Historia de la acción social

Ayuda al necesitado. Mesopotamia. Código Hamurabi. Atenas. Pensiones. Edad Media. Religiones. Caridad. Gremios. Previsión. Edad Moderna. Beneficencia pública. Jueces de paz. Edad contemporánea. Asistencia social. Seguro sociales. Representantes

  • Enviado por: Mar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso Superior de Control Integrado de Gestión
CESMA Escuela De Negocios
Con demasiada frecuencia, tanto en la literatura disponible como en la práctica de las empresas, la función de...
Solicita InformaciÓn

Executive Master en Administración y Dirección de Empresas
CESMA Escuela De Negocios
El Executive MBA de CESMA Business School es un programa avanzado y exigente dirigido a profesionales con experiencia...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TEMA 4- LA ACCIÓN SOCIAL

1-Formas de ayuda hasta el s. XV

La ayuda social es innata al hombre que está en lucha continua por superarse, cambiar las injusticias y mejorar el entorno. Ha evolucionado en un proceso histórico continuo hasta llevar al trabajo social, que surge en la edad contemporánea, en la industrialización occidental, en Inglaterra y se hace internacional. A España llega más tarde.

La ayuda social también continúa. “Ayuda” es un concepto principal en el trabajo social, pero también lo son otros.

El trabajo social utiliza los recursos de cada época. Siempre que se hable de él hay que precisar el tiempo y el lugar donde se sitúa.

Sus antecedentes son:

  • Lejanos: edad antigua, media y moderan: las diferentes culturas idean formas de acción social intentando solucionar los problemas de los más débiles. Se da principalmente con la idea de caridad y en manos de la iglesia.

  • Próximos: final de la edad moderna al inicio de la contemporánea. (XVI- mitad del XIX): lenta participación del estado en el control de la pobreza. Importantes autores europeos (franceses sobre todo)

ANTECEDENTES LEJANOS:

MESOPOTAMIA: siglo XVIII aC.

El código del rey Hamurabi,(el rey más famoso de Babilonia) primer testimonio escrito, es un texto jurídico. Desde el punto de vista del TS presenta una serie de derechos que protegen a las personas menos favorecidas de esa cultura.

Tiene un total de 282 artículos y el contenido de estos se divide en 5 apartados relativos a:

 Propiedad: el derecho a tener propiedades es considerado fundamental y atentar contra ello es sancionado incluso con la muerte.

 Sociedad: establece tres categorías o clases sociales

EGIPTO:

En las tumbas de los faraones existen datos suficientes para reconocer que el precepto de otorgar a loas clases inferiores alimentación, vestir y no oprimir, era considerado una obligación y se valoraba al faraón que lo cumplía. Ayudas de comer y vestir: subsistencia.

CHINA:

Confucio, fundador de la religión confucianismo, señala que el hombre en la tierra tiene la misión de ayudar y fomentar el bien y sobre todo no cometer males o perjuicios.

Postulados de la religión:

 Misión del hombre es ayudar al prójimo.

 Debe fomentar el bien y evitar cometer actos detestables contra el prójimo,

 Debe desarrollar una acción recíproca, devolver bien por bien porque se considera que si haces el bien lo encuentras.

Se trata por tanto una filosofía basada en la ayuda y compromiso con el prójimo.

ATENAS:

El esplendor de la civilización griega supone para la cultura occidental las bases de la civilización actual mientras china para la oriental.

En Atenas la ayuda a los ciudadanos desvalidos es una forma establecida por el estado, que dice quiénes son: enfermos, inválidos, viudas y huérfanos.

El estado definía al mismo tiempo las ayudas: dos tipos:

 Pensiones o ayudas económicas:. Donaciones económicas que aportaban lo necesario para sustentarse.

 Distribuciones en especie: pan, trigo, carne, harina y aceite. Elementos primarios.

El estado se encargaba de precisar de donde provenían: recaudación de las entradas a espectáculos públicos, estadios, teatros y asambleas. Estaba formado por una burguesía de comerciantes y armadores que tenía todos los poderes. En Grecia no existe la idea de distribución de la riqueza. Estos ciudadanos menos favorecidos están obligados en gran medida a contribuir con grandes tributos e impuestos a engrandecer esa polis.

Por otra parte están los esclavos, pertenecientes a los amos que podían tratarlos igual que a cualquier objeto o animal de propiedad personal. A su vez cada amo puede tratar de liberar a los esclavos. Por encima de las clases está la idea de orden que establece la admisión de la existencia de esas clases sociales por propia naturaleza. La idea de orden justifica la existencia de la esclavitud y se sanciona la oposición a ese orden natural. Se considera injusto negarse a él.

ROMA:

Invade Grecia con un sentido práctico que se manifiesta en llevar a la práctica muchas de las ideas dadas en Grecia. Los emperadores romanos van a manifestar públicamente la relevancia de tener a su pueblo contento aspirando a que todos tuvieran pan (subsistencia) y circo (recreo, distracción). En la república, con JC existe un fuerte respeto por los recursos humanos de ciudadanos de Roma y sobre todo durante la época de declinación del imperio se manifiesta esa preocupación humana por el bienestar individual.

HISTORIA DEL TRABAJO SOCIAL

Primeras actuaciones sociales: guiadas por la idea de hacer el bien, orientadas por la idea de salvación. Se consolidan en la Edad Media y a través del cristianismo, lo conocemos como antecedentes lejanos y próximos.

Cuando aparece el TS conoceremos las primeras actuaciones profesionales guiadas por la idea de racionalidad, fundamentadas en principios y valores, y orientadas por métodos. Todas las actuaciones sociales llevadas a cabo de diferentes formas en diferentes culturas responden a las características políticas e ideológicas de esas sociedades. Tiene una gran relación con la política. En TS se considera y evalúa la eficacia de las acciones propias.

PUEBLO HEBREO:

La ayuda mutua es un mandato de Dios.

Judaísmo:

Justicia social: ideas dirigidas a la protección de los necesitados: viudas, huérfanos, enfermos y pobres hacia quienes se aplicaba la caridad.

Otro grupo como los jornaleros o los esclavos iban a disfrutar de preceptos para hacer llevar su existencia más fácil, como por ejemplo implantando el descanso semanal obligatorio y limitando la esclavitud a un periodo máximo de siete años. Se va a implantar el llamado año jubilar cada cincuenta años para producir una redistribución de la riqueza y aunque se trata de una cultura muy cerrada no se van a olvidar de los preceptos que obligan a atender a los extranjeros.

En general el mundo judío va a aportar l a idea de moral llamada PERSÉ, es decir, a través de un conjunto de exhortaciones proféticas: PROVERBIOS, así como muchas enseñanzas morales de carácter general. Va también a evolucionar notablemente la idea de la esclavitud. Velar por el bienestar y libertad del esclavo. El judío se va a responsabilizar del buen trato de sus esclavos concediéndoles la libertad durante el año de jubileo. Va a extender esa idea de dignidad humana hacia todos los seres humanos y en definitiva a plantear la idea de poder juzgar a los gobernantes si estos no establecen las medidas oportunas para aplicar la obligación de la caridad.

CRISTIANISMO: aparece como revolución social, como una manera de sobrellevar la vida, practicar esas creencias y confiar en el otro mundo permitía elevarse con un poder y fuerza que no aportaban los bienes materiales del momento.

Pasa por distintas etapas desde la apostólica hasta el triunfo del cristianismo en la época del emperador Constantino. Aparece en Roma en el 58 como una religión de misterios.

La época no ofrecía expectativas de mejora, era un mal momento político, se dio una sucesión de emperadores que no eran ningún ejemplo para el pueblo.

Esta sociedad amenazada por el hambre va a ir desarrollando una ideología nueva y coherente ante esa situación.

Se apoya en los aspectos de:

  • Importancia de la moral a lo social

  • Ensalza la idea de hombre desnudo y simple de corazón

  • La idea de elevarse de las ilusiones terrestres y ambiciones

  • Alabanza hacia los pobres, desheredados que deben soportar las desgracias terrenas priorizando la idea de la otra vida como superación y por el contrario a los ricos son los que deben compartir en función del premio divino. Esa ideología va a afectar a personas pobres y ricas, a ambos les va a señalar que a través de la caridad, aplicando la limosna, encontrarán la salvación.

En aquel momento aparece la institución capital: DIACONADO que va a tratar el cumplimiento de esos mandatos y serán los diáconos quienes respondan a las necesidades de los pobres (viudas y huérfanos prioritariamente) para testimoniar sus creencias y divulgar la doctrina cristiana.

La Didaqué, texto más antiguo de la iglesia, va a considerar por primera vez dos aspectos fundamentales en esta ayuda:

 Considerar que no se debe ayudar bajo la idea de paternalismo

 Las ayudas deben estimular a las personas hacia la autosuficiencia.

Estos dos aspectos son plenamente recogidos en el actual TS.

EDAD MEDIA

En un primer momento, la ayuda a los demás se desarrollaba a través de la familia y de las relaciones de buena vecindad. Es la solidaridad vecinal o familiar quien actúa cuando un ciudadano tiene problemas.  Se ayuda en el cultivo, a reconstruir una vivienda dañada, a la viuda que no tiene medios de subsistencia, o se acoge a esos huérfanos que han perdido a sus padres.  Sin duda, la solidaridad vecinal continúa en la actualidad desempeñando un importante papel, aunque ya no de un modo exclusivo.

Otra forma de protección, típica de esta época, no basada en las relaciones de buena vecindad o familiares, son los gremios.  Estos eran corporaciones formadas por los maestros, oficiales y aprendices de una misma profesión u oficio, regidos por unos estatutos u ordenanzas especiales.  Los gremios establecían mecanismos de protección a los afiliados ante situaciones de necesidad por medio de cuotas aportadas por los miembros.  Sólo tenían derecho a beneficiarse de estas prestaciones sus miembros, que contribuían al mantenimiento del gremio. Es la forma que se conoce como previsión.

Los señores feudales también daban cierta protección y refugio a los vasallos que formaban parte de su feudo, pero por otro lado, contribuían a su explotación sistemática.  Quizás por eso, como forma de aliviar esa explotación proporcionaban una leve protección social a sus vasallos, graciable, sin ningún criterio preestablecido, al total capricho del señor y basadas en unas relaciones de sumisión.

Pero, en este periodo, debemos destacar especialmente las acciones caritativas, cuyos beneficiarios no eran los miembros de una familia, un feudo o un gremio, sino los excluidos que no estaban sujetos a la protección de los sistemas anteriores.  La caridad era ejercida por los ciudadanos dando limosna, los ayuntamientos mediante albergues y casas de misericordia, o las organizaciones religiosas con sus hospitales eclesiásticos. Estas formas caritativas, hoy superadas, estaban ligadas a sentimientos religiosos y piadosos, siendo fundamentalmente la Iglesia quien se ocupaba de la atención de pobres y marginados, ayudada en su labor de nobles movidos por sentimientos piadosos y religiosos.

Tienen origen también en esta época, las primeras leyes respecto a la pobreza. La pobreza molesta a la colectividad, por tanto, intentan impedir la mendicidad al pobre que consideran válido para trabajar y que, por diversas razones no lo hace, su reincidencia en la mendicidad llevaba incluso al sufrimiento de penas. Los pobres eran tratados igual que si fueran ladrones u otro tipo de delincuentes y condenados a castigos similares.

EDAD MODERNA

Progresivamente se va reduciendo la protección feudal y eclesiástica, comenzando a tomar cuerpo la beneficencia pública. La beneficencia pública, a diferencia de la caridad, no es ejercida por la Iglesia o por ciudadanos con medios económicos, el protagonismo principal pasa a ser ocupado por los ayuntamientos.  Esta acción pública tiene dos caras, por un lado trata de reprimir la pobreza y la mendicidad ampliándose la legislación represora de épocas anteriores; por otro, se comienza a pensar que el hombre desvalido no puede quedar a merced de las ayudas de sus semejantes, ni de las instituciones y, por tanto, se necesita establecer una ayuda social pública que pueda cubrir las situaciones de necesidad.  Este interés cristaliza en las leyes de beneficencia, siendo el ayuntamiento de Brujas en 1526 el primer organismo público que convierte la asistencia caritativa a los pobres en el primer plan municipal de beneficencia pública.

La beneficencia supone una forma de superación de la caridad, ahora bien, no podemos olvidar que la beneficencia está basada en el simple altruismo o generosidad del benefactor, este carácter altruista implica discrecionalidad de la ayuda solicitada, continuando la asistencia sin ser un derecho propio del ciudadano y manteniéndose como una acción graciable.  España asume tardíamente la beneficencia y no es hasta 1849 cuando se decreta la Ley General de Beneficencia.

El Derecho de Pobres Inglés

La ley de pobres inglesa se proclama en 1598 y tiene dos etapas que coinciden con los reinados de Isabel y Victoria, hasta su derogación en 1948 a pesar de haber sido ampliamente criticado siempre.

-Los objetivos eran la corrección de la pobreza y la subsistencia, los sujetos los jueces de paz y los inspectores de pobres y los recursos las WORK HOUSES o casas de trabajo.

-Dirigida a toda clase de pobres. Indigentes, pedían limosna, desvalidos, niños, ancianos…

Fundamentada en la caridad, ética puritana, autoayuda, y responsabilidad e ideología protestante.

Conlleva una nueva concepción de la pobreza: las diferentes razones necesitan diferentes remedios.

Inspectores de pobres.

Encargados de poner a trabajar a todo tipo de personas sin recursos capacitadas.

Proporcionar sobre todo los materiales para ello, normalmente se trataba de confección.

Dar socorro a los incapacitados para trabajar

Dar trabajo a los niños como aprendices.

Jueces de paz.

Estaban por encima de los inspectores. Eran nombrados por la corona, personas con prestigio social.

Actuaban como gobernadores de los distritos en nombre del rey

Elegían a los inspectores de pobres.

Tres años más tarde de aparecer ya se quería suprimir debido a las medidas tan correctivas.

Se da lugar a la codificación de 1601, con una serie de medidas para humanizar la legislación.

 Obligar a las familias a mantener a las personas mayores.

 Ayudar sólo a las personas que hubieran vivido más de tres años en la misma demarcación.

 No ayudar a quien le pudiera ayudar su familia

 Los inspectores de pobres debían distinguir entre aptos y no aptos para trabajar proporcionando trabajo o ayuda según su condición.

Si no se cumplían los requisitos se suprimían las ayudas.

Se otorgaba en la codificación todo el poder a los inspectores de pobres para gestionar ayudas y recaudaciones, nombrar vigilantes del funcionamiento de las casas y promover la generosidad.

Desde 1601, con grandes críticas se mantiene hasta 1834, segunda etapa del derecho de pobres (reina Victoria) Es una época de cambios sociales en el país, aumento de la población, gran número de pobres, hacinamiento, estragos del cólera.

En 1832 se había creado una comisión real para investigar los centros de trabajo. Se informó de la mala administración y se volvieron a plantear unos principios para corregirla.

 Que las casas de trabajo fueran centros de autoayuda donde se aprendiera un trabajo para reincorporarse a la vida social y laboral.

 No ayudar a quienes se negaran a trabajar

 Establecer duras condiciones de trabajo para controlar los abusos.

 Castigo penal para los que fingieran ser pobres.

Se propuso la creación de una agrupación de parroquias que establecieran juntas de guardianes retribuidos por vigilar y un comité central para velar por la gestión general.

Su crítica se debe a la suciedad, promiscuidad, insalubridad e institucionalismo de las casas de trabajo. Eran centros de castigo de los que no se podía salir sin una posterior vida marginal.

Paralelamente existían en Inglaterra la caridad de la iglesia y sociedades filantrópicas.

EDAD CONTEMPORANEA

A partir de la Revolución Francesa, con la nueva sociedad que surge desde los principios de igualdad, fraternidad y libertad comienza a considerarse al marginado como un ciudadano más con derechos y deberes.  Aparece la Asistencia  Social como segundo sistema de protección social.  El Estado empieza a ocuparse de los problemas de los pobres y marginados como una obligación inherente a su propia concepción y no como una tarea residual.  Esto provoca que progresivamente se vaya desplazando la acción de la Iglesia - omnipresente hasta ese momento - en beneficio de la acción pública (España no se incorpora a esta forma pública de acción social hasta 1934).  Bien es cierto, que el peso mayoritario de la intervención continua estando en la Iglesia, pero la participación constante de otros sectores supone un salto cualitativo muy importante.

La asistencia social aparece como un conjunto, más o menos sistematizado, de principios, normas y procedimientos para ayudar a individuos, grupos y comunidades, para que satisfagan sus necesidades y resuelvan sus problemas.  La consolidación del concepto de asistencia social es parejo al nacimiento del Estado liberal y a la introducción del capitalismo industrial, y plasma el inicio de la preocupación de los poderes públicos por la acción social.

Nos encontramos en este momento mayoritariamente una acción benéfico-asistencial que da respuesta a necesidades de tipo material de primera necesidad.  No intenta mejorar la situación de amplios sectores marginados, ni cambiar estructuras para que abandonen su marginación.  Es una ayuda puntual, que se presta en un momento concreto y, que no tiene efectos duraderos en el tiempo.  Subyace en el fondo que es algo “natural” en la sociedad la existencia de desigualdades sociales; tienen que existir ricos y pobres y sólo se pensaba en hacer en un momento determinado más llevadera su vida.  La marginación era una cuestión de fuerza de voluntad, si uno tenía la suficiente podía salir de su situación, sin embargo en el fondo estaban “contentos” con su vida miserable y no querían integrarse en el modo de vida “decente y burgués” ya que les era mucho más cómodo el modo de vida que llevaban.  Por ello, estas ayudas eran graciables, dependían de la bondad de quien las ofrecía - bien sea particular o institución - y, por tanto, podían ser retiradas a voluntad.  Como consideran que la marginación y la pobreza son una situación inevitable y que siempre existirá, ya que depende de cuestiones personales, no ataca a los factores que la provocan, sino sólo sus síntomas visibles, dando soluciones individuales y personales a problemas estructurales.  Se pretende en definitiva mantener a las masas de pobres en un nivel mínimo de subsistencia que permita su utilización como mano de obra y que preserve a la Sociedad y al Estado de los elementos no deseables.

El desarrollo industrial de la segunda mitad del XIX provoca un agravamiento de la marginación, sobre todo en los cinturones de las grandes ciudades, producto de una industrialización vertiginosa y de una inmigración masiva sin la más mínima planificación.  Se produce un crecimiento incontrolado de las urbes, que se rodean de grandes cinturones de miseria.  Podemos considerar la intervención en este periodo como filantrópico-asistencial.  El protagonista de la acción pasa a ser esa potente burguesía que cada vez crece más en las grandes ciudades a consecuencia del desarrollo industrial.  Sus acciones mezclan por una parte unos objetivos religiosos y por otra una defensa, no siempre consciente, del propio estilo de vida burgués.  Sus acciones continuaban profundamente enraizadas en motivaciones cristianas y tenían como objetivo fundamental “... comprarse una evaluación más favorable en el cielo...” ya que no se veía al marginado como una persona con necesidades, sino como: “...un objeto necesario para que los ricos hagan méritos” .

La filantropía es un espíritu de buena voluntad activa hacia los semejantes, basado en la idea y el sentimiento de fraternidad humana,  Es una forma laica y más racional de la caridad cristiana.  Se expresa en acciones realizadas para fomentar el bienestar, no socorriendo individualmente a los necesitados, sino mejorando su situación por medio de medidas de alcance general, especialmente a través de instituciones benéficas.  Se interesan, cada vez más, por la persona como tal y, se intenta mejorar su situación, no sólo mediante limosnas y donativos, canalizados a través de instituciones religiosas, sino creando asociaciones filantrópicas, más duraderas en el tiempo y sin dependencia religiosa.  Estas asociaciones filantrópicas crean colegios, orfanatos, comedores, etc.  Gran parte de estas estructuras, creadas al final del XIX fueron recogidas por la Administración y han sentado las bases de la política de asistencia social en España.

Sin embargo no debemos engañarnos, este interés social se basaba no sólo en un altruismo desinteresado, sino como plantea Pratt : “... esa filantropía requiere que la persona beneficiada debe llevar una vida buena, lo que significa en un análisis final, que este dispuesta a aceptar el modo de vida burgués, aunque solo como ideal al que nunca podrá acceder.  Así la filantropía es una especie de control moral... en ultimo extremo el apoyo material es un medio de combatir el desorden moral”.

En definitiva, es un medio de control y de asegurar la dependencia de aquellos a los que se da asistencia, se espera, por tanto, que la persona que recibe la asistencia desarrolle un comportamiento adaptado a las normas y valores de la clase media benefactora, sin tener acceso a la situación de privilegio del grupo social que le es puesto como referencia, como modelo a alcanzar pero... inalcanzable.  Por el contrario, si el sujeto que recibe asistencia desarrolla un comportamiento que no sigue aquel que le es puesto como modelo a imitar, dejará de recibir asistencia y se tomarán medias represivas para reconducir su comportamiento.

A pesar de sus limitaciones, este tipo de acciones palió en alguna medida el abandono y miseria que sufrían grandes sectores de  población.  Estas actuaciones deben contextualizarse en una determinada situación histórica y sus aportaciones sin duda fueron importantes en su momento.  Es cierto que su filosofía hoy no es aceptable, pero sin embargo, sirvió para humanizar la situación de grupos marginados, aunque sin atacar las raíces de sus problemas.  No podemos olvidar que “ese afán de intervención de los grupos sociales dominantes sobre el pauperismo constituye el fundamento que explica que la caridad, la beneficencia y la asistencia se configurasen históricamente como instrumento de control social, esto es, como un medio más para reforzar los intereses de los grupos dominantes a fin de evitar los riesgos que podían representar los menos favorecidos”.

2-Principales representantes en Europa

A) Juan Luis Vives.

Valencia, 1492. Se asienta en Bélgica aunque es una figura muy influyente del renacimiento español.

En 1526 publica el tratado del “socorro de los pobres” en Brujas, a petición del senado, de los burgomaestres de la ciudad. No fue comprendido entonces.

Quiere imprimir a las obras de caridad un sentido de eficacia, organización y racionalidad, unión de los hombres para el bien obrar (basándose en motivaciones religiosas y la razón)

Sostiene que la prevención y es socorro de los pobres es una función del estado moderno.

El tratado se compone de dos libros:

 Origen de la necesidad del hombre: fundamentación teológica y filosófica de la ayuda al necesitado

 Parte 1: plantea cómo los gobernantes y la colectividad deben ocuparse de los necesitados (Metodología)

Parte 2: ventajas humanas y divinas de esta ayuda.

Se basa en cinco aspectos:

 Redistribución de la riqueza

 Instituciones para recoger a los pobres

 Que estén cuidados y atendidos en estas instituciones

 Que los necesitados estén registrados por las autoridades

 Control e identificación de vagos y maleantes

En las ideas de Vives está además de la asistencia la educación: formación de niños y adultos para un trabajo con el que puedan salir dignamente de la pobreza. Esto va a inspirar la ley de pobres inglesa.

En España de 1518 a 1563 hay un avance ideológico respecto a la pobreza en el que se admiten las ideas de Vives, pero a partir de 1563 hay un retroceso porque no se consigue controlar la asistencia.

Se manifiesta en vigilar y organizar la mendicidad: las personas tenían que pedir en su lugar de residencia, tener una licencia de la parroquia y un permiso de la justicia (que confirmaba la total necesidad y pertenencia a la iglesia católica)

A finales del XVI aumenta la pobreza debido a malas cosechas y epidemias. Se intenta el cambo de domicilio permanente.

  • En 1598 aparece el tratado de Pérez de Herrera “el Amparo de los pobres” que quiere dar respuesta a la pobreza con una serie de medidas prácticas, sobre todo la creación de albergues.

Se desarrolla un gran conjunto institucional de hospitales con una fuerte religiosidad, fundados por personalidades ricas que se engrandecían y buscaban la salvación, y mantenidos por donaciones (iglesia y civiles). Se ubicaban en las ciudades y estaban siempre llenos.

B) San Vicente de Paúl.

Es el precursor teórico del trabajo social.

La situación socio económica de Francia en el siglo XVII era desoladora: había grandes penurias y una enorme necesidad de limosnas. Se necesitaba canalizar las ayudas e involucrar en una correcta distribución a órdenes religiosas, y voluntarios civiles.

San Vicente de Paúl intentará llevar ala práctica las ayudas de Vives, adaptadas a Francia. Funda para ello en 1617 la congregación de LAS DAMAS DE LA CARIDAD: señoras acomodadas que visitaban a los pobres llevándoles ropa y comida.

Y en 1633 la orden religiosa de LAS HIJAS DE LA CARIDAD con Luisa de Marcillac: hijas de labriegos que querían dedicarse a la caridad. Eran reclutadas y enseñadas a atender a los pobres, siendo así precursoras de los trabajadores sociales. En el siglo XX la mayor parte de las escuelas de trabajo social en España eran mantenidas por ellas.

La práctica se va a dar en Lorena (1630-16439, uno de los lugares más afectados por la guerra de los 30 años.

El método era:

  • El recaudo de fondos por parte de las damas de la caridad.

  • La distribución de socorro de una forma discreta, tomando en cuenta a quién se entregaban y las consecuencias.

Quienes salían de las necesidades debían implicarse en la ayuda de quienes seguían en ellas, creándose así un espíritu solidario y un gran compañerismo.

Los resultados fueron sorprendentes y por ello se considera a Vicente de Paúl un gran organizador y hombre de estado.

Su aportación supuso una revolución en la caridad, transformando la limosna en trabajo voluntarista organizado (y metódico a partir de instituciones) y el fomento de la filantropía. Las figuras que crea preceden a los trabajadores sociales.

Las normas establecidas:

 prevenir la limosna arbitraria

 controlar los casos y valorar la ayuda dada

 clasificar a los pobres por su capacidad de automantenimiento.

C) Profesor Bush. Encargado de Socorro Público

Senador que establece en Hamburgo un nuevo sistema de atención a los pobres, 1788.

-Divide la ciudad en 60 barrios con el mismo número de pobres para evitar el hacinamiento.

-Cada barrio quedaba en manos de una comisión voluntaria formada por tres ciudadanos respetables nombrados por el senado, que debían vivir en los barrios para conocer las necesidades.

A través de entrevistas y visitas investigaban las causas de la pobreza de las familias e informaban a las casas de pobres de las situaciones y mejor forma de paliarlas.

-Crea una junta central formada por cinco senadores y diez ciudadanos para controlar los ingresos (impuestos y recaudaciones voluntarias ) destinados a responder a la indigencia.

-El sistema establecía como elemento indispensable la formación de los necesitados para eliminar la pobreza.

D) Thomas Chalmers.

Es el fundador de la iglesia presbiteriana de Escocia.

Pionero de la asistencia social tecnificada ye inmediato del trabajo social, inspirador de sus principios.

Su aportación fundamental es la promoción en su parroquia Saint John. Glasgow, de un programa de ayuda vecinal concretado en la visita casa por casa.

Sostenía su propuesta en una forma más simple y práctica de actuar respecto al gran descontento hacia el socorro público y el privado en manos de la iglesia, criticado por derrochar dinero, destruir la voluntad de automantenimiento de los pobres y no saber utilizar la disposición de quienes querían ayudar.

Propone una caridad juiciosa.

- Proclama el deshielo de las cuatro fuentes:

 Hábitos y economía de las gentes

 Amabilidad de los pacientes

 Simpatía de las clases ricas por las pobres

 Solidaridad entre pobres

Promociona la ayuda entre personas conocidas, poniendo como modelo su parroquia:

-suprime las ayudas públicas y privadas y establece el programa de ayuda vecinal basado en el deshielo de las cuatro fuentes.

-divide la parroquia en 25 distritos, cada uno al cargo de un diácono que se ocupa de 50 familias y promueve la figura del visitador social que recorre los distritos para informar al diácono.

Se daba ayuda material, social, religiosa y educativa a niños y adultos. Para ello se indagaba en las cusas de la necesidad y posibilidades de automantenimiento y si no era posible se buscaba quien les mantuviera. 1: familia y personas cercanas, 2: ciudadanos ricos, 3: el diácono, quedando como último recurso las ayudas públicas y privadas.

Los visitadores sociales debían presentarse como amigos y ser formados (precedente del trabajo social). Esta caridad juiciosa conlleva la individualización de los problemas y lo que hoy llamamos coordinación sistemática de recursos. Se establece sobre la base de una administración eficaz y austera. Todo ello con la idea de mejorar el carácter de los beneficiarios.

3- Principales representantes en España

  • Miguel de Giginta (1534-1588)

  • Presentó en las Cortes de Madrid, en 1576, un Memorial sobre el cuidado de los pobres, que posteriormente fue publicado en Coimbra, en 1579, como Tratado del Remedio de Pobres. Consideró que éstos se seleccionarían a sí mismos si se les ofreciera instrucciones adecuadas y suficientes, y que sólo mendigarían los vagos y los pobres fingidos.

    Propuso la libertad vigilada, rechazando la legislación coercitiva. Encomendó sus famosas Casas de Misericordia, con las que pretendía alcanzar dos objetivos: por un lado, albergar, alimentar y ayudar física y espiritualmente a los pobres verdaderos y, por otro, facilitarles el trabajo y mejorar las condiciones de salud de la población acogida, obligando a todos a trabajar en el interior de las Casas, con lo que se obtendría una financiación parcial de las mismas. Se trataba de centros que subrayaban el aspecto religioso, tanto por el empleo de la palabra “misericordia” como por su construcción en forma de cruz, y por tener como referencia central la capilla. Eran, por otro lado, espacios civiles, controlados por autoridades municipales.

    Se las dotó de la capacidad de reinsertar socialmente a los acogidos, de acuerdo con la finalidad que preconizaba su pedagogía.

  • Cristóbal Pérez de Herrera (1558-1625)

  • A finales del siglo XVI, con motivo de la avalancha de mendigos que anegó de nuevo las ciudades, Pérez de Herrera publicó en 1598 la obra titulada Amparo de Pobres.

    Vinculó la crisis económica con la pobreza, aludiendo a los conceptos de ociosidad y parasitismo rentista, y abalizando el riesgo para la sociedad de los pobres falsos, tanto en los aspectos religioso, sanitario y económico, como en el demográfico, y preconizó, con un tono conciliador, una visión más integradora de la asistencia apoyada en instituciones mixtas, es decir, a cargo de religiosos y civiles.

    Su propuesta se resumió en los llamados Albergues de Pobres, nueva versión de las Casas de Misericordia. Para su eficacia, había que empezar por un control riguroso de la mendicidad, llamado “escrutinio de mendicantes”: el que fuera reconocido pobre legítimo, recibiría una autorización para mendigar por un año, con la imagen de la Virgen y las armas de la ciudad, y la aprobación del administrador del albergue y de los diputados.

    Los albergues no serían meros centros asistenciales, sino parroquias y dormitorios que servirían para aprender la doctrina cristiana y regenerarse moralmente. Serían dirigidos por un sacerdote y controlados por un regidor, asistidos por dos diputados: uno clérigo y otro seglar.

  • Domingo de Soto

  • (No hay quien lo encuentre)