Historia contemporánea de América

Independencia de las colonias británicas. Emancipación de Hispanoamérica. EEUU (Estados Unidos)

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 140 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE AMÉRICA

PARTE TEÓRICA

TEMA 1: INDEPENDENCIA Y REVOLUCIÓN EN LAS COLONIAS "BRITÁNICAS DE NORTEAMÉRICA".

La Corona británica poseía en el siglo XVIII una serie de colonias en América del norte y Canadá que había ido consolidando desde los siglos XVI y XVII. Las colonias norteamericanas, situadas en la costa atlántica, eran las más beneficiosas para la Corona, puesto que habían sido ocupadas por colonos en su mayoría irlandeses, escoceses e ingleses que eran todavía fieles a Inglaterra y que habían emigrado en busca de una vida mejor. Eran gente emprendedora que aportaban a la metrópoli materias primas y un buen mercado para los productos ingleses. El comercio con estas colonias era fácil debido a su relativa cercanía con Inglaterra ya que sólo había que atravesar el Atlántico para llegar a ellas; fue por eso que la Corona eligió estos territorios para colonizar. En total sumaban trece colonias que limitaban al este con el Atlántico y al oeste con la gran cordillera de los Apalaches, sólo franqueable por algunos difíciles pasos y salvajes ríos. Pero la dificultad de adentrarse en el continente se agravaba con el gran peligro de los indígenas, muy intolerantes con el hombre blanco y en general con cualquier intruso que decidiera atravesar sus territorios. Por otro lado los españoles y franceses también habían colonizado territorios colindantes lo que provocó numerosas guerras y refriegas entre ingleses, franceses y españoles. Por todos estos motivos los ingleses no intentarían en serio la expansión hacia el oeste hasta ya bien adentrado el siglo XIX, cuando las nuevas técnicas de la Revolución industrial se lo permitieran (ferrocarril, barco a vapor, armas más rápidas y efectivas...) y sus vecinos franceses y españoles estuvieran más debilitados o hubieran sido vencidos.

LA FORMACIÓN DE LOS ESTADOS.

Las trece colonias no eran del todo homogéneas, es decir, a pesar de que el 80% de la población blanca era de origen inglés, escocés e irlandés, había muchas diferencias entre ellas. La diversidad de estructuras sociales, económicas y mentales podía apreciarse con claridad:

Al Norte las cuatro colonias de Nueva Inglaterra (Massachusetts, Connecticut, New Hampshire y Rhode Island) poseían un cierto desarrollo con sus industrias derivadas del pescado y sus astilleros, un extenso comercio marítimo canalizado en Boston, y una recepción más intensa de la ilustración europea en sus universidades de Harvard y Yale. Fueron colonizadas en su mayoría por irlandeses, escoceses e ingleses puritanos y cuáqueros que huyeron de Inglaterra en busca de una nueva tierra donde poder levantar sus ciudades teóricas y utópicas según el sueño de Tomás Moro, bajo un gobierno más tolerante con estas religiones y más "democrático". Se convirtieron en pequeños propietarios que cultivaban cereales y criaban caballos y ganado bovino.

Las cuatro colonias del Centro (Nueva Jersey, Nueva York, Delaware y Pensilvania) prestaban mayor complejidad étnica y religiosa --holandeses, suecos, hugonotes, alemanes y judíos-- que superaban en número a los ingleses. Sus ciudades, Nueva York y Filadelfia, eran centros de exportación de trigo y madera. No obstante se integraron bien a la cultura anglosajona.

En el Sur (Virginia, Maryland, Georgia y las dos Carolinas), donde opulentos plantadores anglicanos, dueños de los dominios del tabaco, arroz y algodón, formaban una casta aristocrática. Eran, en su mayoría, nobles ingleses a los que el rey les había concedido grandes lotes de tierra. Las nueve décimas partes de los negros se encontraban en las colonias del Sur trabajando como esclavos en estas plantaciones que tanto interesaban a la metrópoli y a los dueños aristócratas, puesto que surtían el mercado inglés de productos tropicales que eran muy difíciles de obtener y muy apreciados, luego eran una fuente segura de ingresos. El número de población negra superaba a la blanca, característica que no se daba en las colonias del Norte ni del Centro. La sociedad que crean es una perfecta imitación de la inglesa, como también ocurrió en las colonias del Centro (Pensilvania).

A pesar de estas diferencias también hay semejanzas entre las trece colonias, como la fuerte natalidad, el aumento del flujo de inmigrantes, la preponderancia del protestantismo (calvinismo) aunque dividido en diversas confesiones (congregacionalistas, anglicanos, presbiterianos, luteranos, baptistas, metodistas, quáqueros y puritanos), predominio de la lengua inglesa, el prestigio de la enseñanza, etc... . Todas las colonias estaban sometidas a las decisiones del Parlamento de Londres pero para hacer más efectivo el control el rey nombró a un gobernador, representante de la Corona y del Parlamento. Pero sus poderes se ven limitados cuando a principios del siglo XVIII el rey decide dotar a estas colonias de una cierta independencia mediante el consentimiento de que se creasen asambleas locales, formándose así trece estados coloniales. Son bicamerales, a imitación del Parlamento de Londres.

Sin embargo habrá tensiones entre los fuertes terratenientes del Sur y los protestantes del Norte.

Se inicia así una colonización muy distinta a la española.

En el Norte sólo los puritanos tenían acceso a la administración, ocupando puestos relevantes en el gobierno. Sin embargo no ocurrirá igual con los quáqueros, evangelistas o católicos, que se verán en un segundo lugar.

LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA.

Los colonos americanos pudieron disfrutar de su relativa independencia de la metrópoli hasta que se produce la Paz de París (1763), que cierra el conflicto de La Guerra de los Siete años. Francia perdió la Luisiana en favor de Inglaterra. Se trataba de una victoria importante ya que era un lugar estratégico que cubría la retaguardia de las trece colonias. Se consiguió también Quebec, los Apalaches y el Mississippi. Era una noticia tranquilizadora para los colonos que veían como se alejaba el peligro francés y la competencia comercial, al tiempo que fortalecía la conciencia política de éstos y sus aspiraciones de conseguir una mayor autonomía económico-administrativa. Sin embargo, las esperanzas se vieron frustradas cuando Jorge III (1760-1820) y su grupo parlamentario King's Friends decidieron imponer una política centralista en las colonias. Durante el proceso los norteamericanos se beneficiaron con el contrabando con las Antillas francesas y españolas, así que la metrópoli pensó en gravar los beneficios para poder pagar los gastos originados por el conflicto bélico. Se impusieron tarifas aduaneras sobre la melaza, el vino, el café, el índigo, el ron que provocaron gran malestar entre los colonos. La tensión se acentuó cuando la metrópoli prohibió la apertura de nuevas fábricas para así evitar la formación de una industria autóctona. Querían que los norteamericanos siguiesen comprando todos los productos manufacturados a Inglaterra, que comenzaba, por entonces, su desarrollo industrial. Y, para colmo, también se prohibió colonizar el oeste de los montes Apalaches y el Mississippi, reservándolos para nuevos colonos y emigrantes canadienses, así como impuso limitaciones para el comercio interior.

Los colonos protestaron enérgicamente contra unas leyes que ellos mismos no habían votado ya que no tenían representación en el Parlamento de Londres. Entre 1763 y 1776 los norteamericanos intentarían luchar diplomáticamente contra las leyes británicas.

Para colmo, en 1765, además de la prohibición de acuñar moneda y de la obligación de dar alojamiento a las tropas, se les impone la "ley del timbre" o Stamp Act, impuesto sobre documentos jurídicos, períodicos y libros. Pitt el Viejo y Burke consiguen la abolición de dicha ley (1765). La imposición de nuevas tasas aduaneras para las importaciones americanas (papel, plomo, vidrio y te) (Townshend Acts, 1767) acarrea el boicot de los productos ingleses (Boston, Nueva York, Filadelfia) y desata una serie de turbulencias en Boston a partir de 1770. Franklin aconseja el boicot y se genera un "estado de opinión" que sería muy peligroso para la metrópoli.

Los radicales Samuel Adams (1722-1803), Thomas Jefferson y Richard Lee fundan en Massachusetts comités de correspondencia, embrión de un movimiento separatista que alcanzaría gran difusión con el panfleto "Common sense" ("Sentido común") en 1776 de Thomas Paine. Por estas fechas, Samuel Adams fundaría la organización revolucionaria los "Hijos de la Libertad".

A pesar de todo el gobierno de la metrópoli desoye las protestas de los colonos sobre los impuestos, aunque, no obstante, suprime los especiales, menos el del té, que sigue monopolizando la Compañía de las Indias Orientales (té indú). Esto provoca el "motín del té en Boston" en 1773, donde grandes cargamentos de tres barcos ingleses fueron arrojados al mar por hombres disfrazados de pieles rojas. El Parlamento decretó entonces las Intolerable Acts por las que el puerto de Boston quedaba cerrado, se limitaba la autonomía de Massachusets y se declaraba el estado de excepción.

En 1774 tendría lugar el primer Congreso continental de Filadelfia, donde se reunieron los principales representantes de las colonias. Aunque rechazaban el Parlamento, aceptaban la autoridad de la corona, siempre bajo la petición de mayor libertad e independencia, sobre todo en materia económica. Redactaron una Declaración de Derechos y decidieron suspender el comercio con Inglaterra mientras no se restablecieran los drechos anteriores a 1763.

El primer enfrentamiento armado tuvo lugar en Lexington el 18 de abril de 1775. Se producen las batallas de Concord y Bunker Hill. Así comienza la Guerra de la Independencia norteamericana (1775-1783). Al año siguiente, más concretamente el 4 de Julio de 1776 se elaborará la famosa Declaración de Independencia de los trece Estados (simbolizados en las trece barras de la bandera americana) redactada por Thomas Jefferson (1743-1826). Se produce la primera formulación de los derechos del hombre resumidos en "Vida, Libertad y búsqueda de la Felicidad". Además, se justifica el derecho de resistencia frente a todo aquel gobierno que no los garantizara. Estaban muy en boga las tesis de Locke que afirmaban que un rey era tirano cuando persistía en su política aunque el pueblo la desaprobase. Este argumento lo recoge en Los ensayos del político. Llega a justificar el tiranicidio (no olvidemos que los ingleses fueron pioneros en éste con la muerte de Carlos II en el siglo XVII). Resalta la propiedad y los principios individuales.

No obstante, incluso dentro de las colonias se produce una división: los demócratas que apoyan la independencia, y los paridarios del rey Jorge (principalmente nobles sureños cuyo sueño es emparentar sus familias con la nobleza militar inglesa allí asentada).

Sin embargo, el hecho que más molestó a los colonos, especialmente a los ricos plantadores del Sur, fue la prohibición de ocupar los territorios del Mississippi y del otro lado de los Apalaches. Éste sería el principal motivo por el que muchos de éstos se unieron a la sublevación contra los ingleses.

Cabe preguntarse si se trató de un acto revolucionario o de una mera guerra independentista. Hay distintas posturas al respecto. No existe duda de que se produjo una "revuelta de los privilegiados", ya que fueron éstos los que dirigieron la emancipación, como lo prueba el hecho de que durante cincuenta años la clase política permaneció homogénea, y sus primeros presidentes, así como "los padres fundadores" fueran todos de clase acomodada (George Washington por ejemplo era un rico plantador de Virginia). Aquí se marca una clara diferencia con la Revolución Francesa, ya que no hubo alternancia de clases sociales en el poder, como sí la hubo en Francia.

LA GUERRA Y LA INTERVENCIÓN EXTERIOR. LOS ACUERDOS DE PAZ.

Se divide en tres fases:

1. La guerra de guerrillas (1776-1779).

2. La intervención extranjera de Francia y España (1780-1783).

3. La independencia y los acuerdos de paz por separado.

1. La guerra de guerrillas (1776-1779).

El ejército inglés estaba bien preparado y surtido, con buenos oficiales y armas. Sin embargo, aunque el dominio del mar era una especialidad inglesa, en esta ocasión les resultó casi, por no decir imposible, controlar los 1.500 kms de costa de las trece colonias. El sistema era el bloqueo por tierra y por mar de una ciudad hasta que caía, así lo intentaron con Nueva Inglaterra, Nueva York, etc. Por otro lado, utilizaban el sistema antiguo de lucha, con alineaciones y ataques frontales de la artillería, la caballería, la infantería, llegando incluso al cuerpo a cuerpo.

Los rebeldes o "insurgentes", por el contrario, carecían de milicia organizada, por lo que tuvieron que improvisarla (no olvidemos que el ejército que siempre habían poseído las colonias era el de ocupación inglés). No tenían buenos estrategas (si exceptuamos a algunos como George Washington, comandante en jefe del ejército rebelde)y sus oficiales eran inexpertos, además, sufrían escasez de armas, de municiones y de hombres, así como de alimentos. El hambre y la desesperación empujaron a gran cantidad de deserciones. Sin embargo, los rebeldes tenían una gran ventaja: conocían muy bien el terreno "de juego". Con esta baza decidieron usar un método nuevo de lucha: la guerra de guerrillas. Los ingleses, lejos de la madre patria, sin conocimiento detallado de la orografía (ya que la mayoría venían de Inglaterra y nunca antes habían estado en las colonias americanas), se veían obligados a cruzar estrechos pasos a través de ríos caudalosos para así poder atravesar las difícil cadena montañosa de los Apalaches o rodear alguna ciudad, era entonces cuando se veían inmersos en una emboscada rebelde de difícil escapatoria. De esta manera, con pocos hombres y con ataques puntuales los americanos se defendían muy bien, aunque no lo suficiente como para ganar la guerra. Sin embargo, contaban con otro punto a su favor: las guerrillas alargaban demasiado el transcurso de la contienda por lo que la economía inglesa se iba resintiendo cada vez más. Era muy costoso mantener un ejército tan lejos de la metrópoli. Continuos barcos cargados de oro, municiones, armas, hombres, víveres... , suponían para la corona un peso económico insostenible. Por este motivo Inglaterra siempre se quedó con aquellos territorios que no le proporcionaban demasiadas dificultades (Canadá, Australia...) abandonando aquellos otros que no le resultaban rentables. Sin embargo se resistía a dejar los territorios americanos ya que eran un buen mercado para Inglaterra.

Mientras, en la metrópoli, Jorge III, que siempre se había caracterizado por poner como primer ministro a un conservador (tory), ahora puso en su lugar a un whig (liberal), Pitt el Joven, que gobernó desde 1783 hasta 1806 (con excepción de 1801-a 1804). El rey siempre ponía en estos cargos a sus simpatizantes o amigos (especie de despotismo). Sin embargo tenía que responder ante un Parlamento formado por los tres estamentos (nobleza y clero en la Cámara alta o de los Lores, y Tercer estado en la Cámara baja o de los Comunes). Lord North, presidente de la Cámara de los Comunes y ministro del Interior, fracasó en su intento de combinar a conservadores y moderados al terminar la guerra. La situación económica de Inglaterra quedó tan mal que Pitt tuvo que hacer grandes esfuerzos por mejorarla. Los tories se apoyaban en la Iglesia anglicana y los whigs en los disidentes protestantes. Fue imposible el acuerdo entre unos y otros, ya que defendían intereses distintos. Unos eran representantes de los ricos comerciantes y burgueses de las nuevas ciudades (los whigs) mientras que los otros (los tories) apoyaban a los lores y ricos terratenientes de los antiguos núcleos poblacionales.

Los ingleses contaban, en la guerra americana, del apoyo de los canadienses, de algunos indios y de los radicales blancos del Sur, es decir, de aquellos nobles sureños que eran familiares directos de ingleses. Esto no quiere decir que todos los terratenientes sureños estuviesen a favor de la metrópoli porque, como se ha dicho, uno de los factores detonantes de la guerra fue precisamente el enojo de éstos al enterarse de que no podían obtener tierras del oeste para aumentar sus cultivos y plantaciones.

Los rebeldes se vieron solos (si exceptuamos alguna ayuda indígena) hasta que Francia y España decidieron intervenir a su favor, eso sería a partir de 1780. No obstante consiguieron algunas victorias como las de Trenton y Princeton en 1776 y la famosa de Saratoga en 1777 por el general Gates.

2. Intervención de Francia y España (1780-1783).

Los rebeldes americanos habían ido preparando el camino para recibir ayuda del exterior. En 1777, Benjamín Franklin (1706-1790), como primer embajador de los Estados Unidos, viajó a Francia para iniciar una campaña a favor de la causa americana. Allí se encontró con una corte dirigida por un rey borbón, Luis XV, que había emprendido una serie de reformas (militar..., aunque no del sistema productivo). La libertad mercantil no existía, era intervenida por el gobierno con las leyes de timbre, etc... . Las fábricas que había eran propiedad del Estado y estaban controladas por nobles. Toda esta situación indicaba que era un país anclado en el Antiguo Régimen, luego, ¿qué interés podía tener en favorecer el surgimiento de unos nuevos estados liberales en América?. La respuesta hay que buscarla en la rivalidad franco-británica. La economía francesa había empezado a quebrar a mediados del XVIII debido a la invasión de productos ingleses más competitivos en los mercados francos. Esto se debía a que las colonias británicas favorecían la obtención de una serie de productos que escaseaban en Europa o eran más bien caros. Los ingleses introducían así sus productos coloniales con gran facilidad en el continente, hundiendo casi los mercados nacionales y regionales. Si los franceses conseguían la independencia para las trece colonias americanas, estaban arrebatando a su terrible competidora (Inglaterra) un mercado muy importante así como un suministrador de productos coloniales (algodón, cacao, café, azúcar, maíz...). Sin embargo, la marina británica era muy poderosa por lo que el apoyo francés no podía ser masivo. Fue una ayuda, en principio, diplomática y económica (contrabando de armas...). España se veía unida a Francia, en cuestiones bélicas, por la política de "pactos de familia" tan favorecida por Carlos III. Sin embargo, esta vez, en la cuestión americana, fue España la que se adelantó en la lucha. Bernardo de Gálvez conquistó el Mississippi (Luisiana) en 1780. Fue un logro importante ya que la retaguardia estaba ya fuera del poder inglés.

Franklin consiguió, en Francia, atraerse a voluntarios aristócratas como el marqués de La Fayette, el héroe polaco Kosciuszco y el general prusiano Von Steuben. Eran buenos estrategas con experiencia, lo cual benefició enormemente a la causa americana, que carecía, precisamente, de buenos mandos militares. Así se consiguieron victorias importantes como la ya mencionada de Saratoga y también la de Yorktown. Mientras, los españoles conquistaron Menorca y sitiaron Gibraltar (1779-1782) aunque sin conseguir recuperar esta última plaza.

En 1780 Holanda, Rusia, Suecia, Dinamarca, Austria y Prusia se proclamaron neutrales ante la guerra del corso británica en el mar. En el mismo año tropas francesas, a las órdenes de Rochambeau, desembarcaron en Rhode Island.

Los norteamericanos, con la ayuda de franceses y españoles, empiezan a salir del estancamiento en el que se habían visto sumidos. Hasta entonces había sido una guerra de desgaste, sin vencedores ni vencidos, pero a partir de la ayuda franco-española las cosas empiezan a cambiar a favor de los rebeldes. Tras la derrota británica en Yorktown en 1781, los ingleses ven con desesperación su triste final.

3. Los acuerdos de paz.

En 1783 se acuerda la Paz de Versalles, por la que Inglaterra reconoce la independencia de los Estados Unidos; Francia recupera Tobago, Santa Lucía y el Senegal; España recobra Menorca, la Florida y algunos territorios en Honduras, aunque no consigue la devolución de Gibraltar. Se firma así la paz entre las tres potencias. Sin embargo España y Francia fueron muy reacias a firmar la paz, querían continuar con la guerra. Washington firmará al final la paz por separado con Inglaterra, dejando a un lado a España y a Francia.

¿Cuáles son las consecuencias de esta paz?:

Para Inglaterra supondrá la pérdida de un mercado muy importante así como un fuerte desgaste económico. Además, representa la primera derrota de la potencia inglesa tras la Guerra de los Cien Años y el declive de su imperio atlántico.

Para Francia supuso un agravamiento de la crisis económica que sufría la Hacienda, así como una afluencia de ideales liberales que a la postre influirían en la Revolución Francesa y en el derrocamiento de los borbones y del Antiguo Régimen.

Para España significó un nuevo empuje militar y económico, a pesar de los gastos de la guerra. Sin embargo, facilitó la propagación de ideas liberales e independentistas en sus dominios americanos, lo que a la postre desembocaría en la independencia de esos territorios.

Norteamérica fue la más beneficiada, a pesar de los enormes gastos y muertos que supuso la guerra (70.000 defunciones aprox.). Consiguió el reconocimiento de su independencia, formándose una Estado Confederado, más tarde de la Unión Federal, con sede en Washington. Sin embargo no tiene fronteras definidas, tan sólo la que limita al norte con el río Hudson. Esto permitía la deseada expansión hacia el oeste. No obstante los ingleses se aseguraron de que los norteamericanos no pudieran hacer alianzas con las potencias europeas que los habían apoyado, ya que sus sistemas políticos eran incompatibles (los estadounidenses consiguen el sistema democrático, con participación civil en el gobierno). La sociedad estaría conformada por un sistema complejo dado que el origen de la colonización fue de dos maneras distintas: los terrenos concedidos por el rey a nobles en el Sur; y los terrenos colonizados por emigrantes en el Norte, de forma más aventurera. Esta diferencia ocasionaría graves problemas dentro de la estabilidad federal, peligrando la unidad así como provocando desacuerdos a la hora de elaborar una constitución común.

LA SOCIEDAD DE LA UNIÓN FEDERAL (1776-1787).

En los últimos tiempos se ha producido un estancamiento en el análisis de los estudios históricos, según intereses políticos de EE.UU. (tiempos de Reagan). Hay historiadores estadounidenses que dicen que la Independencia fue el mayor logro del pueblo norteamericano, sin embargo, esto es incorrecto porque en aquellos tiempos no había un solo pueblo, sino que eran muchos (estados confederados). Historiadores como Risjornd hablan de distintos pactos entre los sectores más poderosos y los más pobres de la sociedad. Aunque eran un pueblo heterogéneo, tenían un enemigo común que les unía: Inglaterra.

Washington fue el que aglutinó a todo ese cuerpo heterogéneo, dirigiéndolo hacia la lucha.

En el Norte tenemos Nueva Inglaterra, con una sociedad dividida: grupos más cercanos al gobierno (financieros, banqueros, comerciantes, monopolistas...) y grupos más cercanos al pueblo (artesanos y campesinos).

Los colonos cultivaban, en las tierras frías de la costa, patatas, maiz, leguminosas... . Eran lugares muy húmedos y lluviosos por lo que abundaría el pasto y, por tanto, la ganadería, que llegaría incluso a imponerse sobre la agricultura. Como la mano de obra era escasa la que había estaba muy bien pagada, por lo que proliferan el sector de los artesanos, comerciantes y profesionales. Además, con las nuevas conquistas en el oeste aparecían más posibilidades de conseguir trabajo. Esto será un factor importante a tener en cuenta porque mientras que en Europa haya miseria y bajos jornales en las fábricas cuando llegue la Revolución industrial e incluso antes, en Norteamérica, sin embargo, los salarios serán altos y no habrá paro ni miseria obrera. Esto será un buen reclamo para atraer población del "viejo continente", con lo que aparecerá con fuerza el fenómeno migratorio.

Sin embargo hay problemas, la confrontación con los indígenas, anclados en el Paleolítico, que lucharán por conservar las tierras que los blancos desean arrebatarles para continuar con la expansión hacia el oeste. No obstante, se produce un importante desarrollo social en Nueva Inglaterra.

En 1763 los ingleses deciden limitar la expansión hacia el oeste, delimitando bien las fronteras de las trece colonias. Por otro lado, la llegada de muchos británicos a las colonias, bien preparados e instruidos, hace que ocupen los mejores puestos (comerciantes, trabajadores navales...) y se los arrebaten a los colonos, haciendo escasear el trabajo y, por tanto, descender los salarios junto con el nivel de vida. Estas dos cuestiones son las que determinarán la adhesión al movimiento independentista de las colonias del Norte. Los independentistas les prometieron que todos los americanos podrían viajar libremente por las colonias para buscar trabajo, llegando incluso a ocupar cargos administrativos.

En el Sur también tendrán el problema de la prohibición de expansión hacia el oeste, cuestión que irritó mucho a los grandes propietarios, descendientes de lores británicos. Éstos se sentían muy fuertes frente a la metrópoli ya que sus cultivos tenían gran importancia para Inglaterra, así que decidirían sublevarse también.

Los independentistas (propietarios ricos de plantaciones) prometieron a los "blancos del Sur" que trabajaban en las ciudades (blancos no ricos) que se disminuirían los privilegios, pudiendo acudir a las universidades todos aquellos que lo desearan, sin necesidad de que fueran anglicanos.

El pueblo norteamericano, en su conjunto, basaba su organización en su economía, de tipo regional. La economía, dividida en islas de crecimiento sin cohesión alguna, ocasionó fuertes diferencias entre las distintas colonias, que no tenían en su conjunto ningún tipo de sistema político general, que abarcase todo el territorio, así como carecían de un mercado en común. Cada colonia tenía su gobierno parlamentario; para el Sur era bicameral (imitación del británico), y para los del Norte era unicameral. Así que los Congresos de Filadelfia se reunían para deliberar, como órgano consultivo en común, pero la última palabra siempre la tenía el parlamento de cada colonia. Así era muy difícil tomar decisiones que afectaran a todas las colonias porque cada una tenía su parecer. Cuando se acordó la guerra, en el 3º Congreso de Filadelfia (una de las pocas decisiones en que todos estuvieron de acuerdo), se habló de crear una confederación de Estados, pero nunca de uno solo. La idea era estar unidos bajo el confederalismo mientras conviniese, aunque siempre respetándose la libertad de cada Estado. Sin embargo no quedó clara la cuestión de si se respetaría el deseo de un Estado de separarse cuando quisiera. Este hecho traería como consecuencia la posterior guerra de Secesión de la década de los sesenta del siglo XIX.

Realmente fue el Sur el que dirigió la guerra de la Independencia y quien decidió romper con la Unión cuando ya no le convino en la década del sesenta del XIX.

Pero, volviendo de nuevo al tema, veamos los problemas que tenía la Unión: tenía graves problemas de organización; crisis financiera y económica; y un gran desorden.

En 1777 cada uno de los Estados sustituye sus estatutos coloniales por Constituciones propias que garantizan: la soberanía del pueblo, basada en unos derechos democráticos fundamentales, según la Declaración de Derechos del Hombre que redactó Jefferson en 1776; la división de poderes y la electividad de todos los cargos públicos; la separación de la Iglesia y el Estado, declarando la libertad religiosa y creando Estados laicos (1785). Aunque todo esto se acuerda en 1777 realmente se pondrá en práctica, tras largas discusiones en el Congreso de Filadelfia, en 1780. Como puede verse hay puntos comunes entre todas esas constituciones a los que hay que añadir: libertad individual y respeto a la propiedad; y soberanía popular ejercida por un gobernador y una o dos asambleas que vigilan el poder ejecutivo del mismo.

También hay diferencias como que el derecho de sufragio se somete a un censo variable, y que las disposiciones que se toman sobre la Iglesia y la esclavitud varían según el lugar. Así, por ejemplo, en los Estados del Sur la esclavitud continuará hasta la Guerra de Secesión, o la discriminación, en algunas universidades y Estados, a aquellos estudiantes que no fueran anglicanos.

En 1777 el Congreso conseguía acuñar moneda, ocuparse de la política exterior y arbitrar los conflictos entre las distintas colonias.

La Confederación suponía un Estado de libre veto, que acordaría la recaudación de impuestos, la reglamentación del comercio, la organización del ejército y de la marina, aunque las leyes las aplicaría cada Estado individualmente. Sin embargo, de esta manera no se pudo hacer frente a la crisis financiera, puesto que en varias ocasiones se rechazó la aprobación del impuesto general. Por otro lado, la interrupción momentánea, debido a la guerra, del comercio con Inglaterra provocó una crisis comercial. No se podía acudir a Francia para que solucionara el problema ya que sus productos eran caros y, además, estaba protegida con leyes mercantilistas. Es necesario recordar que por estas fechas (finales del siglo XVIII) casi ningún país, por no decir ninguno, tenía leyes librecambistas, eso vendría posteriormente con el liberalismo. La crisis comercial afectó más a las colonias del Norte, que trataron, aunque sin éxito, de colocar sus productos en los mercados del norte de Europa y de China.

Los hombres de negocios del Norte pedían la creación de aduanas para proteger la incipiente industria, mientras que los granjeros del Oeste se sublevaban contra las tasas (1786). Los especuladores se aprovechaban de la venta de tierras confiscadas a los legitimistas y de las situadas en la cuenca del Ohio. La cotización del papel moneda se hundía y, con él, el crédito del Estado confederado.

Este último problema se resolvió en 1785 con la división del país en townships de seis millas cuadradas, repartidas en lotes vendidos a bajo precio a los colonos, a los veteranos de guerra o a las escuelas. En 1787, una ordenanza dispone que una región que poseyera más de 5.000 habitantes se convertiría en un "territorio" con cierta autonomía, y si superaba los 60.000, se convertiría en un Estado.

Pero el problema del desorden y de la anarquía necesitaba una solución urgente. Frente a la desconfianza general que despertaba el poder ejecutivo, que recordaba a la dominación inglesa, John Adams sostenía que era imprescendible reforzar alguna institución decisoria. Ante la multiplicación de los centros de autoridad y el libre veto de los Estados, la extrema debilidad del poder central se estaba convirtiendo en un obstáculo, incluso en el terreno económico. Así que el Estado de Virginia propuso una Convención de representantes de los distintos Estados, que se reunió en Filadelfia en 1787 bajo la presidencia de Washington. Los asistentes, pertenecientes a la burguesía, pretendieron salvaguardar el orden público, garantizar la propiedad, la unidad y el crédito del Estado confederado. El resultado fue la elaboración de la Constitución de 1787, que privaba en gran parte a los Estados de su independencia, reduciendo el poder de las Asambleas locales. Era un paso decisivo hacia la democracia, tan revolucionario como el inicio de la emancipación.

LA CONSTITUCIÓN (1787-1790).

En 1787 la Convención de Filadelfia reunía a 55 delegados de las trece colonias para acordar el establecimiento de una República Federal Presidencial. Para conseguirlo Benjamín Franklin y James Madison tuvieron que poner de acuerdo a federalistas centralistas, entre los que estaban Alexander Hamilton, John Adams y el mismo George Washington, y a republicanos federalistas (más tarde demócratas) con Jefferson a la cabeza.

La Convención promulgó el 17 de septiembre de 1787 la Constitución de los Estados Unidos de América (primera constitución escrita).

Las principales características son la división de poderes: Presidente (poder ejecutivo), Congreso (poder legislativo) y Tribunal Supremo (poder judicial).

Se introduce un sistema de control mutuo por el que el ciudadano es a la vez súbdito de su Estado y de la Unión mediante un estricto régimen legal. El gobierno federal se encargaría de los asuntos relacionados con la defensa, la moneda, el comercio y la política exterior, mientras que los diferentes Estados se encargarían de las comunicaciones internas, el culto, la justicia, la policía, la educación, el comercio interior, etc.

Se establece la soberanía popular y el equilibrio entre los derechos de los Estados y la autoridad federal.

En cuanto a la separación de los tres poderes examinemos despacio los distintos órganos de gobierno:

-- El Presidente es el jefe del Estado y primer ministro. Una vez designado candidato por los partidos, es elegido cada cuatro años mediante sufragio indirecto por los compromisarios de los Estados. Puede ser destituido tras la acusación de delito grave (traición, corrupción). Políticamente está sometido al control del Congreso, y constitucionalmente al del Tribunal Supremo. Los Secretarios, jefes de los diferentes departamentos o ministerios son elegidos por él. Representa el poder ejecutivo.

-- El Congreso formado por dos cámaras: la Cámara de los Representantes, elegida cada dos años por sufragio directo y compuesta por un número de representantes proporcional al de habitantes de cada Estado; y la del Senado, formada por dos miembros de cada Estado elegidos cada seis años, aunque cada dos años se renueva un tercio de los componentes. El Congreso tenía poder para dirigir el comercio interior y exterior, regular el valor de la moneda, reclutar el ejército, declarar la guerra y formular leyes. Sin embargo se veía limitado por el poder de veto del Presidente y por el Tribunal Supremo que también se encargaba de las leyes.

-- Finalmente el Tribunal Supremo, compuesto de nueve miembros nombrados por el presidente, ejercía el control constitucional sobre los actos legislativos y podía mediar los conflictos surgidos entre el poder federal y los distintos Estados.

Como puede verse el sistema se basaba en el control mutuo de unos organismos sobre otros, así como el de los ciudadanos sobre éstos y el de los mismos sobre los ciudadanos. Sin embargo cabía una preocupación, los enormes poderes que tenía el Presidente. Eran amplísimos, casi propios de un régimen monárquico. Podía vetar las leyes aprobadas por el Congreso si lo creía conveniente, firmar tratados, mantener un gabinete de asesores..., sin embargo también estaba controlado puesto que había leyes que argumentaban su destitución en casos de corrupción o traición.

Otro asunto era el de los esclavos. Era incompatible su manteniemiento en un Estado basado en la Declaración de los Derechos del Hombre. Para poder continuar con ellos, los ricos sureños argumentaron que se trataban de propiedades y, como tales, debían ser garantizadas por los poderes públicos. ¿Por qué tanto interés en mantener la esclavitud por los Estados del Sur?. Sencillo, además de aportarles poder económico puesto que eran mano de obra que se ahorraban (siempre era más barato mantener un esclavo que pagar un jornal a un hombre libre ya que los sueldos en los Estados de la Unión, a diferencia de Europa, se mantuvieron altos puesto que era un territorio vasto donde escaseaba la mano de obra), por otro lado, los esclavos también aportaban poder político a sus dueños. ¿Cómo es esto?. Por aquella época se estableció que cinco esclavos equivalían a los votos de tres hombres libres. Por lo tanto, al dueño de una plantación le interesaba poseer cuantos más esclavos mejor, ya que poseía más votos a su disposición para él apoyar al individuo que quisiera en las elecciones. Era la mejor forma que tenía el Sur de llevar al gobierno sus proyectos y sus representantes, por supuesto, los de la clase propietaria y acomodada. El hecho de que se les consintiera estaba determinando el poder real que tuvieron los Estados del Sur en la Unión, que fue enorme.

El resultado fue un Estado federal más fuerte que el de la antigua Confederación, aunque para nada restrictivo en su totalidad de las libertades de cada Estado. Se trataba de conjugar lo federal con lo estatal, llegando a un equilibrio.

La aceptación de la Constitución americana por los distintos Estados fue lenta, aunque al final se consiguió.

TEMA 2. LA EMANCIPACIÓN DE HISPANOAMÉRICA

LA REFORMA DE CARLOS III.

La importancia de los Países Bajos como sede comercial marítima decaerá a partir del siglo XVIII en favor de G. Bretaña. Es en estos momentos cuando llega el monarca borbón Carlos III a España desde Nápoles, incorporando al Estado todo su sistema italiano político así como de ministros. La Iglesia influirá en su reinado y él decretará la orden de expulsión de los jesuitas, para fortalecer así a la nación. Por este motivo creó una bandera y un himno, centralizando el gobierno en Madrid y aliándose con los habitantes de las ciudades en contra de la influencia noble.

En su período de gobierno contará con diferentes influencias tales como británicas (por su ministro Carvajal) o francesas (con el marqués de la Ensenada).

Su política de reformas será muy completa pero, al ser un borbón, intentará integrar en el ejército a todos aquellos militares de carrera, no nobles, como hicieron los reyes franceses.

Copia la organización estatal de la francesa: regiones, intendencias, etc. El intendente podía ser un titulado superior y sus funciones eran muy variadas, controlando la administración y la hacienda, no la justicia. Este sistema de intendencias sustituirá a los antiguos cabildos.

En el ejército, la reforma está en admitir oficiales no nobles, sino de cualquier estrato social siempre y cuando hubieran superado una serie de pruebas teóricas y prácticas, con competencia para la obtención de plazas.

Se abolió la compra-venta de cargos, así como se impidió que los señores terratenientes continuaran impartiendo justicia al atrerlos hacia cargos de gobierno.

España no tenía mucha influencia en el extranjero, ya que se encontraba a la sombra de Francia al haber ocupado el trono español una dinastía francesa. Así aparece la política de "pactos de familia" con Francia, lo que nos unía a esa nación siempre a favor de sus intereses, nunca de los de España. Era quizás una política necesaria puesto que Europa se encontraba dividida en dos bloques enfrentados: el inglés y el francés.

En lo que respecta a Amércica, Carlos III tuvo ciertos problemas al introducir ciertas reformas en las colonias. Pretendió integrarlas en la Corona, como parte del Estado español. Al menos eso cree el historiador Sánchez Barba.

Lynch, J., no está de acuerdo. Éste cree que lo que Carlos III pretendía era una nueva conquista de América, aumentando su población de españoles, ya que sólo había un 10%. En el siglo XVIII las colonias lograron cierta autonomía debido a la dificultad de la flota española para atravesar el Atlántico, por ese motivo habían obtenido cierta independencia y no querían volver a perderla.

Carlos III pretendió reformar la administración americana introduciendo a intendentes que sustituyeron a los regidores, para así hacerla más eficaz. El corregidor y los nobles cobraban en especie o en dinero su actividad en la zona. Solían ser comerciantes del lugar los que se ocupaban de llegar a acuerdos con éstos para poder ejercer el contrabando sin problemas. El intendente, en cambio, era pagado por el Estado (como un funcionario) y no por las gentes del lugar, por lo que no podía ser sobornado. Esto perjudicó a los ricos comerciantes, por lo que se pusieron en contra de la reforma.

La segunda reforma fue la hacendística. El intendente llevará las cuentas, controlando lo que se gasta y lo que se ingresa, así como lo que se lleva el Estado. Esto perjudicará a la nobleza, que realizaba gastos sin control del gobierno.

La tercera reforma fue la social. Los mestizos podrán comprar cédulas que les habiliten para ocupar cargos en la administración, como los blancos. Antes esto era imposible, ya que sólo los españoles tenían acceso a dichos cargos. Se beneficiará así a los menos privilegiados.

La cuarta reforma es la económica. Los Estados americanos podrían ser gobernados por cualquier indígena que comprase una cédula y tuviera algún familiar que fue blanco. Pretendía un Estado más igualitario. Carlos III estimula así la economía con una sociedad no basada en la herencia nobiliar sino en el dinero. Este es el sistema mercantilista o librecambista, que se empieza a extender en Europa.

En 1767 se preludia un cambio de política económica en Madrid. Se pasa de la propiedad comunal a la particular, ya que mejoraría el despegue productivo, produciendo más excedentes al no tener que efectuarse los pagos al señor y a la Iglesia, sino al Estado directamente.

En resumen, las reformas tienden a liberalizar la economía de América con España, aunque no con los demás países, que tendrían que pagar altas tasas para poner sus productos en los mercados americanos. Con el sistema social más igualitario favorecía las ambiciones burguesas, en detrimento de los propietarios territoriales, los nativos y los países que querían el libre comercio con América.

LA ILUSTRACIÓN Y EL NACIONALISMO HISPANOAMERICANO.

La Ilustración es un movimiento cultural nacido en Francia a mediados del siglo XVIII. Defendía la búsqueda del conocimiento de la realidad con una nueva "luz", mediante la razón, observando las cosas en su propia naturaleza sin sacarla de contexto. Utiliza la razón basándose en derechos que nacen de la propia naturaleza humana, sin basarse en tradiciones.

La Ilustración vuelve a exigir la aplicación de la "norma" (clasicismo).

Tendrá una gran importancia para América ya que Francia, escudándose en estos principios, enviará armas y soldados a Norteamérica para así perjudicar a G. Bretaña. Ésta se independizará el 4 de julio de 1776, ejemplo que afectá a Hispanoamérica.

Junto a la influencia del ejemplo de independencia norteamericano y a la llegada de las ideas ilustradas, se unirá la oposición de determinados sectores de la sociedad americana a las reformas de Carlos III. Los artesanos y los terratenientes criollos serán los elementos principales de ese rechazo. El motivo principal fue que los intendentes les obligaron a devolver la plata con que se habían quedado ilegalmente. Esa plata estaba destinada a la metrópoli pero el miedo a la escasez les hizo quedarse con parte de ella, no gravándola.

En resumen, se trataba de un plan de reformas, el de Carlos III, favorable a España pero no a sus territorios americanos.

La nobleza propietaria americana gestionaba la mayor parte de los recursos agrarios, eran rentistas absentistas con empleados (patrones o gauchos) que se encargaban de administrar sus terrenos. Cuando el intendente no quiso apoyar los censos y juros ilegales, como sí lo hacían los regidores y corregidores, que el noble imponía a los trabajadores endeudándolos y atándolos, por tanto, a la tierra, se pondrán en contra de Carlos III.

Se irán organizando ayudados por la influencia de: las ideas ilustradas que llegan de Europa, la independencia de los EE.UU, las tesis jesuitas contrarias a la metrópoli, las teorías jacobitas revolucionarias francesas de 1789, etc.

Para colmo, al llegar a territorios americanos inmigrantes gallegos, vascos, malagueños, ... , con técnicas mejores, más avanzadas (mano de obra más cualificada), los americanos autóctonos no podrán competir, viniendo la ruina para muchos de ellos. Los inmigrantes españoles fundarán empresas familiares muy competitivas, hundiendo la producción americana aunque frenarán a la inglesa.

España aún posee una armada poderosa, no destruida todavía hasta la batalla de Trafalgar en 1805. Cuando se produzca la invasión napoleónica de la península ibérica, en América se crearán Juntas de Gobierno que administrarán las colonias mientras España permanece sometida. Éste es el origen de la formación de un movimiento independentista pero unitario, es decir, siendo una sola entidad administrativa.

Los criollos se opondrán a la metrópoli, al igual que los estadounidenses y británicos. Sin embargo, la mayor parte de la población es inculta.

La idea de "nación" surge con la Revolución Francesa y la Independencia de EE.UU.

En Hispanoamérica surge un nacionalismo anticolonial, que no responde a una transformación interna. Lo mismo le sucedió a EE.UU.

La independencia debe entenderse como un acto complejo. En el sur los indígenas y mestizos se moverán por razones personales y no por políticas. Los indígenas no desarrollados (aztecas, incas...) no se levantarán en armas contra la metrópoli.

El movimiento nacional americano forma parte de un movimiento general anticolonialista. El nacionalismo queda encerrado en un movimiento de élite favorable a una independencia que busca sus raíces en las diferencias que tiene América respecto a Europa.

La guerra de la Independencia hispanoamericana es producto entonces de las reformas de Carlos III, la reacción que provocó, el nacionalismo americano global, etc. Lentamente durante la Independencia las ciudades irán obteniendo zonas de influencia, que luego se transformarán en países.

Faltan caminos por tierra, sólo los hay por mar, por lo que el comercio es marítimo, salvo el itsmo de Panamá, aunque con el inconveniente de contraer la fiebre amarilla.

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA: FASES Y REGIONALIZACIÓN.

América Latina no se independizó por sí misma, necesitó del apoyo cladestino extranjero.

Desde 1805, con la derrota de la armada española en Trafalgar que precisamente había sido reformada por Carlos III para evitar desastres, se perjudicán las relaciones entre España y América.

Carlos III había hecho triunfar la unión política de América con España, con unas monarquías dependientes. Sólo se reforzó la costa de Nueva España (zona más cercana a España y rentable por los cultivos tropicales) pero aunque no todo lo que hubieran querido los ministros de Carlos III.

José de Gálvez quiso fortificar la zona más geoestratégica del Golfo de México (Guatemala, Honduras, salida de Río Grande, del Mississippi, Cuba y Sto. Domingo). Sin embargo, no se fortificará Buenos Aires debido a la lejanía, por lo que sufrirá los ataques británicos. Éste terminará autodefendiéndose mediante mercenarios y mediante la preparación de un ejército de mestizos y de blancos criollos. G. Bretaña buscará otros objetivos al ser expulsada, pero en Buenos Aires, estos acontecimientos harán que se produzcan cambios. Las fuerzas armadas cobrarán un papel relevante en Liniers, que será llamado al gobierno.

Causas inmediatas de la guerra de la Independencia.

La causa más inmediata es la Guerra de la Independencia española (1808). Napoleón bloqueó los puertos europeos para intentar hundir la economía inglesa, basada fundamentalmente en las trasacciones comerciales. Ese fue el motivo empleado para invadir España. Decía que pretendía someter Portugal ya que era un bastión importante del comercio británico.

España quedó entonces a merced de las tropas napoleónicas salvo ciertos lugares que se sublevaron. En éstos se instauraron unos centros de gobierno llamados Juntas de Defensa, que con cierta autonomía, respondían ante una Junta Central. Estas mismas Juntas de Defensa se trasladaron a América. Si ya de por sí en la Península tenían cierta independencia debido a las dificultades de comunicación, por estar interceptados muchos caminos por los franceses, en América esta autonomía se acentuó, dada la lejanía y las dificultades para atravesar el Atlántico, puesto que la guerra también se trasladó a los mares, aunque en menor medida. Si a esto le sumamos las causas indirectas como son la hostilidad de los criollos y nobles ante las reformas de Carlos III, la derrota de la armada española en Trafalgar, la debilidad del gobierno español, etc... , nos encontramos con el largo y lento proceso de independencia.

España, a partir de 1815, una vez vencido Napoleón y regresado los Borbones a España, solo contó con el apoyo de la Sta. Alianza que defendía el legitimismo, el absolutismo y la política geoestratégica anterior a 1789. Sin embargo, esta ayuda para solucionar el problema de las colonias no fue efectiva ya que contaba con la oposición de G. Bretaña.

Primera fase de la Independencia.

Según John Lynch, a partir de 1808 se gestaron en Hispanoamérica dos modelos de independencia:

-- El de las Juntas de Defensa, sistema católico, representante de lo anterior (la ley, la monarquía, el colonialismo) pero bajo un sistema político y autoritario controlado por Francia. Napoleón intentó sublevar a las colonias americanas en contra de España, pero a favor de Francia. Su intención estaba clara, quería quedarse con las colonias hispanas.

-- El otro modelo es el autóctono, es decir, de movimientos espontáneos en contra de España pero también del invasor francés. Éstos no surgieron hasta 1810, aproximadamente, ya que hasta la fecha, el poder de los españoles era patente (virreyes). Aparecieron después una serie de cabildos abiertos que tomaban decisiones sobre el territorio que les rodeaba. En Buenos Aires, a partir de 1810, surgió un movimiento emancipador, por el que el virrey y el obispo españoles fueron anulados de los cabildos abiertos, es decir, de las decisiones políticas. Sin embargo, quienes sí fueron invitados a estos debates eran los criollos y mestizos que lucharon en la Guerra de la Independencia Norteamericana. Éstos, influidos por esa corriente liberal e independentista, eran contrarios a los españoles, sobre todo a su política monopolista. Se establece así un cabildo de mayoría nativa en Buenos Aires, poniéndose al frente a un criollo.

Otro ejemplo independentista lo encontramos en Lima en 1810. Aquí, al contrario que en Argentina, la base social mayoritaria no era criolla, sino mestiza. El control de los altos mandos peruanos era español, sin embargo, la base del ejército era mestiza. Lo curioso es que no sólo fueron los mestizos los que se sublevaron, sino que fueron dirigidos por oficiales españoles, pidiendo la libertad de comercio y de administración. Algunos sacerdotes más radicales también intervinieron en las peticiones.

Segunda fase de la Independencia.

En 1814 se produce el regreso de los Borbones a España con Fernando VII, por lo que se vuelve al sistema tradicional. Es apoyado por la Sta. Alianza por lo que defiende el legitimismo, el absolutismo, y las fronteras de antes de 1879. Y he aquí el problema. Tiene que pacificar las colonias americanas. Los planes de Fernando VII no son reales ni abarcables. La política económica no puede desempeñarse en América como él desea puesto que en el tiempo que estuvo retenido por Napoleón, Inglaterra supo infiltrarse económicamente en las colonias, pasando éstas a estar bajo su influencia.

J. Fontana, en su libro La quiebra de la monarquía absoluta concluye diciendo que si España hubiera querido mantener su política económica, tendría que haberle declarado la guerra a G. Bretaña.

Aún así, España comienza a recuperar territorios sublevados, sin embargo había un problema: el ejército de ocupación era ya más americano que español. Por este motivo se renueva el ejército, haciendo posible colocar de nuevo a los virreyes españoles. Independentistas como Bernardo O'Higgins vuelven de nuevo a Buenos Aires, donde se encontraba otro general español sublevado llamado San Martín (aunque era pro-británico). Tenía situado su campamento en Mendoza, en la ladera de los Andes (1817). Desde allí preparó un ejército patriota para la invasión de Chile. Pudo hacerlo gracias a los descontentos que había dentro del ejército (por esta época existe una lucha por que no sólo los nobles puedieran ocupar altos cargos en el ejército). San Martin tardó dos años en planear la invasión, que fue un éxito. España recibió la noticia con mucho retraso (gracias a los planes de San Martín), cuando O'Higgins ya estaba en Chile. Sin embargo fueron derrotados, retirándose hacia el norte. Mientras O'Higgins esperaba la invasió por mar de San Martín, G. Bretaña prestó apoyo al movimiento insurgente. San Martín desembarcó en el Callao. Lima se encontraba en estado de sitio.

Mientras, por el norte, otro independentista traía "de cabeza" al ejército español al mando de Morillo, era Simón Bolívar. Éste contó con apoyo financiero de G. Bretaña y de EE.UU. Desembarcó al norte de Caracas, poniendo en peligro la capitanía de dicho lugar al intentar provocar la segregación de los llaneros y de los estancieros. Contó con la ayuda de los ricos exportadores que pretendían beneficiarse del comercio con Inglaterra. El desembarco de Bolívar fue complejo. Su decisión de liberar a los esclavos molestó a los estancieros, ya que dejarían de trabajar en sus plantaciones de cacao. Los llaneros eran la segunda familia fuerte del lugar (los estancieros, la primera). Eran importantes ganaderos, con una amplia caballería.

España resistió hasta enero de 1820 cuando Riego, renunciando ir a América a solucionar la cuestión, provocó su famoso pronunciamiento en Cabezas de San Juan.

Todavía, sin tropas de refuerzo, los españoles resistirían en América, aunque el vacío de poder generado por el cambio de gobierno en España, fue usado por los independentistas. España intentó solucionar el problema diplomáticamente, sin embargo Bolívar iba aumentando sus fuerzas, al haber pactado con los criollos. En 1821 llega, atravesando la coordillera del Pacífico, a Quito. En 1821 se produce la entrevista de Guayaquil entre Bolívar y San Martín, donde se decidió qué proyecto independentista se llevaría a cabo, el de Bolívar, o el de San Martín. Finalmente se acordó que el primero. San Martín se retiró, dejando a Bolívar como organizador de todo el proceso independentista. Sin embargo, Bolívar nunca pudo conseguir la unidad de toda Sudamérica, como deseaba. Intereses políticos y económicos de otras potencias (como G. Bretaña) se lo impidieron. El modelo político que se impuso fue el republicano. Nacieron así multitud de repúblicas de corte liberal, imitando al británico y estadounidense.

El autogobierno hizo que los mestizos fueran alcanzando puestos relevantes, lo que molestó a los criollos. Llaneros y estancieros se enfrentaron primero entre ellos y luego con Bolívar.

En 1823, España volvía de nuevo al absolutismo con la intervención de la Sta. Alianza y los Cien mil Hijos de San Luis. A partir de aquí España ya no pudo controlar la situación hispanoamericana. Fracasaron las negociaciones diplomáticas. Por otro lado, el 2 de diciembre de 1823 Monroe (en EE.UU.) había dicho que "América era para los americanos", por lo que debía autogobernarse. Finalmente, en Ayacucho se produce la derrota definitiva de los ejércitos españoles del general Sucre a manos de los patriotas peruanos (1824). Hispanoamérica conseguía su independencia. Sin embargo, lugares como México (1821) o como Argentina (1815) ya habían conseguido su libertad hacía tiempo. No obstante, no se observaba un sentimiento unitario entre los indígenas, es decir, que no existía un sentimiento nacional que les llevase a la unidad, de lo que se percató G. Bretaña. Por este motivo también fracasarían los planes de Bolívar. Consiguió la independencia, aunque no la unidad de Sudamérica. Ésta terminó por dividirse en multitud de repúblicas.

La consecuencia de todo esto fue que América se encontraba a la deriva puesto que Europa no podía estar ahí para ayudarla al sufrir revoluciones y graves problemas.

LAS LIMITACIONES DE LOS NUEVOS ESTADOS.

América Latina pasa a depender de entidades exteriores. Queda dividida por factores históricos y así como por otros originados por la guerra. La falta de organización en la contienda así como las razones históricas y demográficas provocaron debilidad política y la desunión.

Consecuencia de la guerra serán también el poder que adquiere el ejército. Se generan cuatro distintos: mexicano, chileno, peruano y argentino. Intervendrán en los conflictos fronterizos así como en los gobiernos (dictaduras).

-- En México y en el resto de América Central no existe unidad real. Se encontraba aislada por la selva (con el riesgo de contraerse la fiebre amarilla si se atravesaba). Sólo podía comunicarse por mar. Esta separación ocasionaría la desunión política.

-- En la zona del interior del Orinoco, incomunicada con los Andes, se encontraba Nueva Granada que terminó dividiéndose en Venezuela, Colombia y Ecuador (1833).

-- El Perú era el centro mayor de control español (virreinato de Lima). Chile era el granero de trigo del Perú. Los grandes terratenientes vendían entonces a bajo precio los productos agrícolas. Otra fuente de riqueza y de interés para España eran las minas de oro. Cuando se produce la independencia se separan Chile y Perú por rencillas coloniales.

-- Buenos Aires se encontraba enfrentada con Motevideo, al otro lado del Río de la Plata. Uruguay surge como Estado tapón entre Brasil y Argentina en 1828, aunque Paraguay ya lo era desde 1811. Bolivia también surgió por el mismo motivo en 1825. Eran Estados que evitaban el roce directo entre los dos países, uno de influencia española (Argentina), el otro portuguesa (Brasil). G. Bretaña evitó que esta última se dividiese en pequeños Estados como lo hizo la América española.

La situación económica es muy pobre. Con la aparición de estos nuevos Estados y ejércitos, la economía del lugar debía producir para sustentarlos, sin embargo ésta estaba basada en monocultivos, cuyos precios dominaban los grandes compradores extranjeros. Sólo se podía comerciar con G. Bretaña. Todo esto hacía difícil la consolidación de los nuevos Estados. Los soldados asaltaban haciendas para obtener sustento cuando no eran pagados, convirtiéndose así a veces el principal factor de estabilidad en el de inestabilidad.

Eran imposible que se produjera una unificación de los ejércitos ya que fueron creados para la defensa de unos Estados contra otros. La importancia obtenida por el cuerpo militar provocó un superávit de soldados y de altos mandos. El poder político se basaba en el ejército. Sin embargo, dentro de los mismos Estados también se producían enfrentamientos entre las distintas facciones.

En relación con esa administración gravosa que sólo legitima el poder ejecutivo pero sin orden en sus decisones y comportamientos, se producen enfrentamientos. El poder es apoyado por la administración en todas sus decisiones, llegando a cometerse verdaderos abusos y enemistades, lo que ocasionó frecuentes golpes de mano por parte de los militares.

Un sistema administrativo que no funciona sólo sirve para apoyar a las clases dirigentes.

En el siglo XIX y XX cada Estado genera su propia administración. Dada la difícil situación económica de estos países se produce una inestabilidad política generada por luchas internas por conseguir el poder. Surge el defensor o el "caudillo", representante de una facción o bando. Solía pertenecer al ejército. El caudillo representa un conjunto de posiciones y actuaciones que reflejan una ideología que comprende la realidad como la lucha entre el Bien y el Mal. El caudillo era el "defensor" del Bien, lo verdadero. Era la solución para imponer leyes y evitar el desorden. El caudillo ponía la "norma justa", que debía ser aceptada por todos aunque no agradase la idea. Era impuesta por las armas. Repartía cargos a aquellos que habían luchado a su lado.

Es curioso, la misma existencia de esta figura es un contrasentido. Surgía de una banda o facción. Imponía la religión católica obligatoria, ponía en venta las tierras del extrarradio de las ciudades (habitadas por indígenas) y no se aceptaban las elecciones.

El caudillo se mantiene en el poder porque favorece a los terratenientes y criollos, ofreciendo tierras, beneficios y privilegios a todos los que estaban de su parte.

Esta figura del caudillo puede considerarse una consecuencia de la Independencia. Veamos otra: las bases económicas.

La economía puede dividirse en dos tipos: una tradicional y otra más moderna. Es una economía dual.

En las costas se encontraba una agricultura orientada al comercio, más innovadora (plantaciones de tabaco, cacao, azúcar, café...). En el interior se encontraba la más atrasada, de subsistencia, sostenida por indígenas.

Por lo tanto, se produce una situación ambivalente:

-- por una parte, plantaciones situadas en las costas, dominadas por hacendados y cultivadas por esclavos y trabajadores a los que se les paga en moneda, incentivando una economía monetaria y comercial, que el gobierno puede gravar;

-- por otra, cutivos de subsistencia, atrasados, situados en el interior, pertenecientes a aritócratas terratenientes, cuyos siervos le pagaban en especie y le trabajaban la tierra (solían ser indígenas).

Conviven ambos mundos por igual. Cuando se produzca la supremacía de uno sobre otro será a finales del siglo XIX y a principios del XX.

Por otro lado, Hispanoamérica había quedado fuertemente endeudada con G. Bretaña debido a la ayuda recibida durante la guerra. Este hecho ayudó a que la economía hispanoamericana no se levantara jamás. Será la libertad y la especulación lo que permita el crecimiento de estos países.

En lo que respecta a la situación política, la cosa tampoco está mejor.

España dejó como herencia el Código napoleónico y el derecho señorial (esto último fue lamentable).

G. Bretaña y EE.UU. aportaron sus ideas liberales en lo concerniente a política (monarquía parlamentaria o república) así como en economía (liberalismo económico).

Como existía un miedo terrible al tradicionalismo, puesto que recordaba a España, todos se decantaron por el liberalismo. Sin embargo, no todos los comerciantes fueron liberales, al igual que los aristócratas, tradicionales. Por el mismo motivo no se produjo una correspondencia exacta entre sectores económicos y partidos políticos. Gobernase el partido que gobernase, no se llevaría a cabo realmente una política nacional, puesto que sólo se defendía el interés de unos pocos.

El poder recaerá en manos de blancos, a pesar de que la mayor parte de la población estaba formada por indios, negros, mestizos y mulatos.

Las bases económicas de los nuevos Estados.

Era fundamentalmente la agricultura: la hacienda y las plantaciones costeras.

La hacienda se encontraba en manos de un noble o criollo. Tenía derechos jurisdiccionales sobre ellas (sistema señorial). Este esquema español continuará tras la Independencia, sin embargo lo hará más descontroladamente, es decir, con más arbitrariedad por parte del hacendado. Antes tenían que responder ante un rey y la justicia se administraba en las chancillerías o audiencias, aunque saliera favorecido el noble la mayoría de las veces. Con la Independencia esto desaparece. Los criollos podrán tener por primera vez representación política en el Estado, antes reservada a los españoles.

La propiedad no es individual puesto que se determina el bien físico y el humano conjuntamente. El noble es copropietario de la tierra (sistema feudo-vasallático). No podía expulsar a los siervos ya que éstos estaban adscritos a ésta. Hacía las veces de "pater" jurisdiccional como "noble" que era, luego justo y bondadoso. Los siervos se convertían así en copropietarios también. No pasará igual con los jornaleros y arrendatarios, los cuales sólo estaban determinados por un pacto contractual por un determinado tiempo. Los siervos era para toda la vida. Sin embargo los aparceros o arrendadores podían también estar contratados de por vida. Normalmente se prefería esto segundo ya que las mejoras en la producción eran mayores. Si era anual el contrato los arrendadores venían a sacar el mayor beneficio posible, esquilmando la tierra, para luego marcharse.

Con la Independencia las haciendas del interior no experimentaron cambios, sin embargo las costeras sí. Los indios fueron sustituidos por esclavos negros que aguantaban más las duras condiciones de la esclavitud, sobre todo en las zonas más cálidas como Colombia, Venezuela, Brasil, el Caribe... .

Los indios se emplearon más en el altiplano peruano, en Argentina, Chile, Uruguay, México, Colorado, California,... . Es decir, en zonas más frescas.

La mano de obra esclava negra e india era básica para la economía de Hispanoamérica. Cuando se prohiba la esclavitud en 1833 tendrán que buscarse otras alternativas.

Los hacendados, absentistas o no, tratarían con los comerciantes y se asentarían en las ciudades costeras.

Los hacendados pueden dividirse en dos categorías: los del interior (con siervos), los de las costas (con esclavos). Éstos, por ser los "pateres", representaban en todo a sus trabajadores (votos, matrimonio, etc).

Las ciudades, en cambio, se adoptan el modo de vida europeo y norteamericano. Al comerciar con el extranjero obtienen no sólo productos básicos sino también maquinaria y otro tipo de adelantos.

En las ciudades podrán verse altos edificios, grandes plazas y glorietas (como las parisinas), calles empedradas... . Se imitan también el tipo de oficios con la venida de inmigrantes europeos. América Latina se adecúa a las necesidades de Europa aunque no evoluciona para autoabastecerse, sino para abastecer al "Viejo Mundo". Habrá intentos de crear industrias en Caracas, Cartagena de Indias, Buenos Aires, México,... , que sin embargo no llegarán a cuajar de manera definitiva. Hubieran necesitado un mercado fuerte y amplio nacional, del que carecieron. Hispanoamérica estaba orientada más hacia la agricultura de subsistencia que a la comercial y a la industria, por lo que no existía población con un nivel económico suficiente como para comprar productos, además, existían amplias zonas despobladas e incomunicadas (zonas selváticas, con riesgos de contraer enfermedades, malos caminos, geografía dificultosa, etc). La única solución era vender al extranjero pero los precios no eran competitivos.

Es curioso observar como la independencia en América fue tan distinta en el norte y en el sur. Norteamérica terminó adoptando un sistema proteccionista y autárquico, mientras que Hispanoamérica optó por el de Bolívar: librecambista.

Los hacendados obtendrán mucho poder, llegando a ser políticos, embajadores, dirigentes, y apoyarán al gobierno.

Las haciendas continuarán hasta el siglo XX, reforzándose incluso, como con Porfirio Díaz en México.

TEMA 3. LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

1790-1846.

LA CONSOLIDACIÓN DE LA REPÚBLICA FEDERAL. REGIONALISMO Y ESCLAVITUD.

Norteamérica surge como entidad alrededor de 1790, cuado la mayor parte de las trece colonias habían firmado la constitución, exceptuando a Rhode Island.

La Independencia da lugar a un nuevo período floreciente, momento en el que se configura la nueva nación.

EE.UU. contaba con una tradición democrática, aunque diferente a la actual. Lo que sí se puede afirmar es que existía una constitución y un sistema unificado que afectaba a todo el pueblo norteamericano.

El período que va desde 1790 hasta 1800 está determinado por la pugna entre dos partidos o tendencias políticas:

-- El Partido Federal, defensor de la constitución y de la unificación política federada.

-- El Partido Republicano.

Ambos se enfrentaron en multitud de ocasiones.

Algunos historiadores creen que la Constitución selló el final de la "revolución burguesa", mientras que otros simplemente niegan que existiera una revolución.

Para Lind, por ejemplo, la independencia no fue la victoria del capitalismo sino la de los terratenientes del Sur y sectores más recos del las ciudades del Norte (propietarios urbanos, algunos industriales y financieros). Pocos pueden considerarse miembros de la nueva clase capitalista. La propiedad es el punto de referencia clave para distinguir si se daba un paso hacia la Constitución ("revolución") o si sólo se trataba de una sustitución del poder metropolitano inglés por el autóctono (no "revolución"). En el Norte nos encontramos con un sector que no era partidario de la Constitución, grupo con cierto grado de independencia (artesanos, comerciantes, contrabandistas, etc). No eran propietarios. Por lo tanto, la Constitución puede considerarse la victoria de la clase propietaria, primero del Sur y luego del Norte, sin embargo, dudaban a la hora de considerar la posibilidad de una unión de los Estados.

Estas tesis de Lind son complementadas por Beard. Éste piensa que la revolución se dio con la Independencia.

El primer presidente fue George Washington.

Washington y su política.

Conformó el primer gobierno con el ministro de economía George Hamilton, quien logró convencer al nuevo Estado de la política que debía seguir. Se trataba de un Estado aún en crecimiento que tenía que organizar. El Estado federal carecía de forma, por lo que resultaba casi imposible llevar a cabo una política concreta, así que Hamilton elaboró un sistema eficaz de Hacienda, aunque aún "en pañales".

Hamilton propuso hacer efectivas las deudas de la guerra. Para ello pagó los bonos al 100% cuando habían sufrido una devaluación del 75 o del 50%. La acumulación de bonos la realizaron aquellos que podían guardarlos. Hamilton quería que la devolución se realizara en un lugar concreto. Con este motivo se eligió Washington como capital del nuevo Estado.

La deuda ascendía a 40.5 millones de dólares de los que 25 eran deudas en bonos.

Tambien se centralizan las finanzas creándose un Banco Nacional. Tendrá varias funciones: -- banco central; -- banco financiero, fomentando el crédito para ayudar a la realización de actividades concretas; -- de recaudación, controlando los beneficios, atrayendo el capital para pagar deudas aunque sea endeudándose con el Banco de Londres.

El resultado de todo esto será una política económica centralizada, que facilitará los créditos a bajo coste, fomentando el sistema industrial americano que llegará a alcanzar una gran importancia.

Hamilton hará posible que se devuelva la deuda de guerra a la Banca de Londres y de Amsterdam. A pesar de endeudarse para ello conseguirá obtener poderosos aliados en estos bancos.

La política de Hamilton fue un éxito, un éxito diplomático.

En lo que respecta a la Hacienda pública, la recaudación se estableció por vez primera con el censo de 1790. Los impuestos eran mayoritariamente indirectos (whiski, el timbre, el rapé, el tabaco, los carruajes...) en definitiva, sobre productos de lujo.

En 1798 se establece el primer impuesto sobre propiedades, viviendas y tierras. Por cada esclavo de 12 a 50 años de edad se pagaría 50 centavos.

De todas las importaciones y exportaciones las aduanas costeras sureñas ingresaban en el anualmente pingües beneficios en el Banco Nacional. Se establecieron créditos para la agricultura, para las manufacturas ("primas") y para los aranceles.

Una parte del capital obtenido en el comercio se destinaba a la agricultura de exportación, luego a las manufacturas y por último a las importaciones. Por lo tanto, salieron más perjudicados los importadores que los poseedores de obligaciones o bonos.

El Sur compraba principalmente a G. Bretaña (no se autoabastecía ya que su agricultura estaba dedicada a monocultivos de algodón, tabaco, cereales..., luego tenía que importar los productos básicos para sobrevivir), mientras que el Norte no necesitaba importar puesto que era autosuficiente. El Sur sería ayudado por el Norte pero a cambio tendría que gravar por sus tierras, esclavos y producción.

El Banco Nacional norteamericano pronto contará con importantes accionistas europeos y de todo el mundo, haciéndose muy relevante.

Las corporaciones mixtas serán las que integren el capital público con el privado, a veces dando buenos resutados, otras veces no debido a la corrupción.

El Banco Nacional favoreció más al Norte que al Sur, ya que financió sus industrias, su comercio y sus finanzas, mientras que el Sur se vio arrastrado por la política económica de Hamilton.

A Washington y su labor centralizadora, le sustituyó John Adams en 1797, federalista. Con él comenzaron los conflictos con los Estados del Sur debido a la promulgación de leyes federales sobre extranjeros y sedición interna.

Thomas Jefferson y su período de gobierno (1801- 1809).

Era demócrata, enemigo del centralismo, pero un tanto pragmático. Rompió con la política seguida por Washington y John Adams. Jefferson llegó al poder como opción reformadora opuesta al centralismo, sin embargo, no alterará el sistema político heredado de Washington, a pesar de criticarlo, ganándose los votos de los conservadores. Aunque en un principio intentó seguir una política reformadora como prometió, a los cuatro años de gobierno dio un giro hacia la derecha centralista, siguiendo una política moderada que favorecía la estabilidad de la nación. Esta posición ambigua terminó generando una ausencia de oposición de partidos hasta 1854. Parece una ironía que en uno de los países abanderados de la democracia no existiera oposición parlamentaria.

El Partido Republicano Democrático de Jefferson terminó llamándose sólo Demócrata.

Hacia 1816 puede decirse que EE.UU. tenía un gobierno estable. Un Estado independiente. Aunque ya no gobernaba Jefferson, continuaba la misma tendencia.

A partir de 1812, EE.UU. comenzó a encargarse de los asuntos del propio continente dada la imposibilidad de G. Bretaña de intervenir debido a su guerra con Napoleón. EE.UU. empezó a ganarle terreno. En 1819 compraba la Florida a España.

Sin embargo, a pesar de la centralización y estabilidad del Estado estadounidense, seguía careciendo de una buena organización, ya que ésta no había cambiado desde el proceso de independencia. La unificación no se llevó a cabo con la suficiente claridad. Continuaban existiendo demasiadas diferencias entre el Norte y el Sur, con diferencia de intereses.

Surgieron entonces las disputas. El Norte defendía los derechos humanos y la libertad, mientras que el Sur sólo quería mantener la mano de obra esclava, de la que tanto se beneficiaba. Estos problemas continuaron latentes por la ausencia de oposición en el Parlamento hasta 1860. Era un tema "tabú" en el Congreso. Sin embargo nos encontramos con ciertos núcleos políticos en el Norte relacionados con grupos religiosos y comerciantes que estaban interesados en que ciertos productos del Sur no salieran al mercado puesto que abarataban demasiado la oferta. Los especuladores también estaban interesados en esto mismo. Sin embargo, el argumento que se esgrime para conseguir estos objetivos económicos era moral: la injusticia que suponía la esclavitud. ¿Por qué este argumento?. Por la sencilla razón de que si se abolía la esclavitud los grandes terrateniente sureños perderían dos cosas: poder económico y poder político (cinco esclavos valían por tres votos, luego cuantos más esclavos se poseyese, más influencia política se tendría).

Jefferson, al pertenecer a la aristocracia sureña, no podía sacar a relucir este tema, quedando soterrado. Sin embargo, el Norte, a partir de 1816, querría provocar una ruptura con los esclavistas del Sur. Con este motivo se fundará Monrovia en la costa atlántica africana, lugar para devolver a los esclavos negros liberados.

Hacia 1820 tiene lugar el "Compromiso de Missouri", donde se trata el tema de la expansión hacia el Oeste. El problema era que el Sur se había dedicado a conquistar territorios del oeste, ganando terreno al Norte, ya que necesitaba amplios terrenos para convertirlo en explotaciones agrarias. Entonces, mediante este acuerdo, se trazó una línea fronteriza hacia el oeste (a la altura de Virginia y Pensilvania), llamada de Maxon-Dixon, entre los territorios que podía conquistar el Norte y los que competían al Sur. En realidad separaba los territorios esclavistas de los no esclavistas.

Es extraño que nadie pusiera objeciones a este pacto, ni siquiera el Sur, que era el que salía más perjudicado. Podremos entenderlo cuando años después EE.UU arrebate a México Texas, que pasaría a poder del Sur.

Hasta 1833 G. Bretaña no se decidió a abolir la esclavitud. ¿Por qué en ese momento?. Por varios factores: porque habían subido al poder elementos de las clases trabajadoras, más identificados con los esclavos; y porque quizás fuera más interesante una máquina que un esclavo, rendía más.

¿Cómo afectó la decisión británica abolicionista los Estados sureños?.

Lo cierto es que la economía surista era esclavista, sacando casi todos su beneficios de este sistema. Mientras, en el Norte, se empezaron a alzar voces contra la esclavitud, siguiendo el ejemplo británico, voces que el Congreso desoyó hasta que un historiador republicano, Abraham Licoln, se hizo con la presidencia de los EE.UU. en 1861. Éste representaba a esos sectores del Norte contrarios a la esclavitud (los ya citados anteriormente junto con los fabricantes de maquinaria). La opinión pública lo respaldó. La guerra estaba ya servida.

Lincoln, no obstante, no decidió acabar con la esclavitud hasta 1863.

LA EXPANSIÓN HACIA EL OESTE Y LA DEMOCRACIA.

En 1819 EE.UU. hacía una importante adquisición, la compra de la Florida a España. Era un punto estratégico excelente, puerta del Caribe.

En segundo lugar comenzó la expansión hacia el oeste, siguiendo el Mississippi hasta asegurar los asentamientos de Ohio y Tennessee. Se formará el Estado de Missouri aunque quedará patente el problema de si era un estado esclavista o no. Dicho asunto se solucionará mediante el "Compromiso de Missouri" en 1820, como ya expliqué. Mediante este pacto Missouri quedaría dividido en dos, una parte esclavista al sur de la línea Maxon-Dixon (paralelo 36º30'), y otra libre al norte.

Durante la misma etapa aparecerán nueve Estados más en el Norte, mientras que el Sur sólo podría crear Arkansas.

Se favorece la inmigración europea para la colonización de las zonas despobladas del Oeste pertenecientes al Norte. La población de 1820 se ve triplicada en 1830 y cuadruplicada en 1840.

La política llevada a cabo por el Norte terminaría debilitando la capacidad demográfica del Sur, luego su sistema agrario expansivo esclavista y su peso político.

La expansión hacia el oeste tuvo una clara connotación económica.

El Sur no contaba con una economía que sirviese para estimular un mercado americano, sino internacional. Lo cierto es que al Sur le convenía más ese tipo de comercio enfocado a la exportación hacia Europa, puesto que de él obtenía maquinaria inglesa a un precio menor a la americana, a cambio de abastecer de algodón y demás productos exóticos a G. Bretaña a bajo precio. En un principio, el Sur era proteccionista pero cuando vio sus posibilidades se pasaron al librecambismo, lo que molestó enormemente al Norte.

Así que el Sur vio con recelo la propuesta de reforma arancelaria de la que eran partidaria los elementos del Norte. Como los terratenientes sureños tenían una gran influencia en la política del país consiguieron salirse con la suya, sin embargo, con la pérdida paulatina de ese control, la tensión se fue agravando, llegando Carolina a estar a punto de ser invadida.

El Sur quería unirse con el Oeste, ya que sus demandas tampoco eran atendidas por Washington. Mientras, el Norte se dedicaba a crear periódicos abolicionistas que trataban de centralizar el Estado. A partir de 1830 el Sur se siente aislado por la opinión pública.

Un problema básico para la "conquista del Oeste" serán las comunicaciones. En el Sur nos encontramos con el Mississippi, y en el Norte con la costa atlántica. El ferrocarril se extenderá con rapidez, alterando las zonas de influencia. Enlazará puntos del Norte hacia el Oeste tales como Boston, New York, Detroit, Philadelphia, Chicago, etc. Se construirán dos líneas: la Central Pacific, y la Union Pacific. Ambas competirán.

La propaganda será excesiva, tanto abolicionista en el Norte, como antiabolicionista en el Sur. El motivo es que había una serie de intereses ocultos. En el Parlamento irán ganando terreno los abolicionistas.

Si no hubiera aparecido el maquinismo, el problema no habría tenido solución, pero como las máquinas sustituían la mano de obra esclava, al final no se perdía tanto.

En 1840 un grupo de terratenientes que habían comprado terrenos en Texas (por entonces de México) plantearon un referendum: ¿Quería Texas seguir perteneciendo a México o pasar a formar parte de EE.UU.?. Lógicamente los tejanos prefirieron pertenecer a una nación que empezaba a perfilarse con gran fuerza: EE.UU. Aún así México no se conformó y hubo un enfrentamiento. EE.UU. tomó Río Grande, atacando por la retaguardia, anexionándose también Nuevo México y California. El proceso acabó en 1848. Un año después se produciría la "fiebre del oro" en California. Por este motivo fue el Norte el que transgredió las normas tomando bajo su influencia el Estado de California, impidiendo al Sur la salida al Pacífico.

CONSECUENCIAS DE LA INDEPENDENCIA DE LOS EE.UU.

La Independencia fue llevar a la práctica el ideal republicano de un Estado independiente, no colonial. ¿Era posible que un Estado no europeo se dotara de un sistema de gobierno que tuviera en principio un representante de la nación sin dinastía vinculada a lo religioso?. Sí, lo que produjo honda sensación en Europa y en Sudamérica, contagiando los deseos de independencia a las colonias francesas y españolas.

Los representantes del gobierno jacobino francés llevaron un programa en el que se planteaba un ruptura en el sistema político y económico. Tuvieron que decidirse por un sistema estatal. Esto mismo afectó a las trece colonias de la costa este de Norteamérica, como en las islas y demás territorios americanos.

Haití:

Representa parte de la isla de Sto. Domingo, bajo posesión francesa, la otra mitad estaba bajo influencia española.

Haití era la principal exportadora de caña del Caribe, al menos hasta 1804, cuando le sustituye Cuba.

Al estar en posesión de Francia, se vio seriamente afectada por el jacobinismo, especialmente a partir de 1793 cuando una serie de revolucionarios franceses llegaron a la isla, teniendo de su parte a la armada.

La vida para los mestizos se había hecho imposible dados los contactos con elementos extranjeros (nueva cultura, nuevas enfermedades...). No eran lo suficientemente fuertes para la esclavitud así que se sustituyeron por esclavos guineanos. Apareció el dominio de las grandes plantaciones al cargo a veces de gente de color que servían a los hacendados blancos.

Hacia 1793 se produce un levantamiento de esclavos. Parece ser que fueron alentados por los revolucionarios franceses para hacer ver a la nobleza su nuevo orden dentro de la sociedad. Al final se llega a un pacto. Un gran número de esclavos lograrán de alguna manera cierto reconocimiento. Después del levantamiento de la Fit se generó una comunidad importante de esclavos autoliberados que volvían a la isla, después de haber luchado en la Revolución Francesa, como artesanos, porteadores, etc. Buckman fue uno de los negros que organizó a estos esclavos liberados para imponer un poder político en la isla controlado por ellos. Inició una revuelta que acabó con la vida de muchos blancos. G. Bretaña entabló relaciones con estos negros libres para conseguir ayuda en el enfrentamiento final con Napoleón, sin embargo, al final no les dieron todo lo prometido. Haití se convirtió en un ejemplo para los independentistas de Venezuela y de otros lugares de América.

Canadá:

Candá era la otra parte del territorio inglés en América del Norte que no estaba incluido en las trece colonias.

La Independencia generó un pacto entre Francia, España y EE.UU, por el que se le otorga a la segunda el control de gran parte del Mississippi. A cambio se le pidió una política de no apoyo a G. Bretaña.

Los ingleses se quedaron entonces con aquella zona al norte de los Grandes Lagos y del río Hudson que estaba fuera de la influencia de las trece colonias independizadas (EE.UU.). Dakota era por entonces también territorio británico.

Canadá se mantendría como colonia británica hasta la primera mitad del siglo XX. El sistema político se imitó del inglés, con un Parlamento. Se dividió en dos regiones: la Luisiana (antes ocupada por los franceses); y Terranova (de dominio británico constante). Por este motivo se generó un doble gobierno: un en la zona inglesa y otro en la de lengua francesa. El mayor número de población lo tenía la zona pro-francesa, mientras que el político, la inglesa.

Brasil:

EE.UU. apoyaría desde un principio la independencia de Brasil, como también lo haría Inglaterra. Brasil se convertiría en el país mimado por G. Bretaña ya que Portugal era pro-británico. Tanto es así que la corona portuguesa se refugió en Brasil por consejo de Inglaterra mientras Napoleón invadía la península ibérica. Se creó así una dinastía paralela en Brasil. Incluso después de vencido Napoleón, en 1821, el rey Juan se negaba a abandonar Río de Janeiro. Finalmente terminó abandonando Brasil tras mucho insistir. Ante la independencia de los territorios americanos españoles, los ingleses alentaron a los portugueses para que mantuvieran su colonia unida, sin divisiones territoriales.

Brasil se organizó como un Estado federal, creándose un imperio con tendencia a dominar toda sudamérica. A pesar de todo, Brasil era una potencia débil, con gobiernos federales. Brasil había conseguido su independencia en 1822. El gobierno imperial se mantuvo desde 1822 hasta 1888. Le sucedió una república. El primer emperador fue Pedro I, al que sustituyó Pedro II. Cuando se anuló la esclavitud se produjo un levantamiento en señal de protesta de los terratenientes cafeteros, al mismo tiempo tuvo lugar la guerra cubano-española. Estamos en 1888.

Mientras se mantuvo la influencia inglesa en Brasil nos encontramos con un gobierno imperial y una constitución federal. Cuando fueron los norteamericanos los que influyeron en la zona, tendremos un gobierno republicano.

LA DOCTRINA MONROE.

En 1823 aparece esta doctrina cuando Monroe, en el Congreso, al dirigirse a los parlamentarios afirmó que la política americana sólo debía llevarse por americanos: "América para los americanos". Era un claro aviso para ciertas potencias europeas, como G. Bretaña, que con sus transacciones comerciales y financieras no dejaba de intervenir económica y políticamente en el continente. EE.UU. estaba pensando seriamente en sustituir a la potencia británica y ¿qué mejor manera de hacerlo que defendiendo un principio tan liberal y honorable como el derecho al autogobierno?. Sin embargo, al decir que América era para los americanos sólo se estaba excluyendo al resto de los continentes, pero no a Norteamérica que, al pertenecer al continente, era lícito intervenir el el sur del mismo o en cualquier otro punto americano. En un principio era imposible ya que EE.UU. no poseía un ejército propio ni una marina, al igual que los demás Estados coloniales americanos. Sin embargo, cuando adquiera fortaleza militar, no dudará en intervenir en Cuba, Puerto Rico, el Caribe... , sustituyendo a G. Bretaña. Por tanto, la relevancia de esta doctrina se verá posteriormente, a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

A partir de 1898 EE.UU. crearía fronteras y Estados (guerra con España por Filipinas...).

La doctrina Monroe se divide en dos etapas:

-- desde su formulación, en 1823, hasta 1898;

-- y desde 1898 en adelante, cuando se hizo más efectiva con la intervención norteamericana activa en muchos territorios americanos.

En 1815, EE.UU. tenía una parte de su territorio por el noroeste, cerca de Canadá, en poder ruso. Era una zona de interés para los barcos balleneros rusos, que venían a repostar. Otra zona, por el sur, estaba bajo poder de los españoles (la Florida, Nuevo México...). Y por el norte estaba Canadá, bajo poder británico. EE.UU. se encontraba rodeado y temía que estos países se expandieran ocupando la zona del Oeste, cerrandoles a ellos el paso.

Sin embargo, España se encontraba débil tras la contienda con Napoleón, por lo que terminó vendiendo parte de su territorio (la Florida en 1819). Los rusos también vendieron su parte, y se realizó un pacto con G. Bretaña por el que se aseguraban las fronteras.

Al menos la América del Norte estaba asegurada pero, ¿qué pasaba con la del Sur?. La independencia de las colonias españolas americanas se veía venir hacia 1820, por lo que Monroe se adelantó a G. Bretaña formulando su doctrina, impulsando a los sudamericanos a defender sus territorios contra la metrópoli española y contra los ingleses.

En 1823, con la vuelta del absolutismo en España, había riesgos de que ésta interviniera de nuevo en los territorios americanos.

La doctrina Monroe tuvo varias manifestaciones. Monroe esra demócrata, gobernaría sin oposición. Gran Bretaña tenía que negociar con América, reconociendo los Estados o gobiernos independientes. Se va dibujando el panorama político republicano americano, aunque no claramente nacionalista.

Por tanto, se produce un levantamiento de dos clases: uno de las colonias hispanas del sur, y otro de las colonias hispanas centrales. A partir de ahí, todo es un montaje político, es decir, la creación de los distintos estados.

La doctrina Monroe se considera activa a partir de 1898, a partir del desembarco norteamericano en Santiago en apoyo de los dirigentes cubanos. Estados Unidos es quien decide realmente la independencia de las colonias cubanas.

En 1895, un militar norteamericano, llamado Mac Mahan, teoriza sobre el problema naval en la historia. Termina haciendo una propuesta final a los políticos norteamericanos. La historia habia demostrado que las escuadras navales cuando se dividian corrian el peligro de perder. En trafalgar, los ingleses dividieron en dos a las escuadras para ganar. Por este motivo, la armada debía estar concentrada en un lugar. Mac Mahan propone una solución, ya que norteamérica no se podía dividir en dos para hacer un canal atravesado por una misma escuadra, habia que escoger un punto por donde poder hacerlo, ese sitio sería Panamá, donde los franceses ya lo habían intentado anteriormente.

Norteamérica compró los derechos a los franceses y mediante el pacto con Bouneau-Varilla, norteamérica encargó la construcción del canal. Era necesario pagar los derechos a Colombia, por lo que se incentiva la independencia de Panamá. Se inició la contrucción y se garantizó para cien años el usufructo. Se inaguró el Canal de Panamá en 1914.

Se integra Puerto Rico en una zona libre, mientras que a Cuba se la obliga a aceptar la enmienda Platt, es decir, que toda desición internacional que tomara debía ser consultada a Estados Unidos primero.

Estadios Unidos se apodera de Hawai, y luego de Filipinas, sustituyendo a España en el Pacífico.

Era lógico este tipo de política en una época donde el Imperialismo estaba al orden del día.

Cuba y Filipinas ocasionaron problemas a Estados Unidos. Se resistieron a aceptar a los nuevos propietarios, casas de comercio, y a la nueva lengua inglesa. Estados Unidos no tendrá más remedio que concederles la independencia.

Desde estas primeras intervenciones hasta la época de Teodoro Roosevelt, Estados Unidos había efectuado los movimientos políticos necesarios para situarse a la cabeza del continente.

A partir de 1890 se crea un sistema organizativo unificado, organismo que representa a toda América. Se trata de la asamblea Panoamericana (1892), donde se reunen todos los ministros de exteriores de los paises americanos para tratar temas mundiales y continentales. Es el foro donde Norteamérica impone sus opiniones a los de Sudamérica. Estos últimos protestarán, más aún cuando la intervención de Estados Unidos sea mayor. Exigirán reuniones que la potencia estadounidiense desoirá.

En 1913 y 1914, Estados Unidos necesita el apoyo de los paises sudamericanos al estallar la Primera Guerra Mundial. Entonces sí pedirá reuniones.

El Panamericanismo evita la organización individual de Sudamérica, y las medidas militares son las que imponen la hegemonía.

Las compañias norteamericanas, después de la Primera Guerra Mundial, intervendrán en Sudamérica, ya que Europa ha visto seriamente perjudicado su poder económico.

Es entonces cuando la doctrina Monroe alcanza su punto culminante. Determinó el aislamiento de América (política a puerta cerrada).

América intervino en Europa durante la Guerra, y luego la abandonó, aunque dejó sus compañías, al igual que por todo el mundo. A partir de entonces se desentendió de la política internacional, aunque sus empresas continuaron allí.

Norteamérica invirtió en Alemania con créditos a largo plazo a partir de 1920, para reconstruir la nación. Igual haría en el resto de las potencias europeas excombatientes. Sin embargo, a partir del crack de 1929, los americanos necesitaron recuperar ese dinero, retirando los capitales invertidos, lo que originó un desplome de la economía europea. Este sería uno de los motivos por el que el facismo nació en Europa, culminando en Hitler y en la Segunda Guerra Mundial.

Estados Unidos intervino también en este conflicto a partir del bombardeo de Pearl Harbour por los japoneses.

Estados Unidos intervendrá de nuevo en la política exterior con Franklin Delano Roosevelt, reelegido por tercera vez.

En el periodo comprendido entre 1929 y 1945 acaecen una serie de problemas internos originados por el crack de la bolsa. Es necesario ayudar a las empresas y sindicatos para mantener a los empobrecidos. El conflicto se resuelve mal y termina con la guerra.

EE.UU. desarrolla una nueva forma económica durante los años 20. Aparece las industias de electrodomésticos, con lo que se mejora el nivel de vida de la población. Aparece el consumismo.

TEMA 4. LA CONSTRUCCIÓN DE LOS ESTADOS IBEROAMERICANOS EN EL SIGLO XIX.

LA FRAGMENTACIÓN POLÍTICA.

El plan de unión de toda sudamérica de Bolívar fracasó porque nunca consiguió establecer acuerdos con las regiones del cono sur, que eran partidarias del plan de San Martín. Bolívar sólo consiguió la unidad en la zona tropical ecuatorial (la Gran Colombia, y las Provincias unidas de centroamérica). Los intentos de unión con México fracasaron ya que éste no se beneficiaría de intercambios comerciales para obtener productos complementarios al poseer el mismo clima toda esa zona, luego la misma producción agraria. En cambio, el comercio con las zonas templadas sí que les hubiera convenido (como venían haciéndolo con ingleses y norteamericanos; hasta los años 60 del siglo XIX no tendrán influencia en la zona tropical los franceses, italianos y alemanes). De aquí sacamos algo relevante, las alianzas que se establecen tienen una base económica, porque así hay una complementariedad de las economías. Por otro lado, mayormente la fragmentación americana se debió a las dificultades del medio físico y geográfico, que aislaba amplias zonas mediante cadenas montañosas, selvas, etc.

El aspecto político se complementará, como ya vemos, con otros problemas básicos en el momento de la independencia:

-- Falta de entendimiento entre Bolívar y San Martín.

-- La política regional heredada de los españoles. Las minas eran el único recurso de Sudamérica para estimular su economía, muy importantes para los españoles. Por ese motivo se acentúa el predominio de Perú hacia el que hay un rechazo por parte de las demás zonas sudamericanas. Una serie de tensiones políticas entre Argentina, Perú y Brasil obligarán a la formación de una serie de Estados colchones: Bolivia, Paraguay y Uruguay.

-- Problema político entre Bolívar y los dirigentes mexicanos.

-- El problema geográfico y físico. Sensación de lejanía entre los distintos países de Sudamérica. No existían caminos sino selvas y ríos. Esto ocasionaba una gran dificultad para poner de acuerdo a gente esparcida por tan enorme territorio, especialmente cuando había que solucionar un asunto urgente puesto que se tardaba también mucho en llegar de un sitio a otro. Las selvas eran una fuente de enfermedades y peligros, mientras que los caminos a través de las enormes montañas eran también muy difíciles.

-- El problema del Caribe, zona muy colonizada por distintas culturas (franceses, españoles, ingleses, e indígenas). Con dificultades económicas para comunicarse. G. Bretaña cotrolaba los precios de los productos tropicales al poseer el principal mercado de producción tropical. A esta potencia le interesaba que los mercados de la zona estuvieran fragmentados, y así poder comprar al que más barato vendiese, ya que era la única compradora.

-- El federalismo también ocasionó divisiones. En Brasil, las principales zonas cafeteras eran Río de Janeiro y Sáo Paulo. Éstas imponían sus precios a todo el país, beneficiándose sólo ellas. La fórmula federal facilitó el desequilibrio en el sentido económico. De esta manera la Gran Colombia se fragmentó en los Estados de Venezuela, Ecuador y Colombia. Esta fragmentación convenía a G. Bretaña, que podía beneficiarse mercantil y financieramente. Fue el motivo por el que evitó que le sucediera lo mismo a Brasil.

Los historiadores se preguntan el motivo por el que no sucedió esto en EE.UU. Las circunstancias geográficas son semejantes; aunque no selváticas, sí desérticas. También posee amplias zonas montañosas casi infranqueables. Sin embargo, la economía de EE.UU. desde el momento de su independencia tenía ya el sentido del capital muy asumido. Poseían un importante capital mercantil que les proporcionaba los medios suficientes para iniciar la colonización. Éstas posibilidades también las tuvo Sudamérica, sin embargo su error estuvo en el liberalismo preconizado por Bolívar dentro de unos Estados fragmentados con falta de organización que propiciara el autoabastecimiento. EE.UU., en cambio, tuvo una economía protegida, proteccionista, hasta que se encontrara en una posición lo suficientemente fuerte para abrir sus fronteras a los productos extranjeros.

Hacia 1860, Sudamérica tenía ya la forma actual casi. Sólo quedaban por resolver algunos conflictos fronterizos entre Bolivia, Perú y Chile (1885), junto con la lucha de los cubanos por la independencia. En 1900 la obtendrá Panamá.

INMIGRACIÓN Y MANTENIMIENTO DE LAS ESTRUCTURAS SOCIALES COLONIALES.

Se necesita mano de obra cualificada por lo que vienen inmigrantes europeos que: traen una técnica ya más moderna, y están formados en el capitalismo.

Sudamérica, al independizarse, contaba sólo con 17 millones de habitantes, por lo que su gran problema será la ocupación de los espacios. Sin una amplia densidad poblacional no se generaría un mercado nacional poderoso que estimulase la economía. Ese es el motivo por el que se abren las puertas a la inmigración. Era necesario estimular la economía y el comercio, así como propiciar el crecimiento poblacional de las ciudades. Un país no podía sostenerse con poca población y producción puesto que se necesitaba sacar dinero mediante impuestos.

La política de colonización fue un auténtico fracaso en Colombia (zona de clima poco propicio para los europeos), mientras que un éxito en Argentina, al estar situada en una zona templada favorable al asentamiento europeo (italianos, franceses, españoles...). Los europeos siempre buscaron zonas parecidas a sus lugares de origen, es decir, zonas templadas.

La política de poblamiento tuvo un doble resultado:

-- En el caso de Argentina tenemos una política poblacional desde 1850 hasta 1900, que luego se ampliará hasta 1914.

-- En el caso de los países situados más al norte, como Venezuela y México, se produce un movimiento más tardío. Desde 1880 hasta 1914.

Las zonas más colonizadas por europeos serán Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela y México.

El sistema poblacional latinoamericano no tuvo posibilidad de dirigirse de forma centralizada, como sí pudo hacerse en EE.UU. No existe un sólo modelo de colonización y producción, como sí ocurría en Norteamérica, sino muchos variados. La población que más abunda es la india y mestiza, y la que menos, los blancos y los negros.

En la cúspide de la pirámide social nos encontramos a los criollos (blancos, descendientes de españoles). Normalmente hacendados (estancieros) o altos dirigentes. Sustituyeron a los españoles tras la Independencia. Solían tener todos grandes haciendas, aunque dirigidas por patronos mientras ellos vivían en las urbes (absentismo). Se apoyaban en políticos conservadores que defendían sus intereses, como el presidente Rosas en Argentina, ya que eran la mayor fuente de riqueza de los Estados. Solían hacer que se desarrollara un programa agrícola favorable a sus haciendas. Había quienes se dedicaban al ganado como los estancieros, que exportaban carne, huesos (para blanquear el azúcar), etc. A veces apoyarán a militares o caudillos para que restablezcan el "orden", es decir, para que sigan siendo ellos los que manejen indirectamente la política del país.

En el segundo escalón de la pirámide social empezando por arriba nos encontramos a los mestizos y mulatos, que ejercerán puestos tales como de militares, peones..., es decir, trabajadores de las clases medias.

En el tercer escalón tenemos a los indígenas, que ni siquiera se integran. Sobreviven en sus territorios selváticos o montañosos, de forma nómada, exceptuando a algunos como los gauchos (integrados por los estancieros). Son el último recurso del Estado, aunque cada vez se les ha ido quitando más territorios al no poseer contratos que justifiquen que son de su propiedad.

Por último nos encontramos a los negros, en estado de servidumbre o esclavitud. Serán un problema a la hora de integrarse en la sociedad cuando se abola la esclavitud (hasta 1888 habrá esclavos en Sudamérica).

La organización social, tras la Independencia, dependerá del trabajo que cada uno desempeñe en la sociedad aunque, básicamente, quedará la misma organización piramidal, sólo que los blancos españoles son sustituidos por los blancos criollos. Sin embargo, sólo habrá una manera efectiva de ascender y es mediante el ejército. Los mestizos emplearán ese camino, llegando a ser coroneles, comandantes e incluso generales como Sucre. A veces conseguirán gobernar mediante el apoyo de su etnia, como le pasó a Juárez en México, replegando los intereses criollos. La importancia del ejército radica en que no hay fuerzas políticas bien organizadas, por lo que el ejército interviene ante el desgobierno.

La administración no es profesional dado que los que llegan al poder colocan a sus allegados, familiares, amigos, nombrando "a dedo". Esto se traducirá en una desorganización estatal, económica y social. Además, aparece la figura del "cesante", funcionario que es destituido por un tiempo hasta que vuelven a subir los suyos al poder.

Todos estos problemas aparecen dada la inexperiencia política y, además, Sudamérica no tuvo buenos maestros (el mismo Estado español estaba desorganizado).

Todos los latinoamericanos se consideran liberales al haber cortado con la potencia absolutista española. El monarca español era el único dueño de todos los territorios americanos, cediendo algunos a sus favoritos aunque no en calidad de propiedad. Este sistema señorial (donde el gran señor era el rey) terminó con la Independencia. Así que por oposición a la monarquía absolutista española los latinoamericanos se consideraron liberales. No se aceptan las reglas del Estado colonial, sino las formas organizativas del Estado moderno.

Sólo existían dos partidos en un principio, y continuarán siendo los más fuertes incluso en el siglo XX:

-- El Partido Liberal Conservador (conservadores).

-- El Partido Liberal (liberales).

El modelo sobre el que se construirán todas las repúblicas se basa en dos principios:

-- Libertades de todo tipo (de prensa, de expresión, de asociación...).

-- Representación parlamentaria, con un ejecutivo y un presidente que nombra a los jueces (modelo británico, mejorado por la influencia estadounidense y de los liberales españoles).

En economía también nos encontramos con el modelo liberal, lo que permite la instalación de organizaciones bancarias norteamericanas y extranjeras. Esto también sucedió en EE.UU. con la única diferencia de que los propios norteamericanos también participaron como socios en las empresas (empresas mixtas), cosa que no ocurrió en Sudamérica.

Los bancos, casas de comercio o financieras son plenamente británicos (con su casa matriz en Londres), estadounidenses, alemanes, franceses, etc. Esto suponía que sólo se beneficiaba el país extranjero que invertía allí puesto que si era necesario perjudicar Sudamérica para beneficiar a la metrópoli financiera no importaba, se hacía. Por otro lado, muchos bancos extranjeros se quedaron con territorios, haciendas... en Sudamérica al haber sido hipotecados o puestos como aval.

Se produce un pacto entre los propietarios y las fuerzas del orden (militares como Rosas, Juarez, Porfirio Díaz...). Las entidades financieras favorecerán la obtención de créditos bancarios a las clases propietarias que verán incrementado su poder y su influencia, incluso en los territorios casi desocupados. Se produce así un reforzamiento de la propiedad establecida, creciendo las familias poderosas. Los campesinos, o se adscriben a un sistema agrícola tradicional o modernizado, o caen en la miseria.

Esta ocupación de los espacios vacíos provoca que cada vez haya menos territorio salvaje para las tribus indígenas (problema que aún hoy continúa, pero ¿por cuanto tiempo?). Durante el siglo XIX los indígenas pasaron de ser dueños de sus existencias a depender de los Estados y de los poderosos. Esto producirá revueltas como la Revolución Mexicana a partir de 1910.

¿Qué pasa con la esclavitud?.

Bolívar, cuando llegó a Caracas en la segunda oleada revolucionaria, no acaba por liberar totalmente a los esclavos (era liberal, luego abolicionista). A partir de la Independencia fue cuando desapareció en esa zona la esclavitud negra, pero quedarán reductos en Brasil y en las Antillas. Chile y Argentina continuarán con el comercio de esclavos (el presidente Rosas parece ser que fue el cabeza visible de un emporio negrero), así como los demás países donde se había abolido la esclavitud (zona del Trópico de Capricornio). Al acabarse con la esclavitud se pasará al estado de servidumbre (se trabajará por un plato de comida y una choza).

LA DEPENDENCIA DE LA ECONOMÍA INTERNACIONAL.

El sistema colonial no fomentó el crecimiento demográfico, vital para la creación de mercados nacionales y reactivar la economía sudamericana. No faltaba tierra, sino que había mucha sin explotar, lo único que sucedía es que la explotada estaba en manos de poca población, lo que provocaba menos nacimientos y menos prosperidad económica y familiar.

Al no hacer falta aumentar la producción por la poca densidad poblacional, se llegaba a la agricultura de subsistencia, estancándose el crecimiento demográfico.

La única agricultura que estaba destinada a la exportación y al comercio eran los monocultivos costeros, trabajados por esclavos. Con la abolición de la esclavitud se reemplazaron éstos por trabajadores remunerados, lo que estimuló el crecimiento poblacional e introdujo una economía monetaria, aumentando el nivel de vida de los trabajadores para poder comprar en un mercado nacional. Sin embargo esto sólo se encontraría en las zonas costeras como en México (lino, leguminosas, maíz...), Haití y Cuba (caña de azúcar), Centroamérica (bananas) ð zonas de monocultivos de exportación. Los grandes centros de concentración poblacional serán Sáo Paulo, Caracas, Buenos Aires, Valparaíso, El Callao, Guayaquiri, etc.

Exceptuando ese sector de exportación, el resto de la economía crecía a un ritmo muy lento. Los siervos no se sentían estimulados a trabajar para otros, sin obtener beneficios.

¿Por qué este sistema de monocultivos destinados a la exportación sólo se articularon en las costas?. Sencillamente porque la dificultad del paisaje, de la orografía, del terreno, y los escasos caminos hacían muy difícil el transporte hacia las costas de los productos del interior. A veces transcurrían varios días antes de poder llegar, teniendo que pernoctarse por el camino y salvar obstáculos y peligros; era muy arriesgado y poco rentable. El mercado adonde había que llevar los productos se situaba normalmente en las costas o en las grandes ciudades.

Por ese motivo, en vez de agricultura, lo que se introdujo fue la ganadería en esas zonas del interior. Por otro lado, al encontrarse las costas dominadas por los monocultivos de productos destinados a la exportación, había que traer del interior los destinados al consumo humano de primera necesidad. Esto era un problema puesto que, dadas las dificultades señaladas en el transporte, llegaban muy encarecidos.

Sin embargo, con el tiempo, las comunicaciones se irán mejorando, pudiendo llegarse cada vez más a los territorios del interior a buscar alimentos y materias primas.

Nos encontramos por tanto con una economía dual:

-- en las costas ð monocultivos de trigo, textiles, algodón..., destinados a la exportación;

-- en el interior ð cultivos de trigo, también ganadería (carne y cuero).

El interés principal del Estado por la ocupación de los terrenos vacíos se debía a que así se fomentaba el mercado, y con ello al nivel poblacional. A más población, más impuestos, luego más ganancias para el Estado (tasas al alcohol, tabaco, jerez, sal...).

El sistema organizativo de la producción era la hacienda. Ésta determinaba el sistema de trabajo y el reparto de los bienes (la mayor parte para el hacendado), aunque en las zonas costeras el colono tendrá mayor participación de los beneficios.

En Argentina se contrató mano de obra extranjera temporal (europea), principalmente italianos del valle del Po. Éstos trabajaban durante el verano americano en los cultivos y en invierno (julio, agosto...) volvían de nuevo a Italia. Esto mismo pasaba en Río de Janeiro y en el Río de la Plata, en las plataciones de café.

Las zonas que más inmigrantes europeos recibieron fueron sobre todo la templada (Argentina...) y la tropical (las Antillas, México...).

También acudieron chinos como mano de obra barata para las zonas tropicales.

Como podemos ver hay una clara dependencia económica del exterior, teniendo en cuenta que no se alteró el sistema social ni económico. El principal problema estuvo en la ausencia de mercado nacional que exigiera otros productos distintos a los agrícolas. Por ese motivo, los produtos manufacturados tuvieron que importarse de otros lugares (G. Bretaña, EE.UU., etc).

Se produce un control británico sobre la economía sudamericana. México y Buenos Aires, grandes ciudades que imitaban un modo de vida más europeo y norteamericano por contagio (inmigrantes...), verán abastecida su alta demanda por la oferta británica, que terminó hundiendo a las empresas catalanas y vascas establecidas allí desde el siglo XVIII. Los británicos llegarán a controlar casi todos los mercados (Río de Janeiro, Montevideo, Buenos Aires...), favoreciéndose de la debilidad española en la zona.

En el siglo XVI, el sector demandante de productos era Europa, y el ofertante era América.

Pero, ¿cómo evolucionó la demanda europea y cómo se adecuó la oferta americana?.

Se empleaba el sistema de colonato. Mientras que el mercado evolucionaba favorablemente en América del Norte, en América del Sur no sucedía igual. Los siervos y esclavos no cobraban monetariamente, luego no podían estimular un mercado.

Mientras que en América del Norte eran los propios propietarios los que cultivaban sus tierras, en América del Sur no, eran los arrendatarios o aparceros, colonos que alquilaban la tierra al señor, pagándoles con parte de la cosecha (sistema señorial). Sus beneficios eran mínimos por lo que no se estimulaba el sistema productivo. Éste fluctuaba ante la inexistencia de mercado interno.

La producción latinoamericana dependía de los mercados europeos, al carecer de mercados propios. Con la Independencia lo único que se hizo fue sustituir el mercado español por el americano, británico, francés, etc. Con este cambio se producirá también una alteración de la demanda. Si antes se pedían productos que hicieran falta en España, ahora se pedirán para Holanda, G. Bretaña, ... , países en plena expansión económica que demandarán productos distintos tales como el trigo, la carne, el cuero, los abonos (guano, nitrato de Chile...), el caucho, etc.

España intentó remontar ofertando productos más competitivos que sin embargo perdieron la batalla ante los ingleses y holandeses, mucho más baratos. Esto provocó un desequilibrio favorable a América que se veía libre de elegir entre los productos que más le beneficiaran, no como antes, que no tenía más remedio que comprárselos a la metrópoli al precio que estuvieran o recurrir al contrabando.

Tras la crisis que sufrió Europa en la década de los setenta del siglo XIX, se planteó la posibilidad de transladar a Sudamérica (México y Buenos Aires principalmente) empresas pequeñas o medianas para beneficiarse de la mano de obra más barata (en Europa se había encarecido gracias a los logros del movimiento obrero) y dar salida a un alto número de emigrantes. Gran parte de las riquezas naturales (tierras, minas , bosques, selvas...) quedaron expoliadas. ¿Hasta qué punto se puede hablar de un desarrollo económico y no de una dependencia económica?.

La economía dependía de la demanda europea y ésta basculaba entre una serie de productos con una intensidad irregular. Unas veces se demandaba mucho de un solo producto y otras veces muy poco, lo que desorientaba a los agricultores y provocaba su ruina. Esto afectó a toda la economía sudamericana.

Lo que más se demandará serán productos de clima templado (trigo,...) y tropical (café, tabaco, algodón, ....), minerales (estaño, cobre, plata, ...) y caucho.

Esos productos agrícolas se desarrollarán en África y Asia (colonias inglesas y francesas principalmente) a partir de 1900 y se venderán a menor precio, invadiendo los mercados internacionales. Esta competencia afectó directamente a Sudamérica, ocasionándole múltiples pérdidas incluso en los momentos de auge de la economía internacional.

Por lo tanto, nos encontramos con que la economía sudamericana era totalmente dependiente del exterior (G. Bretaña y EE.UU.).

A partir de 1890, con el descubrimiento de las cámaras frigoríficas, América veía abiertas sus posibilidades, sin embargo, se necesitaban grandes inversores que pudieran comprar barcos frigoríficos, y éstos no podían ser otros que los británicos y estadounidenses, con lo que nos encontramos de nuevo con una dependencia económica.

LA INESTABILIDAD POLÍTICA DE LAS NUEVAS REPÚBLICAS Y LA REFORMA LIBERAL: DESAMORTIZACIÓN Y OCUPACIÓN DE LOS ESPACIOS LIBRES.

A partir de 1850 se modificaron algo las leyes españolas, sustituyéndose el sistema señorial (la administración civil en manos de la Iglesia, el diezmo, etc.). Comienza la Reforma Liberal.

Se implanta el Estado civil, con un presidente y una constitución. Los títulos no serán dados por las universidades religiosas, sino por las laicas. Igualdad ante la ley. Sistema liberal. Todos podrán participar en el gobierno de la nación.

Todo esto no es más que la influencia de la revolución de 1848 en Europa, cuyo radio de acción alcanzó a América pero ya sobre 1850.

Sin embargo, ¿cómo podía crearse una serie de Estados liberales cuando aún continuaba la esclavitud en determinadas zonas o el comercio de esclavos?.

Para los teóricos será cuestión de crear un mercado libre, como en Europa. La Reforma Liberal consiste en liberalizar el mercado de tierras. Pero ¿cómo?. Mediante desamortizaciones.

Es un proceso complejo basado en la pérdida de los principios que generaron la sociedad feudal y en el establecimiento de la propiedad fundamentado en el humanismo liberal o individualismo.

La Iglesia carecía de propiedades individuales (estaban prohibidas por la Santa Sede), todas eran comunales, como los indígenas. Todos los bienes revertían sobre la comunidad, repartiéndose los beneficios. Serán las tierras de estos dos grupos las que se desamorticen.

Se necesitan tierras cercanas a las ciudades para agilizar las transacciones comerciales (menos dificultad en el transporte de productos). La Iglesia contaba con estas tierras desde los tiempos coloniales, luego serán las principales afectadas por la Reforma Liberal. Las de los indígenas se encontraban muy lejos, razón por la que serán menos perjudicadas.

Los máximos beneficiarios serían los criollos y las arcas estatales.

Podemos dividirlo en dos grupos:

-- Los que tenían capital pero no tierras.

-- Los que tenían tierras pero no capital.

Muchos nobles feudales se apuntaron al programa de reformas liberales para adquirir tierras que habían perdido porque la Iglesia las había conseguido en tiempos de la dominación española.

Hubo también criollos que deseaban vender sus tierras al estar colmados de deudas, pero el mayorazgo se lo impedía, así que también se apuntaron al sistema liberal para abolir esa norma y poder vender tranquilamente.

Los que tenían dinero pero no tierras eran fundamentalmente los personajes pertenecientes a la administración, así como los abogados, médicos, financieros, comerciantes, ..., que habían conseguido alguna que otra fortuna. Al haber estudiado conocían perfectamente las leyes del mercado y su mecanismo. Especularán y comprarán las tierras de la Iglesia. Por otro lado, les convenía la movilidad social que aportaba el nuevo sistema liberal ya que no eran nobles.

Consecuencias de la desamortización:

-- Movimientos de capital y de tierras.

-- Nueva clase social que adquiere un enorme poder, gobenando las distintas repúblicas: los latifundistas.

-- Se genera un mercado amplio de trabajo y consumo en las zonas costeras.

-- Se ponen las bases para la industrialización al invertir los capitales generados en la construcción de vías férreas e infraestructuras. Sin embargo, al no estar dirigido por el Estado, puesto que era liberal y no interfería en los asuntos económicos, beneficiará a ciertos intereses privados y extranjeros, ya que sólo se apuntará a generar un mercado de exportación.

Objetivos que se conseguirán con la Reforma Liberal:

-- Se acabará con la propiedad comunal (sobre todo en el cono sur: Perú, Bolivia, Guatemala...) excepto en los lugares con comunidades organizadas como en México, Colombia, Venezuela y Chile.

-- Se ocuparán áreas vacías (zonas centrales y lugares como Ecuador, Bolivia y Perú, lentamente; el Río de la Plata, Sáo Paulo, Amazonia y Antioquía, rápidamente).

-- Comienzan a hacerse estudios detallados sobre las condiciones de acceso a la propiedad de la tierra, sobre el tipo y sistema de cultivo que de mayor rentabilidad en la zona, etc.

-- Penetración de capital extranjero (inglés, español...).

LA CULTURA POLÍTICA: ENTRE EL LIBERALISMO CONSERVADOR Y EL RADICAL

Hagamos un estudio regional.

Hispanoamérica puede dividirse en tres zonas:

-- El sur (zona templada, con más población blanca)

-- Zona andina (más mestizos en indígenas, comercio poco ágil con Europa)

-- Centroamérica y México (zona tropical).

* La zona sur: Lugar de desembarco de los navíos europeos, con mucha vida comercial y, por tanto, con mucha población. En ella se agrupan Argentina, Uruguay y Chile. Acudirá población blanca en grandes cantidades, sobre todo de España, Italia y Portugal. Ello permitirá el establecimiento de lazos culturales y comerciales.

-- Argentina. En 1826 se daba una Constitución muy parecida a la estadounidense (libertad, igualdad ante la ley, y derecho a la propiedad). Buenos Aires, su capital, creció enormemente durante todo el siglo XIX. Se convirtió en el granero de Europa.

Bernardino Rivadavia fue el elaborador de la Constitución, al que le siguió el doctor Rosas. Este último se consideraba el defensor de los gauchos, reformando el sistema de sociedades, con lo que se beneficiaron enormemente los estancieros.

En 1852 el general Urquiza derrotaba a Rosas en una votación censitaria, sustituyéndolo en el gobierno de la nación. Éste sí que era contrario a los estancieros, yendo por la senda liberal. La Constitución dejó de ser centralista y pasó a ser federal.

-- Uruguay. Se producen una serie de guerras civiles entre los estancieros (propietarios conservadores) y los mestizos de Montevideo. Ambos se enfrentarán políticamente (unos compondrán el Partido blanco, y los otros el Partido Rojo). Montevideo generó un comercio muy importante, llegando a rivalizar con Buenos Aires, al exportar el mismo tipo de productos, sobre todo cárnicos.

-- Chile. En la zona costera estará colonizada mayormente por blancos, mientras que en la andina por indios. Santiago de Chile y Valparaíso tendrán un fácil acceso al tráfico marítimo, obteniendo altos beneficios con el comercio de exportación. Riqueza minerológica. Las dificultades orográficas empujan a la comunicación marítima.

Diego Portales favorecerá la extracción minera de cobre, hierro, plata y salitre.

El capital inglés es sustituido por el americano, sin embargo, se ven dificultadas las inversiones extranjeras debido a los golpes de mano, lo que no impedirá que el sistema democrático liberal continúe. O'Higgins será uno de esos militares que tomarán el poder pero sin alterar el orden constitucional.

* La zona andina:

Los Andes se extienden de norte a sur en el extremo occidental de Sudamérica, abarcando una serie de países (tiene una enorme longitud y altura) tales como Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Panamá, y algo de Chile.

Se puede dividir en dos zonas:

- Los valles con acceso al mar, donde se practica el monocultivo destinado a la exportación, generando amplios beneficios.

- La zona interior del altiplano, sin salida al mar, con una economía muy diferente, practicándose los cultivos de subsistencia y autoconsumo, con menos capital y escasos beneficios. El grado de libertad civil es menor. Los indígenas y mestizos suelen trabajar como siervos para el hacendado o estanciero.

En general, la zona andina estuvo menos integrada por la colonización española que la del cono sur. La población predominante es india o mestiza. El grado de desarrollo es menor que en el Sur. Nos encontramos con zonas muy aisladas debido a las selvas y problemas del relieve, como Bolivia y Perú.

-- Ecuador. Juan José Flores fue líder de Ecuador. Rocafuerte, liberal, fue su opositor. Este último planteó la socialización de la cultura mediante escuelas, al mismo tiempo que unificar la política del Estado y la lengua.

En 1859 se erigió como presidente García Moreno. Cuando terminó el enfrentamiento entre Rocafuerte y Flores fundó un régimen civil. Se aprobó una Constitución civil, adoptándose el Codigo napoleónico y una política liberal. Sin embargo el voto era censitario (no universal, como en una democracia), poniéndose las bases para emprender una política de derecha.

-- En Colombia nos encontramos con el general Santander. Consiguió la independencia. Se produjeron pugnas entre los llaneros (liberales) y los caucheros (proteccionistas). Terminaron ganando los primeros por lo que el liberalismo se impuso. Los "sabaneros" de Bogotá intervinieron en la lucha favoreciendo a unos u a otros.

-- En Venezuela tenemos a Paez, quien consigue la independencia en 1830, con una Constitución. Se produjo entonces una lucha entre Maracaibo y Caracas por la capitalidad de la nación. Terminó convirtiéndose en un Estado federal por las enormes diferencias que les separaban. En 1780 se produce la Reforma Liberal (poder civil y desamortizaciones).

A finales de siglo se produce un enfrentamiento entre los llaneros (ganaderos del interior) (conservadores) y los plantadores de la costa (liberales) por diferencia de intereses económicos.

*Finalmente tenemos la zona de Centroamérica y México:

Gobiernan los criollos, descendientes de españoles (aristocracia blanca). El resto eran indígenas o mestizos. Los criollos utilizaron a éstos para conseguir la independencia. El concepto de rentabilidad (para los criollos) y supervivencia (para los indígenas y mestizos) era mayor que el patriotismo.

Algún historiador como Schnerd ha afirmado que no tenían alternativa: o elegir la anarquía, o la "camisa de fuerza".

México desarrolló una política muy cercana a la de EE.UU (gran influencia debido a la cercanía). Consiguió otorgarse una Constitución federal en 1828. Pero tuvieron serios problemas con EE.UU. En 1844 Texas pasaba a poder estadounidense por un referéndum. El general Santana respondió invadiendo el territorio con su ejército. Se produjo entonces la famosa toma del Álamo. Sin embargo, EE.UU. atacó por la retaguardia, arrebatando a México no sólo Texas, sino Nuevo México, Arizona y California.

Santana fue sustituido por Juárez, apoyado por EE.UU. para evitar el revanchismo. Cuando estalle la guerra civil en Norteamérica sí que se producirá el revanchismo. En 1860, Napoleón III impuso a Maximiliano I en el trono imperial de México. Maximiliano fue derrotado por Juárez, con apoyo estadounidense. EE.UU. aplica entonces la doctrina Monroe ("América para los americanos"), impidiendo que ningún europeo interviniera en América.

A Juárez le sustituyó Porfirio Díaz, su lugarteniente, que permitió la entrada de amplio capital estadounidense en México.

TEMA 5: EL DESARROLLO ECONÓMICO DE LOS ESTADOS UNIDOS.

El desarrollo económico tiene lugar tras la Guerra de Secesión (a partir de 1865). Es cuando EE.UU. se convierte al proteccionismo, a diferencia de America Latina (librecambista). El desarrollo económico tiene lugar durante toda la segunda mitad del siglo XIX a partir de la fecha indicada.

El Estado presta ayuda a ciertas empresas que parecen rentables, formándose los famosos trust, que terminarán monopolizando casi el mercado (unión del capital financiero con el industrial). La empresa tiene asegurado el mercado, con lo que no corre el peligro de ir a la bancarrota. Esto permitirá a las empresas crecer aunque no multiplicarse, porque exigen un mercado exclusivo (no les conviene que haya mucha competencia para poder monopolizar bien el mercado). A pesar de todo se produce una falta de capital, cuestión que se solucionará a partir de 1914 con la llegada del dinero europeo, que buscaba cierta seguridad ante la guerra. Es en este punto donde se produce una inflexión.

La etapa proteccionista pues durará desde 1865 a 1914.

LOS CONFLICTOS REGIONALES Y LA EXPANSIÓN TERRITORIAL.

Los conflictos regionales existían desde hacía mucho tiempo atrás. EE.UU. no se convirtió en una nación tras la Independecia dada las diferencias entre el Norte y el Sur, con dos economías distintas, dos políticas, dos sistemas sociales, dos mentalidades enfrentadas, etc.

La política que se hacía desde Washington no beneficiaba por igual a los dos polos. Los créditos bancarios beneficiaban más a los productos sureños.

Sin embargo, hasta 1850, EE.UU. no tomó conciencia de su falta de unidad y acuerdo. Surgieron una serie de conflictos regionales o problemas:

-- El concepto de mercado nacional. Para los yanquies o abolicionistas era necesario que hubira un mercado nacional. A esto se oponían los suristas ya que les perjudicaba en su alianza tácita comercial con los ingleses.

-- El tipo de economía. Los del Norte querían un sistema proteccionista, mientras que los del Sur uno librecambista.

-- El tipo de mano de obra. Los suristas defendían la esclavitud, mientras que los del Norte eran partidarios de la mano de obra asalariada (abolicionistas).

-- El cambio en el gobierno. Desde 1817, con Jefferson, el Partido Demócrata, favorable a los intereses sureños, había estado en el poder casi sin oposición. Sin embargo, en 1854 se produjo la fundación del Partido Republicano, partidario de un mercado único favorable a los Estados del Norte.

Todos estos conflictos terminarán desembocando en la guerra.

Para Sánchez Barba la guerra se habría producido con industrialización o sin ella.

Adams afirma que era necesaria la guerra para unificar los mercados y el sistema estatal.

El conflicto será ya inevitable cuando en 1860 se produzca el cambio en el gobierno, ganando el Partido Republicano con Lincoln.

Sin embargo, los historiadores no se ponen de acuerdo a la hora de determinar las causas de la guerra. Existen distintas corrientes como nos señala Claude Fohlen en su libro La América anglosajona:

* 1. La tesis nacionalista. Apareció a finales del siglo XIX. Es una tesis conservadora y atribuye al Sur toda la responsabilidad de la guerra. La única causa palpable del estallido fue la esclavitud. Considera más la guerra como una rebelión.

* 2. La tesis económico-social. Apareció con posterioridad a la crisis de 1929. Se basa en la idea de "segunda revolución americana". Su mayor defensor fue Charles A. Beard. Consistía en afirmar que la causa fue las diferencias socio-económicas que había entre el Norte y el Sur. Y fue una revolución porque señaló la victoria de la burguesía del Norte sobre la aristocracia sureña y sus "estructuras feudales". El centro del conflicto fue la esclavitud pero siempre bajo una mirada económica, no moral. Señala también el importante papel desempeñado por el Oeste en la génesis del conflicto, primero cercano al Sur y luego al Norte.

* 3. La tesis revisionista. Critica la tesis anterior, rebajando las diferencias económico-sociales que, según Beard, produjeron la ruptura entre el Norte y el Sur. Estos conflictos no eran nada nuevo. La esclavitud existía desde el siglo XVII y desde un principio las sociedades y economías habían sido distintas. Así que las razones que explican el conflicto fueron el nerviosismo, el fanatismo por ambas partes (razones afectivas e irracionales). El surgimiento del Partido Republicano en 1854 con su prograba abolicionista aceleró el conflicto, más aún cuando Lincoln salió elegido en 1860.

* 4. Los ataques al revisionismo. Se critica las razones sentimentales argüidas por los revisionistas. El problema central era la supresión de la esclavitud. Ésta no se podía conseguir mediante medios pacíficos (como decían los revisionistas) ya que el Sur no lo hubiera permitido.

El estudio más reciente lo ha realizado Allen Nevis haciendo una síntesis de estas teorías. Da un importante papel a la esclavitud y a los intereses económicos, así como a las diferencias sociales, culturales y económicas entre el Norte y el Sur. Desde 1848 el país carecía de un verdadero líder que unificara las distintas posturas, esto junto con la victoria del Partido Republicano precipitó los acontecimientos.

El debate sigue abierto.

Los Estado del Sur decidieron separarse de la Unión (ya que pertenecían a ella voluntariamente, al menos eso era lo que se estipuló cuando aceptaron la Constitución americana). Se decidió formar una serie de Estados Confederados en torno a Virginia

La victoria en 1860 del Partido Republicano simbolizaba la victoria del partido de la industria (norteños), mientras que el gobierno anterior del Partido Republicano, sin oposición parlamentaria, había significado el dominio de los plantadores del Sur.

La Guerra de Secesión afectará a los mercados e industrias europeas que se nutrían de productos norteamericanos (trigo, maíz, algodón). Tendrán que buscar vías alternativas (algodón de Egipto y la India, trigo de la zona balcánica y de Argentina...).

LA GUERRA DE SECESIÓN Y LA RECONSTRUCCIÓN NACIONAL.

La guerra fue el paso indispensable para unificar una zona territorial y poblacional dominada por el gobierno federal, favoreciendo su política económica y cultural. Se pretende la unificación total (de mercado, de leyes, de lengua, de criterios artísticos, de enseñanza, etc). Sin embargo, el principal objetivo es eliminar el sistema esclavista y establecer cambios en la industria, ayudada por el gobierno de la nación.

Hay que decir, que todos se beneficiaron de la guerra, ya fueran directa o indirectamente.

La guerra de Secesión se inició a pesar de las medidas que se tomaron para evitar que el Sur se alarmase por la victoria presidencial de Lincoln. A pesar de todo, Lincoln no impuso la ley que otorgaba la libertad al hombre negro y prohibía su compra-venta (esclavitud) hasta bien avanzada la guerra (1863). Parece que fue el Sur el que inició la contienda al atacar el fuerte Sumter, situado en la costa de Washington. Sin embargo, el Sur nunca intentó invadir el Norte, sino sólo separarse y mantener sus fronteras. Éste fue el pretexto para invadir el Sur.

Los confederados eligieron a Jefferson Davis como presidente, adversario de Lincoln. Éste realizó un llamamiento a la población para ir a la lucha, a la que todo el Sur respondió.

Los Estados sureños que tardaron más en integrarse en la insurrección fueron Virginia y Carolina del Norte (Estados que estaban al norte de la línea de Maxon-Dixon, por lo que tenían una influencia mayor del Norte).

Finalmente tenemos a Georgia, Florida, Tennessee, Alabama, Mossouri, Arkansas, Luisiana, Texas, Virginia y Carolina del Norte y del Sur como contendientes, formando parte de los Estados Confederados. 11 Estados contra 23 Estados norteños que sin embargo contaban con una capacidad poblacional muy similar (22 millones cada bando). No obstante, la superioridad económica e industrial era para el Norte, donde estaban las fábricas en su mayoría.

La guerra.

La guerra se encuentra a caballo entre un conflicto bélico y político.

A pesar de que el fuerte Sumter fue atacado el 12 de abril de 1860 no fue hasta 1861 cuando empezó la guerra. La razón era que el Sur necesitaba el reconocimiento de todos los Estados esclavistas de la causa confederada. El primero en adherirse fue Carolina del Sur, y uno de los últimos Carolina del Norte, junto con Virginia. Curioso ¿no?. Si no se hubiese llegado a un acuerdo político unitario entre los Estados sureños no hubiera habido guerra.

No se hizo un referéndum para saber si el pueblo sureño quería la guerra, fue una decisión de los altos mandos y de los ricos hacendados contra la política agresiva del Norte.

Carolina del Sur fue la primera en atacar, desencadenando un conflicto que duraría casi cinco años. Se abordó desde tres perspectivas: militar, polítca, y ocupación.

La contienda se dividió en tres etapas basadas en los ataques dirigidos hacia:

1.-- Zonas costeras.

2.-- El valle del Mississippi.

3.-- La costa norte atlántica.

1. El ataque al fuerte Sumter entra dentro de esta primera etapa. Fue bombardeado para expulsar a la marina del Norte. Aunque empezó ganando el Sur, en el conflicto marítimo terminó venciendo el Norte, bloqueando todos los puertos confederados, lo que agravó la situación política y militar del Sur. G. Bretaña, aunque lo intentó, no pudo romper el cerco marítimo creado por los norteños para impedir el comercio confederado de exportación con Europa (base principal de su economía, al no ser autosuficientes, como el Norte). Sin embargo, el Sur pudo contar con algunas naves que defendieron con éxito algunos puertos como el de Nueva Orleans. El bloqueo naval afectó más al Sur que al Norte, siendo continuo durante los cinco años de batalla. Aquí se jugó con la guerra de desgaste, que terminó asfixiando al Sur. Sin embargo no estaba todo perdido puesto que la mayor fuerza del Sur no estaba en el mar, sino en su ejército terrestre. Así tenemos que aunque la guerra marítima jugara un papel esencial, no resolvería el conflicto.

2. En el valle del Mississippi nos encontramos una influencia enorme del Sur. Desde Nueva Orleans hasta Ohio el predominio de la cultura surista esclavista es evidente. Eran ciudades que vivían del comercio a través del Mississippi, que se convirtió en un símbolo del Sur. El Norte atacaría sirviéndose del ferrocarril (como Ulises S. Grant), mientras que el Sur a través del Mississippi.

3. El Sur se asentó mejor en la zona situada entre los Apalaches y la línea de costa, burlando a Grant. Sin embargo, éste utilizó el ferrocarril para llevar a sus tropas de la Unión, atacando por la retaguardia, hacia las ciudades de Nueva Orleans y Richmond (capital de la confederación, donde estaba el presidente Jefferson Davis). Con la toma de esta ciudad se ocupa la sede del poder y el principal núcleo organizador del bando confederado, por lo que la desmoralización y el desorden no tardarán en aparecer entre los soldados. Se cometerán enormes genocidios como en la famosa batalla de Gettysburg (1863).

Lincoln quiso que la contienda fuera algo más que una derrota militar para el Sur, una valiosa lección moral. Sin embargo los resentimientos llegarían a acabar con su vida cuando en 1865 un confederado le acribillaba a balazos al salir del Ford's Theatre en Washington. Le sustituyó en el poder el sector radical, enemigo acérrimo del Sur, lo que provocaría una etapa muy triste de miseria y humillación para los Estados sureños.

La reconstrucción nacional.

Incluso después de finalizar la contienda, algunos grupos seguían batiéndose en la costa. Algunos territorios del Sur pasaron a manos mexicanas.

Los Estados sureños permanecieron un tiempo ocupados por las tropas de la Unión, a partir de que Jefferson Davis renunciara a la presidencia, firmándose la rendición incondicional de Lee ante el general Grant en Appomatox Court House en 1865.

La muerte de Lincoln caldeó más el ambiente revanchista al acusarse a los confederados de su asesinato. Por este motivo, en las nuevas elecciones celebradas en 1866 ganó el sector más intransigente, anti-surista.

El Sur quedó dividido en cinco distritos y fue puesto al mando de un oficial con plenos poderes de la Unión. Comienzan las limitaciones:

-- los nuevos gobiernos no podrían tener miembros que fueron confederados durante la contienda;

-- debían respetarse los códigos raciales;

-- quedaban excluidos de la administración cualquier responsable que hubiera ocupado cargos durante el período anterior.

En 1868, el presidente de la Unión, Andrew Johnson (quien gobernó de 1865 a 1869) quiso suavizar las medidas represivas para evitar el riesgo de revanchismo. Su secretario de Estado Seward propuso medidas más agresivas que el Congreso rechazó.

En 1869, seis Estados del Sur se encontraban ya integrados en la Unión, con gobiernos libres, no intervenidos por las tropas norteñas. En 1871 otros cuatro obtenían la misma categoría, sólo faltaba Tennessee.

Hoy día se escuchan muchas versiones históricas, dependiendo de la simpatía de los historiadores por el Norte o por el Sur. Unos denuncian la política brutal a la que se vieron sometidos los estados sureños, mientras que otros la justifican. Sin embargo, es necesario obtener una visión global de los hechos.

El ejército, al ocupar las zonas en litigio confederadas, inició una reforma que benefició al control y a la desaparición de los restos del ejército confederado. Sin embargo, fue una integración tan forzada que los resultados no convencieron a nadie. Por este motivo los historiadores critican la "Reconstrucción de Andrew Johnson".

Con la desilusión generada tras la guerra, sólo se prestaron a ocupar cargos oficiales, bien por necesidad económica o bien por presión política, aquellos que habían formado parte de los Estados Confederados del Sur. Sin embargo, el ejército, mediante un golpe de efecto, desarticuló todos los gobiernos. Los suristas los llamarán "gobiernos impuestos". La represión se dejó caer sobre ellos con toques de queda, limitación de los derechos de los ciudadanos, descontrol de la especulación (que se ciñó sobre el Sur), el aumento de los impuestos, etc.

Durante el gobierno de Stephenson, de 1869 a 1873, se produjeron algunas denuncias de apropiaciones indebidas de fondos destinados a reactivar el Sur. Afectó a políticos, empresarios y nuevos ricos al verse acusados de cometer tales delitos.

Los historiadores del Norte dicen que la corrupción no sólo se limitaba al Sur y se debió al cansancio de la población, exhausta tras la contienda que terminó con un saldo de 600.000 muertos y pérdidas que rondaron los 8.000 millones de dólares.

El Partido Republicano gobernará desde 1865 hasta 1913, por lo que la opinión de la prensa estará a favor del Norte, salvo durante el período demócrata de 1875.

Sin embargo, el desempleo hizo que los negros terminaran trabajando los mismos campos de algodón que antes de la guerra por un sueldo miserable. Irónico ¿no?.

Durante la década de 1870 parece que "desaparece" algo el rencor contra los confederados al salir ganadores en las votaciones el Partido Demócrata.

Aunque oficialmente, tras la guerra, desaparecieron los "códigos negros", aún existirá por mucho tiempo la segregación racial (problema que aún hoy día continúa).

Durante el período demócrata no se alteraron los aranceles, defendiéndose el proteccionismo. Tampoco se frenaron los subsidios estatales a las empresas. Se apoyó el trazado del ferrocarril así como la creación de bancos nacionales. Se aceptó el capitalismo, por lo que no se desestabilizó el Estado.

Donde sí que se dio un cambio fue en el tema de los impuestos. Existía una gran preocupación por la falta de cpital. Era necesario conseguir dinero mediante impuestos al producto del trabajo o de la renta. Se determinó que el peso de la hacienda no recayera sobre el comercio exterior, sino sobre los particulares, impidiendo el aumento de los aranceles lo que hubiera perjudicado al Sur. A pesar de ser proteccionista se sigue aceptando la política de Lincoln, lo que dio gran estabilidad al Estado, permitiéndose la industrialización (aunque siempre con falta de capitales hasta 1914).

En 1877, el presidente Hayes firmó un compromiso, parecido al de 1820, por el que la Unión no sólo consideraba que los gobiernos del Sur habían cumplido con sus obligaciones, sino que habían abandonado el sistema esclavista y adoptado el liberal de forma natural, no forzada.

Cuando las tropas abandonaron los territorios ocupados sureños, la antigua aristocracia blanca volvió a ocupar el poder.

No obstante, la Guerra de Secesión tuvo importantes repercusiones. Los EE.UU. terminaron por configurarse como un todo uniforme, haciéndose semejante a todo el territorio las reglas económicas. Éstas determinaron una mejor distribución del capital existente. Sin embargo las diferencias entre el Norte y el Sur continuaron. Mientras que las industrias norteñas se beneficiaron de las ayudas estatales y de los beneficios obtenidos durante el período bélico, surgiendo poderosos "trust"; en el Sur las industrias fueron inestables, oportunistas y temporales.

LA INDUSTRIALIZACIÓN Y EL PREDOMINIO REPUBLICANO.

Desde 1867 hasta 1900 se produce una etapa excepcional bajo el predominio republicano.

EE.UU., de ser un país básicamente agrícola, pasa a ser la primera potencia industrial tras G. Bretaña, junto a Alemania.

Con los trust aparececen los grandes magnates de las finanzas y de las industrias y, paradógicamente, cada vez eran más los americanos que no accedían a la riqueza. Fohlen llamará a esos magnates "señores ladrones".

Es extraño que en una etapa de crisis mundial, que duró desde 1873 hasta 1898, EE.UU. creciera. Quizás se debió a su proteccionismo. Lo cierto es que apareció maquinaria a vapor en los cultivos de la zona del valle del Ohio y del Mississippi, mejorando la producción y el nivel económico de los campesinos. Ante la introducción de maquinaria se impondrá el tipo de explotación extensiva (gran propiedad), más rentable que la pequeña propiedad.

Factores que determinan el desarrollo económico.

Gracias a la política de atracción de población, se consiguieron poblar vastas extensiones de territorio, con lo que se articuló un enorme mercado comercial donde colocar los productos de la industria, y laboral (mano de obra abundante para la actividad industrial o agraria, así como de servicios). Esto mismo fue lo que no consiguieron crear los países sudamericanos, un amplio mercado nacional. El desarrollo del ferrocarril facilitó el hecho puesto que articuló regiones extensas o distantes, favoreciendo el comercio.

Sin embargo, la gran mayoría de la población continuaba en el nivel de subsistencia, especialmente la gente de color liberada tras la guerra.

La inmigración (especialmente de Europa, Sudamérica, África y Asia) fue uno de los principales factores que estimularon la economía estadounidense. Puede dividirse en tres etapas:

1ª.-- De 1820 a 1896: Inmigración masiva de anglosajones y alguno europeos del Norte.

2ª.-- De 1896 a 1921: Llegada de europeos del Sur (España, Italia...), lugares que acaban de incorporarse plenamente a la Revolución Industrial. Es mano de obra no cualificada luego perfecta para impulsar la industria.

3ª.-- De 1921 hasta la actualidad: Se reduce la inmigración.

Veamos ahora cual fue la estratificación laboral de estos inmigrantes:

- Los nórdicos (alemanes, noruegos, suecos, polacos...) se fueron ocupados en la agricultura.

- Los anglosajones (irlandeses y escoceses) se encargarían del comercio, del sector servicios y de las profesiones liberales.

- En comerio y transporte también se emplearán a alemanes.

- Los ingleses se dedicarán a ocupar los puestos más elevados de la sociedad (élite de profesionales).

- Los latinos (italianos, españoles, sudamericanos, portugueses) se dedicarán a los trabajos manuales con menos cualificación.

La evolución de los precios ocasionará problemas tras la guerra civil. Antes ya se habían producido varias crisis agrícolas (1812, 1830, 1850) que se irán repitiendo con ciclos cortos llamados de Juglar. Pero a partir de 1865 aparece otra crisis, esta vez producto de problemas industriales. En dicha fecha, los ferrocarriles habían ocupado ya todos los territorios rentables, saturándose las inversiones, luego ¿hacia dónde dirigir el capital ahora?. Esta desorientación produjo una crisis, que se acentuó a partir de 1880 debido a la llegada masiva de inmigrantes (paro, chabolas, miseria...).

En 1898 se produjo otra nueva crisis al descubrirse oro en Alaska, lo que ocasionó una huida de capitales, de mano de obra, etc, hacia dicho lugar. En 1911 nos encontraremos con el problema de los excesivos monopolios, por lo que saldrán las leyes anti-trust. Y en 1929, el crack financiero.

Por tanto, cada 25 o 30 años nos encontramos con una crisis.

La reconstrucción.

Se reconstruyó la economía del país reactivando la economía, la industria, los servicios, las empresas y el mercado.

La agricultura: El aumento espectacular de la producción agrícola estadounidense, llegando a convertirse tras la Primera Guerra en el primer exportador mundial de cereales, se debió a la gran extensión de tierra fértil sin propietarios que el gobierno repartió a los colonos (acción ya iniciada por Jackson, lo que se llamó el reparto equitativo, hecho por primera vez en las llanuras del Ohio). Pues bien, en la zona del medio oeste se siguió el mismo ejemplo (era la zona más fértil de EE.UU.). El reparto se hizo mediante lotes iguales, manteniéndose el principio democrático de igualdad, durante el período comprendido entre 1830 y 1880.

En el Norte (Dakota y Oregón) se ocuparon con ganado; y en las praderas y valles de los ríos se ocuparon con cultivos cerealísticos principalmente.

Tras la Primera Guerra, el sistema proteccionista (impuesto de aduanas) fue debilitándose a favor del impuesto progresivo sobre la renta y el patrimonio. De esta manera se estimuló la industria privada, llegando a convertirse en impresionantes "trust" sostenidos por financieros como Rockefeller, Vanderbilt, Morgan, que terminarán por monopolizar el mercado. La zona donde más se desarrollará la industria será en la costa nordeste. Será entonces, cuando EE.UU. pueda competir al haber adquirido una gran fortaleza, pasándose al sistema librecambista. Estos monopolios estadounidenses serán ahora los que establezcan los precios (sustituyendo a G. Bretaña en esa labor). Sin embargo, al hacerse tan poderosos, llegando a formar incluso oligopolios, harían peligrar la libertad del mercado, por lo que el gobierno norteamericano decidió poner coto a los "trust".

La producción de maquinaria dará lugar a un gran número de mercados internacionales abiertos, ya que éstas podían adquirirse mediante créditos, además, a bajo precio, favoreciendo su exportación internacional.

La industria: Gracias al protecionismo encontrará un mercado abierto, sin explotar. La inmigración proporcionará mano de obra barata y abundante para propiciar el desarrollo industrial y beneficiará la estabilidad de los estados europeos, al aliviar la tensión demográfica.

La inmigración también reforzó la capacidad de consumo norteamericana. Los emigrantes pasaban a engrosar partes de los consumidores urbanos, favoreciendo la industria del consumo. Los escedentes generados favorecerian la adquisición de nuevas maquinarias y el empleo de más trabajadores.

La organización empresarial y la investigación: La organización empresarial tiende a especializar la producción. Los "trust", al estar apoyados por el Estado, generan una cierta dependencia gubernamental. Los monopolios ascienden, al igual que los "cartels" en Alemania y en Japón. Todos quieren conseguir el apoyo estatal.

Sin embargo existió una primera etapa de organización libre hasta que empezaron a crear los trust en 1865. A partir de entonces se produce una primera etapa de expansión lenta hasta 1877.

Desde 1877 hasta 1900 se produce un auge enorme de los monopolios. Estamos en la era de los inventos, en la que Estados Unidos tuvo gran participación. Inventos como el de Edison fomentarán toda una serie de industrias fundamentadas en el uso de la electricidad (electrodomésticos). Sin embago, la maquinaria norteamericana no será de tan buena calidad como la Alemana. Al ser más barata, permite su renovación en poco tiempo por lo que el tiempo de vida de la maquinaria es menor. El gobierno estadounidense favoreció a aquel que tenía menos poder adquisitivo, con las esperanzas de convertirlo en un futuro consumidor.

EE.UU. realizará muchas más transaciones que los alemanes y el resto de Europa. Se trata de un mercado de alta consumisión, mientras que Europa sigue sin consumir lo suficiente, y por tanto, sin elevar demasiado el nivel de vida.

El mundo obrero que se generará: Jonhson fué sustituido por Ulises Grant, quien dió un gran impulso al ferrocarril, realizando las primeras reservas indígenas. Se avanzó mucho en la conquista del Oeste. Aparecieron quince estados, entre 1870 y 1910. De 38 millones de habitantes, se pasó a 76 en 1910. También se duplicaron los precios, lo que afectó al Oeste, que se resistió a causa del desarrollo generado en el resto del pais, cuando la frontera siempre había sido el núcleo principal del desarrollo.

Los trabajadores agrícolas del Sur se aliaron con los del Oeste. La libertad de comercio fué el objetivo principal de los demócratas, siendo una etapa de continuidad con los proyectos políticos previos.

Los obreros pedian el aumento de salario, siendo apoyado por los demócratas, que en aquel instante estaban en la oposición (gobernaban los republicanos). Los "Caballeros del Trabajo" y la "Federación Americana del Trabajo" actuará a favor de los obreros con reivindicaciones económicas y políticas.

Los monopolistas de finales del siglo XIX se convirtieron, tras la conquista de Panamá, al radicalismo. Eso mismo le pasó a Roosevelt, que de republicano pasó a ser radicalista demócrata. Pretendió un cambio político, limitando el poder de los tust mediante la Hepburn Act (1907) que completaba la ley Sherman de 1890 (leyes anti-trust). También impondrá el dólar en el Caribe.

Consecuencias de la industrialización: La población creció y el PNB aumentó. Se invirtió más en manufacturas y en servicios que en alimentación. Gran auge d ela industria textil y siderúrgica, siendo el sector del automóvil el que unificó a ambas. El ferrocarril entró en crisis sobre 1870, al saturarse la inversión (las redes ya no fueron tan rentables, porque los productos transportados no eran de gran interés). Se apoyarán industrias con solvencia. Aparatos ya conocidos pero mejorados o nuevos.


El automovil: La industria estadounidiense consegirá adecuar la empresa al mercado, por lo que los mercados internacionales tendrán interés en los productos nortearmericanos. Se adopta el sistema de produción en cadena, el trabajo a destajo, etc. A finales del siglo XIX aparrecerá el sector punta del automovil, determinando la transformación del sistema de produción y del medio.

Los bancos, para evitar competir dentro de las mismas regiones, decidieron conformar trust, pero de índole nacional.

Se fomenta así un comercio nacional y el Estado apoyará a estas nuevas empresas unificadas. Pero la situación parece excederse por lo que se necesitará leyes anti-trust para controlar estos grandes monopolios. El poder federal tuvo que adecuarse a los nuevos problemas:

-- El protecionismo.

-- El problema de las tierras públicas, conformando nuevos estados.

El intervencionismo norteamericano no era muy fuerte, si lo comparamos con el que había al principio de la unificación.

Tras la guerra, se pasó al intervencionismo, apoyando a entidades privadas que financiaban el ferrocarril. Sin embargo hubo corrupción. No hubo una intervención directa. La falta de una administración eficaz dio lugar a su descrédito durante el siglo XIX. Los empresarios asumieron sus competencias, aunque su profesionalidad no siempre fue la misma.

El segundo banco de los Estados Unidos entró en crisis. El Estado facilitó que se liberasen los controles que ejercian sobre sus finanzas. Se decidió subastar el banco o la propuesta de banco más eficaz. No había un banco nacional, sólo particulares o privados contratados por el Estado. Las competencias de la administración pasan a entidades privadas paulatinamente. La creación de sociedades de responsabilidad limitada o anónima (S.L. o S.A.). Esto favoreció la creación de nuevas empresas, que hicieran innecesaria la creación de industrias estatales. El mercado estaba bien nutrido.

Las tesis darwinistas ocuparon un lugar importante, lo que provocó el desarrollo de un sistema liberal que puso a Estados Unidos al frente de las mayores potencias económicas.

La administración pública apoyará a la industria en sectores muy concretos. Tenía cierta influencia en el desarrollo de la economía, aplicando el 4% del PIB, pero nunca determinandola. La administración tendrá cierto control sobre la economía, que mejorará cuando el Estado page unos cuadros administrativos bien organizados.

El nivel de vida aumenta. El PIB a repartirse entre la población es relativamente más alto, sin embargo, no todos los ciudadanos poseian un nivel alto de renta. El individuo se va perdiendo en el crecimiento económico, sintiéndose menos dueño de sí mismo.

Existen también otro tipo de consecuencias que no tienen nada que ver con lo económico:

Comenzó a aparecer un movimiento obrero, formado por mano de obra no cualificada. Tuvo más repercusión en el Norte (donde estaban las manufacturas) que en el Sur. Los obreros se organizaron para formular reivindicaciones de tipo económico y político. Los obreros se enfrentaron a los patronos, provocando "Look outs" o cierres patronales de difícil solución. No obstante, la empresa lograba sobrevivir, saliendo más perjudicados los obreros. Se contrataba mano de obra de color más barata. La teoría empleada por los patronos era "divide y vencerás".

Los obreros crearon el Partido de los Trabajadores en 1829, que desapareció con la guerra civil. En 1877 pasará a llamarse Partido Socialista del Trabajo, que perdurará hasta 1950. Aparecerá un primer sindicato llamado la Unión Nacional del Trabajo (UNT) tras la guerrar civil. Su programa se difundió en 1863. Su dirigente era Silvis.

La primera asociación que abarcaba también la educación, la cooperación y la organización política será el sindicato llamado Knights o Caballeros del Trabajo. Powderly mantuvo en secreto la organización. Buscó apoyos estatales, internacionales, e inclusos papales. Esto último lo desacreditó. Así apareció la Federación Americana del Trabajo (AFL). Gompers se preocupó de organizar a los trabajadores cualificados. Estubo en la presidencia hasta 1854. AFL siguió a Daniel de León, dirigente del Partido Socialista del Trabajo, pero apenas conseguirá superar la crisis de finales de siglo, provocada por la represión radicalista.
En 1896 se fundará el Partido del Pueblo, dirigido por Bryan, superado por Mc Kinley.

Las mujeres se integrarán en la vida política a partir de 1920, tras la I Guerra Mundial.

Algunos historiadores consideran este tipo de política como reacionaria, otros la considerarán necesaria, sin alternativas. En 1887 se prohiben los convenios secretos (oligopolios). En 1890 aparece la ley Sherman anti-trust, y en 1891 la ley de la Tierra (facultad de crear reservas naturales).

TEMA 6. NORTEAMÉRICA ALCANZA LA HEGEMONÍA MUNDIAL.

Sobre 1890 no se producen ya grandes saltos en los niveles de renta. Es entonces cuando EE.UU. empieza a preocuparse más por intervenir políticamente en el exterior (doctrina Monroe). Un ejemplo lo tenemos en la guerra de Cuba (a partir de 1894/5). EE.UU. apoyó a los independentistas en contra de los españoles con la intención de sustituir a éstos últimos en el control de la isla.

Se decide emprender la construcción de un canal que permitiese atravesar el continente americano para evitar tener dos flotas, una en el Atlántico y otra en el Pacífico, que debilitaran la nación (teoría de Mahan). El problema era dónde construirlo. En un principio se pensó en hacerlo en lago Managua (Nicaragua) con capital francés, pero fracasó. Luegos se pensó en Panamá pero, había un problema, Colombia. Bouneau y Varilla pactaron con Colombia (pacto HAY) comenzando su construcción exitosamente pero, luego, tuvieron problemas de financiación, por lo que no se pudo terminar su construcción. El pacto HAY continuó pero la falta de capital arruinó el proyecto. EE.UU. pensó en financiarlo pero no estaba dispuesto a conceder a Colombia todos los requisitos económicos y geoestratégicos que exigían, así que apoyaron el movimiento separatista panameño. En 1902/3 Panamá consiguió su independencia, con lo que la construcción del canal se pudo llevar a cabo con toda comodidad.

Como puede verse, EE.UU. empezó interviniendo e introduciendo bajo su radio de acción a los países que tenía inmediatamente más próximos y mostraban cierta debilidad (países latinoamericanos). Además, buscaba los puntos más estratégicos y rentables, en este caso el Caribe. En espacio de poco tiempo nos encontramos cómo intervino en Cuba, ayudándola a independizarse de España, retirando luego sus ejércitos mediante el Pacto de Platt aunque bajo la condición de que cualquier decisión en política exterior fuera consultada a la potencia estadounidense primero; y seguidamente la intervención en Panamá.

Cuba y Panamá se encontraron pronto sometidas a la hegemonía norteamericana, aunque con "libertad" de gobierno interior. Esto no fue nada más que el comienzo. Pronto EE.UU. empezaría a imponerse sobre las demás naciones. En 1910 se vio sacudida por la Revolución Mexicana, interviniendo sólo como último recurso.

William Taft sustituyó a Teodoro Roosevelt en 1909. Es curioso observar que la política estadounidense se autodesignaba liberal aunque sólo lo fuera en el interior, porque en el exterior era intervencionista. Quería el orden y el progreso para beneficiarse, por lo que le preocupaba la estabilidad en esos estados satélites aunque no fuera democráticamente. Con ese motivo organizó la serie de Conferencias Panamericanas y así extender su influencia a toda Sudamérica (organismo internacional o interregional). Sustituyó al capital británico en la zona, que intentará retirar cuando se produzca la Crisis del 29, lo que ocasionará conflictos. Refuerza el poder marítimo, para controlar los mares y su radio de acción, como antes hiciera G. Bretaña. Estimulará a la industria y al patriotismo americano, así como el radicalismo democrático.

EL RADICALISMO DEMOCRÁTICO (SQUARE DEAL).

La propaganda política del Partido Republicano era la igualdad de oportunidades entre todos los norteamericanos. Todos son iguales ante la ley. Este lema es defendido por Roosevelt (1901-1909), frenando así al Partido Demócrata o Socialista. Su táctica era bien sencilla: recoger ideas de los partidos populares, integrándolas en su programa de gobierno.

Por otro lado, adquirió fama al vencer a España en la guerra de Cuba y Filipinas, por lo que las clases medias apoyarán la expansión militar.

Al defender una política igualitaria y demócrata, hará enmiendas a la Constitución, siendo elegidos los candidatos por los votantes, y no por los partidos. Esto era una novedad.

Roosevelt incitó desde el Estado al radicalismo democrático (intervencionismo militar en el exterior). Esto no hubiera podido conseguirse sin la nueva actitud demócrata del Estado, basada en un pacto de éste con los ciudadanos. Era necesario contar con el apoyo de toda la sociedad, incluso de las clases populares. Estamos asistiendo a la apertura de Estados Unidos al mundo.

A Teodoro Roosevelt le sucedió Willian H. Taft, que gobernó desde 1909 hasta 1913. Continuó con al política del Square Deal, iniciada por Roosevelt. Durante su período de mandato tuvieron lugar varios hechos: la actividad intelectual americana sustituyó en las vanguardias a los europeos; EE.UU. desarrolló el sistema frigorífico incluso antes que Alemania, favoreciendo el comercio de productos cárnicos y pesqueros (con la congelación en barcos frigoríficos) con Europa.

Una vez unificado el mercado americano a partir de 1890, se hizo tan poderoso que se dejó sentir la influencia estadounidense incluso en las vanguardias artísticas y científicas.

Taft apenas cambiaría el programa de Roosevelt salvo en determinados puntos democráticos. Continuaría con la creación de escuelas, hospitales, etc..., política dedicada a evitar el comunismo en América.

En lo que respecta a política exterior, continuó con el "Big stick" de Roosevelt o política "del garrotazo" (intervencionismo militar), tan sólo que lo llamará de otra manera: "Diplomacia del dólar". Sin embargo, su política fue menos problemática en Sudamérica que la de Roosevelt.

Introdujo el impuesto progresivo sobre la renta en EE.UU., recayendo todo el peso de la hacienda sobre el que más ingresos tenía (política de "pacto social", beneficiando a los más pobres). Se bajó el impuesto sobre el consumo y los aranceles, favoreciendo a los Estados sureños. Era bien sencillo, se estaba imponiendo el liberalismo económico para poder encontrar una fluidez de mercados en Europa. Se agiliza así el comercio de importación y exportación.

Sin embargo, lo que no benefició nada a Taft fue el haber apoyado a Francisco Malero en México (1910). La Revolución Mexicana fue un problema para EE.UU.

En las elecciones de 1913 Wilson terminó siendo elegido nuevo presidente de los Estados Unidos debido a la rivalidad entre Roosevelt y Taft, que terminó por debilitarlos.

LA APERTURA INTERNACIONAL: LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.

Woodrow Wilson gobernó desde 1913 hasta 1921. Su política exterior pudo influir algo en la aparición del conflicto bélico de 1914, aunque las relaciones siempre habían estado tensas en Europa. Tomó el poder convencido de que podían ampliarse más los presupuestos liberales radicales. En 1914 apareció la segunda ley anti-trust, la Ley Clayton, para evitar así riesgos de crisis. Se hizo una especie de selección natural: los monopolios más fuertes son los que sobrevivieron, arruinándose los más débiles. Éstos tuvieron una gran capacidad para influir en el gobierno.

Con la Guerra, el capital europeo huyó, refugiándose en EE.UU., lo que benefició enormemente la economía de este país. Wilson podía contar con el dinero que sus antecesores nunca tuvieron. Fue la primera vez que EE.UU. utilizó el cpital ageno para especular, ocupando el primer puesto mundial. Estableció una red de empresas privadas y públicas por todo el mundo, absorviendo las filiales inglesas en Asia y Europa. Wilson fue el director de toda esta expansión. Creará la Sociedad de Naciones y el libre comercio internacional con la Paz de París tras la Primera Guerra. Desde 1914 hasta 1916 tuvo que intervenir en México.

La intervención estadounidense en la Primera Guerra Mundial es muy compleja. Comenzó con el hundimiento del Lusitania por un submarino alemán aunque, realmente, fue el argumento para justificar la intervención en la guerra (1917).

La guerra fue un buen negocio para Estados Unidos. Su economía creció tanto suministrando todo tipo de productos a los beligerantes (comida, armamento, etc...) que tras la guerra entró en crisis durante tres años, cerrando las puertas a la inmigración.

En tiempos de Franklin Roosevelt se dijo que la guerra había sido un juego de patriotas, sin embargo, detrás de todo esto estaban una serie de intereses. Habría que buscarlos en la política radical expansionista norteamericana.

Se llamó a la población a intervenir, creándose además una caja de donativos para el frente. Wilson quiso implicar directamente al pueblo en la política del Estado, basándose en las ideas democráticas, que asegurarían el equilibrio de la nación.

Cuando las tropas estadounidenses atravesaron las fronteras alemanas sólo encontraron "soviets", es decir, fracasaron en su deseo de capturar a los verdaderos responsables del conflicto que, cuando vieron perdida la guerra, no tardaron en huir. Los alemanes no consiguieron derrotar económicamente a EE.UU., luego, cuando perdieron la guerra, este último quedó libre de su más peligroso rival: Alemania, alcanzando la hegemonía mundial.

Tras la guerra, EE.UU. se benefició introduciendo su capital en Europa y apoyando la República de Weimar ya que le interesaba una posición poco fuerte de Alemania. Sin embargo, con la Crisis del 29, tuvo que retirar los capitales invertidos, ocasionando graves daños en Europa. El fascismo intentaría solucionar la alicaída economía alemana, italiana,... .

EE.UU. desempeñó una política arbitrista, de apertura y establecimiento de relaciones con toda América y con todo el mundo en general. El único deseo era el engrandecimiento de la nación estadounidense, con un contenido moralista.

Frente a los arbitristas estaban los realistas, que querían preocuparse menos por el protagonismo en el exterior, interviniendo tan sólo donde fuera necesario.

Los arbitristas se regían por la política del "garrotazo" de Roosevelt y por la de la "Diplomacia del Dólar" de Taft, con las "puertas abiertas" al exterior.

Los demócratas solían compartir más este tipo de política que los republicanos, que eran más "realistas".

Desde 1900 hasta 1919 tiene lugar una política expansionista, gobernase el partido que gobernase. Unos lo justificarán, otros no.

Wilson logró su reelección durante la guerra. Su primer período fue alentador, pero en el segundo sobrevino la crisis. Crisis agrícola e industrial, el problema social generado tras la guerra (problema de dar trabajo a los excombatientes), etc.

En la agricultura nos encontramos con un gran número de parcelas ocupadas por el cereal para suministrar alimento a los aliados. Cuando finalizó la contienda, ¿qué hacer con tantos cereales?. La demanda bajó y los precios también. Las ayudas del gobierno fueron insuficientes, perdiéndose muchas cosechas. Endeudamiento campesino.

En la industria nos encontramos con algo parecido. La industria armamentística, tan reactivada con la guerra, entró en crisis con la paz. Se ocasionaron grandes deudas. Paro, sobre todo entre las mujeres que se incorporaron a la actividad laboral con la guerra. La mujer se negó a volver a su actividad normal de ama de casa. Quería seguir ganando dinero como el hombre. Esto no hizo más que empeorar la situación porque los soldados que regresaron se encontraron sin trabajo, ocupado por el sector femenino. En 1919 se autorizaba el voto de la mujer y sobre la misma época nos encontramos con la Ley Seca (la desesperación empujó a la bebida a muchos hombres, así como hubo otros tantos que se beneficiaron de la venta de alcohol. Gansterismo).

AISLACIONISMO, EXPANSIÓN ECONÓMICA Y LA CRISIS DE 1929.

Wilson dio un sentido moral a la política norteamericana en el exterior. Criticó el abandono americano en las relaciones internacionales, así que pidió posturas más agresivas.

Durante la guerra Wilson creó un nuevo sistema de comunicaciones, así como grandes industrias, lo que puso de su parte a los empresarios.

Durante la década de los años 20 toda una ola de prosperidad económica barrió EE.UU. Al ganar la guerra la Triple Entente, EE.UU. quedó en una situación privilegiada al haberse deshecho de su peor enemigo comercial y económico, Alemania. La única oposición podía venir de Rusia que se negó a abrir sus puertas a los productos americanos. EE.UU., en represalia, apoyaría al "ejército blanco" para evitar la subida de los "rojos" al poder, pero fracasó. Sin embargo, Rusia no representaba un peligro para la hegemonía estadounidense.

Tras la contienda, Wilson tuvo que cambiar el enfoque económico que había dado al país como potencia abastecedora de los aliados (armamentos, trigo y demás cereales, ...). Creó la Sociedad de Naciones (a imitación de las Conferencas Panamericanas) como foro común de todas las naciones, representante de la voluntad mundial. Sin embargo, quienes tomarían las decisiones no serían los países, sino sus representantes que, además, se encontraban bajo la influencia de Norteamérica.

En 1920, Wilson perdía las elecciones y con él, la corriente arbitrista cedía dando paso a la realista con Harding (1920-1933).

Comenzaba una nueva etapa en la política estadounidense, aunque el proyecto comercial y económico continuó. Se descuidó la política expansionista, preocupándose muy poco por establecer relaciones políticas con aquellos lugares con los que conviniese entablar buenos lazos comerciales. Hubo cierto retraimiento a participar en el foro de naciones internacional y americano. Sin embargo, la intervención comercial continuó, introduciendo en todos los mercados los productos estadounidenses.

Con la crisis inicial de principios de la década ocasionada tras la guerra, se produjo el cierre de fronteras a la inmigración, lo que perjudicó de nuevo a Europa, que no pudo aliviar su enorme tensión poblacional, aumentando el paro y la indigencia, lo que motivaría una década después el ascenso de Hitler.

En cambio, EE.UU. se recuperó con gran rapidez. Al controlar el crédito se frenó la creación de empresas, evitando la ruina campesina. Crecieron las ciudades con un alto índice natalicio. Con la introducción de los productos estadounidenses en los mercados internacionales se solucionó el problema del paro, frenándose la crisis.

A partir de 1923 se produjo un aumento del consumo dentro del país, índice de que la calidad de vida ciudadana empezaba a mejorar, remontándose la crisis.

La banca ofreció más créditos a menor interés, saneándose y obteniendo mayores beneficios. Se ofrecieron enormes facilidades para la devolución de los mismos. La economía norteamericana crecería así felizmente y en poco tiempo. El equilibrio social evitaba el peligro del movimiento obrero. Era necesario asegurar el pan y el empleo para fortalecer la estabilidad del país.

Comenzaba una nueva etapa en la historia de los Estados Unidos. La era de los electrodomésticos (frigoríficos, lavadoras, calentadores...). Aparatos de gas y eléctricos. Todas las familias de clase media y acomodada se hicieron con este tipo de aparatos, que introdujeron como base fundamental de la vida cotidiana. Se puso de moda el chalé, la piscina,... , todo tipo de comodidades que hacían más agradable la vida. El automóvil, la radio... también empezaron a tener un hueco en la sociedad.

Este modo de vida se exportará a Europa, lo mismo que los productos generados por la industria o la agricultura estadounidense. Impuso sus modelos, normas, costumbres, mentalidad, ... .

Sin embargo, esta ola de prosperidad era irreal por lo que tenía que desmoronarse como los "castillos en el aire". Devino la terrible crisis de 1929.

Se produjo un desequilibrio en la economía por dos factores:

-- Primer factor: El mercado, ante la presencia del dinero, reacciona subiendo el precio. Proceso lógico.

-- Segundo factor: El mercado de dinero favorece a los propietarios, así que el aumento de ingresos beneficia a aquellos que ya poseen bienes. Los bancos dan créditos a aquellos que tienen propiedades, aunque lo hicieron sin pedir ningún aval. Los créditos se devolverían a largo plazo, tras haber vendido la mercancía por ejemplo.

El factor clave fue el sistema bancario norteamericano que rozó a veces la ilegalidad. Los bancos dependían en muchos casos de empresas o viceversa, conformando especies de "trusts". Por lo tanto, cualquier fracaso en el mercado se reflejaba en los bancos, que tenían que desembolsar las cantidades necesarias de dinero para mantener a las empresas en tiempos de crisis. Cuando la mala racha pasaba, las empresas le devolvían al banco lo invertido.

En octubre de 1929, ante el exceso de dinero especulativo, las empresas perdieron gran parte de su valor (la gran cantidad de dinero en el mercado ocasionó la depreciación). Ante el peligro de perder el dinero en empresas que ya no producían beneficios (1928) todos los inversores quisieron vender las acciones, mientras que nadie quería comprar, lo que provocó la pérdida de valor de las empresas y la consiguiente caída de la bolsa.

Ciertos rumores sobre una posible modificación del sistema de inversión empeoró la situación, provocando un pánico general. Todos deseaban obtener el dinero invertido en metálico, acudiendo masivamente a retirar los capitales a los bancos. Éstos, que habían mantenido una política crediticia al límite de la legalidad (suprimiendo incluso los fondos que debían tener reservados para pagar a los clientes en caso de quiebra), se vieron incapaces de pagar a todos ya que la mayor parte del dinero la tenían invertida en empresas que también estaban en crisis.

Parece ser que Hoover (1929-1933) no quiso evitar totalmente el desplome de la bolsa guiándose por las tesis darwinistas (que sobreviviera el más fuerte). Cerraron los bancos más débiles, pero con ellos también las industrias a las que estaban unidos de cierta manera (desaparición de mercados en las ciudades aunque aún no afectará al campo, lo hará posteriormente).

Durante los años inmediatamente posteriores a 1929 la desviación del capital hacia el ahorro no contó con entidades bancarias dado el temor de la gente a las quiebras, lo que provocó una falta de capital en los bancos.

Los productos de consumo bajaron estimulados por el gobierno, pero el nivel de consumo no aumentó dado el enorme paro generado con la crisis.

Hoover, republicano, partidario del liberalismo económico, no supo solucionar la enorme crisis.

El estancamiento bancario duró varios años (1929, 1930, 1931 e incluso 1932). Las colas aguardando alimentos todos los días en las calles era algo común, al igual que los suicidios, el paro, la miseria, la división brutal entre pobres y ricos (política darwinista). Ante este panorama todos los sectores se pusieron en contra de los republicanos y a favor de los demócratas que prometían protección a los desvalidos, a los sindicatos y a los trabajadores (política social opuesta a la darwinista).

DEL INDIVIDUALISMO AL INTERVENCIONISMO ESTATAL (NEW DEAL).

En 1933 ganaba las elecciones presidenciales con una mayoría abrumadora el gobernador de Nueva York, Franklin Delano Roosevelt (1933-1945). De familia aristócrata matuvo relaciones con el Partido Demócrata, al que pertenecía, aunque también con el Republicano, del que su tío (Franklin Roosevelt) fue presidente.

La población necesitaba ayuda no sólo económica y social, sino también moral que Roosevelt aportaría. Éste planteaba una alternativa totalmente nueva, de carácter social, que expresó mediante un programa de radio, cosa que antes nadie había hecho. Su política ha sido denominada New Deal. Éste se dividió en dos etapas:

-- Desde 1933 hasta 1936 ð Primer New Deal.

-- Desde 1936 hasta 1945 ð Segundo New Deal.

Primer New Deal. Durante los primeros cien días de mandato cambió el panorama americano con fondos asistenciales a los ciudadanos, repartimiento de abono entre los agricultores..., y una copiosa campaña de obras públicas que dio empleo a muchos parados. Se reactivó el consumo de productos básicos, se crearon instituciones diseñadas para ofertar empleo.

A los pocos días de asumir el poder, Roosevelt pidió por un programa de radio que se tuviera confianza en el futuro, en la libre empresa, para que así la nación pudiera avanzar. Pero el paso esencial era que los ciudadanos dejaran a un lado su pánico y se atrevieran a ingresar sus ahorros en los bancos. Al día siguiente los bancos comenzaron a recibir ingentes llegadas de capital procedentes de los pequeños ahorradores. Sin embargo, los pequeños bancos que no soportaron la crisis no pudieron reactivarse.

La bolsa se estabilizó volviéndose al sistema europeo. Se impuso obligatoriamente el "aval" antes de conceder un crédito (política previsora).

Sin embargo, pese a estos maravillosos logros (desaparición de las colas del hambre, de las quiebras...) hay quien critica el sistema de Roosevelt, especialmente el nuevo sistema tributario. La crítica al New Deal proviene de la dificultad que tiene la ayuda estatal para conseguir promover la inversión privada, es decir, que el exceso de dinero público frenó la inversión privada. Esta fue la crítica que le hicieron los republicanos.

Roosevelt estabilizó los precios, haciéndolos más asequibles a los ciudadanos. Creó dos millones de puestos laborales. Sin embargo, no hubo un cambio importante en el consumo. Había que evitar esto.

Es entonces cuando aparece el Segundo New Deal, a partir de 1936.

Se acabó con el período de prohibicionismo que había dado lugar al sistema de organización del alcohol y de una economía subterránea que en competencia pretendía un alza de sus posibilidades. La policía dio con muchos de los "garitos", deteniendo a algunos "gansters". El alcohol, al hacerse en zonas reducidas, era de más baja calidad. Los antiguos activistas, tras 1933, se integrarán en el mundo público.

En el segundo período del New Deal tendrán lugar ciertas novedades. Se hará una política a favor de los más pobres y los marginados (negros, indios...). Política social. El consumo comienza a crecer, dando lugar a una política de regulación de precios (N.R.A.). Se liberalizan los precios y salarios. Para paliar la falta de asistencia se creará un sistema público de dotación de viviendas.

Se planifica la producción, se crea una nueva tarifa del impuesto sobre la renta. En 1937 Roosevelt reconoce a los sindicatos (A.F.L.). Se crea un "pacto social", pero el conservadurismo del Tribunal Supremo puso inconvenientes a algunos proyectos.

En 1939 el Comité de Industria y Organización (C.I.O.) acaba determinando que también se produzca una competencia entre los sindicatos. En 1936 abandona Roosevelt el exceso de gasto público. Intenta evitar que circulara el dinero en grandes cantidades.

A partir de 1936 aumentó de nuevo el paro en cinco millones, lo que complicó la economía norteamericana, que pretendió levantarse mediante la inversión pública. Sin embargo, no se conseguiría, por lo que se recurrió a la inversión privada.

En 1938 aumentó de nuevo el déficit, lo que provocó la hostilidad de los empresarios al New Deal, por lo que se empezó a privatizar. Aumentó el paro, más que en Europa, donde se impuso el sistema de trueque comercial.

En Europa se tendió a culpar a las potencias vecinas, trayendo como consecuencia una situación de desconfianza que terminaría en otra guerra. A partir de 1940, EE.UU. también comenzaría a rearmarse.

Roosevelt no fue partidario de la intervención en el exterior salvo para frenar el comunismo (como hizo en España).

Comienza la carrera armamentística y EE.UU. procuró hacerse con todas las patentes de maquinaria bélica aunque Alemania se adelantó en 1933.

El comienzo de la guerra hizo que gran parte del presupuesto bélico se dedicase a protección.

Roosevelt fue reelegido, manteniendo una "neutralidad exquisita" al vender productos o armas a cualquier país beligerante.

Sin embargo, con el bombardeo japonés de Pearl Harbour el 7 de diciembre de 1941, EE.UU. se vio obligado a declarar la guerra al día siguiente, el 8 de diciembre de 1941. No obstante, dicho bombardeo sirvió a Estados Unidos para renovar su flota y armamento, que dio mucho trabajo durante décadas, produciendo un gran auge económico.

TEMA 7. LATINOAMÉRICA ENTRE LA DEPENDENCIA Y EL DESARROLLO, 1890-1940.

Desde 1900 hasta 1950/5 venía produciéndose una lenta evolución, sustituyéndose el pacto con G. Bretaña por el de EE.UU.

La Primera Guerra Mundial fue el punto de más auge de este acontecimiento, sin embargo, el crack de la bolsa del año 1929 retrajo el capital invertido norteamericano. Cesaron por un tiempo las inversiones directas en Sudamérica, por lo que se tuvo que sustituir con una política de capitalización de los más importantes países Latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, México y Colombia). Política nacionalista.

Con la II Guerra Mundial EE.UU. abandonó el tipo de política regional que había desempeñado en Sudamérica desde finales del siglo XIX hasta principios del XX.

A partir de 1945, con la muerte de Roosevelt y la subida de Truman, comenzó una nueva etapa para EE.UU. que afectó a Sudamérica. Truman se vio obligado a realizar una política nueva enfrentada al nuevo coloso ruso comunista. Sin embargo, para demostrar que el Imperialismo no era la base final del capitalismo, como afirmaban los comunistas, se alejó de la política internacional

Con el ascenso de Kennedy la política exterior volvió a dar un giro de 180 grados. De nuevo ð política intervencionista "para ayudar a los países más desfavorecidos". Se llamó: "la alianza para el progreso".

Kennedy pedía a los gobiernos sudamericanos que impusieran el liberalismo económico para de esa manera oponerse a la potencia rusa. Por este motivo, el capital estadounidense volvió a invertirse en estos lugares.

LA CRISIS DE DESARROLLO AL COMENZAR EL SIGLO.

Desde 1885 hasta 1887 tuvo lugar la guerra del Chaco, donde se enfrentaron Bolivia y Perú. También nos encontramos con más conflictos independentistas y no independentistas como la guerra de Cuba, y las guerrillas en el interior del continente dada la falta de organización política. Tenemos el conflicto de Panamá, de Nicaragua y de Paraguay.

Las relaciones interamericanas terminaron siendo muy conflictivas (siglo XIX). Además, fueron agravadas por la intervención estadounidense. U.S.A. actuaba siempre que veía amenazados sus intereses ya fueran económicos o políticos. Invadiría nuevos territorios para asegurarse el control de nuevos canales de distribución.

Los capitales invertidos estadounidenses superan a los británicos a partir de 1914.

Pronto, la intervención política sería un hecho, influyendo sobre México, Venezuela, Colombia, Brasil, Argentina, Paraguay, Chile... , todos los países costeros. Los gobiernos sudamericanos comenzarán a manifestar cierta tendencia pro-estadounidense nada más comience el nuevo siglo e incluso antes, como el Partido Radical de Argentina, fundado en 1892 a imitación del radical norteamericano.

PARTE PRÁCTICA

COMENTARIO DEL TEXTO 1.

TÍTULO: La Constitución norteamericana.

TIPO: Texto político público institucional.

CRONOLOGÍA: 1787.

AUTOR: Representantes electos por los distintos Estados.

FINALIDAD: Establecer la Norma Suprema por la que se tendrán que regir todos los EE.UU.

TEMAS: Poder legislativo. Tiempo de representación. Un gobierno y un congreso que sigue el modelo del Congreso de Filadelfia y del Parlamento británico por la gran influencia que ejerce el Sur. Presidente con cierta autonomía. División de poderes.

A). ANÁLISIS.

Congreso bicameral: Senado (con dos senadores por cada Estado, con duración de dos años), y una Cámara Representativa (también con duración de dos años sus representantes).

La reunión se produce una vez al año. Se tratan temas de interés general tales como los impuestos (Cámara de Representantes). El Senado revisará los informes, los créditos y acuñará moneda con la efigie del Presidente. Para aprobar un proyecto de ley éste tendrá que ser revisado por el Presidente, si no está de acuerdo tendrá que ser revisado y aprobado por los 2/3 de la cámara, si es así pasará de nuevo al Presidente, hasta que finalmente inserte su rúbrica.

El Congreso podrá establecer y recaudar impuestos, tasas, encargarse de la defensa común, hacer empréstitos, declarar la guerra, etc.

El Presidente sólo tiene dos años para ejercer la presidencia, por lo que no podrá especular con el voto. Existe así un equilibrio entre los tres poderes ya que si el Congreso lo cree necesario puede retirarle el apoyo económico al Presidente.

B) CONTEXTO HISTÓRICO.

En 1783 se produce la Paz de París. Los representantes de cada Estado son convocados para elaborar un proyecto constitucional que concluirá en 1787, aunque tardará en ser aceptado por todos los Estados. Ni Massachusetts, ni Rhode Island, ni todos los estados cercanos a Nueva York la aceptan hasta pasado un tiempo. En 1790 será la fecha cuando todos los estados firmen aunque siempre después de persecuciones puesto que los opositores decían que la Constitución no aseguraría la democracia. En realidad se trató de una victoria sureña. Los norteños desconfiaban ya que la capital de la nación estaría en Washington, en el Sur. Los sureños les habían prometido la expansión hacia el Oeste si firmaban, así como libertad de trabajo, de religión, etc.

No hubo referéndum en ninguno de los estados para preguntar democráticamente al pueblo si querían o no pertenecer a la Unión.

Transcendencia de la Constitución:

Es la primera Constitución escrita que se conoce. Tendrá una gran importancia como modelo a seguir para la francesa revolucionaria. No podemos olvidar que Francia, junto con España, ayudó a la Independencia de las colonias norteamericanas del Atlántico en contra de G. Bretaña, por lo que habrá muchos franceses que aprenderán de estos principios democráticos exportándolos a Francia después.

C). CRÍTICA.

En realidad, esta Constitución no sirvió para unir a los distintos Estados. Sólo estableció la hegemonía del Sur sobre el Norte que se invertirá tras la Guerra de Secesión.

Cuando el Sur empiece a perder esa preponderancia (Partido Demócrata) con la aparición del Partido Republicano en 1854, que culminará con la subida de Lincoln al poder en 1860, el Sur decidirá entonces separarse ya que en la Constitución aparecía dicha posibilidad. Podríamos decir que la Constitución fue escrita por el Sur e impuesta al Norte, ya que contemplaba cualquier posibilidad que diera salida a los posibles problemas que pudieran plantearse al Sur. Cuando los intereses de éste se vieron perjudicados (ideas abolicionistas en el Norte para favorecer la venta de maquinaria agrícola en el Sur) no dudaron en pedir la independencia, formando una serie de Estados Confederados sureños.

Puede decirse que fue a partir de 1865, con la victoria de la Unión sobre los confederados, cuando se produjo la verdadera unificación de los estados. Sería a partir de esa fecha cuando deberíamos usar la denominación de Estados Unidos de América.

COMENTARIO DEL TEXTO 2.

TÍTULO: La situación de la Gran Colombia tras su independencia.

FECHA: 1826 y 1827.

LUGAR: La Gran Colombia (América Latina).

AUTOR/ES: El ministro Ravenga y el cabildo de Caracas. Recogido por Jose Manuel Restrepo.

TEMAS: La falta de una administración eficaz, con la consiguiente pérdida de dinero. Parece tratarse de dos proclamas o nuevas propuestas para mejorar la situación aunque parece que simplemente son una descripción de la situación. Existe todavía un cierto temor a España, que ya se había retira de Perú. La marcha de los españoles ha ocasionado un vacío de poder, así como un desgobierno, donde no se cumplen las leyes. Aparece el tema del contrabando de tabaco y de las aduanas litorales.

ANÁLISIS: Crisis de la hacienda a consecuencia de la guerra y los gastos que acarreó.

CONTEXTO HISTÓRICO:

La economía de los estados sudamericanos tras la independencia es de un gran desorden, especialmente en el tema hacendístico. Se hacían necesarias normas que desarrollaran la administración, totalmente desarticulada.

¿Cómo se construyen los Estados americanos?.

Las bases sobre la que arrancan es calamitosa: carencia de un sistema administrativo, contrabando (facilitado por un sector de la administración incluso), problema de la guerra, crecimiento de la corrupción, falta de administración, ocultación del fraude, desaparición de los caudales públicos, deuda galopante, etc.

Si el Estado carecía de una hacienda fluida, no podía tener un sistema político regular, sino todo lo contrario. Era necesario establecer una fórmula hacendística que diera dinero y equilibrara los presupuestos con los gastos.

La Hacienda estadounidense, a diferencia de la de los Estados sudamericanos, recibía dinero de la bolsa de Londres y de París,

La Hacienda pública en Sudamérica no acabó de implantarse dados los desórdenes administrativos, los problemas políticos, la falta de organización y de fondos, etc. Tampoco recibió ayuda exterior, como sí lo hizo EE.UU. (con Francia, España e incluso Inglaterra). Estan en situación de inferioridad. Se trata de un caso parecido al de una fábrica: G. Bretaña es el empresario, mientras que Sudamérica es el trabajador mal pagado. Con el tiempo, EE.UU. sustituirá a Inglaterra en el papel de empresario.

CRÍTICA:

Lo cierto es que Sudamérica nunca tuvo un espíritu nacionalista a la hora de independizarse. Sólo decidió separarse de la tutela española por necesidades económicas así como por los intereses de ciertos individuos de la clase alta, donde también intervino G. Bretaña, potencia a la que le interesaba beneficiarse introduciendo capitales en estos territorios que al estar bajo dominio español era imposible.

Una vez conseguida la independencia, el proyecto de unidad nacional de Bolívar fracasó, con la consiguiente separación de la Gran Colombia, y la frustración de los deseos del dirigente. Sin embargo, podría decirse que la división en Estados se realizó arbitrariamente, por intereses políticos y económicos de las potencias extranjeras y de los criollos. Ante este panorama al que se incluyó un sistema librecambista, estos Estados no podían evolucionar positivamente. El desorden sería total, así como el desgobierno, que se reflejaría posteriormente en el caudillismo y en el poder enorme de los militares como única solución ante el problema.

COMENTARIO DE UNA PELÍCULA.

TÍTULO: "Revolución".

TIPO: Film.

CRONOLOGÍA: Guerra de la Independencia estadounidense.

LUGAR: Nueva York (EE.UU.).

FINALIDAD: Crítica a la guerra y a sus organizadores por ambos bandos. No se contó con la opinión del pueblo, sólo respondió a los intereses de los más ricos. Se engañó a los ciudadanos. Se les prometieron muchas cosas si iban a la lucha, que luego no se les dieron. Se les obligó practicamente a ir. El pueblo luchó contra los opresores ingleses en busca de las libertades democráticas y luego, tras vencer, se encontraron en la misma situación, pero en vez de estar bajo la opresión inglesa estaban bajo la de los ricos o nobles descendientes de éstos. Al fin y al cabo, lo que quiere hacer patente la película es que el pueblo siempre sale perdiendo gane quien gane. Es utilizado por unos y otros pero al final, nunca consigue mejorar su situación de "siervo", salvo al final, cuando se supera la posguerra, y se crean los Estados Unidos de América. Es entonces cuando se convive en igualdad, aboliéndose los privilegios, "creando entre todos un lugar nuevo donde los niños puedan dormir" y "donde no haya que inclinarse ante nadie". Elogio a la nación americana y al sufrimiento de todos aquellos que lucharon por su formación, empeñando incluso sus vidas.

TEMAS: Aparecen palabras claves que después se verán durante la Revolución Francesa, tales como ciudadano, cabeza del rey, pagaré, escarapela con los colores de la futura bandera, mujeres pidiendo la libertad, bandera... . Y otros temas que son típicos del movimiento revolucionario americano como el papel de los indios en la guerra, la promesa de tierras en el Oeste y oro a quien se alistara, el papel de los exploradores en la contienda, etc.

ARGUMENTO:

Todo comienza en Nueva York, en el año 1776, comenzado la Guerra de la Independencia contra los ingleses. La gente está en las calles derribando estatuas del rey británico y pidiendo su cabeza (como pasará poco después en Francia), así como intentando encontrar hombres o incluso niños que se alistaran por 5 chelines y 150 acres de tierra, prometidos tras la guerra. Se producen injusticias y detenciones. Se emborracha a los hombres y engaña a los niños para conseguir su alistamiento. El protagonista, llamado Tom, acaba de llegar a la ciudad con su hijo Ned en una barca que nada más tocar tierra es requisada por el ejército para la guerra. A cambio, recibe injustamente un pagaré que deberá cobrar tras la guerra.

Mientras, en el campo de batalla se ve la miseria que rodeaba a las milicias desorganizadas rebeldes, en comparación con la buena disposición de las inglesas. Soldados sucios, hambrientos, con asistencia médica muy rudimentaria, casi inhumana (se ve cómo amputan a un niño una pierna con un serrucho, sin anestesia), sin apenas armas y las que poseían eran muy atrasadas en comparación con las inglesas, reclutando gente sin preparación, incluso niños, mal uniformados, etc. Los oficiales se comportaban como verdaderos tiranos. Se producían numerosas deserciones.

Cambia la escena y aparece otro personaje protagonista, una chica de buena familia, llamada Daisy, cuyos padres querían emparentarla con la aristocracia inglesa (situación que también solió darse). Ella en cambio es una idealista rebelde, contraponiéndose al personaje de Tom, hombre sin ideales, trabajador, que sólo desea vivir en paz con su hijo. Daisy termina eligiendo y marchándose a la aventura, donde se encontrará con Tom.

Ned, el niño, al ver que su padre soporta los abusos de los ingleses y no quiere apuntarse en el ejército para luchar por la causa, lo cree un cobarde, y decide alistarse él. El padre, al enterarse decide sacarlo de allí pero le resulta imposible. El niño termina cayendo en poder de los ingleses, quienes demuestran su crueldad impartiéndole tantos azotes al niño que casi lo matan (heroicidad del pueblo americano que aún indefenso como un niño, fue capaz de resistir orgulloasamente ante el látigo del tirano inglés).

Sale la toma de Nueva York por las tropas inglesas, y la huida de éstos de Filadelfia, donde se celebra el famoso Congreso.

Tom consigue rescatar a su hijo y juntos se hacen exploradores del ejército, conviviendo con los indios.

A partir de ahora la situación de las tropas rebeldes mejora, comienzan a ganar la guerra. Los ejércitos se ven mejor equipados y uniformados.

Se produce la rendición británica en la batalla de Yorktown (1881) y como símbolo aparece todo el campo sembrado de muertos con uniformes ingleses y banderas británicas agujereadas por las balas.

Es curioso, habían pasado cinco años y decían que la guerra sólo duraría unas dos semanas gracias a la ayuda francesa.

Quedaba una dura tarea, reconstruir los estados y unificarlos bajo una Constitución común.

Sin embargo, promesas no cumplidas: ni los 150 acres de tierra (que han tenido que darse a los especuladores por las deudas de guerra) ni el dinero en oro prometido. Tom se dispone a cambiar su pagaré por el dinero que equivalía su barca y se encuentra con una miseria. Los pagarés de habían devaluado enormemente durante la guerra.

Eso mismo le ocurrió a muchos habitantes que, como última salida, tuvieron que recurrir a la marcha hacia el Oeste, como hizo el hijo de Tom, Ned. Comienza el partidismo político, el derecho al voto de todos los ciudadanos, la ¡libertad y la prosperidad!. Tom termina con Daisy. Final feliz y último mensaje que transmite el protagonista:

"Ya no habrá damas ni señoras que valgan más que las demás. Todos podremos llegar a lo más alto, sin distinción. Ya no habrá que inclinarse ante nadie. Todos, unidos como hermanos, crearemos un lugar nuevo donde nuestros hijos puedan dormir".

CRÍTICA:

Aunque trata de señalar las injusticias cometidas por ambos bandos durante la guerra, es una visión exagerada de los hechos a mi parecer. Trata de mostrar la crueldad inglesa hasta su punto más extremo, mientras que sólo muestra una parte de la malicia de los norteamericanos porque al final todos, unidos, crearán "un remanso de paz, libertad, igualdad y prosperidad", sin distinción social, cosa que es totalmente incierta porque las injusticias continuaron y continuarán siempre. Es inevitable que existan sometedores ya sean patronos, propietarios o invasores extranjeros; y sometidos (obreros, clases más desfavorecidas, pueblo invadido por gente extranjera, etc).

Al fin y al cabo, la película es una alabanza a la lucha de un pueblo por conseguir su libertad, ya fuera de los ingleses como de los ricos propietarios o nobles descendientes de éstos.

COMENTARIO DE UN DOCUMENTAL.

TÍTULO: Formación de los EE.UU.

AUTOR: Geoffrey Barraclough.

TEMAS: Historia de EE.UU.

CRONOLOGÍA: Interna: desde 1776 hasta la Guerra de Secesión. Externa: 1985.

LUGAR: Interno: EE.UU. Externo: Londres.

FINALIDAD: Didáctica.

TIPOLOGÍA: Documental.

ANÁLISIS:

El proceso arranca desde 1776 con la Guerra de la Independencia estadounidense. En 1777 se producía la primera victoria estadounidense en Saratoga por el general Gates, y en 1781 la de Yorktown, que resultó ser la victoria final.

En 1787 se produce la Asamblea de Filadelfia por la que se acuerda la Constitución, al frente está George Washington. No significó una ruptura con el pasado aunque se eligió a un presidente en vez de a un rey, y a un Congreso en vez de a un Parlamento.

Se inicia la conquista del Oeste y se unifica la nación bajo la estructura federal, que queda reflejada en la bandera de barras y estrellas (13 estrellas que simbolizan los trece estados iniciales, con el tiempo se ampliarán hasta la cincuentena).

En el período comprendido entre 1789 y 1791 se produjeron las primeras diez enmiendas a la Constitución. Se decretó la libertad de religión y la separación de poderes.

El lema nacional será la contribución de todos a la creación de los EE.UU. Las guerras europeas le perjudicaron (guerras napoleónicas). Aprovechando la debilidad de Francia tras perder la contienda, le compraron la Luisiana, territorio a su vez cedido por España. De esta manera, los EE.UU. habían duplicado su territorio de un solo golpe.

De los trece estados que eran en 1790, en 1860 se habrán convertido ya en 33 gracias a los territorios del Oeste arrebatados a España y Francia.

En 1830 aparece el primer ferrocarril a vapor en territorio americano. Se talaron bosques y ocuparon praderas, para construir el ferrocarril.

Se consiguió aumentar el nivel de vida de los ciudadanos gracias al "duro trabajo" y al esfuerzo, con lo que aumentó la población ayudada por el flujo inmigratorio. Así tenemos en 1860, 31 millones de personas. En 1910 habían pasado a ser ya 92 millones y en 1980, 216 millones de habitantes. Un crecimiento increible.

En 1848 tuvo lugar la "fiebre del oro" al descubrirse este preciado metal en California. Allí se trasladó el grueso de la población. Todos querían el metal amarillo.

En 1875 comenzó el plan de reservas para los indios.

En 1860/1 estalló la Guerra de Secesión con las teorías abolicionistas de Lincoln. El Sur decidió entonces separarse creando los Estados Confederados. Se consiguió la abolición de la esclavitud anque los negros continuarían trabajando en las plantaciones dados los problemas raciales así como la falta de trabajo.

CRÍTICA: Se trata de un documental que sigue una línea clara por fechas, desde el principio hasta el final. Ese es su desarrollo, muy lineal.

Por otro lado, se hacen una serie de valoraciones muy subjetivas y claramente nacionalistas, con la idea de ensalzar al pueblo americano, que, gracias a su enorme esfuerzo personal y al clima de libertad ha llegado hasta donde está. Por lo demás está bien. Cita los hechos más relevantes y sus fechas. Analiza con poca profundidad los acontecimientos. Es, en este aspecto, muy descriptivo a mi parecer.

COMENTARIO DE UN MAPA.

TÍTULO: América Latina durante la dominación española y portuguesa a finales del XVIII y principios del XIX. Fase final el Imperio americano español.

TIPOLOGÍA: Mapa histórico.

AUTOR: Desconocido, al parecer Emilio Ortega Berenguer.

CRONOLOGÍA: Interior: finales del siglo XVIII y principios del XIX (1763-1808), antes de la independencia de los territorios. Exterior: siglo XX (1996?).

LUGAR: Interno: América Latina. Externo: España (Málaga?).

FINALIDAD: Didáctica-informativa.

ANÁLISIS:

Nos encontramos con cinco virreinatos y cuatro capitanías generales. De ello podemos deducir que los territorios de más interés para España eran los virreinatos, es decir, Nueva España, Nueva Granada, Perú, y la Plata. Ellos serían importantes sedes comerciales de donde partirían los productos más necesarios para la metrópoli, además, todos son costeros, lo que viene a reforzar esta teoría.

Plata de Argentina, oro del Perú, así como otros productos alimenticios (topicales esencialmente)... .

La distribución territorial y comarcal es anterior a la Guerra de la Independencia española, anterior a las Juntas de Defensa y a los cabildos abiertos. Como podemos ver existían una serie de audiencias en distintos puntos como Guadalajara, Veracruz, Guatemala, Santo Domingo, Panamá, Bogotá, Caracas, Lima, Cuzco, Quito, Charcas, Santiago de Chile, y Buenos Aires. Esto indicaba la importancia de la ciudad, que tenía cierta independencia de los virreinatos.

CONTEXTO HISTÓRICO:

Nos encontramos en la época de los borbones y de Carlos III en España, con su plan de reformas.

El mapa señala inicialmente una serie de divisiones administrativas que servirán para el futuro modelo de estados independientes que comenzarán a gestarse durante el período de invasión napoleónica en la Península.

Los primeros intentos revolucionarios se darán en Buenos Aires (zona más desprotegida por los españoles dada su lejanía, acosada por los ataques ingleses, lo que obligará a formar un ejército autóctono de criollos y mestizos), y en Lima (donde un grupo de militares y clérigos españoles dirigieron a la mayoría mestiza no con deseos emancipadores, sino reivindicativos, a partir de 1810).

Seguidamente, gracias a ciertos revolucionarios como Simón Bolívar, en el norte, y San Martín, en el sur, nos encontraremos con una serie de territorios independizados. Uno de los primeros fue Venezuela en 1811, gracias al ataque de Bolívar. Éste, basándose en el inicial virreinato de Nueva Granada quiso crear la Gran Colombia o República Unida de Colombia, cuya duración seria efímera (1819-1830). Ocupaba Colombia, Ecuador, Venezuela y Panamá.

Argentina, gracias al movimiento independentista iniciado en 1810 y continuado por San Martín a partir de 1814 (segundo período de la Independencia), junto con O'Higgins. Desde Argentina, avanzaron atravesando los Andes en dirección costera hacia el norte, mientras Bolivar avanzaba hacia el sur con un proyecto distinto independentista, más unificador. En 1818 O'Higgins y San Martín conseguían hacerse con el control de Chile y en 1821 con el del Perú, donde tuvo lugar la entrevista entre Bolívar y San Martín (en Ayacucho, lugar donde el general Sucre venció definitivamente a los españoles en 1824).

San Martín terminó retirándose y fue Bolívar el que culminó el proceso de independencia, sin embargo sus planes unitarios fracasarían. Se llevó a cabo una serie de divisiones territoriales que tomaron como base los antiguos virreinatos y capitanías españoles, aunque también se crearon otros nuevos para ejercer de "colchón" entre Argentina, Perú y Brasil (antiguos virreinatos de gran importancia, por lo que intentó evitarse el roce). Los estados colchón fueron Paraguay (1811) y Uruguay (1828) (entre Argentina y Brasil), y Bolivia (1825) (entre Argentina, Perú y Brasil).

CRÍTICA:

El hecho de que fracasara el plan de Bolívar llevaría consigo muchos problemas posteriores, guerrillas, dictaduras, desgobiernos... . La desunión creó la debilidad de unos Estados que fueron creados no por identidad nacional sino por conveniencias políticas de terceros (ya fuesen de países extranjeros, como Gran Bretaña, a la que le interesaba tener un mercado desunido, no nacional, al que poder impones sus productos y sus precios; o de los propios gobernantes criollos, por conveniencias políticas, económicas o por desacuerdos o ambiciones personales).

CONFERENCIA.

TÍTULO: Colombia, siglos XVIII, XIX y XX.

AUTOR: Profesor Hermes Tovar (Universidad de Colombia)

LUGAR: Interno: Colombia. Externo: Málaga (Ftad. de Filosofía y Letras).

FINALIDAD: Didáctica.

ANÁLISIS:

Para los americanos, la Hª Moderna es todo el siglo XIX y casi el XX, dado que son países de reciente creación. La Hª Contemporánea parte de la Revolución Mexicana casi (1914). Mientras que la Hª colonial abarca todo el siglo XVI, XVII y XVIII.

Colombia pertenecía al virreinato de Nueva Granada y era una sede importante en la elaboración de aguardiente de caña, de la que se beneficiaban enormemente los españoles imponiendo distintos estancos. Por la Real Cédula del 23 de julio de 1700 se introdujo el sistema de arrendamiento, que fue perfeccionándose con el tiempo buscando la participación estatal. Apareció una élite española que se benefició de la tierra y de los estancos del aguardiente de caña.

Durante la época de Carlos III se estableció un sistema nuevo de administración. El Estado intervenía en la producción y comercialización de las rentas del aguardiente. Construiría fábricas y se encargaría de su destilación. Se crearán nuevos estancos como el de la miel, el anís, y los contratos para el abastecimiento de la leña.

El establecimiento de la Renta generó una serie de movimientos sociales de los sectores populares más presionados y marginados. Despreciarán a los funcionarios, aunque nunca al rey.

Durante el siglo XVI y XVII lo que más se había desarrollado había sido la minería, mientras que el XVIII fue la agricultura, que satisfaría la demanda industrial de los países europeos que comenzaban a despegar. Se establece así la hacienda como unidad de producción agraria.

Empresarios, aldeas y colonos en el siglo XIX.

La región antioqueña empezará a sufrir un proceso de industrialización con capitales del café a partir de 1805, al igual que la región de Monterrey y de Sáo Paulo.

La colonización se hará en las zonas cafeteras colombianas. La exportación del café sustituirá a la del oro, generando estabilidad social y política con un gobierno conservador que durará hasta 1930.

De 1899 a 1902 se produjo la guerra de los 1000 días, donde fue derrotado el gobierno conservador, construyéndose el Canal de Panamá por influencia norteamericana.

Tras la independencia de Colombia a partir de 1819, el estado republicano propulsó el desarrollo del país con la inmigración extranjera. Se ofrecieron tierras a los colonos ya que Colombia era un país con extensos territorios vacíos, junto con exenciones fiscales.

Durante el período comprendido entre 1820 y 1830 este plan fracasó. Bolívar propuso en 1820 que las tierras realengas se distribuyeran entre las regiones. Esos territorios eran insanos (selváticos, fiebre amarilla, paludismo...) e inhóspitos, por lo que los europeos los rechazaron. Ellos buscaban oro, especias, madera, ... y no enfermedades.

Ante esta situación, Bolívar propuso en 1830 que la tierra se vendiera a los extranjeros y colombianos, para así subsanar el déficit presupuestario. Eran un medio para pagar por lo que surgieron los bonos territoriales. Se buscaba retribuir premios a militares y a los corredores de bonos de deuda pública interna. Se quiso favorecer la construcción de canales y caminos por lo que se estimuló los asentamientos al borde de éstos. Colombia quería, hasta 1840-50, ocupar los espacios vacíos. Después de 1850 se preocupó por regular la posesión de la tierra. Se produjeron movimientos migratorios (gente que bajó de las mesetas hacia las zonas de valles, principalmente indios y negros). Comenzaron las reclamaciones por lo que el Estado se preocupó por regular la posesión de la tierra mediante colonos, evitando el pillaje. Se pusieron así dos leyes importantes:

- La Ley 61 de 1874, mediante la que se otorgó derechos a los cultivadores. Cada uno tenía derecho a lo cultivado y a una cantidad de tierras adyacente (30 ha.). Era necesario ocupar primero las tierras para luego poder reclamarlas. Se inició el proceso de titulación y limitación.

- La Ley 48 de 1882. Las 30 ha. debían estar cubiertas de pastos artificiales y la extensión no podía ser el doble de lo cultivado. La prescripción se aumentó de 4 a 10 años. Se prohibió la existencia de agrupaciones continuas de más de 5.000 ha. Sin embargo, se utilizaron trucos para conseguir estas enormes agrupaciones territoriales, separándolas con una fanega de tierra.

Entre los asentamientos poblacionales nos encontramos tres tipos:

- dirigidos por el Estado,

- expontáneos, y

- cubiertos por aldeas.

En el primer caso la responsabilidad fue de los grandes propietarios, en el segundo de los pequeños y medianos, y en el tercero de las comisiones agrarias.

Durante 1890 se inicia la ocupación interna de las tierra ocupadas, mediante el surgimiento del arrendamiento, que dio lugar a la formación de un proletariado que 30 años después ocasionaría los primeros conflictos agrarios de la población colombiana. Muchas zonas se hicieron minifundistas y comenzó el cultivo intensivo del café.

Formación histórica de la violencia en el siglo XX.

1º. Recesión. 1930-46.

2º. Guerra Fría. 1946-58.

3º. Revolución cubana (repercusiones en Colombia). 1958-74.

4º. Guerras de baja intensidad (guerrillas). 1974-90.

5º. Fin de las ideologías. 1990-96.

Hipótesis básica: La desintegración del Estado, con unas raíces históricas. Estado que carece del monopolio de la violencia, apareciendo sistemas de control ajenos o formas de justicia privada.

* Hacia 1930 el Estado deja de ser conservador. La libertad individual llevó a guerras civiles con lo que en los años 80 del siglo XIX los conservadores decidieron tomar el poder. En 1930 el Partido Liberal entró en conflicto con el conservador, queriendo modernizar el país, ampliando las bases del mercado, la industria... y por ello estimuló la agitación campesina. Hacia 1930 se fundó el Partido Comunista y un ala radical llamado el Gaitanismo.

Hacia 1936 se produjo un intento de Reforma Agraria. Reaccionó el sector conservador latifundista, aunque sólo fue verbal e ideológicamente. En 1944 aparecía la Ley de Contrarreforma agraria.

* En 1946 el Partido Conservador accedió de nuevo al poder. El sector radical de dicho partido intentó excluir a la oposición, mediante la Iglesia, la fuerza pública y el sector judicial. Aparecieron grupos paramilitares de civiles llamados los "Pájaros", contratados por los conservadores para eliminar a los liberales de las zonas urbanas. El Partido Liberal respondió organizando "Frentes guerrilleros de resistencia" y el Partido Comunista mediante los "Frentes de autodefensa".

Junto a estas dos formas de expresión nos encontramos con grupos que no huyen y se montan su propio sistema autodefensivo en las haciendas. La policía servirá al Estado como fuerza de choque hasta 1955 o 1956. El ejercito no interviene, conservará aún su prestigio.

La Iglesia armará civiles en las parroquias y en sus sermones alentará a los ciudadanos en contra de los comunistas.

En 1953 la guerrilla popular pretende autonomizarse, por lo que el Partido Liberal le quita su respaldo, volviéndose contra él. Es entonces cuando se decide actuar. El general Rojas Pinilla da un golpe de Estado en 1953, dicta una ley de amnistía y los guerrilleros terminan por entregarse, sin embargo todo resultó una mascarada. Los guerrilleros fueron asesinados, por lo que la guerra se reanudó. Es en este momento cuando intervino el ejército que, sin embargo, fue derrotado. La oligarquía termina firmando la paz entre liberales y conservadores.

* Nace el Frente Nacional que dominará desde 1958 hasta 1974. El resultado de la guerrilla fue: 300.000 campesinos asesinados, un millón de desplazados y otro de traumatizados.

El Estado pretende reconstruir la confianza, sin embargo el odio lo impedirá, manifestándose en actos de bandidismo (asesinatos, rencillas, odios, matanzas ...). Es ahora cuando el mundo entero se hace eco de los hechos violentos ocurridos en Colombia.

Hacia 1962 son exterminados los últimos grupos de "bandidos" que, sin embargo, fueron considerados como héroes por la población.

La revolución cubana ocasionó que resurgiera la violencia en forma de guerrilla en Colombia (1962). En 1964 el hijo de un político asesinado llamado Laureano acusó al gobierno, por lo que se fundaron las FARC (Fuerzas de Actuación Revolucionaria Colombiana), junto con los ELN y los EPL.

En 1968 tuvo lugar la formación de la ANUC (Asociación Nacional de Usuarios Campesinos). Posteriormente el CRIC (Consejo Regional de los Indígenas del Cauca). El movimiento indígena exigía el derecho a la lengua, a la cultura y a la organización política, así como al respeto de sus creencias. Este movimiento terminó con el ONIC (Organización Nacional de Indígenas de Colombia). Aparecieron también grupos religiosos (EPL) de orientación maoísta. Fue una guerra popular, sin diálogo entre las fuerzas.

* En 1974, producto de todas estas guerrillas e ideologías apareció un movimiento muy singular en Colombia, el M.19, que sirvió como factor desafanatizador. Le hizo mucho bien a Colombia. Creo una historia nueva tomando el Palacio de Justicia, la Embajada Dominicana, etc. Abogaban por la paz y la conversación.

Son los años de la "gold marihuana" y de la coca (narcotráfico). El Estado se alió con los narcos para formar grupos de choque contra el M.19, eso ya en los años 80. En 1988 se produjo la ruptura del Estado con el narcotráfico. Sin embargo, la coca y la marihuana dio tanto dinero que hizo de Colombia el país más próspero de toda América Latina durante la década de los 80. El país al que más vendía era a EE.UU. Gracias a este auge se construyeron aeropuertos, aparecieron pueblos muy prósperos en medio de la selva que pasaron de 100 a 10.000 habitantes o más. Aparecieron 100.000 millonarios, bancos prósperos, aumentó la prostitución, así como los sirvientes y guardaespaldas.

* La guerrilla cambió sus estrategias y nuevos grupos a parecieron a partir de 1990. El objetivo ya no fue la toma del poder, sino tomar pueblos, construir frentes nacionales de masas, redes diplomáticas, representantes internacionales (partidos políticos y sindicatos). El objetivo fue latinoamericanizar el conflicto. Se amplía el dominio territorial y se fortalecen las finanzas, aumentando los efectivos. La FARC pasó de 1.200 en 1981 a 5.200 en 1989, y a 6.900 en 1994. En 1985 las FARC tenían una representación en los municipios de colonización interna de un 62%. Han aumentado su presencia. De los 1200 municipios colombianos, 569 estaban en guerrilla (casi el 50%). Se debió a la imposición muchas veces mediante el chantaje.

Entre 1991 y 1994 las FARC y las ELN han recogido 1.717.232.000 pesos mediante el robo, la estorsión, el secuestro, el asalto a poblaciones, etc.

Cada guerrillero produce unos 70.000 dólares al año, mientras que la renta per cápita de un estadounidense ronda los 10.000 dólares al año.

En cinco años se han producido 150.000 asesinatos.

Los tres grandes señores de Colombia son el ejército, la autodefensa y la guerrilla.

CRÍTICA:

El profesor Hermes nos ha descrito muy bien la situación de Colombia, especialmente en la actualidad, donde más se ha extendido. Creo que el problema de este país es muy similar al de sus vecinos sudamericanos. La guerrilla, el narcotráfico, el golpismo militar, la pobreza compaginada con la suntuosidad dada por el tráfico de drogas (marihuana y coca), la prostitución, la falta de una infraestructura industrial poderosa, la desorganización y el desórden gobiernan en este país, como en tantos otros. El problema sigue partiendo de la gestación de su Independencia, así como de los sucesos inmediatamente posteriores.

COMENTARIO DE UN DOCUMENTAL.

TÍTULO: La Batalla de Chile. Un pueblo sin armas.

TIPO: Fílmico. Documental.

LUGAR: Chile.

CRONOLOGÍA: octubre de 1970--septiembre de 1973.

AUTOR/DIRECTOR: Patricio Guzmán.

FINALIDAD: Informativa.

ANÁLISIS:

Se centra en el período de gobierno de Salvador Allende en Chile (1970-1973).

Comienza revelándonos el final: la muerte de Allende en la Casa de la Moneda en septiembre de 1973.

Salvador Allende subió al poder al ser elegido por el pueblo en octubre de 1970. Había dos partidos: el Demócrata cristiano (derecha) y la Unidad Popular de Allende (izquierda). En un principio ganó la derecha perdiendo Allende, sin embargo, poco después la Unidad Popular empezó a ganar votos. La derecha, asqueada, decidió sacar sus fuerzas de choque a la calle.

La JAP (instituto del gobierno de Allende) actuó localizando las cargas de contrabando, poniéndolas a la venta pública. Esto molestó al sector conservador que decidió boicotear las JAP y la producción de cultivos del país para aumentar el desabastecimiento de la población. Se produjo un boicot al Parlamento. Sin embargo fracasaron. Acusaron a los ministros de la izquierda que demostrarán lo infundado de estas sospechas. No obstante consiguieron destituir a algunos ministros.

EE.UU. respaldó a los conservadores chilenos en contra de Allende. Se boicotearon todos sus proyectos-leyes.

Crearon incluso grupos de choque fascistas, como "Patria y Libertad", para provocar confusión en las calles y así justificar un golpe de Estado, apoyado por EE.UU.

Para acrecentar más el desórden y hacer entrar en crisis al gobierno incitaron a los trabajadores de las minas de cobre (gran fuente de riqueza para el país) a declarar la huelga. Motines en las calles. Muchos obreros, partidarios de Allende, colaborarán con el gobierno para poner orden en las calles y asegurar el abastecimiento, sin embargo, las fuerzas de choque fascistas continuaban con la ola de violencia. Los obreros pedían mano dura contra los especuladores. El país se paralizó debido a una huelga de transportes propiciada por la burguesía.

Sin embargo, la huelga del cobre así como la de los transportes fracasó. El conflicto había durado 76 días. El imperialismo y la burguesía lo habían intentado casi todo para hacer fracasar al gobierno que, debido al gran apoyo popular, había sobrevivido. Sólo quedaba una cosa: el golpe de Estado.

El 29 de junio, a las 9:30 h. de la mañana, atacaban con seis tanques el Palacio de la Moneda. (En este suceso cayó muerto el cámara que rodaba el documental).

El ejército fascista chileno tiroteó y mató a 22 personas, incluido al cámara argentino que rodaba la película.

Sin embargo, no todo el ejército se sumó al golpe. A las 11:00 h. Allende llegaba al Congreso. Se produce una división en el ejército: unos estaban con el gobierno de Allende, y otros con los golpistas (como Pinochet).

La Democracia Cristiana se pronunció a favor de Allende, mientras que el Partido Nacional se negaba a prestar declaraciones. Parece que hay un acercamiento de posturas entre algunos sectores de la derecha y Allende.

El golpe terminó fracasando. Sin embargo, seguirá habiendo estas fuerzas subterráneas que desembocarán posteriormente en otro intento golpista, esta vez con éxito.

Allende quiso hacer un proyecto de ley para declarar el "estado de sitio". Los trabajadores crearon cordones industriales para fortalecer al gobierno e impedir la paralización económica. Mediante el "estado de sitio" Allende tendría poderes excepcionales para poder hacer una depuración en el ejército. Por ese motivo, la derecha consiguió que el Parlamento le negase el proyecto de ley a Allende. En cambio, los militares golpistas consiguieron leyes que les daban permiso para invadir fábricas y hacer registros, buscando armas decían, pero lo que buscaban era la paralización económica de la nación. Era inminente otro golpe de Estado.

El gobierno intentó pactar con la Democracia Cristiana en contra del fascismo, sin embargo, fracasaron las negociaciones.

Se celebraron misas en todo el país a favor de la paz. Fue entonces cuando los demócratas cristianos quisieron pactar con Allende un freno al fascismo. Sin embargo, mientras tanto, se estaba produciendo un acuerdo secreto entre los militares chilenos y los EE.UU. para dar otro golpe de Estado, esta vez efectivo. Para ello se deshicieron de ciertos militares antigolpistas. Se produjeron multitud de allanamientos por los militares en busca de armas.

Los empresarios del transporte, financiados por EE.UU., iniciaron entonces una huelga para empeorar la situación económica del régimen republicano de Allende. Entonces, el gobierno para contrarrestar esta situación, lanzó a la calle a un ejército de tractores para suplir las pérdidas de la huelga (como servicios mínimos). Sin embargo, este hecho fue visto entre los parlamentarios de derecha como un allanamiento de la propiedad privada. Los demócratas cristianos suspendieron inmediatamente el diálogo. Los cinco millones de dólares invertidos por EE.UU. en mantener el parón económico estaba dando resultado. Sin embargo, las masas populares continuaban prestando su apoyo incondicional a Allende (almacenes populares, se abren algunos comercios...). E incluso un sector de los transportes apoyó al gobierno distribuyendo alimentos. La derecha reafirmó entonces su tendencia golpista. Alegaban que el gobierno estaba quebrantando la Constitución (sin ninguna base legal en realidad). El sector leal del ejército terminó por quedar desmantelado.

Sin embargo el pulso continuaba. Más de 800.000 izquierdistas desfilaron ante Allende durante tres horas. El motivo fue el aniversario de Allende en el poder. Era una demostración de fuerza.

El 11 de septiembre de 1973 se producía el golpe de Estado. Se ocupó Valparaíso. Se exigió la retirada de Allende. Éste se negó, pagando con su vida su lealtad al pueblo. Cayó asesinado por los golpistas en la Casa de la Moneda.

CRÍTICA:

A pesar de la mala calidad del documental (en blanco y negro, con un sonido pésimo, mala imágen y tomas del cámara, etc) nos muestra de manera muy interesante lo sucedido en Chile durante el período de Allende.

El problema en Sudamérica siempre es el mismo. Cuando sale un sector izquierdista siempre termina siendo suprimido por la derecha, apoyada por EE.UU., ya que esta nación continúa manteniendo su hegemonia por todo el continente, contrario al comunismo. Para que Allende pudiera haber seguido en el poder tendría que haber utilizado las mismas armas que sus enemigos: la fuerza bruta y del dinero. Su destino estaba claro. Es imposible que dada la situación y la gran influencia de EE.UU. en toda América exista una sóla república donde gobierne por mucho tiempo de forma estable el sector comunista de la sociedad. Esa es mi opinión.

Asignatura: Historia Contemporánea de América.

Profesor.

Universidad de Málaga (Ftad. de Filosofía y Letras)

Málaga 6 de marzo de 1996.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA (más los apuntes de clase):

CORVISIER, A. Historia Universal. Tomo IV. Historia Moderna. El Mundo Extraeuropeo (siglos XVI y XVII). Europa (siglo XVIII). Editorial Labor. S.A. Barcelona, 1990.

FERNÁNDEZ, A. Historia Universal. Vol. IV. Edad Contemporánea. Editorial Vicens Vives. Barcelona, 1994.

FOHLEN, C. La América anglosajona de 1815 hasta nuestros días. Edit. Lábor, S.A. Barcelona, 1967.

KINDER, H. y HILGEMANN, W. Atlas Histórico Mundial II. De la Revolución Francesa a nuestros días. Edit. Istmo. Colección Fundamentos. Madrid, 1992.

Vídeos relacionados