Hamlet; William Shakespeare

Teatro barroco isabelino. Literatura inglesa. Romanticismo. Obra shakespeariana. Biografía del dramaturgo. Obras. Argumento y personajes. Tragedia

  • Enviado por: María Ruiz Guillen
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

SHAKESPEARE, William. Actor, poeta, dramaturgo y empresario teatral inglés (Stratford-upon-Avon, Warwickshire, 1564, 1616). Tercer hijo de John Shakespeare, pequeño propietario y comerciante modestamente acomodado, y Mary Arden, perteneciente a una familia católica, que tendrían otros cinco después de William. Hay poca información acerca de su infancia y juventud, como, por otra parte, ocurre con casi toda su vida. Se ignora qué estudios realizó y a qué se dedicaba en Stratford. Se casó a los dieciocho años con Anne Hattaway, bastante mayor que él, y de este matrimonio nacieron Susanna, Judith y Hamnet, cuya muerte en 1596 le conmovería enormemente. Se trasladó al brillante y vitalista Londres isabelino, dejando a su familia en el pueblo natal, en algún momento anterior al Otoño de 1592, fecha en la que hay noticia de que ya era conocido en la capital como dramaturgo, a la vez que actuaba en papeles marginales. En los primeros momentos de su carrera, cuando la peste obligó a suspender todas las representaciones, Shakespeare fue protegido por Henry Wriothesly, tercer conde de Southampton; a él dedicaría los poemas narrativos Venus y Adonis (1593) y La violación de Lucrecia (1594), así como la mayoría de los sonetos, de corte petrarquista y hondos acentos líricos, escritos entre 1593 y 1597, quedando la duda acerca de si el conde era el "joven rubio" que aparece en aquellos y el tipo de relación que ambos mantuvieron. En este momento floreciente de la dramaturgia inglesa, previo a las limitaciones de Jacobo I y al cierre general que Carlos I, presionado por los puritanos, ordenó en 1624, los actores, agrupados en compañías, eran a menudo copropietarios de los locales. Shakespeare, gracias a la ayuda del conde de Southampton, lo fue en 1594 del teatro The Globe, con la compañía de los Lord Chamberlain's Men, con quienes trabajaba como actor, arreglista y autor. La compañía pasaría a llamarse en 1603 King's Men y, cuando The Globe se incendió en 1613, las piezas teatrales del autor se representaron en el teatro del Blackfriars. Una vez más, la vida de Shakespeare se difumina: parece como si pasase a un segundo plano, oculta tras su obra. Sólo sabemos lo que dicen los escasos documentos que nos han quedado: que reunió una regular fortuna con la que se compró una propiedad en su pueblo, en la que viviría holgadamente a partir de 1610 --sin por ello romper sus relaciones como autor con la compañía--; que su padre fue ennoblecido y que murió en 1601; que se casó en 1607 la mayor de sus hijas; que tuvo que ver en un proceso y compró nuevas propiedades; que su madre murió en 1606 y que en 1616 su segunda hija contrajo matrimonio y Shakespeare hizo testamento poco antes de fallecer. Fue enterrado en la iglesia de la Trinidad, en Stratford. En los días de su muerte estaba trabajando La Novela del Curioso Impertinente de Cervantes, para su versión teatral que dejo únicamente esbozada. Sus 36 o 38 obras dramáticas, de cronología incierta suelen agruparse en tres o cuatro grandes períodos dentro de los cuales algunos especialistas hacen a su vez subdivisiones. Grosso Modo, podría hablarse de un primer ciclo juvenil y entusiástico, en el que Shakespeare va probando los diversos géneros y registros y bebiendo de diversas fuentes clásicas y modernas, y que abarcaría desde 1590 a 1599. Entre esas fechas vieron la luz Enrique IV (partes I y II), Ricardo III, Comedía de las Equivocaciones, Tito Andrónico, La Deliciosa Farsa, La Fierecilla Domada, Los Dos Hidalgos de Verona, Trabajos de Amor Perdidos, Ricardo II, El Sueño de una Noche de Verano, El Mercader de Venecia, Rey Juan, Mucho Ruido y Pocas Nueces, Las Alegres Comadres de Windsor, Camo Gustéis, y las tragedias Romeo y Julieta, Julio César y Enrique V.

Al segundo periodo, que abarca desde 1600 hasta 1608, época de madurez artística, corresponden sus grandes tragedias: Hamlet, Otelo, El rey Lear, Coriolano, Antonio y Cleopatra, Timón de Atenas, Pericles, príncipe de Tiro y Macbeth, y los dramas con fondo amargo Medida par medida, Noche de Reyes, A buen fin no hay mal principio y Trailo y Cressida. Del último periodo (1609-1613), más equilibrado y sereno, son Cuento de Invierno, La Tempestad, Cimbelino y Enrique VIII. De todas estas piezas sólo 16 se publicaron en vida del autor, quizá para evitar plagios; en 1623, dos actores del King's Men recopilaron y publicaron toda la obra que hoy conocemos en un volumen al que se denomina Primer folio. Aun cuando parece que Shakespeare fue autodidacta, a lo largo de sus obras se pone de manifiesto una extensa cultura. Extraída tanto de la vida como de los libros. Lo extraordinariamente variado de su temática, personajes y enfoques revela a un observador penetrante que supo escuchar y atisbar hasta lo más hondo del ser humano. La vida de sus personajes desborda y desmiente el estereotipo dotándolos de la autenticidad de las individualidades complejas. No solo los héroes tienen personalidad, también cuantos les rodean vibran de vida, componiendo un coro en el que se conjugan elementos inequívocamente humanos y no tipos de guardarropía. Supo combinar lo trágico con lo cómico, el "pathos" colectivo con la tragedia personal, el realismo más crudo con una increíble fantasía; En contraste con la tragedia griega, donde el destino fuera del control humano), destruye a los individuos, y con la francesa, en la cual éstos fracasan en el momento de alcanzar ciertos límites trazados por la cultura y la sociedad. Shakespeare localizó el conflicto trágico en el individuo mismo, en la discrepancia entre la pasión y la razón, entre lo limitado y lo infinito de su naturaleza. Lo que existe, bueno a malo, agradable o repugnante, tiene con Shakespeare el escenario a su disposición, sin esquemas preconcebidos. Además, demostró un formidable talento teatral, un sentido especial del funcionamiento dramático, un "oficio" que hace que sus obras sigan funcionando sin perder nada de su poder, aun sometidas a todos los tratamientos que las sucesivas sensibilidades artísticas han imaginado. Respecto al estilo, hay que subrayar la fuerza y riqueza de la expresión, el manejo extraordinario del lenguaje, acorde siempre con el personaje y su circunstancia concreta, la abundancia de imágenes, el ingenio verbal y la interrelación entre acción y palabra, además de su utilización magistral del verso blanco.

William Shakespeare es la figura más importante del teatro inglés y tal vez del

teatro universal. Aunque Hamlet quizá no sea su mejor obra, es sin duda la más popular junto a Romeo y Julieta. ¿Quién no ha recitado alguna vez la famosa frase, "ser o no ser: esta es la cuestión"? Además es la obra que plantea más agudamente, las ambigüedades, los problemas y los misterios de la creación de este dramaturgo inglés que formó su propia compañía, en la que interpretaba como actor y para la cual escribió sus treinta y siete obras entre tragedias, dramas y comedias.

Shakespeare logra en Hamlet que todos los personajes tengan una personalidad propia y se muevan en un mundo virtual pero que al lector le parece auténtico en todo momento. El estilo es casi inmejorable aunque leyendo las aclaraciones en algunos momentos de la obra traducida se intuyen una serie de juegos de palabras en el texto original, imposibles de conseguir en la adaptación al castellano.

La venganza y la duda son los dos temas tratados principalmente. La obra gira alrededor de Hamlet. Su padre se le aparece y le cuenta como su hermano y la reina habían acabado con su vida y le pide que vengue su muerte. Desde este momento se ve claramente como el príncipe está deseoso de llevar a cabo su misión; por eso no se entiende que tarde tanto en poner manos a su venganza. No es por cobardía, porque desde el primer momento demuestra no temer nada, más bien parece sentir repugnancia hacia su mundo y duda sobre lo que debe hacer. Un mundo en que su querida madre ha sido la cómplice del asesinato de su padre. Quizá por eso Hamlet tarda tanto en llevar a cabo la venganza, porque ve en el suicidio la única forma de salvarse de este mundo podrido, pero al mismo tiempo le da miedo lo que pueda encontrarse después de la muerte.

La intención de Shakespeare es la de jugar con el lector en todo momento. Nunca se sabe cuando Hamlet va a llevar a cabo su proposito. Además parece que pretenda demorarlo durante toda la obra. En un principio el gran dramaturgo nos quiere hacer creer que el protagonista se hace el loco para idear un plan de venganza, pero cuanto más se avanza en la historia, el lector se da cuenta que es una manera de castigar a la reina; haciéndole saber que lo sabe todo.

Hamlet. William Shakespeare / 1601 / TRAGEDIA / Gran Bretaña A la muerte del rey danés, su hermano usurpa el trono y se casa con la viuda. El príncipe Hamlet se debate entre la sed de venganza y la duda. Esta es la historia de una traición que debe ser vengada. Las apariciones fantasmales del espíritu del padre del príncipe confirmarán que Claudio y la adúltera madre de Hamlet habían envenenado al rey. El deseo de reparación del príncipe y sus dilaciones a la hora de llevar a cabo su revancha marcarán el tono introspectivo y universal de este inmortal drama de Shakespeare. El argumento de Hamlet procedía de una leyenda escandinava que ya se mencionaba en el siglo XII en una Historia de Dinamarca escrita en latín por el danés Saxo Grammaticus. Como en la obra de Shakespeare, el joven príncipe quiere desquitarse por la muerte de su padre y asesinar al tío usurpador; se hace también pasar por loco, repudia a su madre y es enviado a Inglaterra con dos consejeros que tienen orden de asesinarle. El príncipe descubrirá el complot y regresará a Dinamarca para ejecutar su venganza. La modernidad de Shakespeare radica en valerse de una materia temática conocida, para urdir con ella una trama de amplio alcance psicológico. La famosa duda hamletiana se constituye en el centro del armazón teatral montado por Shakespeare. Hamlet no es un hombre de acción, ni un guerrero en el sentido clásico, Hamlet es un príncipe moderno, un caballero erudito de naturaleza reflexiva que encontrará dificultades para restaurar sus heridas con actos impremeditados. Antes de matar, Hamlet deberá justificar todas sus acciones mediante la autoconsciencia y las palabras. La retórica es el verdadero instrumento de su desquite. Para defenderse de las amenazas y traiciones que lo acechan en Elsinor, Hamlet habla, habla y habla. Los demás deberán escapar de las trampas semánticas que Hamlet les tiende. Ofelia queda confundida, la madre de Hamlet humillada por sus acusaciones, el rey Claudio golpeado («Tales palabras son azote doloroso para mi conciencia»). A la hora de su muerte, Hamlet seguirá hablando, para sí mismo, para su amigo Horacio, para el mundo que en adelante no se cansará de escucharle, pero advierte ya la inutilidad de su ritual monologante y en sus últimas palabras declarará: «the rest is silence». Y el resto es silencio.

Hamlet esta dividida en cinco actos, subdivididos a su vez en:

  • ACTO PRIMERO: 5 escenas.

  • ACTO SEGUNDO: 2 escenas.

  • ACTO TERCERO: 4 escenas.

  • ACTO CUARTO: 7 escenas.

  • ACTO QUINTO: 2 escenas.

Shakespeare en Hamlet no sigue las reglas Aristotélicas, ya que hay mas de una acción y estas transcurren en mas de un día. Aunque esta dividido en cinco actos, la acción se divide en tres partes. La primera que coincide con el acto 1, plantea el conflicto y la caracterización de los personajes principales. El nudo de la trama corresponde a los actos II, III y IV. Aquí Hamlet y la corte se ven envueltos en una serie de acontecimientos, que retrasan el asesinato planteado en el primer acto. El desenlace sucede en el acto 5.

La mayor tensión dramática se concentra en el acto quinto, concretamente en la última escena (II), también se concentra tensión cuando Hamlet y el espectro se disponen a hablar (acto I: final de la escena IV, principio de la V) o en el momento de la representación de la obra de teatro en espera de la reacción del rey (acto III: escena II) ...

Los momentos en los que los reyes hablan con Guildernsten o Rosencrantz, se pueden decir que no poseen intriga alguna o cuando Laertes se marcha a Francia, etc..

PERSONAJES PRINCIPALES:

Hamlet: Príncipe de Dinamarca. Joven desgarrado cuando descubre el mundo podrido que le toca vivir, extremadamente inteligente aunque muy generalizador.

Claudio, Rey de Dinamarca: Hermano del difunto Rey Hamlet, hombre sin escrúpulos y con miedo a ser descubierto.

Gertrudis, Reina de Dinamarca: Esposa del difunto Rey Hamlet, mujer cínica y ambiciosa.

Horacio: Amigo íntimo de Hamlet, él será la única persona en la que Hamlet confíe y será el único que no le traicione.

Polonio: Gran chambelán, amigo de la familia, muy chismoso.

Ofelia: Hija de Polonio y gran amor de Hamlet, aunque en la obra no se represente ninguna escena de amor de ambos.

Espectro: Fantasma del padre de Hamlet, el será el que nos descubra la trama.

PERSONAJES SECUNDARIOS:

Laertes: Hijo de Polonio y hermano de Ofelia

Voltemand: Cortesano.

Cornelio: Cortesano.

Rosencrantz: Cortesano, amigo de la infancia de Hamlet

Guildenstern: Cortesano, amigo de la infancia de Hamlet

Osric: Cortesano.

Marcelo, Bernardo y Francisco: Soldados

Reinaldo: Criado de Polonio

Fortimbrás: Principe de Noruega.

[Damas, Caballeros, Oficiales, Soldados, Actores, Marineros, Aldeanos, Mensajeros, Criados....]

El género dramático que se puede atribuir a esta obra es tragedia, puesto que casi todos sus personajes mueren.

La obra es bastante espectacular principalmente por el final, donde mueren trágicamente: Laertes, Claudio, Gertrudis y por último Hamlet. Aunque hay que añadirles las anteriores de Polonio y Ofelia.

En la obra hay elementos mágicos, pues en el primer acto ya aparece un espectro, es decir un fantasma.

Uno de los recursos más habituales de shakespeare en sus obras es la introducción de teatro en el teatro, de forma que los personajes también contemplan una representación teatral, como ocurre en Hamlet, cuando los comediantes representan una escena similar al asesinato de Rey de Dinamarca para que así Hamlet averigüe si en realidad su tío ha sido el asesino.

En la obra hay un total de seis monólogos los cuales nos indican los sentimientos de Hamlet. Innumerables diálogos, canciones y elementos cómicos.

A pesar de que la historia no sea de él, como se dice, no se puede quitar mérito a un autor como Shakespeare, ya que seguramente y como decía al principio es la figura más importante del teatro universal y esta obra, aunque no la mejor, una de sus muchas genialidades.

Maria Ruiz Guillén.