Hombre y Sociedad

Ciencias sociales. Truffaut. Estructura social. Sociobiología. Libertad humana: desarrollo

  • Enviado por: Cristina Cuenca
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


CAPITULO 2. HOMBRE Y SOCIEDAD

  • LA NATURALEZA DE LO SOCIAL

  • Todo hombre antes de su nacimiento esta condicionado por diversas costumb5res y modos de organización social, como las formas de relación y emparejamiento, las reglamentaciones de matrimonio. En las sociedades actuales, antes de nacer, un niño ha pasado por el filtro social de numerosos usos y costumbres así como por instituciones sociales y jurídicas que regulan los matrimonios, por instituciones médicas que cuidan las condiciones del parte, y todo un conjunto de actividades económicas y mercantiles relacionadas por el propio hecho de nacer.

    La película “El niño salvaje” de Truffaut sirve para comprender la importancia que el aprendizaje de costumbres, de modos de comportarse, de relacionarse y de comunicarse, tiene para todo ser humano, desde los primeros meses de su vida. Todo ello forma un conjunto de pautas y patrones de conducta social, sin los cuales los seres humanos se podrían ver reducidos a una condición diferente a la que actualmente entendemos como humana.

    Esto contrasta con la poca atención que se ha prestado al análisis específico de lo social hasta época muy reciente. Lo que choca con las interpretaciones contemporáneas, que atribuyen un papel decisivo a lo social en el propio proceso de hominización.

    Si lo social ha sido tan decisivo en el desarrollo humano no parece suficiente la explicación sobre el tardío surgimiento de la sociología. Incluso durante las primeras etapas de la sociología apenas se presto atención a aclarar y definir lo que constituye la realidad de lo social.

    Resulta razonable la explicación de que ha sido la misma inmediatez e importancia de lo social la que ha retardado el desarrollo consciente de una reflexión en profundidad sobre esta problemática hasta el momento histórico de la revolución industrial.

    ¿Cuál es la naturaleza de lo social? ¿Qué papel juega los social como elemento de referencia básico en la delimitación del propio campo de estudio de la Sociología?

    La indagación de lo social se puede hacer de varias maneras:

    • Mediante la descripción y análisis de los componentes estructurales y formales de la sociedad: ESTATICA SOCIAL O ESTRUCTURA SOCIAL.

    • A través de la investigación sobre la lógica de los cambios y las transformaciones de estas estructuras: DINAMICA SOCIAL O DEL CAMBIO SOCIAL.

    También se puede hacer mediante el estudio del VINCULO SOCIAL: (Nisbet) a través de los distintos elementos lo componen: “la interacción social, los agregados sociales, la autoridad social, los roles sociales, los status sociales, las normas sociales y la entropía social, etc.”.

    2. EL PAPEL DE LO SOCIAL EN EL DESARROLLO HUMANO.

    La consideración de la dimensión social del hombre no se limita a la simple constatación de que el hombre es un ser que vive en sociedad, sino que la cuestión central estriba en dilucidar cuál es el papel que juega esta dimensión social en la naturaleza humana en su conjunto.

    Las formas de organización societal son una manera de adaptación por medio de las cuales ciertos tipos de organismos aumentan sus posibilidades de sobrevivir y multiplicarse.

    Algunas especies han logrado esta adaptación merced a su sociabilidad. Y más aún algunas especies han podido desarrollarse, e incluso orientar su propia evolución a partir de su condición social de forma que esta condición ha llegado a convertirse no sólo en requisito para la supervivencia sino también en elemento decisivo en su propia conformación como especie.

    Un medio social resulta ser “conditio sine qua non de un despliegue biológico normal.

    La interrelación entre los factores biológicos y culturales en el proceso adaptativo de la evolución humana esta siendo objeto de una atención cada vez más preferente. Así surge la perspectiva “COEVOLUCIONARIA” para “explicar cómo la biología humana y la cultura son generalmente adaptativas en el mismo sentido y cómo ambas han podido interactuar en la evolución de los atributos humanos”.

    Los SOCIOBIOLOGOS ponen el acento en el papel desempeñado por la herencia genética en la dinámica de lo social, como verdadero motor de la sociabilidad.Edwar Wilson verá en el parentesco la explicación del fenómeno del altruismo. Hamilton utiliza el concepto de “coeficiente de parentesco” para explicar el dilema del comportamiento altruista. Estas interpretaciones pueden conducir a una interpretación puramente biológica del fenómeno social.

    Antes de que se desencadenara la polémica sobre la Sociobiología numerosos antropólogos habían subrayado ya la “significación genética” de la cultura.

    Schwartz y Ewald, refiriéndose al proceso genético de la vida han señalado que los procesos biológicos están significativamente influidos por la acción cultural. La forma más frecuente y consistente de influencia cultural lo constituye en cualquier sociedad la elección de pareja. Consideran que la cultura debe ser vista “como un factor de la evolución biológica del hombre”, “no pudiendo entenderse su papel causal sin tomar en consideración los principios genéticos”.

    Downs y Blebtreu subrayan como las costumbres de vida, las pautas migratorias, los sistemas de diferenciación social y otros factores culturales desempeñan un papel fundamental en la “circulación genética” y, por tanto, en la propia evolución biológica del hombre”.

    Otros estudiosos han resaltado que “los factores culturales han desempeñado un importante papel en la evolución física de la humanidad”: desarrollo de herramientas -> pérdida de los dientes; necesidad de almacenamiento de información-> aumento del cerebro.

    De esta manera en las especies sociales las mutaciones genéticas tienen más posibilidades de consolidarse: mayor grado posible de intercambios grupales, segregación grupal de los individuos atípicos (mutantes)

    El “misterio del vínculo social” hunde sus raíces en la propia lógica de lo viviente, en la tendencia a la agregación general de las especies. En el desarrollo de los componentes sociales de las especies han jugado un papel fundamental los propios procesos de selección natural (mayores probabilidades de supervivencia), cobrando importancia el componente social a medida que más evolucionadas están las especies. Esto nos lleva a reconocer la importancia decisiva de las interrelaciones entre el hecho biológico y el hecho social.

    3. LA CONCEPCION DEL HOMBRE COMO SER SOCIAL

    La base esta en la definición aristotélica del hombre como “animal político por naturaleza” (ZOON POLITIKÓN). La definición de Aristóteles contiene un matiz importante: la dimensión cultural del hombre.

    Hay dos ideas fundamentales en la Teoría de la evolución que permiten comprender ciertas dimensiones de la dinámica humana y el papel social:

    • Idea del equilibrio ser vivo-naturaleza (supone un equilibrio ecológico, una adaptación al medio).

    • Idea de que el proceso de evolución se ha producido en virtud de una dinámica de constantes adaptaciones y desadaptaciones.

    La cuestión de cuales son los factores que dan lugar a la dinámica de la evolución ha sido objeto de un vivo debate, en lo que se refiere a las causas y los efectos de las mutaciones genéticas.

    El hombre puede ser considerado como fruto de un doble proceso de evolución biológica y de evolución social.

    Proceso de co-evolución: tiene su arranque en un dilatado proceso evolutivo general de las especies (en concreto en algunas especies sociables de grandes primates) que en unas secuencias encadenadas de mutaciones y cambios adaptativos empezaron a desarrollar habitualmente una posición erguida. La adopción de la posición erguida corrió pareja a un mayor desarrollo de las capacidades manipuladoras y hacedoras de las extremidades superiores dando lugar, al empleo de útiles cada más perfeccionados para la obtención de alimentos y para la caza; lo que permitió dietas más variadas y ricas en proteínas conllevando un mayor reforzamiento de los lazos de cooperación tanto para la organización de las tareas de la caza, como para la distribución y preparación de alimentos y su consumo así como para la división general de tareas en el conjunto de la sociedad.

    Australopitecus: más evolucionados que los primates ahora conocidos (hace millones de años)

    Homo habilis: 2,5 M años -> útiles de piedra -> hombres habilidosos en el hacer

    Homo erectus: 2 M años -> hachas de piedra

    Hombres de Neardenthal: 200.000 años

    Homo sapiens: 100.000 años -> resistieron a la gran glaciación de hace 25.000 años, desarrollaron el arte rupestre (hombre inteligente). También llamado homo faber (hombre hacedor, que fabrica instrumentos)

    Estos homínidos supieron hacerse fuertes a partir de su debilidad física originaria y pudieron sobrevivir, fundamentalmente en virtud de su carácter social. Agrupándose y coordinándose fueron capaces de desplegar formas cada vez más complejas y perfectas de organización social y, sobre todo, fueron desarrollando y transmitiendo una cultura, es decir, un conjunto de conocimientos, formas y técnicas de hacer las cosas, costumbre y hábitos sociales, sistemas de comunicación y creencias que eran enseñadas y aprendidas desde los primeros años de vida, de generación en generación, como un verdadero depósito común de las comunidades.

    Este depósito común de conocimientos y de técnicas es el concepto de cultura. Gracias a la que nuestros antepasados pudieron enfrentarse con algunas ventajas al reto de la adaptación al medio y pudieron hacerlo cada vez mejor, porque la cultura y las formas de organización social fueron evolucionando y progresando a lo largo del tiempo.

    Cultura y sociedad son las claves que nos permiten comprender no solo la adaptación del ser humano a la naturaleza, sino la misma naturaleza de este, El hombre tal y como es en la actualidad sólo puede ser concebido “como producto de su sociedad y de su cultura”.

    La cultura, en el sentido sociológico de la expresión, es para el hombre una especie de “ambiente artificial” creado por él mismo, como si de una segunda naturaleza humana se tratara, añadida a su naturaleza física originaria que se ha ido enriqueciendo a lo largo de la historia de la humanidad y que es transmitida y enseñada a todo individuo desde su nacimiento a través de diversos y complejos procesos de socialización y aprendizaje, hasta ir conformándole de acuerdo con el perfil propio de lo humano.

    A todo este proceso de “hacerse” el hombre es a lo que se califica de HOMINIZACIÓN. Los humanos llegamos a ser lo que somos a través de la sociedad y la cultura, aprendiendo a moldearnos a nosotros mismos, con el lenguaje, los conocimientos, las costumbres y las formas de comportamiento que se empiezan a imitar y a asimilar desde los primeros meses de vida.

    El concepto de cultura es inseparable del concepto de sociedad. Una sociedad es un agregado organizado de individuos y la cultura es la forma en que se comportan, su modo de vida.

    Cultura:

    • Tylor: resalta los aspectos más vivos y operativos de la cultura: conocimientos, técnicas, leyes, costumbres

    • Malinowski: considera la cultura como forma de comportamiento del ser humano. El hombre crea un ambiente artificial y secundario.

    • Linton: configura la conducta aprendida y los resultados de conducta.

    • Herskovits: es la parte de ambiente hecha por el hombre. Considerando que la vida del hombre transcurre en dos escenarios: el natural y el social.

    La conclusión es que “un individuo aislado es una ficción filosófica”. Sin sociedad el hombre no existiría.

    4. RASGOS CARACTERISTICOS DE LO HUMANO

    Lo social ha constituido uno de los medios fundamentales a través del cual el hombre ha podido adaptarse a la naturaleza, en la historia de la evolución el desarrollo humano supone la introducción de un cierto principio de auto-regulación y de producción autónoma de “ambientes artificiales” que han permitido una mejor adaptación al medio.

    Hasta qué punto lo social, en la medida en que es una condición compartida con otros seres vivos, puede considerarse como una condición suficiente para explicar dicho desarrollo humano. La naturaleza de lo humano debe ser entendida como algo que se completa con otras cualidades añadidas que permiten dar una explicación más cumplida sobre el complejo proceso de hominización.

    Lo que diferencia al hombre, es su libertad, su disposición voluntaria para cooperar y actuar solidaria y altruistamente con sus semejantes y su capacidad de realización de trabajos creativos e inteligentes mediante una serie de herramientas y útiles que ha ido perfeccionando progresivamente a lo largo del tiempo.

    El hombre es un ser social que tiene otras cualidades importantes: su capacidad creativa, su capacidad hacedora. Aunque hay otros seres vivos que también “hacen” construcciones y “fabrican” cosas. Sin embargo, el hombre puede efectuar trabajos y tareas mucho más complejas, sofisticadas y progresivamente perfeccionadas. Gracias al cerebro (actuación inteligente, creativa e imaginativa) y la mano (facilidad manipuladora).

    Los dos elementos básicos que hicieron posible la evolución de los hombres: la mano y el cerebro se completaron con los dos medios a través de los que las herramientas y el trabajo humano se perfeccionan y se trasmiten a lo largo del tiempo: la cultura (como depósito común de conocimientos) y la sociedad (como ámbito para la realización global de las tareas y las labores grupales del hombre. La mano y el cerebro, junto a la cultura y la sociedad son los cuatro pináculos sobre los que ha sido posible la evolución humana.

    Nuestra especie es “hacedora” porque ha necesitado cambiar su forma de estar medio porque éste le era hostil. Mediante la capacidad grupal de trabajo y de acción los hombres han logrado alterar poco a poco la relación originaria con la naturaleza, y mediante todo un conjunto de utensilios y técnicas de trabajo, de construcción y de fabricación de útiles y medios de vida, ha ido controlando la naturaleza, readaptándola a la medida de sus necesidades.

    En esta dinámica de adaptación a la naturaleza el hombre ha ido progresando y se ha ido “remodelando” a sí mismo, como especie social, en un largo proceso evolutivo de desarrollo cultural que ha sido un proceso creativo, un resultado de la capacidad expresiva de la libertad humana.

    Esta concepción sobre el proceso evolutivo del hombre, a través de sus capacidades sociales y “hacedoras” ha sido desarrollada por Carlos Marx en su teoría sobre la productividad (del hombre como “ser de praxis), es decir, como ser dotado para un trabajo inteligente, libre y creativo.

    Algunos psicólogos sociales han considerado el lenguaje verbal como forma específicamente humana de comunicación, situándolo en el contexto de las necesidades derivadas de procesos tan largos de socialización y cuidado de los hijos como son necesarios entre los hombres. Igualmente George Herbert Mead ha subrayado como de manera paralela a la complejidad del proceso de maduración del sistema nervioso humano, se ha producido una paralela complejidad del sistema social. Lo que conduce a que “en el hombre, la diferenciación funcional proporcionada por el lenguaje presenta un principio de organización que produce no sólo un tipo enteramente distinto de individuo, sino también una sociedad diferente.

    Puesto que la tendencia a la agrupación puede considerarse una característica general de la vida es necesario determinar si existe una forma específicamente humana de lo social y si esta forma puede considerarse un grado más dentro de una escala general común o si la conformación social de los hombres ha acabado influyendo en su propia evolución como especie. De manera que lo social se ha convertido en un requisito básico para su misma supervivencia como especie social.

    Lo social ha pasado a ser parte de la propia naturaleza humana, y en el proceso evolutivo, a través del cual la sociedad se convierte en una necesidad para el hombre, se puso en marcha un mecanismo fundamental de orientación del cambio biológico y mental.

    Wilson ofreció una explicación genética de la orientación social.

    Los procesos de evolución social deben ser vistos no sólo como una respuesta eficaz al reto de la adaptación, sino como una forma de reorientación de la propia lógica de lo natural originario hasta la práctica recreación de una especie nueva, como resultado de un doble proceso de adaptación: de la especie al medio, a través de los sistemas sociales y del individuo a la sociedad, por medio de la “cultura”.

    Así la cultura (y más específicamente el aspecto social de las culturas humanas) aparece como el verdadero elemento explicativo del carácter social humano, de forma que el hombre sólo puede ser entendido como fruto de un tipo de cultura desarrollada a partir de la evolución de forma sociales específicas. La cultura es la que ha conformado y conforma la personalidad humana, y la que ha permitido su supervivencia y desarrollo, en cuanto mecanismo útil de adaptación al medio.

    SOCIOLOGIA. TEMA 2.

    6 de 7