Guárdate de los Idus; Lola González

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela histórica. Ambiente de Roma antigua. Costumbres romanas. Personajes

  • Enviado por: Fernando Amandi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Guárdate de las idus

Este relato, cuenta la historia de Druso, que es el protagonista y a la vez el narrador, en la antigua Roma. Este es el sobrino de un importante senador, llamado Mario Dimitio, que participó en la conspiración contra Julio Cesar. Los veteranos del ejercito, buscan un culpable y Mario al enterarse se suicida, no sin antes entregarle a su sobrino un importante documento de valor incalculable. Druso no sabe que contiene ese documento, pero debe guardarlo ya que su tío le ha dicho que lo cuide y que haga con él lo que crea necesario, en el momento que crea oportuno.

Desde ese momento, comienzan a perseguir a Druso ya que contiene ese documento y por ser el sobrino de un conspirador. El y su hermana Porcia, huyen y se separan. Un momento mas tarde, Druso se vuelve loco buscando a su hermana. Este fatigado de tanto buscarla, se refugia en casa de un senador, que luego es asesinado por Cinna un cuestor que codició el documento. Este cuestor, está prometido con Valeria, mujer con el que Druso se enamorará.

Druso y su criado Membo tienen que huir y se alojaran en la Roma "normal". Donde ni la riqueza de los senadores, ni el lujo de estos existe. Allí conoce a gente que le ayudará a encontrar a su hermana (convertida en vestal), a protegerse de Cinna, y a rescatar a Valeria de su compromiso con este cuestor. Una vez encontrada a Porcia, y rescatada a Valeria, emprenderán su marcha hacia Hispania, donde la madre de Druso, espera a estos.

Al final, Druso encuentra su hermana, que se albergaba en el palacio de las vestales. Allí, descubre que el documento guardaba los nombres de todos los conspiradores contra Julio Cesar. El toma la decisión correcta, y destruye el documento, a pesar de que ello signifique tener que seguir huyendo. Entonces emprende su marcha a Hispania con Valeria.

¿Por qué Porcea decide hacerse sacerdotisa?: porque de pequeña había ido a una adivina que le había dicho que era su destino.

¿Qué actividades se asocian a los siguientes personajes cuando están en el templo de las vestales?

Mario Dimitio: era un senador, que participaba en la vida política de Roma.

Druso: Era un patricio joven que no tenía casi obligaciones, cuando creciese tendría un puesto en el senado.

Porcea: cuando estaba en el templo se iniciaba los misterios del templo y del fuego, y aprendía el culto a Vesta.

Valeria: era una joven patricia que se casaría pronto con otro joven patricio y que haría las tareas de la casa.

Membo: era un esclavo liberado que trabajaba para Mario Dimitio a cambio de un sueldo.

Conclusión personal

Toda la novela, esta relatada en la Antigua Roma, ciudad por la que tiene que deambular Druso, para huir de los que le querían quitar el documento. Al final, se marcha de Roma, y comienza su largo viaje hacia la Hispania. Este libro, me resultó muy interesante, y estuve durante todo el tiempo que me llevó leerlo, muy intrigado. Pero lo que más me gusto del libro, y todo este tema, mientras aprendíamos cosas sobre Roma y su sociedad.

Guárdate de los Idus; Lola González

Guárdate de las Idus es un libro escrito por Lola González, y que recomiendo a todos por su contenido entretenido y didáctico además por su fácil entendimiento.

EL CALENDARIO ROMANO  

El original calendario romano, introducido hacia el siglo VII a.C., tenía 10 meses con 304 días en un año que comenzaba en marzo. Dos meses más, enero y febrero, fueron añadidos posteriormente en el siglo VII a.c, pero como los meses tenían solamente 29 o 30 días de duración, había que intercalar un mes extra aproximadamente cada segundo año. Los días del mes eran designados por el incómodo método de contar hacia atrás a partir de tres fechas: las calendas, o primeros de mes; los idus, o mediados de mes, que caían el día 13 de ciertos meses y el día 15 de otros; y las nonas, o el noveno día antes de los idus. El calendario romano se hizo enormemente confuso cuando los funcionarios que tenían encomendada la adición de días y meses abusaron de su autoridad para prolongar sus cargos o para adelantar o retrasar elecciones.


Las vestales

Las vestales eran las sacerdotisas de la diosa Vesta durante la antigua Roma. En un principio eran cuatro, elegidas por el rey de Roma; más tarde el número aumentó a seis. Las seleccionaba el pontifex maximus, sumo sacerdote de la religión romana. Para ser elegible, una joven tenía que tener entre 6 y 10 años, no presentar defectos físicos o psíquicos y ser hija de ciudadanos itálicos nacidos libres y que aún vivieran. Conforme a los votos de castidad servían durante treinta años: diez aprendiendo, diez desempeñando funciones en el santuario de Vesta y otros diez enseñando. La vestal que rompía su voto de castidad era enterrada viva. Vigilar y renovar el fuego sagrado del santuario público de Vesta y la preparación de sacrificios eran algunas de sus obligaciones. Recibían muchos honores y privilegios, incluido el derecho a llevar traje nupcial. Vivían en una casa cercana al templo de Vesta, en el foro de Roma, y se les entregaba los testamentos para su custodia.

La domus o casa romana

Las viviendas unifamiliares se construyeron con una amplia variedad de formas y tamaños, pero las domus romanas generalmente exhibieron su preferencia por la simetría axial, que caracteriza también la mayor parte de la arquitectura pública. Las casas más antiguas, fechadas entre los siglos III y IV a.C., parecen haber sido construidas de acuerdo con los modelos etruscos. La domus itálica, o casa de los inicios de la República, constaba de un pasillo de entrada (fauces), un espacio principal a cielo abierto (atrium) con un estanque central para recoger el agua de la lluvia (impluvium), una serie de pequeñas habitaciones (cubicula), una zona de recepción y trabajo (tablinum), un comedor (triclinium), una cocina (culina) y a veces un pequeño jardín trasero (hortus). La parte delantera contaba en ocasiones con estancias abiertas a la calle que servían de tiendas. Durante el final de la República y el comienzo del Imperio, las casas romanas se convirtieron en unidades más complicadas. En el atrium se instalaron columnas de estilo griego, el antiguo hortus se ensanchó y se rodeó de una columnata (peristilo), y la decoración se hizo bastante profusa. Las viviendas de las ciudades más ricas llegarían a ocupar un bloque entero, como ocurrió con la denominada casa del Fauno de Pompeya, construida a principios del II siglo d.C.

Pág. 1.............................................. Datos de un calendario romano.

Pág. 2............................................. Datos sobre las vestales.

Pág. 3............................................. Datos sobre una domus o casa romana.

Pág. 4............................................. Resumen.

Pág. 5............................................. Resumen y respuesta a dos preguntas.

Pág. 6............................................. Mapa.

Pág. 7............................................. Opinión personal.

Guárdate de los Idus

6