos, sino también un polifacético no inferior a ninguno de los investigadores, afirma que la música es más reciente y lo explica diciendo que no la produce la necesidad, sino que nació de lo ya superfluo".

    Para Demócrito, la música no figuraba entre las actividades primarias del hombre, ya que no resultaba de la necesidad cómo el arte, sino de la invención humana. Era, por tanto, un objeto de lujo.

    TEMA 4 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE LOS SOFISTAS

  • Los Sofistas: Situación y Características de su Pensamiento

  • La actividad de los sofistas se sitúa en Atenas a mediados del siglo V a.C. Cronológicamente son contemporáneos de Demócrito, de Sócrates y de Platón.

    Los sofistas eran un grupo de retóricos y oradores que se dedicaban a la educación de los ciudadanos griegos. Eran profesores itinerantes que iban de ciudad en ciudad, con lo que reunían muchas experiencias y noticias. Tenían un programa de enseñanza bastante variado: enseñaban ciencias, matemáticas, astronomía, gramática, historia, interpretación de los poetas, filosofía de los mitos y la religión y, sobre todo, retórica, que era absolutamente imprescindible para la vida pública.

    Por lo tanto, dentro de esta enseñanza era igualmente importante el deseo de convencer y el arte de discutir, de refutar, de contradecir o rebatir. Aparece de esta forma el filósofo como hombre de sociedad, que se diferencia de los filósofos anteriores dedicados a la meditación. Los sofistas, además, hacían algo escandaloso para su época: cobraban por sus enseñanzas.

    La palabra sofista fue, durante mucho tiempo, un nombre genérico que significaba "profesional del saber", "intelectual" o "profesor". Sin embargo, a partir de Platón, aparece con un sentido peyorativo, principalmente porque se opuso a su pensamiento y al de Sócrates. Este sentido se acentuará con Aristóteles, cuando afirma que la sofística sólo es una sabiduría aparente. Actualmente, la palabra sofisma también se utiliza con un sentido despectivo o negativo para aludir a los razonamientos o argumentos con los que se quiere defender algo que es falso.

    La figura principal de los sofistas fue Protágoras, que vivió en el siglo V a.C. Según la mayoría de los autores, nació en Abdera en el 481 y murió en el 411 a.C. Fue el primer pensador en llamarse a sí mismo y sofista y en enseñar a cambio de dinero, consiguiendo un gran reconocimiento como maestro y filósofo. Parece que a él se deben las ideas más importantes que caracterizan el pensamiento de los sofistas.

    Fue también el sofista más duramente criticado por Platón. Entre los pensadores que compartieron las opiniones del círculo sofista destacan el retórico Gorgias y el orador Isócrates. Es importante tener en cuenta que los sofistas no forman una escuela filosófica en sentido estricto, sino que representan un movimiento o una corriente de pensamiento.

    Los hombres que conocemos por el apelativo de sofistas griegos se diferenciaban mucho unos de otros tanto por su talento como por sus opiniones. No obstante, pueden señalarse unos rasgos comunes que caracterizan a los sofistas y que los diferencian de la filosofía griega anterior. Estos rasgos son tres: el primero se refiere al objeto o el tema de la filosofía, el segundo se refiere al método de la filosofía, a la manera empírica e inductiva de tratar los temas y el tercer rasgo es la relativización de los resultados y está relacionado con el propio fin de la filosofía.

  • Como ya hemos visto, los primeros filósofos griegos centraron mayoritariamente sus investigaciones en la naturaleza. Los sofistas fueron los primeros en trasladar los intereses filosóficos de la naturaleza al hombre y su cultura. Por esta razón, Tatarkiewicz afirma que fueron filósofos sociales por vocación. Este desplazamiento de intereses produjo una humanización de la filosofía.

  • En segundo lugar, el pensamiento de los sofistas se diferenció de la filosofía griega anterior por el método. Aunque el método de los filósofos precedentes no excluyó la observación empírica, éste fue principalmente deductivo, es decir, el filósofo establecía un principio general sobre el mundo y conforme a esta teoría, explicaba los fenómenos concretos. Los sofistas, en cambio, procuraban reunir primero un gran número de observaciones sobre hechos particulares y luego, de los datos que habían acumulado, sacaban conclusiones. Su método fue, por tanto, empírico e inductivo. De esta forma, en las investigaciones de los sofistas no sólo se distinguían de las anteriores por los temas, centrados ahora en el hombre, sino también por la manera de trabajarlos.

  • Directamente relacionado con estos dos aspectos se encuentra el tercer rasgo que define las actividades de los sofistas: la relativización de los resultados. Para entender este aspecto, debe considerarse qué fue lo que pasó en la filosofía griega anterior.

  • Como hemos visto, los primeros filósofos griegos habían centrado su interés en la naturaleza tratando de determinar el principio último de todas las cosas y explicar sus cambios. Se dieron muchas interpretaciones y propuestas que, en general, se excluían unas a otras. Este hecho acabó produciendo un clima de escepticismo y desconfianza, cierta incredulidad respecto a la posibilidad de lograr un conocimiento seguro de la naturaleza última del mundo. Se creyó así que, para hacer avanzar la filosofía, había que volver los ojos hacia el hombre como tema de meditación, de reflexión. Esta humanización de la filosofía tuvo lugar por primera vez con los sofistas.

    Además del escepticismo, existe otro factor que contribuyó a dirigir la atención hacia el hombre: la creciente reflexión sobre el fenómeno de la civilización y la cultura que se produjo por las amplias relaciones que tenían los griegos con otros pueblos.

    Los griegos, no sólo conocían la civilización de Persia, Babilonia y Egipto, sino que también habían entrado en contacto con pueblos más primitivos, como los escitas y los tracios. El conocimiento de otras civilizaciones, el contacto con otros pueblos les hizo darse cuenta de que la cultura humana depende de diversos factores y que son relativos. Este relativismo marca la tercera diferencia entre el pensamiento de los sofistas y la filosofía griega anterior y se refiere al propio fin de la filosofía. La filosofía anterior buscaba una verdad objetiva, principalmente la verdad objetiva acerca del mundo. Los sofistas, por el contrario, no pretendían establecer normas objetivas basadas en una verdad necesaria. No era la verdad objetiva lo que les interesaba, principalmente porque sus fines eran prácticos y no especulativos. Por eso, los sofistas se convirtieron en instrumento de la educación de los ciudadanos griegos, que trataron de enseñar el modo de vivir y de gobernar.

    Esta manera de actuar que, evidentemente, era muy distinta a la actitud de búsqueda incansable de la verdad que caracteriza a los filósofos antiguos, explica, en parte, el trato que recibieron los sofistas por parte de Platón. Sin embargo, lo que más atrajo las críticas hacia ellos por parte de los sectores tradicionales fueron sus tendencias estéticas y relativistas, sobre todo porque no ponían nada realmente nuevo ni sólido en lugar de las viejas creencias que intentaban echar abajo. No obstante, aunque no dieron con soluciones filosóficas constructivas, su actitud contribuyó a plantear nuevos problemas y, sobre todo, consiguieron que la atención de los filósofos se volviera hacia el hombre.

  • Las Ideas Estéticas de los Sofistas

  • Aunque los sofistas se ocuparon principalmente de la ética, el derecho y de la religión, trataron también algunas cuestiones estéticas. De manera general, puede decirse que su relativismo se manifestó también en sus aportaciones a la teoría del arte y de la belleza.

    De los textos de los sofistas, y sobre todo de su figura principal que fue Protágoras, sólo se han conservado unos pocos fragmentos. El único escrito más amplio que se conoce es obra de un sofista anónimo y se titula Dialexeis o Dissoi Logoi. También se conoce un texto más extenso del Gorgias referente al arte, que se titula Elogio de Helena y algunos discursos de Isócrates sobre oratoria, vinculados con las actividades de los sofistas. Sin embargo, la fuente de información principal sobre las opiniones estéticas de los sofistas son los diálogos de Platón, ya que los juicios estéticos con los que se enfrenta provienen de los sofistas, aunque no los nombre.

    Entre las ideas estéticas de los sofistas, podemos diferenciar aquellas que se refieren a la teoría del arte y las que se refieren a la teoría de la belleza. Entre las primeras, se encuentran la oposición entre el arte y la naturaleza y la distinción entre las artes útiles y las que proporcionan placer. Entre las ideas relativas a la teoría de la belleza destaca su definición de la belleza estética y la tesis sobre la relatividad y la conveniencia de la belleza. Por último, veremos una teoría particular: la teoría ilusionista de Gorgias.

  • La oposición entre el arte y la naturaleza

  • El punto de partida para llegar a una formulación del concepto de arte fue la oposición que estableció Protágoras entre el arte y la naturaleza, considerando un elemento esencial: el azar.

    Esta contraposición se refería a todo el arte en el sentido amplio utilizado por los griegos. Este concepto de arte se contraponía a la naturaleza porque el arte se consideraba un producto del hombre, mientras que la naturaleza existe independientemente de él. Sin embargo, el sentido completo del arte sólo se concretó cuando los sofistas lo opusieron al azar. No todo producto del hombre es un arte, sino sólo el intencional, el que no es casual, sólo el realizado conscientemente y conforme a principios universales. Para la manera griega de entender el arte esta distinción fue muy importante: el arte era para ellos un producto de actividades intencionales, que excluía la casualidad. Los sofistas opusieron el arte a la naturaleza porque veían en ella la casualidad, el azar. De esta forma el concepto de arte fue quedando definido.

  • La distinción entre las artes útiles y las que proporcionan placer

  • Esta idea se refiere a la visión de las artes. Los sofistas utilizaron otra oposición: la utilidad y el placer y la aplicaron al arte. Distinguieron así entre las artes útiles y las artes que producen placer.

    Esta idea la encontramos en varios fragmentos. Alcidamante, por ejemplo, un sofista del siglo IV a.C., afirmó, refiriéndose a las estatuas (Texto 1): "Estos objetos (las esculturas) proporcionan placer a la contemplación, pero ninguna utilidad proporcionan a la vida de los hombres". Es decir, afirmó que las esculturas proporcionan placer, pero no nos son de ninguna utilidad. También lo refirieron a la poesía. En el texto Dialexeis, puede leerse (Texto 2): "Y los poetas no componen sus poemas con vistas a la verdad, sino al placer de los hombres". Sin embargo, fue el orador Isócrates, el que se basó en esta oposición para distinguir dos tipos de productos humanos: los productos que son útiles y los productos que agradan (Texto 3).

    Esta distinción entre productos que son útiles y productos que proporcionan placer, ya había aparecido en el pensamiento griego con anterioridad y la encontraremos más tarde en otros filósofos. Sin embargo, fueron los sofistas los primeros en aplicarlas al arte. Isócrates, sin embargo, no precisó qué artes pertenecían a cada grupo.

  • Definición de la belleza estética

  • Los sofistas también utilizaron el concepto del placer en sus ideas estéticas relacionadas con la teoría de la belleza, concretamente en su definición de la belleza estética. Para los sofistas, "La belleza era lo que produce placer por medio del oído y de la vista". En este caso, la fuente es Platón (Texto 4). Este filósofo, como también hizo Aristóteles, citó esta frase, aunque sin decir de dónde procedía. No obstante, es evidente que fue enunciada por los sofistas. Esta definición es una manifestación estética del hedonismo y del sensualismo que predicaban los sofistas. El objetivo de esta definición era limitar el concepto tradicional de belleza (Kalón), formular un concepto más reducido. Los sofistas pretendían independizar la belleza estética, ya que en la definición no se hace referencia a la belleza moral.

    Esta concepción hedonista de la belleza influyó directamente en su consideración de la música. Los sofistas, junto con los materialistas como Demócrito, negaron la creencia tradicional sostenida por los pitagóricos de que la música forma el carácter, tiene un poder psicagógico, y purifica el alma. Frente a esta creencia, los sofistas afirmaban que la música simplemente proporciona placer a los hombres.

  • Las tesis sofistas sobre la relatividad y la conveniencia de la belleza

  • A pesar de la definición estética, los sofistas también siguieron utilizando el concepto de belleza en sentido amplio, el concepto de kalón, como se aprecia en la tesis sobre la relatividad y la conveniencia de la belleza. Al igual que la concepción hedonista de lo bello y del arte, la idea de que la belleza es relativa y convencional deriva del pensamiento general de los sofistas. Si consideraban relativos y convencionales el sistema político, las leyes o la religión, el bien o la verdad, es natural que considerasen la belleza de la misma manera.

    No se ha conservado ningún texto de los principales sofistas sobre la relatividad de la belleza, pero este tema se menciona claramente en el tratado del sofista anónimo titulado Dialexeis. Toda su segunda parte trata exclusivamente de La belleza y la fealdad (Texto 5). La relatividad de la belleza en este texto viene demostrada con ejemplos: es bello que las mujeres se arreglen y se pinten, pero es feo que lo hagan los hombres; el tatuar el cuerpo es considerado en Tracia como un adorno, pero en otros países es un castigo para los reos; en Esparta es bello no dar educación superior a los jóvenes y en Jonia es feo; hacer bien a los amigos es bello y a los enemigos feo. Por tanto, los sofistas reconocieron la diversidad y variedad de la belleza, llegando a la conclusión de que la belleza es relativa y conveniente. Cuando los sofistas afirmaban que la belleza es conveniente querían decir que una cosa es bella cuando se adapta a unas condiciones particulares, desde su punto de vista, cuando se adapta al gusto de quien la mira.

    La idea de la relatividad y de la conveniencia de la belleza es consecuencia directa del pensamiento general de los sofistas. La tesis principal de Protágoras se resume en una conocida frase: "El hombre es la medida de toda las cosas". Aunque esta frase se ha interpretado de distintas maneras, la más acertada sería interpretarla considerando que "hombre" significa "hombre individual". Dicho de otro modo: "lo que a ti te parece bello es bello para ti y lo que a mí me parece bello es bello para mí".

    Esta consideración de la belleza iba en contra del punto de partida estético de los griegos. En general, los griegos pensaban que la belleza era una propiedad objetiva de las cosas basada en el número, en la medida y la proporción. De ahí la importancia del canon, la idea de que unas medidas adecuadas, equilibradas, armónicas, garantizaban la belleza. La idea de la relatividad y conveniencia de la belleza de los sofistas se enfrentaba claramente al pensamiento estético tradicional: la belleza ya no era considerada algo objetivo, absoluto y universal. La formulación de los sofistas conducía al individualismo estético. Era claramente una actitud subjetiva.

  • La teoría ilusionista de Gorgias

  • Gorgias (485-380 a.C.) fue un retórico de profesión, que estaba muy próximo al pensamiento de los sofistas. Una de sus aportaciones particulares fue poner de manifiesto el poder de alucinación e ilusión del arte. Esta teoría ilusionista también se ha llamado "apatética" (de la palabra griega "apáthe", que significa estado de alucinación e ilusión). Gorgias desarrolló esta tesis estética en el tratado titulado Elogio de Helena, refiriéndose al engaño de las palabras con las que se puede expresar todo, convencer del todo, persuadir de todo al oyente (Texto 6).

    Aplicó sobre todo su teoría a la tragedia y la comedia, aunque también a la oratoria. Esta teoría del poder de las palabras, de su engaño y fascinación, se encuentra en otros textos de la época y en autores posteriores. Sin embargo, su iniciador fue Gorgias, y se considera una doctrina típica de él. Además, advirtió un fenómeno similar en las artes plásticas, particularmente en la pintura. Es posible que esta observación estuviera relacionada con la pintura escenográfica, la skenographia, y con las deformaciones conscientes que también hicieron reflexionar a Demócrito.

    La teoría apatética o ilusionista de Gorgias concordaba perfectamente con las opiniones de los sofistas acerca de la belleza y del arte, con su hedonismo, sensualismo, relativismo y subjetivismo. En cambio, estaba totalmente en contra de las posturas objetivas y racionales de los pitagóricos, de Sócrates o Platón. Esta fue la mayor antítesis de la estética en la primera fase de la historia.

    El arte desarrollado por los griegos de la época clásica y, especialmente, su búsqueda de formas perfectas, nos hace creer que los artistas de entonces estaban más próximos a las posturas filosóficas objetivas y racionales. Los sofistas constituían una corriente minoritaria que propagaba nuevas opiniones que no tuvieron repercusión inmediata en la sociedad antigua.

    TEMA 5 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE SÓCRATES

  • Situación y Características del Pensamiento de Sócrates

  • Se conocen muy pocos datos de la vida de Sócrates. Este filósofo griego nació en Atenas hacia el año 470 a.C. (o 469 para otros autores) y murió en el 399. Fue, por tanto, contemporáneo de Demócrito y de los sofistas. Al parecer, Sócrates vivió muy modestamente y dedicó su existencia a transmitir sus enseñanzas, por lo que tuvo numerosos discípulos. Entre todos ellos, destaca Platón, que fue el gran responsable de la imagen de Sócrates que ha perdurado en historia posterior. Gracias a él, sabemos que murió en el año 399, cuando fue acusado de impiedad (de ofender a los dioses y de corromper a la juventud) y condenado a beber cicuta. Según cuenta Platón en el Fedón, su maestro murió serenamente, mientras discutía con sus discípulos sobre la inmortalidad del alma.

    Aunque Sócrates está considerado como uno de los grandes maestros de la filosofía occidental, no es fácil fijar con exactitud cuáles fueron sus enseñanzas, pues no dejó nada escrito. Además, los que escribieron sobre él dan distintas versiones o interpretaciones contradictorias acerca de sus ideas. Esta cuestión, que ha sido ampliamente debatida, es lo que se conoce en filosofía como "El problema socrático".

    Básicamente, conocemos las ideas de Sócrates a través de los Diálogos de Platón, que fue uno de sus discípulos directos. Sin embargo, en estos diálogos es muy difícil distinguir las ideas que corresponden a Sócrates y las que pertenecen a Platón.

    Este problema de fuentes afecta en menor medida a las ideas estéticas de Sócrates, ya que en este aspecto existe un solo informador: Jenofonte (circa 430-355 a.C.), que también fue su discípulo.

    Jenofonte expuso las ideas estéticas de Sócrates en su obra titulada Recuerdos de Sócrates, concretamente en los capítulos VIII y X del Libro III. Aunque no todos los historiadores de la filosofía están de acuerdo, la diferencia entre estos escritos y los Diálogos de Platón, es que éste último pone en boca de Sócrates su propia opinión de la belleza, mientras que las conversaciones transmitidas por Jenofonte parecen ajustarse más a la realidad.

    Aunque Sócrates se interesó por varias cuestiones estéticas, es importante tener en cuenta que su posición en la historia de la filosofía se debe a sus aportaciones en el campo de la Lógica y, sobre todo, de la Ética.

    Como hemos visto, Sócrates fue contemporáneo de Demócrito y de los sofistas.

    La diferencia fundamental con Demócrito es que éste fue el último gran filósofo preocupado por los problemas de la naturaleza, mientras que Sócrates está más interesado por las cuestiones relacionadas con el hombre, al igual que los sofistas. Sin embargo, aunque Sócrates se planteó los mismos problemas humanistas que los sofistas, tomó una postura completamente distinta. Frente a las doctrinas relativistas de los sofistas y su actitud escéptica y subjetiva, Sócrates trató de establecer unos conceptos precisos y fijos, unas definiciones universales que pudieran servir de base a la conducta del hombre. Su objetivo era, por tanto, buscar la verdad segura, la "verdadera sabiduría" para que el hombre pudiera obrar bien. Para ello utilizó la mayéutica o método de la ironía, que consistía en entablar un diálogo o conversación dialéctica en el que el interlocutor ponía de manifiesto sus propias contradicciones y finalmente descubría la verdad que se encuentra en su interior. Estas conversaciones, dirigidas por Sócrates, iban desde un concepto menos adecuado a otro mejor o desde ejemplos particulares a una definición universal, tratándose por tanto, de un proceso inductivo.

    Llamó a su método mayéutica (arte de partear) para expresar su intención de hacer que los demás diesen a luz en sus mentes las ideas verdaderas, con el fin de que actuaran de la manera más justa. Su filosofía tenía, por tanto, un fin práctico. Pero, a diferencia de los sofistas, nunca cobró por sus enseñanzas. En realidad, él no se consideraba un maestro, pensaba que no trasmitía elecciones, sino que ayudaba a reflexionar a los otros.

    Sócrates estuvo en completo desacuerdo con el relativismo de los sofistas en la ética. Fue un hombre que defendió el bien y la verdad como valores absolutos. Sin embargo, no sucedió lo mismo con la estética, pues admitió la existencia de elementos relativos en el arte y la belleza.

  • Las Ideas Estéticas de Sócrates

  • Las principales aportaciones estéticas de Sócrates pueden agruparse en cinco tesis fundamentales: la teoría de la representación de la naturaleza por el arte; la teoría de la idealización en el arte; el concepto de "belleza espiritual"; la teoría de la belleza y su adaptación al fin y sus observaciones sobre el concepto de euritmia. Las fuentes de todas ellas son los Recuerdos de Sócrates, de Jenofonte.

    Las tres primeras, referidas a la teoría del arte y, en concreto, al concepto de mímesis, se ponen de manifiesto en el diálogo que Sócrates mantiene con el pintor Parrasio. La idea de la belleza y su adaptación al fin aparece en el diálogo con el filósofo Aristipo y, el concepto de euritmia, en el diálogo con Pistias, el fabricante de corazas.

  • La teoría de la representación de la naturaleza por el arte

  • Según la información recogida por Jenofonte, Sócrates fue uno de los primeros filósofos que intentaron delimitar los rasgos peculiares del trabajo del artista, concretamente del pintor y del escultor. Es decir, intentó establecer los rasgos que distinguen a la pintura y a la escultura del resto de las artes. (Algunos autores señalan que así como el trabajo de comadrona de su madre influyó en la denominación de su método práctico, la mayéutica, la profesión de escultor de su padre puede relacionarse con este interés).

    Sócrates explicó que, mientras las otras artes, como las del herrero o el zapatero, por ejemplo, crean objetos que la naturaleza no produce, la pintura y la escultura repiten lo mismo que ya existe en la naturaleza. Es decir, tienen un peculiar carácter imitativo y representativo que las diferencia del resto.

    En el diálogo de Sócrates con el pintor Parrasio, recogido por Jenofonte (Texto 1), el filósofo le dice al pintor: "La pintura es una representación de lo que se ve". Esta idea era evidente para los griegos, pues, como vimos, carecían del concepto de creación artística, no valoraban, como principio general, la originalidad. Por esta razón, la idea fue aceptada y llegó a ser fundamental en los primeros grandes sistemas estéticos de Platón y Aristóteles.

    En este diálogo, Sócrates se está refiriendo al concepto de "mímesis", aunque no utilizó todavía esta palabra. Se plantea así un problema de términos.

    Recordar que en la cultura griega arcaica, la palabra mímesis se utilizó para hacer referencia a la manifestación de los sentimientos, la expresión de experiencias, aplicándose a la música, danza y poesía.

    Demócrito fue el primero en modificar el sentido de la palabra mímesis, refiriéndose con ello a la imitación del arte por la naturaleza en el sentido de remedar. Es una primera formulación y un concepto mucho más amplio que el de Sócrates, ya que éste lo refiere exclusivamente a las artes de la representación: a la pintura y la escultura y lo utiliza en el sentido de reproducir la realidad externa.

  • La teoría de la idealización en el arte

  • Se trata de una idea estética sobre el arte directamente relacionada con la anterior. También aparece en su diálogo con Parrasio, en el que dice Sócrates: "Al reproducir las figuras hermosas, como no es fácil encontrar un solo hombre que tenga todo irreprochable, reuniendo de muchos lo más hermoso de cada uno, hacéis así que parezcan hermosos los cuerpos enteros". Con estas palabras, Sócrates formuló la teoría de la idealización de la naturaleza, que completa y modifica la teoría de la representación de la naturaleza por el arte. Es decir, el arte no imita exactamente a la naturaleza, sino que la idealiza, la mejora.

    Esta segunda tesis de Sócrates arraigó en Grecia tanto como la primera, pues ya era conocida y puesta en práctica por los artistas. Desde que la idea del arte como representación nació por primera vez en Grecia, estuvo siempre unida al concepto de idealización. Por esta razón, Parrasio le contestará a Sócrates: "Lo hacemos así, en efecto".

    Los escritores posteriores de la Antigüedad desarrollarán esta tesis de la idealización del arte en varias ocasiones, pero sin mencionar ya a Sócrates. Para ilustrar esta teoría solían contar una anécdota sobre el pintor Zeuxis. Según contaban, este artista, al pintar un retrato de Helena para el templo de Hera en Crotona, escogió a cinco modelos entre las muchachas más hermosas de la ciudad y combinó los mejores rasgos de cada una en una figura de belleza ideal.

  • El concepto de "belleza espiritual"

  • En el diálogo con Parrasio, aparece una tercera idea estética. Sócrates afirma que la pintura y la escultura no sólo representan el cuerpo, sino también "el carácter del alma", es decir, lo no visible, como las actitudes o disposiciones mentales y los sentimientos.

    En esta conversación, Parrasio manifiesta, al principio, sus dudas, porque para él, ésto estaba por encima de las posibilidades del arte, sin embargo, acaba por aceptar los argumentos de Sócrates admitiendo que una representación humana puede ser expresiva, sobre todo a través de los ojos que pueden manifestar: "la grandeza y la dignidad, la humillación y la bajeza, la templanza y la inteligencia, la soberbia y la vulgaridad". Esta idea es una segunda modificación realizada frente a una concepción puramente representativa del arte. El arte no sólo reproduce el aspecto exterior de la naturaleza idealizándola, sino que también es capaz de reflejar lo no visible, las actitudes o disposiciones mentales.

    Esta era una afirmación nueva y no fue aceptada inmediatamente por los griegos. Sin embargo, no era una idea inesperada, pues se basaba en la evolución del arte de la época y en las nuevas corrientes que nacían a finales del siglo V a.C.

    La tercera tesis estética de Sócrates es particularmente reconocible en la escultura. Es fácil ver la relación de esta idea con las obras de escultores, Praxíteles o Escopas, que empezaron a realizar obras más expresivas individuales, frente al esquematismo del periodo arcaico o la idealización distante de artistas anteriores.

    Para autores como Tatarkiewicz, en esta idea de Sócrates, en la capacidad del arte por representar "el alma", ya estaba contenido el concepto de belleza espiritual. Este concepto se alejaba de la concepción pitagórica de una belleza exclusivamente formal que dependía de la proporción, de la medida y el número. Para Sócrates, la belleza dependía también de la expresión de sentimientos y emociones. Esta teoría establecía una conexión más estrecha entre la belleza y el hombre, mientras que la concepción pitagórica buscaba la belleza en el cosmos.

    El concepto de belleza espiritual no aparece en la cultura griega antes del periodo clásico. En cambio, en los sistemas posteriores, los dos conceptos; la belleza de la forma y la belleza del alma, serán igualmente importantes.

  • La teoría de la belleza y su adaptación al fin

  • Jenofonte recogió otras ideas fundamentales de Sócrates acerca de la belleza en el diálogo que mantiene con Aristipo (Texto 2). Hay tres aspectos fundamentales en ese texto.

    En primer lugar, cuando Aristipo le pregunta si conoce cosas hermosas, Sócrates le responde que las cosas hermosas eran diversas, cada una de ellas distinta a la otra (Un hermoso corredor no se parece a un hermoso luchador. Un escudo bello es distinto a una bella jabalina).

    Entonces Aristipo se pregunta ¿Cómo es posible que llamemos bellas cosas tan diferentes? ¿Cuál es su rasgo común? Para Sócrates la belleza de una cosa reside en que se adapte a su fin, una cosa es hermosa si corresponde a su propósito. (Un escudo es hermoso cuando protege bien y una jabalina cuando sirve para lanzarla con fuerza y rapidez. Por eso puede ser hermoso un cesto para llevar a estiércol).

    El tercer aspecto fundamental es que Sócrates identifica la belleza con el bien. En el texto, Sócrates afirma que todo lo que es bueno es también hermoso. Esta identificación entre la belleza y el bien era natural para los griegos, estaba presente en su tradición, no sólo por el amplio concepto de Kalón, sino también porque concebían lo bueno como aquello que cumplía su función.

    Sócrates pensaba que todo lo que es bello y bueno es a la vez útil, se adaptaba a su fin. La idea de belleza, adaptación al fin y la identificación de la belleza con el bien se resume en la última frase del texto: "Todas las cosas son buenas y hermosas para lo que vayan bien y malas y feas para los que vayan mal". A este tipo de belleza la llamó Armótton, palabra que tiene la misma raíz que armonía.

    La tesis de Sócrates sobre la belleza como adaptación al fin parece tan relativista como las tesis de los sofistas. Sin embargo, la diferencia entre ambas es fundamental. La postura de Sócrates es funcional, mientras que la de los sofistas es subjetiva.

  • El concepto de euritmia

  • La quinta tesis fundamental de la estética socrática se refiere a la euritmia, término con el que se hace referencia a las buenas proporciones. Esta idea aparece en el diálogo que Sócrates mantiene con un fabricante de corazas llamado Pistias (Texto 3). En este caso, Pistias considera que sus corazas tenían buena proporción porque se ajustaban al cuerpo del que iba a utilizarlas.

    Entonces, Sócrates se pregunta: ¿Qué pasará entonces con la coraza preparada para un hombre cuyo cuerpo esté mal proporcionado? O, dicho de otro modo, ¿Cómo hacer una coraza eurítmica para alguien que no está construido eurítmicamente? ¿Debe en este caso el armero preocuparse por ajustar la coraza al cuerpo o buscar sólo las buenas proporciones? Pistias opina que también en este caso la coraza tenía que ajustarse al cuerpo, ya que en eso consistían las buenas proporciones.

    Para intentar aclarar el problema, Sócrates introdujo una importante distinción. En realidad existen dos tipos de euritmia, de buenas proporciones o de belleza: la belleza de una cosa por sí misma, por su forma exterior, y la belleza como adaptación al fin, la belleza para el que la utiliza, de la que habla Pistias. Para Sócrates sólo este último tipo de belleza coincide con la conformidad al fin, siendo, por tanto, más valiosa.

    Esta diferenciación fue de gran importancia para la historia de la estética. Numerosos escritores griegos y, más adelante, romanos, la aceptaron y la aplicaron.

    Como hemos visto, la belleza de la adaptación al fin fue denominada por Sócrates "armótton", de la misma raíz que armonía. Los romanos tradujeron esta palabra como decorum o aptum, para hacer referencia a la belleza de lo adecuado, a las cosas bellas por su objetivo o utilidad, mientras que utilizaron el término pulchrum para referirse a la belleza de la proporción a las cosas bellas por su forma.

    TEMA 6 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE PLATÓN

  • Situación y Características del Pensamiento de Platón

  • Con Platón (428-347 a.C.) nos encontramos no sólo ante uno de los filósofos más importantes de la época clásica, sino también con uno de los pensadores más grandes de todos los tiempos. Platón nació en el seno de una familia aristocrática, hecho que explica muchos rasgos de su pensamiento. Esta posición también hizo posible que fuera educado por los mejores maestros de su tiempo. Por esta razón, tuvo una cuidada formación en todos los ámbitos del conocimiento.

    No obstante, a los veinte años (en el año 407 a.C. aproximadamente) conoció a Sócrates quien, a partir de este momento, se convirtió en su único maestro. Ser discípulo de Sócrates ejerció una gran influencia sobre su vida y su filosofía. Entre otras cosas, la condena a muerte de su maestro le hizo darse cuenta "de la injusticia y los errores de la democracia ateniense". Orientó además su pensamiento, pues de él heredó su concepto de la verdadera "sabiduría", es decir, de la necesidad de encontrar los "universales" o definiciones válidas para todos los hombres y unos valores morales sólidos. Tras la muerte de su maestro en el 399 a.C., viajó por distintos países hasta que en el año 388 a.C. (o 387 según autores) se estableció definitivamente en Atenas y fundó su escuela: la Academia. Platón permaneció en ella durante veinte años dedicado al estudio y a la enseñanza.

    La Academia fue la primera escuela de filosofía organizada, aunque en ella no sólo se estudiaba filosofía. Los estudios de la Academia englobaban todas las disciplinas necesarias para la formación de los filósofos gobernantes. Se impartían otras disciplinas como matemáticas y astronomía, música, jurisprudencia, historia natural y dialéctica. La dialéctica supone la continuación del método de diálogo inaugurado por Sócrates. Se entendía como el arte de pensar ligado al lenguaje, como una gramática de las ideas, una elaboración técnica de conceptos. Sin embargo, Platón pensaba que su enseñanza antes de los treinta años podía ser muy perjudicial. Las matemáticas constituían otro importante campo de investigación. De hecho, en el frontispicio de la Academia podía leerse la siguiente inscripción: "Nadie entre aquí sin saber geometría". El estudio de las diferentes partes de las matemáticas (geometría, aritmética y teoría de los números) se consideraba necesario antes de aprender la dialéctica. Ligado a ella se encontraba la astronomía entendida como una geometría de los astros que llevaba a la aplicación de las proporciones y a la explicación de los astros en sí. Se recogía, de este modo, la herencia pitagórica.

    No obstante, es importante precisar que, según las palabras del propio Platón, la intención de todos estos estudios era fomentar el amor desinteresado por la ciencia. En las Historias de la Filosofía, podemos leer que en la Academia se perseguía la verdad o que sus miembros se reunían en el culto común a las Musas. Todo ello tiene el mismo sentido. Estos estudios de carácter científico y desinteresado se diferenciaban claramente de las enseñanzas "prácticas" de los sofistas.

  • El problema de las fuentes

  • Como hemos visto, al enfrentarnos al estudio de la mayoría de los pensadores antiguos nos encontramos con el problema que plantea la ausencia de fuentes. Sólo disponemos de unos pocos fragmentos o bien, de testimonios y citas procedentes de autores posteriores.

    En el caso de Platón (y Aristóteles), sucede todo lo contrario: hay demasiados textos. Por ello, los escritos de Platón, fundamentalmente sus Diálogos, plantean varios tipos de problemas. Por una parte, es necesario comprobar la autenticidad y la atribución de sus obras. Los historiadores de la filosofía han trabajado durante muchos años intentando separar las obras que las tradiciones le atribuyen y las dudosas o apócrifas. Por otro lado, está la cuestión del orden cronológico de las obras. Existe además otro problema derivado del propio carácter de los Diálogos.

    Platón, además de dirigir los estudios de la Academia, impartía clases o lecciones. Estas lecciones académicas nunca llegaron a publicarse. Su pensamiento lo conocemos gracias a los Diálogos que estaban dirigidos al gran público, a las gentes cultas y con conocimientos de filosofía. Son, por tanto, obras literarias complejas que tratan temas muy variados.

    Entre ellos se encuentran las cuestiones relacionadas con la historia de la estética. Algunos historiadores de la filosofía griega (como Eduard Zeller) han llegado a afirmar que Platón nunca se ocupó de la estética porque no ordenó sus ideas estéticas ni las elaboró de forma sistemática. Sin embargo, esta misma cuestión podría aplicarse también a la obra de los filósofos anteriores y contemporáneos. Otros autores, como Raymond Bayer, señalan que, aunque Platón nunca escribió una estética propiamente dicha, toda su metafísica puede considerarse como tal. En realidad, los escritos de Platón contienen todos los elementos de la estética, pero sin un orden sistemático.

    Las cuestiones relativas a la belleza y al arte aparecen especialmente en sus dos grandes obras: La República, que es su gran obra de madurez y Las Leyes, que es uno de los diálogos principales que escribió en la vejez. En otras obras, presentó aspectos concretos. Así, por ejemplo, en el Hipias Mayor señaló las dificultades para alcanzar una definición de lo bello; en el Ión aparece la teoría espiritualista de la poesía; en El Banquete, otra de las de grandes obras de madurez, presentó su teoría idealista de la belleza y en el Filebo, escrito en la vejez, se recogen muchas observaciones sobre el concepto de belleza que mantiene en esta época.

  • Relación con su pensamiento filosófico

  • Como sucede con los filósofos que hemos visto hasta el momento, las ideas estéticas de Platón están estrechamente relacionadas con su pensamiento filosófico.

    Por una parte, la teoría idealista de la existencia y la teoría apriorística del conocimiento influyeron sobre su concepto de la belleza.

    Por otra, la teoría espiritualista del hombre y la moralista de la vida se reflejan en su concepción del arte.

    Por otro lado, no es posible comprender las ideas estéticas de Platón sin conocer su teoría del conocimiento, su teoría de las Ideas, del alma y del Estado perfecto. La diferencia fundamental con el pensamiento estético de los filósofos anteriores es que, con Platón, por primera vez, los conceptos de belleza y de arte quedan incluidos en un gran sistema filosófico, un sistema idealista, espiritualista y moralista.

    No obstante, es muy importante tener en cuenta que Platón nunca publicó un sistema filosófico completo, bien estructurado y acabado. Escribió sus textos a lo largo de más de 50 años y en ellos su pensamiento fue evolucionando.

    Al buscar soluciones cada vez mejores y al plantearse nuevos problemas, cambió con frecuencia de opinión. Por eso, sus Diálogos ofrecen distintos puntos de vista, que pueden llegar a cuestionar ciertos supuestos básicos previamente establecidos. Las variaciones de su pensamiento también afectaron a sus conceptos estéticos.

  • Las Ideas Estéticas de Platón

  • Las principales aportaciones estéticas de Platón pueden agruparse en dos grandes temas fundamentales: todas aquellas cuestiones que se refieren a la teoría de la belleza y las que tratan de la teoría del arte.

    Entre las primeras, es decir, entre sus aportaciones a la teoría de la belleza, pueden destacarse cinco aspectos: el alcance y la valoración del concepto de belleza; la postura de Platón ante las definiciones de belleza anteriores, concretamente frente a la definición funcionalista de Sócrates y a la definición de belleza estética de los sofistas; las dos definiciones del concepto de belleza propuestas por Platón y las observaciones que se refieren a: La diferenciación entre la belleza estética y la belleza moral y la belleza absoluta y la belleza relativa.

    Sus principales aportaciones a la teoría del arte se refieren a cuatro aspectos: el concepto de arte y sus consecuencias; la división de las artes y el concepto de mímesis; los objetivos del arte y la condena del arte.

  • APORTACIONES A LA TEORÍA DE LA BELLEZA

  • Alcance y valoración del concepto de Belleza

  • Platón entendió la belleza muy ampliamente. Con este concepto abarca no sólo los valores estrictamente "estéticos", sino también los morales y los relativos al conocimiento. Este no es un concepto particular de Platón, sino que fue común a la mayoría de los griegos durante la Antigüedad. Se trata del concepto de Kalón.

    Como ya vimos, el concepto griego de la belleza era muy general y hacía referencia no sólo a los objetos materiales, sino también a los elementos sociales, caracteres y nociones como la virtud y la verdad. Hablando de "lo bello" se referían a todo aquello que gusta, atrae o despierta admiración, además de todo lo que es justo y es bueno. En realidad, este concepto de belleza era muy semejante al concepto del bien, entendido en sentido amplio.

    Por esta razón, no es extraño que Platón llegara incluso a utilizar los dos términos, belleza y bien, como sinónimos. En este sentido, deben entenderse las palabras que aparecen en el Banquete, con las que Platón alaba la belleza como valor máximo. En él, escribe: "Si es que haya algo por lo que vale la pena vivir, es para contemplar la belleza".

    Para interpretar correctamente esta afirmación deben tenerse en cuenta dos cosas. En primer lugar, que no se trata de un elogio a la belleza estética, es decir, a la belleza de las formas o del aspecto exterior de las cosas, como se interpretó luego en alguna ocasión. En segundo lugar, que Platón identificó la belleza con el bien y la verdad, considerándolos los mayores valores humanos.

    Por otro lado, de lo dicho hasta ahora se desprenden dos ideas fundamentales: el amplio sentido que le da al concepto de belleza y el alto valor que Platón atribuía a la belleza.

  • El concepto de belleza. Postura ante los planteamientos anteriores.

  • La amplitud del concepto de belleza que tenían los griegos estaba establecida. Se trataba, sin embargo, de una noción demasiado general. Era necesario determinar su contenido, aclarar en qué consistía la belleza, proponer una definición. Para ello, Platón consideró las definiciones de la belleza realizadas por sus antecesores, concretamente la definición socrática, el concepto de armótton (la belleza de una cosa consiste en que se adapte a su fin) y la definición de belleza estética de los sofistas (lo bello es lo que produce placer por medio de la vista y del oído).

    Este primer intento por definir la belleza aparece en uno de sus diálogos más tempranos: el Hipias Mayor. En él conversan Sócrates y el sofista Hipias, representando la postura funcionalista y la hedonista. El objetivo de esta obra era destruir las ideas falsas anteriores sobre cuestiones estéticas y partir de una nueva base. Sin embargo, este primer intento de definir la belleza fue negativo, pues Platón rechazó las definiciones conocidas sin encontrar una mejor.

    Platón rechazó la definición funcionalista de Sócrates presentando dos objeciones o argumentos.

    • Primera: la adaptación al fin puede ser el medio para llegar a lo bueno, pero no puede constituir lo bueno por sí mismo. Recordar que Sócrates pensaba que lo que es bueno es también hermoso porque creía que lo bueno era lo que cumplía su función, lo que se adaptaba a su fin. Por tanto, Sócrates, pensaba que todo lo que es bueno, es a la vez bello, porque se adapta a su fin, pero que no todo lo bello es bueno. Por el contrario, Platón pensaba que lo bello siempre es bueno y no podía aceptar ninguna definición que no estuviera de acuerdo con este enunciado. La cuestión está en que Platón no puede aceptar la visión de su maestro porque no cree que lo eficaz para un mal fin sea bello.

    • Segunda objeción: existen cuerpos, formas, colores y sonidos hermosos que apreciamos por ellos mismos y no en función de su utilidad. Por tanto, no entran en la definición socrática, que resulta insuficiente. Recordar que el propio Sócrates había distinguido en su diálogo con Pistias entre las obras bellas en sí (pulchrum) y las cosas que son bellas por su utilidad (armótton, que sería traducido como aptum o decorum).

    Platón tampoco aceptó la definición hedonista de los sofistas según la cual "lo hermoso es lo que produce placer por medio del oído y de la vista". En este caso, presentó cuatro argumentos.

    • Primero: por ser una definición demasiado restringida o limitada. Como hemos visto, para Platón la belleza no se limita a los objetos sensibles. Pensaba que los sofistas restringían el concepto griego de lo bello, limitándolo a la belleza de las apariencias y de las formas, olvidando así nociones fundamentales como la sabiduría, la virtud, los actos heroicos o las buenas leyes.

    • Segundo argumento: por interpretar la belleza subjetivamente, ya que los placeres provocados por los objetos bellos no son una propiedad objetiva que tienen éstos, sino una reacción subjetiva hacia los mismos. Para Platón, la belleza es una propiedad objetiva de las cosas y no una reacción subjetiva de las personas hacia ellas. El entendimiento objetivo de la belleza es una de las características más destacadas de la estética platónica.

    • Tercer argumento: el placer es claramente fugaz. En consecuencia, no sirve como prueba de la belleza, que es una propiedad permanente.

    • Finalmente, objetó que no todo lo que produce placer o nos gusta es bello de verdad, a veces sólo lo aparenta. Estableció así una importante diferenciación: una cosa es la belleza aparente, la que podemos conocer a través de nuestros sentidos, y otra, la belleza real que únicamente podemos conocer a través de la razón. Esta cuestión se menciona en un fragmento de la República (Texto 1): "Los que son amantes de la audición y los espectáculos gustan de los bellos sonidos, formas y todo lo realizado a partir de tales cosas, pero su inteligencia es incapaz de ver y gustar la naturaleza de la belleza en sí misma". La interpretación objetiva y absoluta de la belleza no era innovadora, ya que formaba parte del pensamiento tradicional de los griegos. Sin embargo, al establecer esta diferenciación entre la belleza real y la aparente, Platón rompía con la tradición. Como veremos a continuación, este aspecto está relacionado con su teoría del conocimiento.

  • El concepto de belleza en Platón: definiciones

  • Los escritos posteriores de Platón tampoco proporcionan una "definición formal" de la belleza, aunque aclaran suficientemente su manera de entender este concepto. En ellos, aparecen dos conceptos de lo bello: uno es de origen pitagórico y lo adoptó en su vejez. Es el que aparece en sus últimos trabajos, como el Filebo y las Leyes.

    El otro concepto de belleza es obra del propio Platón y aparece desarrollado en los diálogos escritos en los años de madurez, fundamentalmente en la República y en el Banquete.

  • La belleza como orden y medida

  • La concepción pitagórica de la belleza fue asumida y desarrollada por Platón. El filósofo veía la esencia de la belleza en el orden, la medida, el equilibrio y la proporción, en la armonía en sentido amplio. A este concepto corresponde el fragmento del Filebo: "Pues la medida y la proporción ciertamente resultan en todas partes belleza y virtud... Así pues, si no podemos captar el bien bajo una sola característica, sí podemos con tres, belleza, proporción y verdad".

    Platón concibió así la belleza, como una propiedad objetiva y cuantitativa que podía expresarse matemáticamente. Como explica Bayer, esta idea de belleza suponía asumir la creencia en la construcción geométrica del mundo, en la omnipresencia de los números, en la estructura geométrica y armoniosa del universo.

    El motivo pitagórico de la medida y de la proporción apareció relativamente tarde en su filosofía, pero se convirtió en una característica dominante de la estética platónica.

  • La idea de belleza

  • La segunda concepción de la belleza que Platón sostiene en su madurez fue producto del sistema filosófico que él mismo había creado. Se trata de un sistema espiritualista e idealista que sostenía que en el mundo no sólo existen cuerpos, objetos sensibles y perecederos, sino también almas e ideas eternas. Las almas son más perfectas que los cuerpos, y las Ideas más perfectas que los cuerpos y las almas.

    Para entender este aspecto, es necesario recordar brevemente la teoría del conocimiento de Platón. Para este filósofo, al igual que para su maestro Sócrates, el verdadero conocimiento es el que se ocupa de lo universal, de lo inmutable y lo eterno (lo necesario). Pero los sentidos sólo conocen seres individuales, que cambian constantemente y que perecen (lo contingente). Por tanto, el auténtico conocimiento sólo puede venir del entendimiento, de la razón.

    A través de la razón conocemos las Ideas, es decir, las esencias universales, inmutables y eternas de las cosas. En consecuencia, Platón distingue entre el mundo de los sentidos, del que sólo tenemos conocimientos imperfectos y el mundo de las Ideas del que tenemos conocimientos ciertos mediante la razón.

    Al mismo tiempo, para Platón el hombre también está dividido en dos partes.

    Por un lado, tiene un cuerpo, sujeto a los cambios, que está ligado al mundo de los sentidos.

    Pero además, el hombre tiene un alma inmortal donde reside la razón. Precisamente porque el alma no es material puede ver el mundo de las Ideas. En este punto es necesario hacer referencia a la teoría apriorística del conocimiento:

    Platón afirma que si nuestra razón puede llegar a conocer las Ideas, que no están en el mundo sensible, es porque nuestra alma existió previamente en el mundo de las Ideas y que allí las conoció. Sin embargo, cuando el alma despierta dentro de un cuerpo humano, olvida las Ideas. Entonces, ¿Cómo conocemos? Lo que ocurre, responde Platón, es que al ver seres individuales, concretos y sensibles, el hombre recuerda las Ideas o esencias correspondientes que percibió en su existencia anterior.

    Por tanto, para Platón, conocer es recordar las esencias al percibir las cosas de este mundo. Éste es, sin embargo, el ciclo humano ideal. Es el camino de los filósofos, porque la mayoría de las personas se aferran a los "reflejos" de las Ideas en el mundo de los sentidos. Para intentar explicar todo esto, Platón recurrió al conocido "Mito de la caverna", que aparece en el libro VII de La República.

    De esta concepción platónica derivan ciertas consecuencias importantes para la estética. Para el filósofo, la belleza no puede limitarse a los cuerpos, no puede limitarse al mundo sensible, pues también es una prioridad de las almas y de las Ideas. Esta última, la belleza de las Ideas, es superior a la de los cuerpos y a la de las almas. Encontramos así tres tipos de belleza jerarquizados:

    • La belleza de los cuerpos y del mundo material, que es la belleza inferior y pertenece a la esfera de lo sensible.

    • La belleza de las almas o la belleza espiritual entendida como belleza intelectual y moral. Es una belleza superior, pero no la más perfecta. Es la belleza de los pensamientos y de las acciones.

    • La Idea de belleza o belleza en sí, que existe para los sabios. Es la belleza máxima y a diferencia de las anteriores, es eterna. Si el hombre ha de realizar algo bello, sólo puede hacerlo a semejanza de la Idea de belleza, puesto que es la fuente de toda belleza. Si los cuerpos y las almas son bellos, es por su semejanza con la Idea de belleza.

    Platón describió esta belleza máxima en el Banquete (Texto 3): "aquello... que, en primer lugar, existe siempre, no nace ni perece, ni aumenta ni disminuye, que, en segundo lugar, no es bello por una parte y feo por otra, ni unas veces sí y otras no, ni bello en un respecto y en otro feo, ni aquí bello ni allí feo, de modo que para unos sea bello y para otros feo; ni tampoco... aparecerá lo bello como un rostro, unas manos, ni ninguna otra cosa de las que el cuerpo participa, ni como un razonamiento ni una ciencia, ni como algo que exista en alguna otra cosa, como en un ser vivo de la tierra, en el cielo o en otra cosa, sino ello mismo por sí mismo, consigo mismo siendo siempre único en su especie, mientras que todas las demás cosas bellas participan de ello en un modo tal que, aún aumentando, y pereciendo lo demás, aquello no se hace ni más grande ni más pequeño, ni sufre nada". Ésta belleza absoluta y fuente de toda belleza sensible, no puede ser material.

    En consecuencia, si la verdadera belleza es suprasensible, las obras bellas de la pintura, la escultura o la literatura ocuparán necesariamente un grado comparativamente más bajo en la escala de lo bello, puesto que son materiales. Las cosas bellas son objeto de los sentidos, mientras que la Belleza absoluta es objeto de la inteligencia, de la razón. Estas afirmaciones filosóficas tuvieron como consecuencia la espiritualización y la idealización de la belleza. Al hablar de la belleza espiritual y elevarla por encima de la corporal, Platón coincide con la concepción generalmente adoptada en Grecia.

    Sin embargo, se aleja de ella cuando llega al concepto de la Idea de belleza perfecta. Este concepto de belleza de Platón fue revolucionario, porque situaba la belleza en un plano trascendente. Ésta revolución se apoya en tres razones:

    • Extiende el amplio alcance del concepto griego de la belleza haciéndole abarcar también los objetos abstractos, inaccesibles por la experiencia.

    • La belleza del mundo sensible quedaba devaluada frente a la belleza ideal.

    • Introduce una nueva medida de la belleza: el grado de la belleza de las cosas pasa a depender de su mayor o menor distancia respecto a la Idea de lo bello. De esta forma se entiende el fragmento del Timeo (Texto 4): "Así pues, cuando el obrero mira constantemente hacia lo que es idéntico y, utilizando tal clase de modelo, se esfuerza en realizar la ideas y las propiedades, todo lo que así lleva a cabo es necesariamente bello, pero si mirara hacia lo nacido, al utilizar un modelo mortal, no sería bello".

    Hasta este momento, los filósofos habían sugerido tres medidas de la belleza:

    • La medida de los pitagóricos había sido la forma objetiva, el grado de su regularidad y armonía.

    • La medida sofista había sido la experiencia estética subjetiva, el grado de placer comprendido en ella.

    • Para Sócrates, la medida de la belleza de las cosas residía en el fin que debían cumplir y en el grado de adaptación a dicho fin.

    Platón propuso una cuarta medida: la idea de belleza perfecta que llevamos en la mente y con la cual medimos la belleza real.

    La conformidad con la Idea era una "medida" de la belleza muy distinta a las anteriores y hace muy difícil llegar a una definición de lo bello que resulte aplicable a todas sus manifestaciones. Esta concepción de Platón se oponía a la definición de los sofistas y de Sócrates, puesto que no era relativa. En cambio concordaba, en cierta forma, con la pitagórica.

    Algunos autores afirman incluso que el concepto de Platón y el de los pitagóricos se complementaban mutuamente, ya que la Idea de la belleza consistía en la regularidad y en la armonía. Es muy importante tener en cuenta que, al final de su vida, en su intento por racionalizar el cosmos, Platón identificó las Ideas con los números.

    Por esta razón, en sus diálogos de vejez, insistió más en el concepto pitagórico que en el suyo, y sus meditaciones sobre la belleza se expresaron en formulaciones de carácter más matemático que idealista. En realidad, transmitió a la posteridad una estética matemática y metafísica.

    Del pensamiento filosófico de Platón, nació el concepto general de la belleza y, como veremos, el concepto del arte. Sin embargo, a partir de él y de sus conocimientos artísticos también surgieron muchas ideas, observaciones y diferenciaciones. Entre ellas se encuentran la distinción entre la belleza estética y la belleza moral y entre la belleza absoluta y la relativa.

  • La distinción entre la belleza estética y la belleza moral

  • El pensamiento filosófico de Platón dio a su estética un carácter no sólo idealista sino también moralista. Su creencia en que los mayores bienes o valores son los morales ejerció también una importante influencia sobre su manera de entender la belleza. Durante la Antigüedad se aprecia tanto la belleza estética como la moral. No obstante, durante la época clásica, la belleza estética ocupó un puesto predominante. Los griegos, en general, apreciaban la belleza del mundo sensible en muchos aspectos como los espectáculos teatrales, las esculturas, los templos, la música o la danza. Para Platón, en cambio, la belleza moral fue la más importante.

  • La distinción entre la belleza absoluta y la belleza relativa

  • Esta diferenciación aparece en el Filebo (Texto 5): "En efecto, no es inmediatamente evidente lo que digo; hay que intentar, en verdad, aclararlo. Pues yo intento ahora expresar por belleza de las cosas no lo que el vulgo creería, la de los seres vivos o de algunas pinturas, sino que me refiero... a la línea recta y al círculo y a las superficies y los sólidos que provienen de ellos con tornos, reglas y escuadras, si me entiendes. Pues estas cosas no digo que son bellas en relación a algo, como otras, sino que siempre en sí mismas son bellas por naturaleza".

    En este diálogo, Platón estableció una distinción entre la belleza de las cosas sensibles y la belleza de las formas geométricas. La belleza de las cosas sensibles la considera una belleza relativa, superficial, mientras que de la segunda afirma que "es hermosa siempre y por sí misma", es decir, la consideró una belleza absoluta. Esta diferenciación la estableció porque Platón consideraba que los cuerpos geométricos eran entidades intermedias entre los objetos sensibles y las Ideas.

    Para el filósofo se diferencian de los objetos sensibles en que son eternos e inmutables, pero también se diferencian de las Ideas, porque hay muchos que son semejantes, mientras que la Idea misma es única en cada caso. Es decir, los cuerpos matemáticos, las formas geométricas son objetos inteligibles, pero particulares.

  • APORTACIONES A LA TEORÍA DEL ARTE

  • El concepto de arte y sus consecuencias

  • Como hemos visto qué sucedía con el concepto de belleza, Platón se sirvió del amplio concepto griego del arte, del concepto de techné. Como sabemos, en el se incluía no sólo las Bellas Artes, sino a todas las artes útiles y parte de las ciencias. Recordar que para los griegos en la parte se entendía como toda actividad humana productiva, dependiente de la habilidad y conscientemente guiada por reglas generales.

    Este concepto de arte tuvo dos consecuencias fundamentales. La primera es que la teoría de la arte de Platón no está estrechamente relacionada con su teoría de lo bello. Esto se debe a que la belleza máxima la reconoce fuera del mundo sensible y no en el arte. Además, en muchas de las artes no percibe ningún vínculo que las una con la belleza.

    La segunda consecuencia es que la poesía no se incluía entre las artes, puesto que se consideraba que estaba ligada a la inspiración y no a la habilidad. Esta última idea también se encontraba en el pensamiento griego tradicional, pero Platón la desarrolló y creó una concepción de la poesía profética e irracional. Platón pensaba que la poesía era producto de la inspiración, entendida como un estado especial de la mente distinto del normal. En este aspecto coincidía con Demócrito. Recordar la afirmación de que "no puede existir un buen poeta sin entusiasmo o sin un soplo de locura". La principal diferencia es que un materialista como Demócrito consideraba que esta locura no podía entenderse como algo sobrenatural, porque para él sólo existían los hechos naturales mecánicos. Se trataba de un fenómeno psicológico excepcional. Por el contrario, para Platón, la inspiración de los poetas era de origen divino. Por eso en el Ión afirma: " Los poetas no son otra cosa que intérpretes de los dioses".

    Sin embargo, Platón se dio cuenta de que no toda la poesía nace de la inspiración y que existen escritores que se guían por la habilidad adquirida por la práctica.

    Así se entiende el fragmento del Fedro (Texto 6): "Y el que sin locura de las Musas llegue a las puertas de la poesía, persuadido de que llegará a ser un poeta eminente por medio de la técnica, será imperfecto, y la poesía del hombre cuerdo es oscurecida por la de los enloquecidos". Lo que hizo Platón fue establecer una diferenciación entre poesía "maníaca", que nace de la locura poética, es decir, de la inspiración, y la poesía "técnica", que nace de la habilidad. Aunque realizó matizaciones posteriores, para el filósofo, la primera, la poesía "maníaca", se encontraba entre las actividades más sublimes del hombre, mientras que la segunda, era un arte como otro cualquiera. Por esta razón, en su jerarquía humana, asigna a los poetas dos lugares distintos: los que cultivan la poesía que deriva de la inspiración los sitúa en primer plano, junto a los filósofos, mientras que los que cultivan la poesía técnica los sitúa en compañía de los artesanos y de los campesinos. En su opinión, no son más que simples "trabajadores" o "productores". Platón señala esa diferencia entre los poetas pero no la ve en otros profesionales que hoy llamamos artistas. De esta forma, se entiende que considerara a todos los pintores y escultores como artesanos.

  • La división de las artes y el concepto de mímesis

  • Como hemos visto, el concepto de arte era muy amplio. Platón se planteó la necesidad de realizar una división de las artes en varias ocasiones. De todas las divisiones que propuso, la más importante para la estética fue la separación entre artes productivas y artes imitativas o miméticas. Llamó artes productivas a las que producen objetos, como recipientes o utensilios, mientras que las artes imitativas o miméticas son las que proceden imágenes, las artes representativas.

    Ya hemos visto con anterioridad este interés por realizar una división de las artes. Recordar que Isócrates había distinguido dos tipos de productos humanos: los productos que son útiles y los que proporcionan placer. Por su parte, Sócrates también había distinguido entre las artes que crean objetos que la naturaleza no produce, como las del herrero y la del zapatero, y las artes que repiten lo que existe en la naturaleza, como la pintura y la escultura. Sócrates ya había afirmado que estas últimas tienen un carácter imitativo y representativo que las diferencia de las demás artes.

    Es importante tener en cuenta que Platón hizo esta división de forma muy general, sin enunciar las artes comprendidas en cada grupo. Con su división dio sólo el primer paso hacia la teoría de las artes imitativas. No obstante, ejerció una influencia decisiva en la evolución de esta teoría, puesto que formuló de manera definitiva el concepto de mímesis. Platón fue el encargado de dar un nuevo sentido al viejo término "mímesis" (recordar que Sócrates no lo había utilizado). De modo general, puede decirse que utilizó esta palabra con el sentido de reproducir, de repetir el aspecto de las cosas, de imitar, de representar. Aplicó este concepto a las artes plásticas, como Sócrates, y también a la poesía técnica y a la música (aunque en este último caso también utilizó el sentido primitivo del término). Para Platón, estas artes representan la realidad. De esta forma, Platón establecía de modo definitivo la noción de "imitación", en el arte. Por esta razón, la mayoría de los historiadores de la estética consideran que ningún otro filósofo en la historia ha tenido una influencia tan decisiva sobre el pensamiento artístico como Platón.

    Para entender este aspecto, hay que tener en cuenta la época en que vivió Platón.

    Entre los años finales del siglo V y la primera mitad del siglo VI a.C., la escultura se había liberado del sentido geométrico y empezaba a representar personajes reales. La pintura también experimentaba una transformación similar. Este hecho hizo que la representación de la realidad por el arte se convirtiera en un tema de actualidad que debía considerarse. Sin embargo, este concepto que, en principio parece sencillo, se complica cuando consideramos qué era la realidad para Platón.

    Como ya vimos, la concepción platónica de la existencia era jerárquica: por un lado estaba el mundo sensible, el mundo de los sentidos o la realidad empírica y, por otro, el mundo de las Ideas. Para Platón, la existencia, la auténtica realidad, "lo necesario", eran las Ideas, mientras que el mundo sensible, "lo contingente" no es más que una "imagen", una copia, un reflejo imperfecto de las Ideas. Por lo tanto, cuando un escultor o un pintor "imitan" al hombre o a cualquier otra cosa material están realizando una imagen que es una imitación de otra imitación, una copia de otra copia. Es decir, por un lado, las obras de arte son "imitaciones", pero por otro lado son "fantasmas", son cosas irreales. Están doblemente separadas de lo que existe, de lo que es, de "lo necesario". Como hemos visto, Platón estableció una diferenciación entre las artes productivas, las que crean o producen objetos y las artes imitativas, que crean imágenes.

    La característica esencial de estas últimas no sólo está en la imitación, sino también en lo y real de sus obras. Vemos, por tanto, que el concepto de mímesis de Platón no es una noción naturalista sencilla, como se ha interpretado en ocasiones, ni como muchas de las teorías que le siguieron después. La formulación clásica de este concepto se encuentra en un pasaje del libro X de la República, donde Platón introduce el ejemplo del lecho (Texto 7): "«Un lecho, ya lo miréis de lado, ya de frente o por cualquier otro lado, ¿difiere en algo de sí mismo... o parece distinto? ¿E igualmente lo demás...? ¿Con vistas a qué se hace la pintura en cada caso? ¿Tal vez con vistas a imitar lo que existe, según es, o lo que aparenta, según parece, siendo imitación de una apariencia o de una verdad?»

    «De una apariencia...» «Entonces está lejos de la verdad el arte de imitar»".

    En este fragmento se afirma lo siguiente:

    • Sólo hay una idea de lecho.

    • El carpintero imita esta Idea realizando un cierto tipo de lecho, de material específico y de forma concreta.

    • El pintor que lo representa no reproduce realmente el producto del artesano, sino que pinta su apariencia óptica, reproduce el lecho como él lo ve desde un cierto ángulo, con una cierta luz, etc... Por tanto, el pintor se encuentra doblemente apartado de la verdad, de la realidad última, es decir, de la Idea.

    Dentro de las artes imitativas, y especialmente en la pintura, Platón distinguió a su vez dos clases: el arte reproductivo o eikastiké y el arte fantástico o phantastiké. Esta diferenciación aparece en un fragmento del Sofista, en el que conversan un joven matemático llamado Teeteto y otro personaje llamado extranjero (Texto 8). Según se desprende del texto, el arte reproductivo eikastiké, que también se ha denominado "construcción del parecido", busca reproducir un objeto con fidelidad. La construcción del parecido se consigue cuando el artista imita el modelo según las proporciones objetivas, respetando su longitud, anchura y profundidad, así como sus colores reales. En lo que respecta a la pintura, Platón parece estar pensando en el estilo plano, lineal, en el que se aplican colores puros o fácilmente identificables.

    Al segundo grupo lo llama arte fantástico o phantastiké. Es aquel que no tiene en cuenta la objetividad del elemento que representa, el que no respeta sus medidas ni sus colores reales. Esta imitación "fantástica" se caracteriza por representar las "apariencias engañosas" de los objetos que no se corresponden con su realidad externa, es decir, se caracteriza por la creación intencionada de ilusiones ópticas convincentes. El mejor ejemplo de la imitación fantástica son las ilusiones perspectivas que Platón menciona en el texto.

    Otro caso aludido por el filósofo en otros diálogos es la pintura de los escenarios teatrales, la Skenographía. Como ya vimos se trata de una pintura que produce efectos ilusionistas, especialmente cuando se contempla a distancia. Platón no acepta este tipo de deformaciones. Para él, estas representaciones pictóricas no son ya "imitaciones" sino "ilusiones". Hay que tener en cuenta que realizó esta división impresionado por el arte de su tiempo, caracterizado por el ilusionismo y la deformación consciente de las formas y colores. Sobre la pintura ilusionista, Platón opina que va en busca de hacer "milagros" y "hechizar" y que es un arte "de engaño". Ve, por tanto, en la pintura las mismas cualidades que Gorgias había destacado en su teoría ilusionista o apatética, pero mientras éste consideraba la ilusión del triunfo del arte, Platón la considera una desviación y un defecto. Platón desaprobó especialmente la pintura ilusionista, porque creía que el dominio de la experiencia óptica en la que se basa está desprovisto de verdad.

    Recordar que para Platón lo que percibimos por los sentidos es "lo contingente", lo que está sujeto a los cambios y muere. La única fuente de conocimiento válida para él era la razón. Por tanto, cree que las limitaciones fantásticas son una falsedad. En consecuencia, lo que hizo que Platón tuviera una opinión negativa del arte de su tiempo no fue su carácter representativo, sino ilusionismo.

  • Los objetivos del arte: la utilidad y la justedad

  • Para Platón el arte tiene dos objetivos principales: la utilidad y la justedad.

    • La utilidad la entendió desde el punto de vista moral, es decir, consideraba que el arte era un medio para formar el carácter del hombre. Este punto de vista moral era un legado de Sócrates.

    Sin embargo, Platón planteó la cuestión socialmente, manteniendo que el arte debe participar en la creación del estado perfecto.

    • La segunda función fundamental del arte, todavía más importante, era la justedad o veracidad. El arte, para cumplir la misión que le corresponde, debe atenerse a las leyes eternas que rigen el cosmos, es decir, debe penetrar en el plano del mundo de las Ideas. De lo contrario, será acusado de falsedad, y Platón pensaba que, un arte sin verdad, no puede ser un buen arte.

    Esto quiere decir que el artista debe intentar descubrir y representar la forma o esencia única que corresponde a cada cosa, debe intentar representar la Idea. Cada desviación de la perfección de la Idea es un error y una falsificación. Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que, para Platón, el cosmos, construido conforme a Ideas eternas y regido por leyes inmutables, es perfecto en su orden y medida. Esta tesis fue una herencia pitagórica.

    Recordar que, al final de su vida, Platón intentó reducir toda la realidad, todo el cosmos a relaciones matemáticas con el fin de racionalizarla. Identificó así las Ideas con los números. Por tanto, únicamente las artes que se valen del cálculo y la medida, las que están regidas por la razón, son capaces de realizar sus fines de utilidad moral y justedad o veracidad. En su opinión, la arquitectura logra mayor exactitud que otras artes, ya que utiliza el cálculo y la medida, se basa en el número. De manera resumida puede decirse que la justedad o veracidad de una obra de arte consiste, sobre todo, en una disposición adecuada de sus elementos. Así se entiende que para que el artista consiga la justedad o veracidad en su obra de arte debe conocer y aplicar las leyes eternas que rigen el mundo (que son de carácter matemático).

    En resumen: las tareas y los criterios del buen arte son la "utilidad", en el sentido de formar el carácter y la "justedad", en el sentido de conformidad con las leyes del cosmos. A la pregunta de si el arte es capaz de satisfacer estas exigencias ideales, Platón responde que puede satisfacerlas y que antes solía hacerlo. Pone como ejemplo el arte arcaico de los griegos y, sobre todo, el arte de los egipcios. Para el filósofo, este último pretendía reflejar en sus obras las leyes eternas de la existencia (la más importante era el orden y la medida), sirviendo así a la verdad y al fortalecimiento del carácter. Vemos, por tanto, que la admiración de Platón por el arte egipcio se basa en que le atribuye una serie de cualidades, como la permanencia y la racionalidad, que son características propias de las Ideas.

  • La condena del arte

  • La condena del arte de Platón se refiere a las artes imitativas, principalmente a la pintura y escultura. A diferencia de lo que piensa del arte griego arcaico y del arte egipcio, Platón, condena el arte de su tiempo, por sus aspiraciones a la novedad y a la variedad y por su subjetividad, individualismo e ilusionismo. Para evitarlo, Platón exigía que el arte se atuviese a la tradición. Es interesante tener en cuenta que nos encontramos ante el primer pensador destacado de la época clásica en cuyo programa se retrocedía al arte del pasado.

    Las diferencias entre sus postulados filosófico-morales y el arte ateniense de su época provocaron que el arte se separara de la filosofía del arte. Antes de Platón, los teóricos adaptaban sus conceptos teóricos al arte de su tiempo. Platón, en cambio, quiso que el arte se adaptase a sus conceptos y formuló preceptos de cómo debía ser. En este sentido, se le considera el prototipo de filósofo que quiso normalizar el arte el lugar de analizarlo.

    Sin embargo, la actitud de Platón hacia las artes plásticas fue muy ambigua. Por un lado, desde el punto de vista filosófico, las condenó. Pero al mismo tiempo, encontramos en sus diálogos más de una alabanza a las artes plásticas griegas. Por esta razón, varios historiadores de la estética señalan que sus exigencias filosóficas respecto al arte se encuentran entre sus conceptos más extremos, dudosos y paradójicos. Además, formuló su crítica de cierto tipo de arte de manera tan general que daba la sensación de que estaba en contra de cualquier manifestación artística.

    Los argumentos de Platón para condenar el arte y su época se encuentran directamente relacionados con el apartado anterior. Es decir, para el filósofo, el arte era negativo porque no cumplía sus objetivos: ni tenía utilidad moral ni daba una imagen verdadera de la realidad.

    Para Platón, el arte de su tiempo no sólo no contribuía a formar el carácter del hombre, sino que corrompía al pueblo. Pensaba que el arte afecta a los sentidos y estimula los sentimientos, mientras que el hombre debía guiarse exclusivamente por la razón. Al influir sobre los sentimientos, el arte debilita el carácter y adormece el interés moral y social del ciudadano.

    Este es un argumento que proviene de la Ética: sus tesis sociales sostienen que sólo hay un método adecuado para educar a los ciudadanos y dirigir su vida. Creía que el arte debía formar los caracteres según la Idea del Bien. Por otra parte, pensaba que el arte no cumple con la función de justedad ni verdad, porque induce al error y da una imagen falsa de la realidad. Podemos preguntarnos: ¿Cómo puede inducir el arte al error si representa la realidad? Porque, según Platón, el arte representa la realidad deformándola, proporcionando así una imagen ilusoria (se está refiriendo al arte fantástico). Pero, incluso cuando no la deforma (arte reproductivo) representa sólo el aspecto superficial de las cosas y, de acuerdo con su sistema filosófico, el aspecto externo y sensorial de la realidad constituye no sólo una imagen superficial, sino también falsa (está doblemente separado de la verdad).

    El idealismo platónico afirma que la verdad de las cosas no está en su apariencia sensible sino en su esencia eterna e inmutable, en la Idea de esa cosa. Únicamente las Ideas y su mundo son verdaderos. Como sabemos, este argumento proviene de su teoría del conocimiento y de su metafísica.

    La crítica de Platón no fue, por tanto, una evaluación estética del arte, sino una demostración de que el arte es inútil desde el punto de vista moral y cognoscitivo. Sus argumentos sólo podían interesar a los que aceptaban que el arte debería ajustarse rígidamente a la verdad objetiva, estar de acuerdo con la razón y aproximarse al mundo de las Ideas.

    El mismo Platón tampoco se sometió siempre a sus propios argumentos. Sin embargo, aunque los argumentos de Platón no afectaban a todo el arte, el juicio general de Platón sobre el arte imitativo fue negativo porque, incluso cuando no lo condena, lo minimiza. Para el filósofo, el arte imitativo es una ocupación frívola, un juego, que distrae al hombre de sus deberes superiores. El arte del pintor, que trabaja con imágenes y no con cosas reales, lo contrapone a las artes "serias" que "colaboran con la naturaleza", como la medicina, la agricultura, la gimnasia o la política. Así se entiende el fragmento de las Leyes (Texto 9) en el que afirma: "El arte se sirve de formas ya existentes en la naturaleza. Mortal como es, produce tan sólo no perecedero, al contrario que la naturaleza. Mientras que la naturaleza solamente persigue resultados serios, el arte (...) persigue también objetos placenteros y deleitosos como lindos juguetes, que no tienen participación alguna en la verdad, pero que crean ilusiones".

    Una vez vistas las principales ideas estéticas de Platón, puede hacerse una breve valoración de la actitud estética de Platón.

    Platón basó su interpretación de la belleza y del arte en la visión del cosmos de los pitagóricos, en su creencia en la preexistencia de un orden matemático y de la armonía del mundo. A esta cosmología, asoció el pensamiento ético de Sócrates, según el cual el valor máximo es el moral.

    Pero ni los pitagóricos ni Sócrates imaginaron las conclusiones que sacaría Platón. Fue él quien creó el concepto idealista de belleza junto con la concepción representativa y moralista del arte, condicionado por su actitud ética y metafísica. Nunca antes se había propuesto una interpretación del arte y de la belleza más radical.

    Sus postulados básicos podrían resumirse en tres puntos:

    • La belleza es una propiedad de la existencia (de las Ideas) y no de la experiencia humana. Solamente puede ser captada por la mente, pues a los sentidos únicamente llegan sus reflejos lejanos.

    • El arte puede basarse únicamente en el conocimiento de la existencia, en las Ideas, y no hay en él lugar para la libertad, para la personalidad del artista, para su originalidad y creación. El artista sólo puede descubrir y representar la forma o Idea única que corresponde a cada cosa. Cada desviación de la Idea es un error, una falsificación.

    • Lo que hacen los artistas es proporcionar una imagen más o menos lejana de la Idea. Además, los artistas se dejan llevar fácilmente por los sentimientos y los sentidos, por lo que se aparta de los objetivos principales del arte: la utilidad moral y la justedad o veracidad.

    En comparación con la perfección de la existencia, las posibilidades del arte son escasas.

    Platón parece un hombre aislado en sus opiniones. Su idea trascendental de la belleza parece ajena a la época clásica, que supo apreciar la belleza del mundo temporal. Su pensamiento metafísico-espiritualista lo apartó de sus contemporáneos, los filósofos sofistas y su pensamiento relativista. Sin embargo, no debe olvidarse que la cultura clásica griega fue polifacética. Los sofistas representaron uno de los polos, Platón el polo opuesto.

    TEMA 7 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE ARISTÓTELES

  • Situación y Características del Pensamiento de Aristóteles

  • Aristóteles nació en el año 384 a.C. en la ciudad macedónica de Estagira, en la isla de Eubea, territorio que constituía entonces la periferia del mundo helénico. Por esa razón, también se le llama "el Estagirita". Su padre, Nicómaco, fue un reconocido médico de la corte de Macedonia. Algunos autores afirman que este hecho influyó en la filosofía de Aristóteles, pues una de sus principales preocupaciones fue el estudio continuo y sistemático de la naturaleza viva.

    A los 16 ó 17 años, marchó a Atenas e ingresó en la Academia dirigida por Platón, que tenía entonces 61 años. Accedió a ella, por tanto, cuando la filosofía platónica se encontraba en su última fase de desarrollo. En esta institución permaneció durante más de veinte años, primero como discípulo destacado y luego como colaborador, hasta la muerte de su maestro (ca. 348-347 a.C.).

    Al morir Platón, se marchó de Atenas, fundó una rama de la Academia en Assos y, al parecer, comenzó a desarrollar su propio sistema filosófico.

    Hacia el año 343 ó 342, Aristóteles fue invitado por Filipo de Macedonia a su corte para que se hiciera cargo de la educación de su hijo, el futuro Alejandro Magno, que entonces tenía 13 años. Aproximadamente unos diez años más tarde, hacia el año 335 a.C., cuando Alejandro subió al trono, Aristóteles volvió a Atenas y fundó su propia escuela: el Liceo.

    El santuario del Lykeion, donde Aristóteles decidió dar sus clases, incluía, como los demás santuarios de la ciudad, zonas ajardinadas y un gimnasio. En este último había un extenso pórtico o paseo porticado donde Aristóteles impartía sus lecciones. Por esta razón, su escuela recibió el nombre de Perípatos o peripatética. El Liceo funcionó como una institución científica, dotada de una amplia biblioteca, con un numeroso cuerpo docente compuesto por investigadores y un sistema regular de lecciones. Como en la Academia, ninguno de sus miembros pagaba nada ni cobraba por enseñar, por lo que debían tener asegurado su medio de vida para poder dedicarse a la filosofía. En ambas instituciones se estimulaba la crítica y la originalidad de pensamiento. La diferencia fundamental fue que en la Academia se practicaba más la dialéctica y su interés estaba especialmente centrado en las matemáticas. En el Liceo, la enseñanza se impartía de forma más sistemática y su principal línea de investigación estaba dedicada a la ciencia experimental y la historia natural, además de la erudición jurídica y social.

    Como explica Jesús Mosterín, Aristóteles daba clases a los estudiantes de su escuela por la mañana, reservando las tardes para dar conferencias públicas sobre retórica y otros temas de interés general.

    Tras la muerte de Alejandro Magno, en el año 323 a.C., se produjo en Grecia una reacción contra la soberanía macedónica. Por esta razón, Aristóteles, que había estado estrechamente relacionado con el monarca, tuvo que huir de Atenas "para que los atenienses no pecasen una vez más contra la filosofía". El filósofo se retiró a Calcis, en la isla de Eubea, donde murió al poco tiempo, concretamente en el año 322.

    El hilemorfismo aristotélico

    Para comprender la estética aristotélica es fundamental entender los rasgos básicos de su pensamiento filosófico, especialmente los relativos a su teoría del conocimiento y a su metafísica. Dentro de esta última se encuentra el llamado "hilemorfismo" aristotélico o teoría de la sustancia.

    Hilemorfismo es una palabra compuesta de hyle (materia) y morphe (forma).

    De forma muy resumida, puede decirse que el pensamiento de Aristóteles reemplazó el dualismo platónico entre la Idea y la Apariencia, entre el mundo de las Ideas y el mundo de los sentidos, por la relación entre Materia y Forma.

    El libro I de la Metafísica de Aristóteles se inicia con las siguientes palabras: "Todos los hombres tienen por naturaleza el deseo de saber". Para Aristóteles, este saber o adquisición de la sabiduría consiste en el conocimiento de las causas o principios del ser, es decir, de lo que existe. Este es el objetivo de la metafísica aristotélica que elaboró, en buena medida, como una reacción a la teoría de las Ideas de Platón.

    La principal crítica que Aristóteles hizo a la teoría de las Ideas de su maestro fue la separación radical que establecía entre los objetos sensibles y las Ideas. Esta división hacía que el mundo sensible no tuviera una auténtica realidad. Ya vimos que, para Platón, la verdadera realidad era el mundo de las Ideas, "lo necesario". Entendía las Ideas como las esencias universales, inmutables y eternas de las cosas, como sus arquetipos o modelos. Eran más reales que los fenómenos de la naturaleza, que sólo eran apariencias, copias imperfectas de las Ideas. Por tanto, dio la espalda al mundo de los sentidos (recordar el Mito de la caverna), porque para él la única forma de conocer la realidad era mediante la razón.

    Aristóteles, por el contrario, pensaba que la realidad es el mundo sensible. Naturalmente, consideraba la razón importante, pero, como veremos, también valoraba el conocimiento proporcionado por los sentidos.

    Otro de los aspectos fundamentales de su crítica a la teoría de las Ideas fue su incapacidad para explicar los cambios de la naturaleza. Platón afirmaba que las Ideas son inmóviles e inmutables. Entonces, ¿Cómo se explica que las cosas del mundo sensible estén en continuo cambio si son su reflejo o imitación? ¿De dónde procede el cambio?. A diferencia de su maestro, Aristóteles se interesó especialmente por estudiar estos cambios o "procesos de la naturaleza". Por esta razón, el concepto de transformación o producción juega un papel tan importante en su pensamiento. No obstante, Aristóteles creía, al igual que Platón, que existe un elemento común que caracteriza a un objeto o ser sensible en su conjunto que constituye su esencia y que es eterno, universal e inmutable. Lo que no admite es que exista con independencia de las cosas, fuera del mundo sensible.

    Para explicar esta cuestión propone su teoría de la sustancia, conocida también como el hilemorfismo aristotélico. Para Aristóteles, la realidad está compuesta de una serie de cosas u objetos individuales (sustancias) que constituyen un conjunto de material y forma. La materia o "causa material" es aquello de lo que está hecha una cosa, el material. Según la definición aristotélica es el "sujeto del cual se genera una cosa no accidentalmente y que subyace a los cambios". La forma o "causa formal" es la esencia del objeto, el elemento universal, al conjunto de sus cualidades específicas, es decir, la Idea platónica. La diferencia fundamental con respecto a Platón es que la forma no existe por separado, en un mundo superior, sino que ésta inseparablemente unida a la materia. Sólo en el entendimiento es posible esta separación.

    Otra diferencia fundamental con respecto a la propuesta de su maestro es la manera en que el hombre llega a conocer este elemento universal. Platón creía que lo eterno e inmutable, lo universal o la Idea, la había conocido el alma inmortal antes de penetrar en el cuerpo (recordar la Teoría apriorística del conocimiento). Aristóteles, por el contrario, creía que este elemento universal o forma no es más que un concepto abstracto que los humanos elaboramos después de conocer la realidad sensible. Por ejemplo, elaboramos características inmutables de "caballo", sus cualidades específicas, después de haber visto muchos caballos particulares.

    Platón pensaba que no había nada en la naturaleza que no hubiera existido antes en el mundo de las Ideas. Aristóteles señaló que todas nuestras ideas tienen su origen en la información proporcionada por los sentidos. El hombre, gracias a la razón, puede ordenar esta información en distintos grupos y clases, surgiendo así los conceptos, las "formas" de caballo, de hombre, etc. Pensaba, además, que la razón constituía la característica más destacada del ser humano y es, precisamente, aquello que lo diferencia de los demás seres de la naturaleza.

    Nos encontramos, por tanto, ante un cambio radical en la manera de pensar.

    En primer lugar porque, para Platón, lo que existe en la naturaleza sólo son reflejos imperfectos de algo que existe de un modo real en el mundo de las Ideas. Aristóteles, por el contrario, le dio al mundo sensible un significado y una realidad que no existían en la teoría de las Ideas de su maestro.

    En segundo lugar, Platón creía que el mayor grado de realidad es lo que pensamos con la razón, mientras que para Aristóteles es igual de importante el conocimiento proporcionado por nuestros sentidos.

    Aristóteles, por tanto, abandona el mundo de las Ideas para interesarse, especialmente, por estudiar los cambios que tienen lugar en la naturaleza, que considera un proceso dinámico en continuo desarrollo. ¿Cómo explica estos cambios o procesos?. Acabamos de ver que, para Aristóteles, todas las cosas (sustancias) son un compuesto inseparable entre materia y forma. Pues bien, en la materia siempre hay una posibilidad inherente de realizar o concluir una forma determinada. Para Aristóteles, cada cambio que tiene lugar en la naturaleza es una transformación de la materia de posibilidad a realidad. Dicho de otro modo, Aristóteles distingue dos formas de ser: ser en acto (lo que está siendo) y ser en potencia (lo que puede ser, el conjunto de capacidades o posibilidades de esa cosa u objeto para llegar a ser algo distinto de lo que actualmente es). Por ejemplo, un niño tiene la capacidad de ser un hombre. Es por tanto, un niño en acto y un hombre en potencia. No es un hombre, pero puede llegar a serlo. Cada sustancia encierra, por lo tanto, un conjunto de capacidades o potencialidades que le es propia. Naturalmente, la potencia de una sustancia viene determinada por su naturaleza. Como explica Gaarder, en El Mundo de Sofía un huevo de gallina no puede convertirse en un loro.

    Hay un último aspecto de la filosofía aristotélica imprescindible para entender sus aportaciones a la estética.

    Ya hemos visto que, para Aristóteles, la sabiduría, el verdadero conocimiento consiste en llegar a determinar los principios del ser. Utiliza, por tanto, un método completamente distinto al de su maestro para conocer la realidad. Para Aristóteles, estos principios o causas son cuatro: la causa material, la formal, la motriz o eficiente y la final o teológica. Ya hemos hecho referencia a las dos primeras, que se encuentran inseparablemente unidas en la sustancia. Las otras dos, son exteriores. La causa motriz o eficiente es aquello que ha dado lugar al objeto, la fuente del movimiento o el principio de cambio. La causa final o teológica es aquello a lo que está destinado el objeto, su fin o intención.

    En relación con la estética, es importante considerar la diferencia que establece entre los objetos naturales y los artificiales. Mientras los primeros tienen en sí mismos la causa o principio del cambio, los segundos, entre los que se encuentran los productos del arte, no tienen ninguna tendencia natural al cambio. Por tanto, su causa motriz o eficiente es el artista.

    La teoría de las cuatro causas está inspirada, precisamente, en la acción del hombre respecto a la fabricación de objetos artificiales, en donde la causa eficiente y la final actúan de manera deliberada y determinada. El caso de la escultura de mármol de un atleta es uno de los ejemplos clásicos. La causa material es el bloque de mármol; la formal, la esencia de la estatua, lo que la caracteriza y es común a todas; la causa motriz es el artista y la causa final, puede ser conmemorar o ensalzar la fortaleza de un atleta.

  • Las Ideas Estéticas de Aristóteles

  • Los aspectos fundamentales de esta segunda parte del tema son cuatro:

    • Los textos de Aristóteles sobre cuestiones estéticas

    • Los precursores de la estética aristotélica

    • Las ideas estéticas relativas a la teoría del arte, entre las que se encuentran su definición del concepto de arte; la división de las artes y el concepto de mímesis; la "catarsis" o purificación mediante el arte y los fines del arte

    • Las ideas estéticas relativas a la teoría de la belleza: el concepto de belleza; las condiciones de la belleza y la experiencia estética

  • Los textos de Aristóteles sobre cuestiones estéticas

  • Las obras que actualmente conocemos de Aristóteles forman un conjunto muy limitado y modificado con respecto al original (de los 170 escritos que se mencionan en la Antigüedad sólo han llegado 47). En su mayor parte, consisten en apuntes o resúmenes de las lecciones que impartía en el Liceo. Por esta razón, tiene un carácter tan distinto a los Diálogos platónicos. Aunque los autores clásicos citan varios tratados de Aristóteles que se ocuparon de la estética (De los poetas, Problemas homéricos, Sobre la belleza, Sobre la música, Problemas de la poética) se han perdido todos menos uno: la Poética. Se trata de una obra centrada en la teoría de la tragedia (trata de los problemas específicos de la fábula y del lenguaje poético) que incluye, además, observaciones generales sobre la estética. Esta obra, fruto de su actividad desarrollada en el Liceo, no fue publicada en vida de Aristóteles y, parece probable, que estuviera destinada a una serie de lecciones, siendo el esbozo para otro tratado que desconocemos. Además, el texto tampoco se ha conservado íntegramente, ya que los autores antiguos hablan de dos libros, mientras que nos ha llegado sólo uno, bastante breve. A pesar de sus limitaciones, la Poética de Aristóteles ocupa un lugar especial en la historia de la estética, porque es el tratado sobre arte más antiguo que se ha conservado.

    Además de este tratado especializado, Aristóteles expuso varias observaciones sobre cuestiones estéticas en relación con su pensamiento filosófico. De esta forma, encontramos, por ejemplo, importantes observaciones acerca del arte y la belleza en la Metafísica, la Retórica o la Política, aunque aparecen en frases aisladas. Este tipo de observaciones, muy repartidas en su obra, suelen ocuparse de cuestiones particulares más que de teorías de carácter general. Sin embargo, los historiadores de la estética opinan que algunas de las tesis formuladas por Aristóteles y aplicadas por él únicamente a la tragedia o a la música, resultaron válidas para todo lo que hoy consideramos arte.

    Por último, hay que tener en cuenta la enorme influencia ejercida por Aristóteles. Muchos autores sostienen que podemos aprender más de la estética aristotélica por la influencia que produjo en los pensadores posteriores que por los restos fragmentarios de sus obras. Mientras que Platón ejerció su influencia, principalmente, por su aportación a la teoría de la belleza, Aristóteles la ejerció gracias a sus estudios del arte, especialmente a través de su Poética. Durante el resto de la Antigüedad y durante la Edad Media, la influencia de Platón fue más evidente que la aristotélica, pero la situación quedó equilibrada a partir del siglo XVI.

  • Los precursores de la estética aristotélica

  • En la elaboración de su estética, Aristóteles se sirvió tanto de las aportaciones de los filósofos que habían reflexionado sobre el arte y la belleza, como de los preceptos o normas prácticas propuestas por los artistas. No obstante, en opinión de Tatarkiewicz, no hubo nadie antes de Aristóteles que realizara investigaciones en el campo de la estética de forma tan sistemática como él.

    Entre los filósofos, el precursor más importante y más cercano a Aristóteles fue su maestro Platón. Es natural que entre sus opiniones hubiera mucha afinidad. Sin embargo, Aristóteles rompió con la concepción metafísica que había sido la base de la estética platónica. En este sentido, puede decirse que transformó y desarrolló algunos aspectos que sólo estaban esbozados en la visión estética de su maestro.

    Por otra parte, sus preocupaciones fueron distintas. Platón se ocupó más de la teoría de la belleza, mientras que Aristóteles le dio mucha más importancia a la teoría del arte. Desde el punto de vista de la estética, lo más importante y el rasgo que lo diferencia de los pensadores anteriores es que, mediante el estudio empírico y analítico transformó las alusiones y las ideas intuitivas anteriores respecto al arte en un auténtico concepto.

    También es lógico que Aristóteles fundara sus conceptos estéticos en el arte de su país y de su época. No obstante, manifestó sus gustos personales. En este sentido, parece que despreciaba la danza y que sólo tenía en consideración un cierto tipo de música, interesándose más por su papel de acompañante y accesorio principal de la tragedia. Basó su Poética en la obra de Sófocles y Eurípides. Admiraba a pintores como Polignoto y Zeuxis, en cuanto a los escultores, el primer puesto en su jerarquía lo ocupaban Fidias y Policleto. Todos ellos eran artistas de una generación anterior a la suya. De esta forma, la estética de Aristóteles estaba influenciada por el arte que, aunque era aún contemporáneo, ya había obtenido una aceptación general.

    Eran las mismas manifestaciones artísticas que había conocido Platón, pero la actitud estética de Aristóteles hacia ellas fue muy diferente. Mientras Platón condenó el arte por no corresponder a su pensamiento, Aristóteles partió de él para formular sus opiniones estéticas. Abandona así el extremismo moral intelectual de su maestro.

  • Ideas estéticas relativas a la teoría del arte.

  • Definición del concepto de arte

  • El concepto de arte establecido por Aristóteles se mantuvo durante muchos siglos, convirtiéndose en clásico. Sin embargo, no era un concepto nuevo ni original. Aristóteles conservó la idea del arte que utilizaban los griegos de modo intuitivo y definió todos sus componentes, convirtiéndola de esta manera en un verdadero concepto. Ya hemos visto (muchas veces) que los griegos entendían por techné toda actividad humana productiva dependiente de la habilidad y conscientemente guiada por normas o reglas generales.

    En esta definición hay tres aspectos fundamentales:

  • El primero es su amplitud. Como ya sabemos, este concepto incluía todo conocimiento técnico. Abarcaba no sólo el trabajo del arquitecto o el pintor, sino también el del carpintero, el médico o el escultor.

  • El segundo aspecto fundamental de la definición es que se trata de una actividad humana productiva. Se diferencia, por tanto, de otros tipos de actividad. Aristóteles distinguió tres tipos de la actividad humana:

    • La investigación (actividades exclusivamente cognoscitivas);

    • La actuación (que implican acción y son estudiadas por la Ética) y

    • La producción

    El arte es una producción y se diferencia de las dos primeras porque nos deja un producto, el objeto o sustancia artificial: un zapato, un recipiente cerámico o un cuadro, que es el producto de la pintura. Es muy importante tener en cuenta que para Aristóteles la producción es un proceso, un cambio por el cual un objeto se hace real porque adquiere una forma definida. Existe, por tanto, una diferencia clara con respecto a Platón. El proceso de producción ya no se entiende como la realización de un objeto alejado de su modelo ideal, como una copia de otra copia.

  • Para entender este aspecto, hay que ponerlo en relación no sólo con el hilemorfismo y su explicación de los cambios, sino también con el tercer aspecto de la definición: esta actividad productiva debe depender de la habilidad (y no de la inspiración) y estar conscientemente guiada por normas o leyes generales (y no por la rutina). Esto quiere decir que cada arte es una producción, pero no que cada producción es un arte. Para Aristóteles, el arte es una acción consciente basada en la destreza, que se sirve de leyes o normas. El conocimiento es, por tanto, el rasgo distintivo del arte.

  • Teniendo en cuenta estos tres aspectos, podremos comprender las afirmaciones que aparecen en su Metafísica: "Del arte proceden las cosas cuya forma está en el alma (del artista)" (Texto 1). En este caso, cuando emplea la palabra alma está haciendo referencia a la razón o al conocimiento. Así como: "El arte nace cuando de muchas observaciones experimentales surge una sola concepción universal sobre las cosas semejantes" (Texto 2).

    Acabamos de ver que, para Aristóteles, la producción es un cambio por el cual un objeto se hace real porque adquiere una forma definida. Como ya sabemos, todo lo que llamamos "cosas" u "objetos", el individuo concreto y particular (sustancia) es un compuesto indisoluble de materia y forma. Todas estas sustancias que existen en la naturaleza cambian.

    La manera en que Aristóteles explicó estos cambios fue estableciendo una distinción entre dos formas de ser: ser en potencia y ser en acto. Los cambios vienen determinados porque en la materia siempre hay una posibilidad inherente de conseguir una forma determinada. Cada cambio que tiene lugar en la naturaleza es una transformación de la materia de posibilidad a realidad, es decir, de lo que puede ser, a acto, lo que está siendo. También hemos visto la diferencia que Aristóteles estableció entre las sustancias naturales y los productos del arte (artificiales). Mientras las primeras tienen en sí mismas la causa o el principio del movimiento, los productos del arte no poseen ninguna tendencia natural al cambio. Por tanto, su causa eficiente o motriz es el artista. El artista busca en los seres individuales el elemento universal (la forma) y lo traduce por medio del arte que se trate.

    ¿Y cómo es capaz de conocer la forma? Mediante los sentidos y la razón. Gracias a nuestra razón innata, el hombre es capaz de ordenar la información proporcionada por los sentidos y agruparla en distintas clases, llegando así a crear el concepto abstracto de forma.

    En el caso de una estatua de mármol que representa una atleta, lo que hace el artista es darle al bloque de mármol la forma de estatua que lleva en la mente y que ha elaborado después de ver muchas estatuas particulares. De esta forma, produce: un objeto (el bloque de mármol) se hace real (estatua) porque adquiere una forma determinada (estatua). Este proceso es posible porque el bloque de mármol tenía la posibilidad de transformarse en la estatua de un atleta. Es decir, ha pasado de ser en potencia a ser en acto, gracias a la participación del artista.

    El concepto aristotélico de arte presenta, por tanto, dos rasgos característicos.

    • En primer lugar, Aristóteles entendía el arte de una manera dinámica. Estaba acostumbrado a realizar investigaciones biológicas y, como investigador de seres vivos, tenía tendencia a ver en la naturaleza, sobre todo, procesos. De esta manera, su concepto del arte no era estático sino dinámico y atribuía mayor importancia a la producción que al producto terminado.

    • En segundo lugar, Aristóteles insistió en el factor intelectual del arte, en los conocimientos indispensables para crear una obra, en el razonamiento. Para el filósofo no hay arte sin reglas generales.

    Vemos, por tanto, la polisemia del término griego techné, que designaba tanto el proceso de producción, como la capacidad de producir, el conocimiento indispensable en la producción y el producto mismo. Todo estaba estrechamente entrelazado y el sentido de la palabra techné era fácilmente trasladado de un concepto a otro. Esta polisemia pasó al término latino ars, que se tradujo como arte en las lenguas modernas.

    No obstante, aunque el concepto general fue el mismo, se produjo una evolución que fue alterando el sentido de las expresiones.

    • Aristóteles utilizó la palabra arte fundamentalmente para referirse a la capacidad o habilidad basada en el conocimiento de las reglas, más que a la producción misma.

    • En el ars medieval se subrayó todavía más la importancia de los conocimientos indispensables en las artes, considerándose, además, que, como todas las demás actividades humanas, éstas deberían tener como finalidad última el acercamiento a Dios.

    • Desde comienzos de la época moderna, el concepto aristotélico sufrió una transformación mucho más radical, que estuvo determinada por dos aspectos básicos:

      • Por un lado se entendió fundamentalmente por "arte" el producto final y no tanto la destreza y la actividad del artista o el conocimiento implícito en ellas.

      • Por otro, comenzó a concebirse de manera más restringida, designando principalmente el trabajo de pintores, escultores y arquitectos, es decir, como "Bellas Artes".

  • La división de las artes y el concepto de mímesis

  • Aristóteles tampoco fue el primer filósofo en plantearse el tema de la división de las artes. Recordar que el orador Isócrates, que estaba muy próximo a los sofistas, había distinguido entre dos tipos de productos humanos: los que son útiles y los que proporcionan placer. Aristóteles rechazó esta división, porque consideraba que algunas artes, como la poesía, la escultura o la música, aunque no son artes útiles, tampoco están exclusivamente al servicio del placer.

    Para su división de las artes, retomó la que había enunciado Sócrates y posteriormente siguió Platón. Ambos tomaron como punto de partida la relación entre el arte y la naturaleza. De esta forma estableció una diferenciación entre las artesanales y las imitativas o miméticas. Las primeras eran las artes que producen objetos que no se encuentran en la naturaleza, es decir, que tratan de completar la obra de la naturaleza, por ejemplo, fabricando utensilios. Las artes imitativas o miméticas son las que imitan a la naturaleza, "lo que aquélla hace". A este grupo pertenecen la poesía (entendida en sentido amplio), una parte de la música, la pintura y la escultura. En su conjunto, pueden definirse como las artes que crean un mundo imaginario que es imitación del mundo real.

    En esta división hay dos aspectos importantes:

    • En primer lugar, Aristóteles reunió en el grupo de las artes imitativas las actividades que posteriormente se conocerían como "Bellas Artes". Esta división, sin embargo, está incompleta porque falta la arquitectura. Desde nuestro punto de vista, Aristóteles no consiguió formular el concepto de "Bellas Artes". Sin embargo, bajo un nombre diferente (artes imitativas) se acercó a la distinción posterior que separó las Bellas Artes de las actividades artesanales. La novedad con respecto a la división de Platón es que incluyó entre las artes imitativas a la poesía. De esta forma, Aristóteles consiguió aproximar y abarcar en un solo concepto la poesía y las artes plásticas. Al considerar la poesía como un arte, Aristóteles iba en contra de la tradición griega. Recordar que el primer paso lo había dado el propio Platón admitiendo la existencia de dos tipos de poesía: la maníaca, que dependía de la inspiración, entendida como divina locura, y la técnica, que dependía de la habilidad y que ya consideraba como un arte. Aristóteles rechazó el concepto de poesía irracional. Este aspecto puede considerarse un nuevo concepto formulado por primera vez por el filósofo.

    Para Aristóteles, la buena poesía nacía de la misma manera que cualquier arte: mediante el talento, la habilidad y el ejercicio. Creía que la poesía estaba sujeta a reglas generales, al igual que las demás artes.

    La base aristotélica de la división de las artes seguía siendo la imitación. Fue además un concepto fundamental de su teoría del arte. El problema está en que Aristóteles nunca definió el término imitación o mímesis. Este hecho provocó muchas interpretaciones erróneas en los pensadores posteriores. Lo que está claro es que Aristóteles y no la entendió como Platón, es decir, no la entendió como la copia fiel del modelo ni la reproducción del aspecto exterior. Al no creer en las Ideas, Aristóteles no tenía por qué considerar el arte como una copia de otra copia, alejada doblemente de la realidad. También es muy importante tener en cuenta que Aristóteles habló de imitación o de mímesis sobre todo en relación con la teoría de la tragedia. A partir de sus escritos, pueden destacarse cuatro ideas fundamentales sobre el concepto aristotélico de la imitación que demuestran sus diferencias con respecto a Platón.

  • En primer lugar, Aristóteles sostenía que el artista, al imitar la realidad, la puede presentar, no sólo tal y como es, sino que también la puede embellecer o afear. En la Poética (Texto 3) afirmaba: "Los que imitan... imitan a personas mejores que nosotros, o peores, o incluso iguales, como hacen los pintores; pues Polignoto representaba a las personas mejores, Pausón a peores y Dionisio a semejantes...".

  • Como ya había observado Sócrates, un cuadro o una escultura puede ser más hermosa que la naturaleza con tal de que reúna los elementos hermosos que se encuentran repartidos en ella (Recordar la teoría de la idealización en el arte). Con respecto a la pintura, Aristóteles sostiene que se reprocha injustamente a Zeuxis el aspirar a que sus pinturas fuesen más perfectas que los modelos. Añade además que el arte también puede empeorar los objetos reales, lo que no significa copiar.

  • La teoría aristotélica de la imitación también se aparta de la copia estricta de la naturaleza cuando sostiene que el arte debe representar únicamente las cosas y los acontecimientos que tienen un significado general. Aristóteles pensaba que el objetivo del arte es presentar cuestiones generales de manera convincente para todos. En otro fragmento de la Poética (Texto 4) dice: "No es tarea del poeta contar lo sucedido, sino lo que podría suceder... Pues el historiador y el poeta no se diferencian por escribir en prosa o en verso (pues sería posible poner en verso las obras de Heródoto y no sería menos historia con metro que sin metro), sino que se diferencian en que uno cuenta lo que ha sucedido y otro lo que podría haber sucedido. Por eso la poesía es más filosófica y más grave que la historia, pues la poesía cuenta más bien lo universal y la historia lo particular". Aristóteles afirma que la poesía es más filosófica y más profunda que la historia porque presenta lo universal, mientras que la historia presenta lo particular y lo relativo. Recordar que Aristóteles pensaba que el artista busca en las cosas el elemento universal (la forma) y lo traduce por medio del arte que se trate. Por el contrario, el historiador se ocupa de hechos concretos que le ocurren a un personaje determinado en un momento específico. La historia se ocupa "de lo que ha sucedido", mientras que el cometido del poeta consiste en contar "lo que podría suceder", siguiendo una proposición universal derivada del carácter de los personajes. Esta idea está directamente relacionada con el tercer aspecto.

  • Aristóteles sostiene que el artista tiene derecho a introducir en su obra cosas imposibles, si lo requiere el objetivo que se ha propuesto. Para Aristóteles, la misión del poeta consiste en describir "no lo que realmente ocurrió sino lo que pudo ocurrir". La fidelidad a los hechos históricos tiene en el arte una importancia secundaria. Aristóteles defendía así la autonomía del arte respecto a la verdad. Este aspecto lo diferencia de la opinión de la mayor parte de los griegos y, en especial, de Platón (Recordar su exigencia de justedad o veracidad en el arte). Para Aristóteles representar algo imposible era un error, pero estaba justificado si lo exigía el objetivo de la obra. Hay que tener en cuenta que Aristóteles aplicó el concepto de imitación principalmente a la tragedia que estaba protagonizada por héroes míticos cuyas acciones se desarrollan en el límite entre lo humano y lo divino. Está claro que estas tragedias difícilmente podrían plantearse el problema de representar la realidad.

  • Por último, Aristóteles sostiene que lo importante en una obra de arte no son los objetos particulares que el artista imita, sino el nuevo conjunto que con ellos crea. Este conjunto no se evalúa comparándolo con la realidad, sino teniendo en cuenta su estructura interna y su resultado, es decir, lo importante en su composición y su armonía. En la Política escribió (Texto 5): "Pues ni un pintor permitiría que su animal tuviera una pata que exceda la proporción correcta ni aunque se distinguiera por su belleza, ni un armador de naves que estas tengan la proa o alguna otra cosa asimétrica, ni un director del coro dejara participar en él a quien cante más y mejor que el coro entero".

  • Por todas estas ideas, se comprende que el concepto aristotélico de mímesis no puede ser interpretado como la imitación ejecutada por el copista, como hicieron los historiadores del siglo XIX. Según las ideas que aparecen en la Poética, Aristóteles entendió la imitación como la actividad del mismo, es decir, del actor. En esta actividad, lo esencial era una ficción y representarla aunque, naturalmente, el actor puede valerse de la realidad y tomar ejemplo de ella. Esta idea de imitación está muy próxima al concepto de creación. Puede decirse que para Aristóteles las artes "imitativas" eran una creación o un invento del artista que podía basarse total o parcialmente en la realidad, con tal de que su obra fuera convincente. Surge entonces la pregunta de por qué llamó a las artes "imitativas". La cuestión está en que el término mímesis o imitación en su sentido moderno no coincide con la interpretación que se daba en la Antigüedad. Aristóteles retomó el antiguo significado del término mímesis como expresión de experiencias internas, como la libre expresión de la realidad y lo unió al sentido socrático de representación de la realidad. Es decir, Aristóteles sostuvo que el arte imita la realidad, pero la imitación no significa, según él, una copia fiel, sino un libre enfoque de la realidad. En consecuencia, pudo aplicarla tanto a la música como a la escultura y el teatro.

    En los siglos posteriores, aunque se hace referencia a Aristóteles, fue mucho más frecuente asumir el concepto de Platón, entendido de la forma más simplista.

  • La "catarsis" o purificación mediante el arte

  • Aristóteles habló de la "catarsis" o purificación mediante el arte en relación con su teoría de la tragedia. Concretamente, aparece en la definición de la tragedia que propone en la Poética (Textos 6): "La tragedia es la imitación de una acción seria y completa, que tenga amplitud, dotada de un lenguaje embellecido con figuras usadas separadamente en cada una de sus partes, con personajes que actúan y no mediante una narración, que por medio de la piedad y el terror realiza la purificación de tales pasiones".

    Podemos distinguir varios elementos interesantes en esta definición que se refieren a la teoría de la tragedia y que tuvieron una gran trascendencia posterior. Pero el que ahora nos interesa es el último: "que por medio de la piedad y el terror realiza la purificación de tales pasiones".

    Se trata del concepto de "purificación" o "catarsis" que tiene un valor estético general porque está relacionado con el objetivo y la influencia del arte. Sin embargo, Aristóteles sólo mencionó en contadas ocasiones el concepto de purificación y no volvió a tratarlo. Por esta razón, la interpretación de lo que el filósofo entendía por purificación ha sido un tema de continua discusión entre los historiadores que, durante mucho tiempo, han tratado de aclarar dos cuestiones:

    • En primer lugar, se trató de establecer si, al hablar de purificación, Aristóteles se refería a purificar el alma del espectador, es decir, a perfeccionar sus sentimientos o a purificar la mente de estas pasiones, en el sentido de liberarse de esos sentimientos. Durante mucho tiempo se atribuyó a Aristóteles la primera interpretación, pero actualmente los historiadores coinciden en que concibió la "purificación" en el segundo sentido. Su idea era que la tragedia tiene un fin liberador. A través de la acción escénica, el espectador se desprende de las emociones excesivas [de piedad y espanto] que le perturban y alcanza la paz interior. Es un escape placentero y no perjudicial en el que se descargan las emociones indeseables.

    • En segundo lugar, los historiadores también trataron de establecer si Aristóteles había tomado esta idea de "purificación" del culto religioso o de la medicina. Como ya vimos, el concepto de "catarsis" (poder de liberar las emociones y de purificar el alma) provenía de los ritos religiosos y de la interpretación pitagórica del arte. En este caso, Aristóteles asumió el motivo tradicional dándole otra interpretación: entendió la purificación de los sentimientos mediante la liberación como un proceso natural, psicológico y biológico. Por lo tanto, la catarsis de la que habla Aristóteles no debe interpretarse en sentido moral, sino como una metáfora tomada de la medicina, como un efecto purgativo, emocional, no como un efecto ético. Conforme a los conceptos órficos y pitagóricos, la "catarsis" se realizaba mediante la música. Aristóteles observó los efectos catárticos o purificadores en la música, la danza y la poesía, es decir, en una parte de las artes "imitativas", pero no los encontró en las artes plásticas: ni en la pintura ni en la escultura.

    Esta interpretación de la catarsis aristotélica tiene aspectos muy similares a la teoría apatética o ilusionista de Gorgias, mientras que se enfrenta totalmente a la opinión de Platón, que veía en estos efectos un resultado perjudicial del arte que debilitaba el carácter del hombre.

  • Los fines del arte

  • Hasta el momento, hemos visto que los griegos tenían diferentes opiniones respecto a los fines o efectos del arte.

    Los pitagóricos consideraban que el arte, y en concreto la música, era un medio de purificar el alma (la entendían como catarsis). Recordar que atribuyeron exclusivamente a la música unos poderes psicagógicos y purificadores. Por esa razón, los pitagóricos consideraron la música como un arte excepcional, un don especial de los dioses.

    Para los sofistas, las artes, especialmente la música, tenía como fin proporcionar placer, sus efectos eran hedonistas. Platón creía que el arte puede y debe ejercer una influencia moral. Para este filósofo el arte debe tener una utilidad moral, debía ser un medio para formar el carácter del hombre y el Estado perfecto.

    Aristóteles vio en cada una de estas tesis una verdad parcial. El arte tenía, por tanto, más de una finalidad. Creía que el arte no sólo produce la purificación de las pasiones, sino que también proporciona placer y diversión contribuyendo, además, al perfeccionamiento moral. Aristóteles añade además otro aspecto: para él, el arte contribuye a la realización del fin supremo del hombre, que es la felicidad. Para el filósofo, la verdadera felicidad sólo se logra mediante lo que llama scholé, que puede traducirse como "socio" o "tiempo libre". Aristóteles se refería a una vida en la que se tienen cubiertas las necesidades básicas, en la que el hombre está libre de las preocupaciones cotidianas y puede dedicarse a las ocupaciones verdaderamente dignas de él. El ocio no puede ocuparlo satisfactoriamente una diversión vulgar, pero sí puede hacerlo la diversión noble que reúna el placer con la utilidad o perfeccionamiento moral. A este tipo de diversión lo llama Aristóteles diagogé. Pertenecen a este tipo de diversión la filosofía y las ciencias puras, que son las actividades propias del sabio, y también lo que hoy consideramos arte. Ninguna de ellas constituyen una necesidad vital; pertenecen al ocio y son una diversión en el sentido más noble de la palabra.

    Vemos por tanto, que para Aristóteles la función del arte no se limitaba al placer, como en el caso de los hedonistas, pero, por otra parte, el placer constituía para él un elemento de mucha importancia. Para Aristóteles, el arte proporciona placeres de diversos tipos, no sólo sensoriales, sino también intelectuales, que son los más intensos. Por ejemplo, el placer que obtenemos con la pintura y la escultura, que proporcionan imágenes, no sólo se debe a que reconocemos su semejanza con las cosas, sino que también contemplamos en ellas la maestría artística del pintor o del escultor. El tipo de placer depende del género de arte de que se trata. Los placeres intelectuales predominan en la literatura mientras que en el caso de la música y de las artes plásticas, prevalecen los sensoriales.

    Aristóteles mostró la multiplicidad de objetos y efectos del arte sobre todo al hablar de la música. Creía que la música purificaba las pasiones, proporcionaba diversión y placer, conducía al perfeccionamiento moral, instruía la mente, y, sobre todo, podía ocupar adecuadamente el tiempo de ocio, mediante el que se conseguía la felicidad. De esta forma se entiende la afirmación que aparece en la Política (Texto 7): "Y afirmamos que la música no debe utilizarse por un solo beneficio, sino por muchos estos es, por la educación y purificación del alma... y en tercer lugar como distracción, alivio y descanso de la tensión". Por lo tanto, a diferencia de Platón, que lo condenaba o consideraba un juego, Aristóteles cree que el arte ocupa un lugar importante en la vida del hombre.

  • Ideas estéticas relativas a la teoría de la belleza

  • A diferencia de su teoría del arte, que pertenece a los capítulos más populares de la historia de la estética, la teoría de la belleza de Aristóteles es poco conocida. Aristóteles habló de la belleza en muy pocas ocasiones y los historiadores se han visto obligados a reconstruir sus ideas a partir de observaciones fragmentarias e incompletas. El concepto de belleza era más general y ambiguo que el de arte y, por esta razón, Aristóteles insistió menos en él.

  • Definición del concepto de belleza

  • Como sucedió en su definición de arte, Aristóteles se valió de la interpretación intuitiva de la Belleza utilizada por los griegos. Ya sabemos que, para los griegos, Kalón, "lo bello" hacía referencia no sólo a cualidades estéticas, sino también morales e intelectuales. Tenía un alcance muy amplio. En general, significaba todo aquello que gusta, que atrae o despierta admiración, pero también todo lo que es justo y que es bueno. Entre las definiciones aristotélicas de la belleza más citadas se encuentra la que aparece en la Retórica (Texto 8): "Lo bello es lo que, siendo preferible por sí mismo, sea laudable, o lo que, siendo bueno, sea agradable, porque es bueno".

    Es una definición complicada, pero simplificándola se puede concluir que lo bello es lo valioso por sí mismo y lo bueno y agradable a la vez.

    Esta definición aristotélica corresponde a la imagen de la belleza corriente entre los griegos. En opinión de Tatarkiewicz, Aristóteles, como había hecho con el concepto de arte, la convirtió en una definición (aunque no definió cada uno de sus componentes). No identificó, sin embargo, completamente la belleza con el bien, como hizo Platón. En la Metafísica afirma que lo bueno y lo bello se diferencian porque lo primero siempre implica alguna acción, mientras que lo bello se encuentra también en las cosas inmóviles.

  • Las condiciones de la belleza

  • Aristóteles entendía la belleza como una propiedad objetiva de las cosas. De este modo, estaba de acuerdo con la concepción generalmente aceptada en Grecia y en contra del subjetivismo estético de los sofistas. Sin embargo, añadió algunas condiciones que introdujeron ciertos factores subjetivos en el concepto de belleza. Estos factores están relacionados con las condiciones de la belleza, es decir, con las cualidades que han de poseer las cosas bellas. Para Aristóteles, son tres: el orden o proporción; la dimensión y la limitación o receptividad. Son tres condiciones directamente relacionadas.

  • El orden o la proporción consiste en la disposición espacial adecuada de las partes, que tiene una base matemática. En principio, la teoría aristotélica de la belleza, basada en los conceptos de orden y proporción, parece ser igual que la pitagórica y la aceptada por Platón en sus últimas obras. Sin embargo, la opinión de Aristóteles no es idéntica, pues añadió a la doctrina pitagórica dos aspectos:

    • En primer lugar, añadió a la doctrina de la proporción la conveniencia socrática. Aristóteles consideraba que la proporción hace las cosas bellas no porque ella misma sea perfecta en sí, sino porque se ajusta a la naturaleza y al objetivo de las cosas. Para los pitagóricos era sencillamente la proporción matemática la que determinaba la belleza. Aristóteles añade a esta idea el matiz que había señalado Sócrates: la proporción es bella cuando se ajusta a la naturaleza y al objetivo de las cosas (Recordar el diálogo de Sócrates con en la armero Pistias: existen dos clases de euritmia o buenas proporciones, pero sólo una de ellas coincide con su adaptación al fin). Por lo tanto, aunque los textos de Aristóteles tratan sobre el orden y la proporción recordándonos a los pitagóricos, sus afirmaciones están más cerca de la filosofía de Sócrates.

    • El segundo matiz introducido por Aristóteles fue la identificación del orden y la proporción con la moderación. Es uno de los aspectos más conocidos de la filosofía de Aristóteles, el "justo medio": no debemos ser temerarios ni cobardes, sino valientes. Lo valioso para Aristóteles es el equilibrio, el justo medio, la moderación. Sólo así se alcanza la armonía. Este concepto general de su pensamiento filosófico, que era conocido con anterioridad, lo refirió Aristóteles también a la belleza.

  • La dimensión es la segunda condición de la belleza. En este caso, se trata de un concepto original de Aristóteles. La concibió como la medida adecuada y para cada objeto. En su opinión, la belleza no sólo depende de la dimensión relativa de los objetos, sino también de su dimensión absoluta. Así, sostenía que los objetos bellos no pueden ser excesivamente grandes ni excesivamente pequeños (Creía, por ejemplo, que los hombres de poca estatura pueden resultar agraciados, pero no hermosos). Es importante considerar que la dimensión no está condicionada por las cualidades de los objetos mismos, sino por nuestra visión y percepción. Por tanto, esta condición de la belleza está directamente relacionada con la tercera condición de la belleza:

  • La limitación o percectibilidad. Esta es, sin duda, la idea más original de Aristóteles que afirma que sólo puede ser bello lo limitado, lo que es perceptible a los sentidos y la razón. Aristóteles se refiere a todo tipo de belleza, no sólo a las cosas visibles, sino también a la poesía. Cuando una obra de arte es fácilmente perceptible vemos mejor su unidad y los griegos estaban convencidos de que era precisamente la unidad lo que proporciona mayor satisfacción. En la Poética (Texto 9) afirma: "La belleza radica en la dimensión y el orden, por lo cual no podría ser hermoso un animal muy pequeño, pues su contemplación es confusa al darse en un tiempo casi imperceptible, ni muy grande, pues no hay una contemplación de conjunto, sino que se escapa a los que miran la unidad y la totalidad de la contemplación, como, por ejemplo, si se tratara de un animal de 10.000 estadios; de modo que, al igual que en los cuerpos y en los animales debe haber cierta dimensión, y ésta abarcable por la vista, así también en los argumentos debe haber una extensión que sea abarcable por la memoria".

  • Esta consideración de la belleza (que no se limita a la belleza estética) tenía tres características o consecuencias importantes:

    • En primer lugar, para Aristóteles, el alcance de la belleza es muy amplio: eran bellos tanto el hombre, la sociedad, las cosas y las acciones, la naturaleza terrestre y el movimiento de los cuerpos celestes, veía lo bello tanto en la naturaleza como en el arte. Pero no creía que desde el punto de vista de la belleza, el arte fuera un campo privilegiado. Es más, creía que lo bello se encuentra más fácilmente en la naturaleza, porque en ella todo tiene su proporción y tamaño adecuados, mientras que el hombre, como creador del arte, puede equivocarse con facilidad.

    • En segundo lugar, percibía la belleza más en los objetos particulares que en los conjuntos. Esta idea se relaciona con la concepción de la belleza basada en la proporción y en la armonía, que se encuentra más fácilmente en los objetos aislados y perceptibles, como un ser vivo, una estatua o una construcción.

    • En tercer lugar, Aristóteles consideró que, aunque la belleza era una propiedad objetiva, era diversa y mudable. Por ejemplo, la belleza de un hombre depende de su edad y es distinta en un joven, un adulto y en un anciano. Esta idea se debe a que la belleza reside en las proporciones y la dimensión adecuadas. Sin embargo, no debemos entender que esta actitud era relativista, y menos aún subjetivista. Aristóteles concebía la belleza como una propiedad objetiva de las cosas, conforme a los conceptos generalmente aceptados en Grecia y en contra del subjetivismo estético de los sofistas.

  • La experiencia estética

  • Aunque en la mayoría de sus escritos Aristóteles se refirió a la belleza en sentido amplio, también habló de la belleza estética en alguno de sus textos. Sin embargo, no disponía de un término específico para definirla. También describió las experiencias estéticas, entendidas como resultado de percibir la belleza estética, aunque tampoco en este caso empleó un término específico.

    Su descripción de las experiencias estéticas aparece en su Ética a Eudemo (Texto 10): "Pues si alguien, al ver una bella estatua, un caballo o un hombre, al escuchar a alguien cantando, no quisiera ni comer, ni beber, ni entregarse a los placeres del amor, sino que quisiera ver aquellas bellas cosas y escuchar a los cantores, no parecería ser un desenfrenado, como no lo parecen los encantados por las Sirenas. Pero eso no ocurre con las dos clases de sensaciones que son las únicas en relación con las cuales también los demás animales poseen sensaciones y sienten placer o dolor, las sensaciones del gusto y del tacto. En cambio, en relación a los placeres proporcionados por las demás sensaciones, casi todos se muestran insensibles por igual, por ejemplo, a la armonía o la belleza; pues parecen, algo que es también digno de mención, no experimentar nada con la sola vista de las cosas bellas o con la audición de sonidos armónicos, al no ser que suceda algo prodigioso. Pero tampoco experimenta nada con los colores agradables o desagradables, sin embargo, tienen los sentidos más agudos (que en los del hombre). Pero de los olores, también se complacen con aquellos que les alegran por circunstancias accesorias, pero no por sí mismos; y digo que no alegran por sí mismos aquellos olores con los que nos complacemos por esperar o recordar otras cosas, como ocurre con los de comidas y bebidas; en efecto, con esos nos complacemos por otro placer, el de comer o beber; en cambio, alegran por sí mismos los olores, por ejemplo, de las flores. Por eso decía Estratónico, convenientemente que unas cosas tienen un olor bello y otras placentero".

    De este fragmento, puede destacarse cinco ideas o afirmaciones:

  • Para Aristóteles, las experiencias estéticas consisten en disfrutar un placer, que deriva de observar o escuchar, de modo intenso. Es una experiencia de la que el hombre no puede desprenderse. Por eso dice que el hombre "no quiere ni comer, ni beber, ni entregarse a los placeres del amor".

  • Al experimentar esta sensación, el hombre parece como fascinado o encantado. A esta fascinación se refiere cuando utiliza la metáfora de estar "como encantado por las Sirenas".

  • Se trata de una experiencia exclusiva del hombre. El placer experimentado por otros seres vivos proviene del sabor y del tacto y no de la vista o del oído y su armonía.

  • La experiencia estética se debe a las impresiones sensoriales, se origina en los sentidos, pero no depende de la agudeza de los sentidos, ya que precisamente los sentidos de otros seres vivos son más agudos que los del hombre.

  • Lo más significativo es que el placer se debe a la experiencia misma y no a lo que se asocia con ella. Podemos gozar de los perfumes de las flores "por sí mismos" o también por lo que anuncian lo recuerdan, como el olor a los manjares o a la bebida que disfrutamos, porque prometen otro placer, el de comer o beber. Los demás seres vivos también experimentan este placer, pero únicamente el hombre es capaz de vivir el primero.

  • Estas observaciones nos demuestran que Aristóteles aunque no emplease los términos específicos, conocía los conceptos de belleza y experiencia estética.

    Resumen de las aportaciones estéticas de Aristóteles

    Aristóteles se sirvió de las experiencias e ideas reunidas por varias generaciones griegas para desarrollar considerablemente las ideas estéticas. Una vez expuestas, podemos comprobar que sus ideas acerca del arte y de la belleza son de dos clases. Unas son formulaciones nuevas de conceptos y opiniones antiguos y otras, son conceptos nuevos. Al primer grupo pertenecen la definición del arte, la división de las artes, el concepto de imitación, el concepto de "catarsis", la definición de belleza y el de las proporciones adecuadas. Eran ideas conocidas, pero Aristóteles las trató, en general, de modo sistemático e imprimió en ellas la huella de su pensamiento. Por ejemplo, entendió la mímesis o limitación en sentido activo, como creación y la catarsis, la entendió de modo biológico. Estas son las ideas que aparecen en el primer plano de su estética y las que mayor influencia ejercieron en los siglos posteriores.

    Entre los nuevos conceptos formulados por Aristóteles pueden destacarse seis:

  • Del extenso campo de las artes griegas, aisló las artesanales de las imitativas, marcando el camino de lo que en tiempos modernos se llamarían Bellas Artes (recordar que faltaba la arquitectura).

  • En contra de la tradición griega, concibió la poesía como un arte.

  • Defendió la autonomía del arte respecto de la verdad. En este aspecto, rompió con las opiniones vigentes durante la Antigüedad.

  • Señaló que los objetivos del arte son múltiples y estableció que su máxima finalidad era satisfacer el ocio de una manera digna.

  • Compartió la opinión de sus compatriotas sobre la belleza, pensando que está condicionada por la buena proporción y la disposición adecuadas. Sin embargo, también añadió que la belleza está condicionada por la perceptibilidad, la posibilidad de abarcar un objeto bello con la vista o la memoria, introduciendo de este modo un factor subjetivo en la definición de la belleza.

  • Se acercó al concepto de belleza estética en su sentido más restringido, como objeto de experiencias estéticas y no de asociaciones.

  • Estas ideas de Aristóteles eran nuevas, y no sólo para su época, ya que aún hoy las percibimos como modernas. Sin embargo, aparecen en su obra en un segundo plano, están apenas esbozadas y nunca fueron desarrolladas por él. Su influencia se basó, por tanto, en las formulaciones nuevas que realizó sobre conceptos estéticos conocidos, a lo que imprimió la huella de su pensamiento.

    TEMA 8 LA ESTÉTICA DEL PERIODO HELENÍSTICO

    Como ya vimos, el marco cronológico de la estética antigua abarca ocho siglos. Comenzó en el siglo V a.C. y se desarrolló hace siglo III de nuestra era. También señalamos que la estética antigua fue, en su origen, obra exclusiva de los griegos, aunque más tarde colaboraron otros pueblos. Este hecho permite dividir la estética antigua en dos periodos: el Helénico (siglos V y IV a.C.) y el Helenístico (siglo III a.C.- III d.C.).

    En la historia de la filosofía, este largo periodo se conoce en su conjunto como "Helenismo", a pesar de los grandes cambios que se producen en la estructura política, económica y social y de los numerosos movimientos étnicos, militares y religiosos. La razón es que las grandes tendencias del pensamiento griego y las más características que aparecieron en el siglo III a.C. se extendieron hasta el final de la Antigüedad.

    Por lo que respecta a la historia de las ideas estéticas, estos seis siglos también pueden ser considerados como un solo período, pues los conceptos relativos al arte y a la belleza que habían formulado los griegos durante la época clásica apenas cambiaron. Los rasgos fundamentales de estas ideas se mantuvieron, realizándose únicamente aportaciones parciales. La creación de una nueva concepción estética tuvo lugar en el siglo III y fue obra de Plotino. Su estética neoplatónica no sólo es representativa de esta época, sino que también es fundamental para entender los conceptos que se desarrollaron en épocas posteriores, principalmente durante la Edad Media y el Renacimiento. Pero antes de abordar la concepción estética que propone Plotino parece necesario recordar brevemente qué sucede en este largo periodo de seis siglos.

  • Caracteres Generales

  • En este apartado vamos a hacer referencia brevemente a dos cuestiones: el marco histórico y las principales tendencias filosóficas de la época.

  • El marco histórico

  • El término Helenismo, acuñado por los historiadores alemanes del siglo XIX, se utiliza en dos sentidos fundamentales:

    Por un lado, hace referencia a una época histórica concreta;

    Por otro, se refiere a la extensión de la cultura predominantemente griega que se impuso en los nuevos reinos helenísticos y en el imperio romano.

    Desde el punto de vista histórico, resume el periodo que se desarrolló en los siglos anteriores a nuestra era. Concretamente, según los límites convencionales establecidos, se extiende desde la muerte de Alejandro Magno, en el año 323 a.C. hasta el 31 a.C., cuando Octavio derrotó a Marco Antonio en la batalla de Accio, y Egipto y Oriente fueron definitivamente sometidos al Imperio Romano. Como es sabido, las conquistas de Alejandro Magno unieron la antigua civilización griega con Egipto, Persia y todo el Oriente hasta la India. Tras su muerte, después de un periodo de luchas entre sus sucesores, los diádocos o epígonos, el imperio se desmembró en grandes dinastías reales. Los tres reinos más importantes de este periodo fueron Macedonia, gobernada por los descendientes de Antígono; Siria, en manos de los Seléucidas, que tenía su capital en Antioquía; y Egipto, gobernado por los Tolomeos, que tenía su capital en Alejandría. Esta última ciudad, la más representativa de la época, fue el centro más importante del Helenismo desde el punto de vista económico y cultural.

    Por un lado, Alejandría fue un lugar clave de encuentro entre Oriente y Occidente. Los Tolomeos fundieron la herencia faraónica con el sistema helénico, produciéndose la mezcla de ingredientes de diferentes culturas típica del Helenismo. Por otra parte, se trataba de un centro científico, capital de las matemáticas, la astronomía, la biología y la medicina, que contaba con una imponente biblioteca. Esta biblioteca, que reunía más de 700.000 volúmenes, era un buen exponente del deseo de la época por abarcar la totalidad de la cultura presente y pasada. No es casual que en esta época se organizaran las grandes compilaciones de índices y resúmenes de toda la literatura conservada y de los documentos y referencias históricas que se reunían en la gran biblioteca de Alejandría.

    Como vemos, el reinado de Alejandro Magno es el punto de inflexión que marca el paso de la cultura helénica a la helenística.

    Hasta este momento, hemos considerado las principales ideas estéticas que surgieron en la cultura helénica, es decir, la producida por los griegos cuando vivían todavía en un relativo aislamiento, recibiendo pocas influencias de otros pueblos y, al mismo tiempo, ejerciendo poca influencia sobre ellos. En este sentido, su cultura era homogénea y tenía un campo de actividad limitado. Por el contrario, la cultura helenística, la producida por los griegos a partir del siglo III a.C., se caracteriza por la desaparición de las fronteras entre los distintos países y el constante intercambio de influencias. La cultura griega predomina en los pueblos orientales, pero éstos también influyeron en ella. Con respecto a la época anterior, puede decirse que perdió su homogeneidad pero consiguió una mayor extensión, puesto que se impuso no sólo en los nuevos reinos helenísticos, sino también en el imperio romano.

    En consecuencia, para entender las características que definen la cultura helenística, deben considerarse las profundas transformaciones que se produjeron en el mundo griego. Estos cambios afectaron principalmente a la nueva posición de Grecia y al modo de vida. Desde el punto de vista político, la vieja Grecia perdió totalmente su importancia y se convirtió en un país pequeño y débil. La inestabilidad política ocasionada por los constantes enfrentamientos entre las ciudades-estado y la difícil situación económica derivada determinó que la población griega tuviera que emigrar a los reinos de los diádocos. En ellos, los emigrantes griegos, desde mercaderes a científicos, artistas e intelectuales, formaron un grupo minoritario, pero también el más activo y el más culto. Esta cuestión es clave para entender el fenómeno de la emigración, pues fueron los emigrantes griegos quienes popularizaron en todos estos territorios su lengua y su cultura. En este contexto es importante considerar que surgió una nueva identidad cultural en la que se abandonaron las características regionales para transformarse simplemente en griegos.

    Entre otras cosas, abandonaron los dialectos locales para utilizar una sola lengua común: el koiné. Este hecho es muy significativo pues el término Helenismo viene del griego Hellenistés que quiere decir que "habla griego", en referencia a esta identidad cultural. Los cambios producidos en el modo de vida también explican los nuevos rasgos de la cultura y el arte helenísticos. Las antiguas democracias de las pequeñas ciudades-estado dieron paso a monarquías absolutas cuyas capitales estaban situadas en nuevas ciudades independientes, densamente pobladas, como Antioquía o Alejandría. Esta situación tuvo su repercusión en el arte que dejó de ser patrimonio de todos los ciudadanos para convertirse en privilegio de los monarcas y sus cortes. La riqueza económica de estos reinos, que contaban con extensos territorios de tierras fértiles y un desarrollo del comercio sin precedentes, también marcó una importante diferencia con la situación anterior a las conquistas de Alejandro. Esta nueva forma de vida ha servido para explicar el contraste que existe entre la modestia y sobriedad helena y la ostentación helenística que se manifiesta no sólo en el arte sino también en toda su cultura. En este sentido se considera que el arte y la estética helenos fueron clásicos en el sentido estricto de la palabra, es decir, en el sentido de comedido, equilibrado y armonioso, mientras que el arte y la estética helenísticos se alejan de él, bien porque potencian la riqueza y el dinamismo o bien porque intensifican el sentimiento, la religiosidad y la trascendencia.

    La constitución del imperio romano de occidente durante los tres primeros siglos de nuestra era da paso a un nuevo periodo histórico: la antigüedad tardía. A diferencia del imperio creado por Alejandro Magno, Roma disponía de una organización administrativa y militar que le permitió dominar todo el mundo helenístico en muy poco tiempo. Se produjo entonces una nueva unificación del viejo mundo griego y la mayor parte del asiático helenizado o semi-helenizado junto con lo que más tarde constituiría la Europa occidental. En este nuevo imperio, el latín sustituyó al griego como idioma del poder de la cultura. Sin embargo, buena parte de lo que Roma poseía en el campo de la ciencia y el arte lo había asumido del mundo helenístico. De esta forma, la cultura, y con ella la filosofía griegas siguieron desempeñando un papel de primera importancia.

    En relación con nuestro tema es importante considerar que la postura de Roma frente al arte y la belleza fue distinta a la de los griegos. La mayoría de la población, que vivía como esclavos o como siervos, no tenía ninguna posibilidad de disfrutar de los beneficios del arte. En la misma situación se encontraban los que se dedicaban a la carrera militar, que constituía otro sector considerable de la población. Los estratos más acomodados de la sociedad, a diferencia de lo que ocurría en el mundo heleno, tampoco estaban en condiciones de cultivar el arte y disfrutar de él, pues se encontraba plenamente implicados en las luchas por el poder. Aunque es cierto que, a partir de la época imperial, los romanos libres y adinerados valoraron el arte, no fueron creadores. Grecia seguía siendo el foco principal y la mayor autoridad en cuestiones artísticas.

    Como explica Tatarkiewicz, el carácter de los romanos y las condiciones de su vida explican ciertos rasgos de su arte, como lo colosal de su arquitectura, la suntuosidad de sus decoraciones, el realismo de las artes plásticas y el carácter importado de la mayoría de las obras que adornaban sus ciudades. En cuanto a la estética, los romanos tampoco fueron creadores. Como veremos, fueron los eruditos, como Plinio o Vitrubio y los especialistas en una disciplina concreta, como Cicerón, los que se interesaron por las cuestiones estéticas, encargándose de transmitir las opiniones de los teóricos griegos en lugar de desarrollarlas.

  • El marco filosófico

  • Las numerosas transformaciones que acabamos de recordar explican que, durante el periodo helenístico, cambiara el carácter de la filosofía. Con anterioridad, el hombre se había sentido muy unido a su pueblo y a su ciudad-estado. Pero, a medida que estas líneas se fueron borrando, surgieron las dudas y la inseguridad ante los propios conceptos de la vida. En términos generales, esta parte de la Antigüedad se caracterizó por la duda religiosa, la inseguridad y el pesimismo. Durante el Helenismo, el conocimiento del mundo y la vida pasó a un segundo plano. El lugar central de la filosofía pasó a ocuparlo la conducta humana y más concretamente la cuestión del destino individual. El máximo interés residió en encontrar los medios para lograr la felicidad y la salvación. De esta forma, los conocimientos filosóficos tomaron una orientación práctica, más cercana a la religión, pues su finalidad era liberar al hombre de su pesimismo y proporcionarle consuelo.

    Durante la primera generación de la era helenística se dieron tres soluciones o respuestas principales a este nuevo interés de la filosofía: la hedonista, la moralista y la estética.

    La primera sostenía que para lograr la felicidad en la vida sólo hace falta entregarse a los placeres.

    La moralista mantenía que sólo la virtud puede proporcionar a la felicidad.

    La respuesta estética afirmaba que se consigue la felicidad al evitar las dudas y dificultades de la vida.

    Estas soluciones se convirtieron en lemas fundamentales que dieron lugar a tres escuelas filosóficas que nacieron en Atenas y que continuaron su desarrollo durante la época romana. A diferencia del periodo anterior, los filósofos dejaron de actuar individualmente y trabajaron en escuelas. De esta forma, junto a las escuelas tradicionales - la Academia platónica y la peripatética de Aristóteles, que seguían funcionando - aparecieron tres nuevas: la epicúrea, la estoica y la escéptica.

    La escuela epicúrea, que recogió el lema hedonista, fue fundada por el filósofo griego Epicuro (341-270 a.C.) que desarrolló una filosofía materialista, mecanicista y sensualista. Como físico recogió el atomismo de Demócrito. Su carácter hedonista debe entenderse bien: no hace referencia a los placeres primitivos e inconscientes, sino que estaba relacionado con la sabiduría. Para Epicuro, el hombre consigue el verdadero placer si alcanza la tranquilidad (ataraxia), entendida como la ausencia de turbación. Para llegar a ella es necesario liberarse del deseo y de los temores, principalmente del miedo a los dioses y a la muerte. Buscaba, por tanto, la felicidad individual en la vida del sabio. El mejor representante de la escuela epicúrea fue el poeta y filósofo romano Lucrecio (hacia 98-55 a.C.), que expuso y defendió la doctrina científica y filosófica de Epicuro en su obra Sobre la naturaleza.

    La escuela estoica fue fundada por el filósofo griego Zenón de Citio (hacia 335-264 a.C.) en Atenas hacia el año 300 a.C. El nombre de estoicos viene de su lugar de reunión: la stoa o pórtico. A diferencia de los epicúreos, estos defensores del lema moralista se sintieron interesados por la política, la vida social y política, y tuvieron una considerable importancia en la cultura romana. De hecho, su mayor representante fue Séneca (Córdoba IV a.C.-Roma 65 d.C.), filósofo, estadista y autor trágico. También fue estoico el emperador romano Marco Aurelio (121-180 d.C.). Los temas fundamentales de los estoicos se referían a la impasibilidad del sabio y a la fragilidad de las cosas humanas. Para ellos, el ser humano ha de conciliarse con su destino, porque nada ocurre fortuitamente. Debían, por tanto, reaccionar con tranquilidad ante las desgracias y los acontecimientos felices y liberarse de todo lujo material, cultivando la virtud.

    La escuela de los escépticos, fundada por el filósofo griego Pirrón (hacia 365-275 a.C.), creó una filosofía negativa que consideraba inseguro todo juicio e insolubles todos los problemas que preocupan a la humanidad. Originariamente, escéptico significa "el que mida cuidadosamente", "el que examina atentamente", antes de pronunciarse sobre nada o antes de tomar ninguna decisión. Marcaron una diferencia fundamental respecto a los filósofos dogmáticos anteriores que creían haber descubierto la verdad. Para los escépticos, la verdad no existe y si existiera el hombre sería incapaz de conocerla. Su principal representante fue el filósofo y astrónomo griego Sexto Empírico.

    Con el tiempo, surgió una cuarta escuela: la ecléctica, que trató de aunar las aportaciones de Platón, de Aristóteles y de los estoicos, es decir, todo lo que había creado la filosofía antigua que no fuese escepticismo ni materialismo. Esta escuela estuvo más arraigada en Roma pues, mientras en Grecia las escuelas competían entre sí, los romanos intentaron coordinarlas y conservar lo que tenían en común. Su máximo exponente fue el político y orador romano Cicerón (106-43 a.C.). Bajo el peso de su autoridad, la estética ecléctica ejerció una gran influencia y se convirtió en la corriente más típica del Helenismo tardío y de la Roma clásica.

    Estas escuelas, que perduraron durante varios siglos, coincidieron en su escasa valoración de las cuestiones estéticas. En general, mantuvieron los conceptos estéticos anteriores y sólo realizaron aportaciones parciales. La mayor contribución que se realizó en esta época no vino, por tanto, de los filósofos, sino de los eruditos y especialistas. Entre el siglo I a.C. y el I d.C. se realizaron los compendios latinos y tratados especializados que constituyen la fuente más abundante de nuestra información sobre la estética helenística y romana. Es el caso de Vitrubio, gracias al cual conocemos las ideas de los antiguos sobre arquitectura; de Plinio, que transmitió numerosa información sobre pintura y escultura; o Cicerón, a quien debemos el conocimiento de la teoría de la oratoria.

  • La Estética de Plotino

  • Situación y características del pensamiento de Plotino

  • Como se ha señalado, la creación de una nueva concepción estética no se produjo hasta el siglo III d.C. y fue obra de Plotino. Este filósofo, erudito e historiador está considerado como el fundador del Neoplatonismo, un poderoso movimiento intelectual que ha tenido una influencia decisiva en la historia del pensamiento y el arte europeos. Esta corriente deriva, evidentemente, el pensamiento de Platón. Sin embargo, no puede olvidarse que a Platón y a Plotino los separan seis siglos: Platón vivió a principios de la época clásica (428-347 a.C.) mientras que Plotino lo hizo a finales de la Antigüedad (205-270). Existen, por tanto, diferencias considerables entre ambos filósofos. El neoplatonismo de Plotino parte de la filosofía de Platón, pero sólo puede entenderse si se tiene en cuenta que también considera ciertos aspectos de la filosofía aristotélica y del misticismo oriental.

    Plotino nació en Egipto, probablemente en Licópolis, en el año 205 aproximadamente. Estudió filosofía en Alejandría, ciudad clave del Helenismo, donde la filosofía griega convivía con las doctrinas místicas de Oriente. Después de recorrer varios países, ya en su madurez, a los 40 años, marchó a Roma y en esta ciudad fundó su propia escuela filosófica que contó con numerosos partidarios. Aquí murió en el año 270.

    De forma resumida, la filosofía de Plotino puede definirse, por una parte, como una doctrina del ser que explica la existencia a partir de las emanaciones del "Uno"; por otra, es también una doctrina de salvación porque explica el camino que debe seguir el alma del hombre para encontrar la unidad original y fundirse con ella. Esta teoría de la salvación encontró en Roma numerosos partidarios y llegó a convertirse en una seria competidora del cristianismo. De hecho, la filosofía de Plotino ejerció una considerable influencia en la teología cristiana.

  • Doctrina del ser

  • Para entender la estética de Plotino es necesario comprender su doctrina del ser. Como hemos dicho, el pensamiento de Plotino deriva en gran parte de la filosofía platónica. Al igual que Platón, Plotino también diferenció dos mundos: el mundo material en el que vivimos, que es imperfecto; y el mundo de las Ideas, suprasensible y perfecto. Asumió también que el hombre era un ser dual. En él distingue, por un lado, el alma inmortal y, por otro, el cuerpo, que pertenece al mundo de los sentidos. Esta idea básica se había formulado en el mundo griego con anterioridad a Platón y también existía en el pensamiento oriental.

    Sin embargo, Plotino explicó la existencia de estos dos mundos de un modo distinto a Platón, salvando su radical separación que ya había criticado Aristóteles. Para Plotino, la existencia, aunque posea varias formas es única, porque surgió del "Uno", "Dios" o "Inteligencia Universal" es indivisible, inmutable, eterna y absolutamente trascendente a todo ser del que tenemos experiencia. Es superior a todo el pensamiento y, por tanto, no puede definirse, es incomprensible. De su naturaleza únicamente podemos saber que es completamente distinto a cuanto conocemos.

    Es muy importante tener en cuenta que Plotino no habla de un dios creador, como el de los cristianos, sino más bien del principio último o la primera fuente de todo. El mundo procede de este "Uno" o "dios" por necesidad, no por voluntad, pues su característica esencial es la expansión. Por esta razón Plotino no habla de creación sino de emanación y recurre en su explicación a una metáfora.

    Este primer principio lo compara con un foco de luz del que emana la totalidad de los seres en una escala de perfección descendente. El Nous, al que también llama Pensamiento o Espíritu es la primera emanación de este foco de luz. En él se contienen las Ideas Eternas, las esencias o modelos originarios de todos los seres. Constituye, por tanto, el mundo inteligible o mundo de las ideas, eterno y perfecto, y se encuentra plenamente iluminado por la luz del Uno.

    En el siguiente nivel se encuentra la esfera o el mundo de las almas, que constituye el vínculo entre el mundo suprasensible y el mundo de los sentidos. En esta esfera se encuentra el alma humana. Para Plotino, el alma existe antes de unirse con el cuerpo (unión que representa una caída) y sobrevive tras su muerte.

    Por último, por debajo de la esfera del alma, se encuentra el mundo material. Es el mundo de lo mudable y perecedero. Es la manifestación última y más imperfecta del Uno, del foco de luz. Plotino considera la materia de la que están hechos los elementos y seres de la naturaleza como la oscuridad, la privación de luz, la antítesis del Uno.

    El punto clave para entender a Plotino es que la materia así entendida no tiene, en realidad, existencia alguna. Se trata simplemente de una ausencia de luz, de algo que no es, puesto que lo único que existe es el Uno. Por lo tanto, a diferencia de Platón, Plotino piensa que en los elementos del mundo material también existe un débil resplandor del Uno, cree que en la naturaleza también brilla algo de la luz divina.

    Adopta, de este modo, la concepción aristotélica al pensar que los objetos del mundo sensible no sólo están compuestos de materia, sino que tienen un débil reflejo del Uno, entendido como el elemento universal, como su esencia, es decir, como la Idea platónica o la forma aristotélica. Sin embargo, Plotino entiende este reflejo no como un concepto abstracto que el hombre elabora en la mente después de conocer la realidad sensible, sino como un reflejo directo de la Idea. A diferencia de la separación radical establecida por Platón, el cosmos de Plotino se caracteriza por la unidad y la armonía, pues todo lo que existe procede del Uno. Esta característica implica que no desprecie el mundo sensible, como hizo Platón, pues incluso en él podemos encontrar un débil resplandor del Uno.

  • Doctrina de salvación

  • La filosofía de Plotino es también una doctrina de salvación porque explica el camino que el alma del hombre debe seguir para encontrar la unidad original y fundirse con ella. Plotino pensaba que donde más cerca podemos estar de dios es en nuestra propia alma. Para ello, el hombre debe purificarse, liberándose de la tiranía del cuerpo y de los sentidos y practicando una vida de virtud y disciplina mental. En respuesta a las nuevas inquietudes de la época, afirma que la vida feliz es la vida del pensamiento, la actividad que supone el menor contacto con el mundo sensible. Sin embargo, solamente hay un estado de absoluta perfección, aquél al que se llega cuando el alma se eleva por encima del pensamiento, en un estado de inconsciencia o de "éxtasis" en el que la luz divina nos invade.

    Esta forma de entender la experiencia mística como una fusión total con la divinidad es un elemento que procede de la mística oriental. En la vida terrenal esta unión es muy breve (según cuenta Porfirio, Plotino experimentó cuatro veces esta unión mística). El hombre aspira a su posesión completa y permanente que podrá alcanzar en un estado futuro cuando se libere del estorbo del cuerpo.

    Podemos entender así la razón por la que en el neoplatonismo plotiniano, la especulación teórica ya no se presenta como la última meta. La experiencia mística es el logro más sublime del filósofo. Este rasgo, que lo convierte en una réplica intelectualista al ansia del hombre de esta época por la salvación personal, es lo que permitió al neoplatonismo rivalizar con el cristianismo.

  • Las ideas estéticas de Plotino

  • Conocemos el pensamiento de Plotino gracias a los 54 tratados que comenzó a escribir a los 50 años. Estos escritos filosóficos fueron ordenados posteriormente por su discípulo y biógrafo Porfirio en seis grupos de nueve libros o tratados, por lo cual han recibido el nombre de Enéadas (en griego, 9 es ennéa). No son obras sistematizadas y se refieren a distintos temas, pero básicamente sostienen un sistema filosófico idealista, espiritualista y trascendente en el que las cuestiones estéticas ocupan un lugar mucho más destacado que en la obra de los filósofos griegos anteriores.

    Para la historia de la estética, la importancia de Plotino reside en que fue el primer filósofo en tratar la belleza como tema independiente, además de ofrecer un marco para la teoría del arte por la riqueza de observaciones sobre las artes visuales que incluye.

    Las principales aportaciones estéticas de Plotino pueden resumirse en cuatro puntos:

    • El nuevo concepto de belleza;

    • La división de las artes y el concepto de mímesis;

    • La relación entre la belleza y el arte y

    • La elaboración de un programa para la pintura.

    Los tres primeros puntos derivan directamente de su teoría del ser. Su idea de la belleza y del arte forman parte de la concepción metafísica, trascendente y permanente de su filosofía. El último, la elaboración de un programa para la pintura es una consecuencia práctica que, aunque también fue formulada desde la metafísica, perduró independientemente de ella.

  • El nuevo concepto de la belleza de Plotino

  • Uno de los aspectos más importantes de la estética de Plotino es su nuevo concepto de belleza. Las cuestiones fundamentales de esta nueva concepción se resumen en el fragmento de la Enéada VI, 7 (Texto 1): "La belleza es más el resplandor que se trasluce de la proporción que la proporción misma".

    El cambio fundamental llevado a cabo por Plotino respecto al concepto de belleza fue la crítica que realizó a la tesis fundamental de la estética antigua. Como sabemos, durante toda la Antigüedad se pensó que la belleza consistía en el orden, la medida, la regularidad matemática, las proporciones adecuadas, la relación y disposición de las partes con el todo. Este concepto implica que no son bellos los elementos individuales que componen un objeto, sino la relación entre estos elementos el conjunto. Esta interpretación, que había sido formulada por los pitagóricos, fue asumida por Platón y por Aristóteles, siendo más tarde aceptada por los filósofos del Helenismo y por los romanos. Prácticamente todos ellos aceptaron el concepto básico de la belleza entendida como symmetria. Plotino realizó una crítica a esta definición clásica utilizando varios argumentos, entre los que pueden destacarse tres.

    • En primer lugar, creía que si la belleza consistía en la symmetria sólo podría existir en los objetos complejos. Sin embargo, para Plotino es evidente que la belleza también existe en los objetos simples, como un sonido o un color. Es más, para él entre los ejemplos más bellos que pueden citarse figuran la luz del sol o el reflejo de las estrellas que no tienen multiplicidad.

    • En segundo lugar, para argumentar que la belleza no consiste en la symmetria, utilizó el ejemplo de la belleza de un rostro humano. Para Plotino un mismo rostro, según la expresión que adopta, aparecerá más o menos bello. Por lo tanto, la belleza no puede depender de la proporción porque, aunque varíe la expresión, la proporción de cada rostro permanece constante.

    • En tercer lugar, Plotino pensaba que la simetría o la proporción es fácilmente reconocible y puede aplicarse a los objetos materiales. Sin embargo, no sucede lo mismo con los conceptos relativos al conocimiento, los espirituales o morales, como la virtud, que también estaban dentro del concepto de belleza. En este caso, vemos claramente que Plotino seguía concibiendo la belleza de modo muy amplio, incluyendo también los valores morales.

    En consecuencia, Plotino pensaba que la definición tradicional era aplicable a algunos objetos que llamamos bellos, pero no todos. Era incompleta, porque no abarcaba todo lo que se considera bello. Esta crítica debe entenderse bien. Plotino no niega la importancia que tiene la proporción o la simetría para la belleza. Sin embargo, la considera sólo una manifestación externa de la belleza, no su esencia.

    Por todo ello, Plotino consideró la belleza más bien como una cualidad que no puede ser definida de forma precisa. Por eso afirma que la belleza es más el "resplandor" que se trasluce de la proporción. La estética neoplatónica sostiene que la forma exterior, la simetría posee su belleza, pero que ésta tiene sus raíces en la forma interna. Para entender este aspecto debe ponerse en relación con su doctrina del ser.

    Para Plotino, la fuente de la belleza sólo puede ser el espíritu, la idea o el modelo. Es decir, el mundo sensorial es bello gracias a la forma interna. Lo que hace Plotino es identificar la forma, el elemento universal o esencia de las cosas de la que habla Aristóteles con la idea de un modelo. Así se comprende que para Plotino la belleza sea un reflejo del mundo suprasensible en el mundo material, la revelación del espíritu en lo material. Veía la belleza como una propiedad del mundo de los sentidos que proviene del mundo intelectual que se revela en la materia. El reflejo del espíritu en el mundo material constituye aquello que llamamos belleza. Así se explica que, aunque la filosofía de Plotino es idealista, espiritualista y trascendente, la belleza sensible ocupe un lugar tan importante.

  • La división de las artes y el concepto de mímesis

  • Plotino realizó varias clasificaciones de las artes. De todas ellas, la de mayor trascendencia para la estética fue la división que establece utilizando como criterio su relación con el espíritu o mundo de las ideas. Fue la división más detallada que se conoció en la Antigüedad.

    Diferenció cinco grupos:

    • Las artes que producen objetos físicos, por ejemplo la arquitectura;

    • Las artes que ayudan o perfeccionan la naturaleza, como la medicina o la agricultura;

    • Las artes que imitan la naturaleza, como la pintura y la escultura. Son las artes imitativas o miméticas, entre las que también se encuentran la danza y la música;

    • Las artes que mejoran o perfeccionan las actividades del hombre, como la retórica, la estrategia, la economía, la política o, en general, el arte de gobernar

    • Las artes exclusivamente intelectuales, como la geometría.

    Esta clasificación se basa en el grado de espiritualidad de las artes, en su relación con el mundo de las ideas. Constituye una jerarquía comenzando por la arquitectura, puramente material, y acabando por la geometría, puramente espiritual. A pesar de la importancia que Plotino concede a la belleza, no separó el grupo de las "Bellas Artes", pues su concepto era muy diferente al actual.

    De todos estos tipos de arte, Plotino prestó especial atención a las artes imitativas. A diferencia de Platón, que despreciaba estas artes, Plotino creía que estas artes no debían menospreciarse por el hecho de crear mediante la imitación de objetos naturales. En su Enéada V 8, (Texto 2) afirma: "Si alguien desprecia las artes porque obran imitando la naturaleza, hay que decirle que... las artes no imitan simplemente lo visible, sino que se remontan a las razones de las que deriva la naturaleza". Este fragmento marca una importante diferencia con respecto a Platón que implica un concepto de mímesis diferente. A diferencia de Platón, Plotino no considera que el artista, al imitar, está realizando una copia de otra copia. Su concepto de imitación está más cerca del concepto de producción de Aristóteles. Para Plotino, el arte nace gracias a la "idea" que existe en la mente del artista.

    Para explicar este concepto referido a las artes imitativas, Plotino hizo referencia a una de las manifestaciones artísticas más célebres de la Grecia clásica: la estatua de Zeus esculpida por Fidias. En otro fragmento de las Enéadas (Texto 3) afirmaba: "Fidias hizo su Zeus sin mirar a nada sensible, sino imaginando cómo sería, si Zeus quisiera mostrársenos a través de los ojos". Con ello sostenía que cuando Fidias escupió la estatua de Zeus no copió un modelo sensible, no tomó como modelo un objeto del mundo de los sentidos, sino que "ideó" la forma en la que el dios se le habría aparecido si hubiese deseado revelarse a los hombres. Si el arte nace gracias a la idea del artista, es natural pensar que el concepto de mímesis de Plotino se aproxima al de creación. Sin embargo, el artista es sólo parcialmente creador: es creador en el sentido de que no reproduce la realidad, sino la "forma interna" que atesora en la mente. Sin embargo, no es creador en sentido moderno porque la forma interna no es producto suyo, no es una imagen personal del artista, sino un reflejo de un modelo que es eterno. Hay que recordar que la diferencia principal con Aristóteles es la manera de entender la idea o forma interna que existe en la mente del artista, que para Plotino es un reflejo del modelo ideal.

    Esta es la razón por la que Plotino considera las artes imitativas en su clasificación en un puesto intermedio con respecto a la relación con el espíritu: las artes visuales están relacionadas con el mundo de los sentidos, porque representan las formas visibles y sus correspondientes proporciones; pero también lo están con el mundo de las ideas, pues provienen de la idea que existe en la mente de la artista. Es más, las artes visuales pueden relacionarse directamente con el mundo de las ideas cuando su objetivo sea reflejar el espíritu, mientras que no lo estarán cuando se limiten a toar como modelo de los objetos corpóreos. Por esta razón, Plotino sostuvo que los cuadros de los pintores atraen a la vista a causa de la simetría, la proporción, y el orden de las cosas que representan. Sin embargo, a veces, conmueven al espectador, porque recuerdan el lejano y eterno modelo de las cosas. En este caso, la obra de arte será bella porque refleja el espíritu.

  • La relación entre el arte y la belleza

  • La relación directa que estableció entre la belleza y el arte es otro aspecto fundamental de la estética de Plotino. Hasta ese momento, prácticamente todos los autores habían tratado la teoría de la belleza y la del arte por separado. Plotino las une al considerar que la belleza es el primer objetivo del arte, su valor y su medida. Esta idea, que hoy resulta evidente, no se había formulado hasta entonces.

    Esta relación, como su concepción de la belleza, deriva de su metafísica. Como hemos visto, para Plotino la existencia, aunque posee varias formas, es única porque surgió del absoluto. El absoluto, el Uno, Dios o la Inteligencia Universal irradia como una luz, y de él emanan todas las formas de existencia: el nous, pensamiento o espíritu; el mundo de las almas y el mundo material. Los mundos son más imperfectos cuanto más se alejan del Uno o del absoluto. Lo que en el mundo material es un reflejo de lo absoluto, de la idea y del espíritu, constituye la belleza. También hemos visto que Plotino considera la belleza una cualidad y rechaza el concepto tradicional que entendía la belleza como simetría, como simple relación de partes, considerándola más bien como una cualidad y destacando la importancia del elemento intelectual. Pues bien, el hombre, que se encuentra en el más imperfecto de los mundos, desea volver a los mundos superiores. Uno de los caminos para ese regreso es la vía del arte. Mediante el arte, el hombre puede reflejar el espíritu en el mundo material. Esta cuestión se pone especialmente de manifiesto en las artes visuales. La belleza nace cuando la informa interior penetra en la materia y ésto es lo que hace el artista. Sin embargo, la manera en que Plotino considera a la materia hace que ninguna obra de arte puede reflejar de modo absoluto la Idea, la luz. Toda obra de arte, por haber tenido que ser necesariamente modelada en algún tipo de material contiene siempre un residuo de sombra.

    Esta actitud negativa hacia la materia es un preludio de las principales tendencias del mundo intelectual de la Edad Media que consideraron la materia como "el mal". La actitud ante la obra de arte consumada de Plotino es, por tanto, ambivalente. Su poder debía residir en la fuerza que impulsa al espectador a ir más allá de lo que está materialmente presente y es inmediatamente visible.

  • La elaboración de un programa para la pintura

  • Las aportaciones estéticas de Plotino también tuvieron importantes consecuencias prácticas. La más significativa fue la elaboración de un programa para la pintura.

    Entre las normas o puntos esenciales de este programa se encontraba la necesidad de evitar todo lo que derive de las imperfecciones de la vista, es decir, lo que sucede cuando vemos un objeto de lejos. De esta forma, Plotino establecía que el pintor debe evitar representar la disminución del tamaño de los objetos y la intensidad del color, así como las deformaciones perspectivas. Por lo tanto, hay que representar las cosas tal y como son al ser vistas de cerca, representándolas todas en primer plano, con su tamaño y color naturales y con todos los detalles. En este sentido, afirmó en su Enéada II 8, (Texto 4): "Es necesario, pues, que el objeto mismo esté presente y cerca, para que se conozca cuán grande es". Plotino sostuvo también que deben evitarse los cambios producidos por la diferente intensidad de la iluminación.

    Conforme a la teoría de Plotino, la materia es oscuridad, mientras que el espíritu es luz. Por lo tanto, la pintura debe prescindir de representar las profundidades y las sombras. El pintor debe presentar únicamente la superficie luminosa de las cosas, para alcanzar de este modo el espíritu. Muchas de estas consideraciones coincidían con el programa platónico, aunque Plotino las desarrolló con más detalle y de forma más radical, refiriéndose especialmente a la pintura.

    Es muy interesante tener en cuenta que en la época de Plotino surgió realmente una pintura derivada de esta estética. Así lo confirman las pinturas murales conservadas en Doura-Europos realizadas por los primeros cristianos y las pinturas de las catacumbas. En ellas, los objetos se representan prescindiendo de las impresiones del espectador porque su objetivo es plasmar únicamente sus rasgos fijos. De esta forma, cada objeto era representado según su tamaño, color y su forma naturales, con iluminación uniforme y completa, sin sombras. Se disponían en un solo plano y sin ninguna perspectiva. Desaparecían, en consecuencia, las referencias espaciales. Las pinturas representadas de este modo no tenían ningún contacto con lo que la rodeaba. Habitualmente no tocaban el suelo, dando la impresión de que se hallaban suspendidas en el aire. El empleo de un solo plano y la eliminación del claroscuro también trajo como consecuencia la desaparición de la plasticidad y el volumen de los cuerpos. De esta forma, aunque la pintura representaba los cuerpos reales, no reproducía la realidad. Por el contrario, esta pintura parecía reproducir un mundo espiritual.

    En esta pintura, algo más tarde, las formas reales fueron sustituidas por formas esquemáticas y geométricas. El artista se esforzaba por reflejar la realidad lo más fielmente posible y con todos los detalles pero, de hecho, la transformaba. Los artistas que siguieron los preceptos de Plotino intentaron traspasar los fenómenos naturales (prescindir de ellos) para que el mundo que representaban pareciese la transparencia de otro espiritual. Plotino pretendía que al contemplar esta pintura se produjera una comunión "no con la imagen, sino con la divinidad misma".

    Este arte que reflejaba las ideas de Plotino no fue apoyado por sus discípulos, que se mostraron partidarios del arte clásico y tradicional. Como negación al arte pagano, fueron los cristianos, hostiles hacia su persona, los que desarrollaron un arte muy cercano a la propuesta de Plotino. En este sentido, la teoría del arte formulada por Plotino, en especial su teoría de la pintura, se mantuvo vigente durante siglos y llegó a ser un componente esencial de la estética medieval. Por lo tanto, de estética de Plotino se sitúa a caballo entre dos épocas: la antigua, en la que nació; y la Edad Media, sobre la que influyó.

    El prolongado influjo de Plotino a través de más de un milenio encontrará su cumbre a finales del siglo XV en Marsilio Ficino.

    • LA ESTÉTICA MEDIEVAL

    TEMA 1 CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA ESTÉTICA MEDIEVAL

    La estética medieval comprende un período muy amplio, de casi mil años.

    Según los límites cronológicos tradicionalmente establecidos, este periodo histórico abarca desde el siglo V al XV.

    Sin embargo, a pesar de su amplio desarrollo temporal, fue siempre una estética cristiana, lo que le permitió acomodar y conciliar ideas procedentes de otras fuentes y sistemas a su doctrina religiosa.

    Este hecho determina una de las características más destacadas de la estética medieval que es su uniformidad. Esta cuestión debe entenderse bien.

    Como señala Tatarkiewicz, las tesis estéticas medievales son de dos clases:

    Las convicciones y las observaciones u opiniones.

    Las convicciones son tesis de carácter general que se establecieron muy pronto y no variaron. Se repitieron a lo largo de los siglos, pasando de generación en generación, determinando la uniformidad de la estética medieval. Estas ideas fundamentales transmitidas a la estética desde la concepción cristiana del mundo, constituían el marco para los estudios y las investigaciones particulares.

    Por su parte, las observaciones son tesis referidas a cuestiones específicamente estéticas. A diferencia de las convicciones, no contaban con una aceptación general porque eran el resultado de aportaciones particulares. Además, fueron menos significativas, porque durante la Edad Media los problemas estrictamente estéticos resultaban menos atractivos que los problemas estéticos relacionados con la teología. Por lo tanto, a pesar de su uniformidad, en la estética medieval quedaba bastante espacio para la diversidad, pero no respecto a las convicciones fundamentales, sino en observaciones e ideas particulares.

    Otro aspecto que hay que tener en cuenta cuando se aborda la estética medieval es que, al igual que sucedía en la Antigüedad, durante la época medieval no se consideró a la estética una disciplina independiente. Por esta razón, los tratados dedicados exclusivamente a cuestiones estéticas fueron escasos. Aunque existen varios tipos de fuentes que nos permiten conocer las principales ideas estéticas de la época, las más importantes fueron los comentarios de los filósofos y los escritos de los teólogos.

    Es importante también considerar que durante la Edad Media la relación entre el arte y su teoría fue distinta a la que se dio durante la Antigüedad, pues dejaron de ser dos fenómenos paralelos que se influían mutuamente. Por el contrario, la teoría medieval del arte se inspiró en la filosofía y la teología más que en el arte, mientras que éste desarrolló de forma autónoma diversas manifestaciones. La práctica artística medieval no fue uniforme, mientras sí lo fueron los supuestos básicos de su teoría.

    La estética medieval fue además simbólica, puesto que sostenía que el valor estético de los objetos sensibles no reside en ellos mismos, sino en aquello que simbolizan y que pertenece a otra realidad que la vista no percibe. La interpretación simbólica de la belleza y del arte fue compartida por todos los filósofos medievales.

    Del complejo mundo medieval, vamos a centrarnos en las principales ideas o convicciones de la estética cristiana de occidente.

    Este tema se desarrolla en dos partes. La primera corresponde a las ideas estéticas de la Alta Edad Media y se centra en el pensamiento estético de San Agustín. Como es sabido, este filósofo, que vivió entre los siglos IV y V, fue responsable de cristianizar el pensamiento de Platón y Plotino.

    La segunda parte está dedicada a la estética de la Baja Edad Media. En este marco general, veremos las aportaciones de Santo Tomás de Aquino (1225-1274), que fue el encargado de retomar el pensamiento aristotélico a través de los filósofos árabes.

    TEMA 2 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE LA ALTA EDAD MEDIA: LA APORTACIÓN DE SAN AGUSTÍN

  • Situación y Características del Pensamiento de San Agustín

  • El pensamiento de San Agustín inaugura una nueva etapa de la filosofía y de la estética: la filosofía y la estética cristiana de Occidente. San Agustín nació en el año 354 y murió en el 430. Por esta razón, algunos estudiosos se han planteado si debe considerarse el último de los grandes pensadores de la Antigüedad o el primero de los medievales. Actualmente se piensa que esta cuestión está mal planteada porque, en realidad, San Agustín perteneció a las dos épocas.

    Aurelius Agustinus nació en el año 354 en Tagaste, una provincia de la antigua Numidia situada en el norte de África. A los dieciséis años marchó a Cartago, que entonces era un importante centro cultural, donde recibió una completa educación y asimiló la cultura clásica. En el año 387, a los 33 años, se convirtió al cristianismo y, unos años más tarde, se hizo sacerdote. Desde el año 395, fue Obispo de Hipona, donde elaboró la parte esencial de su obra. En esta ciudad murió en el año 430. En su vida existen, por tanto, dos épocas: la del filósofo educado en el pensamiento de los grandes clásicos precristianos y la del doctor del cristianismo, consagrado a la interpretación de la Biblia y a la lucha contra los herejes, lo que le convirtió en un pilar fundamental de la teología occidental.

    Recordemos que el cristianismo había nacido en el siglo I de nuestra era, cuando la cultura del Helenismo estaba en su apogeo y Roma se convertía en Imperio.

    Comenzó entonces un proceso de transformación de actitudes frente a la vida y el mundo: el hombre dejó de preocuparse por las cuestiones terrenales para interesarse por su salvación personal. Estas nuevas actitudes dieron lugar a la participación de nuevas religiones, sectas y sistemas filosóficos. Uno de los resultados más originales de esta época fue el neoplatonismo de Plotino, que tenía su propia estética.

    Más importante todavía por sus consecuencias posteriores fue el nacimiento del cristianismo. Durante los tres primeros siglos del cristianismo, que aún pertenecen a la Antigüedad, sus adeptos eran escasos y no tenían ninguna influencia sobre el sistema político y social. Permaneció, por tanto, la forma de vida y el pensamiento antiguos. Esta situación cambió a partir del siglo IV, durante el periodo de Constantino, cuando se permitió el cristianismo y, sobre todo, cuando éste se convirtió en la religión del Imperio. A partir de entonces, las nuevas formas de vida y de pensamiento cristianos comenzaron a dominar sobre las antiguas, dando lugar así a un nuevo periodo de la historia. La aportación de San Agustín fue básica, pues sentó los fundamentos filosóficos del cristianismo, realizando una aportación cuya influencia se extendió a lo largo de los siglos medievales.

  • Las Ideas Estéticas de San Agustín

  • San Agustín no fue sólo uno de los padres de la filosofía cristiana, sino también uno de los creadores de su estética. Aunque no consideró la estética como una disciplina independiente, le dedicó mucha atención. En su juventud, antes de convertirse al cristianismo, escribió un tratado dedicado exclusivamente a los problemas de la belleza. Lamentablemente, este tratado, titulado De pulchro et apto, hacia el 380, se ha perdido. De los escritos posteriores de San Agustín, sólo el tratado sobre la música (De musica, 388-391) se ocupa de cuestiones exclusivamente estéticas. En consecuencia, sus ideas y opiniones sobre el arte y la belleza se encuentran repartidas en muchas de sus obras.

    Para elaborar su estética cristiana, San Agustín se valió de dos fuentes principales. Por una parte, asimiló las tesis estéticas más típicas y difundidas de la Antigüedad, especialmente las procedentes de la tradición platónica y la doctrina de Plotino.

    Como él mismo indica, el tratado de este último filósofo dedicado a la belleza le causó una honda impresión debido a que su doctrina idealista, espiritualista y trascendente ligaba las cuestiones estéticas con los problemas esenciales de la filosofía y lo hacía, además, de una manera que concordaba con el pensamiento de San Agustín. La utilización de estas fuentes es lógica, pues, como discípulo de la cultura clásica, estuvo familiarizado con sus antiguas teorías estéticas. Por otra parte, San Agustín fundió estas ideas con las doctrinas cristianas derivadas de la Biblia. Hay que tener en cuenta que las ideas estéticas aparecen principalmente en el Antiguo Testamento y que muchas se basan en el pensamiento antiguo, lo que facilitó la fusión de estas dos fuentes.

    En conclusión, San Agustín asumió los principios estéticos fundamentales de la Antigüedad, los transformó y los transmitió a la Edad Media. Su obra constituye, por tanto, un punto crucial en la historia de la estética en la que convergen las corrientes antiguas y de donde derivan las medievales.

    Las principales aportaciones de San Agustín a la estética pueden dividirse en dos grupos: las que se refieren a la teoría de la belleza y a la teoría del arte. De las múltiples ideas estéticas relativas a la belleza que aparecen en sus escritos pueden destacarse tres puntos:

    • El concepto de belleza;

    • La creencia en la belleza del mundo y la cuestión de la fealdad y

    • La belleza del mundo y la belleza de Dios.

    En cuanto a las aportaciones a la teoría del arte, sus aspectos básicos son:

    • El concepto de arte;

    • La relación entre el arte y la belleza y el concepto de mímesis;

    • La evaluación de las artes;

    • La inevitable falsedad del arte y

    • La diferencia entre la poesía y las artes plásticas.

    La teoría de la belleza

  • El concepto de Belleza de San Agustín

  • Como hemos visto, San Agustín aceptó los fundamentos de la teoría clásica con la belleza, es decir, tomó de la estética antigua las tesis más típicas y divulgadas. Esta cuestión afecta en primer lugar, al propio alcance del concepto de belleza, mucho más amplio que el actual. Como en la Antigüedad, se seguía pensando que lo bello es todo lo que gusta, atrae y despierta admiración además de todo lo que es justo y bueno. Se incluía, por tanto, en esta noción no sólo la belleza estética, sino también la belleza espiritual.

    En segundo lugar, siguiendo las tesis más divulgadas en la Antigüedad, sostuvo que la belleza era una cualidad objetiva de las cosas y no una reacción o actitud del hombre hacia ellas. San Agustín se planteó la siguiente pregunta: "¿Algo es hermoso porque gusta o gusta porque es hermoso?". Su respuesta fue que gusta porque es hermoso, lo que presupone la existencia de lo bello como algo externo al hombre. Esta cuestión está directamente relacionada con el tercer aspecto, que responde a la pregunta: ¿En qué consiste la belleza? Para San Agustín, la belleza consistía en la armonía y ésta, a su vez, en la proporción, en la disposición adecuada de las partes con el todo, en la medida, en la regularidad matemática.

    Como hemos visto, este concepto de belleza había sido introducido por los pitagóricos, fue asumido por Platón y Aristóteles y, más tarde, fue aceptado por los filósofos del Helenismo y los romanos. Este concepto de simetría, que había sido excluido del pensamiento estético por Plotino, se reintroduce nuevamente según el sentido heredado de la Antigüedad clásica. De esta forma, gracias a la obra de San Agustín, la belleza entendida como medida y proporción, la belleza basada en el número, pasó al pensamiento cristiano de la Edad Media. Para San Agustín, la medida y el número garantizan el orden y la unidad de las cosas y, a través de ellas, la belleza. Esta idea se expresa en uno de sus escritos, cuando afirma (Texto 1): "Contempla el cielo, la tierra y el mar y todo cuanto hay en ellos, los astros que brillan en el firmamento, los seres que reptan, vuelan o nadan; todos tienen su belleza, porque tienen sus números: quítales éstos y no serán nada. ¿De dónde proceden, pues, sino de donde procede el número, pues participan del ser en tanto participan del número? Incluso los artífices de todas las bellezas corpóreas tienen en su arte números, con los cuales ejecutan sus obras... Busca después cuál es el motor de los miembros del propio artista: será el número".

    No obstante, esta misma idea fue expresada por San Agustín con otros términos: moderación (o medida), forma (o figura) y orden, que se convirtieron en expresiones fundamentales de la estética medieval. La utilización de estos términos hizo que, durante la Edad Media, la proporción se entendiera de forma más amplia, es decir, no sólo de forma cuantitativa con base matemática, sino también de forma cualitativa, referida a los conceptos o valores espirituales.

    La idea de que la belleza reside en la proporción y la medida también aparecía recogida en la Biblia, concretamente en el Libro de la Sabiduría (11, 20) donde se dice que Dios lo realizó todo según su "medida, número y peso". En consecuencia, a San Agustín no le fue difícil conciliar las tesis de la Antigüedad con las bíblicas.

  • La creencia en la belleza del mundo y la cuestión de la fealdad

  • Otra de las ideas básicas de San Agustín y de toda la estética medieval fue la creencia en la belleza del mundo. Siguiendo a los filósofos de la Antigüedad, San Agustín explicó que el mundo es hermoso porque en él reina la medida y la proporción. Sin embargo, esta idea conocida adquiere en el pensamiento religioso de San Agustín una justificación y un sentido diferentes: el mundo es hermoso porque lo ha creado Dios; el mundo tiene su medida porque Dios se la dio. Existe, por tanto, una diferencia esencial con respecto al pensamiento griego, en el que se tendía a pensar que el mundo había existido siempre. Por el contrario, San Agustín, como todos los filósofos cristianos, mantiene que Dios creó el mundo de la nada. La creación del mundo es un dogma de la religión cristiana.

    ¿Cómo concilió San Agustín este dogma con el pensamiento filosófico? San Agustín mantenía que, antes de crear el mundo, las "Ideas" existían en los pensamientos de Dios. Seguía considerando las Ideas como las esencias universales, inmutables y eternas de las cosas pero creía que estaban contenidas en los pensamientos de un Dios personal. De esta manera incorporó y salvó el pensamiento platónico de las ideas eternas, haciendo un esfuerzo por unificar el pensamiento griego con la religión cristiana y su creencia en un Dios creador. Vemos, por tanto, cómo al remitir todos los valores a Dios, la estética medieval formula una nueva doctrina, aunque las principales ideas estéticas tuvieran su origen en la Antigüedad.

    Pero, a pesar de que San Agustín cree en la belleza del mundo, no niega que en él exista también fealdad. Por estar unidos a problemas teológicos, la cuestión de la fealdad adquirió una importancia que no había tenido en la Antigüedad. San Agustín se planteó la pregunta de cómo puede haber fealdad en un mundo creado por Dios.

    Para contestarla, utilizó varios argumentos que le permitieron alabar la belleza del mundo sin negar la existencia de lo feo y que fueron retomados varias veces muchos siglos después. Para San Agustín, algunas partes del mundo, tomadas por separado, pueden resultar feas. Pero esta fealdad es el resultado de no contemplar el mundo en su totalidad: "Del mismo modo que nadie puede advertir la belleza de un poema si no lo conoce íntegramente, nadie ve la belleza que reside en el orden del universo si no lo contempla en su totalidad". Por otra parte, San Agustín desarrolló una concepción particular de la fealdad considerándola simplemente como ausencia de lo bello. La fealdad, desde este punto de vista, no es nada positivo, nada concreto. Si la belleza es orden, unidad y armonía, la fealdad es solamente su ausencia, la falta de orden, unidad y armonía. Además, la fealdad es sólo parcial: no existe la fealdad total. Pensaba que las cosas no pueden estar totalmente desprovistas de orden ni de armonía. Afirmó, por tanto, que las "huellas" de la belleza se encuentran en cada cosa, incluso en aquellas que tenemos por feas. A estas huellas o vestigios de la belleza se refiere cuando afirma (Texto 2): "¿Qué observador avisado no ve que no existe forma ni absolutamente cuerpo alguno que carezca de cierto vestigio de unidad, y que ni el cuerpo más hermoso, aunque tenga sus miembros repartidos adecuadamente en intervalos de lugar, puede lograr la unidad a que aspira?".

    Para acabar de entender esta cita, hay que hacer referencia a la tercera idea fundamental de la teoría de la belleza de San Agustín, que diferencia entre la belleza del mundo y la belleza de Dios.

  • La belleza del mundo y la belleza de Dios

  • Para San Agustín, la belleza del mundo contribuye tanto la belleza de los cuerpos como la belleza de las almas. Dicho de otro modo, el mundo es hermoso no sólo por su belleza física o sensible, sino sobre todo por su belleza espiritual, entendida básicamente como belleza moral. Ambos tipos de belleza se basan en la medida y la proporción. Sin embargo, para San Agustín la belleza espiritual es superior porque su armonía es más perfecta. Piensa, por ejemplo, que el canto del hombre es superior al de un ruiseñor porque, aparte de la melodía, se compone de palabras de contenido espiritual. Esta idea es lógica, pues en la doctrina cristiana prevalecían los valores morales.

    Por encima de la belleza del mundo se encuentra la belleza suprema de Dios, que es "la belleza misma". Mientras que la belleza sensible es pasajera y relativa, la belleza divina es eterna y absoluta. Se trata de un concepto semejante a la Idea de belleza platónica, que constituye la belleza real y perfecta, la fuente de toda belleza y se encuentra por encima del mundo. No obstante, hay una diferencia importante. Para Platón, ésta belleza sólo era accesible mediante la razón. Para San Agustín, la belleza divina no la percibimos mediante los sentidos sino a través del alma, para verla no nos hacen falta ojos, sino la verdad y la virtud. Creía que sólo las almas puras y los santos son verdaderamente capaces de advertirla.

    Al formular esta concepción de la belleza divina, la estética de San Agustín se convierte en una doctrina teocéntrica. La belleza corporal no pierde su valor, porque es obra de Dios, pero no es más que un reflejo de la belleza suprema o divina. A consecuencia de esta doctrina, la belleza sensible perdía su valor directo y adquiría otro indirecto, es decir, adquiría un valor religioso. La belleza sensible deja de ser un objeto para convertirse en un medio de llegar a Dios. La belleza sensible se convierte, de esta forma, en un símbolo. Este último aspecto es el que más claramente procede del neoplatonismo.

    Nos encontramos nuevamente con ideas que ya habían sido expuestas en la Antigüedad. El concepto de belleza perfecta, superior a la belleza sensible y fuente de toda belleza, ya había sido formulado por Platón. Por su parte, Plotino ya había expresado que el valor de la belleza sensible consiste en que ésta es una manifestación de la luz divina. Pero San Agustín, al ligar estas cuestiones estéticas con las teológicas, le dio un nuevo significado, poniendo los cimientos de la estética medieval.

    Vemos, por tanto, que la teoría de San Agustín sobre la belleza no fue un sistema totalmente coherente. Su doctrina se compone de dos corrientes distintas:

    Por una parte, es una teoría derivada de la estética antigua que transmite a la Edad Media el concepto de belleza como armonía y trata de explicar lo entrelazadas que están en el mundo la belleza y la fealdad.

    Por otra parte, es ya una estética medieval, con una concepción de la belleza trascendente y teocéntrica. Con el tiempo, estas dos corrientes se conciliaron de modo que en la estética medieval, la proporción y el "resplandor divino" se consideraron dos condiciones de la belleza.

    La teoría del arte

  • El concepto de arte

  • San Agustín también tomó de la Antigüedad el amplio concepto de arte.

    Entendía por arte toda actividad humana productiva, dependiente de la habilidad y conscientemente guiada por normas o reglas generales. No obstante, a pesar de conservar el mismo concepto, durante toda la Edad Media se subrayó todavía más la importancia del conocimiento. San Agustín señaló que el arte no puede ser un acto intuitivo, sino que debe estar sujeto al control racional y demostrar habilidad. El canto de un ruiseñor no es arte por muy dulce que pueda sonar. El arte es privilegio exclusivo del hombre.

    Esta forma de entender el arte lo convertía, como en la Antigüedad, en un concepto muy amplio, que abarcaba nuestro concepto actual de arte, diversos oficios manuales y parte de las ciencias. La principal diferencia con el pensamiento de la Antigüedad es que consideró que el arte, como todas las demás actividades humanas, debían tener como finalidad el acercamiento a Dios.

  • La relación entre la belleza y el arte y el concepto de mimesis

  • San Agustín, como el resto de los pensadores medievales, consideraron que todo arte aspira a la belleza, entendida según el concepto más amplio. Esta fue, al parecer, una de las razones por las que no se llegó a diferenciar el grupo específico de las "bellas artes".

    No obstante, en la estética de San Agustín hubo cierta aproximación entre los conceptos más restringidos de lo bello y el arte, aunque este proceso no fue desarrollado en los siglos siguientes. Esta cuestión se refiere a las artes miméticas, en especial a la pintura y la escultura. Para San Agustín, la finalidad o el objetivo de estas artes no era imitar la naturaleza o crear ilusiones, sino proporcionar las formas sensibles a su medida y armonía. Y como la belleza consiste en la medida y la armonía, el objetivo de estas artes era crear la belleza. Al formular esta tesis, San Agustín llegaba a la conclusión de que el arte busca la belleza, relación que no se había establecido durante la Antigüedad, a excepción de la estética de Plotino.

    Esta idea implica una nueva forma de entender el concepto de mímesis. La imitación del arte no debe consistir en la reproducción del aspecto externo. Formulado de modo más amplio, como convicción de la estética medieval, la finalidad del artista es el acercamiento a Dios. En consecuencia, lo que debe hacer es representar el mundo espiritual y la verdad divina. Este objetivo, reflejar lo trascendente, puede alcanzarse mejor utilizando símbolos que representan directamente la realidad. Debido a estas premisas y los nuevos fines religiosos del arte, la teoría de la imitación durante la Alta Edad Media se dejó de lado y raramente se utilizó el término "imitatio".

  • La evaluación de las artes

  • En la obra de San Agustín encontramos dos evaluaciones distintas de lo que actualmente consideramos como Bellas Artes.

    La primera sigue los valores de la Antigüedad y la formuló en su juventud, mientras que la segunda, realizada desde posiciones religiosas, es la primera evaluación típica de la Edad Media.

    La primera valora las artes estableciendo un orden jerárquico. El primer puesto lo ocupa la música. Es el arte más apreciado porque se basa en el número y en las proporciones precisas. En segundo lugar se encuentra la arquitectura, que también es un arte matemático. Las artes inferiores son la pintura y la escultura que, al imitar la realidad sensible, no se sirven necesariamente del número.

    Con posterioridad, San Agustín elaboró otra valoración del arte en el que el punto de vista estético quedó desplazado por el religioso. Sus valores éticos y pedagógicos hicieron que emitiera juicios negativos, sobre todo en relación con la poesía y el teatro. De esta forma, consideró la poesía como una actividad innecesaria y amoral, desaprobando que se sirviera de la ficción y llegando a exigir que fuera sometida a censura. También criticó el teatro porque, en su opinión, es el causante de emociones falsas, muy alejadas de los ideales cristianos.

    Como veremos, durante la Edad Media la evaluación del arte, como la valoración de la belleza, fue una cuestión compleja y discutida en la que no todos los filósofos estuvieron de acuerdo.

  • La inevitable falsedad del arte

  • San Agustín, como otros filósofos de la Antigüedad, se planteó el problema de la falsedad en el arte. Para San Agustín, las obras artísticas son en parte falsas, pero esta falsedad es indispensable, ya que sin ella no serían auténticas obras de arte. Incluso la más correcta representación de la realidad en el teatro o en la pintura es, evidentemente, algo radicalmente distinto de lo que representa. Si no se admitiese la falsedad contenida en la obra de arte, no se admitiría la existencia del arte.

    San Agustín pone el ejemplo de un hombre representado en un cuadro. Esta representación no puede ser un verdadero hombre porque, de lo contrario, el cuadro no sería un verdadero cuadro. También sucede en el caso del teatro: un personaje que admiramos en el escenario, no puede ser verdaderamente ese personaje, ya que de lo contrario, el actor que hace su papel no sería un verdadero actor. En un fragmento de sus Soliloquios (Texto 3) explica: "Porque una cosa es querer ser falso, y otra no poder ser verdadero. Así pues, las obras humanas, como comedias, tragedias, farsas y otras de este género, podemos asimilarlas a las obras de los pintores y escultores. En efecto, tan imposible es que sea verdadero un hombre pintado, aunque imite la forma del hombre, como lo que está escrito en los libros de los cómicos. Y estas cosas no intentan ser falsas ni por alguna tendencia suya lo son, sino por cierta necesidad de poder seguir la imaginación del artista".

    De esta forma, San Agustín parece reconocer más que ningún otro pensador de la Antigüedad o la Edad Media la autonomía y la naturaleza específica de la obra de arte. Se trata, no obstante, de una observación y no de una convicción de la estética medieval y, además, fue realizada en su juventud, antes de convertirse al cristianismo.

  • Diferencias entre la poesía y las artes plásticas

  • San Agustín puso de manifiesto la imposibilidad de abarcar en una sola teoría la totalidad de las artes, ya que cada una de ellas tiene un carácter diferente. Señaló, en particular, la naturaleza distinta de las artes plásticas y de la literatura. Para el filósofo, quien haya visto y contemplado un cuadro, lo conoce y puede juzgar sobre él. En cambio, el haber visto una obra literaria no significa nada. No es suficiente ver las letras, es preciso leerlas y comprenderlas.

    Como el propio San Agustín explica (Texto 4): "Pero así como, si viéramos en algún sitio unas letras hermosas, no sería suficiente que alabáramos el arte del escritor por hacerlas semejantes, proporcionadas y hermosas, si no leyéramos lo que a través de ellas nos indicó, del mismo modo el que sólo mira este hecho desde fuera se deleita con su belleza hasta admirar al artífice, pero el que lo entiende es como el que lo lee. Una pintura se ve de manera distinta a la escritura. Cuando ves una pintura, ya lo has visto todo, ya lo has alabado todo: cuando ves las letras, no es todo verlas, pues intentarás también leerlas."

    En términos modernos, San Agustín está diciendo que lo esencial de la pintura es la forma exterior, mientras que en la literatura lo es también el contenido. Esta diferenciación implica diferentes tipos de experiencia estética, cuestión que todavía hoy se considera moderna: es decir, las obras pertenecientes a artes distintas se perciben de formas diferentes.

    Aunque esta idea es totalmente original y tiene gran importancia para la estética actual, durante la Edad Media pasó desapercibida y no volvió a plantearse esta diferenciación.

    TEMA 3 LAS IDEAS ESTÉTICAS DE LA BAJA EDAD MEDIA: LA APORTACIÓN DE SANTO TOMÁS

    Situación y Características del Pensamiento de Santo Tomás

    El objetivo de esta segunda parte es ofrecer una visión general de los aspectos básicos que percibieron en la estética medieval, destacando las aportaciones que hizo Santo Tomás de Aquino (1225-1974), el pensador más representativo de la Baja Edad Media. Este filósofo italiano, discípulo de Alberto Magno (1206-1280), fue un maestro de teología y enseñó sucesivamente en París, Roma, Nápoles y otras ciudades italianas. Como sabemos, fue el encargado de retomar el pensamiento aristotélico a través de los filósofos árabes, especialmente de Avicena y Averroes. Santo Tomás cristianizó a Aristóteles de la misma manera que San Agustín había cristianizado a Platón y a Plotino, es decir, el pensamiento del filósofo clásico fue interpretado y explicado de tal manera para que no se considerara una amenaza para la doctrina cristiana.

    A diferencia de San Agustín, Santo Tomás no escribió ningún tratado específico dedicado al estudio del arte y la belleza. Puede decirse que las cuestiones estéticas no le preocuparon especialmente.

    Sin embargo, las ideas que aparecen repartidas en su obra contribuyeron a consolidar o a aclarar muchas cuestiones relativas a la estética. Entre las aportaciones a la teoría de la belleza, las cuestiones más significativas fueron las relativas a:

    • El concepto y alcance de la belleza;

    • La belleza y la fealdad del mundo;

    • Las condiciones de la belleza y

    • La evaluación de la belleza estética.

    En la teoría del arte, puede destacarse:

    • El concepto y división de las artes;

    • La evaluación de las bellas artes y

    • Los fines del arte y el concepto de mímesis.

    La teoría de la belleza

  • El concepto y alcance de la belleza

  • Como hemos visto, durante la Edad Media, el concepto de belleza fue muy amplio y general. Recogiendo la herencia del pensamiento antiguo, incluía no sólo la belleza estética, sino también la belleza moral. Esta forma de entender lo bello hizo que estuviera asociado al concepto de bien. La unión de lo bello con el bien tampoco fue una idea original medieval, pues procedía de la Antigüedad. No obstante, los pensadores cristianos lo justificaron de otra manera, la belleza y el bien máximos sólo se encontraban en Dios.

    En el pensamiento medieval, prevaleció la opinión de que todas las cosas bellas eran buenas y las cosas buenas, bellas. El encargado de diferenciar conceptualmente estos dos conceptos fue Santo Tomás, que los aplicó de la siguiente manera: "Pertenece a la naturaleza de la belleza aquello cuya visión o conocimiento colma el deseo. Por eso, también aquellos sentidos que son más cognoscitivos - como la vista y el oído, que sirven a la razón - aspiran principalmente a la belleza; así hablamos de bellas visiones y bellos sonidos; sin embargo, para las percepciones de los demás sentidos no usamos el término "belleza": no decimos bellos sabores y olores. Y así sucede que la belleza añade al bien una ordenación a la facultad cognoscitiva, de manera que se llama "bueno" a aquello que colma el deseo, mientras que "bello" se aplica a aquello cuya percepción misma nos complace".

    De forma resumida puede decirse que el Santo Tomás definió lo bello como aquello que admiramos y es objeto de la contemplación o del entendimiento, mientras que el bien es aquello a lo que aspiramos. Para satisfacer el deseo de lo bello es suficiente poseer su imagen o conocerlo, mientras que para satisfacer el deseo del bien, hay que poseerlo. No obstante, Santo Tomás sigue pensando que aunque el bien y lo bello son dos cualidades distintas, hacen su aparición conjuntamente.

    Por otra parte, para comprender la amplitud del concepto de belleza medieval, debe considerarse que en él se incluía no sólo la belleza sensible, sino también la belleza espiritual y la belleza divina.

    La mayor parte de los filósofos medievales diferenciaban la belleza sensible, corpórea o material, que era la que mejor podía conocerse, de la belleza espiritual, entendida casi exclusivamente como belleza moral, considerando que esta última era superior y más perfecta. Esta interpretación también se había dado en la estética antigua. Fue San Agustín el encargado de recogerla y transmitirla a la Edad Media, perdurando durante mucho tiempo. Santo Tomás lo expresó de la siguiente forma (Texto 2): "Existen, pues, dos tipos de belleza: la espiritual que consiste en la disposición adecuada y la plenitud de los bienes espirituales... y la belleza exterior, que consiste en la disposición adecuada del cuerpo y la plenitud de los elementos exteriores que la componen".

    Más importante todavía fue la inclusión de la belleza divina en este concepto de lo bello. Ésta belleza sobrenatural, la fuente de toda belleza, se consideraba la más perfecta y verdadera.

    Esta formulación teocéntrica hizo que la belleza corpórea se considerara un reflejo de la divina, que existía gracias a ella y aspiraba a ella, considerándose un medio para llegar a Dios. Perdió su importancia directa, dejó de considerarse un objetivo en sí mismo, para adquirir un valor indirecto, religioso, simbólico. Esta trascendencia estética que mantenía que la verdadera belleza, la belleza divina, era directamente inaccesible porque supera el mundo de la experiencia, fue una de las tesis más importantes de la estética medieval.

  • La belleza y la fealdad del mundo

  • Otra de las convicciones mantenidas desde comienzos de la estética cristiana fue la creencia de la belleza del mundo. Esta tesis recogía el pensamiento de la Antigüedad, pero también estaba basada en la Biblia. Como ya vimos al tratar la estética de San Agustín, se creía que el mundo era bello porque lo había creado Dios. Sin embargo, los pensadores cristianos no creían que todos los elementos del mundo fueran bellos. Se planteó de nuevo la pregunta de cómo podía existir la fealdad en un mundo creado por Dios. Para solucionar el problema de la fealdad, retomaron los argumentos de San Agustín. Por una parte, mantuvieron que el mundo no debe contemplarse por separado, sino en su totalidad. Por otra, consideraron que la fealdad no tenía realidad, que era simplemente la ausencia de la belleza.

  • Las condiciones de la belleza

  • Otra de las teorías fundamentales que se mantuvieron a lo largo de la Edad Media fue la relativa a las condiciones de la belleza. Para los filósofos medievales, la belleza consistía en dos cualidades: la proporción y resplandor. Como explica Santo Tomás (Texto 3): "Decimos que algo es bello porque posee la claridad propia de su género... y porque está constituido conforme a proporciones adecuadas".

    Ésta es una tesis más completa que la antigua, que citaba una sola fuente de belleza. Durante la época clásica la belleza era atribuida a la proporción, a la regularidad matemática. Fue Plotino quien citó el resplandor como fuente de la belleza, abandonando la idea de la proporción. Durante la Edad Media se intentó compaginar la proporción clásica con el resplandor neoplatónico.

    El concepto de proporción apareció a lo largo de la Edad Media bajo términos distintos: unos autores lo llamaron armonía y otros orden o mesura. En general, se entendió la proporción de forma más amplia que en la Antigüedad. Además de interpretarla en sentido cuantitativo y matemático, los pensadores medievales le dieron un alcance más amplio, incluyendo también relaciones cualitativas, refiriendo de esta forma la proporción no sólo al mundo material, sino también al espiritual.

    Para hacer referencia al concepto de resplandor o luz divina se utilizó exclusivamente el término latino claritas, que puede traducirse como claridad, esplendor o luz. En su definición tradicional, este concepto señalaba que la esencia de la belleza sensible no reside en la proporción de las artes, sino en el resplandor de la idea, de la esencia, de la unidad. Traducido en términos medievales, aludía al resplandor de la divinidad, puesto que la belleza corpórea se entiende como un reflejo de la divina.

  • La evaluación de la belleza

  • La evaluación de lo bello durante la Edad Media fue un problema complejo. La belleza, por ser un atributo de Dios, se consideraba perfecta. No ocurría lo mismo con la belleza sensible del mundo. Aunque la mayoría de los filósofos admiraban la belleza terrenal, sabían que era imperfecta y temían que ésta pudiera convertirse en objeto de excesiva curiosidad o deseo, alejando al hombre de los ideales cristianos.

    A lo largo de los siglos medievales se dieron tres respuestas básicas a esta cuestión. Algunos teólogos, guiados por razones religiosas y morales, recomendaban adoptar una postura ascética ante la belleza, renunciando totalmente a lo terrenal.

    Frente a ellos se encuentra la actitud de San Francisco (1182-1226) que consideraba que en todos los elementos del mundo sensible existen vestigios de la belleza divina.

    Estas consideraciones fueron matizadas posteriormente por autores como San Buenaventura (1221-1274), distinguiendo entre dos actitudes: si el hombre trata la belleza sensible como meta final, obrará mal, pero si mediante la belleza sensible aspira a la belleza superior, obrará correctamente.

    Teoría del arte

  • El concepto y división de las artes

  • Ya sabemos que, durante la Edad Media se conservó el amplio concepto de arte que procedía de la Antigüedad y que incluía no sólo nuestro concepto actual de Bellas Artes, sino también diversos oficios manuales y parte de las ciencias.

    Se entendía por arte toda actividad humana productiva, dependiente de la habilidad y realizada conforme a unas reglas o principios universales.

    Como vimos, fue Aristóteles quien formuló de modo definitivo esta amplia definición de arte. El término griego techné, pasó a la Edad Media con la palabra latina ars y ésta con el nombre de arte en las lenguas modernas. No obstante, aunque el concepto general fue el mismo, el ars medieval subrayó aún más la importancia del conocimiento, de modo que las ciencias pasaron a ocupar un puesto de primera importancia entre las artes.

    El encargado de trazar una línea divisoria y precisar las diferencias entre el arte y la ciencia fue santo Tomás. Para el filósofo, el objetivo del arte es producir cosas útiles, valiosas o agradables, mientras que la ciencia es una actividad exclusivamente intelectual y no productiva. Diferencia también el arte de la moralidad, pues ésta pertenece al ámbito de la acción humana en su conjunto, mientras que el arte aspira a un fin particular. De este modo, Santo Tomás retomaba la distinción aristotélica referida a los grandes campos de la actividad humana.

    No obstante, esta diferenciación la realizó Santo Tomás en el siglo XIII. Así se explica que las ciencias aparezcan en la mayor parte de las divisiones de las artes que se realizaron durante la Edad Media.

    Recogiendo una idea muy difundida en la Antigüedad, el criterio más extendido fue dividir las artes en liberales y mecánicas.

    Las primeras, que no implicaban trabajo físico correspondían a la clasificación global del conocimiento humano, subdividiéndose en el trivium: gramática, retórica y dialéctica; y el quadrivium: aritmética, geometría, astronomía y música. Salvo esta última, todas ellas son consideradas actualmente como ciencias.

    Las artes mecánicas, en simetría con las liberales, fueron divididas también en siete grupos. Esta clasificación de las artes, la más completa de la época medieval, fue realizada por el filósofo y teólogo victoriano Hugo de San Víctor (1096-1141) en el siglo XII.

    Los siete grupos de las artes mecánicas correspondían a: las artes que proporcionan al hombre alimento, como la agricultura y la caza; las que suministran herramientas y refugio, como la arquitectura; las que le proporcionan ropa; la medicina, que cura las enfermedades; las que permiten al hombre desplazarse por la tierra, como la navegación y el grupo que Hugo de San Víctor llamó theatrica, que no sólo incluía el teatro, sino que eran las artes encargadas de divertir al hombre y de satisfacer su necesidad de ocio.

    Podemos comprobar cómo, durante la Edad Media tampoco se redujo el concepto de arte a las "BellasArtes" ni se las trató como un grupo compacto. Los pensadores medievales consideraron que las artes superiores eran las liberales. Entre éstas, de las que hoy consideramos artes, sólo figuraba la música que se incluía entre las liberales porque se basaba en las matemáticas. Se pensaba que el músico ordenaba los sonidos en su mente igual que un matemático ordena los números y un lógico los conceptos. La instrumentación era una forma de expresión externa para el músico, como las fórmulas para el matemático o la palabra para el lógico. La arquitectura se incluía entre las artes mecánicas, mientras que la pintura y la escultura no estaban asignadas a ningún grupo concreto y en la práctica social eran tratadas como artesanías. El escultor y el pintor, por estar obligados a trabajar manualmente, recibían la misma consideración que el tejedor o el albañil. Este hecho constituía una recuperación del sistema de conceptos que había estado vigente en la Grecia clásica.

  • La evaluación de las bellas artes

  • La evaluación del arte, como la de la belleza, también fue una cuestión compleja. Lo más frecuente fue evaluar el arte desde un punto de vista moral, pero los resultados de estas evaluaciones fueron divergentes. Por un lado, algunos pensadores condenaron el arte por considerarlo una actividad perjudicial, amoral e innecesaria. Ya lo vimos en el caso de San Agustín y su consideración de la poesía y el teatro. En el polo opuesto se encontraban los movimientos que defendían el arte, como los franciscanos, que lo utilizaron en su misión evangelizadora.

    Sin embargo, como señala Tatarkiewicz, los que condenaron el arte lo hicieron más desde un punto teórico, más como predicadores que como estetas.

  • Los fines del arte y el concepto de mímesis

  • Los pensadores medievales consideraron que los fines más importantes del arte eran los religiosos y morales. El objetivo del artista era servir a Dios y educar a los hombres en los dogmas cristianos. La belleza, entendida en un sentido puramente estético, tenía un papel muy secundario. Por esta razón, el proceso de aproximación entre los conceptos de belleza y arte que a comienzos de la era cristiana había propuesto San Agustín, no fue desarrollado en los siglos siguientes.

    La teoría medieval estableció que el arte debía representar el mundo espiritual y la verdad divina, proporcionando modelos para la vida del creyente. Pero el artista sólo podía hacerlo mediante objetos del mundo sensible que se espiritualizaron e idealizaron, adquiriendo el valor de símbolos. Por esta razón, de acuerdo con las premisas compartidas con los teóricos medievales, el idealismo caracterizó gran parte de la producción artística medieval. Aunque la teoría del arte y su práctica habían dejado de ser dos fenómenos paralelos, es evidente que compartían unos mismos presupuestos religiosos.

    En este contexto, el concepto de mímesis, entendido como imitación del mundo sensible perdía su importancia y se dejó de lado. No obstante, no desapareció durante toda la Edad Media. Una muestra evidente de la nueva orientación artística lo representan los pintores y escultores góticos que, atraídos por la belleza del mundo real, la representaron tal y como lo veían, sin espiritualizarlo ni idealizarlo, acentuando la individualidad en sus representaciones e introduciendo elementos de la vida cotidiana.

    Entre los factores teóricos que contribuyeron a esta evolución se encuentra la nueva valoración de la naturaleza como fuente del arte. Este hecho implicaba una contemplación de las cosas singulares y una reflexión sobre su grado de realidad. Esta cuestión está relacionada con uno de los conflictos filosóficos más importantes de la Edad Media que se conoce como la disputa de los universales. La consideración de los conceptos universales fue el objeto principal de discusión en todas las universidades medievales a partir del siglo XII que enfrentó a los realistas con los nominalistas.

    Para los denominados realistas, los universales constituyen la única realidad. Eran el origen de lo que derivaba lo particular, anteriores a las cosas.

    Por el contrario, para los nominalistas, los conceptos universales eran meras palabras, términos o vocablos, abstracciones del intelecto por medio de los cuales se designaba grupos de individuos. En consecuencia, sólo existían las entidades individuales.

    En esta disputa sobre la esencia de la realidad puede observarse cierta tendencia a valorar la naturaleza y la vida cotidiana que iba unida a la recepción de la filosofía de Aristóteles. En este contexto destacó especialmente Santo Tomás de Aquino, cuyo sistema quedó influido decisivamente por el carácter lógico y sistemático de la filosofía aristotélica. En relación con la disputa de los universales, Santo Tomás tomó una postura moderada. Como los nominalistas, creía en la realidad de los objetos individuales, pero pensó que a partir de ellos, la inteligencia humana descubre los universales, los fundamentos de toda generalización. Para él, el cosmos divino era tan real como los objetos individuales de la creación.

    Esta nueva percepción de la realidad explica que se planteara de nuevo el concepto de mímesis. Santo Tomás repitió sin reservas la tesis clásica (Texto 4) de que "el arte imita a la naturaleza". No obstante, hay que hacer dos precisiones.

    Al expresar esta opinión no se refería exclusivamente a las artes representativas, sino a la totalidad de las artes.

    Tampoco aludía únicamente a la imitación del aspecto exterior de las cosas, sino también a la manera de actuar de la naturaleza, es decir, a la imitación tal y como la había entendido Demócrito.

    La percepción de la realidad de los objetos particulares es el resultado del gran cambio "empírico" que desencadenó la filosofía aristotélica. Esta nueva valoración excluyó, sin embargo, el carácter simbólico del arte medieval. Santo Tomás, seguía pensando que la obra de arte era un reflejo del mundo físico que, a su vez, debía considerarse como una metáfora del cosmos divino. Esta consideración marca una importante diferencia con respecto al arte de la Antigüedad pues, aunque se parte de la realidad, las ideas y los elementos representados adquieren el valor de símbolos religiosos.

    Así se entiende la diferenciación que establece entre la belleza aparente y la belleza real

    (ver el último de los argumentos por los que no acepta la definición de belleza estética de los sofistas).

    Es muy recomendable analizar la versión que aparece en la Historia de la Filosofía de Copleston, pp.171-172

    Para los curiosos: las aportaciones de estas escuelas filosóficas a la estética y las teorías particulares de la música, la poética, la retórica, la arquitectura y las artes plásticas están ampliamente desarrolladas en el volumen I de la Historia de la estética de Tatarkiewicz, pgs. 183-326.