Guerra de Cuba

Historia de América. Crisis del 98. Convenio de Zanjón. Martínez Campos

  • Enviado por: Hecz Jose Alberto Parrado
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


GUERRA DE CUBA

Tras la República del 74, la idea de la vuelta de la monarquía borbónica se reafirmaba cada vez más. El pronunciamiento del general Martínez campos en Sagunto (29 de diciembre de 1874) puso fin a la república y preparó la Restauración monárquica en la persona de Alfonso XII, hijo de Isabel II. Pero la vuelta al trono de los Borbones estaba ya preparada gracias a los esfuerzos de Antonio Cánovas del Castillo, líder del partido alfonsino y verdadero artífice de la Restauración. El futuro rey había hecho publico previamente el Manifiesto de Sandhurst (1 de diciembre de 1874), en el cual el príncipe Alfonso se comprometía a respetar los principios liberales.

Alfonso XII, pronto se transformó en líder de una Restauración que se podría dividir en tres etapas: una inicial, que llega hasta 1885, cuando muere Alfonso XII, otra segunda, donde su esposa la reina María Cristina de Austria ejerce la Regencia, y otra tercera, que empieza en 1902, con la mayoría de edad de Alfonso XIII.

El principal hombre que llevó a cabo el sistema político de la Restauración fue Antonio Cánovas del Castillo, Historiador y político liberal, gran sabedor de la historia de España, que creía en la Restauración como la superación de la inestabilidad política y social que había en España. Este hombre inició un proceso constitucional, convocando una asamblea de 39 personalidades, se encargó de redactar un proyecto de constitución, presentado a las Cortes cosntituyentes, elegidas por sufragio universal, y que fue aprobado el 15 de febrero de1876, nace así la constitución de 1876 que recogía en sus primeros artículos los derechos individuales característicos del liberalismo, como son la seguridad personal, la inviolabilidad del domicilio y de la correspondencia, la libertad de residencia, conciencia y expresión así como los derechos de reunión y asociación. La soberanía estaba compartida, con el Rey y las Cortes. El rey es inviolable, sanciona y promulga las leyes, mientras que el Gobierno es ejercido por los ministros. La confesionalidad del Estado, define la religión católica como oficial, aunque el articulo 11º, establece la libertad de culto. Las Cortes se estructuran en dos cámaras, El Congreso; formado por 1 diputado cada 50.000 habitantes, y el Senado; integrado por miembros de nombramiento real.

En cuanto a los partidos políticos, eran dos los más destacados. El representado, por Cánovas del Castillo, era el Liberal Conservador, que se apoyaba en las clases altas, y el partido contrario, el Partido Liberal, formado por la burguesía industrial y las clases medias urbanas. Este último dirigido por Sagasta. En este nuevo sistema que se formaba, se necesitaba la confianza de las Cortes y la corona, y además para producirse el cambio de gobierno se necesitaba la mayoría en las cámaras. Pero en la realidad, los partidos políticos se guiaban por el “Turnismo”, de esta forma, los partidos políticos liberal y conservador se cedieron periodicamente el poder, por obra de acuerdo mutuo.

La metodología usada se realizaba de la siguiente forma: cuando se convocaban las elecciones, el ministro de la Gobernación realizaba el “encasillado”, decidía los diputados que debían ser elegidos. Mientras, el gobernador de cada provincia, se ponía dé acuerdo con los caciques, que manipulaban las elecciones de diferentes maneras, comprando los votos, haciendo favores populares, o bien utilizando la coacción, y si estas medidas no eran suficientes, se recurría al pucherazo. (aparecían más votos que electores.). La practica inmoral del caciquismo, hizo mediatizar la vida de la nación y propiciaba las secuelas del enchufismo, el padrinazgo y la subordinación. La corrupción, se convirtió en una practica habitual, sobre todo en Andalucía.

Durante el periodo de Restauración en España, se mantenía en toda Europa una larga Paz, llamada la Gran Paz. Mientras que Francia vive su tercera República e Inglaterra la era Victoriana. España se encuentra aislada internacionalmente, y tiene que luchar contra el crecimiento del poderío norteamericano. Debido a la remodelación del mapa colonial impuesto por las nuevas potencias industriales, España pierde gran cantidad de posesiones en América del sur. Comienza así la “crisis del 98”.

Los acontecimientos más graves, de la regencia de María Cristina estuvieron relacionados con las últimas colonias españolas, Cuba y Filipinas. El 24 de septiembre de 1895, con el grito de Bayre, comenzó la segunda fase de la guerra de independencia cubana; un año más tarde se levantó Filipinas.

Las principales causas que iniciaron la Guerra de independencia de Cuba, se encuentran: el incumplimiento del convenio de Zanjón (1878), por el cual el general Martínez Campos consiguió la pacificación de Cuba, que se encontraba en guerra desde hace diez años; surgió también un aumento de sentimiento patriótico cubano, apoyado por los Estados Unidos, que ante todo buscaba intereses políticos en Cuba; otra de las consecuencias que llevó a Cuba a la independencia fue la mala organización española, para absorber toda la producción de Cuba, como es el azúcar y tabaco, además de no abastecer a la isla de manufacturas.

El conflicto comenzó con el levantamiento cubano, dirigido por José Martí que sublevo la parte más antiepañola de Cuba. Cánovas decidió enviar al General Martínez Campos para negociar y de tener la sublevación, pero al no conseguirlo, fue sustituido por el general Valeriano Weyler, que propuso la formación de las trochas, para dividir la isla en tres sectores aislados, dificultando así los movimientos revolucionarios. Mientras tanto William Mckinley, presidente norte americano, protestaba por la dura actitud de le general Weyler y exigió la paz en la isla, pero los Estados Unidos no solo tendrían ese objetivo, y aprovechando la voladura del acorazado Maine, buque de guerra americano anclado en la Habana, el 20 de abril de 1898, los Estados Unidos declararon la guerra a España.

Una vez comenzada la guerra, en España se vivieron días de un entusiasmo patriótico, se creía mucho en las posibilidades de la victoria ante una gran potencia como lo eran los Estados Unidos. Pero el ataque de los norte americano, con mejor situación fue arrasador. En el Pacífico, la escuadra naval española, dirigida por el almirante Montojo, fue aniquilada.

Aprovechando el desgaste artillero español, las torpas rangers de Estados Unidos- al mando de Theodore Roosevelt, desembarcaron den Cuba y tomaron posesión de ella, atacando la escuadra española, que fue aniquilada.

La paz de este conflicto llegó en diciembre de 1898 con la firma del Tratado de París por el que España reconocía la independencia de Cuba y cedía Puerto rico, Filipinas y la isla d Guam a Estados Unidos, el resto de islas- las Marianas, Palaos y Carolinas- fueron vendidas a Alemania.

De esta forma se consumían las últimas posesiones del imperio americano español. Esto provoco un descontento general y una honda crisis de conciencia de toda la nación. Caso de la generación del 98, grupo de escritores nacidos entre 1864 y 1875 a los que unía un fuerte sentimiento de frustración por la forma en que se habían liquidado los últimos vestigios del Imperio español. A raíz del desastre del 98, el sistema canovista (la restauración), entra en crisis y se considera , la necesidad de “regenerar”, la sociedad, la economía, la educación y el propio sistema político.

Vídeos relacionados