Grandes imperios coloniales

Historia Universal siglo XIX y XX. Colonialismo inglés y francés. Imperialismo colonial. Expansionismo europeo

  • Enviado por: Poti
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Índice:

Índice Pág. II

Introducción Pág. III

Protagonistas Pág. IV

Consecuencias Pág. X

Valoración personal Pág. XI

Bibliografía Pág. XII

Resumen Pág. XIII

Introducción:

En este trabajo podremos observar los once grandes imperios coloniales (Ingles, Francés, Belga, Holandés, Alemán, Italiano, Español, Portugués, Ruso, Japonés y Estado-Unidense) desde su formación, hasta sus consecuencias, pasando por los protagonistas y sus características.

Protagonistas:

El imperio inglés:

El reino unido es el más madrugador de los imperios de la edad contemporánea. En plena decadencia de otros (español o imperio francés) sigue ampliando sus territorios, y llega a disponer en 1876 de cerca de 22,5 millones de kilómetros cuadrado, es decir, más de la mitad del total de los territorios colonizados por las potencias en esta fecha (40,4 millones de kilómetros cuadrados) y cuando casi todo el reto lo poseía Rusia (17 millones de kilómetros cuadrados).

Sus colonias, con funciones muy diversas, estaban distribuidas por todos los continentes. En Europa disponía de Gibraltar, Malta, Corfú y las Islas Jónicas; en América de Canadá, Honduras, etcétera, en África, de Sierra Leona o África del Sur, entre otras; en Asia, de la India, como principal colonia de explotación de todo el imperio, Hong-Kong, etcétera, y en Oceanía, de Australia o Nueva Zelanda, entre las principales

A partir de 1877, fecha en las que la reina Victoria es coronada emperatriz de la India, la expansión de los ingleses es bastante rápida y va a tener como su zona principal África donde se intenta crear un imperio continuo de norte a sur (de El Cairo a El Cabo es el sueño de Cebil Rhodes). Se busca, por otra parte, asegurar las rutas hacia las colonias principales o hacia los grandes centro comerciales, como la India o China, respectivamente, y afianzar la seguridad de algunas zonas importantes del imperio (anexión de Birmania, por ejemplo).

A principio de siglo XX Inglaterra logra el mayor imperio del momento, que ocupa aproximadamente 33,5 millones kilómetros cuadrados y está habitado por cerca de 440 millones de personas. En este punto cesa su expansionismo, pues no queda zonas de gran interés y los gastos y problemas de tan vasto territorio obligan a ello. Además, los conflictos que surgen en Europa llaman su atención, y comienza a dedicarse también a ellos, saliendo así de su anterior aislacionismo.

La organización del imperio adquiere formas diversas. En primer lugar están los, dominios, territorios con un alto grado de autogobierno, peor en los que la política exterior queda reservada a Londres. Éstos eran Canadá, Australia, Nueva Zelanda y la Unión sudafricana. El rey estaba representado por un gobernador general y el sistema fue derivando hacia una confederación.

Los protectorados y las colonias de explotación, gobernados con el apoyo de jefes indígenas o no, tienen en la practica un sistema muy similar. Forman parte de esto todo el resto del imperio y los ejemplos más claros son la india y África (excepción hecha de la unión sudafricana). No poseen ningún tipo de autonomía de gobierno. Su función principal es suministrar materias primas a Gran Bretaña y comprar a ésta productos industriales.

El Imperio inglés es el mayor proveedor y consumidor de productos británicos, como demuestra la gráfica adjunta.

AÑO

Imp.

Exp.

1903-7

9,9

12

1908-12

11,3

13

1921

12,4

13,3

1930

15,1

17,1

Y dentro del Imperio, la India, con sus casi 300 millones de habitantes, el principal mercado, a pesar de su bajo nivel de vida y sus hambres cíclicas, que provocan movimiento nacionalista y revueltas. La India aportaba, a cambio, algodón, yute, trigo, té, etc.

El imperio Francés:

Francia parte en 1870 de un imperio muy inferior al británico. No llegaba al millón de kilómetros cuadrados y los territorios provenían, en parte de los restos del primer imperio colonial, ya perdido, como las posesiones en América Central y Las Antillas (Guyana, Martinica, etc.), y, sobre todo en la labor colonizadora llevada a cabo entre los 30 y 50 y completada por Napoleón III. En este periodo se habían conquistado Argelia (en 1830 Carlos X había tomado Argel), así como Senegal y algunas zonas de Madagascar (África) y Tahití (Oceanía). Con Napoleón III se ponen las bases del imperio de Extremo Oriente mediante la anexión de Nueva Caledonia y Cochinchina y el establecimiento de un protectorado de Camboya (estas acciones tenían, entre otras causas la de proteger a los misioneros católicos de la zona). Igualmente se inicia la conquista de ciertos territorios del África Noroccidental.

1870 marca un hito en la política francesa, ya que la derrota frente a Prusia hace que se proclame la III República y que se lance la nueva fase colonizadora (provocada también por la crisis económica de postguerra). Los gobiernos Gambetta, Ferry y Delcassé se lanzan por l camino de la política imperialista, como medio de solucionar los problemas, especialmente los económicos, del interior.

En Asia se ocupa el resto de indochina (Annam, Tonkín, y Laos) hasta formar la unión Indochina. De ella extraen minerales y productos agrícolas (arroz, fundamentalmente)

En África, partiendo de Argelia, se conquista las zonas del mediterráneo occidental (Túnez, y Marruecos - tras la conferencia de Algeciras-), para lanzarse después hacia el sur y unir estas posesiones con las de Senegal y el congo, creando así un gran imperio en el África noroccidental. Los intentos de extenderse hacia el este y, por tanto, al valle del Nilo, chocan con, los intereses ingleses (Fashoda). Además se consigue Djibuti y terminan la colonización de Madagascar, dirigida por Galliéni (1883)

Se conquistan también algunos archipiélagos del Índico y el pacífico.

De este modo Francia llega a 1914 con un amplio imperio pluri continental, que ocupa aproximadamente 10,5 millones de kilómetro cuadrados y está habitado por 55 millones e personas. La organización del mismo es por medio de asimilación a departamentos metropolitanos y de protectorados o colonias de explotación. De todas ellas obtienen gran cantidad de materias primas minerales o agrícolas, que cubren ampliamente sus necesidades industriales o alimenticias, en caso de escasez. El comercio francés con las colonias es mucho más reducido que el británico y no supone la parte fundamental del comercio exterior, aunque aumentó bastante en el siglo XX y llegó a su máximo con la crisis de 1929.

Otros países de Europa occidental:

Los restantes países de Europa occidental tienen imperios mucho menores:

Bélgica: solo consigue la rica región del Congo, gracias al interés de su rey Leopoldo II, que recibe dicho país, a título personal, en la conferencia de Berlín (1885), y, por ello, los belgas lo consideraban << el jardín tropical del rey>>. A su muerte lo legó al país. Los intercambios comerciales con la metrópolis se hicieron especialmente intenso en los años 1920.

Holanda: Ya poseía u imperio de cierta importancia a mediados del siglo XIX, peor no va a ampliar sus territorios con nuevas conquistas. Pierde, incluso, algunas posesiones, como El Cabo o Ceilán, en beneficio de Inglaterra. En los estos, compuestos por zonas de las Indias occidentales, como Guyana y algunas islas de las Antillas, y de las orientales, como las indias holandesas, Molucas y Célebes son consolidados al mejorar las comunicaciones y establecer un sistema centralizado de administración. En el ámbito económico, Holanda crea todo un sistema de modernas plantaciones, de la que extrae caucho, especies y tabaco.

Alemania: Se incorpora tarde (1980) a la <<weltpolitik>>, dejando en segundo plano a los problemas europeos, que centraban su política exterior. Hasta este momento, Bismarck había abandonado la política colonial en manos de empresas privadas, y esta tardía incorporación influye en que Alemania no pueda coger las zonas a conquistar, sino que tenga que contentarse con los territorios que quedaban y, además, deba enfrentarse con otras potencias a pretender introducirse en su zona de influencia (caso de las crisis marroquíes).

En 1883 - 1885 Bismarck adquirió en una acción sorpresa los protectorados del África de sureste y del suroeste, así como Togo y Camerún. Su imperio se completa con una serie de archipiélago del Pacífico (algunos comprados a España en 1899, como Marianas y Carolinas) y la apertura de China a su comercio (como al del resto de los países occidentales).

Sin embargo, sus aspiraciones imperialistas no quedaban totalmente satisfechas.

Italia: debido a su reciente unificación, decide tarde crear un imperio colonial; en primer lugar se establece en Eritrea y Somalia, tras el intento fallido de incorporar Etiopía. Después, en 1911- 1912, se anexiona Libia, y obtiene así una colonia en el Mediterráneo, tras una guerra contra Turquía.

España: Pierdes su imperio americano y asiático a lo largo del siglo XIX, pérdida que culmina con el << desastre del 98 (Cuba, Puerto Rico y Filipinas). Pero poco antes de este hecho logra en África los territorios de Río de Oro (Sáhara) y Guinea Ecuatorial. Ya en el XX, y tras los acuerdos de Algeciras, inicia lentamente y con bastante problemas la conquista de su protectorado de Marruecos.

Grandes imperios coloniales

Portugal: Ve también desaparecer su imperio americano (Brasil) y parte del resto, por independencia de las colonias o arrebatado por otras potencias. Pero mantiene algunas factorías y amplía, además, sus colonias costeras de África, Angola y Mozambique, junto a Guinea Bissau, logrando así un imperio que superaba los dos millones de kilómetros cuadrados.

Protectorado español de Marruecos.

Rusia: El fracaso de la política tradicional de avance en los Balcanes lleva a la colonización de Asia. Las causas de este deseo expansionista son distintas a las de los países occidentales ya que no tiene la base de una importante industria. Por ello, en lugar de buscar materias primas y mercados, lo que intenta es llegar a los <<mares calientes>> y lograr unas fronteras seguras ante los pueblos esteparios. Rusia avanza por Siberia hacia el este y hacia el sur desde los años1850 hasta principios del siglo XX. En Asia Central ocupa Turkéstan y chocan con los intereses británicos, que veían mal su aproximación hacia la India; por ello se crea Afganistán como Estado tapón entre ambos.

Por otro lado, se enfrenta también con el incipiente imperialismo japonés en la conquista de Manchuria, lo que provocará la guerra ruso-japonesa de 1940, de fatales consecuencias para Rusia. En 1914 el imperio ruso en Asia suponía unos territorios de 17,5 millones de kilómetros cuadrados aunque escasamente poblados por tan sólo unos 33millones de habitantes

Japón: el colonialismo japonés se inicia a partir de la revolución Meijí de 1868 y es consecuencia del fuerte aumento de su población y de las necesidades de materias primas y mercados que provocaba su rápida industrialización. Japón comienza a construir su imperio con la incorporación de las Islas Kuriles y otros archipiélagos a partir de 1876. Pronto pone sus objetivos en el continente asiático lo que lleva a un enfrentamiento con china (1894-1895), a la que vence y consigue con ello la isla de Formosa, la<<independencia>> de Corea, que cae bajo su influencia, y otras ventajas, que se reducirán ante los recelos occidentales. Estos hechos provocan la guerra con Rusia de 1904, que, tras el triunfo japonés, permite la creación de un protectorado sobre Corea, que será anexionada finalmente en 1910, y sobre el sur de Manchuria. Esta actitud beligerante pone de manifiesto la potencia y las ambiciones japonesas, aunque sus colonias son reducidas de extensión (3000000 kilómetros cuadrados), pero están bastante pobladas (alrededor de 19 millones de habitantes)

Estados Unidos: Inicia la incorporación de nuevos territorios después de la guerra de Secesión (1861-1865). Sin embargo, su política imperialista basada en el control económico de otros países, en los que interviene militarmente sólo cuando peligran los propios intereses o los de sus ciudadanos particulares, comienza antes y tiene características propias. Las causas de su imperialismo han sido discutidas aunque se aceptan las del tipo económico, que parten de su gran desarrollo industrial, así como las de prestigio y la continuación, fuera de sus fronteras, del espíritu de conquista producido por la colonización del Oeste dentro del propio país. El área de intervención se reduce en principio al continente americano y sus islas, y se amplia posteriormente a los territorios el pacífico.

Grandes imperios coloniales

Mapa de expansionismo norteamericano

Consecuencias:

La primera gran consecuencia es el descubrimiento geográfico de todo el mundo, su colonización y el reparto del mismo entre las potencias.

Para la metrópolis, en el aspecto económico, las colonias suponen una fuerte sangría del presupuesto oficial y grandes inversiones privadas para crear la infraestructura necesaria que permita la posterior explotación de la misma. A pesar de ello, esta dedicación presupuestaria resulta un paso obligado que normalmente se ve compensado con creces con el paso del tiempo.

En el aspecto demográfico y social, las colonias son una válvula de escape para la presión demográfica, porque, al facilitarse la emigración a ellas, disminuyen los problemas sociales, e incluso políticos, que podrían derivarse del aumento de población.

Políticamente, permite olvidar, los problemas internos o externos con lo que se alivia las tensiones socio-políticas. Los jefes políticos y las naciones cobran mayor prestigio a nivel internacional y los enfrentamientos entre los países europeos son también relegados parcialmente al dedicar las potencias sus fuerzas al afán expansionista. Sin embargo, las rivalidades se trasladan a las colonias y se dirimen en las mismas.

No obstante las colonias suponen una nueva fuente de conflictos internos, pues en otros países aparecen focos de oposición frente a la política colonial, ya sea para reclamar el empleo de las inversiones en objetivos internos, o bien como protesta ante la explotación y la barbarie llevada en las colonias.

Valoración personal:

En nuestra opinión este trabajo no ha sido nada fácil de realizar, ya que sobre este tema se habla poco en libros o páginas web, pero a base de esfuerzos y ganas, porque sino usted nos suspendía, lo hemos sacado para delante y este es el resultado de lo que hemos sido capaces de encontrar, y a esto hay que sumar las escasa horas que hemos tenido para realizarlo, por lo que este trabajo es muy breve, pero conciso.

Bibliografía:

- Enciclopedia multimedia Encarta 99/00.

- Gran Enciclopedia Multimedia LAROUSSE 2000.

- www.enciclonet.com

- www.google.com

- Libro: Historia del Mundo Contemporáneo

Editorial: Bruño

Autores: Antonio Cañabate Pérez

Antonio Carmona Portillo

Elías de Mateo Avilés

II

Vídeos relacionados