Historia del pensamiento económico

Mercantilismo. Adam Smith. Alfred Marshall. Stuart Mills. Karl Marx. Monetarismo. Fisiocracia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONOMICO

Adam Smith:

Economista y filosofo escocés (kirkaldy, Fifeshire, 1723, Edimburgo, 1790).

Profesor de lógica y después de filosofía moral en la Universidad de Glasgow, publicó en 1759 su Teoría de los sentimientos morales.

En 1764 Smith abandonó la enseñanza para acompañar al duque de Buccleuch en el tradicional “Grand Tour” por Europa. En 1766 a la vuelta del viaje, durante el cual había conocido a los más ilustres filósofos y economistas franceses Smith se retiró a Kirkcaldy, donde preparó durante diez años su obra fundamental “Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones” .

Según Smith el Estado no se enriquece a través de intervenciones y controles dirigidos a ampliar el saldo activo de la balanza de pagos, a potenciar la agricultura o a cualquier otro fin similar, sino solamente consintiendo a cada cual obrar libremente en busca de su particular interés.

Existe, una “mano invisible” que transforma el beneficio propio en bienestar general. Ella actúa a través del mecanismo de la libre concurrencia, el cual impone que la cantidad y la calidad de las mercancías producidas sean justamente las requeridas por el mercado y que se vendan a aquellos precios que permitan su justa distribución entre cuantos quieran utilizarlos. En tal situación, toda intervención del Estado que no que no se limite a asegurar el orden publico y las otras condiciones indispensables para la convivencia sólo pueden tener sobre la economía efectos negativos.

Si hoy parece excesivo el apelativo de “padre de la economía política” que se confirió a Smith en el siglo pasado, es sin duda indiscutible la importancia de su contribución a la sistematización orgánica y científica de la economía.

Alfred Marshall

Nacido en Wandsworth en 1842, fue un economista británico, estudio en el Saint John's College de la Universidad de Cambridge. Tomó lecciones de ética por su interés en la filosofía. Tras obtener una beca estudio Economía Política.

Estudio los efectos de los aranceles en EE.UU. y volvió a Inglaterra donde fue director del University College de Bristol. Mas tarde se fue a Italia y volvió a Bristol como catedrático.

Las principales ideas que aportó Marshall a la economía fueron la sistematización de las teorías económicas clásicas y el desarrollo del concepto de utilidad marginal: que es la utilidad que le reporta al consumidor la ultima unidad de un bien de consumo que el consumidor piensa que merece la pena adquirir.

Este concepto es parte de la “ley de la utilidad decreciente”: Que quiere decir que la posesión de unidades adicionales de un bien aumenta la satisfacción psicológica del propietario. Este concepto es muy importante porque los economistas pensaban que el coste de producción era el único y principal determinante del valor de mercado de los bienes.

Una de sus principales obras fue “Principios de economía” (1890). En esta obra advierte del peligro que representa interpretar los datos empíricos como si fueran leyes de validez universal, pues las instituciones cambian y los hombres también cambian por éstas. También se limitó a analizar el comportamiento humano mensurable en función del dinero y que se refleja en el mecanismo de precios, por tanto, examina las relaciones entre la oferta y la demanda.

Otras de sus obras fueron “Industria y comercio” (1919) y “Dinero, crédito y comercio” (1923)

David ricardo

Economista británico nacido en Londres en 1772. Dejó la escuela a los 14 años para entrar a trabajar en una agencia de corretaje; a los 25 años de edad ya había ganado una fortuna invirtiendo en bolsa. En su primer libro de teoría económica, El elevado precio de los lingotes, una prueba de la depreciación de los billetes bancarios (1809), defendía el establecimiento de una unidad monetaria fuerte cuyo valor dependiera del de algún metal precioso. En su obra más importante, Principios de Economía Política y Tributación (1817), Ricardo establecía varias teorías basadas en sus estudios sobre la distribución de la riqueza a largo plazo. Ricardo pensaba que el crecimiento de la población provocaría una escasez de tierras productivas; su teoría de la renta está basada en la productividad de la tierra. Defendió la teoría clásica del comercio internacional, subrayando la importancia de la especialización internacional y la libre competencia. Su teoría del valor trabajo, que influyó en el pensamiento de Karl Marx, afirma que los salarios dependen del precio de los alimentos, que a su vez dependen de los costes de producción, los cuales dependen de la cantidad de trabajo necesario para producir los alimentos; en otras palabras, el trabajo es el principal determinante del valor. Durante los últimos cuatro años de su vida fue miembro del Parlamento británico.

Jhon Stuart Mill

Filosofo y economista ingles que nació en Londres en 1806 y murió en Aviñon (Francia) en 1873.

Educado por su padre en los principios del utilitarismo y del radicalismo filosófico, experimento una crisis espiritual de la que se salvó gracias a la lectura de los poetas líricos. En 1832 entró en la sede Central de la Compañía de Indias, formando parte, además, de la escuela que había surgido en torno al filosofo y economista Bentham.

Mill da a la teoría liberal la formulación mas acabada, precisando definitivamente el concepto del “homo oeconomicus” que, movido únicamente por el principio hedonístico (la búsqueda de la máxima satisfacción con el mínimo esfuerzo), contribuye al logro del interés general a través del juego de la libre concurrencia. Esta ultima premia a los más capaces y elimina a los ineptos: todo lo que la fomenta es bueno.

Si por una parte Mill perfecciona el individualismo liberal, por otra abre también la fase de revisión y critica. La denominaba “teoría del fondo de salarios”, según la cual no es posible ninguna mejora de las retribuciones de los obreros; la “teoria de las salidas”, que negaba la posibilidad de crisis economicas generales ( cuya realidad, en cambio, se imponia brutalmente con las oleadas de desocupación y de miseria que periódicamente se producían); la hostilidad a toda intervención, en materia social, de los poderes públicos, considerada inútil y dañosa, y la prohibición, en nombre de la libre concurrencia, de toda asociación obrera, todo eso, eran las ideas en nombre de las cuales las nuevas clases industriales habían puesto termino a la sociedad paternalista del “ancie regime”, que de un modo u otro se había preocupado del “justo precio”, y del “justo salario”, y en la que artesanos y obreros habían encontrado, a través de las organizaciones gremiales una tradicional defensa. En su lugar se había venido a crear un nuevo mundo, cada día mas prospero, y en rápido progreso por efecto de la industrialización, pero regulado por la ley despiadada de la concurrencia, que daba libre curso a la explotación de los asalariados, los cuales percibían salarios irrisorios y padecían horarios extenuantes de trabajo. Mill no se resignaba a aceptar estas condiciones y luchó en beneficio de la colectividad.

En su obra “Principios de economía política” (1844) realizo una síntesis del pensamiento de los economista clásicos y expuso lo dicho anteriormente, publicando mas tarde “La libertad” y “The ubjection of women"

John Maynard Keynes.

Fue un economista británico que nació en Cambridge en 1883 y murió en Sussex en 1946.

En Cambridge fue alumno de Alfred Marshall y durante la I Guerra Mundial, consejero del tesoro británico.

Keynes abandonó el marco de la empresa que había servido a los marginalistas y volvió al marco global constituido por la sociedad entera, marco ya empleado por los fisiócratas. La influencia de Keynes, que preconizaba la intervención de los poderes públicos para asegurar una expansión económica continua, se dejó sentir durante medio siglo. La corriente Keynesiana (keynesianismo), muy influyente a partir de la II Guerra Mundial, subrayó la necesidad para cada país de adoptar una “política” económica, al no ser capaz la economía de hallar el equilibrio por sí misma.

A esta corriente se oponían los defensores del pensamiento neoclásico ( crisis de 1929), que subrayaban la espontaneidad de los mecanismos económicos y la necesidad de asegurar su libre funcionamiento.

El paro de la crisis de 1929 se debe a una gran debilidad de la demanda efectiva y también a una insuficiencia de la inversión productiva. Conviene, por tanto, redistribuir las rentas en provecho de las clases con recursos más bajos, bajando los tipos de interés para hacer más atractivas las inversiones. A esto se llama “revolución Keynesiana” debido a la influencia determinante de las ideas de Keynes en las políticas económicas de muchos países.

Keynes publicó “Las consecuencias económicas de la paz” en 1919. autor de un “Tratado del dinero” (1930), y de la “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero” (1936), Keynes se enfrentó al problema del subempleo que imperaba en Gran Bretaña después de 1930, en el cual vio un estado de desequilibrio permanente que ningún mecanismo podría corregir automáticamente. En consecuencia, Keynes se pronuncio por un relanzamiento del consumo, el mantenimiento de un tipo de interés bajo y un aumento de las inversiones publicas.

Todas estas medidas implicaban la intervención del estado. Su papel era la conferencia de Bretton Woods (1944), que fue muy importante.

Karl Marx

Nació en Tréveris en 1818, en una familia burguesa de judíos convertidos al protestantismo. Estudió derecho, se doctoró en filosofía en las Universidades de Bonn, Berlín y Jena y escribió en periódicos liberales.

Tuvo que emigrar por sus actividades políticas contra los regímenes absolutistas de los Estados Alemanes. Vivió en Bruselas y París donde conoció a su intimo amigo Friedrich Engels.

Marx y Engels escribieron una declaración de principios que les fue encargada, llamada “Manifiesto Comunista”, la cual afirmaba que la lucha de clases es el motor de la historia: existían clases gobernantes y clases oprimidas las cuales mantenían una lucha constante.

También afirmaba que el proletariado debe organizarse para acabar con la prepotencia de la burguesía.

Puesto que los seres humanos forman grupos sociales diferentes que siempre se han enfrentado, según Marx de la lucha del proletariado contra la burguesía debe salir la destrucción del sistema capitalista y que los obreros obtengan el poder.

El capitalismo se destruiría cuando se eliminara la propiedad privada de los medios de producción y esto implicará que desaparezca las clases sociales y todas las mujeres y hombres serán iguales.

Las principales obras de Marx son: “Manifiesto Comunista”: era una declaración de principios (ya dicho anteriormente) y objetos de la Liga Comunista (organización secreta de artesanos e intelectuales alemanes emigrados) publicada en Londres, poco antes de la revolución de 1848 de Paris, esta dividido en cuatro partes, precedidas de una introducción.

“El Capital”: es la otra gran obra de Marx, fue la principal obra teórica de Karl Marx que paso a formar parte del doctrinario marxista. En esta obra Marx pretendía analizar los orígenes del capitalismo, los mecanismos económicos y sociales que generaba y reproducía históricamente, trataba de proporcionar argumentos para la revolución etc... La segunda parte del capital se publico en 1885, ya muerto Marx.

El monetarismo. Milton Friedman.

Milton Friedman es un economista norteamericano que nació en Nueva York en el año 1912. Milton fue profesor en la Universidad de Chicago, en la que se distingue por sus tesis liberales y conservadoras, opuestas a la intervención de Estado en la economía y la corriente de la ciencia económica inspirada en Keynes. Él es un especialista en cuestiones monetarias internacionales, campo al que aporta su liberalismo conservador y defensor del neoliberalismo económico (monetarismo). Friedman propugnó un control del volumen de la moneda, de la que recomendó una expansión moderada y regular como apoyo del crecimiento económico.

En el año 1976 recibió el Premio Nóbel de Economía.

A la subida de Nixon al poder de los Estados Unidos se convirtió en uno de sus principales asesores económicos (1968).

Friedman destaca la importancia del dinero como determinante de la actividad económica, señalando a la oferta monetaria como la magnitud más importante que se ha de manejar para lograr los fines principales de la política económica, y enfrentándose a quienes consideran que el instrumento idóneo es la política fiscal.

Considerado como un economista liberal, su obra es, ante todo, una defensa de la metodogia del pensamiento económico clásico. Destaca su aportación fundamental a la teoría cuántica.

Friedman publico numerosas obras. Entre ellas, estas son sus obras más importantes:

“Capitalismo y libertad” (1962), “Historia monetaria en los Estados Unidos 1867-1960” (1963), “Ensayos de economía positiva” (1966) y “Teoría de los precios” (1976).

Thomas Malthus:

Nació el 13 de febrero de 1766, fue economista británico, demógrafo y clérigo. Estudio en el Jesús College, de la Universidad de Cambridge. En 1793 recibió una beca que le permitió permanecer en Cambridge hasta 1804, a la que renuncia para casarse. En 1811 empieza su amistad con David Ricardo que daría lugar a una correspondencia entre dos economistas de renombre. Desde los 39 años hasta su muerte fue catedrático de Economía Política en Haileybury.

Malthus afirmaba que la población crecía mas rápidamente que la oferta de alimentos para cubrir sus necesidades. Cuando aumenta la oferta de alimentos la tasa de natalidad sufre un crecimiento, pero si se da el caso contrario, es decir, si la población aumenta demasiado respecto a la producción de alimentos el crecimiento se frena debido, por ejemplo, a las hambrunas, enfermedades y guerras.

Esta idea no era optimista respecto a otras que afirmaban que la fertilidad de la población suponía el progreso económico. Estos escritos dieron paso a los primeros estudios demográficos sistemáticos.

Algunas de sus obras fueron “Primer Ensayo sobre la población” (1798), “Investigación sobre la naturaleza y progreso de la renta” (1815), “Principios de economía política” (1820) y “Definiciones de economía” (1827)

El mercantilismo.

Doctrina de pensamiento económico que prevaleció en Europa durante los siglos XVI, XVII y XVIII y que promulgaba que el Estado debe ejercer un férreo control sobre la industria y el comercio para aumentar el poder de la nación al lograr que las exportaciones superen en valor a las importaciones. El mercantilismo no era en realidad una doctrina formal y consistente, sino un conjunto de firmes creencias, entre las que cabe destacar la idea de que era preferible exportar a terceros que importar bienes o comerciar dentro del propio país; la convicción de que la riqueza de una nación depende sobre todo de la acumulación de oro y plata; y el supuesto de que la intervención pública de la economía es justificada si está dirigida a lograr los objetivos anteriores. Los planteamientos mercantilistas sobre política económica se fueron desarrollando con la aparición de las modernas naciones Estado; se había intentado suprimir las barreras internas al comercio establecidas en la edad media, que permitían cobrar tributo a los bienes con la imposición de aranceles o tarifas en cada ciudad o cada río que atravesaban. Se fomentó el crecimiento de las industrias porque permitían a los gobiernos obtener ingresos mediante el cobro de impuestos que a su vez les permitían costear los gastos militares. Así mismo la explotación de las colonias era un método considerado legítimo para obtener metales preciosos y materias primas para sus industrias.

El mercantilismo tuvo gran éxito al estimular el crecimiento de la industria, pero también provocó fuertes reacciones en contra de sus postulados. La utilización de las colonias como proveedoras de recursos y su exclusión de los circuitos comerciales dieron lugar, entre otras razones, a acontecimientos como la guerra de la Independencia estadounidense, porque los colonos pretendían obtener con libertad su propio bienestar económico. Al mismo tiempo, las industrias europeas que se habían desarrollado con el sistema mercantilista crecieron lo suficiente como para poder funcionar sin la protección del Estado. Poco a poco se fue desarrollando la doctrina del librecambio. Los economistas afirmaban que la reglamentación gubernamental sólo se podía justificar si estaba encaminada a asegurar el libre mercado, ya que la riqueza nacional era la suma de todas las riquezas individuales y el bienestar de todos se podía alcanzar con más facilidad si los individuos podían buscar su propio beneficio sin limitaciones. Este nuevo planteamiento se reflejaba sobre todo en el libro La riqueza de las naciones (1776) del economista escocés Adam Smith.

El sistema de librecambio, que prevaleció durante todo el siglo XIX, empezó a perder fuerza a principios del siglo XX, al replantearse los elementos filosóficos del mercantilismo que originaron el neomercantilismo. Se volvieron a imponer fuertes aranceles a la importación, por razones políticas y estratégicas y se fomentó la autarquía económica como sistema contrapuesto a la interdependencia comercial de los países. Esta tendencia volvió a cambiar de signo más tarde, pero fue asociada con el nacionalismo y la competencia estratégica que provocaron entre otras causas la I Guerra Mundial, demostrando de esta forma que el mercantilismo tenía una fuerte base política.

La fisiocracia:

Uno de los primeros miembros fue Pierre Samuel Du Pont de Nemours.

El fundador y principal expositor de las ideas de la escuela fisiocrática fue Francois Quesnay. Entre sus seguidores se encuentran, además de Du Pont de Nemours, Paul Pierre Hercier de la Riviere, el abate Nicolás Bandeau, Víctor de Mirabean y Turgot que intento la aplicación práctica de los principios fisiocráticos.

La fisiocracia afirmaba que el comercio es una actividad improductiva, un simple intercambio de riquezas ya existentes.

Las únicas actividades que reportan un “producto neto”, es decir, que no se limitan a restituir una vez transformados, los factores empleados en la producción, sino que los incrementan u ofrecen nuevos bienes, son la agricultura y las actividades extractivas (mineras) mediante las cuales el hombre explota la capacidad creadora de la naturaleza.

El hombre debe volverse a la naturaleza no solo en cuanto dispensadora de los bienes que necesita, sino también en cuanto suprema reguladora del orden económico y de la vida social. Por lo tanto, si los hombres quieren obtener del orden económico predispuesto por la naturaleza los máximos beneficios deben acatar las leyes del Estado. El sistema tributario debe basarse únicamente en el impuesto territorial, hay que defender la propiedad privada y la producción agraria debe gozar de la máxima libertas, deben limitarse al mínimo las intervenciones del Estad, en el área de la economía privada, que alteren el funcionamiento del orden económico natural.

Con el propósito de dar una descripción orgánica de este orden natural, los fisiócratas analizan en sus escritos el llamado “circuito económico” el cual reparte el “producto neto” entre los tres grupos en que se presupone distribuida la población en la sociedad (agricultores, comerciantes e industriales y terratenientes).

En el análisis del circuito económico se encuentra una prefiguración de lo que los economistas modernos han llamado el “flujo de la renta nacional”

Bibliografia:

Enciclopedia “Larousse”. Año 1998

Libro “Economía Internacional” de MC GRAW HILL, 2ª edición año 1993.

Enciclopedia “Salvat”

Enciclopedia Encarta 99

Libro: Ciencias Sociales / historia, Tiempo H. Vicens Vives.

Internet: www.yahoo.es