Historia de las civilizaciones

Feudalismo. Cronología. Feudo. Economía feudal. Decadencia. Vida cultural. Caballería

  • Enviado por: Dul
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

ITESM CAMPUS QRO.

PREPARATORIA

HISTORIA DE LA CIVILIZACION 1

FEUDALISMO

Introducción

Tras la caída del Imperio romano fue desarrollándose de manera progresiva en Europa un nuevo sistema económico, social y político al que se conoce con el nombre de “Feudalismo”. Se basaba en el poder de las clases señoriales, de las que dependían los campesinos que vivían en las tierras, propiedad de los feudos. Sus orígenes se encuentran en la propia decadencia de Roma, y especialmente en las reformas jurídicas introducidas por Diocleciano, estableciendo la vinculación del campesinado a la tierra y de los artesanos a los gremios (corporación formada por todos los maestros, oficiales y aprendices del mismo oficio), así como la descentralización de la administración en núcleos de poder autónomos controlados por latifundistas. Las invasiones germanas favorecieron la separación de la sociedad en varios estamentos que poseían funciones claramente delimitadas: los señores, terratenientes que descendían de los jefes germanos y de los grandes latifundistas romanos del Bajo Imperio, cuya función estribaba en hacer la fuera y proteger a la población campesina que dependía de ellos; los clérigos, encargados de atender las necesidades espirituales de la sociedad y que, en sus niveles más poderosos (alto clero) participaban de los mismos privilegios que los señores, y los campesinos, descendientes de la población libre y esclava del Imperio y de los germanos pobres, cuya labor consistía en trabajar la tierra.

El fundamento jurídico de la sociedad era la institución del vasallaje, en virtud de la cual cada hombre libre se vinculaba con otro hombre libre prometiéndole fidelidad y obediencia a cambio de protección y mantenimiento. Este sistema se extendía piramidalmente por la sociedad desde el rey hasta el último siervo.

Periodización

El imperio y las monarquías no constituyen los únicos poderes que se desarrollan en la Europa Occidental entre los siglos XI Y XIV. A su lado, también están los poderes de tipo feudal. Algunos autores o historiadores distinguen dos edades feudales, la primera se establece a finales del siglo IX hasta principios del siglo XII y la segunda a lo largo del siglo XII y XIII. Su diferencia se debe a circunstancias distintas de tipo económico. Entre el año 1000 y 1160, se desarrolla un tipo de castellanos independientes, caracterizado por la debilidad de la autoridad pública y en el periodo que empieza a partir de mediados del XII, hasta mediados del XIII, corresponde a la época de la monarquía feudal.

El feudalismo fue un sistema de relaciones políticas y militares entre los miembros de la nobleza de Europa Occidental en la Edad Media. Se implantó en Europa hacia el siglo IX como consecuencia de la incapacidad de la monarquía para defender a sus vasallos frente a las distintas invasiones acompañadas de saqueo en las regiones fronterizas; los señores, se defendieron con los medios a su alcance y los campesinos y terratenientes, muy débiles para defenderse por cuenta propia, se agruparon al lado de los señores feudales buscando su protección, con lo que estos adquirieron más importancia mientras que la monarquía se debilitaba. El feudalismo desarrolló nuevas actividades que fortalecieron el sector económico de los siglos XII y XIII.

Fue así como los señores feudales fueron reemplazando a los reyes hasta en funciones tan importantes como la de acuñar moneda y administrar la justicia. En la Edad Media los súbditos debían de ser fieles al señor feudal, quien los protegía y explotaba.

El Feudo

Al vincularse un hombre libre (pudiendo ser conde, margraves y duques) a otro hombre libre (su señor), prometiéndole obediencia y servicio a cambio de protección y mantenimiento, existiendo una fidelidad al hacer esto. Como la fidelidad es mutua, se contraponen las obligaciones de proteger y mantener al vasallo. Esto era especialmente significativo, para lo cual eran posibles dos soluciones; mantener al vasallo y su familia en casa del señor, o concederles un bien material como beneficio, “El Feudo “fue la solución adoptada.

Así, el feudo surge como segundo elemento constitutivo del feudalismo. Sus raíces también son muy antiguas, pudiendo establecerse una conexión con el beneficio altomedieval e incluso anterior.

La Economía Feudal

La sociedad feudal tuvo su propia organización política y económica basada en los otros feudos y las relaciones de las clases sociales, y todo esto condujo el debilitamiento de la monarquía.

Los feudos estaban integrados por las tierras otorgadas por el rey, a un noble quien la administraba e imponía su propia organización, defensa y política. El beneficiario adquiría entonces el título o carácter de señor del feudo. El señor feudal mantenía vínculos con el rey o con el noble de quien había recibido la tierra; una de las relaciones era el reconocer la propiedad de aquellas tierras que pertenecían al rey y mediante las cuales recibía múltiples beneficios y otra relación es a lo referente al vasallaje, por la cual se comprometía a combatir al lado de su señor o rey y prestarle obediencia y cualquier servicio que llegara a necesitar. El señor feudal podía darle parte de sus tierras a otro señor, convirtiéndose así en su vasallo.

La tierra fue la principal fuente de riqueza de aquellos tiempos. El feudo de dimensiones medias tenía entre 360 y 1,200 hectáreas de tierra, cultivadas por un máximo de dos docenas de familias. Los siervos estaban vinculados a las tierras lo que significaba que no podían abandonar el feudo sin permiso de su señor. Algunos huían hacia los bosques que rodeaban los pueblos y se unían a bandidos que allí se ocultaban para protegerse de las tropas del señor que custodiaban las propiedades.

El comercio no tuvo gran importancia debido a que no se contaban con los recursos necesarios para la transportación de los productos de una región a otra y los caminos existentes eran muy peligrosos. Los feudos vivían de sus actividades agrícolas, que escasamente producían las necesidades de sus habitantes. El señor feudal era prácticamente el dueño de las tierras que administraba, así como también de los siervos, de sus casas, rebaños y cosechas.

El centro del feudo era la casa del señor feudal - que era un gran castillo que estaba rodeado con defensas contra posibles ataques-. Alrededor de su patio existían talleres donde se hilaba y tejía ropa, se exprimían uvas y molían cereales, se fabricaban objetos de metales entre otras cosas. Alrededor de la casa se extendían grandes campos de cultivo o siembra.

Aproximadamente la mitad de las tierras pertenecían al señor feudal el resto era de las familias pertenecientes al feudo.

La Vida Cotidiana

La vida cotidiana para los nobles se basó en el mantenimiento de sus privilegios y atributos, y para los siervos el cumplimiento de sus obligaciones. En el primer caso se hacían matrimonios arreglados de acuerdo a su conveniencia. Mediante ésta todos los derechos, propiedades, apellido de la casa y otros se mantenía en el primer hijo varón. Los demás hijos solo tenían como alternativa hacerse de riquezas en la guerra.

Otro aspecto importante de la vida cotidiana fue la defensa de la sangre, lo que implicó defensa del honor de la familia y privilegios a los primogénitos mientras a otros no era más que un arma de ofensa y castigo.

Diversidad de Feudos

La mayor parte de las veces el feudo es una realidad territorial, es una tierra. Su extensión es muy variable, desde una modesta tenencia o un castillo aislado, hasta los grandes feudos formados por varios señoríos, que podían servir de base para la formación de principados feudales. Pero podía haber otros feudos como los que consistían en el ejercicio del derecho de “ban” (Derecho que gozaba el señor al ejercer las funciones administrativas, fiscales y jurídicas sobre el feudo y privilegios, poderes arbitrarios sobre los campesinos), los feudos relacionados con la Iglesia, o los feudos-renta, en los cuales los vasallos cada año recibían dos marcos de plata cada uno.

La investidura: A semejanza con el contrato vasallático, la investidura del feudo se lleva a cabo mediante un determinado ritual. El vasallo recibe del señor un objeto simbólico del feudo cuya posesión se transmite.

Las relaciones que tenían los vasallos con la demás población dependían de los vínculos que el señor feudal tuviera con ellos, es decir un enemigo de el era un enemigo del vasallo. Estos vínculos no se formalizaban por medio de contratos escritos sino mediante una ceremonia publica con testigos en el que se hacia un juramento por parte de los vasallos. Dicha ceremonia comprendía dos partes: la entrega de un objeto que simbolizara la tierra otorgada, y el juramento del nuevo vasallo, quien besaba las manos del señor.

Los vasallos estaban obligados a prestar servicio militar al señor feudal. En casos especiales, debían de colaborar en pagos tales como el rescate en caso de que el señor fuera hecho prisionero así como también la colaboración de este en las Cruzadas. Las tierras del feudo también pagaban tributos con las cuales se perpetuaban las obligaciones del vasallo con el señor. Por último el vasallo debía de asistir a las asambleas convocadas por el señor y participar activamente en ellas.

La Vida Cultural

Las manifestaciones culturales de la sociedad feudal giraron entorno de dos aspectos: el religioso y la vida de la comunidad guerrera. El primero prevaleció en las clases humildes o bajas difundido desde monasterios, que eran los únicos lugares que en ese entonces se practicaba la caridad y donde se dirigía la vida cotidiana. Fue este pueblo quienes se lanzaron primero contra los infieles en la lucha de las Cruzadas.

El arte estuvo exclusivamente dedicado a la religión .La pintura y la escultura que se realizaron fueron impulsados por la iglesia.

El heroísmo fue considerado en el feudalismo como una de las grandes virtudes. En esos tiempos de descanso de los infieles, el caballero se dedicaba a la defensa de su señorío y sus habitantes. Todas aquellas luchas en las que participaron como en las Cruzadas y la Conquista del Santo Sepulcro se hicieron leyenda y poemas épicos. Todas aquellas obras exaltan la audacia, la fidelidad y el fuerte sentimiento religioso que los caballeros tenían.

La Caballería

Esta fue una de las clases sociales más importantes de la Edad Media. Estaba formada por guerreros armados, quienes tenían los recursos económicos para tener un caballo y un ayudante que iba de pie o en asno.

Los caballeros eran entrenados para el combate y siempre formaban parte de la vigilancia del castillo y debían de estar dispuestos a luchar por su señor. Después de demostrar su habilidad para el combate , se les hacia un nombramiento en una ceremonia. El caballero así mismo se hacia defensor de la Iglesia contra los infieles; se guiaba por ciertos principios morales y religiosos; eran obedientes a las reglas cristianas y fiel a su palabra; la palabra del caballero era sagrada.

Decadencia

El feudalismo alcanzó el punto culminante de su desarrollo en el siglo XIII; a partir de entonces inició su decadencia. El subenfeudamiento llegó a tal punto que los señores tuvieron problemas para obtener las prestaciones que debían recibir. Los vasallos prefirieron realizar pagos en metálico (scutagium, `tasas por escudo') a cambio de la ayuda militar debida a sus señores; a su vez éstos tendieron a preferir el dinero, que les permitía contratar tropas profesionales que en muchas ocasiones estaban mejor entrenadas y eran más disciplinadas que los vasallos. Además, el resurgimiento de las tácticas de infantería y la introducción de nuevas armas, como el arco y la pica, hicieron que la caballería no fuera ya un factor decisivo para la guerra. La decadencia del feudalismo se aceleró en los siglos XIV y XV.

Conclusiones

La época del Feudalismo contribuyo aún haciendo más grande la brecha entre los ricos y la gente de clase baja, estableciéndose notablemente la diferencia

de clases. Los nobles contaban con grandes privilegios o beneficios mientras que los campesinos, artesanos y población del feudo se tenían que conformar con la protección y los pocos recursos que el señor feudal les otorgaba.

Este sistema económico que se desarrollo en la edad Media tuvo una gran influencia ya que nos sólo reemplazo el poder que tenían los reyes sino que también formaron parte de la estructura social de los países que adoptaron este sistema.

La vida de los campesinos dependía de las condiciones en las que se encontraba el señor Feudal y tenían que estar a disposición de ellos ya que el señor feudal les ofrecía la protección que ninguna otra persona les podía dar en esos momentos. Los señores Feudales se enriquecieron y aprovecharon el debilitamiento de la monarquía haciéndose más poderosos.

Fue interesante investigar acerca de las formas de vida de los campesinos, siervos, Señores feudales e incluso de la monarquía, durante el feudalismo.

Los campesinos vivían en condiciones deplorables, estando al servicio de los señores feudales y prometiéndoles obediencia, y se sometían a un contrato en el que se establecían las relaciones con el señor feudal. La monarquía recibía una parte mínima de los ingresos que se obtenían del feudo, debilitándose cada vez más. Aunque las tierras pertenecían al rey, los señores feudales imponían su propia organización y política en su feudo.

El poder de los señores cada vez era mayor por lo que llego al punto en que llegaron a convertirse en personajes más importantes que el rey, llegando en ocasiones a declararles la guerra.

Bibliografía

  • Enciclopedia Temática.

Historia I Editorial Rezza

María Candelaria Posada

  • Historia Universal V

  • La cristiandad medieval Editorial Eunsa

Luis Adao da Fonseca Pág. 207-216