Globalización colombiana

Política. Violación de Derechos Humanos. Gobierno. Programas de desarrollo. Desigualdad social. Bloques económicos

  • Enviado por: Ace
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Certifícate PMP - Plan Platino ¡Garantizado!
Certifícate PMP - Plan Platino ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información

Curso Básico de Negociación Bursátil
Curso Básico de Negociación Bursátil
Este curso va dirigido a aquellas personas con interés y curiosidad en aprender sobre los mercados financieros. Este...
Ver más información


C

ualquier análisis que se realice sobre la conveniencia de adelantar políticas activas, llámense transversales o sectoriales, para los sectores productivos en los países o en la regiones, parte de la pregunta sobre la necesidad o no de su formulación o aplicación, en un mundo decreciente de globalización donde en lo económico el supuesto fundamental es libre cambio, la internacionalización sin imperfecciones derivadas de las políticas de los estados o de las empresas y, mas bien, el poder del mercado como ordenador natural de la competencia entre productores, inversionistas y oferentes de mercancía, servicio y progreso técnico.

COLOMBIA ANTE LA GLOBALIZACION

El término globalización abarca diferentes aspectos como son: la globalización política, económica, cultural, de seguridad, del conocimiento y tecnología. Uno de estos aspectos se ha constituido para Colombia en una agenda global en busca de una democracia que proteja y en principio solucione la violación de los derechos humanos, la lucha contra las drogas ilícitas y el crimen internacional organizado entre otros; sin menor importancia esta el desarrollo sostenible, la preservación del medio ambiente y la erradicación de la pobreza absoluta.

En el escenario actual en donde se presenta en la economía colombiana y el mercado internacional el proceso de globalización y el avance de los diversos sistemas de integración han sido muy favorable, se han logrado importantes resultados en cuanto a relaciones internacionales se refiere a nivel mundial; Estados unidos y la Unión Europea han centrado su atención en los principales problemas colombianos que constituyen una barrera para el desarrollo del país, problemas como la subordinación de lo publico, deslegitimación del estado, perdida de convivencia ciudadana, conflicto armado, ilegalidad, narcotráfico y de igual manera la violación constante hacia los derechos humanos, los que de alguna manera comprometen en forma grave la incorporación positiva de Colombia en el mercado internacional tanto en los procesos actuales de globalización como en la integración de las Ameritas.

En un mundo de globalización conviene contar con un programa de desarrollo que represente un proyecto que sea buscado e implementado a través del tiempo, independientemente de los gobiernos de turno. No es el estado en el mundo actual el único responsable del diseño, aplicación, implantación, verificación y control de un programa de desarrollo; se trata de una relación publico-colectiva-

privada nueva que esta por crearse y por institucionalizarse no solo en Colombia sino en países en desarrollo en el mundo globalizado, para poder ejercer una acción que posibilite por lo menos la búsqueda de una inserción productiva del país al escenario internacional. ”Crecer y desarrollarse dentro del contexto de una economía internacional crecientemente asimétrica requieren probablemente, como

Parecen ilustrarlo la historia y la teoría, una política comercial mas activa que produzca una recomposición sectorial y tecnológica del aparto productivo”.

Colombia tendrá que desarrollar una nueva cultura productiva y política con la abolición de prácticas y lógicas de comportamiento arraigadas, como la rentística Y la ilegal, enmarcadas dentro de un verdadero ordenamiento democrático e incluyente socialmente, bajo contexto de globalización en las esferas económica, política, social y cultural, si se desea transitar hacia la construcción de una nueva sociedad mas enfocada al ideal para intervenir de la mejor manera en un proceso de globalización, con el fin de no sufrir como se ve ahora un mayor grado de dificultades que de beneficios al actuar dentro de este. Cabe anotar que “La inserción de Colombia en el comercio mundial se ha caracterizado por su marginalidad -en el sentido que la casi totalidad de sus excedentes exportables se han localizado en productos cuya participación en el mercado mundial es mínima o decreciente”.

Es importante hacer énfasis en la parte estructural de la sociedad colombiana donde sufren problemas, que hasta el momento ni el mismo sistema político ha podido solucionar.

Uno de los problemas que afectan con mayor fuerza la situación social de los colombianos es el de la desigualdad de la distribución de las riquezas de los recursos del bienestar existente en el país. La concentración del ingreso es muy alta en comparación con lo promedios internacionales.

Todos estos problemas muestran un panorama gris para el país y han llegado a contaminar las principales fuentes de desarrollo como lo puede ser la vida política, económica y social, afectando también las relaciones a nivel internacional, en las cuales hemos perdido un alto grado de credibilidad, salta a la luz de todos los que

Nos encontramos invadidos por los efectos generados por la serie de problemas que recaen sobre nuestro sistema.

Colombia aun cuenta con todos los recursos para ser un país sobresaliente, pero para esto debe de salir de todas las dificultades en las que se encuentra atrapada derivadas de la transición que vivía la comunidad internacional y las propias de la

Sociedad nacional, desafortunadamente hoy el país ha diferencia de la guerra fría se ha convertido en una excepción pero disfuncional en el hemisferio.

GLOBALIZACION Y COMPETITIVIDAD

¿Demasiada desconfianza? Hay varias razones para ello. El temor se fundamenta en la amplia desigualdad que la globalización trae a los países en vías de desarrollo.

Se aprecia claramente que los países más avanzados en comercio internacional tienen mayor capacidad para invadir los mercados regionales. Sus grandes empresas transnacionales y grupos de inversores toman las riendas de sectores completos, la mayoría de los cuales son claves para la producción nacional.

Las empresas de los países pequeños sólo tienen una alternativa: revisar sus estrategias y políticas para lograr algún nivel de competitividad que les permita por lo menos sobrevivir. Sólo algunas pocas pueden aspirar a salir de casa. Entendiendo la globalización como un proceso facilitador de mecanismos de expansión comercial, política o cultural, se puede plantear el problema de la baja competitividad desde dos perspectivas: producción y mercados. “La globalización es sostenida por el crecimiento de la producción y de la productividad, amparados por una nueva revolución tecnológica, de la informática y de los medios de producción”.

La desventaja en capacidad tecnológica, tanto en maquinaria como en procesos, es uno de los mayores problemas que los mismos productores reconocen. La misma altura de inversión no permite un desarrollo deseable. La naciente disposición de redes institucionales y de infraestructura son una obstrucción para el crecimiento de empresas fuertes y sanas. La formación de los recursos de un

País requiere del esfuerzo de décadas. “Las oportunidades no son homogéneas. Una de las razones mas importantes es el carácter completo y asimétrico del actual proceso de liberación de los mercados. Este proceso es incompleto en la medida en que los países industrializados mantienen una alta protección a los productos agrícolas y los bienes industriales intensivos en mano de obra…”

Una estructura con muchos productores atendiendo mercados pequeños como los centroamericanos, por ejemplo, no formar un escenario apropiado para ensayar expansión, desde dentro. Aunque aún en los países europeos se fomente la empresa pequeña, para los países subdesarrollados el problema no está en que tengamos muchas empresas pequeñas, sino en el bajo nivel de integración que éstas tomen al enfrentarse con las multinacionales.

Los países subdesarrollados tratan de entrar a negociaciones multilaterales sin estar completamente preparados para ello. En esto, la globalización aplica prisa a tratos vanos que por lo general terminan en ceder apertura sin posibilidad de obtener reciprocidad. Los acuerdos preferenciales de Estados Unidos con la mayoría de países no son más que tranquilizantes para un par de productos, sea azúcar o sean exportaciones no tradicionales. “La globalización es una realidad. Hasta ahora es la agenda del sistema corporativo y de las multinacionales. Pero hay otras realidades, como el crecimiento, de la desigualdad social, y también se le podría asociar con el nombre de crisis”.

Así como otros grandes fenómenos económicos, las consecuencias ya se sienten al interior de los países desarrollados. Los grupos laborales estadounidenses, que tienen un nivel de poder considerable en las esferas políticas, han advertido el desencanto de la globalización. Las empresas buscan mano de obra barata en los países del tercer mundo y trasladan allá buena parte de sus operaciones, dejando abandonados los puestos de trabajo de casa. Los beneficios de los mecanismos de seguridad social y otras formas de retribución no logran reflejar el mismo nivel de bienestar que si se ocupara a estos empleados.

En cuanto a los países subdesarrollados, las consecuencias son muy conocidas. La apertura indiscriminada de los mercados ha hecho perder el control sobre la balanza comercial. El libertinaje de las importaciones ha traído serias consecuencias a las redes productivas locales. La pérdida de valor de las

monedas frente al dólar y el crecimiento de las bolsas de valores y otras actividades especulativas han vuelto muy frágiles los sistemas financieros. La privatización de la banca no ha generado precisamente el mercado financiero libre y cristalino que ofrecían quienes propusieron el cambio de manos de muchos bancos. El atraso en la legislación financiera del área es un atractivo para operaciones ilegales como el lavado de dólares y la recaudación ilícita de dinero. En realidad, hay varios grupos de gran poder detrás de las redes financieras, que Cubren campañas políticas, tráfico de drogas y actividades productivas de dudosa aceptación pública.

BLOQUES ECONÓMICOS MUNDIALES

El crecimiento del comercio como los flujos de inversión tienen fuertes componentes regionales. Los mayores crecimientos de los flujos de comercio se han dado, en efecto, al interior de Europa, del continente americano y de Asia del este y, en nuestro continente, al interior de los tres mayores procesos de integración en curso: el área de libre comercio de América del Norte, MERCOSUR y la Comunidad Andina. El “regionalismo abierto”, como lo ha denominado la CEPAL, no es una anomalía en el proceso de la globalización es una de sus características definitivas.

América Latina se ha visto beneficiada por estas tendencias. “En materia de inversión extranjera directa, la región ha recibido en los últimos años cerca de 60.000 millones de USD por año, unas 5 veces de lo que recibía a comienzos de la década de los 90, es el mayor de la historia de América Latina y supera el ritmo de expansión de comercio mundial”. Sin embargo, las oportunidades que ofrece el comercio internacional no han sido aprovechadas uniformemente.

Aunque las restricciones o barreras comerciales entre los países que integran los bloques económicos prácticamente desaparecerán para fomentar el libre comercio, las barreras entre bloques con fines proteccionistas continuarán y serán incrementadas.

En principio este proceso hará que los bloques económicos controlen el flujo comercial entre países que los integran, centralizará las transacciones entre ellos

y volverá casi imposible el comercio con los países ajenos a los mismos; por tanto, Las regulaciones en materia comercial las dictarán tres bloques económicos: Japón (NPIA's), Estados Unidos (NAFTA) y Europa (Unión Europea).

Si la dinámica globalizadora de estos ejes constituye una visión positiva y genera un clima de estabilidad, no es menos cierto que se esta abriendo una brecha social y tecnológica mayor, con relación a un numeroso grupo de países

rezagados de África, Asia y América Latina, que no participan del crecimiento y desarrollo alcanzado en los países del centro.

Con este nuevo contexto estos grupos aseguran que si algún país desea destacar o pretende iniciar una etapa de desarrollo, tendrá que hacerlo a través del mismo, ya que tiene el mando comercial mundial. ¿Los bloques económicos promueven el libre comercio a escala mundial o simplemente establecen nuevas reglas comerciales para asegurar su supervivencia? Por su dinámica, arrastrarán a los países que no tienen trato comercial con ellos, a dialogar y obtener acuerdos para negociar en el mercado internacional.

Las empresas multinacionales se crean con el objetivo de alcanzar nuevos mercados, además de generar economía de escala con la producción masiva; ofrecen una nueva perspectiva de seguridad mundial para sí, puesto que ya no dependen únicamente de las regulaciones o acciones de su país de origen, sino que pueden obtener beneficios aunque este sufra una recesión o modifique sus políticas. Como parte integral de las empresas, además de la visión fundamental, la dinámica mundial exige contar con una visión globalizada: ya no se tiene que involucrar solo a los países donde se encuentra la compañía, sino también a las naciones susceptibles de inversión, con el propósito de encontrar ventajas comparativas con relación a la competencia y de buscar los mercados donde los satisfactores que produzcan o los servicios Al realizar la planeación y el análisis de los países potenciales para invertir, no se deben descartar las diferencias culturales y las modificaciones que se deban hacer al producto o al servicio, ya sea para cubrir las normas oficiales y técnicas del país en cuestión o para cubrir los gustos y preferencias de sus habitantes.

En el mundo de la globalización, que puede tener fuerzas benéficas, ya que su dinámica mueve el comercio internacional, para evitar los perjuicios que padecen los países en desarrollo debido a las asimetrías de los mercados y las desigualdades del sistema comercial mundial, “los gobiernos pueden y deben de adoptar políticas que orienten el crecimiento de los países de modo equitativo”.

Los resultados de los mercados latinoamericanos en términos de productividad, comercio, inversión, empleo, seguridad social, deuda externa, distribución del ingreso y pobreza; muestran que la década del noventa también puede ser una década perdida, empañar el sueño de prosperidad con que la región asumió la globalización. Si no se aplican las políticas pertinentes, la presente década lo será también porque “la globalización es un espejismo económico que promete riqueza pero no la genera”.

Weiss, J. Japan's Post-war protection policy: Some implications for less Developed countries, en The journal Development Studies, Enero, 1986.

Blanquer, Jean-Michel y Gros, Christian. Las dos Colombia. Bogotá: Norma, 2002. p.365.

Mosquera Mesa, Ricardo. Globalización y ALCA América para los americanos. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2004. p. 42.

Ocampo, José Antonio. Un futuro económico para Colombia. Bogotá. Alfa omega, 2001. p. 3-4.

Mosquera Mesa, Ricardo. Op. Cit., p. 42.

OCAMPO, José Antonio. Op. Cit., p. 4

Mosquera Mesa, Ricardo. Op. Cit., p. 83.

Ibíd., p. 270

Ibíd., p. 269.