Grecia

Europa. Localización. Historia. Gobierno. Tradiciones. Cultura. Mapa

  • Enviado por: Elotitostiernos
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas

publicidad

Grecia

Prehistoria

La historia de Grecia se remonta a los primeros pueblos de los jonios, eolios y dorios que se asentaron en la península hacia el 2.000 aC. Especial mención merece la cultura desarrollada en Creta denominada minoica por el mítico rey que gobernaba esta isla, Minos y que dejó importantes muestras como los palacios de Cnosos y Festos. La unión de éstos con los pobladores de la zona del Egeo supuso el nacimiento de la civilización micénica que se expandiría por las islas bañadas por ese mar y por Asia Menor. El período de máximo esplendor de esta civilización se dio entre el 1.450 y el 1150 aC.

 

Período Romano, Bizantino y Turco

Roma empieza a tomar posiciones para impedir la piratería de los ilirios ocupando Apolonia, Epidamno y Corfú. Esta influencia fue aumentando hasta que finalmente Grecia pasa a ser una colonia independiente bajo el dominio del Imperio Romano y se rebautiza en el 27 aC. con el nombre de Acaya pasando en el año 395 dC. a formar parte del Imperio de Oriente. En el 393 dC. se celebraron los últimos Juegos Olímpicos y en el 529 dC. Justiniano cierra todas las escuelas de filosofía de Atenas. La división del Imperio Romano deja a Grecia dentro de la parte oriental pasando a ser parte del Imperio Bizantino pero en lugar de florecer con él, la Hélade cae en un período de decadencia.

Desde este período hasta el siglo XI Grecia sufre periódicas invasiones de germanos, eslavos, búlgaros, árabes y normandos. En el XI, durante la IV Cruzada, el territorio griego se dividió, nobles francos ocuparon la península mientras las islas pasaron a ser propiedad de Venecia. La época de influencia europea se dejó notar en la lengua, en especial en las islas Jónicas, y en su acercamiento a la Iglesia de Roma. En el año de 1260 se restaura la dominación bizantina concediéndole a Grecia una mayor importancia, pero la presencia de venecianos y genoveses no acaba ya que ellos controlaban los puertos y el comercio. En los últimos años de este período el gobierno llama a mercenarios catalanes para que defiendan el territorio de los turcos, mal pagados, y acabarían tomando Atenas y Tebas en los años 1311 y 1381.

En 1460 Grecia fue invadida por los turcos capitaneados por el sultán Mohamed II que en los siglos XVI y XVII recuperarían también las islas. Este fue un período muy duro ya que aunque durante la dominación otomana se unificó de nuevo el territorio continental, los griegos fueron oprimidos violentamente y explotados sobremanera con el establecimiento de servidumbre y el pago de insoportables tasas fiscales.

Los bandoleros y los piratas fueron durante esta época una fuente continua de violencia cotidiana, y las plagas redujeron a menudo la población más drásticamente que las guerras. Cuando durante el siglo XVII, el Imperio Otomano cesó en su expansión, aparecieron nuevas tensiones. Se formaron grupos de bandoleros, llamados klephts, en las montañas, en lugares de difícil acceso para el control turco. La tradición campesina los convirtió en símbolos de la resistencia griega.

 

La Edad Oscura

El siguiente período expansivo de los primeros griegos tuvo lugar en los siglos VIII y VII aC. fundándose colonias en todo el Mediterráneo y del mar Negro al Tirreno y es que los micénicos ya se habían organizado socialmente y el poder estaba en manos de los aristócratas con ansias de grandeza. Las principales colonias fueron Cirenaica y Magna en Grecia, Sicilia en Italia, Marsella en Francia y Ampurias en España. Con el desarrollo económico, las migraciones dóricas y la aparición de nuevas estirpes comenzarían los conflictos que dividirían a los griegos durante buena parte de su historia, dejándoles únicamente como elementos comunes su cultura, su profundo sentimiento religioso y su pasión por las competiciones atléticas (tan sólo masculinas y que acabarían desembocando en los primeros Juegos Olímpicos que se celebraron en Olimpia en el 776 aC.).

Estas luchas sociales darán como resultado, ya en el s. VI aC., ordenamientos políticos democráticos en ciudades como Atenas en la que gobernaban nueve arcontes eupátidas, nobles, seis tesmotetes elegidos por el pueblo y un areópago, consejo de ex-arcontes. La primera constitución democrática fue redactada por Cistenes en el 508 aC. Su ancestral enemigo, Esparta optó, sin embargo, por una Constitución oligárquica gobernando cinco éforos asistidos por un consejo de treinta ancianos. Estos dos estados no dudaron en unirse cuando el peligro de la invasión persa se acentuó gravemente y así, en el s. V, consiguieron derrotarles mientras las respectivas colonias también conseguían celebradas batallas contra los cartaginenses en Sicilia y los etruscos en Campania. Surgen importantes centros comerciales como Corinto, Mégara, Argos, así como centros industriales como Sición y Calcis y de gran poder naval como Egina.

La Independencia

El crecimiento de una comunidad comercial en esas circunstancias es quizá una de las causas que favoreció el nacimiento del nacionalismo griego. Los griegos bizantinos despreciaban el comercio, dejándolo para los extranjeros, e igual hicieron los turcos. Los griegos, judíos y armenios se fueron convirtiendo en los mercaderes del Imperio Otomano. Los intercambios con Europa pusieron en contacto a los griegos adinerados, no sólo en los estilos de vida europeos, sino también con sus ideas políticas y culturales. La Revolución Francesa aportó el estímulo político a la revuelta, pero la tierra ya estaba abonada con ideas nacionalistas entre los cristianos del Imperio Otomano.

Los primeros movimientos independentistas se organizaron bajo una secta secreta llamada Hetairía que con el apoyo ruso se alzaron contra los turcos en una lucha que duraría de 1821 a 1829. Gracias al apoyo franco-británico y ruso, las fuerzas insurrectas obtuvieron la victoria y en el Congreso de Londres de 1830 se reconocía el nacimiento de un nuevo Estado de cuyo territorio fueron excluidas Tesalia, Macedonia y Creta. Este nuevo estado tuvo como dirigente al rey Otón I de Baviera que fue derrocado y sustituido por Jorge I de Dinamarca en 1863. En 1881 Grecia recupera Tesalia y parte de Epiro y tras el conflicto bélico con Turquía de 1896, que duró un año, se reconoce la autonomía de Creta.

Dentro de Grecia, los cambios políticos se forzaban con frecuencia con levantamientos militares. En 1909 algunos jóvenes oficiales del ejército se levantaron contra el régimen establecido, e invitaron a un nuevo político de reputación radical, Eleutherios Venizelos, procedente de Creta, a formar gobierno. Consumado diplomático y de gran encanto personal, Venizelos canalizó las energías de la clase media griega a través de su Partido Liberal, que dominó la política griega los veinticinco años siguientes. Con la ayuda exterior fue capaz de construir una armada y un ejército de gran eficacia militar.

La Grecia Clásica y Helenística

Esta unión entre los dos estados, representante cada uno de ellos de una liga -Esparta a la cabeza de la Confederación Peloponésica y Atenas de la Liga Delo-ática,-, no duró mucho. Atenas se había convertido en un estado con gran poder gracias al sabio gobierno de Pericles lo que provocó el antagonismo de Esparta. La rivalidad entre las dos ciudades desembocaría en las Guerras del Peloponeso, que duraron del 431 al 404 aC., alternándose en las victorias y en las derrotas ya que existía una gran igualdad entre las partes en litigio. Esparta consiguió la hegemonía de los dos estados acabando con la riqueza e influencia de Atenas. Esta supremacía espartana no finalizaría hasta el 371 aC. con la rebelión de Tebas. Sin embargo el gobierno tebano tampoco duraría mucho, esta vez una alianza pacífica consigue reunir a distintos estados bajo el mando de Filipo de Macedonia. El sucesor de Filipo, Alejandro Magno, reafirma con mano dura la hegemonía macedonia destruyendo Tebas y ninguna otra ciudad griega se levantó mientras duró su mandato. El mítico Alejandro Magno emprende una campaña contra Persia al mando de 40.000 hombres y en solo nueve años conquista un gran número de territorios consiguiendo que su imperio se extendiera desde el Mar Jónico hasta el Valle del Indo. Su muerte en el 323 aC. provocaría el desmoronamiento del Imperio formándose distintos reinos que se unieron a su vez en distintas ligas. La más importante fue la del Peloponeso.

Hacia el Siglo XVI a. De J.C. el pueblo aqueo inicio la invasión de Grecia. Hablaban los aqueos una lengua aria, parecida a la de los celtas y sajones, fácilmente impusieron su autoridad en el país, gracias a la superioridad de sus armas.

La región que se apoderaron era una península montañosa e irregular situada entre los mares adriático y egeo; carecente de ríos navegables pero abundante en ríos y fértiles valles. Cerca de las costas había llanuras pequeñas, ideales para el establecimiento de poblaciones. Fue en esta área en donde se levantaron las magnificas ciudades de la antigua Grecia.

Al norte del mar egeo, en la áspera región montañosa llamada macedonia, se establecieron grupos guerreros aqueos, que llevaron una vida primitiva. De macedonia nace la península de la calcídica, que avanza hacía el egeo.

Esta zona fue colonizada mas tarde.

Algunos de los aqueos que siguieron hacía el sur se establecieron en epiro, en la parte occidental de la península, y otros en tesalia en la zona oriental, aunque esta no tuvo un papel muy importante en la historia de Grecia, los griegos la consideraban como la cuna de sus antepasados. En el norte se halla el monte olimpo, morada de los dioses mitológicos griegos. A sus pies corre el río peneios, a través del valle tempe, celebre en la poesía y en la mitología. Entre peneios y las montañas que separan a tesalia del sur de Grecia, se extiende una llanura ondulada.

Cuando los aqueos llegaron al sur de tesalia entraron en contacto con la civilización. Los habitantes de la isla de creta habían fundado ciudades fortificadas en todas partes a lo largo de la costa. Los invasores se mezclaron racialmente con el pueblo primitivo y asimilaron las costumbres de este. Así se establecieron en pequeños grupos, en lugares en que había agua y la tierra era llana y cultivable.

Provincias y ciudades de

La antigua Grecia.

La única ruta de tesalia hacía el sur era el paso de la s termópilas situado entre las montañas y el mar. Este desfiladero conducía hacía la provincia de Fócida, donde se alzaba, entre sombrías montañas, la ciudad sagrada de Delfos. Al sureste de fócida se hallaba Beocia, cuya ciudad principal era Tebas.

Avanzando hacía el suroeste, a través de un estrecho istmo, los aqueos llegaron al lugar que más tarde se llamo península del Peloponeso, la que esta separada del resto del continente por el golfo de corinto, donde se estableció la ciudad del mismo nombre. A unos 40 kilómetros al sur, al fondo del golfo argolis, se encontraba la ciudad de argos. Mas al oriente frente a la isla Zakynthos o Zante se extendían las provincias de acaya y elida.

Al otro lado del monte Citerón, sobre una fértil llanura situada al centro de una pequeña península llamada ática, se levantaba la ciudad de Atenas. Poco a poco, los habitantes de ática contrajeron alianzas matrimoniales con los aqueos y adoptaron la lengua, la estrategia y las costumbres de estos. Atenas llega a ser la ciudad más importante de Grecia.

La invasión Doria.

Esparta, rival de Atenas, fue fundada por los dorios, quienes conquistaron la península del Peloponeso y se establecieron principalmente en laconia, entre el río eurotas y el golfo de argolis.

Bajo el dominio, dorio los aqueos que habían conocido la riqueza y el arte, y habían tenido grandes reyes, se vieron reducidos a la esclavitud.

En el mar egeo abundaban los piratas procedentes de las ciudades qué el invasor había destruido, quienes, a su vez, trataban de encontrar un vecino más débil de cuya ciudad pudieran apoderarse.

Muchos de los aqueos cruzaron el mar y se instalaron en las costas del Asia menor y en las islas que abundan el egeo.

La época de

Los Helenos.

Hacia el siglo VII a de J.C. Grecia se había recuperado. Los aqueos, los dorios y los jonios reconocieron que en realidad todos constituian un solo pueblo, se dieron a sí mismos el nombre de helenos y llamaron hélade (hellas) a los países que vivían.

Comprendía dicho territorio la Grecia propiamente dicha, las islas del egeo, las ciudades griegas de asía menor y las colonias establecidas en sicilia y en las costas del mar negro.

La hélade nunca fue una nación, en el sentido estricto de la palabra. Cada ciudad estado era independiente y muy a menudo estallaban guerras entre ellas. En el mar había docenas de islas y ciudades, para ir de una a otra era necesario navegar bajo condiciones difíciles, de un día a una semana. Estas eran, asimismo independientes, si bien muchas tenían un pacto de amistad con la ciudad del continente que las había fundado. No había gobierno nacional, pero todas las ciudades eran miembros de la anfictionía, organización que cuidaba del templo de Delfos y de vez en cuando dirimía una disputa entre ellas. Todas competían en los juegos olímpicos y hablaban un idioma en común.

Los soldados griegos solían prestar servicios como mercenarios, lo que les daba oportunidad para conocer otras tierras. Todos los puertos del mediterráneo eran visitados por los marinos griegos, quienes competían ventajosamente con los fenicios.

En el siglo VI a. De J.C. sobresalieron en Grecia dos ciudades, Atenas y esparta, particularmente interesantes por su organización política y social.

La organización de la ciudad espartana se caracterizo por su disciplina. Desde su infancia los varones eran educados en campamentos militares, para convertirlos en diestros soldados. Esparta se apodero de mesenia y convirtió a sus pobladores en siervos o ilotas. También derroto a argos y llego a ser la ciudad más importante del Peloponeso. Todos los griegos temían a esparta, y sus soldados eran considerados invencibles. La palabra espartanos se utiliza aún como sinónimo de valentía y resistencia.

Otra ciudad prominente era Atenas. Hacia 590 a. De J.C. los atenienses eligieron como gobernante a un noble llamado Solón, a quien dieron plenas facultades. Abolió Solón las deudas sobre la tierra y dio libertad a quienes por no haber podido pagar dichas deudas eran esclavos, puso limite a la cantidad de tierras que podía poseer una persona. A quienes perdían una causa se les dio oportunidad de apelar ante un jurado superior formado por ciudadanos elegidos por sorteo.

Un nuevo código, no tan estricto como las leyes anteriores, fue grabado en las columnas de las plazas publicas para que todo ciudadano conociera sus derechos. Las reformas de Solón crearon una democracia.

Tipos de gobierno

Tres eran los tipos de gobierno en las ciudades griegas: la oligarquía, la democracia y la tiranía. La oligarquía era el gobierno de unos pocos (o sea de los más aptos por su riqueza, sabiduría y patriotismo. La democracia era el gobierno del pueblo. A tiranía, el gobierno de un solo hombre. Estas tres formas de gobierno solían sucederse consecutivamente. Así, los atenienses pobres se hallaban descontentos con la democracia de Solón. Mas que el derecho al voto les interesaba disponer de dinero.

Pisítrato, hombre hábil y rico, se puso al frente de ellos y se convirtió en un tirano. Para los griegos, un tirano no era necesariamente un gobernante injusto, si no mas bien un dictador mantenido en el poder por un partido político o, como sucedió muchas veces en sicilia, por él ejercito.

Siglo XX

Una nueva crisis balcánica en 1912-13 fue resuelta con una sabia mezcla de diplomacia y acción militar por parte de Venizelos que finalizaría con los Tratados de Londres y Bucarest. Pero no impediría los golpes para la pequeña Grecia que significarían diez años de guerra. Grecia se embarcaría también en la Primera Guerra Mundial. El legado de esta época fue el hundimiento financiero y la división política de los griegos. Por otra parte, en estos años Grecia recupera Creta y amplía el territorio con el resto de islas del Egeo excepto Dodecaneso, Ioánnina y Tesalónica. El territorio de Grecia se vio de nuevo ampliado gracias a Constantino I por su apoyo a la Entente, que obtuvo por el Tratado de Sévres en 1920 Adianópolis y Esmirna para volver a perderlos a manos de Kemal Pachá en 1923, año en que terminó la guerra entre Grecia y Turquía. Esta perdida provocó una fuerte inestabilidad que desemboca en la caída del rey Jorge II y en la adopción de un régimen republicano que se mantendría hasta el año de 1935, fecha en que el general Kondylis reinstaura la monarquía y al año siguiente se instauraría la dictadura de Metaxas.

Durante la Segunda Guerra Mundial Grecia fue ocupada por el ejército nazi contra el que lucharon los partisanos del EAM y del ELAS hasta el desembarco de los aliados en 1944. Después del conflicto mundial, por el que recuperaría el Dodecaneso, se inicia un conflicto de carácter civil en 1947 que finalizaría tres años después con la derrota de los comunistas. En 1951 Grecia entra a formar parte de la OTAN. En 1967 se produce un Golpe de Estado que instaura una dictadura al mando de una junta de coroneles. Dos años después Grecia abandona el Consejo de Europa acusada de violar la Carta Europea de los Derechos Humanos.

En 1974 Chipre, antigua reivindicación territorial, motiva un nuevo enfrentamiento con Turquía. Para ganar tiempo la Junta Militar nombra a Karamanlis jefe de gobierno del país. Ese mismo año, en el mes de noviembre, se convocan elecciones que reafirman a Karamanlis en el poder y como primer paso, este gobernante carismático, abole la monarquía griega. El 7 de julio de 1975 se vota una nueva Carta Constitucional y es elegido como presidente de la República Tsatsos. Dos años después se celebran nuevas elecciones de las que saldrá vencedor K. Karamanlis que en 1980 pasó a ser Presidente de la República. En 1981 Grecia entra a formar parte como estado de pleno derecho de la Comunidad Económica Europea y ese mismo año consigue la victoria en las urnas el Partido Socialista Griego, PASOK, con Papandreu como jefe de gobierno. En 1985 los socialistas vuelven a ganar las elecciones lo que provoca la dimisión de Karamanlis que es sustituido como nuevo Jefe de Estado por Sartzetakis. En 1990 una grave crisis política propicia la vuelta a la presidencia de Karamanlis y la sustitución de Papandreu por Mitsotakis.

GENTE Y COSTUMBRES

Los habitantes de Grecia tienen el típico carácter mediterráneo aunque con características propias. Son alegres, amantes de la diversión, la risa, abiertos, comunicativos y acogedores. El extranjero se sentirá como en su propio país y recibirá toda la ayuda que pueda necesitar.

Los griegos son habladores, en un tono más alto de lo habitual, y les encanta conversar con gentes de distinta cultura ya que son muy curiosos y quieren conocer otras formas de vida, otras creencias y otros modos de comportamiento. No criticarán las diferencias sino que las englobarán en otras culturas como parte de ellas e intentarán sacar lo mejor de ellas.

La imaginación griega es desbordante, de hecho, existen numerosas leyendas y cuentos que pasan oralmente de generación en generación. Quizá esta creatividad procede de la Mitología, tan extendida, que relata la vida y avatares de los dioses griegos y su descendencia así como sus conflictivas relaciones con los humanos.

La vida griega tiene lugar en su mayor parte en la calle. Los cafés, plazas, paseos y jardines están repletos de gente. En los pueblos es típico ver a las mujeres charlando en las puertas de las casas aprovechando el fresco de la tarde mientras que los maridos hacen lo propio en las tabernas. Otra actividad típicamente griega, que resulta chocante para los visitantes, es el pasar las cuentas de komboli entre los dedos. Los komboli son una especie de rosario realizado en distintos materiales, principalmente de madera y ámbar.

Quizá, debido al calor, las actividades lúdicas suelen realizarse avanzada la tarde y se alargan hasta bien entrada la noche. La siesta es respetada por todos y durante las primeras horas de la tarde las calles suelen estar desiertas. El Tabil es uno de los juegos preferidos para las horas de relajación en la taberna.

En cuanto a las islas, sólo la décima parte de ellas están habitadas, y algunas por unos cuantos monjes y algunas cabras. Cada isla conserva una cierta individualidad en su arquitectura, en sus trajes típicos, y en sus dialectos. A pesar de ello es frecuente que existan contactos entre los grupos de islas, estableciéndose un rico intercambio cultural.

Los griegos tienen una parte melancólica en su carácter. De vez en cuando se observa cierta tristeza en sus ojos y una abstracción momentánea que pasa rápidamente. También son muy orgullosos y aunque intentan disimularlo es mejor no despertar esta faceta suya.

La familia es el núcleo esencial y suele existir una estrecha relación entre padres, abuelos, tíos, primos, sobrinos y demás parentela. Los ancianos son venerados y suelen vivir con los hijos hasta su muerte, mientras que los niños son muy queridos y gozan de una amplía libertad. Como país mediterráneo que es, el machismo todavía es habitual aunque se ha avanzado mucho en este aspecto, sobre todo, en las nuevas generaciones y en las zonas urbanas,. En las rurales todavía se mantienen los antiguos comportamientos, entre los que destacan el hecho de que la mujer es siempre esposa e hija de un hombre. Aun se mantiene la dote que la novia aporta al matrimonio. La educación es obligatoria para todos y, de hecho, en Grecia existe un índice muy bajo de analfabetismo y un número muy alto de librerías. Los griegos son gente culta y les gusta cultivarse.

Otra peculiariedad griega es el profundo respeto por lo religioso así como por los fenómenos sobrenaturales. La mezcla del culto ortodoxo con celebraciones paganas, procedentes de la antigüedad, están al cabo del día. Las leyendas, conjuros, ritos y supersticiones tienen un fiel reflejo todavía en las zonas rurales y se plasman en las fiestas populares. Los bailes folclóricos son coloristas y animados y al ritmo del bouzoúki se interpretan el kalamantianós, un baile en círculo en cuyo centro está el bailarín principal con un pañuelo, el tsifteteli, danza del vientre a lo griego, el chassápiko, bailado por parejas masculinas y el zeimbékiko en el que un danzante se mueve con pasos que imitan a los de los felinos. Si tiene oportunidad no deje de asistir a cualquiera de estas celebraciones. Las danzas, la música, el vino, la comida y sobre todo la compañía de los griegos es fantástica. Estamos seguros de que pasará un rato delicioso.

Situación geografica

Situada en la Europa meridional, Grecia comprende el territorio sur de la península de los Balcanes, los archipiélagos de las islas Jónicas y del mar Egeo y la mítica isla de Creta. En total ocupa una superficie de 131.957 km. cuadrados. Tiene fronteras al norte con Yugoslavia y Bulgaria, al noroeste con Albania, al noreste con Turquía y con los mares Mediterráneo, Jónico y Egeo.

Grecia es fundamentalmente montañosa con un terreno rocoso y afilado, sobre todo en sus costas y al constituir una península su litoral es muy importante siendo de aproximadamente 15.000 Km. La costa bañada por el mar Jónico forma dos golfos, el de Arta y el de Patrás. Al sur, en el Peloponeso, también se recortan golfos, en este caso tres, el de Mesenia, el de Laconia y el de Nauplia. Las escarpadas orillas que baña el Mar Egeo se destacan por sus profundas ensenadas en el Golfo de Egina, el de Volo, el de Tesalónica y en la Península Calcídica.

Mapa.

Grecia

Bibliografía.

*Enciclopedia barsa

Tomo VII

Editorial británica publishers, inc.

*http://www.race.es

*enciclopedia encarta 2000

*enciclopedia salvat.