Guerra Fría

Occidente. Unión Soviética. Alianzas. Guerra de Corea. OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Crisis húngara y cubana

  • Enviado por: Javier Sierra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


La Guerra Fría

  • Orígenes y naturaleza.

  • Diferencias ideológicas.

  • El mundo Occidental.

  • El mundo soviético.

  • Aparición de las super-potencias y su esfera de influencia.

  • 3.1. Las alianzas.

  • América.

  • Europa occidental.

  • Próximo y Medio Oriente.

  • Asia oriental.

  • El bloque socialista.

  • Evoluciones mundiales de la guerra fría.

  • 4.1. Truman y la política de contención (1946-1953).

    4.2. El golpe de Praga.

    4.3. La crisis de Berlín.

    4.4. La guerra de Corea.

    4.5. La OTAN y el pacto de Varsovia.

    4.6. Jruschov y la coexistencia pacífica (1953-1964).

    4.7. La crisis de Suez.

    4.8. La crisis hungara.

    4.9.La II crisis de Berlín.

    4.10. La crisis Cubana.

  • Consecuencias sociales y culturales.

  • Orígenes y naturaleza.

  • La alianza de la Unión Soviética con Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia en la II Guerra Mundial era un pacto circunstancial. La convivencia prolongada entre los regímenes comunistas y democráticos se hacía imposible.

    El ataque alemán al territorio soviético, en el verano de 1941, provocó un giro de la diplomacia stalinista hacia Gran Bretaña. Tuvo un marcado marcado acento utilitarista: Londres fue requerida por Stalin para que el ejército británico abriese un frente occidental. Esto fue imposible; pero sí consiguió transigencia ante las anexiones a la Unión Soviética, de los territorias de Polonia oriental en 1939 y de los Estados Bálticos en 1940.

    Las victorias del ejército soviético se combinaron con una diplomacia, cargada de ambigüedades, que trataba de tranquilizar a británicos y norteamericanos. Moscú garantizaba ante sus aliados la libre determinación de aquellos territorios de los que expulsara a los germanos. La intención real era muy distinta. Después de Yalta (1945), Stalin, Renunciando a la ambivalencia, se negó a la celebración de elecciones libres en Polonia. Churchill, tras este hecho, llegaba al claro convencimiento de que el término democracia tenía una lectura radicalmente distinta para las democracias occidentales y para el bloque soviético. Su idea de unos Estados Unidos de Europa se mostraba inviable. Fue el primero en prever la inmediata política de bloques y sus riesgos inherentes.

    Características:

    • La estructuración de un sistema bipolar rígido, en el que no cabían las posiciones intermedias, que alineaba a dos bloques de países agrupados en torno a dos potencias imperiales, Estados Unidos y la Unión Soviética. El mundo de la posguerra había sido preparado para contemplar la hegemonía de los tres grandes, pero el agotamiento del Reino Unido y los graves problemas que le acarreó su proceso descolonizador, le forzaron a descargar paulatinamente sus responsabilidades internacionales en los norteamericanos, que se convirtieron así en los gendarmes occidentales frente al bloque soviético.

    • La tensión permanente entre los dos polos, motivada por la búsqueda del equilibrio estratégico en un mundo profundamente alterado por la II Guerra Mundial y sometido a continuos cambios en la posguerra. La necesidad de una reafirmación permanente del lederazgo de las dos superpotencias, el forzado alineamiento de las demás naciones y el continuo rearme militar e ideológico son las consecuencias más importantes de la búsqueda del equilibrio, que halla en la carrera nuclear su máxima expresión.

    • Una política de riesgos calculados destinada en un primer momento a la contención de los avances del adversario y luego a disuadirle de cualquier acto hostil pero evitando provocar un conflicto de carácter mundial. Esta política condujo a la continua aparición de puntos calientes.

    • Corea, Berlín, Cuba, etc.-, donde los bloques midieron sus fuerzas, dispuestos a reconstruir esl “status quo” por la vía de la negociación, en cuanto a la asunción de riesgos fuera excesiva para ambos. La incertidumbre ante las intenciones y la capacidad de resistencia del adversario forzaban a un continuo incremento de la capacidad ofensiva de los bloques; ya que el último riesgo a asumir, presente siempre en los planes de los Estados Mayores, sería la Tercera Guerra Mundial.

    • El papel asignado a la Organización de las Naciones Unidas como foro de discusión entre los bloques, último recurso ante la crisis y escenario de la propaganda de los adversarios. Pese a los efectos negativos del veto, el “directorio mundial” que representaban los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el creciente protagonismo de la Asamblea General y del Secretario, convirtieron a la ONU en una vital plataforma de diálogo en unos años en los que el lenguaje internacional aparecía cargado de connotaciones bélicas.

  • Diferencias ideológicas.

  • 2.1. El mundo occidental.

    Los norteamericanos no estaban preparados para asumir sin dilaciones el papel de líderes en uno de los campos. La grave crisis de posguerra en Europa, las crecientes dificultades de británicos, franceses y holandeses en sus ámbitos coloniales y la, magnitud del poderío militar ruso, forzandon a los políticos y militares estadounidenses a improvisar un sistema de dominio sobre las zonas que denominaban “mundo libre” y otro de confrontación con la esfera imperial de sus adversarios soviéticos.

    Los políticos de Washington basaron su estrategia ante la “guerra fría” en cinco puntos fundamentales:

    • El sostenimiento de un enorme potencial militar propio, apoyado en un continuo esfuerzo de renovación tecnológico, que su- pusiera una garantía para sus aliados-satélites y contuviese al Ejército Rojo en los límites de su propia zona de dominio imperial.

    • La ayuda económica para la reconstrucción de los países afectados por la Segunda Guerra Mundial a cambio de amplias facilidades para la penetración económica y política de Estados Unidos en dichos países. Y, a la vez, el apoyo a los regímenes democráticos conforme a los principios del mundo libre. Esta última premisa sólo mostró su valor en algunos países europeos, ya que, desde comienzos de los años cincuenta, los norteamericanos favorecieron la consolidación de dictaduras anticomunistas en zonas de interés estratégico, como la de Chiang Kaichek en Taiwan, la de Ngo Dinh Diem en Vietnam o la de Syngman Rhee en Corea.

    • La ayuda militar a los aliados y a los países amenazados por la subversión comunista mediante el envío de armamento, la cooperación técnica y financiera e incluso el estacionamiento de tropas. La creación de su sistema de pactos multilaterales, completado por una serie de bilaterales de los Estados Unidos, facilitaban la cohesión del bloque al garantizar la mutua seguridad de sus miembros.

    • El cerco militar a la URSS y a sus aliados-satélites a través de los pactos mili- tares y de una compleja red de bases norteamericanas en el exterior. Este cerco se completaba con el control, por parte de Estados Unidos y otros países de su bloque de las principales encrucijadas del tráfico marítimo: Suez, Adén, Panamá, los estrechos del Báltico, etcétera.

    • La propagación en el mundo libre de una ideología anticomunista bastante primaria, pero muy eficaz, que convertía a Estados Unidos en el defensor de los tradicionales valores de la civilización occidental frente a la barbarie soviética.

  • El mundo soviético.

  • Por lo que respecta a los rusos y, en cierto modo, a los países sometidos a su in- fluencia, la adopción de los métodos de confrontación de la guerra fría, como eje de su sistema de relaciones internacionales, obedecía básicamente a dos principios.

    El primero se basaba en la firme creencia de los dirigentes soviéticos de que el capitalismo occidental no podría superar él caos subsiguiente a la Guerra Mundial, y que los últimos coletazos del imperialismo agonizante supondrían una temporal amenaza para el mundo socialista.

    Un documentado libro del economista húngaro Varga, publicado en la URSS en 1946, y que sostenía que el sistema capitalista se estaba recuperando rápidamente y no sufriría una crisis de crecimiento por lo menos en una década, fue condenado como herético por las autoridades y su autor sufrió los rigores de la “caza de brujas” que Jdanov desarrollaba contra los intelectuales heterodoxos.

    El dogma oficial de la crisis irrevocable del capitalismo de posguerra arraigó entre los ideólogos soviéticos y todavía en 1959 el economista Nikitin escribía en un tratado de economía política que la realidad de nuestros días viene a confirmar la conclusión a que llegó Marx hace más de cien años acerca de que el modo de producción capitalista estaba condenado por la historia a desaparecer.

    La creencia de que este proceso de descomposición se aceleraba por la militarización de la economía, que acarreaba un empeoramiento de la situación de los trabajadores occidentales como consecuencia de la división del mundo en dos sistemas y de la crisis y desintegración de los imperios coloniales, contribuyó tanto como las evidentes intenciones hegemonistas de los Estados Unidos a que la Unión Soviética entrase de lleno en el juego de la guerra fría.

    El otro principio era de índole psicológica. A lo largo de tres décadas la población soviética se había visto sometida a una continua presión exterior. La intervención aliada en la guerra civil primero, el cordón sanitario y el cerco económico después y la invasión alemana a partir de 1941, habían desarrollado en la conciencia colectiva un lógico complejo de autodefensa que los planteamientos de la guerra fría no hicieron sino aumentar. No hay que olvidar que la amenaza atómica, la cristalización de los pactos militares multilaterales o la reconstrucción del Estado alemán fueron iniciativas occidentales y que los dirigentes soviéticos, apoyándose en el control absoluto de los medios de comunicación, pudieron presentarlas a un pueblo como otras tantas agresiones que no debían dejarse sin respuesta.

    Esta sensación de amenaza se transmitió también a las democracias populares. Las primeras acusaciones de injerencia occidental se basaron en la resistencia de amplios sectores de la burguesía y del campesinado al establecimiento de la dictadura de partido y a la socialización de la economía. El parcial fracaso de los planes de reactivación y la utilización política del Plan Marshall por los norteamericanos fueron también presentados como parte de una ofensiva hostil del mundo capitalista. Final- mente, la creación en la primera mitad de los años cincuenta de un sistema de alianzas militares que aislaba con un nuevo cordón sanitario al bloque socialista mostró como incuestionable la oficialización del espíritu de la guerra fría en todo el ámbito imperial soviético.

    La URSS encaró la nueva época con una estrategia de confrontación basada fundamentalmente en seis puntos:

    • El continuo aumento del poderío militar propio. En 1952, la Unión Soviética dedicaba a sus Fuerzas Armadas el 80 por 100 del gasto público y tenla en armas a cuatro millones y medio de hombres. El fin prioritario de su política militar era superar el desarrollo tecnológico de los Estados Unidos y, sobre todo, desarrollar un arsenal atómico capaz de disuadir a los occidentales de cualquier agresión frontal.

    • La formación de un bloque militar bajo coordinación soviética en el este europeo. Aunque los rusos ocupaban militarmente desde 1944 gran parte de su glacis occidental, desde Finlandia a Bulgaria, no creyeron oportuna la elevación de esos países a la categoría de socios militares hasta la aparición de la OTAN y aun así tardaron todavía seis años en formalizar el Pacto de Varsovia.

    • El establecimiento de un sistema económico integrado, primero a través del control de las economías de sus aliados-satélites y, a partir de 1949, del Consejo de Ayuda Mutua Económica - CAME o COMECON- destinado fundamentalmente a servir los intereses del desarrollo soviético.

    • El apoyo a los movimientos pacifistas de Occidente, canalizado a través de la Kominform desde 1948. La creación del Movimiento de los Combatientes por la Paz y, en 1950, del Consejo Mundial de la Paz, tenían como finalidad movilizar a la población contra la política de rearme y de integración militar del bloque occidental. Desde el principio, el movimiento pacifista centró sus campañas en la denuncia de la escalada nuclear angloamericana, campañas que alcanzaron su mayor virulencia tras la aprobación por el Consejo Mundial de la Paz del manifiesto de Estocolmo, un documento antinuclear para el que se llegaron a recoger 273 millones de firmas de firmas en todo el mundo.

    • La lucha contra las disidencias internas, tanto en el caso de los intelectuales y pacifistas soviéticos como en el de los dirigentes nacionalistas de los países aliados-satélites. Ello provocó las purgas de los años 1948-52 y las intervenciones rusas en Alemania Oriental, Polonia y Hungría, si bien Yugoslavia y luego China y Albania lograron escapar al monolítico alineamiento característico de la guerra fría. Finalmente, el apoyo a los movimientos de liberación afroasiáticos y en especial a aquellos en los que los comunistas ejercían un papel dirigente.

  • Aparición de las super-potencias y su esfera de influencia.

  • 3.1 Las alianzas.

    Una de las más destacadas características de la guerra fría fue la creación de un completo sistema de alianzas de alianzas político-militares y económicas. Sus fines eran facilitar la cooperaciónentre los países de un mismo bloque y marcar su territorio frente a cualquier intento expansionista del adversario.

    Para justificar su creación, las superpotencias se acogieron al artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, que reconocía el derecho a la legítima defensa individual o colectiva, y el 52, que permitía el estable- cimiento de acuerdos regionales. En un contexto internacional tan crispado como el de la guerra lila, las alianzas fundamentales eran las militares, que se extendieron por gran parte de la superficie del planeta entre los años 1947 y 1955.

    Para R. Osgood, la base de estas alianzas es un convenio formal que obliga a los Estados a cooperar en el uso de sus recursos militares contra un Estado o unos Estados concretos y que suele obligar a uno o más de los signatarios a emplear la fuerza o a estudiar el empleo de la fuerza en circunstancias estipuladas.

    En el caso de los pactos defensivos - y todos lo eran en esa época- no se suele considerar la posibilidad de una agresión de un Estado miembro contra otro y, por tanto, sólo contemplan la actuación conjunta para las amenazas procedentes del exterior. En realidad, durante las dos décadas que siguieron a la Guerra Mundial la posibilidad de un conflicto armado en un bloque era muy remota, ya que las dos superpotencias estaban en condiciones de impedir cualquier conato de enfrentamiento entre sus aliados-satélites. Pero ellas sí que intervenían para evitar defecciones, como hicieron los rusos en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968), o los norteamericanos en Guatemala (1954), Cuba (1960-62) o la República Dominicana (1965). Eran unas, alianzas en las que resultaba fácil entrar, pero prácticamente imposible salir, por cuanto el abandono de¡ bloque implicaba siempre la sospecha de colaboración con el adversario.

    Durante la guerra fría, el campo socialista era muy compacto territorialmente. En Europa, sus fronteras estaban marcadas por el límite de la ocupación militar rusa - con la excepción de Austria y la inclusión de Albania - y formaban lo que los occidentales llamaban el telón de acero. En Asia, Mongolia, China y la mitad septentrional de Corea y de Vietnam se situaban a mediados de la década de los cincuenta en la órbita soviética.

    En todo este conjunto territorial, que iba desde el Báltico al golfo de Tonkín, los rusos establecieron una única alianza militar multilateral, el Pacto de Varsovia, que incluía sólo a las democracias populares europeas, y un sólo sistema económico, el CAME o CC)MECON, también de ámbito europeo, pero que luego se extendería a Mongolia, Cuba y Vietnam.

    El planteamiento norteamericano del sistema de alianzas fue muy distinto. Como herederos del poderío mundial europeo, los estadounidenses añadieron a su tradicional dominio sobre Iberoamérica nuevas responsabilidades en Asia, en África y en la propia Europa. Hacia 1955, casi tres cuartas partes del mundo estaban alineadas, de un modo u otro, en el campo que lideraba Estados Unidos.

    Los políticos de Washington no recurrieron a un pacto global, impensable en un conjunto tan variado y cambiante como era su zona de dominación, sino que alentaron la creación de cinco alianzas “regionales” en las que los Estados Unidos compartían los honores estelares con su principal socio europeo, el Reino Unido. Las alianzas abarcaban la América del Centro y del Sur (Organización de los Estados Americanos), Europa y América del Norte (Organización del Tratado del Atlántico Norte), el Próximo y Medio Oriente (Pacto de Bagdad, sustituido por la Organización del Tratado Central), el Asia Sudoriental (Organización del Tratado del Sudeste Asiático) y el Pacífico meridional (Pacto de ANZUS).

    A este sistema, que poseía un claro propósito de continuidad estratégica, se sumaban los acuerdos bilaterales firmados por los Estados Unidos (Taiwan, Japón, Corea, España, etcétera) y los todavía importantes imperios coloniales de sus aliados-satélites europeos.

    En el plano político y económico, el bloque occidental sufrió un proceso de integración mucho menos acentuado que su adversario. Pese a que en algunas regiones como Europa occidental o Latinoamérica los mecanismos de integración experimentaron un gran empuje a lo largo de los años cincuenta y sesenta, muchas organizaciones regionales - la Liga Arabe, el Consejo Nórdico, el Grupo de Colombo, etcétera - escapaban al ámbito de actuación del bloque, mientras que las restantes poseían un alcance regional más reducido que los pactos militares o poseían unos fines de alcance muy limitado.

    La aparición y el desarrollo de estas organizaciones supranacionales tuvieron una gran incidencia en los planteamientos de la guerra fría, y que incluso trascienden los límites de ese período para prolongar en algunos casos su actuación hasta nuestros días.

  • América.

  • El continente americano era un campo tradicional de dominio de los Estados Unidos, con la cada vez menos firme excepción de las colonias europeas y de los miembros de la Commonwealth. Desde la formulación de la doctrina Monroe, en 1823, los norteamericanos hablan considerado toda el área de Iberoamérica, y sobre todo el Caribe, como zona de seguridad nacional y de expansión imperial. A las frecuentes intervenciones militares se había añadido, en 1890, la Unión Panamericana, creada para fortalecer el proceso de integración política y económica del Continente bajo la hegemonía norteamericana.

    En los preludios de la guerra fría, los estrategas de Washington comenzaron a considerar la necesidad de auspiciar un acuerdo militar que no sólo previniese agresiones de potencias no continentales, sino que facilitase la lucha contra los progresos del comunismo en los países americanos.

    Aunque ya en febrero de 1945 los miembros de la Unión Panamericana hablan establecido mediante el acta de Chapultepec el principio de la defensa conjunta de los Estados americanos contra la agresión exterior, no se planteó un pacto formal hasta 1947. En el mes de agosto de ese año, los cancilleres de la Unión se reunieron en la localidad brasileña de Petrápolis, cercana a Río de Janeiro. La iniciativa de la Conferencia se debía a Arthur H. Vanderberg, uno de los idet5logos norteamericanos de la guerra fría, quien temía la aparición del comunismo en América si las naciones del Continente continuaban apartándose entre sí.

    Apenas iniciadas las sesiones, la delegación estadounidense presentó una propuesta de Tratado que contemplaba la ayuda militar - intervención incluida - a aquellos países que se vieran amenazados por el comunismo. La resistencia de la mayoría de los delegados a sancionar lo que parecía una entronización de la política de la cañonera forzó una cláusula que estipulaba que la intervención sólo se efectuaría por acuerdo de todos los países miembros. La firma del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) cerró las sesiones de la Conferencia de Río el 2 de septiembre. Un año después, la Unión Panamericana

    fue sustituida por un organismo mucho más operativo, la Organización de Estados Americanos (OEA), creada en la Conferencia de Bogotá y que perfeccionaba el sistema de seguridad colectiva del TIAR, acordando un arbitraje obligatorio entre los países miembros y estableciendo una organización permanente tanto con fines políticos como militares.

    Completando el pacto continental -aunque Canadá no se adhirió a él- se articularon en años sucesivos diversos acuerdos de carácter regional como el Consejo Interamericano Económico y Social (CIES), de 1949; la Asociación Latinoamericana de Libre- cambio (ALALC), de 1960-1 el Mercado Común Centroamericano (MCCA), del mismo año, o la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA), de 1952. Unos acuerdos militares con Canadá (1947) y con Dinamarca sobre la utilización de bases en Groenlandia (1951) completaron el sistema continental americano de los años de la guerra fría.

  • Europa Occidental

  • Esta región estaba destinada a convertirse en el más importante aliado de los Estados Unidos en su confrontación con la Unión Soviética, tanto por su potencial económico y su valor estratégico como por la extensión de sus dominios coloniales y su influencia moral en muchas zonas del globo.

    La doctrina Truman, enunciada en marzo de 1946 ante el peligro que representaba la presión soviética sobre Grecia y Turquía, puso de relieve el interés norteamericano en potenciar la recuperación económica de Europa. Países de la importancia de Francia, Italia o Austria podían caer en la esfera de influencia rusa de persistir las condiciones de miseria y estancamiento económico, que otorgaban un creciente protagonismo a sus partidos comunistas.

    Para George Kennan era evidente que los dirigentes rusos estaban políticamente interesados en que las economías de los países de la Europa occidental fracasasen bajo cualquier liderazgo que no fuese el comunista. Fue el propio Kennan, por encargo del secretario de Estado, general Marshal, quien desde una oficina de planificación creada en mayo de 1947 trazó las líneas maestras del Plan de Reconstrucción Euro- pea o Plan Marshall. El diplomático basó su trabajo en tres puntos.

  • Establecer el principio de que los europeos debían tomar la iniciativa en la preparación de un programa y asumir la responsabilidad central de] mismo.

  • La insistencia en que la oferta debía hacerse a toda Europa; si alguien había, de dividir el continente europeo serían los rusos con su respuesta, no nosotros con nuestra oferta.

  • El énfasis decisivo puesto en la rehabilitación de la economía alemana y la introducción de] concepto de la recuperación alemana como componente vital de la recuperación de Europa en general.

  • Conforme a los propósitos de Kennan y de Marshall, la ayuda se canalizó a través de una institución europea, la Organización Europea de Cooperación Económica (OE- CE), creada en París en 1948 y precedente de la actual OCDE. Dos políticos pronorteamericanos, el laborista británico Ernest Bevin y el democristiano francés Georges Bidault, se encargaron de patrocinar el Plan en una conferencia europea celebrada en París en julio de 1947, a la que se invitó a todos los países del Continente, con excepción de España.

    La URSS, que participó en la reunión, se negó a sumarse al Plan alegando que se trataba de una maniobra de ciertas grandes potencias y que los países que lo aceptasen hipotecarían su independencia. Checoslovaquia y Polonia, que en principio acogieron favorablemente la oferta norteamericana, fueron aconsejadas para que retirasen su adhesión, al igual que las restantes democracias populares.

    No se puede menospreciar la ayuda prestada por los Estados Unidos a la reconstrucción de la Europa occidental. Entre 1948 y 1952, el Plan Marshall aportó casi 13.000 millones de dólares a un total de dieciséis países, de los cuales 9.000 lo fueron a fondo perdido. Gran Bretaña recibió 3.421 millones; Francia, 2.753; Italia y la Alemania occidental se aproximaron a los 1.500 millones y otros países europeos cantidades menores.

    Esta ayuda económica no era, desde luego, altruista. Europa tuvo que reconocer la hegemonía de Estados Unidos en el campo militar, sumándose así a la dinámica dé la guerra fría, alejar del poder a los partidos comunistas, suprimir sus relaciones con la parte oriental del Continente y acomodarse al proceso de regionalización que favorecían los norteamericanos en todas partes.

    Aunque ya existían desde hacía tiempo tendencias federalistas en Europa, la política estadounidense las estimuló indirecta- mente. Al amparo del esfuerzo común de reconstrucción propiciado por el Plan Marshall, la Unión Europea de Federalistas, la Liga Europea de Cooperación Económica y otras entidades privadas invitaron a los Gobiernos a coordinar sus políticas económicas.

    En noviembre de 1947 se firmó el Protocolo de la Unión Económica de Bélgica, Holanda y Luxemburgo (BENELUX), que abría paso al proceso de integración económica de los países europeos. La declaración Schumann, de abril de 1950, dio vida a la Comunidad Europea de] Carbón y de] Acero (CECA) y, ya en 1958, los Tratados de Roma prepararon el camino a la Comunidad Económica Europea, llamada en su primera etapa Mercado Común Europeo.

    En el terreno político, un primer paso fue la constitución del Consejo de Europa, que incluía en principio a diez países y que abrió sus sesiones en mayo de 1949. Por lo que respecta al terreno militar, la primera alianza europea de la posguerra era aún heredera de la Guerra Mundial: fue el pacto franco-británico de Dunkerque, de marzo de 1947, contra un futuro rearme de Alemania. Pero la lógica de la guerra fría se abría paso ya por el Continente y, un año después, el 17 de marzo de 1948, los países del BENELUX, Francia y Gran Bretaña creaban, por el Tratado de Bruselas, una organización militar destinada a la protección mutua de los Estados signatarios ante cualquier amenaza procedente de Alemania o de la Europa oriental. Con la creación de la OTAN y la formalización del proyecto de la Comunidad Europea de Defensa, que con- templaban la integración militar de Alemania en el marco europeo, el Tratado de Bruselas perdió gran parte de su importancia.

    Los orígenes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte se remontan a la doctrina Truman y a la resolución Vandenberg, aprobada por el Senado norteamericano el 2 de junio de 1948 y en virtud de la cual los Estados Unidos se comprometían a favorecer acuerdos regionales de índole colectiva para la defensa propia, individual y colectiva. Convenientemente vinculadas al Plan Marshall, las iniciativas de Truman y de Vandenberg ejercieron un atractivo irresistible sobre los Gobiernos de la Europa occidental, atractivo incrementado por la alarma que sembraron en las capitales europeas las maniobras rusas de bloqueo de Berlín y el papel jugado por los comunistas checos en el golpe de Praga.

    Las negociaciones de los norteamericanos con los europeos a las que se agregó Canadá- culminaron con la firma del Tratado de Washington, de 4 de abril de 1949, y con la creación de una organización permanente de defensa, la OTAN, en la que se integraron los cinco miembros del Tratado de Bruselas, Portugal, Italia, Islandia, Noruega, Dinamarca, Estados Unidos y Canadá. Grecia y Turquía se adhirieron en 1952, y en 1955 se admitió a la República Federal Alemana.

    De acuerdo con su carácter regional, el Tratado limitaba su ámbito de actuación a Europa y América del Norte y comprometía a sus miembros en una defensa integrada en caso de un ataque armado contra uno o varios de ellos. Pese a esta restricción, la OTAN contó pronto con una organización muy compleja, que incluía un Consejo de Ministros de Defensa, un Comité de Planificación, una Secretaría, diversas secciones de planificación y estudio y una gran variedad de mandos militares de zona, terrestres, marítimos y aéreos.

    Pero los europeos no renunciaban a crear su propio sistema de seguridad y de control de armamentos. En 1950 el jefe del Gobierno francés, René Pleven, lanzó un plan para constituir una Comunidad Europea de Defensa (CED), integrada en la superestructura de la OTAN y que colocarla bajó una dirección común al nuevo Ejército de la RFA.

    El proyecto de la CED --que mostraba los recelos franceses ante la recuperación militar de su vecino-- fue acogido con frialdad en Estados Unidos y provocó una violenta reacción de los partidos comunistas europeos y de los gaullistas franceses, resueltos estos últimos a vetar la formación del Ejercito germano-occidental. El Tratado se firmó el 27 de mayo de 1952, pero la negativa de la Asamblea Nacional gala a ratificarlo dos años más tarde impidió que la CED cobrase vida.

  • Próximo y Medio Oriente.

  • La región comprendida entre el Nilo y el Indo poseía a mediados de los años cuarenta un valor estratégico que el tiempo no ha hecho sino acrecentar. Su proyección geográfica sobre el Mediterráneo orienta¡ y sobre el Asia central, zonas de continua fricción durante la guerra fria, las enormes reservas de petróleo acumuladas en el área - un 63 por 100 del total mundial a finales de los años cincuenta- y la creciente importancia del Canal de Suez y del Golfo Pérsico como nudos de comunicaciones marítimas, conferían al Próximo Oriente un destacado lugar en los planes estratégicos de los dos bloques.

    Al concluir la Segunda Guerra Mundial, el creciente despertar del panarabismo en la región hacía retroceder al viejo imperialismo europeo mientras la URSS se disponía a jugar la carta de¡ nacionalismo para ganar partidarios. Los norteamericanos respetaron el papel tutelar de franceses y británicos sobre los conservadores regímenes árabes hasta que, tras la definición de la doctrina Eisenhotver, en 1957, se decidieron a aplicar directamente una política de contención en el Próximo Oriente. Para entonces, los soviéticos disponían ya de tres importantes peones en la zona.

    En Siria, cuya independencia habla sido reconocida por Francia en 1944, las divisiones étnicas y religiosas y la carencia de unas estructuras políticas previas provoca- ron una continua inestabilidad. Al contrario que Líbano, Siria se despegó muy pronto de la influencia francesa y, bajo el régimen dictatorial del coronel Shishakly, se enfrentó a los reinos probritánicos de Iraq y Jordania.

    La revolución nasserista en Egipto animó aún más, si cabe, el antioccidentalismo de Damasco y, tras la crisis de Suez, ambos países se fundieron en la República Árabe Unida (1958), fusión que sólo se mantuvo tres años. La subida al poder del partido nacionalista de izquierda Baath, en 1963, alineó definitivamente a Siria junto a la Unión Soviética, de, quien recibía ayuda militar y técnica desde 1956.

    Otro país que escapó pronto a la inurgencia europea fue Egipto. Formalmente independiente desde 1922, un tratado firmado en 1936 otorgó a los ingleses el control de¡ Canal de Suez durante veinte años. El régimen despótico del rey Faruk y su sumisión a los intereses británicos provocaron un movimiento militar de orientación nacionalista que proclamó la república en 1953. La subida al poder un año después de Gama¡ Abdel Nasser supuso la paulatina ruptura de relaciones con los occidentales, que culminó en la crisis de Suez de 1956. A partir de entonces, Egipto - unido a la prosoviética Siria entre 1958 y 1961- estrechó sus lazos con el bloque socialista, del que recibía armas, consejeros y ayuda técnica. El nasserismo, ideología panarabista y revolucionaria, se había convertido ya en una pesadilla para los Gobiernos pro-occidentales de la región.

    La de Iraq fue, quizá, la defección más dolorosa para Occidente. Gobernado, al igual que Jordania, por la dinastía hachemita, era uno de los más firmes aliados del Reino Unido, que controlaba sus riquísimos yacimientos petrolíferos. En 1958, un golpe de Estado encabezado por el general Abdul Kárim Kassem terminó con la vida del rey Faisal 11 y dio paso a la República. La dicta- dura de Kassem, considerado, no sin razón, un peón soviético por Occidente, fue breve: cayó víctima de otro golpe, pro-nasserista, en 1963. Su sucesor, el coronel Aref, relajó los lazos de dependencia con la Unión Soviética, pero mantuvo estrechos vínculos con los regímenes de Siria y Egipto.

    Aunque el establecimiento de Gobiernos nacionalistas en estos tres países perjudicó notablemente los intereses occidentales en la zona, la inmensa mayoría de los Estados del Próximo Oriente permanecieron alinea- dos con el oeste a lo largo de todo el período de la guerra fría.

    El establecimiento de un sistema regional de seguridad fue iniciativa de los Estados Unidos, pero su dirección la asumió, en un principio, Gran Bretaña, potencia que aún atendía a su papel de gendarme en la zona. En febrero de 1955, y a invitación del entonces secretario de Estado norteamericano, John F. Dulles, Turquia e Iraq suscribieron el Pacto de Bagdad, estableciendo una organización defensiva, a la que pronto se sumaron Gran Bretaña, Irán y Pakistán.

    Este sistema, de vital importancia por cuanto amenazaba a la URSS en sus fronteras meridionales y garantizaba el control occidental de los yacimientos petrolíferos de la región, enlazaba con la OTAN y la OTSEA a través de Turquía y Pakistán. Lo completaban los acuerdos defensivos firmados por Gran Bretaña con Jordania y los Emiratos de la península Arábiga.

    El golpe de Estado de Kassern supuso la retirada de Iraq del Pacto e introdujo un peligroso actor de inestabilidad en el Próximo Oriente. Un Iraq aliado a la URSS o a Egipto no sólo rompía la continuidad del sistema de alianzas, sino que introducía una peligrosa cuña en una zona vital para la economía y la defensa de Estados Unidos y de Europa. El secretario de Estado DuUes decidió entonces la intervención directa de su país. El Pacto se transformó en la Organización del Tratado Central - conocida por sus siglas inglesas, CENTO- y los norteamericanos, que en virtud de su apoyo a Israel no gozaban de muchas simpatías entre los países de la zona, se limitaron a apoyarla mediante la firma de acuerdos bilaterales de defensa con Turquía, Irán y Pakistán, conforme a los principios de la doctrina Eisenhower.

    Al contrario que la OTAN, la CENTO no disponía de una organización militar permanente, aunque poseía un Estado Mayor conjunto - cuya dirección asumió a partir de 1961 un militar norteamericano- y de una serie de Juntas: Económica, Miditar y Anti- subversiva. En Ankara tenía su sede el Consejo de Ministros de la organización.

    Al margen de su inclusión como observador en el CENTO, Estados Unidos completó sus acuerdos regionales de defensa median- te pactos con Israel --julio de 1952- y con Egipto - abril de ese año-, aunque este último quedó virtualmente en suspenso tras la llegada de Nasser al poder. Hasta 1962, los norteamericanos dispusieron de la base aérea de Dharhan, en Arabia Saudita.

  • Asia Oriental.

  • La conquista japonesa alteró profundamente la vida de esta región. A su amparo se potenciaron los movimientos anticolonialistas y aparecieron Gobiernos nacionalistas en las Indias Holandesas, en las Filipinas y en Birmania. El regreso de los europeos, una vez concluida la guerra, provocó fuertes resistencias en casi todas partes, y en Vietnam y en Java obligó al uso de la fuerza.

    Un importante sector de los movimientos nacionalistas estaba influido por el comunismo. La critica al orden colonia¡, la exaltación de la lucha popular y la resistencia que las potencias coloniales oponían a los nacionalistas eran elementos utilizables por la Unión Soviética para minar el poder mundial del bloque norteamericano. A partir de 1945, y, sobre todo, tras el triunfo de la Revolución en China, la guerrilla comunista se convirtió en una constante en la vida del sureste asiático.

    El proceso descolonizador fue traumático en la mayor parte de los países de la zona, en especial en la Indochina francesa, donde se libraría una verdadera guerra entre 1946 y 1954. Estados Unidos, en 19461- Gran Bretaña, a partir de 1948; Holanda, en 1949, y Francia, en 1954, tuvieron que otorgar la independencia a sus colonias y protectorados. Aunque la presión comunista se acentuó en la región a partir de los levantamientos de 1947-48, sólo uno de los nuevos Esta- dos, Vietnam del Norte, se alineó con el bloque socialista. En los restantes, las viejas oligarquías o las nuevas élites nacionalistas mantuvieron firmes lazos con las antiguas metrópolis o, todo lo más, evolucionaron hacia posiciones de no alineamiento, que encontraron un camino de franca expansión en la Conferencia de Bandung (Indonesia), en 1955.

    La guerra civil china (1945-49) constituyó el primer conflicto de dominación entre las dos superpotencias en el Asia oriental. Aunque esta contienda, en la que los norteamericanos se volcaron inútilmente en ayuda del Kuomintang, no debería ser considerada, en propiedad, corno un episodio típico de la guerra fría, constituyó la primera derrota de la estrategia norteamericana de la posguerra. Fue un hecho de incalculables consecuencias para los pueblos de Asia y abrió una nueva era en la política internacional de Estados Unidos.

    A los ojos del mundo, la Unión Soviética apareció como la gran triunfadora de la guerra. Pese a que Stalin habla mantenido su alianza con Chiang Kachek hasta el último momento y había negado cualquier ayuda a sus correligionarios, éstos hicieron pública profesión de acatamiento al liderazgo soviético y se situaron abiertamente en el campo socialista. El tradicional equilibrio de poderes experimentó desde entonces una transformación en el Lejano Oriente.

    Convencidos de que los rusos intentarían agrandar la brecha abierta en China al bloque occidental, los norteamericanos comenzaron a adquirir compromisos militares en Extremo Oriente apenas iniciada la guerra de Corea y cuando el proceso descolonizador aún no se había cerrado. En abril de 1951 firmaron con Filipinas un acuerdo de defensa mutua que revalorizaba las importantes bases militares que Washington mantenía en el archipiélago. En septiembre de ese mismo año se concertó en San Fran- cisco (California) un pacto tripartito entre Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos (ANZUS), que incluía en su radio de acción a casi todo el Pacífico meridional.

    Tras el armisticio de Corea', las gestiones para el establecimiento de un sistema regional de defensa se aceleraron, animadas también por el desastre francés en Indochina. En octubre de 1953, el Gobierno de Corea del Sur se vinculó a sus protectores estadounideses mediante un pacto bilateral. Un año después, en diciembre de 1954, se firmó el Tratado de Manila, por el que se creaba la Organización del Tratado del Sudeste Asiático (OTSEA), en la que se integraron Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Pakistán, Filipinas y Tailandia. El Pentágono completó el cordón sanitario en la zona mediante pactos bilaterales con la China nacionalista -diciembre de 1954-, con Japón -con quien ya había firmado un primer acuerdo de defensa en 1951- en enero de 1960 y con Vietnam del Sur al año siguiente.

    La OTSEA, que incluía en su ámbito regional y en sus garantías defensivas a Camboya, Laos y Vietnam del Sur, países no signatarios del Pacto, carecía de organización militar, aunque comprometía a cada una de las partes a acudir en socorro de las demás. Su creador, DuHes, basó el sistema en la capacidad norteamericana de ejercer la disuasión (por) nuestro poder móvil para asestar un golpe y en el común propósito de los firmantes de luchar contra la subversión comunista en el interior de sus territorios.

    La alianza disponía de un Cuerpo de Consejeros Militares, que asesoraba a los Ejércitos miembros de un reducido Estado Mayor permanente y contaba con un presupuesto para la lucha antisubversiva. Pero su auténtica fuerza residía en el cinturón de bases angloamericanas que, desde Singapur a Japón, bordeaban todo el flanco sur del bloque socialista, y en la presencia de la VII Flota estadounidense, con base en Manila.

  • El bloque socialista.

  • La URSS salió enormemente engrandecida de la Guerra Mundial. Anexionó a su territorio 684.000 kilómetros cuadrados, con más de 24 millones de habitantes. Sus tropas ocupaban total o parcialmente diez países, incluidas zonas de Alemania y Austria y la provincia china de Manchuria. Pero casi cinco años de guerra la habían arruinado económicamente. Stalin sabía que no debía hipotecar el futuro de la nueva potencia mundial aceptando ayuda occidental. En consecuencia, los dirigentes soviéticos iniciaron un proceso que tendía a hacer de su zona de ocupación europea una única región integrada, tanto política como militar y económicamente, a modo de glacis protector contra los inevitables envites del convulso capitalismo de la posguerra.

    A lo largo de tres años, los países de la Europa oriental fueron acomodando sus estructuras a las nuevas condiciones de las democracias populares. Tras un periodo de pluralismo político en el que se realizaron elecciones parlamentarias más o me- nos libres, se procedió a eliminar a la oposición y a institucionalizar el control de los partidos comunistas sobre sus aliados frentepopulistas. Estos cambios políticos iban acompañados de la nacionalización de los principales recursos económicos y de la elaboración de los primeros planes a corto plazo.

    Los rusos basaron su sistema de dominación en la permanencia del Ejército Rojo más allá de sus fronteras, desde Porkkala, en Finlandia, hasta las proximidades del Egeo, y en la explotación económica de sus aliados-satélites, tanto mediante el desmantelamiento de fábricas y su traslado a territorio soviético - caso de la Alemania oriental- como a través de la creación de sociedades mixtas que permitían a los soviéticos, a cambio de créditos, obtener sustanciosos beneficios de la recuperación económica de sus vecinos. Esta explotación no se realizaba, sin embargo, bajo una coordinación de bloque y sus planteamientos y resultados variaban mucho de un país a otro.

    La oferta del Plan Mershall cogió desprevenidos a los rusos, que tuvieron un momento de vacilación. Polonia y Checoslovaquia se apresuraron entonces a adelantar su adhesión, que tuvieron que retirar cuando Molotov, a su vuelta de la Conferencia de París, denunció el Plan Marshall como una maquinación imperialista de los Esta- dos Unidos.

    No obstante, el rechazo de la ayuda norteamericana dejaba al bloque socialista en una situación muy difícil. Imposibilitados por idénticas razones para restaurar las relaciones económicas con Europa occidental, los dirigentes soviéticos se vieron en el compromiso de acelerar el proceso de integración de sus aliados-satélites para organizar un sistema lo más autárquico posible.

    Fue el propio Molotov quien lanzó el plan que lleva su nombre y que establecía las bases para un organismo de cooperación económica en la Europa oriental. El proceso de integración se realizó en dos fases. En 1947-48 las democracias populares concertaron acuerdos comerciales y tratados de amistad y cooperación entre sí y con la Unión Soviética. Luego, en enero de 1949, se creó en Moscú el Consejo de Ayuda Mutua Económica, CAME, también conocido por sus siglas inglesas, COMECON, o rusas, SEV.

    Lo integraban la URSS, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria. Posteriormente ingresaron Albania, la República Democrática Alemana, Mongolia, Cuba y Vietnam. El Consejo, que sólo alcanzó un grado aceptable de actividad a partir de 1954, se convirtió en un organismo de coordinación de las políticas de sus Estados miembros a través de la elaboración de planes quinquenales, el establecimiento de acuerdos de clearing y la creación de entidades autónomas como el Banco Internacional de Cooperación Económica, fundado en 1965. Aun así, el CAME no estableció un sistema de desarme arancelario como el de la CEE.

    La alianza militar se hizo esperar aún seis años. Moscú se contentaba con mantener tropas estacionadas en el territorio de sus aliados-satélites de acuerdo con los tratados de paz de 1947 y de los posteriores acuerdos de cooperación. Los diferentes Ejércitos nacionales de las democracias populares sumaban casi millón y medio de hombres, pero carecían de una coordinación general y no ofrecían garantías a los militares soviéticos en caso de un conflicto continental.

    La entrada de la República Federal Ale- mana en la OTAN varió la situación, por cuanto el bloque occidental establecía por primera vez contacto fronterizo con los países socialistas en Centroeuropa. De la convocatoria de la Conferencia de Varsovia, en mayo de 1955, salió el Tratado unilateral que daba vida a la Organización de] Pacto de Varsovia, integrada por la UROS y sus siete aliados-satélites europeos.

    El Pacto estipulaba la mutua ayuda entre sus miembros en caso de una agresión armada en Europa y las consultas sobre todos los asuntos internacionales de importancia que afecten a sus intereses comunes. La Organización se estructuraba a partir de un Comando Militar Conjunto y un Comité Consultivo Político.

    El Pacto de Varsovia fue inoperante en sus primeros años. La prioridad de¡ rearme soviético y los sucesos de 1956 en Polonia y Hungría retrasaron el proceso de integración de la alianza, que sólo a finales de los años sesenta comenzó a contar con un sistema orgánico adecuado: Comité permanente de ministros de Defensa, Comité Técnico, Consejo Militar, etcétera. Aun así, desempeñó un importante papel en la política soviética de disuasión durante los últimos años de la guerra fría.

    Al contrario que en Europa oriental, la política soviética en Asia durante este período fue muy vacilante, aunque eventual- mente obtuvo importantes éxitos en su confrontación con Estados Unidas.

    Ligada al Kuomintang por una alianza, la URSS apenas colaboró con los comunistas durante la guerra civil china y siguió reconociendo al régimen de Chiang-Kaichek hasta el último momento. Sólo el 2 de octubre de 1949 se decidió el Kremlin a romper con los nacionalistas y a reconocer a la Re- pública Popular China. En febrero de 1950 se firmó en Moscú un Tratado de amistad, alianza y asistencia mutua entre los dos países, al que siguieron otros sobre cuestiones concretas en Manchuria y Port Arthur. Desde entonces las relaciones chino-soviéticas se vieron envueltas en la contradicción que suponía la identidad entre los partidos gobernantes y la disparidad de intereses de los Estados. Con el inicio de la, desestalinización, en 1956, se abrió un proceso de deterioro de las relaciones que culminó tres años después con la ruptura entre Pekín y Moscú.

    Tanto en el Próximo Oriente como en el Asia central y sudorientas, los soviéticos practicaron durante los años cincuenta una política extremadamente prudente. Tras el fracaso de los levantamientos guerrilleros de los últimos años de la década anterior y el patinazo que supuso la crisis de Irán, el Kremlin sólo se comprometió en las guerras de Corea a Indochina y aún así se limitó al envío de armamento y a estimular el apoyo más activo de los chinos. Habría que esperar hasta 1961, cuando la coexistencia pacífica comenzaba a ser una realidad, para que la Unión Soviética se decidiera a firmar un tratado de alianza militar con Corea del Norte.

    4. Evoluciones mundiales de la guerra fría.

    4.1 Truman y la política de contención (1946-1953).

    Churchill reconocía en 1946 la evidencia del control soviético en buena parte de los Estados de Europa central y oriental, detrás de lo que denominó telón de acero.

    En 1946, bajo la presión de la ONU, la Unión Soviética tuvo que retirar sus tropas de Irán, donde estaban desde 1941. No obstante, exigió el reconocimiento de la República Popular de Azerbaján, que pasaba a integrarse en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Sin embargo Stalin vio frustrado su proyecto de instalar bases en los Dardanelos, una vieja aspiración de la Rusia zarista.

    Después de las peticiones de los dirigentes occidentales, el Presidente de Estados Unidos, Truman, en discurso pronunciado ante la Cámara del Congreso, en Marzo de 1947, anunciaba el cambio de la política exterior de su país. En realidad fue un acto formal. La intervención de Estados unidos en la II Guerra Mundial, había roto su política de distanciamiento de los asuntos europeos. La primera potencia mundial no pudo considerar esa participación como un paréntesis y retraerse del nuevo orden, que en gran medida había gestado. Lo que podemos llamar la doctrina Truman se concretó en el principio de contención del comunismo; así lo demostró en Grecia.

    Desde 1946 los británicos luchaban en apoyo de la economía helena contra la guerrilla comunista, el Ejército democrático Griego (ELAS). El cierre de la frontera yugoslava a este movimiento, tras la ruptura de Tito con Moscú en 1948, y el envío de la VI Flota americana al Egeo -aunque no actuó directamente- significaron la salvación: el apuntalamiento de la corona griega. La Unión Soviética veía frustrado su intento de controlar el Egeo y los Balcanes con la instalación en Grecia de una República Popular. En contrapartida Estados Unidos recogían de los británicos, con graves problemas económicos, el control del Mediterráneo y del Próximo Oriente.

    En Junio de 1947, el Plan Marshall nacía como una importante iniciativa dentro de la política de contención. Su alcance económico no estaba exento de implicaciones políticas. El colaborador de Stalin, Andrei Jdanov, condenó la iniciativa americana: “El imperialismo americano se esfuerza, como un usurero, en explotar las necesidades de posguerra de los países europeos. Pero tal control económico entraña una dependencia política del imperialismo americano” (Septiembre de 1947).

    El Plan Marshall, como hecho eminentemente económico - aunque no exclusivo en su alcance -, fue el disparador histórico de la Guerra Fría. Polonia y Checoslovaquia, aceptaron la ayuda económica norteamericana. Stalin, que no podía consentir fisuras en su bloque, las obligó a retirarse.

    Como respuesta al plan norteamericano, la Unió Soviética, arruinada por la guerra, tomó iniciativas. La primera crear una solidaridad ideológica con sus países satélites. La Oficina de Inteligencia Soviética (Kominform) velaría por su cohesión. Luego, ya en 1949, se configura el COMECOM o CAME, estructura económica autárquica, cuyo objetivo básico y real era el desarrollo económico de la Unión Soviética, a través del control de los países miembros. A veces se presentó como un mercado común.

    La sovietización del Este se reafirma por estas dos vías, que tratan de eliminar cualquier influencia norteamericana en la zona. Si 1947 es considerado, casi unánimemente, el año de la ruptura entre Estados Unidos y la Unión Soviética, 1948 se convirtió en el primer año de la Guerra Fría.

    4.2. El golpe de Praga.

    Después de 1946 Checoslovaquia estuvo regida por gobiernos de coalición. En 1947 aceptaba el plan Marshall, pero fue obligada por la Unión Soviética a la renuncia. El clima de intransigencia comunista desembocó en el Golpe de Praga (1948), que significaba la formación de un gobierno comunista, la eliminación violenta de la oposición política, la destitución del presidente de la República -demócrata y proooccidental- y, por último, se hacía Moscú con el control de la economía más prospera de los países del Este europeo.

    4.3 La crisis de Berlín.

    Uno de los acuerdos adoptados en la Conferencia de Postdam (1945), dividió a Alemania en cuatro zonas de ocupación.

    Como efecto de la política de vigilancia mutua a que se sometían las dos superpotencias, nació en la idea en americanos, británicos y franceses, de dotar de una Constitución a Alemania Occidental, dividida en tres partes desde 1945 y a las ¾ partes de Berlín que estaban en su poder. La meta teórica era la reunificación de toda Alemania, en realidad conocían la postura de la Unión Soviética contraria a este fin. A lo más que aspiraban era a la reunificación de sus territorios, y conseguir de esta manera un Estado Tapón, poderoso y coaligado a las potencias occidentales, frente al empuje soviético.

    La creación de un Banco estatal único y la aparición del marco como unidad monetaria, en junio de 1948, tuvieron en Moscú una respuesta contundente: el bloqueo terrestre del Berlín occidental, el día 24 del mismo mes. La medida llevó a norteamericanos y británicos a tender dos puentes aéreos militares de abastecimiento a Berlín Oeste. El primero desde Francfort, el segundo desde Hannover. A estos sumaba un tercero de carácter civil desde Hamburgo. Truman amenazó a Stalin con la guerra si esta ayuda era interceptada. Mientras tanto el mundo observaba estremecido la movilización de los ejércitos de ambos bloques y el posterior desarrollo de los acontecimientos. El 12 de Mayo de 1949 Stalin decidió el final del bloqueo. Durante este tiempo, una media de 1400 vuelos diarios abastecieron al Berlín Occidental de todo lo necesario.

    En Mayo de1949 nació la República Federal Alemana (RFA) y los soviéticos, a su vez, proclamaron la República Demócrata Alemana (RDA), en Octubre. Dos acontecimientos geopolíticos de extraordinario magnitud en la agudización de la Guerra Fría.

    4.4. La guerra de Corea.

    La salida de Yugoslavia del bloque comunista (1948) pronto se vio contrapesada con el ascenso de Mao-Tse-Tung a la jefatura de China (1949).

    La retirada japonesa del territorio chino, después de la II Guerra Mundial dio paso a un conflicto civil (1945-1949), que enfrentó al partido liberal chino Kuo Ming-Tang de Chiang Kai-Check, con el comunista de Mao. Tras los intentos fracasados de un gobierno de coalición, se produjeron las primeras confrontaciones armadas.

    El apoyo de la Unión Soviética prestó a Mao desde 1947 fue decisivo para su triunfo. Chiang Kai -Check, derrotado instauró un nuevo Estado en la isla de Formosa (Taiwan): la China Nacionalista, frente a la República Popular China proclamada el 1 de octubre de 1949.

    En 1950 la Unión Soviética y China firmaron un doble pacto económico y político. En el primero, Mao devolvía Port Arthur y los ferrocarriles de Manchuria a los soviéticos y a cambio recibía ayude financiera y técnica, especialmente militar. En el segundo se comprometían con los movimientos nacionalistas de Corea e Indochina. El paralelo 38 dividió a la península de Corea en dos zonas ocupadas por la Unión Soviética el Norte y por Estados Unidos el Sur, después de desalojar a los japoneses en 1945. Japón la había retenido, hasta entonces, como dominio desde 1894.

    Los soviéticos se negaron a la celebración de elecciones libres, base de la unificación de Corea. Las tropas de ocupación de ambas zonas se retiraron. En el Norte quedaba instalado un régimen comunista en el Sur otro proooccidental y ultraconservador.

    El carácter irreconciliable de estos dos regímenes, llevó al ejército del Norte a la invasión del Sur en Junio de 1950. De manera inmediata, el Consejo de Seguridad de la ONU condenaba la agresión y sugería el envío de una fuerza multinacional que actuaría bajo la bandera de este organismo. Esta maniobra fue posible al no estar presente la Unión Soviética, con derecho a veto, en el Consejo. Su ausencia se debía a la actitud de protesta contra la postura de apoyo de Estados Unidos a la China Nacionalista; la única China reconocida por la ONU.

    La invasión norcoreana parecía incontenible y Truman ordenó el desplazamiento de tropas norteamericanas desde el Japón. Junto a un ejército de catorce países desembarcaron en las proximidades de Seúl, el día 15 de septiembre. El mando supremo de este contingente, fundamentalmente de tropas americanas, recayó en el general Mac Arthur. Los norcoreanos comenzaron el repliegue hasta la frontera china. Este momento aprovechó Mao para intervenir, alegando la defensa y la supervivencia de su Estado, no reconocido por la ONU.

    La intervención del ejército popular chino hizo retroceder a las fuerzas internacionales, hasta el punto que Mac Arthur propuso a Truman el bombardeo atómico de enclaves estratégicos de Manchuria. Mac Arthur fue destituido. El conflicto de Corea había que mantenerlo dentro del marco de una guerra localizada.

    Las negociaciones de paz comenzaron en 1951 y no se firmó el armisticio hasta 1953. LA guerra dejó un saldo global de un millón de muertos. El paralelo 38 volvía a ser la línea divisoria de dos Estados que en nuestros días mantienen un enfrentamiento latente.

    4.5. La OTAN y el pacto de Varsovia.

    En un clima de preguerra entre el bloque occidental y el oriental, los países que en 1949 se alineaban en el primero, firmaron el Pacto Atlántico que en 1950 dio lugar a la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN). Fue firmado pro Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Portugal, Noruega, Dinamarca e Irlanda. Turquía y Grecia lo harían en 1952, la RFA en 1955 y España en 1982.

    La integración de la República Federal Alemana en la OTAN fue el disparador histórico que provocó, que en 1955, la Unión Soviética formará el Pacto de Varsovia. Estuvo éste compuesto originariamente por la Unión Soviética, Hungría, Rumanía, Polonia, Bulgaria, Checoslovaquia y Albania. En 1956 se produjo la adhesión de la República Democrática de Alemania.

    El Pacto, con fines parecidos a la OTAN, mantuvo diferencias notables con ella, porque también se utilizó para reprimir las disidencias internas en el bloque socialista. Así lo demostraron las intervenciones en Hungría (1956) o Checoslovaquia (1968). Su organización interna era fuertemente centralista; tuvo carácter más restringido que el bloque militar capitaneado por Estados Unidos, pues éstos desplegaron, en otras alianzas militares, su red de defensa por todo el mundo: Organización de Estados Americanos (OEA), Tratado de Defensa del Sudeste de Asia (SEATO), Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos (ANZUS), Organización del Tratado Central (CENTO), localizada en Oriente Medio y Próximo.

    4.6. Jruschov y la Coexistencia pacífica (1953-1964).

    Malenkov, sucesor de Stalin, anunciaba el nuevo eje de la política internacional de su país: le negociación de todos sus problemas. Consecuentemente propugnó para la Unión Soviética el fomento de la industria de bienes de consumo y de la desaceleración de la industria pesada, básica en la fabricación de material bélico, pero no todos estaban de acuerdo: Nikita Jruschev, Secretario del PCUS, desde 1953, consideraba esta política industrial contraria al fomento del poder militar soviético, en plena carrera armamentista con Estados Unidos. El ejército apoyó la caída de Malenkov como presidente de gobierno.

    En el XX Congreso del PCUS (1956), Kruschev reafirmaba la orientación de la política internacional, que sin lugar a dudas trascendía cualquier tipo de personalismo. Allí quedó expresado el principio de coexistenncia pacífica, basada “en la lucha política, económica e ideológica pero no militar”, según sus propias palabras. Los soviéticos promovían el deshielo de las relaciones con el bloque adversario, pero desde una postura de fuerza: poder militar comparable al de Estados Unidos, contactos diplomáticos con líderes de un arco importante de naciones de ideologías variadas, apoyo a los movimientos de liberación nacional de lo que se denominará Tercer Mundo, y lucha por la conquista del poder político de Occidente a través de la mecánica democrática. Esta línea de actuación explica la alternancia de momentos de tensión y coexistencia pacífica del período.

    Las elecciones de 1953 llevaron a Eisenhower, representante del ala moderada del Partido Republicano, a la Casa Blanca. Fue un Secretario de Estado, Foster Dulles, quien marcó las directrices de la política exterior. La administración norteamericana siguió en la década de los cincuenta con la política de contención, pero dentro de una nueva estrategia. Dulles formuló la política al borde del abismo, que conllevaba la doctrina de la represalia masiva.

    El acercamiento al bloque soviético de los territorios descolonizados o en vías de hacerlo, preocupaban especialmente a Washington. Por ello la presencia norteamericana en antiguas colonias se redobla como expresión de la Teoría del Dominó propuesta por Dulles. Estados Unidos ampararían no sólo a las democracias, sino a cualquier forma de gobierno autoritario o dictatorial contra el comunismo. El caso vietnamita parecía dar argumentos suficientes a la tesis del secretario de Estado norteamericano.

    La batalla de Dien-Bien-Fú (1954) significó la derrota del ejército colonial francés de Indochina. El nacionalismo independentista de la zona estuvo amparado por Moscú y Pekín, que consiguieron que las posesiones francesas del Sudeste asiático se convirtieran en cuatro Estados: Camboya, Laos, Vietnam del Sur y Vietnam del Norte, este último bajo un régimen comunista personificado en Ho-Chi-Minh y en el general Giap. Régimen, que en los años setenta, extendió el comunismo a los otros tres Estados citados.

    En 1949 la Unión Soviética contaba con la bomba atómica y cuatro años más tarde con la de hidrógeno. La carrera nuclear quedaba abierta en un duelo de capacidad destructiva. En 1956 los soviéticos habían desarrollado la balística intercontinental y en 1957 lanzaron al espacio el primer satélite artificial Sputnik; era el inicio de otra carrera de poder técnico y de prestigio. El gobierno norteamericano replicó con la instalación de cohetes de medio alcance, dotados de cabezas nucleares, en Europa (Gran Bretaña, Italia, Turquía). Asistimos al Equilibrio del Terror. El miedo mutuo a una guerra en la que no habría vencedores ni vencidos. En Ginebra, 1955, las dos grandes potencias entablan conversaciones de desarme nuclear.

    En 1959, muerto Foster Dulles, Jruschov se entrevistó en Camp David con Eisenhower: Desarme, negociación, diálogo fueron los términos que definieron el encuentro. En el que no se llegó a ningún avance práctico.

    4.7. La crisis de Suez.

    La nacionalización del Canal de Suez por Egipto en Junio de 1956 debe interpretarse a la luz de la Conferencia de Bandung (1955) y del liderazgo que el Presidente egipcio Nasser ostentaba en el Tercer Mundo afroasiático y panislamista. Desde una postura neutral entre los dos bloques, Egipto se había acercado a Estados Unidos en busca de ayuda económica para la construcción de la presa de Assuan. Foster Dulles quería a cambio un giro significativo de la política de aquel país hacia los intereses norteamericanos. Nasser no transigió y encontró el apoyo que buscaba en la Unión Soviética.

    Este acercamiento a Moscú parecía decantar la política exterior egipcia en la línea contraria a Occidente, a pesar de su neutralismo oficial. Eso parecía indicar la colaboración con Argelia en la guerra de la independentista con Francia.

    El Canal, construid bajo el II Imperio Francés, se había configurado como una Sociedad francesa con participación egipcia. Problemas económicos en Egipto provocaron la venta de sus acciones a Gran Bretaña. En 1956, el Canal era propiedad de una Sociedad internacional con franceses e ingleses como socios mayoritarios.

    Israel estaba cercada por el panislamismo de Nasser. La nacionalización del Canal se consideró como un peligro para su Estado y, en la noche del 29 al 30 de Octubre, los israelitas arrasaron a las tropas egipcias acantonadas en el Sinaí. Tropas de élite francesas y británicas tomaron el Canal. En Noviembre, el Consejo de Seguridad de la ONU pedía a soviéticos y norteamericanos la mediació0n en Suez. La Unión Soviética se dispuso enviar su flota a la zona, previa autorización turca para surcar los estrechos, y llegó a amenazar a los invasores con utilizar armas atómicas.

    Foster Dulles terminó por pedir, contundentemente, a sus aliados que se retiraran de la zona.

    Por primera vez las dos superpotencias eran afines en un problema internacional. Egipto recuperaba el control del Canal. Echo que había sido ratificado por el Consejo de Seguridad de la ONU. Los israelíes se replegaron a su territorio y la ONU creaba una fuerza internacional de vigilancia en Suez.

    4.8. La crisis húngara.

    Jruschov, con su declaración sobre los distintos caminos hacia el socialismo en el XX Congreso del PCUS, abría la posibilidad de un comunismo humanizado. Desde este postulado se estableció en Polonia un gobierno nacional comunista (1956), pero siempre dentro de la soberanía limitada, o lo que era lo mismo, dependiente de Moscú.

    Alentado por el caso polaco, en Budapest, también en 1956, Imre Nagy protagonizaba, un intento democrático. Nagy contó en su intento con los sindicatos, con un sector del Partido Comunista Húngaro, la Universidad y parte del ejército. Hungría se declaraba neutral, abandonaba el Pacto de Varsovia y pedía la salida del país de las tropas soviéticas.

    El Kremlin ante esta postura consideró que el caso húngaro podía provocar una brecha irreparable en la solidez del bloque y el día 5 de noviembre el ejército soviético dominaba Budapest en una lucha desigual con la población. Nagy, sería ejecutado, en Rumanía, tras un juicio sumarísimo y secreto.

    La tribuna internacional de la ONU condenó la intervención, pero el bloque occidental mantuvo una actitud tibia ente el caso. El paralelismo cronológico con la crisis de Suez pudo contribuir a que así fuera. En última instancia un pacto implícito definía las áreas de influencia de los bloques.

    4.9. La II crisis de Berlín.

    En 1958 Jruschev abría un debate con los antiguos aliados de su país, Berlín debía ser desmilitarizada y proclamada ciudad libre. La Unión Soviética firmaría un pacto de paz, por separado, con la República Democrática Alemana, si en el plazo de seis meses no se iniciaban negociaciones. Tampoco había unidad de criterio sobre la reunificación de las dos Alemanias. El gobierno soviético quería que se produjera por un acuerdo entre los dos Estados, en tanto que Occidente quería un plebiscito libre de todos los alemanes. La diferencia de enfoque estribaba en el hecho de que la población de la RFA era el doble que en la República Democrática Alemana.

    El debate hizo crisis en el año 1961. Moscú reiteraba su intención de firmar la paz con la República Democrática Alemana, unilateralmente, lo que significaba la negativa de la unidad alemana. En el mes de agosto se inició la construcción del mundo berlinés, símbolo de la política de bloques. El derribo de un avión espía norteamericano sobre territorio soviético, en 1960, dificultó aún más las relaciones y las conversaciones antinucleares fueron suspendidas.

    4.10. La crisis Cubana.

    El régimen revolucionario cubano que terminó con el poder del dictador Batista (1959), establecía acuerdos económicos y militares con la Unión Soviética en 1960. El 1 de Mayo de 1961, Fidel Castro proclamaba la República Socialista marxista. El Partido Unido, único en el país después de la eliminación de los grupos no comunistas, cambiaría su nombre de Partido Comunista en 1965.

    El acercamiento de Castro, en un primer momento, a Estados Unidos hizo dudar sobre las intenciones reales de la revolución que encabezaba. En la actitud hostil de la administración americana hacia la Cuba castrista, que inició muy pronto las nacionalizaciones, se ha buscado el origen del acercamiento al bloque comunista. Esta hostilidad se puso abiertamente de nuevo con el nuevo presidente americano John F. Kennedy (1961). Aunque no aprobó la invasión de la isla por el ejército, consintió operaciones preparadas por la CIAL: un desembarco anticastrista de exiliados cubanos en bahía Cochinos (abril-1961) que fue un completo fracaso.

    En Octubre de 1962 se conoció en la Casa Blanca la existencia en Cuba de rampas de lanzamiento destinadas a cohetes de alcance medio, susceptibles de llevar cabezas nucleares.

    Las alternativas que se barajaron fueron: el bombardeo de las bases el desembarco o el bloqueo naval. Prevaleció esta opción que se hizo efectiva el 22 de octubre. El 26, la Unió Soviética admitía la existencia de misiles nucleares en Cuba, matizando su carácter defensivo y su control directo. La situación fue tensa y el mundo temía el estallido inmediato de una guerra nuclear.

    Los buques soviéticos que se acercaban al bloqueo, recibieron de Moscú órdenes de volver proa. El 28, las bases habían sido desmanteladas, el día siguiente se retiraron los navíos americanos. Las decisiones de Kruschev habían contado con el pleno respaldo del Soviet Supremo. Kennedy trató de suavizar esta derrota soviética a los ojos del mundo, comprometiéndose a retirar el armamento nuclear de las bases de Turquía. En realidad la medida carecía de importancia estratégica pues el poder operativo nuclear -los cohetes Polaris- era transportado por los submarinos atómicos tipo Nautilus.

    El Equilibrio del Terror ante la permanente amenaza de una guerra atómica cimentaba lo que denominaremos Paz Nuclear, una nueva fase, la última, dentro del contexto de la Guerra Fría, que habría paso a la suspensión de experimentos nucleares en 1963, interpretada por Mao como traición ideológica de la Unión Soviética, un paso notable en el distanciamiento chino de Moscú.