Ictericia

Pediatría. Hiperbilirrubinemia neonatal. Enfermedad de Wilson. Recién nacido. Diagnóstico diferencial. Incompatibilidad ABO

  • Enviado por: Kiko Gaspar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 46 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en Documentación Sanitaria
Gesforem
La cantidad de volumen que se genera en los centros sanitarios (exámenes clínicos, historiales...) necesita de...
Solicita InformaciÓn

Curso de Preparación de la Certificación PMP-PMI
Universidad de Salamanca, Fundación General
- Un año de alta como miemblo del PMI© (Project Management Institute).
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCION

Vamos a definir la ICTERICIA como la coloración amarillenta de piel, mucosas y fluidos corporales debido al exceso de bilirrubina. Clínicamente es detectable si la bilirrubinemia es superior a 2-3 mg/dl (34-51mol/L) (1).

En el caso de la hiperbilirrubinemia neonatal la acumulación de bilirrubina se va a traducir en una ictericia cuando esta exceda de 5mg/dl en suero del recién nacido, confiriéndole a la piel y a las mucosas una pigmentación amarillenta. Hay que decir, que no existe correlación clínica directa entre la intensidad de la ictericia y la cifra de bilirrubina sérica.

La frecuencia de la hiperbilirrubinemia oscila entre el 40-60% de los recién nacidos a término hasta el 80% de los prematuros durante la 1ª semana de vida. La mayoría son recién nacidos a término sanos sin patología hemolítica y alimentados al pecho(2-6).

Durante muchos años los niños con ictericia neonatal de este último grupo han sido tratados con fototerapia, en razón de que cifras elevadas de bilirrubina en sangre (>20 mg/dl) ocasionarían una lesión neurológica irreversible(7).

METABOLISMO DE LA BILIRRUBINA

A.-FORMACIÓN.

La fuente principal de producción de bilirrubina es el HEM de la Hemoglobina circulante procedente de la hemólisis de los hematíes (75% de los casos). El enzima “hemoxygenasa” oxida el grupo HEM y ocasiona la rotura

de un anillo de porfirina en su puente inicial alfa-metano transformándose en globina, hierro y protoporfirina. Su actividad aumenta con el ayuno y disminuye tras la ingesta. La protoporfirina se transforma en biliverdina y luego en bilirrubina “indirecta” o no conjugada, interviniendo el enzima biliverdin-reductasa. Esta destrucción de los hematíes circulantes tiene lugar en el sistema reticuloendotelial (bazo, hígado y médula ósea).

Parte de la bilirrubina procede de la eritropoyesis ineficaz y la destrucción de precursores eritrocitarios inmaduros en la médula ósea. El recién nacido suele destruir 0,6 g. de hemoglobina cada 24h.

Menos importante (15%) es la producción de bilirrubina a partir de otras proteínas del hem (mioglobina, citocromo, catalasa).

En el periodo fetal la bilirrubina indirecta es rápidamente aclarada y metabolizada por el hígado materno. Tras el parto, el recién nacido debe ser capaz de metabolizarla pero los enzimas están todavía inmaduros.

B.-TRANSPORTE.

La bilirrubina indirecta liberada a la circulación es vehiculizada hasta el hepatocito unida a la albúmina. La albúmina posee dos puntos de unión para la bilirrubina: uno es de gran afinidad y resistentes a los desplazamientos de la bilirrubina por medicamentos aniónicos, y el otro punto es compartido por la bilirrubina y por los radicales aniónicos pudiendo ser desplazados por ellos y difundir a las células ya que la bilirrubina libre atraviesa las membranas celulares.

Los ácidos grasos libres se unen a la albúmina en el lugar de alta afinidad desplazando la bilirrubina al sitio secundario donde a su vez puede ser desplazada por los aniones, produciendo bilirrubina libre. Es decir, la capacidad de fijación de la albúmina disminuye por fenómenos de competición con aniones y también cuando el pH desciende.

Los aniones que compiten con la bilirrubina en su unión a la albúmina son: exógenos (salicilatos, sulfamidas, oxacilina, diazepam, gentamicina, furosemida) o endógenos (hematina, ácidos biliares y ácidos grasos).

Además de la albúmina, un segundo sistema de transporte corresponde a los eritrocitos. La capacidad teórica de los glóbulos rojos parece ser grande, posiblemente superior a la albúmina, aunque claramente de menor afinidad y probablemente de significancia sólo durante circunstancias que limitan o excedan la unión a la albúmina.

La capacidad de unión y afinidad de la albúmina por la bilirrubina se ha valorado para propósitos de investigación y clínicos utilizando diferentes técnicas que incluyen pruebas de unión competitiva, características espectrales, unión del pigmento a ligandinas naturales y artificiales, fluorescencia de bilirrubina unida, determinación enzimática de bilirrubina libre. Aunque estas técnicas han sido estudiadas desde hace casi veinte años, todavía hay muchas dudas en cuanto a la interpretación y aplicación clínica de las mismas en la predicción de la toxicidad potencial.(8)

C.-CAPTACION POR EL HEPATOCITO.

La bilirrubina es captada activamente por el polo sinusoidal de las células hepáticas uniéndose a proteínas intracelulares Y y Z. La proteína Y o ligandina es la principal, en el feto no existe y aparece a los 10 días de nacer.

El fenobarbital incrementa la proteína Y. La proteína Z fija la bilirrubina cuando se satura la Y. Existe en la vida fetal y tiene afinidad por los ácidos grasos.

Estos carrier transportan la bilirrubina al sistema reticuloendoplásmico liso (microsomas). Allí se produce la conjugación.

D.-CONJUGACION.

La bilirrubina liposoluble o no conjugada se conjuga con el ácido glucorónico y una pequeña porción con sulfatos. El enzima más importante que interviene en este proceso es la “glucoroniltransferasa” y la molécula formada es el diglucorónico de bilirrubina.

La bilirrubina conjugada es hidrosoluble y puede ser excretada por la bilis haciéndolo al canalículo por un proceso dependiente de energía. Puede atravesar el filtro renal apareciendo en orina y como no es liposoluble no atraviesa la barrera hematoencefálica no siendo tóxica para el cerebro.

La conjugación depende de la maduración funcional de la UDPG deshidrogenasa que está parcialmente desarrollada al nacer, particularmente en prematuros, del aporte de glucosa o de las reservas de glucógeno en el recién nacido. Así los procesos neonatales asociados con hipoglucemia (hijo de madre diabética, galactosemia y ayuno prolongado) producen hiperbilirrubinemia. Existen

fármacos inductores enzimáticos: fenobarbital. Otros inhibidores: pregnandiol de la leche materna, novobiocina.

E.-TRANSPORTE INTRACELULAR.

Realizada por los lisosomas que se acumulan en el polo biliar.

F.-EXCRECION.

Las vellosidades biliares celulares se abren pasando la bilirrubina al capilar biliar. La eliminación es activa. Esta excreción puede ser inhibida por: ampicilina, BSP, tiazidas y productos colecistográficos.

G.-CIRCULACION POR VIAS BILIARES.

Pasa progresivamente desde los capilares biliares a los conductillos biliares y vías biliares extrahepáticas llegando al duodeno.

H.- METABOLISMO INTESTINAL.

La bilirrubina conjugada pasa al intestino y en el colon, por la acción de las bacterias intestinales se reduce a “estercobilinógeno” y “urobilinógeno” que colorean las heces. Parte del estercobilinógeno es reabsorvido por el colon a la sangre y vuelve al hígado (circulación enterohepática).

El estercobilinógeno y el urobilinógeno son oxidados y se convierten en estercobilina y urobilina siendo eliminados por heces.

En el recién nacido debido a la escasa flora bacteriana intestinal parte de la bilirrubina directa es hidrolizada por la “betaglucorinidasa” que se desconjuga a

ácido glucorónico y bilirrubina no conjugada o indirecta, la cual es reabsorbida por vía enterohepática o excretada.

En los conceptos de ictericia fisiológica y no fisiológica (patológica) intervienen tanto cada paso del metabolismo de la bilirrubina como los niveles séricos normales de bilirrubina en las primeras semanas de vida. No es conveniente establecer cifras límites entre fisiológica y patológica, porque

existiría el riesgo de considerar “fisiológicas” algunas ictericias que pueden no serlo.

Diagnóstico diferencial de las ictericias en niños mayores de 3 meses.

1.- HIPERBILIRRUBINEMIA NO CONJUGADA:

  • Trastornos hemolíticos:

    • Hemoglobinopatías:

    HbSS

    HbSC.

    Talasemias.

    • Defectos de los eritrocitos:

    Eliptocitosis.

    Esferocitosis

    Deficiencia de Glucosa 6 fosfato deshidrogenas.

    Deficiencia de piruvatocinasa.

    • Anemia hemolítica autoinmunitaria.

    • Hemólisis inducida por fármacos.

    • Enfermedad de Wilson con presentación hemolítica.

  • Trastornos hepáticos:

    • Enfermedad de Gilbert.

    • Síndrome de Crigler-Najjar (tipo II).

    2.- HIPERBILIRRUBINEMIA CONJUGADA:

  • Infecciones:

    • Virales:

    Hepatitis A, B, C, D.

    Citomegalovirus.

    Virus de Epstein-Barr.

    Varicela (rara).

    Adenovirus (rara).

    Virus del Herpes simple (rara).

    Coxsackievirus (rara).

    Echovirus (rara).

    • Bacteriana:

    Septicemia.

    Absceso hepático.

    Neumonía (especialmente del lóbulo inferior derecho)

    Pancreatitis.

    • Toxinas y fármacos:

    Hongos Amanita.

    Tetracloruro de carbono y otros solventes.

    Paracetamol.

    Isoniacida.

    Griseofulvina.

    Acido Valproico.

    Tegretol.

    Esteroides androgénicos.

    Estrógenos.

    Otros fármacos.

    Alimentación parenteral total.

    • Metabólicas:

    Deficiencia de alfa1-antitripsina

    Enfermedad de Wilson:

    • Fibrosis quistica.

    • Hemocromatosis (incluyendo la secundaria a transfusiones repetidas)

    Autoinmunitarias:

    • Hepatitis activa crónica autoinmunitaria.

    • Colangitis esclerosante primaria.

    Obstrucción hepato-biliar:

    • Colangitis.

    • Colecistitis.

    • Quiste del colédoco.

    • Enfermedad pancreática.

    • Síndrome de Kawasaki.

    • Trastornos hepáticos raros.

    ANALISIS DEL DIAGNOSTICO DIFERENCIAL:

    Cuando un preescolar o un sujeto pediátrico mayor tiene coloración amarillenta de la piel, se debe determinar primero si realmente hay ictericia. Los niños que ingieren una gran cantidad de vegetales o frutas de color amarillo, anaranjado o rojo pueden desarrollar carotenoderma (debido a la ingestión de vegetales que contienen caroteno) o licopenoderma (debido al consumo de ciertos alimentos de color rojo, como los tomates). En ambas situaciones, el sujeto pediátrico es sano, activo y sin otros datos importantes. A diferencia de la ictericia, en estas condiciones las escleróticas permanecen de color blanco y no se pigmentan. Los valores de bilirrubina en plasma se hallan dentro de los valores normales.

    HIPERBILIRRUBINEMIA NO CONJUGADA:

    Hemoglobinopatías.

    Los niños con hemoglobinopatías, incluyendo la anemia de falciforme (enfermedad HbSS), la enfermedad HbSC y talasemia mayor tienen hiperbilirrubinemia crónica no conjugada, debido al tiempo de supervivencia acortado de los eritrocitos. Una crisis vasooclusiva (especialmente cuando comprende la circulación hepática, denominada crisis hepática), una infección, o

    cualquier otro trastorno que incremente la destrucción de los hematíes causa aumento de los valores de bilirrubina no conjugada y evolución de la ictericia en

    estos niños. Los padres mencionan a menudo cuándo las escleróticas del niño están más ictéricas, lo cual es una señal de hemolisis aumentada.

    El rasgo drepanocítico, ha sido considerado en general, clínicamente benigno, sin significación genética. Los estudios han revelado que no existen desviaciones de los valores hematológicos normales y que la supervivencia de los hematíes en los individuos con este rasgo es normal (9, 10).

    Aunque su diseño deja mucho que desear la mayoría de los estudios de población realizados no han demostrado la existencia de una edad significativamente relacionada con una disminución de la prevalencia del rasgo drepanocítico, lo que sugiere la no existencia de una selección adversa desproporcionada(11).

    Sin embargo, de vez en cuando aparecen informes preocupantes que describen casos de muerte súbita en sujetos aparentemente sanos portadores del rasgo drepanocítico(12-15).

    El diagnóstico de base suele ser conocido en estos enfermos. De no ser así, el examen del frotis de sangre periférica muestra el cuadro característico para cada enfermedad mientras que la electroforesis de la hemoglobina delinea el diagnóstico exacto. Durante lapsos de ictericia incrementada en estos enfermos, el tratamiento apropiado de la causa subyacente de más hemólisis permite disminuir los niveles de bilirrubina. Los pacientes con incremento crónico de los valores de bilirrubina están en riesgo para el desarrollo de colelitiasis y colecistitis; esto último también se aplica a niños con hemoglobinopatías. El dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, dolor en el hombro derecho y el

    aumento de la fracción conjugada de bilirrubina debe hacer pensar en estas complicaciones.

    Defectos de la membrana y de enzimas del eritrocito.

    Los niños con estas anormalidades de los eritrocitos son propensos a episodios de hemólisis y a hiperbilirrubinemia no conjugada. En enfermos con esferocitosis o eliptosis hereditaria existe mayor fragmentación de hematíes y, por lo tanto, disminución del periodo de supervivencia de los eritrocitos. Estos enfermos pueden tener ictericia leve entre uno y otro episodio hemolítico. Dado que tales trastornos suelen presentar un patrón autosómico dominante de herencia, suelen haber antecedentes familiares de defectos de la membrana o enzimas de los eritrocitos. En el frotis de sangre periférico, se hallan de manera característica células moldeadas e incremento en el recuento de reticulocitos. Los episodios de hemólisis intensa, con inicio agudo de mayor ictericia y aumento de la palidez, suelen relacionarse con infecciones intercurrentes.

    La deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa, predispone al enfermo al desarrollo de hemólisis después de la exposición a ciertos fármacos o sustancias químicas. Existen muchas variantes. La más frecuente se hereda con modalidad ligada al sexo y se observa en aproximadamente el 10 % de los varones afroestadounidense. La exposición a ciertos fármacos o sustancias químicas pueden precipitar hemólisis evidente, con inicio súbito de ictericia, palidez, hiperbilirrubinemia no conjugada, reticulocitosis y orina oscura. Los eritrocitos en burbuja se observan de modo clásico en frotis de sangre periférica. Los análisis enzimáticos de los hematíes establecen el diagnóstico.

    Anemia Hemolítica

    Los pacientes con anemia y un contaje de reticulocitos elevado tienen usualmente una función medular adecuada. Este hallazgo sugiere un proceso hemolítico, una vez descartados sangrado agudo o anemia carencial en fase inicial de respuesta al tratamiento específico. Las anemias hemolíticas pueden clasificarse: 1) por su etiología: hereditarias y adquiridas; 2) por su mecanismo: intracorpuscular y extracorpuscular; 3) por el lugar predominante de la hemólisis: intravascular y extravascular. Los datos de la historia clínica y el examen físico suelen orientar sobre la presencia de hemólisis y su causa. En la anamnesis es importante indagar la existencia de antecedentes personales y el origen étnico; además es importante descartar otras enfermedades subyacentes como: leucemia linfática crónica (LLC), linfomas, lupus eritematoso sistémico, mononucleosis infecciosa, infección por Mycoplasma, drogas, etc. que harán pensar en un proceso hemolítico autoinmune .

    En la evaluación diagnóstica es preciso realizar: 1) examen de la sangre periférica: policromatofilia, esquistocitos, esferocitos, células falciformes, células spur, etc.; 2) test de Coombs directo e indirecto; 3) perfil hepático: LDH, GOT, bilirrubina no conjugada; 4) haptoglobina y hemopexina plasmáticas; la haptoglobina puede ser indetectable en la anemia hemolítica intravascular; hay que tener en cuenta que la haptoglobina aumenta en enfermedades inflamatorias y malignas y disminuye en hepatopatías; 5) hemosiderina en orina: indica hemólisis intravascular crónica (p. ej., hemoglobinuria paroxística nocturna); 6) hemoglobina libre en plasma: confirmación de hemólisis intravascular; 7) título de crioaglutininas; y 8) otros: electroforesis de hemoglobinas; estudio enzimático

    (G6PD, piruvatokinasa); test de sacarosa y Ham; resistencia globular osmótica (RGO).

    El examen de la médula ósea (MO) no debe ser rutinario en el estudio de una anemia hemolítica. Está indicado solamente si se sospecha una anormalidad hematológica asociada (linfoma, LLC, etc.) y en la crisis aplásica tras una anemia hemolítica crónica producida por una infección intercurrente viral (p. ej., parvovirus B19).(16)

    Otras hiperbilirrubinemias no conjugadas.

    En ausencia de hemólisis, la hiperbilirrubinemia no conjugada en niños mayores suele deberse a deficiencia relativa de glucoronil transferasa y disminución resultante en la conjugación de bilirrubina, observada en la enfermedad de Gilbert y en el síndrome de Grigler-Najjar (tipo II). La enfermedad de Gilbert se diagnostica con mucha más frecuencia en niños mayores y en adultos que en lactantes.

    HIPERBILIRRUBINEMIA CONJUGADA:

    Hepatitis.

    1.- Virus de la hepatitis A (VHA):

    Es un virus RNA de simetría cúbica, de 27 nm de diámetro, carente de cubierta, que presenta las características físicas y químicas de los picornavirus, eliminándose por vía biliar.

    Se halla presente en las heces del enfermo desde unos días antes de la aparición de los síntomas hasta 7-11 días después. Coincidiendo con la fase inicial de la infección se hallan anticuerpos contra el VHA del tipo IgM, que

    desaparecen de la sangre a los pocos meses, y anticuerpos del tipo IgG, que permanecen indefinidamente en la sangre y son los responsables de la inmunidad permanente de los sujetos que han padecido una hepatitis A.

    El diagnóstico etiológico de una hepatitis A se basa en la demostración de anti-VHA de clase IgM en suero. La detección de anti-VHA total indica la existencia de una infección pasada y, por consiguiente, no relacionada con el episodio actual.

    2.- Virus de la hepatitis B (VHB)

    La hepatitis B suele ser transmitida parenteralmente por medio de sangre contaminada o por contacto sexual con una persona infectada. El periodo de incubación de esta enfermedad es más prolongado, de dos a seis meses. De nueva cuenta hay una fase preictérica y otra ictérica de la enfermedad. La fase preictérica puede acompañarse de erupción cutánea, artritis, artralgia e incluso urticaria. Los valores de transaminasas hepáticas y de billirrubina aumentan rápidamente después del inicio de los síntomas. El antígeno de superficie de la hepatitis B(HbsAg) se detecta desde una semana a varias semanas antes de ello. El anticuerpo correspondiente al antígeno central de hepatitis B(HbcAb) aparece aproximadamente una semana después de iniciarse el incremento de los valores de transaminasas. En un principio, éste es de modo predominante de clase IgM. El HBsAg suele desaparecer aproximadamente dos meses después del comienzo de los síntomas. Cierto tiempo después se detecta HbsAb. El lapso entre uno y otro ha sido denominado “fase de ventana”. El resultado positivo de la

    prueba IgM-HbcAb durante esta fase confirma el diagnóstico de hepatitis B. La hepatitis B puede avanzar a hepatitis fulminante y a necrosis hepática. Se han observado también cirrosis y carcinoma hepatocelular como secuelas tardías. En ocasiones, ocurre un estado de portador crónico y de hepatitis activa crónica después de la infección con el virus de la hepatitis B. Cuanto más joven sea el enfermo cuando sufre de la infección, mayor es la probabilidad de desarrollar infección crónica. Los lactantes infectados al nacer tienen riesgo de 60 a 90 % de generar infección crónica. En la mayoría de los casos, el tratamiento sigue siendo de apoyo.

    3.- Virus de la hepatitis C (VHC)

    El VHC es un virus ARN de pequeño tamaño y espiral única, perteneciente a la familia de los Flaviviridae. Presenta una notable heterogeneidad a consecuencia de mutaciones que aparecen durante la replicación viral. (17)

    La hepatitis C constituye la mayor parte de lo que antes se denominaba hepatitis no A, no B. Se transmite por vía parenteral o por medio de contacto sexual y se relaciona con enfermedad hepática crónica.

    4.- Virus de la hepatitis D (VHD).

    La hepatitis D sucede únicamente como coinfección o superinfección en pacientes con enfermedad aguda o crónica, secundaria a la infección por hepatitis B.

    5.- Virus de la hepatitis E (VHE).

    La hepatitis E se halla principalmente en países en vías de desarrollo y suele ser benigna. Existe una tasa de mortalidad alta en mujeres embarazadas infectadas con este virus.

    Enfermedades virales

    Las enfermedades virales pueden causar también afección hepática e ictericia. El virus de Epstein-Barr, el agente etiológico de la mononucleosis infecciosa, es el más común. Los niños con esta entidad patológica presentan fiebre alta. La enfermedad suele vincularse con esplenomegalia y hepatomegalia, faringitis y linfadenopatía. La evolución de la enfermedad casi siempre es benigna; casi nunca se desarrolla ictericia. El tratamiento es de apoyo. Se han empleado esteroides cuando la hipertrofia de amígdalas y adenoides o la linfadenopatía ponen en riesgo la permeabilidad de las vías respiratorias. El citomegalovirus (CMV) y la toxoplasmosis pueden causar síndromes semejantes.

    La varicela, las infecciones por adenovirus, echovirus y coxackievirus pueden también (rara vez) originar hiperbilirrubinemia conjugada. Las infecciones bacterianas en niños mayores, incluyendo absceso hepático, septicemia, peritonitis y neumonía, se relacionan también con hiperbilirrubinemia conjugada.

    Lesión tóxica

    La lesión tóxica al hígado es otra categoría principal de factores que conducen al inicio agudo de hiperbilirrubinemia conjugada. Varios fármacos y

    toxinas ambientales pueden causar lesión hepática y colestasis, así como aumento de los valores de transaminasas. El antecedente de haber administrado estos medicamentos amerita un estudio inmediato para determinar si el fármaco es la causa de la enfermedad. Por lo general, cualquier medicamento que pueda causar colestasis debe suprimirse. El cuadro clínico es muy semejante al observado en la hepatitis infecciosa; sin embargo, no hay pródromo antes de la hepatitis. La insuficiencia hepática suele ser tardía en la evolución clínica, a

    menos que exista una exposición abrumadora de fármaco o toxina o exposición persistente que no ha sido reconocida. En ocasiones, una exposición tóxica puede causar insuficiencia hepática fulminante, incluyendo coagulopatía y encefalopatía. Los únicos tratamientos disponibles son supresión del agente tóxico y las medidas de apoyo. Se ha utilizado trasplante hepático en quienes aparece insuficiencia hepática evidente.

    Acetaminofén

    Una sobredosis de acetaminofén, sea accidental o intencional, es quizá la causa más frecuente inducida por fármaco de toxicidad hepática en niños y adolescentes. Se ingiere a menudo de manera concomitante con otros medicamentos en intentos de suicidio de adolescentes. El acetaminofén rara vez causa síntomas agudos (la lesión hepática se vuelve evidente dos a cuatro días después de la ingestión). Por tanto, cuando se consumen otras sustancias con el acetaminofén, esto puede distraer la atención de la posible participación del acetaminofén. La medición del valor de este fármaco o por lo menos la obtención de un escrutinio toxicológico o cualitativo que detecta acetaminofén debe ser tomarse en cuenta en el estudio de cualquier adolescente que intentó suicidarse mediante la ingestión de sustancias tóxicas. El antídoto específico N-acetilcisteína, cuando se usa tempranamente, puede impedir la insuficiencia hepática y la muerte. Los hongos Amanita y los solventes industriales como el tetracloruro de carbono son toxinas ambientales que pueden causar lesión hepática y colestasis.

    ENFERMEDAD DEL APARATO HEPATOBILIAR

    La enfermedad del aparato hepatobiliar es rara en la mayoría de los sujetos pediátricos. Los pacientes con variantes de anemia hemolítica (sobre todo en la enfermedad de células en hoz) presentan a menudo colelitiasis

    El inicio agudo de dolor en el cuadrante superior derecho o los episodios recurrentes de dolor en este sitio, en un paciente con antecedente de hemólisis en evolución, requieren pensar de inmediato en la posibilidad de que los cálculos biliares estén causando la colestasis. Cuando hay fiebre, la colecistitis aguda puede también complicar el cuadro clínico. Se percibe una masa palpable en el cuadrante superior derecho del abdomen. Aunque los quistes coledocianos son raros, se pueden manifestar también al final de la infancia. Por lo general, los enfermos con este problema se quejan de dolor en el cuadrante superior derecho o dolor abdominal difuso y vómitos. El ultrasonido abdominal permite demostrar los cálculos biliares o anomalías anatómicas.

    Se puede asociar colestasis con hidropesía de la vesícula biliar en pacientes con síndrome de Kawasaki. Otras manifestaciones de esta enfermedad multisistémica son evidentes. La hidropesía se puede mostrar con ultrasonido abdominal. Los pacientes con enfermedad pancreática y tumores abdominales quizá tengan obstrucción hepatobiliar y colestasis. El ultrasonido o la tomografía computadorizada del abdomen permiten mostrar estas obstrucciones.

    Los niños con apariencia enferma de manera crónica, que presentan estigmas de enfermedad hepática crónica ( angiomas en araña, eritema palmar, excoriaciones secundarias a prurito crónico y edema periférico), o que sufren

    episodios recurrentes de colestasis y disfunción hepática, pueden tener una enfermedad crónica que resulta en lesión del hígado. La hepatitis activa crónica autoinmunitaria se observa con más frecuencia en mujeres. Estos pacientes se quejan a menudo de malestar general, fiebre y dolor abdominal. Tal vez ocurran otras manifestaciones autoinmunitarias, incluyendo tiroiditis y anemia hemolítica autoinmunitaria. Con frecuencia hay hipergammaglobulinemia y anticuerpos microsomales específicos antimúsculo liso o contra hígado-riñón. Estos enfermos reaccionan a menudo al tratamiento inmunosupresor con corticosteroides o azatioprina. La enfermedad se relaciona muchas veces con recaídas cuando se suprimen los esteroides. El tratamiento inmunosupresor no debe iniciarse antes de que se hayan excluido las causas infecciosas y metabólicas de enfermedad hepática crónica.

    DEFICIENCIA DE ALFA1-ANTITRIPSINA

    Los individuos con esta enfermedad pueden desarrollar enfisema pulmonar prematuro, hepatopatía crónica y nefritis. Tal vez se manifieste en la lactancia; cuando no se diagnostica en ese período, algunas de estas manifestaciones aparecen posteriormente en la vida.

    En enfermos con hepatopatía progresiva, puede desarrollarse cirrosis e insuficiencia hepática al final de la infancia. La determinación del fenotipo de alfa1-antitripsina, con tipificación Pi se utiliza para establecer el diagnóstico. Los individuos con genotipo zz están afectados. No existe tratamiento específico para sujetos con este trastorno y hepatopatía progresiva. Hay la esperanza de que la terapéutica génica estará disponible en el futuro. En la actualidad, el trasplante

    hepático es la única esperanza para niños que generan insuficiencia hepática como resultado de esta enfermedad.

    ENFERMEDAD DE WILSON

    Esta constituye un trastorno autosómico recesivo que causa disfunción hepática, manifestaciones neurológicas y psiquiátricas y el dato característico de anillos corneales de Kayser-Fleischer en el examen oftalmológico (se requiere el examen con lámpara de hendidura para observarlos). En estos enfermos, casi siempre se halla un valor bajo de ceruloplasmina y son incapaces de excretar cobre en la bilis, lo cual origina su acumulación en el hígado. El inicio de los síntomas, que suele deberse a afección hepática o neurológica, casi siempre se manifiesta al final de la infancia o en la adolescencia. Quizás haya antecedentes familiares de enfermedad hepática, neurológica o psiquiátrica no diagnosticada.

    La afección del hígado se caracteriza por incrementos de los valores de transaminasas y por colestasis. Los pacientes con enfermedad de Wilson pueden presentar también hemólisis intensa que causa hiperbilirrubinemia no conjugada, ya mencionada antes. Las manifestaciones psiquiátricas y neurológicas incluyen problemas leves (como declinación del desempeño escolar o cambios conductuales) que progresan cuando no se realiza el diagnóstico y no se inicia el tratamiento. Los síntomas tardíos son temblores, lenguaje farfullante y distonía grave. Los anillos de Kayser- Fleischer quizá no se encuentren en niños con estadios iniciales de la enfermedad. El tratamiento con d-penicilamina, que secuestra cobre, permite remisión notable de los síntomas, incluyendo las manifestaciones hepáticas (cuando no ha habido insuficiencia hepática). En

    enfermos que sufren insuficiencia hepática fulminante o en quienes el diagnóstico no se realiza hasta que se manifiesta la insuficiencia hepática, el trasplante de hígado puede salvar la vida.(18)

    ICTERICIA DEL RECIÉN NACIDO

    La ictericia es el problema con mayor prevalencia en el periodo neonatal; es el resultado de la acumulación excesiva de bilirrubina en sangre y en los tejidos. En los lactantes nacidos a término, los valores de bilirrubina alcanzan un máximo en el tercer día de vida. La ictericia puede ser resultado de hiperproducción de bilirrubina, inmadurez del sistema de conjugación hepático

    o anomalía de la excreción biliar de bilirrubina conjugada. Todos estos factores participan en grado variable en la ictericia neonatal.

    DIAGNOSTICO DIFERENCIAL.

    A) Ictericia fisiológica.

    B) Ictericia del pecho materno y leche materna.

    C) Aumento en la producción de bilirrubina:

    • Hemólisis:

    Isoinmunitaria ( incompatibilidad Rh, ABO o de un grupo menor)

    • Defecto hereditario de la membrana del eritrocito:

    Esferocitosis congénita.

    Eliptocitosis.

    Picnocitosis.

    Estomacitosis.

    • Defecto de enzimas del eritrocito:

    Piruvatocinasa.

    Deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa.

    Deficiencia de hexocinasa.

    Deficiencia de 2,3-difosfoglicerato mutasa.

    • Hemoglobinopatías:

    Talasemia alfa homocigótica.

    Talasemia beta.

    • Defectos adquiridos de los eritrocitos:

    Infección.

    Fármacos.

    Microangiopatía.

    • Sangre secuestrada:

    Cefalohematoma.

    Hematoma subdural.

    Hematoma pulmonar.

    Hematoma retroperitoneal.

    Hematoma cerebral.

    • Sangre deglutida.

    • Policitemia y retraso del pinzamiento del cordón umbilical.

    D) Disminución de la captación:

    • Septicemia.

    • Disminución de la proteína Y.

    • Galactosemia.

    • Hipotiroidismo.

    E) Conjugación disminuida:

    • Enfermedad de Gilbert.

    • Síndromes de Crigler-Najjar tipos I y II

    • Hipotiroidismo.

    • Galactosemia.

    • Deficiencia adquirida de transferasa, secundaria a medicamentos (p. ej. Cloranfenicol, nobobiocina)

    F) Excreción defectuosa:

    • Hipotiroidismo.

    • Galactosemia.

    G) Riego hepático inadecuado:

    • Asfixia al nacimiento.

    H) Incremento de la resorción:

    • Estenosis pilórica.

    • Retraso en la eliminación de meconio.

    • Obstrucción intestinal.

    • Enfermedad de Hirschsprung.

    • Ileo meconial.

    I ) Ictericia relacionada con premadurez.

    J) Varios:

    • Lactantes hijos de madres diabéticas.(18)

    ANALISIS DEL DIAGNOSTICO DIFERENCIAL:

    Ictericia fisiologica:

    La ictericia fisiológica es aquella que se caracteriza por:

    1.- Su comienzo después de las 1as venticuatro horas de vida.

    2.- Tener su acmé en un recién nacido a término al 2º-3º día, y en pretérmino entre el 4º-6º día.

    3.- Tener una duración máxima de siete días en el recién nacido a término y diez en el pretérmino.

    4.- Tener una bilirrubina directa < 2 mg%, o en todo caso, inferior al 30% de la bilirrubina total.

    5.- Tener un aumento diario inferior a 5 mg%.

    6.- No llegar en ningún momento a 15 mg% de bilirrubina indirecta.(19)

    Ictericia de la leche materna:

    Los recién nacidos alimentados al pecho materno son más propensos a la

    hiperbilirrubinemia que los lactantes alimentados con fórmula. Este trastorno se ha dividido arbitrariamente en ictericia de inicio temprano o ictericia de alimentación materna, que sucede en los primeros dos a cuatro días de vida, e ictericia de inicio tardío o ictericia de leche materna, que comienza del cuarto al séptimo días de vida. Aproximadamente 13% de los recién nacidos alimentados al pecho materno alcanza un valor de bilirrubina mayor de 12 mg/dl. El valor de bilirrubina comúnmente alcanza su máximo con 10 a 30 mg/dl y persiste por 4 a 10 días a ese nivel antes de declinar lentamente a los valores que se alcanzan en la edad adulta, que es de 3 a 12 semanas de edad en recién nacidos alimentados al pecho materno. Los lactantes prematuros alimentados con leche materna donada de banco desarrollan también un valor de bilirrubina significativamente más alto que sus contrapartes alimentados con fórmula. Dado que no existe diferencia entre la tasa de producción de bilirrubina en lactantes alimentados con fórmula y la tasa de producción en los lactantes alimentados al pecho materno, la razón por el valor más alto de hiperbilirrubinemia no tiene que ver con la producción, sino con la conjugación y excreción de bilirrubina. La ictericia temprana relacionada con leche materna sucede en los primeros tres o cuatro días de vida, puede relacionarse con ingestión subóptima de líquidos y calorías totales antes del establecimiento completo de lactación, ya que los lactantes alimentados al pecho materno tienden a perder más peso en este periodo. Los neonatos alimentados al pecho materno eliminan menos meconio en las heces. Se ha postulado, aunque no se ha demostrado que la ictericia tardía por leche materna se debe a inhibición de la excreción hepática de bilirrubina por medio de lipasa y por ácido graso de cadena larga no esterificado de la leche materna. Se considera también que la beta-glucoronidasa, presente en la leche materna

    desconjuga la bilirrubina a una forma liposoluble no polar. Esta última es fácilmente resorbida, incrementando así la circulación enterohepática de la bilirrubina.

    Rara vez hay Kernícterus debido a hiperbilirrubinemia que se produce como consecuencia de alimentación al pecho materno. Una vez que se han excluido las causas patológicas de ictericia, estos recién nacidos pueden tratarse de manera conservadora. Al interrumpir la alimentación al pecho materno, con la eliminación de alimentación oral hasta por 24 horas, desciende notablemente el valor de bilirrubina. Una vez que se reanuda la lactancia, se incrementa el valor de bilirrubina, aunque no alcanza el valor alto previo. Es también posible controlar la ictericia por leche materna por medio de fototerapia sin interrumpir la lactancia.

    Enfermedad hemolítica isoinmunitaria.

    La incompatibilidad de grupo sanguíneo entre la sangre fetal y la materna puede causar hemólisis en el feto y en el recién nacido, cuando los anticuerpos maternos son transmitidos transplacentariamente al feto. Esto puede dar por resultado anemia e ictericia en el neonato. Es más grave en la incompatibilidad Rh. En 15% de los caucásicos, 5% de los negros y 1% de los asiáticos, los resultados de la prueba son negativos para el antígeno D, que es el más potente de los antígenos Rh. En todos los casos, en sujeto es Rh positivo y la madre Rh negativa. De manera característica, el primer hijo no se afecta, o solo levemente, a menos que haya habido un aborto previo u otro tipo de contacto con sangre Rh positiva. Los eritrocitos fetales recubiertos con anticuerpos derivados transplacentariamente se lisan en los tejidos reticuloendoteliales. La enfermedad por Rh fue frecuente antes de la introducción de inoculación de inmunoglobulina

    G anti-D (RhoGAM), como profilaxia contra la sensibilización materna perinatal. Esto ha reducido la tasa de sensibilización preparto de madres Rh negativas a 0,17%. El feto únicamente presenta peligro de anemia grave, ya que la placenta elimina eficazmente la bilirrubina producida o la sangre hemolisada.

    En la isoinmunización grave, el valor de bilirrubina suele incrementarse rápidamente una vez que nace el niño. Otras características clínicas dependen del grado de hemólisis. El recién nacido suele estar pálido. El hígado y el bazo

    pueden estar aumentados de tamaño debido a hematopoyesis extramedular excesiva. Otras características de hidropesía fetal son los signos de insuficiencia cardíaca congestiva (taquicardia y taquipnea) cuando la anemia es bastante grande. Se debe efectuar el diagnóstico prenatalmente y se confirma al obtenerse un resultado positivo en una prueba de Coombs directa y al comparar el grupo sanguíneo del recién nacido con el grupo sanguíneo de la madre. Otros estudios de laboratorio comprenden la obtención de un recuento celular completo, que suele mostrar trombocitopenia y un valor bajo de hematocrito. El recuento de reticulocitos se incrementa a más del 15%.

    El elemento fundamental del tratamiento es la corrección de la anemia y prevenir el incremento excesivo de bilirrubina. Es importante determinar la tendencia al aumento del valor de bilirrubina. Los recién nacidos con evidencia de hemólisis grave son atendidos en la sala de cunas intensivas. La anemia grave y una tasa de incremento de bilirrubina de más de 5 mg/dl/día (86mol/L) se considera indicación para transfusiones de intercambio (exsanguinotransfusión). También, un nivel de más de 15 a 17 mg/dl (256-291 mol/L) que va en aumento es otra indicación para una transfusión de sangre para intercambio.

    Muchos recién nacidos con la enfermedad Rh pueden tratarse sólo con fototerapia.

    Incompatibilidad ABO.

    La incompatibilidad del grupo sanguíneo ABO causa enfermedad menos grave. Hay este tipo de incompatibilidad en el 12% de todos los embarazos, pero únicamente el 1% de éstos se relaciona con hemólisis grave.

    La madre suele tener grupo sanguíneo O y el feto tipo A, B o AB. Los casos más graves corresponden a los recién nacidos con grupo sanguíneo A1 cuyas madres tienen sangre tipo O. El antígeno que participa en esta compatibilidad se haya ampliamente distribuido en otros tejidos además de los eritrocitos, lo cual posiblemente diluye los efectos de anticuerpos transmitidos transplacentariamente. A diferencia de la incompatibilidad Rh, el primer embarazo quizá sea afectado. Los lactantes con incompatibilidad ABO en quienes los resultados de la prueba de Coombs son positivos, tienen doble probabilidad de tener un valor de bilirrubina mayor de 12 mg/dl (205mol/L), que los lactantes compatibles ABO. El cuadro clínico es semejante al observado con la incompatibilidad Rh, aunque suele ser mucho menos grave. Las razones para menor gravedad son:

  • Los antígenos A y B están distribuidos de manera ubicua con tejidos fetales.

  • Los anticuerpos transmitidos son parcialmente neutralizados por la placenta.

  • Los antígenos A y B son más débiles.

  • Los datos de la exploración física pueden ser poco notables a menos que el grado de hemólisis sea grave. Los estudios de laboratorio que se deben realizar son recuentos celulares completos para valorar el grado de anemia. Los eritrocitos son microcíticos. El resultado de la prueba de Coombs directa es

    débilmente positiva. El valor de bilirrubina está moderadamente incrementado; la tasa de incremento suele ser menor que la observada con la enfermedad Rh. La mayoría de los recién nacidos afectados pueden tratarse con fototerapia. La ictericia grave con incompatibilidad ABO requiere el mismo manejo enérgico

    como si se tratara de la enfermedad Rh, dada la evidencia de mayor riesgo de encefalopatía hiperbilirrubinémica. Estos recién nacidos necesitan vigilancia

    dada la posible producción de anemia de inicio tardío a las dos o tres semanas de edad.

    Enfermedad hemolítica hereditaria no inmunitaria

    Estas son las causas menos frecuentes de ictericia en el recién nacido. La esferocitosis hereditaria es una enfermedad autosómica dominante, con 25% de casos que surgen esporádicamente como nueva mutación. Tiene una incidencia de 1/5.000. Suele haber antecedentes familiares importantes de esplenectomía, cirugía de la vesícula biliar y anemia. El diagnóstico se confirma mediante un resultado anormal de una prueba de fragilidad osmótica. El cuadro clínico depende del grado de hemólisis. Puede haber hepatoesplenomegalia debido a hematopoyesis extramedular, siendo la anemia y la ictericia moderadas. En el frotis de sangre periférica, se observan eritrocitos microcíticos, con incremento de la concentración media de hemoglobina corpuscular.

    La deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) es una enfermedad recesiva ligada al X observado en persona de raza negra, descendientes de poblaciones del Mediterráneo, judíos, sefaradíes y asiáticos. Afecta al 13% de varones y al 2 % de mujeres afroestadounidenses. En estos últimos, solo los eritrocitos viejos tienen deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa; El principal problema comprende la estabilidad de la enzima

    glucosa-6-fosfato deshidrogenasa . Estas células se lisan fácilmente bajo tensiones oxidantes. Los antecedentes familiares de hermanos previamente

    afectados orientan hacia el diagnóstico. El antecedente materno de ingestión de oxidantes como antipiréticos, sulfonamidas y antipalúdicos es también importante, aunque puede haber hemólisis sin un elemento precipitante obvio. En la exploración física, los datos dependen del grado de hemólisis. El recuento completo de eritrocitos y el índice de reticulocitos pueden indicar hemólisis. El diagnóstico se confirma por medio de análisis de enzimas de eritrocitos. La hemólisis grave se relaciona con mayor riesgo para el desarrollo de Kernícterus. El tratamiento es de apoyo y evitar factores oxidantes. La ictericia puede persistir hasta la tercera semana de vida.

    Otras enfermedades hemolíticas hereditarias son bastante raras y comprenden eliptocitosis, estomatocitosis y pignocitosis.

    Defectos en la conjugación de bilirrubina hepática.

    Se bosquejan en el cuadro 1.

    Lactantes hijos de madres diabéticas.

    CLASIFICACIÓN DE LA DIABETES MATERNA: Según P. White.

    Tipo A: Diabetes química. Test de tolerancia a la glucosa positivo antes o durante el embarazo. Prediabetes: Historia de niños de más de 4 Kg. o muertos inexplicados.

    Tipo B: Dependiente de medicación. Comienzo después de los 20 años y duración de menos de 10 años.

    Tipo C: C1 Comienzo entre los 10 - 19 años. C2 Duración de 10 a 19 años.

    Tipo D:

    D1 Comienzo antes de los 10 años.

    D2 Duración de más de 20 años.

    D3 Calcificación de los vasos (Enf. vascular).

    D4 Retinopatía benigna.

    D5 Hipertensión.

    Tipo E: Igual que D + calcificación de los vasos pélvicos.

    Tipo F: Nefropatía.

    Tipo G: Esterilidad. Abortos.

    Tipo H: Cardiomiopatía diabética.

    ANTECEDENTES OBSTETRICOS DE LOS H.M.D.

    Toxemía, Pielonefritis, infección urinaria.

    Polidihidramnios.

    FISIOPATOLOGÍA
    Los H.M.D. presentan un hiperinsulinismo fetal funcional con respuesta pobre al glucagón y a la epinefrina y disminución de la STH que provocan hipoglucemia. A ello coadyuvan la glucogenolisis y la neoglucogénesis disminuida.

    CLINICA
    Depende del tipo y gravedad de la diabetes materna, así como de su

    correcto control y tratamiento. Los fetos son macrosómicos en los tipos de White, A, B y C, mientras que pueden ser pequeños en los tipos D, E y F.

    Lo típico es que los H.M.D. tengan un fenotipo característico y que presenten alguno de estos hallazgos:

    1.- Hipoglucemia.

    2.- Hipocalcemia: Se debe entre otras causas a hiperparatiroidismo materno, prematuridad y/o sufrimiento fetal.

    3.- Hiperbilirrubinemia: Por concentración del volumen extracelular, policitemia, sufrimiento fetal.

    4.- Hipomagnesemia: Por hipocalcemia.

    5.- Poliglobulia.

    6.- Distress respiratorio: Por retraso de la madurez pulmonar comparada con la de otros recién nacidos de igual edad gestacional.

    7.- Trombosis de vena renal por policitemia, disminución del volumen extracelular y deshidratación.

    8.- Infecciones: Por disminución del complemento, actividad opsónica e inmunidad celular.

    9.- Anomalías congénitas.

    10.- Cardiopatías congénitas: TGV, CIV y PDA, así como miocardiopatía hipertrófica.

    11.- Sufrimiento fetal: Causado por distocias.

    DIAGNÓSTICO
    Haced: gases, Ca, bilirrubina y sistemático de sangre. Otros análisis según clínica. El dextrostix se debe hacer con la pauta del protocolo de hipoglucemia o con esta otra ligeramente distinta: 1,2,4,6,12,24,36,48,72 y 96 horas de vida . Se deberá pedir en el laboratorio glucemia una vez al día,

    además del dextrostix y muy eventualmente si no respondiera al tratamiento de hipoglucemia, niveles de insulina, siempre con una determinación concomitante de glucemia.

    Contrastad cifras con el laboratorio.

    TRATAMIENTO
    Profiláctico: Iniciar alimentación oral lo antes posible, a las 2 horas de vida. Si el estado clínico no lo permitiera, poned una perfusión de glucosa al 10% a razón de 60 a 100 cc/Kg/día, según peso y dificultad respiratoria. A mayor polipnea mayor cantidad de líquidos.

    Curativo: Si pese a ello aparece hipoglucemia asintomática o sintomática. Seguid los pasos del protocolo de hipoglucemia.

    Se recuerda que el tratamiento máximo es glucosa hipertónica + glucagón + prednisona + Diazóxido.(19).

    Sangre secuestrada.

    La degradación de eritrocitos dentro de cefalohematoma o hematoma subdural y en sangre intraperitoneal, resultado de transfusiones prenatales de eritrocitos en paquete, puede causar ictericia como resultado de incremento en la carga de bilirrubina al hígado. La hemorragia periventricular e intraventricular se

    asocia también con hiperbilirrubinemia en lactantes con peso al nacer menor de 1.500 gr.

    Ictericia neonatal familiar benigna.

    Se conoce también como síndrome de Lucey-Driscoll. Se considera que esta entidad se debe a inhibidores inespecíficos de difosfouridina glucoronil transferasa en plasma. Esto causa hiperbilirrubinemia de grado leve a moderado y casi nunca requiere tratamiento.

    Ictericia prolongada.

    En ocasiones, se encuentran en el recién nacido hiperbilirrubinemia indirecta de grado leve a moderado que persiste más de dos a tres semanas. Las causas más habituales son hipotiroidismo, trisomía 21, ictericia de la leche materna, atresia biliar, galactosemia, enfermedades hemolíticas y síndrome de Crigler-Najjar. En ocasiones, se observan también cardiopatías congénitas cianóticas (estos trastornos se manifiestan con signos relacionados más directamente con el trastorno primario). La ictericia vinculada casi nunca necesita tratamiento especial. En atresia biliar, es imperativo realizar rápidamente el diagnóstico para que el lactante se beneficie de la terapéutica definitiva de portoenterostomía.

    Estudio diagnóstico de la ictericia en el recién nacido.

    El estudio del neonato ictérico comienza con un interrogatorio completo sobre la familia, el embarazo y el parto. Los antecedentes familiares comprenden

    información acerca de trastornos hematológicos, esplenectomía, problemas de la vesícula biliar, niños previamente afectados, tipo de sangre materna y estado de anticuerpo, y antecedentes obstétricos. Son también importantes los datos del embarazo, el trabajo de parto y del parto, así como los medicamentos utilizados. Cuando el parto fue traumático puede indicar la posibilidad de hematoma oculto.

    Además de la ictericia en escleróticas, mucosas y piel, la exploración física puede poner de manifiesto palidez, hepatoesplenomegalia y otros datos de hemólisis. Cuando la anemia es grave puede haber signos de choque (hipotensión, taquicardia, prolongación del llenado capilar). En los casos más graves de isoinmunización o anemia, el recién nacido puede estar hidrópico con ascitis, derrame pleural y hepatoesplenomegalia grave.

    El estudio de laboratorio se reserva para recién nacidos con ictericia más importante, es decir más de 15 mg/dl (256mol/L); un valor de bilirrubina que se incrementa con rapidez, y el dato en el interrogatorio o los datos de la exploración física sugestivos de hemólisis. Las pruebas de laboratorio permiten distinguir la hiperbilirrubinemia patológica de la ictericia fisiológica exagerada, así como seguir la tendencia al incremento en la cifra de bilirrubina, con objeto de determinar cuál es la intervención necesaria y cuándo. Se realiza recuento celular completo para determinar la gravedad de la anemia y se inspecciona el frotis de sangre periférica en busca de claves patognomónicas de trastornos, como esferocitosis y eliptocitosis congénita. Un volumen corpuscular medio disminuido (menor de 100), anemia e incremento del recuento de reticulocitos (más del 10%) son datos probables de hemólisis crónica. Se realiza de manera sistemática prueba de Coombs directa en sangre de cordón umbilical en recién nacidos, hijos de madres Rh negativo.

    Se debe determinar el grupo sanguíneo del recién nacido, ya que los sujetos pediátricos con evidencia de hemólisis, hijos de madres con incompatibilidad ABO, tienen riesgo incrementado de encefalopatía por bilirrubina. Los análisis enzimáticos para G6PD pueden estar indicados en recién nacidos seleccionados para detectar hemólisis no inmunitaria.

    En general, la ictericia que se manifiesta al nacimiento o en las primeras 24 horas de vida es patológica. Suele deberse a eritroblastosis fetal, hemorragia oculta o infección congénita, u ocurre como consecuencia de transfusión intraperitoneal intrauterina. La mayoría de los casos de ictericia que se manifiesta en el segundo y tercer días de vida es fisiológica, mientras que la ictericia que aparece del cuarto día de vida hasta el final de la primera semana puede ser secundaria a infecciones congénitas, policitemia, equimosis extensa y hematoma. Después de la primera semana de edad, quizá se manifieste la ictericia por leche materna, atresia biliar, hepatitis viral, galactosemia, esferocitosis congénita, deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa y otras deficiencias de enzimas de eritrocitos.

    Tratamiento de la ictericia en el recién nacido.

    Un valor alto de bilirrubina no conjugada quizá sea neurotóxico en el periodo neonatal. Durante este lapso, el cerebro está en riesgo de generar encefalopatía por bilirrubina y Kernícterus.

    Por esta razón, con la existencia de hiperbilirrubinemia patológica, se deben efectuar todas las acciones para prevenir esta complicación. Cuando se han excluido las causas patológicas por medio de una historia clínica y estudio de

    laboratorio apropiados, la ictericia que es fisiológica casi nunca requiere tratamiento. Anteriormente, el valor de bilirrubina de 20 mg/dl era considerado peligroso. Sin embargo, el peligro que representa esta cifra ha sido cuestionado por los líderes en el campo. Ya que casi no hay casos que alcancen un valor de 25mg/dl, la ictericia se resuelve sin tratamiento. Es indispensable la vigilancia cuidadosa de la alimentación, la actividad y los valores de bilirrubina cuando no se instituya tratamiento activo.(18)

    Tratamiento de la incompatibilidad ABO

    Una vez hecho el diagnóstico, con la demostración que existan aglutininas anti A o eventualmente anti B, el tratamiento será el siguiente:

    1.- Fototerapia

    Es el tratamiento de elección, debido a que la hemólisis suele ser menos importante que en la incompatibilidad Rh; la fototerapia evita muchas EXT. Por ello tienden a evitarse las EXT cuando la bilirrubina indirecta es inferior a los 18 mg % durante las primeras 24 horas de vida.

    Las indicaciones concretas se encuentran en el esquema de MAISELS.

    2.- Exanguinotransfusión(EXT)

    Las indicaciones según nuestra experiencia clínica muestra que:

    - En los RN a término con buen estado general, sin acidosis ni hipoglucemia, la EXT puede posponerse hasta que la bilirrubina indirecta llegue a los 20 mg%.

    - En los RN a término, con regular estado general, acidosis y/o hipoglucemia, se hará la EXT al llegar la bilirrubina a los 18 mg %.

    -No existe la incompatibilidad ABO en los pretérminos.

    Tratamiento de la hiperbilirrubinemia sin isoinmunización

    Se diagnostica según protocolo, y excluyendo isoinmunización Rh y ABO. El tratamiento será el siguiente:

    a) RN a término:

    - Fototerapia según esquema de MAISELS.

    - EXT: Si el niño tuviera buen estado general, y no tuviera asociado ningún factor de riesgo, no se haría EXT hasta que la bilirrubina indirecta llegue a 25 mg %. Si el niño tiene mal estado general, o algún factor de riesgo, hacer EXT con niveles de bilirrubina indirecta próximos a 20 mg %.

    b) RN pretérmino:

    Las indicaciones de fototerapia y EXT se resumen en el esquema siguiente que tiene en cuenta: peso al nacimiento, edad postnatal, cifra de bilirrubina y factores de riesgo. En líneas generales, la fototerapia se establece cuando la bilirrubina indirecta llega a una cifra inferior en 4 mg % a aquélla en que la EXT resultaría indicada. En los niños de menos de 1.000 grs. las indicaciones se harán ante cada caso concreto pese a lo que dice el esquema de Maisels.(19)

    ICTERICIA COLESTASICA

    Esta entidad patológica se debe a hiperbilirrubinemia directa, suele producirse como consecuencia del fallo de la excreción de bilirrubina conjugada, desde los hepatocitos al duodeno. Sucede en 1/2500 recién nacidos. Las causas suelen dividirse en extrahepáticas e intrahepáticas, aunque en el periodo neonatal hay mucha sobreposición entre las dos, desde los puntos de vista clínico y bioquímico.

    Diagnóstico diferencial de la ictericia colestásica en el RN.

  • Colestasis relacionada con alimentación parenteral total.

  • Obstrucción biliar:

    • Intrahepática:

    - Escasez de conductos biliares intrahepáticos.

    • Extrahepática:

    - Atresia biliar

    • Quistes del colédoco.

    • Tapones de bilis.

  • Infecciones congénitas:

    • Citomegalovirus.

    • Rubeola.

    • Herpes simple.

    • Toxoplasmosis.

    • Hepatitis B.

    • Coxackievirus.

    • Echovirus.

    • Sífilis.

  • Hepatitis idiopática.

  • Trastornos metabólicos:

    • Deficiencia de alfa1-antitripsina.

    • Tirosinosis.

    • Galactosemia.

    • Hipermetionemia.

    • Intolerancia hereditaria a la fructosa.

  • Otros:

    • Fibrosis quistica.

    • Síndrome de Dubin-Johnson.

    • Síndrome de Rotor.

    • Eritroblastosis fetal grave.

    ANALISIS DEL DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

    Ictericia colestásica relacionada con alimentación parenteral total.

    La ictericia colestásica vinculada con la alimentación parenteral total es la causa más frecuente de hiperbilirrubinemia conjugada en lactantes en salas de cuna de cuidados intensivos.

    Casi nunca aparece hasta después de dos o tres semanas de hiperalimentación. La frecuencia se relaciona con el grado de premadurez del

    recién nacido. No se ha precisado la fisiopatología exacta de este tipo de colestasis pero es probable que sea multifactorial. El ayuno prolongado parece participar, ya que los sujetos pediátricos que se mantienen con alimentaciones enterales mínimas tienen menos propensión a desarrollar colestasis. Las características histopatológicas comprenden estasis biliar, inflamación portal y proliferación de conductos biliares. Se incrementan los valores en plasma de ácido biliar y de gammaglutamil transferasa. La ictericia colestásica suele desaparecer de uno a tres meses después de instituir la alimentación enteral.

    Atresia biliar.

    Hasta el 80% de la hepatitis neonatal se debe a atresia biliar o es idiopática. Algunos casos se relacionan con infección por reovirus tipo 3. Los lactantes afectados suelen presentar ictericia (que se vuelve evidente entre la segunda y la sexta semanas de vida), heces acólicas y orina oscura, pudiendo haber hepatomegalia. En el periodo neonatal, quizá sea difícil distinguir la atresia biliar de la hepatitis neonatal, a pesar de estudios de disfunción hepática, de ultrasonografía abdominal y pruebas con radionúclidos. La corrección quirúrgica (portoenterostomía) es satisfactoria en el 80 % de los casos, cuando el diagnóstico se efectúa en las primeras 8 semanas de edad.

    Hepatitis neonatal idiopática.

    Esta constituye un diagnóstico de exclusión. En estos lactantes existe ictericia prolongada sin los estigmas de infección congénita y sin evidencia de enfermedad metabólica. En el examen histopatológico se observan los

    hepatocitos que sufren transformación a células gigantes multinucleadas, con zonas de necrosis e inflamación. De 65-85% de los pacientes se recuperan. El cuadro clínico es semejante al observado en la atresia biliar, aunque es variable la producción de heces acólicas. El tratamiento es de apoyo, con reemplazo de vitaminas liposolubles.

    Infección.

    Las infecciones congénitas causan con frecuencia ictericia en el periodo neonatal. La ictericia rara vez es la única manifestación de estos trastornos. Las infecciones más frecuentes que son toxoplasmosis, rubeola, sífilis, coxackievirus B, citomegalovirus y herpes simple, suelen dejar otros estigmas en forma de retraso del crecimiento, microcefalia, hepatoesplenomegalia, trombocitopenia, calcificaciones cerebrales, coriorretinitis y hemorragias retinianas. La ictericia por lo general es leve y se debe a una combinación de hiperbilirrubinemia directa e indirecta. La infección neonatal por Escherichia coli de las vías urinarias casi siempre se relaciona con ictericia. De nueva cuenta, esto suele ser una combinación de hiperbilirrubinemia directa e indirecta. En un lactante por lo demás sano, es improbable que la hiperbilirrubinemia indirecta en los primeros tres a cuatro días de vida se relacione con infección. El diagnóstico se efectúa por medio de estudios serológicos y cultivos. El tratamiento se dirige al agente causal.

    Diagnóstico.

    La hiperbilirrubinemia conjugada es siempre patológica y requiere un estudio rápido para identificar causas quirúrgicamente corregibles.

    En general se realizan pruebas de función hepática y recuento celular completo siendo estas pruebas inespecíficas. Están indicadas las pruebas serológicas para identificar agentes etiológicos cuando hay estigmas de infección congénita. Se estudia la orina en busca de sustancias reductoras que ayudan en el diagnóstico de galactosemia. Es importante el ultrasonido abdominal para valorar la homogeneidad del tejido hepático y las vías biliares extrahepáticas. Las gammagrafías con radionúclidos y el empleo de compuestos timidoacéticos marcados con tecnecio 99m son útiles para valorar la función hepática, así como para visualizar los conductos biliares. En ocasiones es necesaria la biopsia hepática percutánea para llegar a un diagnóstico. Otras pruebas diagnósticas comprenden la obtención de una muestra de 24 horas de líquido duodenal para visualizar de manera directa los pigmentos biliares.

    Tratamiento.

    Este se dirige a la causa. La atresia biliar, el quiste del colédoco y la estenosis congénita del conducto colédoco se benefician de la corrección quirúrgica. Se instituye tratamiento antimicrobiano adecuado para infecciones congénitas. La colestasis relacionada con alimentación parenteral total se resuelven lentamente con ingestión enteral y descontinuando la hiperalimentación tan pronto sea posible(18).

    Bibliografía

  • FARRERAS-ROZMAN. Medicina interna, decimotercera edición: Ictericias; sección dos, parte dos: 280

  • LINN S, SCHOEN BAUM SC, MONSON RR, ROSNER B, STUBBLEFIELD PG, RYAN KJ. Epidemiology of neonatal hyperbilirubinemia. Pediatrics 1985; 75: 770-774.

  • OSKY FA. Hiperbilirrubinemia en el recién nacido a término. Contemporary Pediatrics 1992; 2(6): 291-294.

  • AVERY GB. Neonatología, 3ª edición, editorial Panamericana, Buenos Aires 1990; 544-637.

  • QUERO J. Ictericias del recién nacido, en M. Hernández Rodríguez, Pediatría, Madrid, Ediciones Díaz de los Santos, S.A., 1987; 203-220.

  • HAWKINS FG. Hiperbilirrubinemia en el recién nacido, cap.93, en Cuidados Intensivos Pediátricos, ed F. Ruza y cols, en prensa.

  • WATCHKO JF, OSKY FA. Bilirrubin 20 mg/dl vigintiphobia. Pediatrics 1983; 71: 660-661.

  • PEDIATRIA, NUM. 47. Metabolismo de la bilirrubina, Noviembre 1987:17.

  • Polednak AP, Janerick DT. Hematocrit among blacks with sickle cell trait. Hum Biol 1975; 47: 493-504.

  • Barbedo MMr, McCurdy PR. Red cell life span in sickle cell trait. Acta Haematol 1974; 51: 339-343.

  • Serjeant GR. Sickle Cell Disease. Oxford, Ozford University Pres 1985; 18-19 y 336.

  • Jones SR, Binder RA, Donowho EM Jr. Sudden death in sickle cell trait. N Engl J Med 1970; 282: 323-325.

  • Death of an athlete with sickle cell trait. Med Worl News 1974; 15: 44.

  • Diggs IW. The sickle cell trait in relation to the training and assignement of duties i nthe armed forces. III Hypostenuria, hematuria, sudden death, rhabdomyolysis and acute tubular necrosis. Aviat Space Environ Med 1984; 55: 358-364.

  • Sateriale M, Hart P. Unexpected death in a black military recruit with sickle cell trait: Case report. Milit Med 1985; 150: 602-605.

  • Abelló. Manual 12 de Octubre; 59. 1. B. 4

  • PEDIATRICS (ED. ESPAÑOLA). Infección por el virus de la hepatitis C: Vol 4 ,1988; nº 3:226.

  • MANUAL CLINICO DE PEDIATRIA. Ictericia 1998; tema 48:399-420.

  • Http//www.se-neonatal.es/se-neonatal/SEN Fra5.htm.

  • Cuadro 1

    ENFERMEDAD

    DEFECTO

    GENETICO

    GILBERT

    Actividad subnormal de transferasa, es también defectuosa en la captación de bilirrubina unida a albúmina desde el plasma.

    Autosómico recesivo

    CRIGLER-NAJJAR I

    Ausencia completa de la enzima transferasa

    Autosómico recesivo

    CRIGLER-NAJJAR II

    Ausencia parcial de la enzima transferasa.

    Menos grave que el tipo I

    Autosómico dominante



    45

    Ictericias: diagnóstico diferencial

    10