Gramática de la fantasía; Gianni Rodari

Educación infantil. Creatividad. Imaginación. Biografía. Argumento. Técnicas

  • Enviado por: Maria
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

RESUMEN.

El libro del que voy a hablar en el siguiente trabajo es el titulado como “Gramática de la fantasía”. Su autor, Gianni Rodari, trata de explicar algunos métodos para ayudar tanto a niños como a mayores a contar y crear historias. Para ello, el autor cree que es básica la creatividad y la imaginación, pero para que estas estén libres y a punto, han de prepararse y trabajarse debidamente, para lo que Rodari da muchísimos ejercicios, técnicas y actividades, de las que hablaré mas tarde.

Pero ahora y para entender el libro en su totalidad, voy a hablar un poco del autor. Gianni Rodari nació en Lombardia en 1920 y murió en Roma 60 años después. Él dedicó toda su vida a escribir sobre y para los niños, ganó un premio Nobel e hizo que sus obras fuesen indispensables para profesionales de la enseñanza de la lengua y la lectura.

Una gran parte del libro trata de experiencias del autor en el campo de los niños, lo que le ayuda a entender muchos comportamientos y actitudes del los mas pequeños. Por ejemplo, el primen capítulo “Preliminares”, trata de poner en situación al lector explicando parte de su vida y experiencia.

Ahora, hablemos un poco del libro físicamente. “Gramática de la fantasía” es un libro dividido en capítulos, consta de 45, en los cuales, Gianni Rodari, mezcla, como he dicho antes, sus propias experiencias con técnicas y posibles apoyos a personas que convivan con niños, incluso a ellos mismos. En la parte central del libro, se explican muchísimas técnicas para trabajar con niños la imaginación y la creatividad. Todo el tema de las actividades lo trataré mas detenidamente en “¿De que me sirve a mi cómo educador?”, donde expongo lo que el libro ha sido para como educadora, en definitiva, como persona que convive con niños.

De todas maneras, el libro no solo esta escrito para profesionales de la enseñanza, hay 3 o 4 capítulos dedicados a las madres y a las personas que conviven con niños en casa. Son los que tratan de los objetos de la casa y, sobretodo, de la comida. Esa parte a mi parecer no me ha aportado nada profesionalmente.

Otra parte del libro es la dedicada a las adivinanzas, las cuales yo no he tomado gran importancia, debido a que las considero meros ejercicios par a desarrollar la imaginación, y no las tomo como actividades para crear historias o cuentos.

Algo parecido pasa con los capítulos del libro en el que el autor habla de los cuentos tradicionales. Estos solo dan información sobre el pasado y la verdad es que ayudan a entender como eran los cuentos antes.

Por último, la parte final del libro trata de cuentos hechos, reacciones de niños al oírlos y experiencias personales del autor. De esto lo único que puedo decir es que es una parte mucho más entretenida y síntesis de todo el libro.

¿DE QUE ME SIRVE A MI COMO EDUCADOR?

En el siguiente apartado voy a explicar lo que, a mi, como educadora me sirve como apoyo para mis clases.

  • La china en el estanque: El autor presenta técnicas simples, tales como “despedazar” una palabra obteniendo varias letras y formando con ellas otras palabras y frases, o utilizando la terminación o el empiece de esa misma palabra y buscar otras iguales.

  • El binomio fantástico: Esta técnica es muy parecida a las anteriores, pero esta vez utiliza dos palabras. Muestra una actividad en la que un niño escribe una palabra en la parte visible de la pizarra y otro en la parte invisible, ambas palabras juntas y unidas con preposiciones y conjunciones, forman una situación fantástica determinada. A este capítulo, el autor hace referencia durante todo el libro.

  • Qué ocurriría si: A esta técnica se le llama hipótesis fantástica y es también muy sencilla, ya que solo consiste en formular la pregunta “¿Qué ocurriría si…?. Para hacerlo se eligen al azar un sujeto y un predicado, dando como unión la hipótesis sobre la cual trabajar.

  • El abuelo de Lenin: Como el propio autor dice, este capítulo es una continuación del que acabo de exponer, pero la pregunta formulada puede estar hecha además por un sujeto y un atributo o por un sustantivo y un verbo.

  • El prefijo arbitrario: Esta técnica les sirve a los niños a crear palabras, precedidas por cualquier prefijo, que no existen pero que les hace volar su imaginación.

  • El error creativo: Consiste en crear historias a través de errores cometidos por los niños. Esto les sirve para aumentar su imaginación y corregir el error de forma no traumática.

  • Viejos juegos: La actividad trata de conseguir recortes de titulares de periódicos para formar poemas o pequeñas historias. La verdad es que no tienen mucho sentido, pero a mi me parece que ayudan a ver la realidad de otra manera.

  • Construcción de un Limerick: Esta técnica ayuda a desarrollar la imaginación e inventarse una historia bien estructurada y siguiendo unos pasos:

  • Elección del protagonista.

  • Indicación de una cualidad, expresada con una acción.

  • Realización del predicado.

  • Elección del epíteto final.

    • Caperucita Roja en helicóptero: El educador ha de dar a los niños una lista con unas 5 palabras aproximadamente que sugieran a Caperucita Roja o a cualquier otro cuento y con la cual tengan que formar una historia. Pero lo que hace esta actividad especial, es que se les da además una nueva palabra que rompa con lo anterior. Así, el educador observará la capacidad de los niños para reaccionar frente a un nuevo elemento inesperado.

    • Los cuentos al revés: Esta técnica consiste en invertir las historias que todos los niños conocen, creando en ellos nuevas sensaciones.

    • Qué ocurre después: En el capítulo 19, el autor, trata de explicar la creación de historias a través de su propia continuación, es decir, continuar cuentos ya conocidos. Esto se puede hacer preguntando a los niños “¿Qué pasó después?”, aun que normalmente serán ellos los que pregunten al educador y no al revés.

    • Ensalada de cuentos: Consiste en mezclar los personajes y acciones de diversos cuentos formando uno solo. Los niños se suelen divertir mucho con esta actividad.

    • Análisis de la Befana: Se trata de dar mucha importancia a un personaje en concreto y crear historias en torno a él. El autor utiliza como ejemplo a Befana, explicando que lo que él pretende es que la imaginación trabaje con datos simples, a esto le llama análisis fantástico.

    • El hombrecillo de vidrio: Este es continuación de capítulo anterior ya que el personaje que hemos citado ha de tener unas características y con ellas se puede crear una historia.

    • El niño como protagonista: consiste en crear historias con el niño como personaje principal, dejando que él mismo participe en la formación de ese cuento.

    • Historias “tabu”: Hay determinadas palabras que los niños ven como “prohibidas” debido a su carga significativa, como por ejemplo caca. La técnica consiste en crear historias alrededor de esa palabra rebajando esa carga peyorativa.

    CONCLUSIÓN.

    Una vez leído y terminado el trabajo, me he dado cuenta de que “Gramática de la fantasía”, me ha servido muchísimo, es decir que nunca le había sacado tanto jugo a un libro, aun que tengo que reconocer que no me ha resultado nada fácil de leer. Yo creo que esto es debido a la forma de expresarse del autor y de muchas de las palabras que usa. Muchos de los personajes que él nombra en el libro como personas significativas en sus conocimientos, eran personas que o conocía y que no me ayudaban a entender lo que el autor me estaba explicando.

    Rodari en este libro, yo creo que intenta diferenciar claramente lo que es una técnica de lo que no lo es, separándolas en párrafos distintos. Primero propone la técnica, la expone y después pone algún ejemplo y su experiencia personal.

    Lo que me ha parecido bastante importante, para el autor, es el Binomio Fantástico, que lo explica en el 4º capítulo y ya no lo deja de nombrar hasta el final del libro. Y es que, según mi parecer, en lo que Rodari se basa es en el Binomio, escribiendo lo demás alrededor de él.

    Leer este libro ha sido una buena experiencia, y aun que me haya resultado difícil, lo guardaré en mi, por ahora escasa, biblioteca infantil y propia de una educadora.