Historia de Alemania

Historia universal. Sajonia. Franconia. Concordato de Worms. Orden teutónica. República federal de Bonn. Nacionalismo. Reforma. Protestantes. Hitler

  • Enviado por: Luis Fernando Vazquez Gamboa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

TEMA

HISTORIA DE ALEMANIA

CAPITULO I: LA CASA DE SAJONIA Y SU FIN.

CAPITULO II: LA CASA DE FRANCONIA Y FEDERICO BARBARROJA.

CAPITULO III: LA ORDEN TEUTONICA Y LA REPUBLICA FEDERAL DE BONN.

CAPITULO IV: LA REFORMA, EL HUMANISMO Y EL RENACIMIENTO DE LA CULTURA ALEMANA.

CAPITULO V: LA REVOLUCION FRANCESA Y LA FUNDACION DEL SEGUNDO REICH.

CAPITULO VI:EL HITLERISMO Y LA NUEVA NACION ALEMANA.

INTRODUCCION

Este tema desde hace mucho tiempo se ha interesado Alemania ha sido un país que me ha llamado mucho la atención, los Nazis y la vida de Hitler.

Alemania ha sido un país que desde sus comienzos ha tenido conflictos tanto externos como internos en este libro les voy a hablar de la casa de sajonia que es ahí donde comienza toda la historia germana. La casa de franconia que es la sucesora de la anterior. La república federal de Bonn donde tiene que ver a Martín Lutero como un personaje principal, Federico Barbarroja, el hitlerismo que explica como hitler llego al poder y por ultimo la nueva Alemania que muestra como termino, como sufrió y como fue dividida Alemania

CAPITULO I

"LA CASA DE SAJONIA"

Germania nació en el momento en el que sus destinos se separaron de Francia.

Los diversos pueblos que componían Germania: sajones, francornios, suavos, y bávaros. La noción de monarquía prevaleció y la idea de la indivisibilidad del país arraigo en el pensamiento de sus habitantes.

Desde el siglo X, se uso incluso el procedimiento de asociar a veces al hijo a la corona de su padre. Por este método, la corona se transmitió, en la casa de sajona, primero por línea directa con Enrique I, Otón I el grande (936-973), Otón II (973-983) y Otón III (983-1002).

Otón I poseyó las cualidades esenciales para ser un buen soberano, consiguió dominar a los duques y sustituirlos por verdaderos funcionarios. La iglesia constituyo para este monarca su gran punto de apoyo.

Otón I utilizo regularmente este personal eclesiástico, único con suficiente cultura para proporcionar administradores al estado.

Otón I restauro la practica de la consagración, que realzaba, a los ojos del clero, la majestad de la corona.

La Iglesia germánica fue, durante el "siglo de hierro", la mas regular sin ninguna duda de la cristiandad.

La política exterior de la casa de sajonia consiguió la victoria contra los carolingios de Francia.

FIN DE LA CASA DE SAJONA

Oton I y Oton II pusieron en peligro la obra de sus descendientes al sacrificar exageradamente Germania a Italia. Oton III, fue educado en un culto desmesurado del pasado romano.

Oton III soñaba con la instauración de un régimen en el cual el Emperador y el Papa, gobernarían de consumo la cristiandad. Este soberano, aunque sirvió quizás los intereses religiosos, perjudico a los de su país con el favor que dispenso a los húngaros y polacos.

Esto implicaba el reconocimiento de la independencia de esos nuevos estados cristianos. Fue esta la única vez que un soberano germánico favoreció una táctica que siguieron después los pequeños estados vecinos del imperio y que beneficio a la santa sede al unirse directamente con Roma para evitar el dominio germánico.

Oton III lego a Enrique II las dificultades contra las que este soberano lucho vanamente y no pudo impedir a Boleslao de Polonia la creación de un precedente con su coronación como rey.

CAPITULO II

"LA CASA DE FRANCONIA"

A su extinción, la casa de Sajonia fue substituida por la de Franconia, cuyos primeros soberanos, Conrado I y su hijo Enrique III restablecieron con guerras de feliz resultado, el prestigio y la influencia del Imperio en Bohemia, Polonia y Hungría.

El punto mas importante durante el reinado de la dinastía franconia fue el de las relaciones de la iglesia con la santa sede.

Enrique III, príncipe de carácter autoritario y profundamente cristiano, acentúo aun mas los métodos de Oton I, nombro a los papas e hizo lo mismo con los obispos. Las dificultades numerosas nacieron cuando, después de una minoría bastante tumultuosa, su hijo Enrique IV, tomo las riendas del gobierno imperial y mostró su manera de ser inteligente, sin ninguna clase de moralidad y tirano. Enrique IV se puso a vender los obispados y no dedico interés alguno a la iglesia. El soberano choco con la oposición del Papa Gregorio VII, sumo pontífice interesado vivamente por la reforma y la libertad de la iglesia. Intento eliminar la fuente de la cual procedían todos los males: la investidura laica.

El Papa excomulgo al rey, lo destrono y libero a sus súbditos del juramento de fidelidad.

EL CONCORDATO DE WORMS

Enrique V, después de la muerte de su padre, siguió exactamente la misma política de su progenitor y no quiso abandonar ninguno de sus derechos sobre la investidura.

En 1122, en Worms, se llevo al fin de una transacción, y se convino que las elecciones serian libres, pero celebradas en presencia del soberano, lo cual era, en cierta manera, contradictorio: la persona elegida pediría y recibiría las regalías, y la investidura se otorgaría no por la iglesia, sino por la corona.

FEDERICO I BARBAROJA

La dieta eligió sin discusión a este Hobenstaufen para poner fin de una vez a la oposición de dicha familia a la de los Güelfas lucha que devastaba al imperio.

Federico I observo durante largo tiempo una fidelidad inquebrantable a Enrique León y le saco a menudo de sus apuros, hijos de su ambición desmedida.

La política de Federico I fue dominada, en perjuicios de los intereses germánicos, por sus empresas italianas y su lucha contra el Papa. Apoyándose en el concordato de worms, interpretado de una manera muy alta, el Emperador recobro el poder sobre la iglesia germánica.

CAPITULO III

LA ORDEN TEUTONICA Y LA REPUBLICA FEDERAL DE BONN

Fue fundada al final del siglo XII, como una imitación alemana de las ordenes delos templarios y del hospital, y en 1226 el duque polaco de Cujauia le había propuesto conquistar Prusia de población lituana y pagana. La orden acepto esta misión pero no se consagro enteramente a ella hasta fines del siglo XIII.

Durante todo el siglo XIV, la orden gozo de una gran prosperidad, domino las revueltas prusianas y aumento su territorio a costa de Lituania y Polonia.

La decadencia, sin embargo, no dejo de producirse, como la de Hansa, en el siglo XV. Las dos grandes etapas de la decadencia de los caballeros teutónicos fueron la batalla de tannenberg (1410) y la paz de Thorn (1466) tras las cuales la orden se vio obligada a ceder Dantzig y Prusia oriental a Polonia.

SITUACION RELIGIOSA

Su situación no fue ni agitada ni interesante, Alemania, como toda Europa, fue un pasto de 1378 a 1415, de las convulsiones del Gran Cisma. Alemania desempeño un gran papel en la guerra franco - inglesa y en la hostilidad general contra la iglesia Italiana.

En territorio germánico tuvo el Concilio de Constanza que puso termino a la Cisma y el de Basilea, que provoco otro, ambos profundamente antiromanos. En ninguna otra parte que en Alemania fue tan activa la literatura de los Gravamina.

Los príncipes y las ciudades estaban listas para practicar, sino una política anticatólica aun, por lo menos anticlesiastica. La burguesía nunca había sentido gran simpatía por los clérigos.

Alemania era el único país, exceptuada una parte de Italia, en el cual la vida urbana era aún activa. Los Príncipes empezaron entonces a soñar en secularizaciones y en llegar a ser casi Papas, como eran casi emprendedores en sus territorios. Las espantosas guerras Hussitas dejaron en Alemania fermentos de sublevaciones religiosas y la prepararon para la reforma.

REPUBLICA FEDERAL DE BONN

El final de la Edad Media fue para el pueblo germánico un período de grandes transtornos. Federico III, último Emperador de esta época anunciaba el renacimiento, y se encontró con una situación difícil, a la cual intentó poner remedio.

Aconsejado por su secretaria, Eneas Piccolomini, el Emperador quiso lo mismo que la mayoría de sus predecesores, robustecer su autoridad en Italia considerada en ese tiempo como "La madre del imperio".

Federico III no fue más afortunado al intentar contener a los turcos, al mismo tiempo perdió Bohemia, donde Jorge Podiebrad fue proclamado nuevo soberano Nacional.

REINADO DE MAXIMILIANO I

Este Príncipe sacó provecho del prestigio del que gozaba, para imponer sus proyectos de reforma de la Constitución de Reich.

En 1945 Maximiliano I reunió en Worms una dieta que estableció un Consejo Imperial.

En Worms fueron previstos igualmente una asamblea consultiva, con residencia en Francfurt un Tribunal Imperial encargado de resolver los conflictos por medio de juicios y no por las armas.

Maximiliano se creyó capaz de prescindir de las nuevas Instituciones después de haber derrotado a los herejes de Bohemia en Menzenbach.

La falta de unidad nacional de Alemania fue la causa de la impotencia de Maximiliano para fundar un gobierno centralizado.

CAPITULO IV

"LA REFORMA, EL HUMANISMO Y

EL RENACIMIENTO DE LA CULTURA ALEMANA

El pretexto y el instrumento de la revolución germánica fue, sin duda alguna, la reforma religiosa, predicada por Lutero desde 1517.

Martín Lutero nació en 1483 en Eisleben (Sajonia), ingreso en el convento de Augustinos y a los 3 años de vida religiosa fue enviado a la universidad de Wittenberg a cursar filosofía y a doctorarse en sagradas escrituras. Desde un principio, Lutero pretendió denunciar junto a las abusos de la iglesia católica y las costumbres libres del clero, la sujeción de Alemania al pontífice romano.

Para llevar a cabo esa lucha, Lutero encontró rápido a un aliado en la persona de Urich de Hutten, que puso en marcha las controversias religiosas después de analizar las conversas religiosas después de analizar las traducciones defectuosas de la Vulgata, versión latina de La Biblia. Publico un panfleto dirigido contra roma en el cual declaraba: lo que le falta a Alemania es la unidad. Los otros pueblos como los franceses, españoles e ingleses, a pesar del cruzamiento racial de que han sido objeto, están unidos completamente.

La única raza que se ha conservado pura se encuentra dividida, como si los alemanes no fueran todos hermanos y miembros de un mismo cuerpo.

CARLOS V Y LOS PROTESTANTES

El conflicto se agudizo en los primeros meses del año 1519 cuando a la muerte de Maximiliano I le sucedió su nieto Carlos V.

El monarca español fue elegido para el trono de Alemania y coronado emperador en Aquisgran, Carlos V heredo de su abuelo Maximiliano los estados de la casa de Austria, así como la corona de Alemania. El fue un ferviente católico, juro, al ser coronado emperador, comportarse siempre como "el mas fiel magistrado de la iglesia romana contra los herejes".

El nuevo emperador de Alemania no podía mostrarse mas hostil hacia Martín Lutero, quien por su lado, había sostenido había sostenido tesis heredicas.

Citado a comparecer ante la dieta de Worms, Lutero, después de haber negado al papa de explicar el derecho exclusivo del Evangelio, rechazo que el poder laico tuviese que subordinarse enteramente al poder religioso.

GERRA DE CAMPESINOS

Los fermentos de libertad y de revolución promovidos por la Reforma fueron pronto causa de una agitación de los espíritus cuyas consecuencias, Lutero no había previsto. Inspirada por la reforma se formo una coalición que unía a los caballeros y a los campesinos antiguos.

La guerra comenzaba en 1524 en el sudoeste, Suabia y Franconia, se extendió de un lado a otro, en Turingia se sublevaron rápidamente, después de los campesinos, los proletarios de las ciudades.

La insurrección continuo y los campesinos se apoderaron de la capital del palatinado obligaron a capitular a Friburgo. Aconsejados por Meteler y Hitler, los campesinos presentaron un programa de 21 artículos que apoyándose en las escrituras reclamaba la elección de los sacerdotes, la libre predicación de los evangelios, la supresión del diezmo.

LUTERO CONTRA LOS CAMPESINOS

Ante los excesos cometidos, Lutero tenia por su nueva religión y cuido de evitar el peligro de alianzas comprometedoras. Apresar que los jefes de la rebelión disponían de fuerte artillería, fueron poco secundados.

El ejercito señorial con sus 3400 jinetes y 8400 soldados cerco a los rebeldes sin ninguna dificultad. La ciudad fue tomada por asalto e incendiada.

LA CONFESION DE AUSBURGO

Esta derrota permitió al menos a Lutero y a sus partidarios volverse a unir contra el emperador, que no se encontraba muy dispuesto a la indulgencia después de sus victorias sobre el rey francés Francisco I.

Como Carlos V hubiera asegurado, en la Dieta de Espira el irreductible sostén de los príncipes católicos aun en mayoría en el colegio electoral, los evangelistas elaboraron una protesta.

Un año mas tarde convocados a una nueva Dieta, los evangelistas presentaron una profesión de fe, redactada por Lutero, conocida como la confesión Ausburgo, que definía su doctrina.

EL EMPERADOR CONTRA LOS PROTESTANTES

La guerra no estallo, poco después de la muerte de Lutero se juzgo con mas libertad de movimientos, las ciudades se rendían a Carlos V y compraron caro su perdón, y la lucha aprecia desfavorable a los desidentes cuando fueron derrotados en Mühlberg.

Animados por Francia, los príncipes reformados emprendieron de nuevo la ofensiva. Tras luchas sangrientas, Carlos V estuvo a punto de ser prisionero en Innsbruk. Un retraso de los reformados permitió al emperador huir enfermo a Carintia. El poco favor recogido por Carlos V a su paso por las ciudades Germánicas, lo obligo a firmar una tregua y luego el tratado de paz de Passao (1522).

En 1555 en la Dieta de Ausburgo el emperador representado por su hermano tuvo que aceptar sin restricciones la libertad religiosa del pueblo alemán. En una Alemania mas desgarrada y dividida la idea de una comunidad del destino y cultura en todos los pueblos germánicos fue solo mantenida por una minoría selecta de escritores y pensadores.

CAPITULO V

ALEMANIA Y LA REVOLUCION FRANCESA

La Revolución Francesa fue acogida, en un principio, con grandes muestras de jubilo por el pueblo alemán. Este no podía menos que admirar al francés que había conseguido sacudir el yugo de sus soberanos, y pensaba que podía ayudarle a obtener su liberación y su unificación.

Pero los monarcas prusianos y austríacos juzgaron la situación de manera muy diferente y, después de ponerse de acuerdo en Pillnitz(1791) para realizar una acción común, enviaron contra los jacobinos un ejercito al mando del duque de Brunswick, que había firmado un manifiesto insolente redactado por los emigrados. No obstante, detenidos en Valmy por Dumouriez (1792), los prusianos tuvieron que batirse en retirada, y Geotle, que les había acompañado, pudo decir: "Aquí empieza hoy una nueva era en la historia del mundo".

FIN DEL SACRO IMPERIO

En efecto, el territorio del imperio (Reich) no tardo mucho tiempo en ser desarticulado. Prusia, por la Paz de Basilia (1795), tuvo que ceder a Francia la orilla izquierda del Rin.

Esta sesión fue compensada, en cierta manera, por el tercer reparto de Polonia que se atribuía a Federico II la totalidad del noroeste del país, con Varsovia, mientras el sudoeste, con Cracovia y Sandomir, pasaba a Austria.

No obstante al cabo de 10 años al estallar de nuevo la guerra entre las dos potencias alemanas y Francia gobernada en aquellos momentos por el Emperador Napoleon, fue derrumbada la nueva estructura política de los países germánicos. Tras la derrota de los austríacos y rusos en Ulm y Austerlitz (1805) el Emperador Francisco II abdico la corona del Sacro Imperio Romano Germánico, abolido para siempre el 1º de agosto de 1806.

Esta fue una derrota decisiva, que tuvo consecuencia la formación de la confederación del Rin protegida por Francia.

LA GUERRA DE LIBERACION

El undimiento de la vieja Alemania no tuvo, para Francia las consecuencias favorables que los contemporáneos creyeron poder atribuirle.

Porque si Prusia y Austria salían perjudicadas lo que desaparecía para siempre era el sistema imaginado por los cardenales Richelieu y Mazaino para poner el occidente al abrigo de posibles invasiones.

Desde este momento, la unidad se hizo casi espontáneamente al rededor de Prusia, fueron los poetas, los historiadores y los filósofos los que acabaron de despertar a sus compatriotas al proponerles un ideal capaz de suplantar la potencia política militar.

En 1812, cuando el destino fue adverso a Napoleon Alemania se encontraba preparada para tomar parte activa en la guerra de liberación que después de la victoria de Leipzig alcanzada por los aleados obligo a los franceses a evacuar el territorio alemán. Austria mucho tiempo indecisa adopto intervenir en la guerra pero en esta contienda el principal papel lo represento Prusia.

DESENGAÑO DE LOS PATRIOTAS ALEMANES

La victoria vino acompañada de un amargo desengaño, el congreso de Viena se encargo de reconstruir la trastornada Europa. La confederación germánica instituida por los tratados de 1815, lejos de ser un estrado nacional no era mas que una nueva coalición de grandes señores feudales.

La idea de la unidad que daba abandonada. Nunca decía en 1832 el historiador Ranke nuestra patria nunca fue dividida en tantas partes, completamente extraños unos a otros; los principados no gozaron jamas de una independencia semejante ni los príncipes y súbditos se mostraron mas celosos de sus irrisorias prerrogativas

LIBERALISMO Y NACIONALISMO

Esta situación no tardo en provocar las protestas apasionadas de los liberales alemanes. Al mismo tiempo que luchaban contra las dinastías locales, los liberales empeñaron duro combate contra la santa alianza ya en el seno de la joven Alemania, animada principalmente por escritores y poetas, a menudo desterrados de su país.

En fuente de este partido se formo otra educación de carácter mas nacional que liberal que se dirigió hacia Prusia considerada como el único estado capaz de unir a los descendientes de los antiguos germanos.

NUEVA GUERRA UNITARIA

Las elecciones de 1912 parecieron anunciar una gran agitación a favor d la reforma de la constitución y tuvo un efecto decisivo sobre el partido de la guerra. El asesinato del austríaco Francisco Fernando, dio a Guillermo II el pretexto para desencadenar la guerra.

La primera guerra mundial estallo cuando Rusia movilizaba su ejercito con objeto de defender a Servia la guerra empezó con una serie de éxitos que permitieron la invasión de Francia. Pero la batalla de Marne obligo a las tropas alemanas a retirarse. El ejercito germánico se agoto inútilmente en grandes ofensivas que aparecían mas bien salidas destinadas a romper el cerco de los aliados.

El tratado de versalles, firmado el 28 de junio de 1919, restituía Alsacia y Lorena a Francia ponía fin al imperio alemán e impuso a los vencidos fuertes indemnizaciones de guerra.

CAPITULO VI

EL HITLERISMO Y LA NUEVA NACION ALEMANA

El 19 de abril de 1932, Hitler, candidato a la presidencia del Reich obtuvo 13 500 000 votos y el elegido mariscal Hindenburg 19 400 000 tres meses mas tarde en las elecciones del 31 de julio, los nacionalsocialistas realizaron grandes progresos. Hitler para demostrar que no se uniría a ninguno de los viejos partidos, corto toda la relación del partido militar y el 30 de enero de 1933 se le fue otorgado el titulo de Führer.

Los hechos mas destacados fueron el incendio del Reichstag, el asalto de la "casa de Liebknecht" y el asesinato del general von Schleicher. La constitución de Weimar dejo de existir Alemania fue convertir Führerstaat dominado por uno de estos hombres de hierro, apoyado en un partido único que con solo 25 000 afiliados en 1927, pasaba de 8 000 000 en 1938.

LA GRAN ALEMANIA

La comunidad popular que Hitler había prometido a su pueblo fue creada y pronto quiso realizar la segunda parte de su plan, encaminada a desembarazar al tercer Reich. El 7 de marzo de 1936 Hitler ocupo Renania sin que los aliados hicieron el menor gesto para impedírselo.

En realidad los aliados estaban divididos por la defección de Mussolini Hitler entro en Praga el 15 de marzo de 1939 y la ocupación de memel el 1º de septiembre de 1939 desencadeno la 2ª guerra mundial Francia y la Gran Bretaña respaldaron a Polonia invadida a la vez por la s fuerzas alemanas y soviéticas.

LA NUEVA NACION ALEMANA

Alemania fue ocupada militarmente al oeste por los americanos, británicos y franceses y al este por los soviéticos. En el oeste la república federal de Alemania occidental constituida en 1949. La zona de ocupación soviética se convirtió en una república democrática, en 1952 Alemania occidental se adhirió al plan Schuman, poco después se planteo el problema de su reasme.

Otros problemas del gobierno federal de Bonn fueron las elecciones de 1981 en las que la democracia cristiana vio disminuir su mayoría.

En 1966, una coalición entre los cristianodemocratas y socialdemocratas. En octubre de 1969 Willy Brand es nombrado canciller el 2 de agosto de 1970 se firmo en Moscú un tratado entre Alemania y la U.R.R.S.

Vídeos relacionados