Hamlet; William Shakespeare

Literatura inglesa del romanticismo. Teatro barroco isabelino. Obra shakesperiana. Tragedia y venganza. Vida y obra. Contexto social. Histórico. Temas. Personajes. Originalidad. Conclusiones

  • Enviado por: Daida
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

ÍNDICE

PRÓLOGO pag. 3

INTRODUCCIÓN

Época pag. 3

Autor pag. 6

ANALISIS TEMÁTICO

Resumen o argumento pag. 8

Estructura pag. 9

Planos de acción pag. 10

Estructura interna pag. 10

Estructura externa pag. 10

Tema pag. 11

ANALISIS FORMAL

Léxico pag. 12

PERSONAJES

Protagonista pag. 13

Antagonista pag. 14

Resto de personajes pag. 14

ANALISIS SOCIOLÓGICO pag. 15

ORIGINALIDAD

Fuentes literarias o fuentes reales pag. 16

Proceso de elaboración pag. 16

Originalidad pag. 17

CONCLUSIONES

Conclusiones recogidas pag. 17

Comentario crítico pag. 18

Opinión personal pag. 19

BIBLIOGRAFIA pag. 20

PRÓLOGO

Hamlet es una de las primeras y mejores tragedias de su autor, William Shakespeare. Está escrita entre finales del siglo XVI y principios de XVII.

El teatro de Shakepeare repercute en todas las literaturas. Casi se podría decir que el teatro moderno recibe de Shakespeare, las características que lo configuran. Por sus obras trágicas Shakespeare es considerado un clásico de Inglaterra y el mundo. Tres razones lo apoyan:
- La universalidad de sus obras: cualquier persona puede llegar a la misma circunstancia que los personajes.
- Sus obras son impersonales: él no aparece en sus obras. Sólo representa la vida. Sus tragedias están por encima de lo local, personal y temporal.
- La perfección de sus obras: no inventa las historias, las toma de la realidad inglesa o de los pueblos clásicos. Lo especial en él es que logra ver en las cosas y aconteceres lo que lo demás no ha visto.

INTRODUCCIÓN

Época

Isabel reina desde hace seis años cuando William Shakespeare nace en 1564. Cuando muere en 1616 Jacobo I ocupa el trono desde hace trece años. Durante este periodo, Inglaterra, débil estado con escasa población, bastante pobre, oscurecida y mal conocida en el exterior, pasa al rango de gran potencia, alcanza un grado sorprendente de prosperidad material y brilla en el dominio de las letras.

Hasta mediados del siglo XVI, el espíritu del Renacimiento no se propagó más allá de los círculos de la Corte y aún dentro de ella se manifestaba más bien bajo su forma erudita que bajo su aspecto creador. Los italianos y también franceses, seguían considerando a los ingleses como semibarbaros. En cuanto al idioma, nadie o casi nadie lo conocía en el exterior.

Con todo, este atraso no constituyó una perdida sin remedio. Cuando terminó la guerra civil y la reforma religiosa se halló bien encaminada; cuando los peligros exteriores estuvieron conjurados, por lo menos transitoriamente, muchas circunstancias se habían aunado para que Inglaterra recuperara el tiempo perdido y lo hiciese a pasos agigantados.

Ardientes, atrevidos, los ingleses de la época son también brutales y sanguinarios. La ebriedad es frecuente en todas las clases sociales y genera querellas sangrientas; la violación es moneda corriente; las peleas terminan a menudo en un asesinato; los espectáculos de mayor éxito son las luchas a muerte entre los animales y también las ejecuciones capitales.

Isabel, al asumir el reinado, es recibida con entusiasmo. Pone en práctica una política circunspecta, se rodea de buenos consejeros, trata con consideración al Parlamento, se dedica a restablecer las finanzas, concierta la paz con Francia.

Glorioso, el reinado de Isabel sería lo contrario de apacible. Intrigas, confabulaciones, revueltas, ejecuciones y asesinatos se sucederían en él sin interrupción y harán de este periodo un largo drama entrecortado por escenas de bravura y episodios cómicos.

Su agricultura y su industria se desarrollan, sus "mercaderes aventureros" acumulan enormes fortunas y no parece haber ya límites para el lujo desplegado por esos grandes señores. Por último, se produce allí un súbito y extraordinario florecimiento de autores dramáticos, de poetas, de músicos y de pensadores. En 1591 es cuando el más grande, el que los resume a todos, William Shakespeare, estrena Enrique VI, su primera pieza.

Sin duda el rasgo más dominante de la Inglaterra de la época de Shakespeare es la coexistencia de la brutalidad de las costumbres con el refinamiento de la cultura. No solamente muchos gentiles hombres saben igualmente bis componer un soneto o una elegía que manejarla espada o la daga, sino que además, una cantidad de comerciantes mediocres, de artesanos y hasta de campesinos, compran libros y los estudian. La traducción de la Biblia al lenguaje del vulgo ha dado a las masas el gusto por la lectura; Los cantos y las baladas populares ponen la poesía al alcance de los humildes; La instrucción se propaga.

Capas sociales: La antigua aristocracia ha sido aniquilada en gran parte por la guerra de las Dos Rosas y los descendientes de lo que ha subsistido de ella han degenerado. La nueva, enriquecida gracias a la confiscación de los bienes de los monjes, no es muy altanera, ni muy cerrada.

Es indudable que unos sesenta grandes señores, dueños absolutos de sus posesiones, son pares del reino y gozan por consiguiente de una posición eminente, así como también de derechos particulares. Pero las otras personas de calidad no tienen nada muy sustancial que los distinga del común de los mortales ni exenciones fiscales, ni privilegios jurisdiccionales.

Por encima de la clase noble, pero apenas separada de ella por un movible margen, está la burguesía: gentes de trajes largos, mercaderes pudientes, terratenientes medianos. Los primeros, sean magistrados, abogados, médicos, profesores u hombres de la iglesia, constituyen una categoría activa, ambiciosa, y en general muy instruida.

La enorme mayoría de la nación se compone d la masa, de contornos mal definidos, de campesinos, artesanos, obreros y hombres del mar.

Periodo literario al que pertenece la obra: El teatro isabelino, del que Shakespeare formaba parte, resumía la supervivencia de un teatro popular y una experiencia social. La tradición popular medieval se fundió así con la experiencia colectiva y la conciencia histórica... El drama popular iba a ser enriquecido por el humanismo renacentista. El humanismo añadiría temas, formas y estructuras novedosas.

El teatro isabelino, lograba una síntesis de valores populares y renacentistas.

La época de Shakespeare fue una época de marcada individualización, emanada de las reflexiones filosóficas sobre el hombre, nacida del estudio empírico de las pasiones y de la teoría de los caracteres, surgida de un estilo de vida caballeresco y cortesano. Cervantes y shakespeare son los videntes de la individualización, deben sus logros a esta captación de la historia que vivieron.

Fueron tres las novedades que introdujo el drama humanístico en el teatro:

- Transformó el teatro medieval, que era esencialmente la representación y pantomima, en obra de arte literaria.

- Aisló, para realizar la ilusión, la escena, del público.

- Concentró la acción tanto en el espacio como en el tiempo, sustituyendo, la desmesura épica de la Edad Media por la concentración dramática del Renacimiento.

En definitiva, el teatro de Shakespeare tiene algo de Renacimiento y también de Barroco.

Autor

William Shakespeare en un autor dramático y poeta inglés ( Stratord-on-Avon 1564-1616) Entre las escasas noticias de su vida, las más fidedignas son las que se deducen de documentos legales y testimonios de sus contemporáneos. Los datos biográficos precisos de que se dispone son los siguientes: hijo de John, acomodado comerciante perteneciente el gremio de los curtidores, y de Mary Arden, fue bautizado el 26 de Abril de 1564 en Stratford-on-Avon; aquí frecuentó durante cierto tiempo la Grammar School y a los 18 años contrajo matrimonio. En 1592 se encontraba en Londres y en 1594 figuraba ya como miembro de los Chamberlain`s Men (la compañía teatral que bajo Jacobo I se llamó los King`s Men); en 1597 adquirió una casa en Stratford. y en 1602 consta como domiciliado en Cripplegate. En 1609, la compañía de Shakespeare (que en 1599 había abierto el teatro The Globe) comenzó a dar representaciones en el teatro cubierto de Blackfriars; en 1610, poco más o menos, Shakespeare se retiró a Stratford y en 1616 hizo testamento. Sus restos descansan en el coro de la iglesia de Stratford.

Antes de afianzarse en el ambiente teatral hacia finales de siglo probó también fortuna como poeta con Venus and Adonis (1593; Venus y Adonis) y Lucrece (1594; Lucrecia), elegantes y preciosos poemitas que dejan entrever una educación literaria ciertamente refinada; el primer poema, superior al segundo, recuerda el Hero and Leander de Marlowe. Escribió la farsa cómica de the Taming of the Shrew (1593-1594; La fierecilla domada) , la grotesca y densa colección de horrores senequistas de Titus Andronicus (1593-1594), , los duros e inexpresivos chronicle plays, con los cuales comienza el ciclo histórico de las guerras entre las familias de York y Lancaster ( las tres partes de Henry VI; 1590-1592), todos productos inferiores, pero de los que destaca con evidencia la intención de no dejar escapar las ocasiones de aprender bien el oficio para poderlo dominar en el momento que alcanzase imágenes poéticas propias más libres y más sentidas. Por otra parte, éstas ya se pueden apreciar en algunos dramas menores, contemporáneos de los primeros, como Love`s Labour`s Lost (1594-1595; Trabajos de amor perdidos), drama construido de acuerdo con los preciosisimos sofisticados de Lyly, y la vaga y novelesca aventura de los Two Gentlemen of Verona(1594-1595; Los dos caballeros de Verona) Además, el oficio teatral alcanzó un planteamiento perfecto en la farsa plautina The Comedy of Errors (1592-1593; La comedia de las equivocaciones) y en Richard III (1592-1593; Ricardo III) donde Shakespeare presentó también, en el demoníaco personaje del protagonista, el primer retrato de su galería.

Se han hecho numerosas tentativas para clasificara cronológicamente los dramas de Shakespeare y distinguir un cierto número de "períodos" caracterizados por elementos comunes; pero parece, por la fluctuante incertidumbre de las fechas, que los dramas, por lo menos hasta el cambio de siglo, se resisten a un ordenamiento riguroso, así como la inspiración de Shakespeare se resistió a un desenvolvimiento regular y constante del que se puedan, al menos, entrever sus leyes. Más bien Shakespeare aparece interesado en buscar una variedad continua de temas y tonos, y así, desde 1595 aproximadamente, se puede asistir a una especie de coordinación. Basta pensar en la apasionada y al mismo tiempo ingenua protesta de amor que informa su Romeo and Juliet (1594-1595; Romeo y Julieta) y en el cinismo que es el fundamento de la comedia mágica Midsummer Night`s Dream (1595-1596; El sueño de una noche de verano); en la inclinación lírica del sentimiento que invade todo el admirable Richard II (1595-1596; Ricardo II), y en el vigoroso realismo con el que se ve al bastardo Faulconbridge de King John (1596-1597; El rey Juan). Estos tanteos iniciales iban a encauzarse definitivamente en los últimos años del siglo XVI. Entonces aparecieron los ciclos dramáticos cerrados producto de la reflexión y la experiencia, como, por ejemplo, The Merchant of Venice (1597; El mercader de Venecia) y Henry IV(1598; Enrique IV).Tal vez el personaje Falstaff (El rey Juan) el punto de partida de las nuevas experiencias. Con él, que reaparece, aunque con menos garra, en The Merry Wives of Windsor (1600-1601; Las alegres comadres de Windsor), se puede considerar ya iniciada y operante en Shakespeare aquella búsqueda de motivos de la comedia humana y de la tragedia que le llevó a sus intuiciones más profundas. Falstaff es tan fascinante en su poderosa y desordenada impiedad que el dramaturgo no acertó a desasirse de él sin antes haberlo conocido hasta en sus más secretos rincones. De la misma manera que conoció al Bruto de Julius Caesar (1599-1600; Julio César) y enriquecido por ambas experiencias, así fue conocido y amado el príncipe danés de Hamlet (1600-1601).

Entre Hamlet y las otras grandes tragedias: Othello (Otelo), King Lear ( el rey Lear), Macbeth y Anthony and Cleopatra (Antonio y Cleopatra), transcurrieron cinco años, aproximadamente, en los cuales parece que Shakespeare se recogió en sí mismo para meditar y proseguir en tono menor, pero con parecidas intensidad y profundidad, la indagación planteada en aquella tragedia. Nacieron así Troilus and Cressida(1601-1602), All`s Well that End Well (1602-1603; Bien está lo que bien acaba) y Measure for Measure (1604-1605; Medida por medida), obras marcadas por una desconfianza y superabundante amargura y un pesimismo cerrado e incapaz de los vuelos y de las fugas heroicas de la tragedia. Sin embargo, esta fase de perplejidad y finalmente, de negación había sido precedida de un sereno paréntesis lírico: en las tres comedias Much Ado About Nothing( mucho ruido para nada), As You Like it ( Como gustéis) y Twelfth Night ( La doceava noche), pertenecientes al periodo de 1598-1600.

Coriolanus ( Coriolano) y Timon of Athens (Timón de Atenas) de 1607-1608, marcaron la época entre las grandes tragedias y la última fase (1608-1612) de serenidad reencontrada, la cual predomina en los dramatic romances y que se presenta como un conjunto de obras homogéneo, ordenado y concluso: Pericles, Cymbeline, The Winter`s Tale (Cuento de invierno) y The Tempest (La tempestad) repiten, aun dentro de su variedad, características comunes por su huida hacia lo novelesco y también lo fabuloso, con lo que Shakespeare parece acentuar el distanciamiento de sus imágenes más profundamente trágicas. Sin embargo, la carrera del dramaturgo con un magnífico chronicle play: Henry VIII (1613; Enrique VIII), escrito tal vez en colaboración con John Fletcher y en el que campean las dos soberbias figuras del cardenal Wolsey y Catalina de Aragón.

En 1609 el editor Thorpe había publicado 154 sonetos que Shakespeare debió ir componiendo, según se cree, a partir del año 1592

ANÁLISIS TEMÁTICO

resumen o argumento

Es la historia de Hamlet, príncipe de Dinamarca. Su padre ha muerto, por lo que parece de una picadura de serpiente mientras dormía en el jardín, y su tío se ha coronado rey y se ha casado con su madre. La sombra de su padre anda paseándose por las noches, y tras dejarse ver durante dos de ellas, los centinelas avisan a Hamlet. En la noche siguiente, consigue hablar con ella, y ésta le dice que ha sido asesinado por su hermano que ahora es rey. Hamlet comienza a hacerse el loco, siguiendo un plan para descubrir a su tío.

Cuando la hija de Polonio, el Lord Chambelan, le rechaza por orden de su padre los reyes creen que esta puede ser la causa de la locura, además de la tristeza por la muerte de su padre. y tras concertar un encuentro entre ambos jóvenes y ver que esto no es así, deciden enviar al príncipe a Inglaterra como supuesto embajador pero con orden de que sea asesinado. El rey hace esto para quitárselo de encima, la reina sin saber nada cree que el viaje le sentará bien; lo mandan acompañado de dos antiguos compañeros del príncipe.

Pero la nave es apresada por unos piratas que se quedan con Hamlet como rehén, pero al final lo acaban soltando. Entonces vuelve y sigue haciéndose el loco.

Al palacio llega una compañía de actores, amigos del príncipe, y les hace representar una obra que reproduzca como fue la muerte de su padre. El rey sale indignado, y manda a la reina a que hable con el joven. Polonio, se esconde para ver lo que se dicen, pero Hamlet se da cuenta de que allí hay alguien, y creyendo que es el rey, lo mata. Ofelia, la hija de Polonio y amada de Hamlet, se vuelve loca cuando se entera de la muerte de su padre y termina muriendo también ella, ahogándose en un río.

Enterado de todo esto, llega a la corte el hijo de Polonio y acuerda con el rey, que él y Hamlet tendrán un duelo de espadas y la espada de Laertes estará envenenada y por si esto no surgiera efecto, el rey daría a Hamlet una copa envenenada.

Pero, por desgracia, es la reina la que, acalorada durante el combate, bebe de esa copa, queriendo brindar a la salud de Hamlet. En el último asalto Laertes consigue herir a Hamlet, pero con la fatalidad de herirse también él con la espada envenenada. Así, Laertes confiesa todo y el príncipe hiere al rey con la espada envenenada y le hace beber de la copa envenenada. Finalmente, es él joven príncipe el último de los cuatro en morir.

Estructura

Espacio y tiempo: Hamlet es un príncipe del siglo XVI. Vive en su palacio en Dinamarca. Los lugares en que transcurre la obra son:

- Casa de Polonio.

- El palacio.

- La explanada delante del palacio.

- Cementerio.

El tiempo es lineal y cronológico. Cuando el fantasma del padre le cuenta lo sucedido hay un reconto. Hay un tiempo psicológico que es el de Hamlet, si debe acelerar o no la venganza.

Planos de acción

Plano real- plano de sombra- plano de locura

Hay narraciones dentro de la narración cuando los cómicos actuan.

Estructura interna

Planteo o Introducción: presentación de los personajes y de la situación

Nudo: La sombra le revela la verdad y pide venganza

Desenlace: a partir de la conversación de Hamlet con su madre y de la muerte de Polonio.

Desenlace final: encuentro de esgrima con Laertes y la muerte. Aparición de Fortimbrás como el nuevo rey.

Utiliza diálogos y monólogos.

El punto de vista es en primera persona, es decir que dentro de la narración está el testigo de los hechos.

Estructura externa

Tiene cinco actos divididos en escenas:

- El acto 1º tiene 13 escenas;

- El acto 2º tiene 11 escenas;

- El acto 3º tiene 28 escenas;

- El acto 4º tiene 24 escenas;

- El acto 5º tiene 11 escenas.

La estructura parte de una situación inicial donde se presentan el lugar, el tiempo, los personajes y las circunstancias en las que se encuentran. Después comienza el desarrollo de los hechos organizado en núcleos. Luego de éste, se produce la situación final o desenlace.

El papel del fantasma, el padre de Hamlet, es el de meter en el mundo la semilla del infortunio, ya que al revelar como fue su muerte, revela la tragedia.

El emisor de la obra es Hamlet, quien actúa como actor protagonista, dirigiéndose en primera persona; sabe lo que hace y piensa él mismo, pero puede actuar como testigo de otros al mismo tiempo. No se dirige a un receptor determinado, sino a uno irreal o inexistente.

Claudio es el antagonista de Hamlet. Si el contraste es el arma fundamental de Shakespeare para resaltar el carácter dubitativo de Hamlet, el contraste principal viene dado entre Hamlet y Claudio. Este último actúa rápidamente y con firmeza cuando su estabilidad se ve amenazada, Hamlet, por el contrario, demora la acción y espera a estar muriendo para matar a Claudio. Los dos personajes se contraponen en la obra por diversos métodos. Cada uno sondea la mente del otro: Claudio para averiguar si Hamlet está en verdad loco, Hamlet, para descubrir si el rey es el asesino.

Tema

Hamlet es una de las obras de Shakespeare más trascendentes en cuanto a la introspección del ser humano. En esta obra de teatro se exploran loa más íntimos anhelos del hombre, sus virtudes, sus errores, sus culpas, su exploración interna por alcanzar un deber ser y la importancia de este ser. La dramaturgia y el desarrollo del personaje de Hamlet es muy complejo, pues su psicología gira en torno a temas profundos, abstractos e internos, a sus complejos, a las críticas sociales, a la razón de la existencia del ser y sus últimas consecuencias. Asimismo, existen teorías del psicoanálisis en donde se estudia el complejo de Edipo que presenta el personaje de Hamlet, pues es evidente que la historia gira en torno a dos temas principales: al resentimiento que Hamlet siente por su madre al haberse casado con su tío y a la corrupción, capaz de hacer cualquier cosa por el poder.

Hamlet es, a lo largo de la obra, traicionado y abandonado a su suerte por los diferentes cimientos sobre los que se sustenta su existencia: el amor (el desdén, forzado, de Ofelia), la amistad( la traición de Rosencratz y Guildersten), la familia (el asesinato de su padre a manos de Claudio, con la más que probable complicidad de su madre) e incluso la sociedad, las "normas sociales" ( el propio Hamlet, con su palabra, nos denuncia la anormalidad de la más temprana boda entre Claudio y Gertrudis). En un breve intervalo de tiempo la vida de Hamlet se ha hecho añicos, esta no puede significar otra cosa que un caos, ante lo cual se refugia en una fingida locura, más dialéctica que real.

ANÁLISIS FORMAL

Léxico

Lo primero que llama la atención en la obra de Hamlet es el excelente uso del lenguaje para transmitir pensamientos y emociones. Esa es, sin duda, una de las más notables características del conjunto de la obra de Shakespeare, su enorme capacidad para utilizar la herramienta básica de su profesión, el lenguaje para transmitirnos sus historias de forma adecuada.

Hamlet, así como el rey Claudio, Gertrudis la reina, Polonio y todos los señores y damas de la corte tienen un léxico culto y refinado.

Los soldados, oficiales... tienen un léxico estándar:

Bernardo: - ¿Quién vive?

Francisco: - ¡No, contestadme a mí! ¡Alto y descubríos!

Los sepulteros un léxico vulgar, ordinario, rústico y hacen de graciosos:

- Pero oye tu, compadre zapador...

Hamlet, cuando finge su locura, así como Ofelia cuando se vuelve loca de verdad, usan un léxico enrevesado, en el cual a veces no se entiende lo que quieren decir. Además Ofelia, suele meter estrofas y cantos, en medio de sus diálogos:

Polonio: - ¡oh perdonadme! ¿Cómo está vuestra alteza?

Hamlet: - Bien, a Dios gracias.

Polonio: - ¿Me conocéis señor?

Hamlet: - Perfectamente. Sois un pescadero.

Polonio: - Yo no, señor.

Hamlet: - Pues ¡ojalá fueseis tan honrado!

Polonio: - ¡Honrado, señor!

Hamlet: - Si amigo: ser honrado, según anda hoy el mundo, equivale a ser escogido uno entre diez mil.

La sombra, el espectro del muerto rey Hamlet, usa un lenguaje tortuoso, y más que culto:

- Está próxima la hora en la que debo retirarme a las sulfureas y torturantes llamas.

PERSONAJES

protagonistas

Hamlet: Personaje central de la historia, hijo de Gertrudis y del rey Hamlet; sobrino e hijastro de Claudio. Es un personaje que se hace pasar por loco para alcanzar sus objetivos y descubrir la verdad sobre el asesinato de su padre. Es astuto, noble, apasionado, crítico, sarcástico y algunos psicólogos han estudiado el complejo de Edipo que presenta. Hamlet, en sí mismo, encarna la mayor contradicción como si tuviera una doble naturaleza: él impulsa a la venganza y a la reflexión que lo cohibe. Hamlet tiene un gran incentivo para tomar la venganza, por eso mismo resalta más su indecisión. Esta doble tendencia muestra la polarización de los intereses del hombre: o mucha acción, muy propia de Renacimiento, o mucha duda, propia del barroco. Pareciera que Hamlet resumiese esa dicotomía natural del hombre; volcarse hacia las cosas o sumergirse en su vida anterior. Hamlet es irresoluto y a la vez vacilante, una veces el deber lo obliga a actuar, como cuando mata a Polonio; otras, la reflexión lo detiene; vacila pero no se resiste a tomar venganza. Hamlet es un egocéntrico, busca individuarse, ser él, autenticidad, por eso su resistencia a la acción hasta no estar plenamente seguro y convencido.

Antagonista

Claudio: Rey de Dinamarca. Tío de Hamlet. Casado con la viuda de su hermano. Ambiciosa, corrupto, manipulador y atormentado por las culpas de sus crímenes.

Resto de personajes

Gertrudis: Reina de Dinamarca y madre de Hamlet. Esposa primero del rey Hamlet y después de Claudio. Amorosa y preocupada por la salud de su hijo. Débil de carácter, ya que Claudio la manipula, y atormentada por el arrepentimiento al haberse casado con el hermano de su difunto esposo.

Laertes: Hijo del Lord Chambelán, y hermano de Ofelia, la enamorada de Hamlet. Joven, fiel a sus convicciones y a su familia. No actúa de mala fe, sin embargo es capaz de cualquier cosa por salvar su honor y vengar las muertes de su padre y de su hermana.

Ofelia: Hermana de Laertes e hija del Lord Chambelán. Enamorada de Hamlet, no debía tener más de doce o trece años. Apasionada, depresiva y sumisa. Enloquece y se amarga a partir del momento en que Hamlet la rechaza y su padre muere.

Horacio: Amigo fiel de Hamlet, dispuesto a hacer cualquier cosa, incluso a morir por su amigo. Es el que avisa a Hamlet de que la sombra está apareciéndose.

Rosencrantz y Guildenstern: Cortesanos del reino y amigos de Hamlet de la escuela de Witemberg. Traicioneros y siempre en busca de quedar bien con el rey más allá del bienestar de su amigo. Acompañan a Hamlet a Inglaterra.

Polonio: Lord Chambelán. Padre de Ofelia y Laertes. Entrometido y siempre en busca de caer en la gracia de Claudio. Muere asesinado por Hamlet al haberse escondido para escuchar la conversación entre la reina y el principe.

Fortimbrás: Joven rey de Noruega. Ambicioso y deseoso de tener el poder absoluto. Hamlet, en las puertas de la muerte lo nombra sucesor.

Voltimand: Embajador noruego.

Enrique: Mensajero.

Bernardo y Marcelo: Oficiales soldados. Son a los primeros a los que se les aparece la sombre.

Francisco: soldado.

Sepulteros, caballeros, cómicos, personajes incidentales (señores, damas, oficiales, soldados, marineros y otros servidores)

ANÁLISIS SOCIOLÓGICO

La obra de Hamlet encarna un reflejo de un tipo de sociedad. La sociedad de la Dinamarca noble en el siglo XVI. Hamlet es un príncipe que vive en su palacio. Refleja el anhelo de poder por parte de algunos y como hacen todo por conseguirlo: Claudio que llega incluso a matar a su hermano el rey; o Polonio, que hace todo por tener los favores del rey. Refleja perfectamente, la imposibilidad de los príncipes de elegir a la persona que quieran, pues Polonio aconseja a su hija que no caiga en el error de que Hamlet podrá casarse con ella, aunque la ame. Refleja la voluntad de vengar a los muertos de la familia de uno, cuando Laertes vuelve al palacio enterado de la muerte de su padre y la locura de su hermana, y quiere vengarlos, y reta a Hamlet a un duelo de espadas.

ORIGINALIDAD

Fuentes literarias o fuentes reales

El estudio de las obras de Shakespeare, no puede descuidar el fondo histórico nacional, porque en una época en tantos aspectos cerrada y confinada, los problemas del individuo eran inseparables de los problemas del estado. Shakespeare es un autor que se inspira en la vida cotidiana como en fuentes literarias. Algunas de sus obras tienen que ver con hechos de la vida que ocurren a él o a otras personas. En cambio, en el caso de Hamlet, o de Romeo y Julieta, entre otras, está sacada de fuentes literarias. La primera se basa en una novela escrita en el siglo XII por Saxus Gramaticus. En el caso de Romeo y Julieta, unas fuentes dicen que se inspiró en una novela de Marlowe, y otras que lo hizo en una novela italiana que le llego por casualidad.

Proceso de elaboración

En la obra de Saxus Gramaticus, Amlet, príncipe de Dimanarca, se encuentran, sólo con la variante de un final feliz para el victorioso príncipe Hamlet, sólo con los lances y elementos dramáticos de la obra de Shakespeare.

Originalidad

Hamlet es una leyenda del siglo XII que el historiador danés Saxus Gramáticus recogió en su "Historia Danicae", publicado en 1514. Pero William Shakespeare no debió leer a Saxus Gramáticus, sino más probablemente su traducción al francés por Belleforest, aparecida con el título de "Historias Tragiques" en el último tercio del siglo XVI.

CONCLUSIONES

Conclusiones recogidas.

Hamlet ahonda temas como la locura, las dudas del protagonista ante la madre adúltera y cómplice en el asesinato del padre, y patentiza la lucha entre la razón y la locura, entre el bien y el mal, indagando en los sentimientos y pasiones humanas.

Va más allá de otras tragedias centradas en la venganza. Pues retrata de un modo escalofriante la mezcla y sordidez que caracteriza la naturaleza humana. Hamlet siente que vive en un mundo de engaños y corrupción, sentimiento que le viene confirmado por el asesinato de su madre y por la sensualidad desenfrenada de su madre. Estas revelaciones lo conducen a un estado en el que los momentos de angustia e indecisión (duda) se atropellan con frenéticas actuaciones, situación cuyas profundas razones continúan hoy siendo motivo de distintas interpretaciones.

En su drama, Hamlet no es dejado a un lado por su padrastro y por su madre. Por el contrario, el rey tarta de ganar su confianza y amistad. Este rey se halla atormentado por continuos remordimientos. Este hombre (Claudio), perseguido por su conciencia, no tiene ningún deseo de matar al joven Hamlet; no tiene, además ningún motivo. No ha usurpado el trono, no es Hamlet el que hubiera sucedido a su padre: es la reina, quien al morir el rey se ha convertido legal y fundadamente en soberana.

El rey, por medio de sus bondades hacia Hamlet, trata de calmar sus propios remordimientos. Sus declaraciones no carecen de verdadera ternura, son sinceras. Hamlet se comporta sombría y sarcásticamente, simula su locura, mientras elabora un plan para matar al rey por haber asesinado a su padre. Al contrario, el rey hace vigilar al loco, pero, por fin, cuando da muerte a Polonio, es cuando se decide a matarlo.

Se puede considerar a Hamlet como una conciencia sin acción. Durante toda la obra delibera, acerca de los actos que podría cometer. El dilema de Hamlet, la razón de su parálisis, consistiría en: si no actuar sería para él convertirse en cómplice de un criminal, actuar no es más que convertirse en el servidor de un muerto. Matando a su tío, el príncipe no cumpliría más que un destino suyo propio y, lejos de realizarse, sería simplemente el instrumento de un sueño paternal. Es indeciso e impotente para actuar, oponiéndose a Laertes, que sería una acción sin conciencia, quien desencadena el desenlace de la obra ( por el deseo de vengar a su padre) y a Fortinbrás, héroe que reúne todas las virtudes de los otros dos, sin tener sus defectos.

Comentario crítico

Está novela trata de la venganza, pero el autor William Shakespeare también nos quiso mostrar la realidad humana, la forma en que se vive en otros lugares distintos a nuestro país, pero coincide con la actitud de algunas personas, y con los problemas que se viven aquí y en todas partes, como son la corrupción, los asesinatos, entre otros.

Escrita y representada por primera vez en fechas que pueden fijarse entre 1599 y finales de 1601 (iniciando, junto con la anterior Julio César, el llamado "período trágico" del autor, en el que vendrían a continuación obras del calibre de "Othello", "El Rey Lear" y "Macbetch", entre otras), Hamlet, al igual que la mayoría de las piezas de Shakespeare, tiene como base argumental una serie muy bien documentada de fuentes escritas. El texto de "Hamlet" ha llegado a nosotros a partir de tres ediciones de la época, dos de ellas aparecidas en vida del autor. La primera, llamada el "Primer Cuarto" por formato de la publicación fue registrada en 1602, y hay unanimidad en considerarla como una reconstrucción de memoria por parte de actores que, habiéndola representado previamente, quisieron incorporarla al repertorio de otra compañía. El texto resultante, 2.154 versos frente a 3.723 del "Segundo Cuarto", está además plagado de errores métricos, cortes estrambóticos y alteraciones de nombres de los personajes. Aceptada de manera tradicional como la más fiable, la segunda, el "Segundo Cuarto", fechada variablemente entre 1604 y 1605, se cree impresa sobre un manuscrito del propio Shakespeare. Sin embargo, recientemente, y sobre todo a partir del convincente trabajo de los responsables de "The Oxford Shakespeare", ha cobrado autoridad la hipótesis de que los editores de la tercera, el Folio de 1623, utilizaron un ejemplar del texto cuyos cortes, enmiendas y cambios nunca caprichosos habrían sido realizados por la mano del autor.

Como todos los personajes de Shakespeare, Hamlet es un prototipo de personaje, el prototipo de la duda. En Shakespeare se distinguen dos periodos,: el isabelino y el jacobino. Hamlet está escrita en el segundo periodo, también llamado "periodo oscuro", y es la exteriorización de un pesimismo sin esperanza y de una sombría visión de la humanidad. A partir de ese momento el protagonista de los dramas Shakesperianos ya no es un personaje cualquiera, sino más bien el individuo aislado, expresión de una humanidad que nunca cesa de interrogarse sobre sus razones de ser y los móviles de sus acciones.

Opinión personal

En esta obra, una de las mejores obras dramáticas de Shakespeare, se ve una acción grande, interesante, trágica; que desde las primeras escenas se anuncia y prepara por maravillosos y espléndidos medios, capaces de llenar el ánimo de conmoción y terror. En el desenlace, el autor complica sin necesidad los nudos y los deshace de una solo vez.

Es una obra de no muy fácil lectura en la que las acciones suceden seguida y no hay muchos saltos temporales, lo que facilita las cosas. Pienso que esta es una buena novela, pero seria mejor verla en una representación, puesto que la mayoría, si no es que todas las novelas de este autor se pueden llevar a una representación teatral.

BIBLIOGRAFIA

MONITOR (1970) Editorial Salvat S.A. Pamplona. (1ª edición:1966)

PROTAGONISTAS DE LA CIVILIZACIÓN: SAKESPEARE.(1983) Editorial Debate/Itaca. Madrid.

SHAKESPEARE, W. (28ª edición 12-VI-1991). Hamlet. Editorial Espasa-Calpe. Madrid (1ª edición: 20-II-1938)

www.lapaginadefinitiva.com/literatura/Hamlet

www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/Articulos/hamlet.asp

www.micromegas.com.mx/libromegas/lbmgs-t.stm

1