Hantavirus

Virus Hantaan. Enfermedad de las cuatro esquinas. Hipoxia

  • Enviado por: Andrés Asial
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Hantavirus

Hantavirus es el nombre que reciben los virus del género Hantaanvirus, que forma parte de la familia Bunyaviridae infectan a los vertebrados (animales con columna vertebral, incluido el hombre). A diferencia de casi todos los miembros de esta familia, que son transportados por mosquitos, chinches y pulgas, los hantavirus utilizan como vectores roedores específicos y se transmiten directamente de hospedante a hospedante por medio de la saliva, la orina o las heces cargadas de virus. El hombre se contagia por exposición a las excreciones secas de roedores infectados. Causan dos enfermedades humanas: fiebre hemorrágica con síndrome renal, que normalmente cursa con lesiones renales; y síndrome de malestar respiratorio agudo, que cursa con lesiones pulmonares.

Los hantavirus son esféricos, de 90 a 100 nanómetros de diámetro. Están formados por una cápsula cubierta de púas que rodea tres unidades circulares de ácido ribonucleico (ARN) envueltas en proteína. Aunque recientemente se han identificado muchos hantavirus, su verdadero número y el potencial patológico que presentan son probablemente muy superiores a lo que ahora se cree.

Virus Hantaan

La primera enfermedad humana atribuible a una infección por hantavirus es la fiebre hemorrágica con síndrome renal, identificada a principios de la década de 1950 durante la guerra de Corea. Miles de soldados estadounidenses sufrieron una enfermedad misteriosa caracterizada por fiebre, dolores de cabeza, hemorragias e insuficiencia renal aguda. Pese a la abundante investigación, la causa no se descubrió hasta 26 años después, cuando en 1976 se aisló un virus nuevo llamado Hantaan en un ratón de campo de Corea.

La fiebre hemorrágica con síndrome renal es muy común en Extremo Oriente, sobre todo en China y Corea. Presenta dos exacerbaciones estacionales asociadas con la recolección del trigo en verano y la del arroz a finales de otoño. En estas épocas, las poblaciones de roedores que sirven de hospedantes al virus alcanzan su número máximo y los campos están llenos de polvo que contiene excrementos secos cargados de virus. La infección es mortal en aproximadamente el 5 o el 10% de los casos. Hay una variante más benigna causada por el virus Seúl y transmitida por las ratas; se ha observado en Japón, Corea, China y Estados Unidos, sobre todo en puertos de mar, donde las ratas son abundantes. Los síntomas son menos graves e incluyen nefritis o inflamación de los riñones.

Virus Sin Nombre

En 1993 se identificó en el suroeste de Estados Unidos una nueva enfermedad causada por hantavirus y llamada inicialmente `enfermedad de las cuatro esquinas', porque se descubrió en la zona en que se unen Arizona, Nuevo México, Colorado y Utah. El agente causante se bautizó como virus Sin Nombre, por el lugar de Nuevo México donde se detectó. Las víctimas de este virus presentaban síntomas parecidos a los de la gripe -fiebre, dolores musculares, tos y dolor de cabeza- que se agravaban rápidamente. En los pulmones se acumulaban líquidos y leucocitos que provocaban hipoxia (baja concentración de oxígeno en la sangre), choque y, en muchos casos, la muerte por un tipo de insuficiencia pulmonar llamada síndrome de malestar respiratorio agudo y síndrome pulmonar por hantavirus. Poco después se descubrieron nuevos casos en otros estados. A finales de 1995 ya se habían confirmado 123 casos en 23 estados, con una tasa de mortalidad del 51%. La enfermedad se identificó en Canadá, Brasil, Venezuela y Argentina.

La búsqueda de la causa de este misterioso mal comenzó con una investigación epidemiológica clásica, con entrevistas a los supervivientes y a las personas que habían entrado en contacto con las víctimas. Las muestras de sangre tomadas a éstas contenían anticuerpos contra hantavirus, lo que indicaba que habían estado expuestas a estos virus y que esta exposición había iniciado una respuesta inmunitaria. Para demostrar que el agente causante de la muerte de las víctimas era un hantavirus se utilizó la reacción en cadena de la polimerasa, una técnica que permite amplificar rápidamente fragmentos de ADN. Una vez amplificados, se aplican métodos específicos para identificar el virus. De este modo se confirmó que en los tejidos de las víctimas había hantavirus y se determinó que la enfermedad la había causado un virus de este tipo desconocido hasta la fecha. Se compararon muestras de hantavirus procedentes de distintos lugares y se demostró que en Estados Unidos había varios que no se conocían. Se determinó la estructura genética completa de Sin Nombre y se crearon pruebas diagnósticas. Se están utilizando los mismos métodos para tratar de desarrollar una vacuna.

El principal hospedante del virus Sin Nombre en el suroeste de Estados Unidos es el ratón Peromyscus maniculatus. En extensas zonas de esta parte del país están infectados entre el 10 y el 35% de los animales de esta especie, y en algunos lugares hasta el 80% son portadores del virus.

El virus Sin Nombre, como otros hantavirus, no afecta al roedor hospedante. Se acumula en la saliva, la orina y las heces durante muchas semanas, quizá durante toda la vida del animal. El hombre se contagia cuando inhala polvo que contiene excreciones secas del roedor. Sin Nombre y otros hantavirus recientemente descubiertos viven probablemente en la zona oeste de Estados Unidos, hábitat del ratón que les sirve de hospedante, desde hace mucho tiempo. Se detectó en 1993 a consecuencia del elevado número de víctimas que causó después de dos inviernos muy húmedos; estas condiciones hicieron que aumentasen mucho las reservas de alimento y la población de roedores, y con ésta la incidencia de la enfermedad.

Prevención

El riesgo de infección por hantavirus se puede reducir impidiendo que los roedores vivan en las viviendas humanas o en sus proximidades. Las madrigueras y excrementos se deben impregnar con un desinfectante antes de destruirlos.