Hippies

Ciencias sociales. Movimientos juveniles. Indumentaria. Antisistema. Música. Rock and Roll. Drogas

  • Enviado por: Josefina
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Los Hippies

A pesar del crecimiento económico que experimentaron los países capitalistas industrializados durante la década de 1960, en las sociedades se produjeron fuertes tensiones sociales y expresiones de descontento político por diversas causas. Los principales protagonistas de estas manifestaciones de descontento fueron los jóvenes.

Chicos y chicas se movían el ritmo del Rock & Roll, pacifistas extremos, discípulos de la teoría de la no violencia, y defensores de cierto tipo de estimulantes, se pintaban la cara y se llenaban el pelo (largo generalmente), adoptaban nuevas formas de vestir y formaban parte de un nuevo grupo social, fueron ellos quienes protagonizaron los acontecimientos decisivos de estas décadas… los conocimos como Hippies…

Ellos pensaban que como “hombre y mujeres nuevos”, podrían conquistar un mundo nuevo, estaban convencidos del importante rol que tenían dentro de la sociedad y creían que como estudiantes universitarios, solo hacia tenian que solidarizarse con los trabajadores y ponerse de acuerdo para realizar los cambios necesarios, y así fundar un mundo mejor, democrático y sin guerras… en el que no hubiera ricos y pobres sino personas relacionadas por la libertad y el amor.

Se oponían al capitalismo, la carrera armamentista, criticaban a la Guerra Fria y protestaban contra la Guerra de Vietnam, estaban en desacuerdo con el “sistema” en su conjunto: su materialismo; el conformismo que caracteriza a los ciudadanos masificados; a la burocracia, que dirige y aniquila la fluidez de la vida; al juego de normas y prohibiciones que supuestamente posibilitan la libertad, pero que siempre la respetan, y al cuadro de valores dominantes, es decir, la propiedad, el trabajo, el dinero, la competencia, las diferencias de clase, la segregación racial, la represión ideológica…

Tienen unas características muy variadas. Repudian la violencia y las guerras, aspiran a la felicidad, practican el amor, se sienten como flores: es su más importante símbolo.

Durante esta época nacieron los clásicos “patas de elefantes”, las camisas hindúes, el pelo largo y desordenado, era común verlos con pantalones vaqueros, faldas floridas, carteles con la efigie del Che Guevara. Nunca se los veía peinados, se bañaban en muy pocas ocasiones, tenían barba hirsuta y estaban mancillados por el calor.

Las mujeres buscaban la comunidad más que la estética y la ropa ya no tenia sexo, eran prendas unisex. El pelo tampoco era ya un signo de distinción; caminando de espalda, muchos hombres parecían mujeres de eternas cabelleras. Mientras tanto las flores, símbolo de la época, se usaban tanto en la ropa como en el pelo y representaban la ideología utópica que los guiaba en la llamada “revolución de las flores”.

Todas sus indumentarias eran muy extravagantes: Pantalones oxfords, enormes jerseys de lana, sandalias de cuero y fulares de muy fuertes, amarillo, rojo, lila; estos los colores llamativos de sus ropas, saliendo de un estilo formal que se acostumbraba en la época, trajeron acontecimientos positivos y negativos para la actual sociedad.

Lucen la idea de la sexualidad sin pudor ni vergüenza, además de practicar un sexo muy liberal.

La forma de actuar muchas veces, resulto ser negativa debido a la elección de las drogas alucinógenas, el sexo sin limites, y el seguimiento de la nueva música que los distinguía; el rock and roll.

La impronta religiosa ha impregnado siempre el universo hippie. En su fuga del mundo adulto, el hippie se topo con el yo-todo del Zen, con la afirmación del no-sentido, del flujo incesante de las cosas. La comunión de la naturaleza revistió muchas veces un carácter místico. Las civilizaciones mayas, aztecas, o incas inspiraron a los hippies formas de comunicación no verbal, telepáticas, obtenidas a través de antiguas dorgas. Los jóvenes peregrinaron al Tibet, al Machu Pichu, a las arenas de Tunez o Marruecos en busca de alternativas espirituales.

Los hippies se extendieron por todos los países del mundo... Muchos marcharon a islas alejadas y poco frecuentadas por las civilizaciones en el océano Pacífico o en el Mar Mediterráneo. Pero no solo se hicieron hippies los jóvenes de las clases medias que siempre fueron mayoría; sino también las clases superiores y las trabajadoras, así como numerosos grupos.

La música que acompañó a este movimiento juvenil fue el Rock, las diferentes bandas fueron surgidas en pubs de los suburbios urbanos; los recitales pasaron a ocupar espacios más amplios a los que podía llegar muchísima gente, como en las calles o estadios. Esto hizo que la música tome un papel mucho más importante y difundido comparado con el que tenían hasta el momento, lo que hizo también que la industria discográfica ocupe un lugar muy importante en la vida de los jóvenes.

Ante la vulgarización de la música pop, en la búsqueda del éxito en las listas de discos, muchos volvieron la mirada al blues. Así nació el blues blanco, pues sus principales intérpretes son de raza blanca. El padre de este movimiento fue el británico John Mayall. Janis Joplin, con una voz desgarrada y potente, y Jimi Hendrix, que convirtió a la guitarra eléctrica en una parte más de su cuerpo por su virtuosismo con ella, también lo cultivaron.

Un paso en otra dirección lo dieron los precursores del rock progresivo, como Pink Floyd y del rock sinfónico, como Yes y Génesis. También Mike Oldfield y Jean-Michel Jarre se acogieron a este nuevo estilo.

En esta época no podemos olvidarnos de la importancia que tuvieron Los Baettles, respecto a la música.

“Mas que una simple moda fue un movimiento y que actualmente sin darnos cuenta, todos llevamos un poco de ellos. Gracias a ellos muchas cosas cambiaron y quizás no nos damos cuenta porque esta incorporada en nosotros.”