Homosexualidad y Sigmund Freud

Psicosociología. Biología. Gays. Lesbianas. Inclinaciones sexuales. Concepción general. Sexualidad. Aceptación. Expresión. Jóvenes. Ciencia. SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

  • Enviado por: Mansonita
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 16 páginas
publicidad
publicidad

LA HOMOSEXUALIDAD

y

SIGMUND FREUD

SIGMUND FREUD

Nacido en el año 1856 y fallecido en el 1939, Sigmund Freud fue un famoso neurólogo, psiquiatra y escritor austríaco. Publicó gran número de memorias y libros en los que expuso sus doctrinas que extendieron su reputación por todo el mundo civilizado. Sus teorías han influido extraordinariamente en las corrientes psicológicas y literarias de los primeros treinta años del siglo XX. Su método analítico se funda en la averiguación de los fenómenos psíquicos subconscientes. Del análisis de estos fenómenos parte el freudismo doctrina por el creada, y su técnica el psicoanálisis. En su método de curación es de esencial importancia la autoeducación del paciente, el cual tiene que recordar hechos lejanos de su vida, y en este sentido desempeñan papel preponderante las impresiones sexuales.

Escribió muchos escritos a lo largo de su carrera, pero muchos de ellos estuvieron vinculados al tema de la sexualidad de la persona. Es el caso de Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina donde desarrolla toda su teoría frente al caso de una muchacha homosexual de dieciocho años de edad. En todo el relato encontramos factores que reflejan que Freud estaba completamente en contra de la homosexualidad y consideraba a los homosexuales unos pervertidos:

“No quiero dejar pasar esta oportunidad sin expresar, otra vez, mi estupefacción por el hecho de que los seres humanos puedan recorrer tramos tan grandes y tan importanes de su vida amorosa sin notar mucho de ella y aun, a veces, sin tener de ella la mínima vislumbre; o que cuando eso les llega a conciencia, equivoquen tan radicalmente su juicio”.

El relato se basa en todo el proceso de análisis de la muchacha para poder enfrentar su homosexualidad. Ella, dueña se sí mima, sufre un conflicto interior al que por si sola no puede poner fin , entonces acude al analista, la formula su queja y le solicita auxilio. Pero no es la función del analista “salvar” a la muchacha, sino que solo la hace llegar a entender porque llega a un comportamiento como lo es la homosexualidad.

Cuando Freud presentó la famosa Teoría Sexual, comenzaba la exposición diciendo:

“A primera vista parece que todo el mundo se halla de acuerdo sobre el sentido de lo sexual asimilándolo a lo indecente, esto es, aquello que no debe hablarse entre personas correctas”.

Un poco exagerado para nuestras mentes de siglo XXI, pero para sus contemporáneos nacidos a finales del siglo XIX esto era una sensatez única. Claro que termina el capitulo diciendo que:

“los sueños perversos, incestuosos y crueles son comunes a todos los hombres y no son monopolio de los neuróticos, por lo que podemos concluir diciendo es que el hombre normal ha pasado a través de las perversiones siendo éstas un camino evolutivo normal y sano”.

En el medio, desarrolla ideas como que los homosexuales, que en primer termino, entran en el rubro de “perversos” no son mas que aquellos que expresan abiertamente la tendencia homosexual que tenemos todos; que justamente la mayoría de las neurosis se basan en la expresión de la homosexualidad latente; que los niños tienen vida sexual activa que se expresa, entre otros, a través del placer de chupar el pezón de la madre o expulsar sus propios excrementos; que la histeria no es mas que la comprobación de que cualquier órgano del cuerpo puede desempeñar una función sexual erógena, además de la propia función normal; que el clítoris desempeña en la niña pequeña el papel del pene, siendo la sede de una excitabilidad particular y el órgano que proporciona satisfacción autoerótica.

Estos conceptos que son una pequeña parte del psicoanálisis, han demostrado ser incómodos. Uno se pregunta porque son incomodas estas ideas. Podría ser que fueran, como mucho, raras, sorprendentes... y sin embargo siempre en oídos u ojos poco habituados a esta disciplina, chocan con ideas previas y se produce una erupción.

LA HOMOSEXUALIDAD

Definición

Ante todo debemos definir a la homosexualidad como una inclinación manifiesta u oculta hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo y a la vez la práctica de esta relación. Dentro de la misma práctica encontramos a sus practicantes, los homosexuales. Hay homosexuales hombres como también las hay mujeres. A los hombres homosexuales se los llama gays y a las mujeres lesbianas.

La vida de los hombres y mujeres homosexuales tiene a grandes rasgos las mismas características que la de los heterosexuales. La vida cotidiana es la misma al margen de la inclinación sexual.

No obstante existe una serie de ideas preconcebidas sobre la homosexualidad.

Sin embargo la vida de los homosexuales se diferencia en varios aspectos de la vida de los heterosexuales, pero éstas diferencias se deben en la mayoría de los casos al enfoque que le da la sociedad.

A veces las diferencias entre hombres gay y lesbianas también son claras. La verdad es que las diferencias entre homo- y heterosexuales son menores que las que existen entre hombres y mujeres.

Este trabajo se basará en las inquietudes más frecuentes en torno a la homosexualidad.

¿En qué te hace pensar la palabra homosexualidad?

La mayoría seguramente piensan en "maricas y sexo", y claro, la homosexualidad también es sexo pero no solo eso y tampoco concierne solo a los hombres ya que también hay mujeres homosexuales, ellas son las lesbianas.

Al margen de cual sea el sexo por el cual uno sienta inclinación existe en la mayoría de nosotros una capacidad tanto sexual como de amor, sencillamente una capacidad de amar. Al decir amar no nos referimos solamente a la inclinación sexual y al deseo, sino también las ansias de cercanía, ternura y comunidad. En realidad ni la homo- ni la heterosexualidad son más complejas.

Diferentes concepciones

Nadie sabe porqué alguien "se vuelve" homosexual, lo cual no quiere decir que no se haya buscado explicaciones, por el contrario, durante algo más de un siglo una serie de teorías han salido a la luz y todas ellas han intentado encontrar la respuesta del enigma de porqué algunos se vuelven homosexuales. Muy temprano la iglesia empezó a interesarse por la homosexualidad, pero en realidad solo en lo que concernía al acto sexual ya que se consideraba un pecado si se realizaba entre personas del mismo sexo.

Fue recién a finales del siglo pasado cuando la ciencia médica empieza a interesarse por la homosexualidad que también se despierta un interés por el individuo homosexual. Las primeras teorías de la ciencia médica afirmaban que la homosexualidad era una anomalía congénita, un defecto físico. Pero más tarde el interés se desplazó hacia la psiquis y entonces se empezó a describir la homosexualidad como el resultado de perturbaciones de orden psíquico, sobre todo durante la infancia. (más adelante profundizaremos en este tema)

En realidad fue recién en la década de los setenta cuando aparecen modos totalmente nuevos y en el fondo positivos de enfrentar la homosexualidad. Entonces tanto psicólogos como sexólogos empiezan a considerar la homosexualidad como una variante sexual normal. Hoy en día son cada vez más los que consideran que la homosexualidad debe verse a la. Entonces también, se despierta un interés por la homosexualidad como fenómeno social.

¿Se nota quién es homosexual?

La mayoría nunca reflexiona sobre la posibilidad de que aquél con el que uno se topa pueda ser homosexual, lo cual en realidad significa que uno presupone que todos son heterosexuales. Además se tiene una imagen muy clara del aspecto de los homosexuales: "Todos los maricas son afeminados y todas las lesbianas son ahombradas".

Esta es la concepción general pero la realidad no es esa, ya que la homosexualidad no se ve por fuera. Los hombres gay y las lesbianas tienen el mismo aspecto y la misma conducta que el resto de la gente.

Pero si de pronto empezara a notarse la homosexualidad descubrirías que te has encontrado tanto con hombres gay como con lesbianas, sin haber tenido ni la menor idea.

¿Cuántos son los homosexuales?

Muchos homosexuales, ya de niños comprenden que sus enamoramientos e intereses se orientan hacia personas de su mismo sexo. Sin embargo, hay otros que recién más tarde en la vida comprenden el significado de éstos sentimientos, tal vez cuando ya se vive en una relación heterosexual, se ha formado una familia y se han tenido hijos.

Por lo tanto, es muy difícil hacer una estimación del número de homosexuales pero, se considera que entre un cinco y un diez por ciento de la población vive de forma homosexual o tiene sentimientos de ésta índole, que no se atreve a expresar abiertamente, a consecuencia de la presión social.

Uno de los problemas al intentar hacer una estimación del número de homosexuales es, que sólo se han tomado en consideración las experiencias de orden sexual. Hoy en día, sabemos que muchos homosexuales jamás han tenido experiencias sexuales con alguien de su propio sexo, esto se refiere especialmente a las mujeres homosexuales. También hay quienes hacen el amor con personas de su mismo sexo sin considerarse homosexuales.

La sexualidad no es estática

Una de las razones por las cuales muchos experimentan la homosexualidad como una amenaza, es probablemente el hecho de no poder saber a ciencia cierta quien es homosexual.

La verdad es que nunca se puede estar del todo seguro del entorno, y lo que es aún peor: ni de si mismo.

La mayoría alguna vez se ha preguntado sobre el significado de una mirada o una caricia de alguien del mismo sexo. Como también, puede suceder que uno se desconcierte ante las propias reacciones preguntándose: ¿seré homosexual?

Quizás éste tipo de pensamientos son hasta tal punto abrumadores, por el hecho de que, tendemos a plantearnos nuestra identidad e inclinación sexual como propiedades inalterables, lo cual no necesariamente es así.

La sexualidad puede expresarse de distintas formas en distintas fases de la vida, es posible pasar de la heterosexualidad a la homo o bisexualidad y viceversa, al margen de la edad.

¿Se es o no se es?

Una de las preguntas más frecuentes sobre la homosexualidad, se refiere a cómo saber si se es gay, y en realidad no hay respuestas. Algunos han comprendido sus sentimientos homosexuales incluso ya antes de saber que la palabra existía. A muchos jóvenes entonces se les dice que "esto sucede a ésta edad y que es pasajero". Pero en la mayoría de los casos no es así.

Otros han experimentado sensaciones que recién más adelante en la vida han podido interpretar como sentimientos homosexuales.

A algunos, un gran enamoramiento les ha ayudado a interpretar sus sentimientos.

Otros, cuentan que fue el deseo sexual lo que les hizo comprender. Parece que estas experiencias hasta cierto punto están relacionadas con el sexo al que se pertenece.

Los muchachos en mayor grado que las chicas, adquieren conciencia de su homosexualidad a través de sus experiencias sexuales. Pronto empiezan a experimentar fantasías sexuales o a sentirse sexualmente atraídos hacia otros muchachos.

Algunos chicos que tienen fantasías sexuales con otros muchachos, sencillamente lo prueban para comprobar si es lo acertado.

La mayoría de las chicas, adquieren conciencia de su homosexualidad mediante el enamoramiento, y a menudo han tenido relaciones cercanas de amistad antes de comprender que de lo que realmente se trataba era de un enamoramiento.

Mostrarse abiertamente como homosexual

Entre los homosexuales se habla de "mostrarse abiertamente". Es una expresión que se refiere a la comprensión y aceptación de los sentimientos homosexuales así como también a atreverse a buscar contactos. Pero el mostrarse abiertamente también implica que uno comunique sus sentimientos a las personas del entorno.

Las experiencias al mostrarse abiertamente pueden ser muy diversas. Algunos cuentan que fue un proceso muy rápido y sintieron que todas las piezas de un rompecabezas de pronto calzaban en su lugar.

Para otros ha sido un proceso largo y tormentoso, quizá durante años o incluso durante décadas. Entonces a menudo se ha estado consiente de lo que se trataba mucho antes de aceptarlo y dar el paso crucial.

Sin duda, las circunstancias externas influyen en las dificultades que implica el mostrarse abiertamente. Puede depender de la edad, del lugar donde se resida, del medio en que uno viva y trabaje. Seguramente también tiene que ver con el tipo de persona que uno es. Algunos están dispuestos a seguir su propio camino sin temer las reacciones del entorno.

Otros dependen en mayor grado de la aceptación de los demás y no creen sea posible vivir como homosexuales.

Muchos se imaginan que serían rechazados por el entorno a causa de su homosexualidad y, a veces, las reacciones son negativas. Pero la experiencia demuestra más bien lo contrario, la familia, los compañeros de trabajo y los amigos no sólo aceptan, sino también, expresan su estimación por el hecho de haber sido sincero y haber tenido el valor de defender lo que uno es.

El hombre gay y la mujer lesbiana

En la mayoría de los contextos en los que se habla de homosexualidad, ésta se refiere a los hombres gay, las mujeres lesbianas casi no se ven.

¿Pero porqué será que la lesbiana no es igual de visible que el hombre gay? En el fondo es porque vivimos en una sociedad dominada por el hombre. La mujer es mas invisible que el hombre al margen de si es homo- o heterosexual. A la vida del hombre se le da más espacio y se considera más interesante independientemente de si es homo- o heterosexual.

El hecho de que los hombres gay sean más visibles que las lesbianas en la sociedad, no significa que sea más fácil ser gay. Por el contrario, ya que es justamente en el caso de los hombres homosexuales cuando la relación entre "visibilidad" y prejuicio se hace más patente.

Homosexuales de la tercera edad

Por lo general se piensa que las personas de edad madura, no tienen sexualidad alguna, ni siquiera en el caso de que fueran heterosexuales. Pero naturalmente existen tanto gays como lesbianas ya mayores.

Muchos homosexuales de edad han experimentado una sociedad mucho más prejuiciosa que la actual.

Aquellos que fueron jóvenes en los años treinta , les tocó vivir la época en que los contactos homosexuales se consideraban ilegales y podían ser castigados a dos años de trabajos forzosos.

Mucha gente de mayor edad, a raíz de éstas terribles experiencias, temen hablar de su homosexualidad.

Este silencio provoca problemas cuando la vida exige más ayuda de otras personas.

En los últimos años, la situación de los gay y las lesbianas de edad ha sido observada cada vez más dentro del movimiento homosexual. Entre otras cosas se han formado grupos especiales para hombres y mujeres de la tercera edad.

En éstos grupos es posible proporcionarse apoyo mutuo y ayuda para afrontar las actitudes negativas frente a la homosexualidad.

Allí uno se encuentra, para compartir, con nuevos y viejos amigos. Los grupos también constituyen un buen contrapeso a la predominancia de los jóvenes que caracteriza la cultura homosexual.

Homosexuales jóvenes

La adolescencia es el período en el cual se descubren de verdad, los sentimientos relativos al amor, las relaciones y el sexo. Con los amigos se habla sobre quien nos interesa y de como poder entablar contacto con él o ella.

Pero los amigos a menudo suponen que todos se interesan por alguien del sexo opuesto, y las actitudes ante la homosexualidad por lo general son abiertamente negativas, sobre todo entre los muchachos jóvenes.

Muchos jóvenes homosexuales temen que sus amigos descubran lo que realmente sienten, por eso a veces optan por alejarse de ellos.

Hay otros que tratan de "comprobar" su heterosexualidad, teniendo muchas relaciones o contactos sexuales con el sexo opuesto.

Los jóvenes homosexuales explican que la falta de ejemplos y el hecho de ser totalmente invisible hace que sea difícil mostrarse abiertamente cuando uno es joven.

Cuando en la escuela se empieza a hablar de sentimientos, en las clases de educación sexual, los jóvenes homosexuales se tornan aún más invisibles porque en la mayoría de los casos la enseñanza se orienta únicamente hacia los sentimientos y la sexualidad de los jóvenes heterosexuales.

En el peor de los casos se evita el tema de los sentimientos homosexuales, explicando que se trata de "algo pasajero" a medida que uno se va haciendo mayor.

Padres homosexuales

Algunos homosexuales también son padres. A menudo con hijos de relaciones heterosexuales previas como también hay quienes los tienen después de haber empezado a vivir de forma homosexual. Puede haber sido a través de una inseminación o mediante el coito con un amigo o amiga. Existen unos pocos casos en que homosexuales solteros han podido adoptar.

Existe una serie de prejuicios en torno a cómo son los padres homosexuales y de como se desarrollan sus hijos. Pero de todas las investigaciones que se han efectuado al respecto se deduce que los hijos de homosexuales se desarrollan de la misma manera que los hijos de heterosexuales, al margen de si se estudia la identidad del sexo, la conducta de los roles sexuales ó la identidad sexual. Los hijos de padres homosexuales tienen el mismo contacto con sus amigos, que los hijos de heterosexuales y no sufren más de burla y acoses que otros niños.

Las investigaciones señalan que la identidad sexual no influye sobre la calidad del medio donde se crece, y eso al margen de si los padres son hetero- u homosexuales. De lo que más bien se trata es de cuan aptos sean los padres.

Homosexuales de otras culturas

La forma de ver la homosexualidad es distinta en diferentes culturas. La actitud en nuestro país es relativamente tolerante. Existen culturas que son menos negativas que la nuestra ante la homosexualidad, pero lo más común es que esta actitud sea más intolerante.

En muchos países se persigue a los homosexuales a causa de su amor. En ciertos países musulmanes los actos homosexuales son penados con la muerte.

En los países católicos la homosexualidad es considerada pecado y como estos ejemplos hay muchos más.

A menudo la intolerancia tiene su origen en concepciones religiosas las cuales a su vez han modelado los roles del hombre y la mujer así como la imagen de la familia.

¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones?

* En las relaciones homosexuales uno hace el papel de hombres y el otro de mujer.
FALSO. En las relaciones homosexuales deben dominarse terrenos que conciernen tanto al propio sexo como al sexo opuesto. Esto no implica que uno desempeñe en papel del sexo opuesto.

* A los homosexuales les obsesiona el sexo más que a los heterosexuales.
FALSO. El sexo ocupa un lugar más destacado en las relaciones del hombre que en las relaciones de la mujer. Esto se hace aún más evidente en el caso de los hombres gay. Las diferencias en la sexualidad entre hombres y mujeres son entonces mayores que las diferencias de sexualidad entre homosexuales y heterosexuales.

* Los hombres homosexuales son pedófilos que abusan de los niños.
FALSO. Proporcionalmente son menos los hombres homosexuales que los heterosexuales que abusan de los niños.

* La homosexualidad se debe a una perturbación en la infancia.
FALSO. No sabemos nada del por qué algunos "se vuelven" homosexuales. Existen muchas y variadas teorías con respecto a la herencia o el medio. La mayoría de los homosexuales no han tenido mayores dificultades en la infancia.

* Los hijos de homosexuales también se vuelven homosexuales.
FALSO. Las investigaciones científicas que se han efectuado, demuestran que éstos niños no tienden a volverse homosexuales en mayor medida que los hijos de heterosexuales.

* Los homosexuales se excitan con todos los que son de su mismo sexo.
FALSO. No basta con que la persona sea del mismo sexo. Los homosexuales exigen tanto a su pareja como los heterosexuales.

* La información de contenido positivo sobre la homosexualidad hace que sean más los que se conviertan en homosexuales.
FALSO. La información no hace que más gente se vuelva homosexual. En cambio son más los que se atreven a vivir con su homosexualidad, ya que la información contribuye a que disminuyan los prejuicios.

* Se es homosexual debido a que no se puede entablar contacto con el sexo opuesto.
FALSO. La homosexualidad no tiene nada que ver con la capacidad de atraer al sexo opuesto, sino se trata sencillamente de que uno se interesa por personas de su propio sexo.

Femenino - Masculino

Cuando se habla de sexualidad, muchos suponen que existe una gran diferencia entre homosexualidad y heterosexualidad. Pero las investigaciones de los últimos años sobre la sexualidad y el sexo demuestran más bien que las diferencias se encuentran entre hombres y mujeres más que entre homosexuales y heterosexuales.

Los hombres tienen más facilidad para disociar la sexualidad de las relaciones y el enamoramiento. De igual forma se podría decir que los hombres se valen del sexo para acercarse o iniciar una relación amorosa.

La mujer, para obtener una satisfacción sexual, depende más de un contexto emocional. De igual manera, se podría decir que para las mujeres la sexualidad se torna valiosa recién cuando existe afecto.

Lo que sucede en las relaciones homosexuales es que las características típicas de cada sexo se acentúan.

Hombres gay - mujeres lesbianas

Para los hombres gay existen diferentes lugares donde encontrarse con otros que buscan contactos sexuales ocasionales. Muchos gay también están dispuestos a tener varias parejas sexuales aún cuando viven en una relación amorosa.

Las lesbianas buscan a su pareja en ámbitos donde primero pueden aprender a conocerse y a menudo también son monógamas en su relación. Los contactos sexuales de carácter ocasional son considerados como una amenaza en las relaciones lesbianas, donde la sexualidad rara vez puede disociarse del resto de la vida afectiva.

Estas son naturalmente generalizaciones. Muchos hombres gay son monógamos en sus relaciones y algunas lesbianas entablan contactos sexuales ocasionales aún teniendo una relación.

No obstante son más notables las diferencias entre la sexualidad femenina y masculina que las similitudes.

La homosexualidad y la ciencia

La concepción de la ciencia médica sobre lo que es normal y anormal siempre ha tenido más de moral que de " ciencia". Eso es especialmente notorio cuando se ve la forma en que se ha descrito y explicado la homosexualidad. Durante más de cien años la ciencia médica ha actuado como un factor represivo sobre la homosexualidad.

Cuando la ciencia médica a finales del siglo pasado empieza a interesarse por la homosexualidad, los médicos opinaban que ésta sería la expresión de una androginidad interna, algo de doble sexo. No sólo en lo sexual se consideraba desviados a los homosexuales sino también física y psíquicamente.

A los hombres homosexuales se les describía como afeminados o interesados en los quehaceres típicos de mujeres. Se consideraba que tenían vellosidad, constitución física y tono de voz femeninos.

A su vez se consideraba a la mujer lesbiana como ahombrada, con vellosidad abundante, tono de voz grave y espaldas anchas.

Es evidente que la ciencia médica, no sólo declaraba enfermiza la sexualidad "desviada" sino también los roles sexuales "desviados".

Todavía hoy en día se puede ver como éstas ideas persisten en las concepciones más habituales sobre la homosexualidad. Sobre todo con respecto a los prejuicios sobre locas y lesbianas ahombradas.

Durante el siglo veinte la ciencia médica cada vez se acerca más a una explicación de la homosexualidad mediante conceptos psicológicos. Estas explicaciones se han visto muy influidas por las corrientes y tendencias del momento. La aparición del psicoanálisis significó que las teorías respecto a las figuras dominantes paterna y materna entraran en escena. De la misma forma la atención puesta en los últimos años sobre los abusos contra niños ha dado origen a teorías donde se ve la homosexualidad como un resultado de abusos sexuales.

La homosexualidad y la religión

Uno de los argumentos más comunes contra la homosexualidad es que ésta es condenada en la Biblia. Tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, los actos homosexuales son tratados de forma negativa. Sin embargo, no hay nada en los evangelios sobre la homosexualidad.

Dentro de la iglesia hoy en día existen fundamentalmente, dos concepciones de la homosexualidad, las cuales tienen que ver con el modo de interpretar la Biblia.

Una de estas concepciones implica la aceptación de los sentimientos y la sexualidad homosexuales. Se sostiene que la Biblia debe ser interpretada sobre las bases de la época, la cultura, y el contexto religioso en que fue escrita. También existe una serie de otros mandamientos en la Biblia que son obsoletos y por tanto no se les atribuye importancia alguna.

Esta corriente acostumbra denominarse la interpretación histórico crítica de la Biblia.

La postura negativa frente a la homosexualidad se encuentra fundamentalmente entre aquellos que representan una interpretación de la Biblia fundamentalista y al pie de la letra. Estos consideran que la palabra de la Biblia es igual de válida hoy que cuando se escribió. Los partidarios de esta interpretación no obstante aceptan la existencia de los homosexuales pero, se muestran negativos tanto al amor como a la sexualidad de éstos.

Por esto se oponen a todos los intentos de equiparar las relaciones homosexuales con las heterosexuales, por ej. la reforma del registro oficial de parejas.

SIDA (Síndrome de inmunodeficiencia adquirida)

Aproximadamente la mitad de todos los que han sido contagiados del VIH en Suecia, son hombres que han sido contagiados por otros hombres. La mayoría del resto han sido contagiados de forma heterosexual o por medio de jeringas.

El porcentaje de contagiados por vía heterosexual está aumentando. En muchas zonas a lo largo de Africa, Asia y Sudamérica la propagación heterosexual del VIH ya es la más frecuente. Lamentablemente no se ve ningún decremento en la cantidad de hombres gay seropositivos.

VIH significa Virus de Inmunodeficiencia Humana y ataca la defensa inmunológica del cuerpo, es decir, el sistema que nos protege contra distintas infecciones y enfermedades. Cuando una persona ha contraído el VIH se le denomina seropositiva.

SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), es el nombre que recibe el estado a partir del cual la defensa inmunológica se ha debilitado hasta tal punto, que ya no está en condiciones de proteger al cuerpo contra las distintas enfermedades e infecciones.

Hoy en día no existe ninguna vacuna que proteja contra el VIH y tampoco existe cura alguna. En cambio se han desarrollado una serie de tratamientos y de medicinas cuyo objetivo es frenar la evolución de la enfermedad.

El VIH puede transmitirse a través de la sangre, el semen y la secreción vaginal, lo cual puede ocurrir en casos de coito sin protección, jeringas contaminadas o durante el embarazo o en el parto.

El VIH también puede transmitirse mediante transfusiones sanguíneas y preparados a base de plasma sanguíneo, pero hoy en día ese riesgo es casi inexistente.

Hombres que practican el sexo con otros hombres

No todos los hombres que practican el sexo con otros hombres se consideran a sí mismos como homosexuales.

Por eso se acostumbra a hablar de hombres que practican el sexo con hombres.

En los contactos sexuales entre hombres lo más habitual es la masturbación mutua y el sexo oral, como también el sexo anal. El sexo anal es si uno no se protege, la técnica sexual más arriesgada desde el punto de vista del VIH.

Una explicación que contribuye a que los hombres que practican el sexo con otros hombres se hayan visto tan afectados es el hecho de que muchos alcanzaron a contagiarse antes de que se conociera el virus. Puesto que muchos de ellos tenían varias parejas, el virus llegó a difundirse ampliamente en este grupo.

Es por esto que hay que procurar usar condón al practicar el acto sexual y evitar el contacto con el semen.

El VIH no hace diferencia entre homo- y heterosexuales, jóvenes o viejos, mujeres u hombres, blancos o negros. El virus contagia cuando se le da la oportunidad, tanto en una relación fija como en un contacto ocasional.

SIGMUND FREUD

Nacido en el año 1856 y fallecido en el 1939, Sigmund Freud fue un famoso neurólogo, psiquiatra y escritor austríaco. Publicó gran número de memorias y libros en los que expuso sus doctrinas que extendieron su reputación por todo el mundo civilizado. Sus teorías han influido extraordinariamente en las corrientes psicológicas y literarias de los primeros treinta años del siglo XX. Su método analítico se funda en la averiguación de los fenómenos psíquicos subconscientes. Del análisis de estos fenómenos parte el freudismo doctrina por el creada, y su técnica el psicoanálisis. En su método de curación es de esencial importancia la autoeducación del paciente, el cual tiene que recordar hechos lejanos de su vida, y en este sentido desempeñan papel preponderante las impresiones sexuales.

Escribió muchos escritos a lo largo de su carrera, pero muchos de ellos estuvieron vinculados al tema de la sexualidad de la persona. Es el caso de Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina donde desarrolla toda su teoría frente al caso de una muchacha homosexual de dieciocho años de edad. En todo el relato encontramos factores que reflejan que Freud estaba completamente en contra de la homosexualidad y consideraba a los homosexuales unos pervertidos:

“No quiero dejar pasar esta oportunidad sin expresar, otra vez, mi estupefacción por el hecho de que los seres humanos puedan recorrer tramos tan grandes y tan importantes de su vida amorosa sin notar mucho de ella y aun, a veces, sin tener de ella la mínima vislumbre; o que cuando eso les llega a conciencia, equivoquen tan radicalmente su juicio”.

El relato se basa en todo el proceso de análisis de la muchacha para poder enfrentar su homosexualidad. Ella, dueña se sí mima, sufre un conflicto interior al que por si sola no puede poner fin , entonces acude al analista, la formula su queja y le solicita auxilio. Pero no es la función del analista “salvar” a la muchacha, sino que solo la hace llegar a entender porque llega a un comportamiento como lo es la homosexualidad.

Cuando Freud presentó la famosa Teoría Sexual, comenzaba la exposición diciendo:

“A primera vista parece que todo el mundo se halla de acuerdo sobre el sentido de lo sexual asimilándolo a lo indecente, esto es, aquello que no debe hablarse entre personas correctas”.

Un poco exagerado para nuestras mentes de siglo XXI, pero para sus contemporáneos nacidos a finales del siglo XIX esto era una sensatez única. Claro que termina el capitulo diciendo que:

“los sueños perversos, incestuosos y crueles son comunes a todos los hombres y no son monopolio de los neuróticos, por lo que podemos concluir diciendo es que el hombre normal ha pasado a través de las perversiones siendo éstas un camino evolutivo normal y sano”.

En el medio, desarrolla ideas como que los homosexuales, que en primer termino, entran en el rubro de “perversos” no son mas que aquellos que expresan abiertamente la tendencia homosexual que tenemos todos; que justamente la mayoría de las neurosis se basan en la expresión de la homosexualidad latente; que los niños tienen vida sexual activa que se expresa, entre otros, a través del placer de chupar el pezón de la madre o expulsar sus propios excrementos; que la histeria no es mas que la comprobación de que cualquier órgano del cuerpo puede desempeñar una función sexual erógena, además de la propia función normal; que el clítoris desempeña en la niña pequeña el papel del pene, siendo la sede de una excitabilidad particular y el órgano que proporciona satisfacción autoerótica.

Estos conceptos que son una pequeña parte del psicoanálisis, han demostrado ser incómodos. Uno se pregunta porque son incomodas estas ideas. Podría ser que fueran, como mucho, raras, sorprendentes... y sin embargo siempre en oídos u ojos poco habituados a esta disciplina, chocan con ideas previas y se produce una erupción.

MIS PROPIAS CONCLUSIONES

A partir de este trabajo pude entender muchas cosas de las cuales tenía dudas acerca de la homosexualidad. El tema en cuestión es algo muy discutido hoy en día. Esto se debe a que lamentablemente, habiendo llegado al año 2000 siguen habiendo prejuicios acerca de la homosexualidad.

Por mi parte, yo pienso que muchas cosas de las que dijo Freud, si se trasladaran al día de hoy, se lo consideraría muy equivocado. La homosexualidad no es algo perverso, es sólo una forma o actitud frente a la vida. Cada uno es libre de ser como quiera ser. Obviamente sin dejar de lado que tal vez relaciones de este tipo sean chocantes, por ser diferentes para la sociedad. Pero tampoco hay que decir que esto es un problema social, sino que todo lo contrario, la sociedad se hace problema por involucrarse en la vida de los demás.

Podría aceptar que lo que Freud decía era correcto para la época en la cuál él vivía, por eso a través de los años uno puede superar determinados prejuicios y aceptar las cosas como son. Y esto es lo que más me interesa ya que es difícil encontrar la razón por la cual a través de los años cambian las actitudes. ¿Será por moda? ¿Será por transgresión? ¿Será porque la gente cada vez se confunde más? … No lo podría contestar. Lo único que puedo decir es que personalmente acepto que haya gente que quiera cambiar su sexo o su actitud frente al sexo opuesto.

La historia diría: “Todos nacimos de una pareja homosexual”. ¿Será por eso que hay gente que no entiende o no acepta este tipo de comportamiento? Yo creo que la respuesta es muy subjetiva y cada uno tendrá su punto de vista al respecto.

Por eso yo opino que la homosexualidad es una actitud y no una enfermedad que debe curarse, como mucha gente dice. Y está en cada uno el efecto que esto pueda transmitir. Y además uno nunca sabe, con el tiempo todo cambia. Tal vez algún día una sociedad entera cambie su actitud frente al sexo opuesto. ¿Que pasaría?

INTRODUCCIÓN

Cuando mi profesora de psicología nos encargó hacer una monografía sobre cualquier tema a elección, muchas ideas se cruzaron por mi cabeza. Pero también debía tener en cuenta algún tema visto en la materia durante el año. Pensé y pensé. Hasta que por suerte pude decidirme por uno. La homosexualidad.

Para mi en particular, es un tema que me interesa bastante, ya que pienso que hay muchas cosas que desconocemos sobre esta elección de vida. A la vez, como debía relacionarlo con algún tema visto durante el año, elegí a Sigmund Freud.

Cuando la elección ya estaba tomada, me decidí a investigar. Navegué por Internet, busqué definiciones, leí escritos, hablé con profesionales y me planteé mis propias opiniones.

En fin, en esta monografía verán reflejadas largas horas de trabajo como también mis ganas para con él.

Espero que lo sepan disfrutar, como yo lo hice al realizarlo.