Geografía de las áreas montañosas

Geografía mundial. Orografía. Biogeografía. Vegetación. Clima. Cadenas montañosas. Macizos. Picos. Valles. Zócalos

  • Enviado por: Tekila
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 44 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Geografía de las Áreas de Montaña

Tema 1.- Cronología y tipos de montaña. Su relieve.

Cronología y tipos de montaña.

Desde el punto de vista de la cronología las montañas de dividen entre:

  • Montañas más antiguas: zócalos, escudos o montañas.

  • Montañas más recientes: cadenas montañosas.

Se considera espacio de montaña aquel que cumple con la altitud, la pendiente e, incluso, con la orientación.

Los zócalos o escudos son con frecuencia áreas de media montaña que pertenecen a las eras Arcaica y Paleozoica, son espacios rocosos de materiales endurecidos por la antigüedad.

Los grandes zócalos en el mundo se localizan atendiendo a su latitud, los hay en latitudes frías del hemisferio norte y también los hay en latitudes tropicales de mayor extensión que los anteriores.

  • En el hemisferio norte:

    • Escudo Escandinavo, de forma alargada ocupa los países escandinavos, con excepción de escasas líneas de costa, hacia el Este se desvanece en la meseta de los Grandes Lagos.

    • Escudo Siberiano y Escudo Canadiense, ninguno es área de montaña, si no que son áreas planas, con una topografía suave, cubiertos por tundra y que sólo puede considerarse área de montaña la parte oriental del Escudo Siberiano.

    • Escudo Mongol y Escudo Chino, son espacios de media y alta montaña, muy dislocados/rotos por la tectónica, que hacen de empalme hacia el Sur con la cadena himalaya.

  • En las latitudes tropicales:

    • Casi todo el continente africano es un escudo, salvo el Atlas (del plegamiento Alpino), el macizo etíope, la cordillera Drakensberg, el resto del continente es el núcleo de un viejo escudo elevado hasta los mil o cerca de los 2 mil metros.

    • En Asia:

      • Península Arábiga y Península del Decán, son viejos escudos, ambos unidos al continente por valles (Mesopotamia y Ganges), pueden considerarse áreas de media montaña.

    • En América:

      • Gran Escudo Guayano-Brasileño, son áreas de media montaña, alrededor de 2 mil metros.

    • También debe mencionarse el Escudo Australiano, que es un desierto zonal, donde en la parte SW es donde afloran más las elevaciones que pueden considerarse áreas de montaña.

Las cadenas montañosas son edificios topográficos relativamente jóvenes cuyo origen hay que relacionarlo con el plegamiento Alpino; algunas de estas todavía se siguen formando en la actualidad, debido a la actividad volcánica y sísmica.

  • En América: desde Alaska hasta Tierra de Fuego, discurre un cordal montañoso en la orilla pacífica del continente, conocido como “Cinturón de Fuego” -Rocosas y Andes- con dirección meridional (N-S).

  • En Euroasia: del Atlántico al Pacífico, coetáneo a las Rocosas y los Andes, en el plegamiento Alpino, de dirección paralela (W-E) -Alpes e Himalaya-; entre estas áreas de montaña se encuentran grandes áreas amesetadas -Tibet, Anatolia-.

  • Áreas isleñas:

    • En el Pacífico: Aleutianas, Kamchatka, Kuriles, Japón, Filipinas.

    • En el Atlántico: el arco antillano.

Su relieve.

Todos estos afloramientos del relieve que se conocen como áreas de montaña tienen un relieve externo particular, puede distinguirse entre:

  • La Alta montaña: se nos presenta como una construcción grandiosa, colosal. Todas las regiones de alta montaña, desde el punto de vista del relieve, presentan unas características muy comunes basadas en la cronología y la altitud:

    • Fuertes desniveles que separan los fondos de los valles de las cumbres.

    • Las vertientes son, frecuentemente, escarpadas, lo que obliga al hombre a adaptar las vías de comunicación.

    • Son espacios avenados por cursos de agua que tienen un perfil muy pendiente.

    • La vegetación o las áreas de vegetación cubre las áreas de montaña de forma escalonada, en general desde la base hasta la cumbre encontramos: los cultivos y asentamientos humanos, los bosques, las praderas, las nieves perpetuas y los hielos y glaciares.

    • Las culminaciones de las áreas de alta montaña presentan formas variadas, pero si que coincide la presencia de alineaciones de picos, de agujas verticales, estas culminaciones están formando cadenas cuyo desarrollo es mayor en altura que en anchura.

  • La Montaña Media:

    • El principal rasgo es que la desnivelación entre los valles y las cretas es de menor importancia que los que se encuentran en las áreas de alta montaña.

    • Las culminaciones suelen ser de forma redondeada o casi plana, por ser cronologías más antiguas.

    • Desde el punto de vista de la vegetación tienen vegetación arbórea y arbustiva.

    • Debido a su menor altitud es difícil encontrar nieves perpetuas.

    • Las montañas medias constituyen macizos.

  • Los Valles: son hendiduras que disecan las áreas de montaña y que desempeñan un papel importante desde el punto de vista del medio natural.

    • El clima es menos duro.

    • Los suelos son más fértiles.

    • Es el lugar de asentamiento de población no sólo por factores climáticos y edáficos sino también por la mayor facilidad de comunicación.

    • No todos los valles son iguales, en las áreas de alta montaña los valles se presentan de dos maneras:

      • Valles en forma de V que han sido excavados por torrenteras.

      • Valles en forma de U, con fondo relativamente plano, estos valles se denominan “artesas glaciares”, por el efecto modelador de los glaciares.

    • A veces, en las montañas medias, encontramos valles que son denominados gargantas o cañones, son valles muy profundos con paredes casi verticales.

Tema 2.- Áreas de montaña y biogeografía. Clima y vegetación.

El clima en las áreas de montaña.

En las áreas de montaña la altitud condiciona el clima. En relación con la altitud el clima se caracteriza por algunos puntos:

  • La altitud hace que la temperatura descienda; disminuye 1º cada 160 metros de altitud.

  • Se detectan fuertes contrastes térmicos diarios:

    • Por la mañana tiene lugar una enorme y rápida radiación solar y comienza a soplar la “brisa del valle”, que sopla desde el valle hasta la montaña (de alta a baja presión).

    • Por la tarde ocurre lo contrario, la pérdida de calor es enorme y comienza a soplar la “brisa de montaña”, desde la montaña hasta el valle.

  • En general, las precipitaciones son abundantes, cuanta más altitud mayor precipitación.

  • La nieve es muy común en invierno. (Nivosidad = es la cantidad de nieve que cae en un espacio determinado. Inivación = periodo en el que se funde la nieve).

En las áreas de montaña el relieve también condiciona el clima:

  • En la zona templada, la insolación varía según la exposición:

    • Solana: expuesta a medio día, soleada y recalentada.

    • Umbría: sombría y fría.

  • En la zona tropical, la insolación es fuerte en cualquier parte, la incidencia de los rayos solares es más perpendicular.

  • La amplitud térmica también varía en las áreas de montaña, generalmente es débil en las crestas y fuerte en los valles.

  • Pueden formarse inversiones térmicas, debido a que la tierra se enfría y se calienta con más rapidez que el aire.

  • El volumen de las precipitaciones varía con el relieve.

    • En la alta montaña entre 2-3 mil mm.

    • En los valles entre 1-1,5 mil mm.

      • El volumen de las precipitaciones aumenta con la altura hasta un punto llamado “punto óptimo”, a partir de ese punto desciende.

      • Las altas montañas de latitudes medias pueden provocar aridez, de no haber aridez en el Tibet a partir de los 4 mil habría un casquete polar.

La vegetación en la montaña.

El escalonamiento de la cubierta vegetal sobre las áreas de montaña es un hecho y lo mismo que los caracteres climáticos se matizan con la altitud, también ocurre con la vegetación.

  • Zona templada. Se escalonan desde la base hasta las alturas una serie de componentes que

    • En la base con son vegetación, al ser cuidada por el hombre, llamados cultivos, que apenas si pasan de los 1000 metros.

    • El espacio de vegetación arbolada o arbustiva comienza a partir de los 1000 metros.

    • Entre los 1000 y los 1800 metros encontramos un bosque caducifolio, en lo que podemos encontrar varias especies, entre ellas el haya. También puede encontrarse un bosque de coníferas, pero sólo en climas fríos.

    • Entre los 1800 y los 2400 metros, el bosque arbolado comienza, de un lado a empequeñecerse de tamaño, y por otro a desaparecer, por causa del frío. También sucede una capa de pastos si la vegetación arbustiva ha desaparecido, este prado alpino se sigue degradando hasta encontrar el suelo desnudo donde aparecen roquedos o a un estrato de musgos y líquenes, conocido como estrato muscinal, que recuerda a la tundra.

    • Hacia los 2500 metros comienza ya la zona neta de roquedo y pedregal, que soporta unas condiciones climáticas extremas.

    • Por encima de los 3000 metros está ya la zona de nieves perpetuas.

El agua.

La montaña modifica las condiciones normales del drenaje y esa modificación se efectúa a través de la pendiente y a través de los caracteres climáticos.

Sobre las pendientes fuertes las aguas de lluvia dan lugar al nacimiento de torrentes que disecan toda el área. Los torrentes son curso de agua temporales; tienen una gran potencia erosiva ya que discurren precipitadamente y transportan muchos materiales; son de curso rápido y de régimen contrastado en Fluviología se habla de:

    • Cursos de altas aguas:

      • Los ríos de alta montaña que llevan altas aguas en primavera (mayo-junio) por ser la época de fusión de las nieves, tienen un régimen nival.

      • En altitudes mayores, cursos de agua que llevan altas aguas en verano (julio-agosto), tratándose de cursos de agua con régimen glaciar o nival puro.

      • En muchas ocasiones puede ocurrir que el régimen de agua sea complejo

        • Régimen nivo-fluvial

        • Régimen fluvio-nival

    • Cursos de bajas aguas.

La alta montaña tropical americana.

  • Clima

    • Puede tener y, de hecho, tiene climas fríos, produciéndose un descenso térmico con la altitud

      • Sucre (Bolivia)

        • 2810 metros

        • 12º temp. ½ anual

      • Vinconcaya (Bolivia)

        • 4380 metros

        • 3º temp. ½ anual

      • Misti (Perú)

        • 5850 metros

        • -7,9º temp. ½ anual

    • La amplitud térmica anual es moderada siempre en las montañas de la zona ecuatorial.

      • Quito (0º14´S)

        • 2800 metros

        • 0,4 oscilación ½ anual

    • Esta oscilación aumenta desde el Ecuador hacia los Trópicos. Entonces la variación térmica que sobresale no es la anual sino la diaria.

    • Desde el Ecuador hasta los trópicos disminuyen las temperaturas.

    • La alta montaña de la zona ecuatorial soporta una única estación termo-pluviométrica.

    • En cambio, en la alta montaña tropical se dan unas condiciones termo-pluviométricas que favorecen que la estación seca sea notable.

    • En cualquier caso el óptimo pluviométrico está en torno a los 1000-1500 metros de altitud.

  • Vegetación andina

    • El páramo: es una formación vegetal con apariencia de pradera cuyas especies vegetales son las gramíneas situadas en bandas de vegetación en los llamados “Andes húmedos”

      • A partir de los 3000 o 3500 metros de altitud crecen en forma de matorral alto y denso

      • A partir de los 4500 metros estas gramíneas se reemplazan por las llamadas plantas alpinas, que son plantas en forma de vara, que dan unas flores muy espectaculares por su variedad cromática.

    • La puna: es una estepa pobre de los altos Andes secos, consisten en rodales que salpican un suelo desértico de plantas herbáceas que se llegan a transformar en una estepa árida de especies xerófilas.

Las montañas ecuatoriales africanas.

  • La vegetación se escalona en altitud, desde el bosque ecuatorial hasta la tundra.

    • Por debajo de los 2500 metros, un piso basal que es el bosque denso ecuatorial.

    • Entre los 2500 y los 3500 metros un llamado bosque mixto de montaña, ya que se mezclan especies tropicales frondosas y coníferas; a veces, estas especies están cubiertas por musgos, líquenes y lianas, consecuencia de la humedad. Este piso se termina con el bosque de bambú.

    • De los 3500 a los 4000 metros, un piso subalpino, se trata de una landa en la que destacan las lobelias.

    • Hacia los 4000 metros, un piso de tipo alpino a base de una tundra que nos lleva al área de nieves perpetúas.

Tema 3.- Las montañas europeas. Tipología y caracterización.

Lo primero a tener en cuenta es la originalidad del continente, ya que es un continente pequeño; su relieve es original por variado y, al ser variado, existen variedad de paisajes de montaña, esta variedad es debida a que, por un lado, la cronología geológica es diferente y a que, por otro, los paisajes varían atendiendo a los agentes erosivos por los que se han visto afectados (por ejemplo: Escandinavia, erosión nival; Pirineos, erosión pluvial).

Europa se encuentra sobre dos trozos de materiales procedentes de los plegamientos: Herciniano y Caledoniano (pp. Nórdicos) y Alpino (desde el Pirineo hasta el Caucaso).

Europa es sólo parte de un gran continente y se encuentra casi dentro de una misma zona climática, de esto se deriva la nota más destacada y general de su geografía física: la moderación, Asia, África y América son conjuntos continentales mayores que atraviesan zonas climáticas de muy distintos caracteres, Europa es menos extensa y no tiene tan fuertes contrastes, sus diferencias de clima son menos acusadas; también las que se derivan de él, carece de desiertos y selvas vírgenes, su variedad es moderada.

Ocurre igual con su morfología: su altitud media es de 430 m, dos veces menor que la de África, tres menos que la de Asia y también inferior a la de América; no tiene tan altas y extensas cordilleras y, por otra parte, se orientan muchas en el sentido de los paralelos; la influencia marítima, a favor de esta circunstancia y del dilatado y movido litoral, penetra más, y es otra nota diferencial respecto a las restantes partes del mundo.

En lo referente a la evolución geológica además hay que señalar un fenómeno importante en la formación del relieve europeo: las glaciaciones. Los hielos polares cubrieron toda la zona septentrional, rebasando incluso lo que ahora son los mares Bálticos y del Norte, y todas las importantes cordilleras.

La acción de los hielos polares, la del viento y la de las aguas actuando sobre los relieves dieron las formas actuales; con sus aportes se formaron las llanuras.

La mayor ocupa toda la zona central, hasta los Urales. En su parte norte está formada por depósitos glaciares; al sur por loess, finos sedimentos arrancados por el viento; junto al Atlántico, hasta donde esta gran llanura se extiende, por los marinos que dejaron las transgresiones en los momentos en que Europa descendió en bloque.

Los mismos sedimentos marinos o los glaciares, eólicos y fluviales forman las llanuras que se extienden entre los ramales alpinos y entre los bloques levantados de los macizos paleozoicos, pues se acumularon sobre fosas y depresiones.

Las mayores cimas europeas no alcanzan las latitudes de África, América o Asia, pero la escasa altitud media europea no se debe sólo a esta circunstancia, sino más bien al desarrollo de las llanuras. Si en los países mediterráneos limitan mucho su anchura, se hacen mayores en los atlánticos y llegan a dar desde éstos continuidad total hasta el borde oriental, los Urales.

Atendiendo a la cronología y a los agentes erosivos Europa se divide en:

  • Europa Vieja:

    • Está constituida por los Países Nórdicos, además de algunos retazos de la Europa central.

    • Generalmente, son áreas de media montaña, en la que resalta un paisaje fruto de un impacto glaciar muy fuerte -el casquete glaciar que cubrió Europa llegó al paralelo 60ºN-, por lo que es normal que el paisaje sea fruto de la circulación glaciar.

    • Se trata de montañas antiguas, de formas bastante planas.

    • A este grupo de montañas había que añadir las montañas británicas. Además deben añadirse algunos macizos que salpican la Europa central, desde el Atlántico hasta las tierras polacas: los Vosgos; en el Macizo Central Francés: la Audernia; entre Francia y Bélgica: las Ardenas; en Alemania: la Selva Negra o el Macizo Esquistoso Renano.

    • Todos estos espacios, en general, están desde tiempos muy remotos humanizados. Se encuentran ciudades al pie de las montañas más altas y en el contagio con las llanuras más bajas (fiordos -por ejemplo, Trondheim o Bergen-), aunque también hay asentamientos en espacios elevados.

    • Destaca el papel de la artesanía, a veces siendo una artesanía industrial, bien con objetos para regalo -turismo- o para uso común.

  • Europa Joven:

    • Se pueden catalogar las áreas de montaña de la Europa joven, como áreas de alta montaña.

    • Estas áreas son hijas del plegamiento Alpino, que generó el arco alpino.

    • Pertenecen a esta el área Pirenaica, el Jura, los Alpes, los Cárpatos, los Balcanes.

    • Se trata de terrenos surgidos en una cronología reciente.

    • Los agentes erosivos son, fundamentalmente, el agua y el contraste térmico.

    • La cubierta vegetal ha sufrido una fuerte degradación debido al efecto deforestador del hombre.

    • Son áreas con asentamientos humanos muy antiguos, en los que destacan como factores más importantes de asentamiento, la altitud y la latitud.

    • Enorme diversidad de modos de vida en estas áreas, destaca la silvi-agro-ganadería. A esto hay que añadir el papel del turismo, sobre todo en el siglo XX; también hay que hacer alusión a la artesanía y, desde luego, no se puede olvidar el hecho de que han surgido ciudades, como Grenoble o Lourdes, que se convierten en ciudades importantes, debido a su situación como zonas de paso, que fundamentan una gran actividad económica atendiendo al negocio del turismo.

Tema 4.- Las montañas asiáticas. Tipología y caracterización.

Es el continente más extenso del Globo, no sólo desde el punto de vista físico si no también humano, ya que ocupa un tercio de las tierras emergidas y alberga al 66% de la población mundial.

En su mayor parte se localiza en el Hemisferio Norte, extendiéndose aproximadamente a lo largo de 77º de latitud y 160º de longitud.

Asia es el continente más elevado, ya que sus 4/5 partes son tierras altas que superan los 500 metros y su altitud media s.n.m. es de 960 m. Por otra parte destaca como característica general su aspecto macizo condicionado por el escaso recortamiento de las fachadas litorales, en total la costa asiática continental tiene 58 mil km de desarrollo.

Desde el punto de vista de la cronología la estructura topográfica asiática se divide en:

  • La Vieja Asia:

    • Restos del antiguo continente de Gondwana: Asia arábiga y el Decán.

    • Restos del antiguo continente de Ankara: se localizan en el norte continental y constituyen casi toda la meseta central siberiana.

    • Son áreas muy erosionadas por la acción de diversos agentes erosivos, de tal forma que estos espacios se han convertido en tierras bajas muy desgastadas.

  • La Joven Asia:

    • Fruto del plegamiento alpino.

    • Comprende de norte a sur las áreas desde el sur de Siberia hasta el norte del Decán; y de oeste a este desde el Mediterráneo hasta el Pacífico.

Relieve:

  • Mesetas de Asia meridional:

    • A los escudos arcaicos corresponde en Arabia, India y parte de Indochina, un relieve de mesetas modeladas sobre viejas plataformas ligeramente basculadas hacia el N y NE (Arabia e India, respectivamente), donde desaparecen bajo las capas sedimentarias modernas, representadas en general por amplias llanuras aluviales como la del Tigris-Eufrates y la Indo-gangética.

    • Excluyendo Indochina, de extensión y caracteres menos representativos, estas mesetas asiáticas meridionales poseen evidentes semejanzas, destacando entre ellas la existencia en ambas de una alineación montañosa, más o menos elevada, que las atraviesa en parte:

      • Las tierras altas de 1200-1500 m. de altura con cimas graníticas de hasta 2000 m., que cruza Arabia con dirección SSO-NNE (macizo de Yebel Tuuaiq).

      • En la India el conjunto formado por la cadena Satpura y montes Maizal de trazado O-E, flanqueado al N y S por las cordilleras Vindhya y Ajanta respectivamente.

    • Ambas penínsulas comparten la presencia de extensas áreas cubiertas por considerables mantos de lava

      • En Arabia estas masas basálticas, resistentes a la erosión, quedan destacadas del relieve circundante formando sierras de perfil muy quebrado, abundantes en los bordes sur y oeste de la meseta.

      • En la India, las llamadas “lavas del Decán” ocupan una zona de aproximadamente 520 mil Km2 en el NO de la meseta, caracterizando el relieve con sus colinas de cima aplanada.

  • Mesetas y cordilleras de Asia central y occidental:

    • Situada entre las tierras bajas del norte y las mesetas de Asia meridional, Asia central es un inmenso conjunto de plegamientos que comienza al sur del área del lago Baikal, extendiéndose desde los montes Saiansk hasta el Himalaya y formando pliegues cuya edad es más reciente conforme se avanza hacia el sur.

    • De este conjunto de cordilleras, en el que domina la orientación O-E, la parte más septentrional, cuyo límite sur es la vertiente norte del Pamir, se caracteriza por ser menos vigorosa que el sector himalayo; se trata de materiales viejos, arrasados tras el plegamiento herciniano y levantados posteriormente por el plegamiento alpino (montes Saiansk, Jangai, Altai, cadenas del Turquestán ruso).

    • La parte meridional posee la topografía típicamente alpina y su historia geológica es reciente; enormes cordilleras, en las que se encuentran las mayores altitudes del Globo, surgieron como resultado de los plegamientos terciarios que comprimieron y abombaron los sedimentos depositados en un gran geosinclinal existente al norte de las actuales penínsulas de Arabia e India (Tian Shan, Altyn Tag, Kuenlun, Himalaya, Karakorum,…).

    • Entre una y otra cadena montañosa y, a veces, casi completamente aisladas entre si, existen mesetas de variada extensión cuya altitud oscila entre los 700 y 1000 m. s.n.m. Constituyen amplias zonas caracterizadas por una gran monotonía topográfica, de valles anchos y abiertos, reforzada por el clima inhóspito y la precaria vida vegetal y humana.

    • La disposición alternante sistema montañoso-meseta es semejante en Asia central y occidental, aunque al oeste del nudo de Pamir, que es el contacto entre ambas, la estructura se simplifica en comparación con la complejidad del flanco opuesto, ya que el número de unidades morfológicas es más reducido.

    • En el corazón de altas tierras que constituyen Asia central, se suceden de S a N los siguientes conjuntos:

      • Himalaya-Karakorum:

        • Jalonando el límite septentrional de la India, de la que está separado por la llanura aluvial Indo-gangética, se eleva este enorme contrafuerte montañoso que desde el nudo de Pamir se extiende hacia el SE a lo largo de unos 2500Km., en forma de curva prácticamente continua tan solo accidentada por algunos pasos, de gran importancia en el terreno de las comunicaciones (Jiber, Karakorum, Shipki,…).

        • Topográficamente el Himalaya no es una sola cordillera, sino más bien un anticlinorio formado por varias alineaciones en cierto modo paralelas; este hecho es bien visible en el sector occidental y especialmente en la región de Cachemira, donde se suceden de S a N:

          • Los montes Siwalik,

          • Los Himalayas menores, 3000-3500 m.,

          • El valle de Cachemira,

          • El Gran Himalaya, 4500 m.,

          • Los montes Zaskar, 6000 m., y Kadaj, entre los cuales se abre paso el Indo,

          • El Karakorum, 7000 m., que domina la meseta tibetana

        • Sin embargo, las mayores altitudes (Everest, 8848 m.; K-2, 8611 m.) no se localizan en este sector, sino más hacia el E, donde la cordillera se simplifica, quedando reducida a una doble alineación, Himalaya exterior e interior, que se extiende hasta los 95ºE aproximadamente.

      • Meseta del Tibet:

        • Extendida entre el Himalaya y el Kuenlun, es un conjunto de altiplanicies de altitud media superior a 3500 m., con un descenso general hacia el E.

        • En el Tibet meridional se encuentran los valles altos del Indo, de su tributario el Sutlej y del Brahmaputra o Tsangpo, que tienen su cabecera cerca del lago Manasarowar.

        • En sector central o Chang-Tang se caracteriza por su gran elevación media (4800 m.) y por la abundancia de lagos salados que en varios casos sobrepasan los 250 Km2 (Zilling Tso, Tangra Tso,…).

        • Hacia el E las montañas y valles forman la frontera natural con China y allí nacen los grandes ríos del sudeste asiático (Saluen, Mekong, Yang-Tse).

      • Kuenlun:

        • Enlazado por el O con el Karakorum, se resuelve en dos alineaciones:

          • Una de dirección O-E, que forma una crestería de 6000 m de altura hasta unirse a los montes de Tsin-Ling

          • Otra, que con el nombre de Altyn Tag, se dirige hacia el NE uniéndose después con los montes Nan-Shan.

        • Entre ambos ramales queda aislada la región de Tsaidam, cuenca pantanosa sembrada de lagos (KokoNor).

      • Cuenca del Tarim:

        • Situada entre 500 y 1000 m de altitud, está ampliamente abierta hacia el E comunicando a través de la región de Lop Nor con Mongolia y el desierto de Gobi, mientras que el Altyn Tag, nudo de Pamir y Tien Shan, la cierran por el S, O y N respectivamente.

      • Tien Shan:

        • Contituye la muralla norte de la cuenca del Tarim y tiene su prolongación occidental en las cadenas menores de los montes Trans-Alai, Alai e Hisar que bordean la meseta de Pamir en contacto ya con las tierras del Turquestán ruso. Hacia el E, el Tien Shan disminuye notablemente de altitud (2000-1000 m) y es penetrado por numerosos pasos (Barkol, Terek).

      • Cuencas y mesetas de Mongolia:

        • Al norte de los montes Tien Shan y hasta los Altai, se extiende la cuenca endorreica de Dzungaria de características similares a la cuenca del Tarim, aunque de menor altitud (200 m) y dimensiones. Hacia el E y hasta los montes Gran Jingan las mesetas de Gobi y Vitim forman la inmensa extensión mongola.

      • Cadenas septentrionales:

        • El límite entre este conjunto de altas tierras del Asia central y las tierras bajas del norte está constituido por diversas alineaciones, entre las que cabe destacar los montes Altai, Saiansk, Yablonoi y Stanovoi, que enlazan ya por la costa del mar de Ojotsk.

        • Son macizos de escarpadas y desecadas laderas, que traducen la importancia de la disgregación de las rocas por la acción del hielo en un clima de fuertes heladas, largos inviernos y lluvias frecuentemente torrenciales durante la estación cálida.

    • Al oeste del nudo de Pamir, Asia occidental está constituida por una serie de mesetas y cuencas, enmarcadas por sistemas montañosos, que se extienden hasta el mar Egeo, a modo de extensa orla al sur de los mares Caspio y Negro:

      • La cuenca del Sistán:

        • La más oriental, queda limitada por la cordillera del Hidu Kush al N, y por los montes Sulaimán, que forman sus bordes este y sur, coincidentes con la frontera afgano-pakistaní.

      • La meseta del Irán:

        • Es una altiplanicie tabular elevada a unos 1000-1500 m y formada por materiales cretácicos y terciarios, cuyos caracteres de llanura desértica se acentúan hacia el E.

        • Los montes Elburz y los Zagros bordean esta meseta por el N y S respectivamente, convergiendo hacia el nudo de Armenia.

      • Anatolia:

        • Es una meseta ligeramente levantada en conjunto hacia el E, pero que, a su vez, se inclina hacia una depresión interior, en la que está alojado el lago Tuz.

        • Está accidentada por alineaciones de colinas de dirección E-O, elevadas hasta 300 m.

        • El reborde septentrional lo forman las cadenas Pónticas, de dirección O-E, que alcanzan los 2700 m de altitud y se escalonan hasta caer directamente sobre la costa del mar Negro.

        • Limitando la meseta por el S, el Tauro es una cadena de menor anchura, pero más elevada (3700 m) que la anterior y, como ella, termina bruscamente en el mar, originando una costa mediterránea de acantilados tan solo interrumpidos hacia el E por el rincón que forman las llanuras Cíclicas, entre los montes Ala y Ananos, bordeando el golfo de Alejandreta.

  • Montañas de Asia oriental:

    • La morfología de la franja oriental tiene un carácter propio que le viene principalmente de la disposición de sus elementos.

    • Las alineaciones montañosas abandonan la organización paralela dominante en Asia central y toman una dirección general N-S o NNE-SSO; son ejemplo los montes Kolyma, Gran Khingán, Sijota Alin y los que respaldan las llanuras chinas.

    • Pero el más representativo se encuentra más hacia el S, donde el Himalaya, a partir del recodo del río Brahmaputra se inflexiona formando las montañas de Birmania (Patkai, Naga-Chin, Barail y Arakan Yoma), de dirección N-S hasta el cabo Negrais; un segundo ramal himalayo gira hacia el O y se distribuye en diversas aristas a través de Tailandia, Laos y Vietnam.

    • La misma orientación meridiana aparece en las cordilleras de los archipiélagos e islas que jalonan la vertiente asiática del Pacífico: monte de Kamchatka, Buriles, Japón, Ryu-Kyu, Formosa, Luzón, Borneo,…, todos ellos incluidos en el conocido como “cinturón de fuego” pacífico, área eminentemente volcánica y de frecuentes movimientos sísmicos.

La noción de área de montaña en Asia es muy relativa con respecto al resto de los continentes debido a su considerable elevación media, por este motivo en Asia se distinguirán como:

  • Áreas de baja montaña:

    • Aquellas tierras comprendidas entre los 600-700 metros y los 2000-2500 metros.

    • A estas áreas pertenece buena parte del Asia mediterránea, Arabia, la meseta iraní y el sureste asiático.

  • Áreas de media montaña:

    • Aquellas tierras comprendidas entre los 2500-2700 metros y los 4000 metros.

    • En este grupo se sitúan a mayor parte de las áreas de montaña asiáticas: península arábiga, espacios japoneses, península indochina, sureste insular y los piedemonte de las altas cadenas, incluyendo las altas mesetas centrales (Tíbet, Tarim,…).

  • Áreas de alta montaña:

    • Aquellas tierras comprendidas a partir de los 4000 metros.

    • Son las altas montañas del Asia central.

Paisaje vegetal:

Dada la magnitud del continente en él puede encontrarse rasgos bioclimáticos muy diversos:

  • Bosque ecuatorial:

    • Se caracteriza por tener la apariencia de un bosque siempre verde y perennifolio aunque en realidad es todo lo contrario, esto se debe a que está integrado por especies muy variadas de ciclo corto que están muy mezcladas.

    • Es un bosque muy denso prácticamente impenetrable para el hombre el cual ha vivido a su alrededor explotando las especies de interés para uso doméstico y comercial. A pesar de su gran riqueza vegetal su aprovechamiento es escaso debido a la densidad vegetal y a su esparcimiento. Su uso más generalizado es para la obtención de maderas duras para las construcciones, para la fabricación de utensilios y, por otro lado, también aprovechamiento de las hojas y ramas.

  • Bosque tropical monzónico:

    • Su vegetación varía en función de la abundancia y regularidad de las precipitaciones:

      • Espacios con precipitaciones abundantes (+ 2000 mm/an): en ellos el bosque tropical es similar en todo a la selva ecuatorial, excepto en que es menos denso y menos elevado; es un bosque caducifolio.

      • Espacios con precipitaciones entre 1000 y 2000 mm/an: presentan una disminución vegetal, se encuentra aquí el bosque tropical más característico, con pérdida de la hoja en la estación seca.

      • Espacios con escasas precipitaciones (500-1000 mm/an: con caracteres xerófilos, se encuentran aquí bosques sabana de árboles espinosos, arbustos y plantas que se denominan grasas (aquellas que son capaces de retener agua).

  • Bosque subtropical:

    • Tipo chino:

      • Paisaje vegetal muy poco denso, se trata de una vegetación disminuida por acción antrópica; es un bosque templado-cálido de especies perennifolias mezcladas con coníferas, que van sustituyendo a las perennifolias a medida que se asciende en altitud y latitud.

    • Tipo mediterráneo:

      • Cubierta vegetal poco densa, fundamentalmente por acción antrópica; es una vegetación básicamente xerófila, climato-edáfica con árboles perennifolios, arbustos y matorral de tipo garriga sobre suelos calcáreos, vegetación subserial y vegetación maquis sobre suelos silíceos, la vegetación herbácea es prácticamente inexistente.

  • Vegetación desértica:

    • Desierto cálido:

      • Vegetación muy escasa compuesta por plantas de dos especies:

        • Plantas cuyo ciclo puede escapar a la sequedad-

        • Plantas que soportan la sequedad y se alimentan de reservas propias mediante raíces profundas y bulbosas.

    • Desierto templado:

      • Vegetación muy precaria no sólo en especies sino también en individuos; plantas arborescentes de tipo xerófilo y plantas herbáceas.

  • Bosque frío:

    • Es un bosque zonal desarrollado en franjas que se denomina “taiga”, consta de especies pertenecientes a las coníferas aunque con poca variedad.

El hombre en Asia:

  • Asia alberga al 66% de la población mundial, sin embargo el criterio de distribución geográfica de la población que es, quizá el más representativo de la gran variedad y contrastes que ofrece la población asiática es el de su distribución espacial, cuya característica fundamental es la desigualdad.

  • En conjunto, el poblamiento de Asia desde el punto de vista de los distintos países, presenta un carácter periférico respecto al continente, de modo que las mayores densidades se encuentran en las fachadas marítimas, deltas y llanuras aluviales de los grandes ríos, mientras que apenas están poblados los desiertos y estepas, mesetas y cordilleras del interior.

  • Esta distribución espacial no es arbitraria, sino que está condicionada por una serie de factores, tanto físicos como humanos.

  • Entre los factores físicos se cuenta el relieve, es decir, la propia topografía del país o de la región, siendo favorables al doblamiento las llanuras no pantanosas, los valles fluviales y las laderas medias de las montañas, mientras que las densidades se reducen notablemente en las mesetas y cordilleras de considerable altitud.

  • Igualmente decisivas son las condiciones climáticas que concentran la población en los ambientes tropicales, monzónicos y templados, y la apartan de las áreas desérticas, polares y ecuatoriales.

  • Como resultado del medio físico en su totalidad, juegan también un papel importante en la distribución geográfica la existencia de recursos naturales y las posibilidades de explotarlos.

  • Sin embargo, existen áreas de condiciones poco favorables, pero que tienen población relativamente abundante (India), otras, por el contrario, están casi despobladas a pesar de sus buenas posibilidades (Irak, Afganistán, Irán) y finalmente se observan densidades demográficas muy dispares en zonas cuyas condiciones físicas y económicas son similares. Estos fenómenos anómalos sólo pueden comprenderse en su mayoría a la vista de factores humanos tan decisivos como las civilizaciones milenarias, los focos primitivos de doblamiento y las creencias religiosas, que vinculan a la población a un área determinada y no a otra.

  • De la combinación de todos estos factores y su evolución, resulta la distribución espacial de la población asiática que, en rasgos generales, permite distinguir:

    • Un Asia extraordinariamente poblada, donde se dan las máximas aglomeraciones humanas del continente y en la que se individualizan tres grandes conjuntos:

      • El mundo indio, cuyas densidades son débiles en las zonas más elevadas, mientras que los hormigueros humanos son típicos de las llanuras lluviosas (Ganges, Bengala, Coromandel).

      • El sudeste asiático, donde los contrastes son muy grandes entre las montañas (Birmania, Borneo, Tailandia) y los valores máximos del delta del Tonkin y de Java, aunque existen también densidades intermedias (Bangkok, bocas del Irawadi y delta del Mekong).

      • El Extremo Oriente, que comprende Japón, China, Corea y Formosa, con escasa población en las áreas montañosas y altas concentraciones en las llanuras.

    • Otro conjunto está constituido por el Asia árabe (Líbano, Omán, Israel, Yemen, Irán, Arabia, Irak, Siria), países poco poblados en los que las mayores densidades acompañan a los dos tipos fundamentales de áreas pobladas: los oasis y la periferia de los desiertos o de las altas montañas.

    • Un último grupo es el Asia débilmente poblada, que abarca la mayor parte de las zonas central y septentrional del continente (Tibet, Mongolia, Siberia, Turquestán, Kazajstán).

Modos de vida:

  • En un continente tan vasto como el asiático, en el que una gran masa humana ha tenido que enfrentarse con toda la gama de condiciones geográficas posibles, resulta lógica la existencia de modos de vida muy diversos que traducen, en gran parte de sus características, la influencia del medio físico.

  • Esta influencia del relieve, las condiciones bioclimáticas y de la naturaleza de los suelos es muy importante, y, a veces, total, en la vida económica de las poblaciones menos desarrolladas que deben acoplarse a todas sus ventajas e inconvenientes, pero se ve considerablemente disminuida en aquellas áreas donde el hombre puede modificar las condiciones físicas utilizando las técnicas de una civilización más avanzada.

  • Así de la combinación condiciones del medio natural-intervención humana, resulta la compleja variedad de actividades humanas.

  • Actividades tradicionales: presentan la gama más variada de métodos de subsistencia y producción económica, puesto que comprenden, además de algunos tan primitivos como la recolección natural, la ganadería, la agricultura extensiva e intensiva, la industria artesana e incluso el comercio.

    • Recolección natural:

      • Esta actividad económica, la más simple ya que no emplea esfuerzo por parte del hombre para asegurar su continuidad, es típica generalmente de la zona intertropical en donde las condiciones físicas han creado una exuberante naturaleza que proporciona abundantes frutos, caza y pesca.

      • Encontramos este tipo de actividad ligado a grupos humanos relativamente reducidos, aislados en los bosques, contándose entre ellos los weddas de Ceilán, chenchus de la India, indígenas de las islas Andamán, dayaks de Borneo, toalas de Célebres, tribus de la península de Malaca (sakai, semang, orang y laut).

      • Los productos recogidos se destinan a la alimentación, a la construcción de viviendas y armas y a la fabricación de vestimenta, tratándose de una economía de autosubsistencia.

    • Nomadismo pastoril:

      • No puede ser considerado como mera actividad económica, pues se trata de un peculiar sistema de vida cuyas características propias se reflejan también en la organización social, en la vivienda, ...

      • En cuanto a su distribución geográfica, es propio de las estepas y desiertos subtropicales, de las estepas de altitud y de las altas latitudes. Para poder subsistir en estos marcos físicos la población ha recurrido a la explotación de una ganadería que es nómada, ya que se ve obligada a desplazarse en busca de alimento, y extensiva, pues los pastos de estas regiones tienen escaso valor nutritivo, lo que limita el número de cabezas que pueden alimentar.

      • En Asia se dan numerosos ejemplos de este pastoreo nómada, actividad extendida por las tierras asiáticas del norte, centro y sudoeste, desde los límites septentrionales de Siberia hasta una línea que enlazase las cadenas del Tauro, Zagros, Himalaya y Gran Khingan.

        • Uno de estos es el que practica la población del Himalaya y de la meseta del Tibet, centrado en la explotación de los rebaños de yaks, carneros y cabras; los sherpas de Nepal, los hunza de Gilgit y los kamba del Tibet permanecen en invierno en los valles más abrigados y al comenzar la primavera suben los rebaños a los pastos altos.

        • Carácter nómada más acusado tienen los grupos humanos más primitivos de Siberia (chukches, koriacos, yakutos), con vida desarrollada en un medio físico hostil y en función de los rebaños de renos, cuyo alimento principal son los líquenes, vegetación natural de la tundra. Aunque obliga a realizar largos desplazamientos en busca de zonas donde la nieve que cubre el pasto no esté helada, el reno es una verdadera fuente de riqueza para esta población que obtiene de él variados beneficios (carga y transporte, carne, leche, pieles y pelos, astas y huesos, tendones,…).

        • Sin embargo, la imagen más típica de este nomadismo pastoril está representada por los árabes de Asia occidental (beduinos), los mongoles de las estepas centrales y los pueblos de las ex-repúblicas rusas en torno al Caspio y al mar de Aral. Su modo de vida, organizado según las necesidades alimenticias de los animales, se caracteriza por una gran movilidad. La búsqueda de pastos origina el desplazamiento en masa de toda la población que se instala en las áreas más propicias, en dos tipos de viviendas: la tienda árabe y la yurta mongola.

    • Agricultura tradicional:

      • Esta actividad tiene al Asia una tradición de siglos a la que se añade una extraordinaria variedad de técnicas y sistemas de cultivo.

      • Uno de los más primitivos, el de rozas, tuvo su origen en la simple recolección. El hábitat está concentrado, ya que se aprovecha al máximo el espacio cultivable y la densidad de población por unidad de superficie es muy escasa; el motivo principal es que los rendimientos agrícolas son débiles, puesto que no es posible intensificar la producción sobre un suelo agotado al no recibir laboreo adecuado ni abonos. La variedad de plantas cultivadas es muy grande; el lugar más importante corresponde al arroz “de montaña”, seguido del maíz, mijo, mandioca, opio, algodón, té,…

      • En contraste, otra de carácter intensivo cuyas técnicas son mucho más complejas y que se caracteriza por las fuertes densidades demográficas, la presencia de suelos fértiles y la práctica de una intensiva irrigación. El cultivo del arroz se practica según sistemas muy variados que van desde los pequeños campos tallados escalonadamente en las vertientes hasta los inmensos arrozales de llanura y desde el régimen de monocultivo hasta su asociación con el trigo o la caña de azúcar.

      • Un tercer tipo es la que se practica en las zonas áridas y que se puede llamar “de oasis”, cuya característica más notable es la vinculación casi total de la presencia de agua, así como la diversidad de medios empleados por el hombre para procurársela. El cultivo principal es la palmera datilera a la que se añaden el algodón, tabaco, cereales -trigo y mijo-, las legumbres y los árboles frutales -plátanos, granados, agrios-.

    • Otras actividades tradicionales:

      • El comercio ha sido practicado por las poblaciones nómadas que transportaban mercancías aprovechando los desplazamientos exigidos por su vida pastoril. Durante siglos Asia estuvo recorrida por caravanas que utilizando pistas naturales, hacían posible el tráfico y las relaciones entre zonas geográficamente incomunicadas (por ejemplo, la “ruta del té”). En la actualidad, aunque su desaparición es un fenómeno casi general, este modo de vida sigue vigente en algunas regiones (Asia occidental) e incluso constituye su único sistema de transporte y comercio.

      • Por su parte, la industria artesana tradicional ha sido patrimonio de las civilizaciones de China y Japón, aunque también se ha desarrollado en otras regiones; de este modo junto a actividades como la alfarería, el tejido de la seda, la fabricación de papel, tan características de los pueblos orientales, es necesario citar otras como son la artesanía de tapices en Persia o el tratamiento de la lana de Angora en Anatolia.

Tema 5.- Las montañas africanas. Tipología y caracterización.

Lo primero a tener en cuenta son las dimensiones y coordenadas del continente. Su extensión (poco más de 30 millones de Km2) es inferior a la del continente asiático y a la del americano en su conjunto, pero triplica la de Europa y equivale aproximadamente a la quinta parte de las tierras emergidas. Pero tan interesante como su extensión es observar que se desarrolla sobre los dos hemisferios.

África se presenta como un continente macizo, con una silueta bastante recortada en la que apenas se aprecian entrantes y salientes, rodeada por unas cuantas islas, de altitud media bastante grande, geológicamente muy viejo y, bioclimáticamente, tropical en esencia.

África es un continente formado por un roquedo antiguo, ya que forma parte del continente de Gondwana; se trata de un zócalo rígido con una altitud media considerable (675 m. s.n.m.).

Durante el mesozoico, los procesos de regresión marina apenas actuaron, dando lugar únicamente a llanuras (delta Nilo, Somalia, Madagascar, delta Níger, Senegal).

El plegamiento alpino dio lugar a fracturas y fallas, sin embargo, también dio lugar a nuevas elevaciones, como el Atlas.

Con el plegamiento alpino y, posteriormente, a él aparece en Á. una topografía volcánica, ya que a través de las fracturas y fallas surgieron a la superficie magmas y materiales volcánicos que construyeron espacios que, hoy por hoy, son las culminaciones del continente (Ahaggar y Tibesti, son testigos de esta topografía volcánica).

Relieve:

  • Macizos y mesetas, cubetas y fosas, volcanes, cadenas montañosas y llanuras, escasas y pequeñas, son las principales formas de relieve del continente africano. Lo más típico y representativo es la alternancia de mesetas y cubetas.

  • Dichas grandes unidades geomorfológicos fueron principalmente originadas por las deformaciones que el viejo zócalo precámbrico y paleozoico sufrió a lo largo de los tiempos geológicos al ser afectado por diversos movimientos tectónicos.

  • En ocasiones, el zócalo fue simplemente flexionado, originándose elevaciones y combaturas de gran radio de curvatura; otras veces fue cortado por fracturas y fallas, a lo largo de las cuales salieron a la superficie las lavas volcánicas que se expansionaron en gigantescas coladas u originaron espectaculares conos volcánicos.

  • La estructura actual de África responde más a movimientos radiales o verticales del suelo que a movimientos horizontales. Por eso es muy elevada la altitud media del continente y, por eso, y salvo en el norte, casi todas sus cumbres montañosas son volcanes.

    • Las mesetas, formadas por rocas antiguas de tipo cristalino o por sedimentos areniscosos, están escalonadas, siendo más altas las del sur y este que las del norte; se trata, en general, de penillanuras elaboradas durante los largos periodos geológicos que mediaron entre los diversos movimientos tectónicos. Las mesetas quedan delimitadas por abruptos escarpes.

    • Entre las mesetas se hallan las cubetas o cuencas, deformaciones cóncavas del zócalo que albergaron mares o lagos interiores desaparecidos en gran parte: es el caso de la cubeta del Chad, parcialmente ocupada por el lago del mismo nombre; de la cubeta del Níger que cubre la mayor parte del Sahara y tiene desagüe hacia el mar; de la del Congo, que tiene el tamaño de la península Ibérica y un fondo poco accidentado; del alto Nilo, cubierta de una vasta área pantanosa; del Kalahari y del Zambeze, más pequeñas y elevadas.

    • Las fosas tectónicas (graben) más importantes se encuentran en África oriental, constituyendo lo que se conoce con el nombre de Rift-Valley del este de África, es un complejo sistema de fosas que se extiende sobre 5 mil Km desde el bajo Zambeze hasta el macizo Etiópico, prolongándose después, en forma de “Y” por el golfo de Adén y el mar Rojo hasta el mar Muerto. En África oriental pueden distinguirse, a partir del lago Nyasa, dos ramas:

      • La occidental se extiende desde el sur del último lago hasta el alto Nilo a través de los lagos Tanganica, Eduardo y Alberto;

      • La oriental es menos continua y se prolonga desde el norte del lago Nyasa hasta el lago Rodolfo y sur del mar Rojo.

      • En África central las fracturas dieron origen a la fosa de Camerún.

      • Este tipo de accidentes tectónicos va acompañado de fenómenos eruptivos; así la rama oriental está en estrecha relación con las altas tierras volcánicas de Kenia que culminan en los conos del Kilimanjaro, la montaña más elevada de África (5895 m), Kenia (5194 m) y Elgon (4321 m) y con las mesetas basálticas de Etiopía y Eritrea; el monte Camerún y las islas de la bahía de Biafra, también de origen volcánico, así como, en pleno corazón del Sahara, el Ahaggar, el Tibesti y el Air, macizos encuadrados por poderosas coladas de lavas. En monte Ruvenzori (5119 m), no es como el Kenia, Kilimanjaro y Elgon, un cono volcánico, sino un bloque elevado u horst.

    • La única cadena de plegamiento alpino de África es el Atlas, extendida por el Magrib en dirección OSO-ENE; se trata de dos cadenas paralelas, una de las cuales jalona de cerca la costa mediterránea; en Argelia ambas cadenas se separan para abrazar anchas y elevadas mesetas de más de mil metros, salpicadas de lagos salados o cortadas por profundas gargantas.

Localización de las áreas de montaña en África:

Las áreas de montaña en África son espacios inconexos, salvo el Atlas y el oriente continental, las demás salpican el territorio.

  • Hacia el oeste encontramos los montes de Camerún, que culminan a 4 mil metros, los montes de Cristal (Sierra Leona).

  • Testimonios de actividad volcánica en latitudes ecuatoriales: Kilimanjaro, Kenia, Ruvenzori,…

  • Áreas elevadas notables en el Macizo Etíope, entre 1000-1200 m.

  • En el SE de la cordillera de los Drakensberg, con 3500 m en su culminación.

  • Montes de Namibia, culminan a 2300 m.

  • El territorio entre la hondonada del Chad y la del alto Nilo, que culmina a más de 3500m.

En África se consideran:

  • Áreas de media montaña las coronas topográficas que rodean las cubetas, y que no superan o lo hacen muy poco, los 2000 metros.

  • Áreas de alta montaña: la cordillera alpina del Atlas, el sistema de los Drakensberg, los sistemas volcánicos y las islas montañosas en el centro del Sahara.

Biogeografía:

  • A la zona ecuatorial, constantemente cálida y húmeda, corresponde el bosque pluvial, siempre verde, que cubre grandes extensiones en la cubeta del Congo, Gabón, sur de Camerún y por la costa del golfo de Guinea. Las características de este gran bosque denso son: es un bosque siempre verde, sin reposo estacional, de una gran riqueza florística, estratificado.

  • En las regiones tropicales se establece una cierta distribución zonal de bosque de acuerdo con la menor o mayor duración de la estación seca: al bosque siempre verde suceden el bosque mixto, semicaduco y el bosque claro, también de hojas caducas y que marca la transición hacia las sabanas. Las montañas tropicales tienen una vegetación escalonada, desde el bosque denso siempre verde de la base hasta la pradera alpina pasando por la selva nublada, con bambúes abundantes, y los brezales arborescentes del piso subalpino. Pero el paisaje vegetal más característico de las regiones tropicales con larga estación seca lo constituyen las formaciones predominantemente herbáceas llamadas sabanas: las hay herbáceas o desnudas y arbóreas o arbustivas (con los árboles y arbustos diseminados, formando parques o con el aspecto de galería).

  • A medida que la estación seca se hace más larga, la estepa sustituye a la sabana; también hay estepas herbáceas y arbóreo-arbustivas (acacias) o estepas espinosas. Es el paisaje típico del sahel entre Senegal y Sudán, del África oriental entre Somalia y Tanganica y del Kalahari. El empobrecimiento de la vegetación y su xerofilia van acentuándose desde las regiones de clima semiárido al hiperárido del Sahara central. Sólo resisten las plantas que tienen largas raíces, hojas pequeñas o acículas, tejidos carnosos; se las ve formando manchas, entre amplios espacios desnudos, allí donde hay alguna humedad en el subsuelo o en las montañas.

  • En el Magrib y en el Cabo la vegetación y los suelos tienen claras afinidades mediterráneas. Los bosques son poco abundantes y se refugian en las montañas: encinas, alcornoques, cedros,… Más extendidos están los matorrales -maquis, jarales, garrigas- y, hacia el Sahara, las estepas.

El hombre en África:

Aunque todavía no bien conocida desde el punto de vista etnológico y antropológico puede afirmarse que África cuenta con una mayor variedad de pueblos que Europa, América y, en ciertos aspectos, también más que Asia.

  • Europeos:

    • Se concentran básicamente en la República Sudafricana (holandeses y británicos) y en el norte de África (franceses, españoles e italianos). Un tercer núcleo es el que vive en África oriental: Kenia, Uganda y Tanzania; el resto del África tropical no reúne condiciones climáticas propicias para los europeos.

    • Son predominantemente población urbana, siendo sus ocupaciones más corrientes la administración, el comercio y la industria.

  • Asiáticos:

    • Aparte de los árabes las poblaciones de origen asiático que viven en África se concentran en el este y sur del continente. En el sur hay importantes comunidades de indios; a diferencia de los árabes, los indios raras veces se mezclan con las poblaciones nativas; indios también y asiático-levantinos (sirios, libaneses,…) forman importantes y activas minorías dedicadas al comercio y a la artesanía en las ciudades del África oriental.

    • Muchos asiáticos fueron a África primero como trabajadores en las plantaciones, sobre todo en las de caña de azúcar o como obreros en la construcción de puertos y ferrocarriles, hoy son principalmente artesanos, obreros más o menos especializados, funcionarios, comerciantes; algunos han llegado a ser propietarios de grandes plantaciones, de hoteles y almacenes comerciales.

  • Africanos:

    • Aborígenes:

      • Los bosquimanos, en otro tiempo extendidos por gran parte del este y sur de áfrica, quedan hoy confinados el Kalahari, donde viven de la caza y la recolección de los escasos frutos que la naturaleza les ofrece.

      • Los hotentotes son probablemente el resultado de una mezcla de bosquimanos con los primeros invasores hamitas; fueron arrinconados en el desierto del sudoeste de África, donde viven del pastoreo seminómada.

      • Los pigmeos, también en el pasado ampliamente extendidos, viven en los bosques ecuatoriales del África central en pequeñas comunidades, de la recolección natural y de la caza.

      • El África negra comienza al sur del Sahara y de Etiopía. El tipo de negro puro se halla en África occidental, entre el río Senegal y el Camerún, sus representantes son esencialmente agricultores y no pastores.

    • Hamitas:

      • Son pueblos blancos procedentes de Arabia y del Oriente Medio; la historia de las civilizaciones africanas es la historia de la difusión de los hamitas y de su mezcla con poblaciones bosquimanos y negras. Suelen dividirse en dos grupos:

        • Los hamitas orientales comprenden los egipcios, nubios, somalíes y una gran parte del pueblo etíope; por la diversidad de escenarios geográficos en que viven -desde el fértil valle del Nilo y el macizo etíope hasta los desiertos de Egipto y Somalia- y por el diverso grado de penetración en que ellos hicieron el mahometismo y el cristianismo, se pueden distinguir una gran variedad de pueblos en este grupo.

        • Los hamitas septentrionales se extienden por el Atlas, el Sahara y parte del Sudán; los bereberes, resultado de una antigua mezcla de hamitas egipcios con europeos meridionales, viven en el Atlas de la agricultura y de la trashumancia pastoril; los tuaregs habitan en el Sahara central y son pastores nómadas; los fulas del Alto Níger y del norte de Nigeria constituyen una mezcla con negros.

    • Negros hamitizados:

      • La mezcla de hamitas con negros aborígenes originó una gran variedad étnica que puede reducirse a tres grupos principales:

        • Los nilotas viven en el valle del Nilo, en la parte meridional de la república sudanesa; son ganaderos, aunque practican alguna agricultura.

        • Los medio-hamitas se localizan en Kenia, extendiéndose por Uganda y Tanganica (el grupo más destacable es el de los masai); son pastores seminómadas, amantes del ganados como símbolo de categoría social y riqueza.

        • Los bantúes constituyen un grupo de pueblos pertenecientes principalmente al África central y meridional. Pueden subdividirse en tres grupos:

          • Los bantúes occidentales viven en los bosques del Congo y los grupos más conocidos son los bushongo de Angola y los fang del Congo.

          • Los bantúes meridionales, el grupo más numeroso; los xosa, zulúes, bechuanas y basutos son los más destacables.

          • Los bantúes orientales se extienden por las altiplanicies de Uganda y Malawi: los baganda, akamba, kikuyu, swahili, yao.

    • Semitas:

      • Forman un grupo étnico de raza blanca, religión musulmana y lengua semítica. Se trata de los árabes que invadieron el África del norte en varias oleadas; se mezclaron con los bereberes y hoy resulta prácticamente imposible distinguir unos y otros.

Con una población en 2001 de cerca de 770 millones de habitantes da lugar a una densidad media de 26 hab/km2, cifra claramente superada por los 83 y los 68 de Asia y Europa respectivamente.

Sin embargo, esos 26 hab/km2 no reflejan la distribución espacial real de la población africana, ya que esta está muy desigualmente repartida. Entre las áreas que superan esta cifra están:

  • Las franjas litorales mediterráneas, donde se pueden alcanzar entre 30-50 hab/km2.

  • El valle del Nilo, sobre todo en las riberas donde se practica una agricultura intensiva que atrae a numerosa población, entre 61-62 hab/km2. El espacio entre Asuan y la desembocadura concentra a más de mil hab/km2.

  • Los espacios de sabana húmeda y las altas mesetas africanas.

  • La región vecina a los Grandes Lagos, donde se concentran las densidades más altas del continente.

  • La franja costera de Mozambique; ya que es un espacio donde prospera la agricultura de plantación.

  • La fachada del golfo de Guinea, donde sobresalen las actividades portuarias.

En la actualidad África sigue siendo el continente menos urbanizado; con una población rural que, en muchos países, supera el 80% del total.

Salvo para el África del norte, puede decirse que el crecimiento de las ciudades es un fenómeno reciente.

Según la localización de las ciudades se pueden diferenciar:

  • Las ciudades con puerto de mar; ello se explica por claras razones históricas y económicas; muchas de ellas son capitales de Estado: Dakar -Senegal-, Luanda -Angola-, Dar es Salaam -Tanzania-.

  • Ciudades que son puertos interiores, fluviales o lacustres; desempeñan funciones de mayor envergadura que las portuarias; todas siguen siendo capitales de país, además del primer centro económico: Bamako -Mali-, Niamey -Níger-, Bangui -Rep. Centroafricana-, Brazzaville -Congo-, Kinshasa -Rep. Dem. Congo-.

  • Ciudades encrucijadas de rutas terrestres; han surgido de haberse convertido algunos núcleos puramente rurales en puntos de mercado; muchas son también capitales de Estado: Rabat -Marruecos-, Marrakech -Marruecos-, Ouagadougou -Burkina Faso-, Oshogoo -Nigeria-, Kano Nigeria-, Lusaka -Zambia-, Harare -Zimbabwe-, Bulawayo -Zimbabwe-.

Tema 6.- Las montañas del continente americano. Tipología y caracterización.

El continente americano tiene una extensión casi tan grande como Asia (más de 42 millones de Km2) representa el 31% de las tierras emergidas, pero su población es cuatro veces inferior (más de 800 millones en 2004). En general es un continente que podemos denominarlo enorme, alargado en latitud, aislado en el sentido de bien delimitado, y distribuido en dos grandes masas continentales.

Por su parte oriental está bañado por el Atlántico que separa a América de Europa y África en distancias kilométricas muy considerables, acortándose esas distancias en las latitudes ecuatoriales (por ejemplo, entre Recife (Brasil) y Dakar hay 3 mil km de distancia; entre Nueva York y París, 5800 km; entre Caracas y Lisboa, 6500 km). Por el oeste ocurre lo mismo con el Pacífico; por el norte con el océano Glacial Ártico y por el sur con el Paso de Drake.

El continente americano se sitúa entre las coordenadas, por el norte llega a los 88º de latitud, quedando a menos de mil kilómetros del Polo Norte; por el sur termina a 1200 km del Círculo Polar Antártico y llega alrededor de los 55º de latitud.

Este alargamiento meridional explica la enorme variedad de paisajes y climas que se encuentran. Con una extensión de más de 42 mill. km2, América se reparte en dos bloques, al norte del istmo de Panamá se encuentran América Central y América del Norte, que reúnen una extensión de más de 24 mill. km2. Al sur del istmo, se extiende América del Sur.

El hecho físico fundamental en América es la presencia de una gran cadena montañosa N-S de 12 mil km de largo que bordea el Pacífico desde Alaska hasta Tierra de Fuego. En América Central las tierras montañosas ocupan casi toda la extensión del puente continental que une América boreal con América meridional. Como consecuencia de la extensión y disposición de esta cadena, surge un marcado contraste entre una extensa vertiente orientada al Atlántico y una breve e imponente fachada que domina el Pacífico. Al contraste de relieve se superpone un contraste hidrológico. Las grandes cuencas hidrográficas vacían sus aguas en el Atlántico, mientras que al Pacífico llegan sistemas hidrográficos de menor importancia. La disposición de la barrera montañosa occidental influye también sobre el clima; los vientos, principalmente los que provienen del oeste, son interceptados por esta barrera orográfica, provocando importantes contrastes pluviométricos y vegetacionales.

Relieve:

  • América del Norte. Presenta cuatro grandes unidades estructurales: el escudo canadiense al NE, los Apalaches al E, la Gran Depresión Central y las Montañas Rocosas al O.

    • El escudo canadiense.

      • Es una vieja plataforma de casi 5 mill Km2.

      • Cubre la mitad de la superficie del Canadá y sus márgenes se extienden hasta el río San Lorenzo por el sur, y hasta la línea de los Grandes Lagos y el río Mackenzie por el oeste.

    • Los Apalaches.

      • Se extienden al este de América del Norte, desde el centro del estado de Alabama hasta el centro del estado de Nueva York, con una orientación casi paralela a la costa atlántica.

      • Toda la historia geológica de este macizo se desarrolla durante el Primario y compromete un conjunto de rocas cristalinas y metamórficas al este, y sedimentarias plegadas o más o menos tabulares al oeste.

      • Las fases diastróficas tuvieron lugar durante el periodo siluriano-carbonífero.

      • Con posterioridad, la masa estructural fue arrasada por violentas acciones erosivas que generaron una extensa superficie de erosión.

      • Esta superficie fue reanimada luego por acciones erosivas, por nuevos desniveles surgidos entre el continente y el océano.

      • La acción diferenciada de la erosión fue muy eficaz en las rocas sedimentarias blandas y muy modesta en aquellas que eran resistentes.

      • En las rocas calizas, margas y areniscas se excavaron profundos surcos.

      • Las rocas duras quedaron intactas como cumbres largas, paralelas y romas, estos de la antigua superficie de erosión. Esto es lo que se denomina “relieve apalachense” (* Tipo de relieve surgido del aplanamiento de un relieve en estructura plegada seguido de un desprendimiento de las crestas de rocas duras como consecuencia de un reinicio de la erosión; de ahí que las crestas estén casi todas a la misma altitud).

'Geografía de las áreas montañosas'

      • Al noroeste de esta zona plegada sedimentaria se sitúa una región de estructura simple y relieve tabular. Es la meseta apalachense denominada Allegheny al norte y Cumberland al sur.

      • Hacia el SE la zona transcurre más o menos metamórfica y más resistente. El relieve es también más vigoroso. Son los llamados Montes Azules y las montañas de Great Smoky.

      • Los Apalaches limitan hacia el sector litoral atlántico con las llanuras costeras.

      • El Piedemonte, rampa amesetada construida sobre rocas cristalinas, separa ambas unidades. En el área de contacto los ríos se encajonan fuertemente creando rápidos a los largo de una extensa zona llamada Fall Line.

    • Las llanuras del centro.

      • Se encuentran enmarcadas al norte de noreste por el Escudo Canadiense, al sureste por los Apalaches y al oeste por las Rocosas.

      • Muy estrechas en el sector septentrional, ganan en amplitud hacia el golfo de México.

    • Las montañas occidentales.

      • Al norte del paralelo 33º y hasta Alaska, se desarrolla el sistema montañoso del Pacífico, de disposición meridiana.

      • La alineación de las Rocosas se desarrolla como un cordal enorme, aunque lo que resalta es su enorme anchura, que llega a fundirse, a través de laderas con la Llanura Central Americana.

      • Hacia el oeste las Rocosas llegan a la línea de costa.

      • Desde el estrecho de Behring hasta el Golfo de México se desarrolla este gigantesco sistema, cuya anchura llega hasta los 2 mil km en territorio de Estados Unidos. Hacia el norte se estrecha y se rompe, es donde tiene su mínima anchura con 500 km.

      • Se mantienen en este sistema altitudes que superan con gran facilidad los 4 mil metros, calculándose 48 culminaciones que superan esta cifra (por ejemplo, Mt. McKinley en Alaska con 6194 m).

      • Es una alineación muy compacta, sin ningún valle que la corte transversalmente.

      • Es un espacio sin consolidar; su nacimiento comienza en el mesozoico y durante el terciario, con el plegamiento alpino, es cuando tiene lugar su afloramiento similar en cronología, pero original en su trazado N-S, al Arco Himalayo.

      • Se encuentra afectado por una serie de fenómenos volcánicos, muchos de ellos apagados, que dan muestra de la gran inestabilidad de la zona, así como extensas capas basálticas y la presencia de géiseres y terremotos.

      • A comienzos de la era Cuaternaria, buena parte de estas tierras fueron cubiertas por el “Inlandsis” (casquete glaciar) de manera que fue erosionado por agentes glaciares.

      • La heterogeneidad de la cordillera hace que puede distinguirse entre:

        • Las Rocosas de Alaska y Canadá:

          • La cadena montañosa domina directamente el Pacífico, no hay llanura costera, es lo que se conoce como Cadena Costera; es difícilmente franqueable porque hay potentes estructuras y la culminación de muchos 4 miles, así como también profundas penetraciones marinas (=fiordos).

          • En esta costa se distinguen elevados valles intramontanos, ocupados en el pasado por pequeños glaciares.

        • Las Rocosas de Estados Unidos:

          • Forman un conjunto de altas tierras en las que se individualizan:

            • Las Cadenas Costeras (Cascadas y Sierra Nevada)

            • Las Mesetas Interiores (Gran Cuenca y el Alto Colorado).

      • En resumen: en las montañas occidentales se distinguen varias alineaciones de montañas.

        • Las montañas Rocosas, cadena alta maciza de edad terciaria, que alcanza sus mayores altitudes al oeste y sur de Denver (Col.) en P. Blanca 4384 m.

        • La Sierra Nevada, que se prolonga hasta el norte de la sierra de las Cascadas; sus altura máximas son de igual importancia que las de las Rocosas (4418 m el Whitney; 4392m el Rainier).

        • Estas montañas continuas y escarpadas, están separadas del océano por una fosa de hundimiento recorrida por los ríos San Joaquín y Sacramento y por las Cadenas Costeras.

        • Entre ambas cadenas se desarrolla una zona de altas mesetas y cuencas intramontanas caracterizadas por su extrema aridez. Son las mesetas de Columbia y Colorado, la meseta de lava de Oregón y la Gran Cuenca.

        • Todas las altas cumbres de las Rocosas, Cascadas y Sierra Nevada estuvieron afectadas por la glaciación cuaternaria. En la zona litoral, la amplia costa de fiordos, que se desarrolla al norte de Vancouver testimonia la importancia de la acción glacial.

  • México. Las unidades estructurales que existen en el sector de las montañas occidentales norteamericanas se prolongan en México hasta los 20ºN.

    • México septentrional:

      • Dos conjuntos serranos, la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre Occidental, encierran la Meseta Central Mexicana.

      • La Sierra Madre Occidental:

        • es un dominio de rocas cristalinas plegadas en numerosas ocasiones y atravesadas por rocas magmáticas durante los movimientos orogénicos. Dichos movimientos generaron también, a lo largo de líneas de falla orientadas NO-SE, efusiones de lava muy fluida que cubren gran parte de la Sierra Madre Occidental.

        • Predominan en el sector occidental, episodios tectónicos y rocas antiguas.

        • Las grandes líneas del relieve de establecen en dos fases relativamente recientes: la primera durante el terciario medio; la segunda corresponde a un retoque de la anterior y se realiza durante el periodo mio-pliocénico.

        • Estas líneas de fractura explican el gran escalón que limita la Sierra Madre Occ. por el oeste y el reborde interno de esta montaña.

      • La Sierra Madre Oriental:

        • Predominan en ella terrenos sedimentarios de edad jurásica y cretácica, plegados por compresión entre el cretácico y el eoceno.

        • La reducida fuerza del plegamiento se traduce en ondulaciones amplias y regulares que no generaron relieves. Estos surgen solo a mediados del terciario cuando movimientos verticales levantan la Sierra Madre Or. y la Meseta Central.

        • El levantamiento de estas unidades plegadas desencadena una activa acción erosiva que destruye los sectores más elevados de los anticlinales y rellena con esos sedimentos la cuenca de la Meseta Central.

      • La Meseta Central Mexicana:

        • Encerrada entre ambas Sierras, la Meseta Central alcanza, en su sector de máximo desarrollo, 500 km de ancho.

        • En ella se distinguen tres unidades:

          • Un sector occidental, de mayor altura cercana a los 2000 m en la región de Chihuahua;

          • Un sector oriental, de menor altura, que se extiende entre Monterrey y Río Grande; y

          • Un sector de bolsones cuyas alturas oscilan entre 900 y 1200.

        • Por el sur la Meseta Central termina en la cordillera Neovolcánica, cuya disposición E-O coincide con una gran falla escalonada, que representa el mayor accidente estructural de México Central. Coronan esta unidad imponentes volcanes como el Popocatépetl (5450 m) y el Pico de Orizaba (5700 m).

        • Las sierras del este y del oeste mexicano se encuentran separadas del océano por dos planicies litorales.

    • México meridional:

      • Es una zona de transición donde alternan:

        • Las áreas serranas:

          • La Sierra Madre del Sur y la Sierra Madre de Chiapas, son las unidades morfoestructurales de mayor importancia.

          • Están constituidas por viejas rocas cristalinas y metamórficas paleozoicas que fueron afectadas posteriormente por una importante tectónica de fractura.

        • Las zonas deprimidas:

          • Están representadas por la depresión de Balsas y el istmo de Tehuantepec.

          • La depresión de Balsas, que separa la cordillera Neovolcánica de la Sierra Madre del Sur, aparece probablemente como consecuencia de una actividad volcánico-tectónica del terciario. El excavado fue guiado por líneas de debilidad estructural de dirección N-S y SO-NE, de donde se deduce la orientación general de la depresión.

          • El istmo de Tehuantepec corresponde también a una zona de debilidad tectónica. Diversas fallas de orientación N-S dejaron este sector debajo del mar hasta el terciario. El levantamiento general del sector en esa época hizo emerger este tramo para convertirlo en un corredor llano, inclinado al sur y al norte a partir de sólo 260 m de altura.

          • La península del Yucatán forma en este conjunto una entidad completamente original. Es una amplia meseta coralina de edad eocena y pliocena, que carece de valles.

  • América Central. Entre Chiapas y la sierra de Darién, se distinguen dos sectores montañosos separados por la cuenca de Nicaragua. Esta cuenca es una depresión tectónica que permaneció ocupada por el mar hasta principios del cuaternario.

    • El tramo septentrional:

      • Comprende el área que se extiende entre Guatemala por el norte y el lago Nicaragua por el sur.

      • Está formado por cadenas montañosas orientadas de E-O, y por macizos amesetados separados por fosas tectónicas (Altos Cuchumatanes, Alta Vera Cruz).

      • Estas unidades fueron individualizadas por movimientos orogénicos muy recientes, del terciario.

    • El tramo meridional:

      • Posee los rasgos de una cordillera dividida originalmente en dos cordones:

        • La Cordillera Principal, situada al este, y

        • La Cordillera Costera que bordea el Pacífico.

      • Entre ambas se establecía una Depresión Central. Sin embargo, gran parte del sector costero occidental se encuentra ahogado por el océano y sólo surgen vestigios como las penínsulas de Nicoya, Osa, Burice y Azuero.

      • El arco montañoso dibuja una curvatura cóncavo-convexa que alcanza una respetable altura en Costa Rica: 3860 m en la cordillera de Salamanca. Hacia la sierra de Darién la altura decrece rápidamente.

  • El Arco Antillano:

    • Dibuja un arco parabólico que se extiende sobre 4700 m desde el cabo San Antonio, que es la punta occidental de Cuba, hasta la pequeña isla de Araba, frente al golfo de Venezuela.

    • Comprende tres grandes unidades:

      • Las Antillas Mayores: Cuba, Jamaica, Española y Puerto Rico, alineadas de este a oeste;

      • Las Antillas Menores: orientadas de norte a sur, en la parte central del arco; y

      • Las Antillas Venezolanas y Holandesas, alineadas de este a oeste, desde Trinidad a Araba.

    • Su estructura es sumamente compleja a causa de la inestabilidad tectónica del sector. El vulcanismo complica aún más el panorama, generando islas montañosas (Guadalupe, Dominica, Martinico) que se oponen a otras que son sedimentarias y llanas (Barbados).

  • América del Sur:

    • La cordillera de los Andes:

      • Es uno de los sistemas montañosos de mayor interés.

      • Entre los 11ºN y los 56ºS sus montañas se extienden sobre 7500 km que culminan en el monte Aconcagua a 7034 m. s.n.m., es una cordillera de poca anchura (media de 300 km; anchura máxima en Perú con 600 km y con una mínima de 100 km).

      • Es de gran altitud (altura media de 3500 m), con cumbres de más de 6 mil metros de altitud, entre las que destacan el Aconcagua, el Huascarán con 6768 m, el Sajama con 6544 m y el Chimborazo con 6267.

      • Geológicamente es una cadena joven generada en su parte principal por movimientos orogénicos del terciario y del cuaternario.

      • La formación de la cordillera está ligada al choque de la placa pacífica sur y la placa sudamericana.

      • Su alta sismicidad y la importante actividad volcánica que le caracterizan, atestiguan también su juventud.

      • La organización del relieve se traduce en largas cadenas paralelas.

      • Regionalmente, los Andes se agrupan en tres conjuntos principales:

        • Los Andes Septentrionales, situados entre el Caribe y las proximidades del Ecuador:

          • En Venezuela los Andes están formados por la Sierra de Mérida.

          • En Colombia se divide en tres cordilleras que están separadas por profundos valles por los que discurren los ríos Cauca y Magdalena.

          • En Ecuador hay dos cordilleras: una occidental (Chimborazo) de menor resistencia a la erosión hídrica; y una oriental, más compacta y de elevada altitud. Entre ambas hay un conjunto de tierras altas, planicies y valles.

        • Los Andes Centrales, comprenden desde el norte de Perú hasta el norte de Argentina y Chile:

          • Son los que concentran las mayores altitudes.

          • En Perú los Andes se dividen en tres cordilleras (occidental, central y oriental), presenta un vulcanismo intenso; aquí nacen los ríos Marañón y su afluente Huallaga.

          • Entre el macizo de Pasco hasta la Puna de Atacama (Perú-Chile) se extiende el altiplano andino, que es una elevada meseta de entre 3500 y 4000 m, cierra una serie de cuencas de norte a sur: lago Poopó, lago Titicaca y lagos salares.

          • Hacia el sur de Bolivia la cordillera occidental es muy volcánica.

          • Al sur se encuentra el Aconcagua, la cima más alta de los Andes, situado en Argentina.

        • Los Andes Meridionales, que terminan en Tierra de Fuego:

          • Están al sur de Santiago.

          • Es la zona donde los Andes van perdiendo altura.

          • Presenta un alto número de volcanes.

          • Hay formas glaciares en las cumbres y hacia el sur; estos glaciares ensancharon los valles que están recorridos por ríos de corto recorrido.

          • La costa está salpicada de fiordos.

    • Los macizos orientales:

      • Corresponden a viejas unidades estructurales de rocas cristalinas arrasadas por poderosas fases de erosión.

      • Al norte se encuentran los escudos Guayanés y Brasileño.

      • Al sur, el escudo Patagónico.

      • El escudo brasileño:

        • Constituye una de las mayores formas de relieve; abarca desde el Atlántico hacia el interior.

        • Dentro del mismo se distingue:

        • La orla montañosa oriental (Serra do Mar, Serra da Mantiqueira);

          • Está precedida por una llanura costera, siendo la única montaña de Brasil, con alturas de hasta 3 mil metros.

          • Es un bloque montañoso dispuesto de SO a NE, disminuyendo de altura de sur a norte.

          • Presenta un frente muy abrupto sobre el mar, donde se rompe en numerosos frentes de falla, como consecuencia de los levantamientos, movimientos de báscula y fractura ocurridos durante el terciario.

          • En el borde oceánico atlántico se alza la Serra do Mar, importante burlete marginal que toma diferentes nombres (sierra da Estrella, sierra dos Org-oes). Delante de ella, en el sector de Río de Janeiro, varios macizos litorales graníticos, como Pedra Gávea, Corcovado, Tijuca, Pao de Açucar, levantan curiosas siluetas sobre pequeñas llanuras aluviales, a veces pantanosas.

          • El resto del escudo brasileño está recubierto de sedimentos secundarios y terciarios, dando lugar a una meseta plana de entre 800 y 1000 m de altitud media con formaciones planas (“taboleiros”).

        • Las plataformas del interior hacia el oeste que terminan sobre la depresión del río Paraguay.

          • El sector interior de escudo se presenta como amplias mesetas como disectadas. En ellas aloran directamente las rocas cristalinas o están fosilizadas por vastas cubiertas de areniscas subhorizontales que terminan en abruptas laderas; estas formas se conocen con el nombre de chapadas.

          • Hacia el sur, estas plataformas desaparecen bajo las formaciones volcánicas del Paraná.

          • Hacia el oeste el escudo cae bruscamente sobre la depresión del alto Paraguay -llamada “Regional del Pantanal”, por estar cubierta por las aguas parte del año-.

      • El escudo de las Guayanas:

        • Al norte del río Amazonas se extiende este escudo de pequeña extensión y de topografía muy simple, roto por la mitad por la depresión del río Blanco, que salva los grandes escarpes, al igual que el resto de los ríos, por medio de cascadas (Salto Angel, 950 m).

        • La estructura de este escudo es un zócalo de materiales viejos recubiertos de areniscas, dando lugar a un relieve tabular, rodeado de escarpes, llamados “tepuy” en Venezuela y las Guayanas, siendo el más alto el de Roraima, de casi 3 mil m.

        • Culmina en el cerro Auyan Pepui, a 2985 m, en el este venezolano.

      • La meseta patagónica:

        • Situada el sur, es una zona tabular elaborada durante el terciario, con forma triangular que se extiende desde el río Colorado hasta Tierra de Fuego.

        • Se presenta como una superficie inclinada desde el pie de los Andes hacia el Atlántico, recortado por amplios valles orientados de este a oeste.

    • Las llanuras:

      • Hacia el oeste, los escudos guayanés y brasileño se encuentran bordeados por una zona deprimida, recorrida por grandes ríos.

      • Dicha zona forma un ancho corredor entre éstos, los Andes y el macizo patagónico.

      • Son regiones planas, rellenas de materiales sedimentarios.

        • Los llanos del Orinoco:

          • Ocupan una llanura aluvial de 300 mil km2

          • Situada entre los Andes, el macizo de las Guayanas y la costa.

        • Llanura del Amazonas:

          • Es una gran llanura que no supera los 200 m de altitud a lo largo de 3 mil km. Geológicamente se corresponde con una fosa de este-oeste y con forma de embudo.

          • Esta fosa se abre entre el macizo guayano al norte, brasileño al sur y los Andes al oeste.

        • Cuenca de Paraná-Paraguay:

          • Ocupa una fosa formada durante el devónico.

          • Está al oeste del escudo brasileño.

        • Llanura del Chaco:

          • Es una región entre Bolivia, Paraguay y Argentina.

          • Delimitada al oeste por los Andes, al este por el río Paraguay, al sur por el río Salado y al norte enlaza con la llanura Paraná-Paraguay.

        • La Pampa:

          • Con más de 700 mil km2,

          • Se diferencia:

            • la Pampa oriental, en la que están la Pampa de Buenos Aires y la Pampa de la depresión del río Salado.

            • La Pampa occidental.

Climas y Vegetación:

La posición en latitud de las tierras americanas explica que América del Norte está dominada por climas y asociaciones vegetales herbáceas y forestales de carácter templado, mientras que en América del Sur son las selvas y las variedades tropicales las que ocupan las mayores superficies.

  • América del Norte: los 5000 km que separan la desembocadura del Mississippi al sur de la del Mackenzie al norte, encierra una gran variedad climática y vegetacional, cuyas unidades mayores se ordenan de norte a sur como consecuencia de la disposición del relieve y la dirección de los vientos dominantes. En general, es posible distinguir cuatro zonas biogeográficas:

    • La vertiente occidental de las montañas Rocosas:

      • Forma una pantalla protectora a los vientos provenientes del oeste, hecho que les otorga una abundante humedad.

      • La corriente de Kuro Shivo, que proviene de las latitudes cálidas tropicales asiáticas, suaviza los climas de la costa noroeste desde las Aleutianas hasta el noroeste de los EE.UU.

      • Al sur predomina un clima oceánico húmedo, con veranos frescos e inviernos suaves.

      • Favorecida por estas condiciones climáticas se desarrolla sobre 3600 km, desde Alaska hasta el centro de California, un exuberante bosque de coníferas.

      • En el sector comprendido entre Columbia Británica y California es reconocido como unos de los más extraordinarios y mejor desarrollados del mundo. Este bosque tiene un ancho de unos 500 km y su altura varía de acuerdo a la latitud; entre 0 m al norte y 1500 m al sur se presenta como una formación forestal uniforme, compuesta sólo de coníferas, única por su gigantismo (Sequoia).

      • Hacia el sur, en California, el bosque de coníferas del Pacífico es reemplazado por el chaparral mediterráneo adaptado a la sequedad del clima subtropical.

    • Las altas mesetas y la vertiente oriental de las Rocosas:

      • A diferencia de la vertiente occidental, este sector se encuentra protegido de los vientos del oeste; por lo tanto es seco.

      • La vegetación es, en su mayor parte, pobre.

      • El área central de las montañas y el sector amesetado interior presentan condiciones continentales. Dominan las estepas claras alimentadas por lluvias poco abundantes, que caracterizan el sector desértico norteamericano (Baja California, Arizona, Sonora, Nuevo México, Texas).

      • Al norte domina la estepa con artemisas, como la que se encuentra en la Gran Cuenca.

      • En la vertiente occidental se pasa a suelos formados por acumulaciones salinas sobre los cuales sólo consiguen sobrevivir hierbas y gramíneas, organizadas en manojos.

    • La llanura central:

      • Abierta a las influencias polares del norte y tropicales del sur, se caracteriza por sus bruscos cambios de temperatura y por las invasiones de ondas de frío que pueden llegar hasta el golfo de México.

      • Sus características climáticas cambian de norte a sur:

        • El Gran Norte Canadiense:

          • Tiene un clima polar con inviernos muy largos y fríos.

          • Presenta sólo una vegetación de tundra y suelos casi estériles.

          • Predominan los musgos y las formaciones herbáceas o de matorral achaparrado sin árboles.

        • El Centro:

          • Al sur de una amplia medialuna que va desde Terranova hasta Alaska, se establece uno de los bosques más extensos del mundo: el bosque boreal de coníferas.

            • El sector septentrional presenta un bosque claro semejante a la taiga asiática. Sobre suelos más o menos lavados y más o menos empapados en agua se establecen árboles pertenecientes a los géneros Picea, Pinus, Abies y Larix, que crecen en condiciones climáticas muy rudas.

            • Al sur, desde Canadá central hasta Texas, la pradera reemplaza al bosque. Predominan las hierbas, en especial gramíneas, además de algunas compuestas y leguminosas.

        • El Sur:

          • Hacia el golfo de México el clima se vuelve más cálido e incluso subtropical.

          • Las precipitaciones permiten el desarrollo de dos asociaciones forestales:

            • El bosque marítimo de magnolias, que crece en sectores protegidos de los pantanos del Mississippi;

            • El pinedo sur-atlántico, que se desarrolla en el Bajo Mississippi y en la costa de Florida.

    • El Este:

      • Este sector tiene una doble influencia del Atlántico:

        • Al norte, enfriado por la corriente del Labrador.

        • Al sur, templado por la corriente del Golfo.

      • El Labrador tiene un clima frío y se encuentra cubierto ampliamente por asociaciones forestales de coníferas.

      • La vertiente atlántica de los EE.UU. tiene caracteres oceánicos, estas circunstancias favorecen el desarrollo del bosque apalachiano.

        • El bosque apalachiano es una formación forestal estratificada, densa, sombría, caducifolia, cuyo vigor proviene de la abundante humedad. Prevalecen las especies Quercus alba, Quercus velutina, Carya ovata y Carya cordiformes.

      • La vegetación apalachiana no alcanza al golfo de México.

      • En las cercanías del golfo y en gran parte de Florida el clima es cálido y húmedo, de carácter subtropical y favorece el desarrollo de una formación forestal siempre verde.

  • América Central:

    • La fachada occidental:

      • Tanto Baja California como Sonora corresponden a la prolongación austral de la región árida que domina en el sector norteamericano de Arizona.

      • Las lluvias son invernales aportadas por los grandes vientos del oeste.

      • Este régimen se mantiene hacia el sur hasta el sector atravesado por el Trópico de Cáncer.

      • Allí entran en contacto el área de clima mediterráneo con otra más austral, que tiene caracteres tropicales.

      • Predominan en todo este sector árido estepas herbáceas y vegetación espinosa.

      • En los sectores deprimidos se establece el chaparral formado por especies xerófitas (acacias, mimosas) y plantas adaptadas a la salinidad del suelo.

      • Desde los 20º de latitud hasta aproximadamente la latitud de Costa Rica, las precipitaciones, en general, son escasas, por lo que se extiende una sabana que, a veces, está interrumpida por pequeños manchones de selva húmeda tropical en los sectores más húmedos.

      • Desde Costa Rica hasta Panamá domina en la fachada del Pacífico la selva tropical, interrumpida por espacios de sabana, consecuencia de las lluvias provocadas por el frente intertropical.

    • La fachada oriental:

      • En la costa atlántica, la selva tropical se extiende a los largo de toda la costa del golfo de México y del mar del Caribe.

      • Predominan en el litoral un bosque de manglar asociado a las costas pantanosas.

      • En la costa oriental sólo el norte de la península del Yucatán constituye una excepción; la presencia de calizas provoca una vegetación típica de estepa cálida.

    • La meseta mexicana:

      • Esta unidad, que prolonga hacia el sur las montañas Rocosas, se encuentra cubierta por numerosos volcanes cuya altura supera los 5 mil m.

      • El relieve se resuelve en una serie de cuencas limitadas por estos volcanes y sierras.

      • La meseta central de México es una zona de tierras templadas por su temperatura, pero tropical por el carácter de sus precipitaciones de verano.

      • La altura del sector tabular, algo mayor al este que al oeste y su prolongación vertical, que son los relieves volcánicos, establecen una serie de estratos de vegetación que van desde las formaciones tropicales densas hasta el estrato más pobre asociado a las altas montañas.

      • La estratificación de la vegetación se puede esquematizar:

        • El estrato tropical húmedo, que llega hasta 800 m, dominio de las “tierras calientes”.

        • El estrato semitropical, que alcanza hasta 2000 m. Aparecen árboles caducifolios con afinidad templada. Son las “tierras templadas”.

        • El estrato frío, donde dominan las coníferas. Se pueden dividir varios subniveles:

            • Subnivel inferior con pinos, encinas y cipreses hasta 3000 m.

            • Subnivel de Abies religiosa hasta 3500 m, relacionado con la pluviosidad máxima y un clima constantemente nebuloso.

            • Subnivel de especies retorcidas de enebros y pinos, que trepan hasta 4000 m

          • El estrato frío es el sector de la alta montaña donde se encuentra una vegetación de gramíneas situadas entre 4500 m y el límite inferior de las nieves perpetuas.

      • A diferencia de estas áreas montañosas, las cuencas son zonas secas.

      • Esta área cordillerana del sur ocupa todo el sector comprendido entre el lago Nicaragua y Darién y se caracteriza por la uniformidad de su vegetación: la selva húmeda.

  • América del Sur: debido a su extensión norte-sur (10ºN-55ºS) las variaciones climáticas son considerables. Sin embargo, como su mayor superficie esta comprometida con la zona tropical, hay un predominio de los climas cálidos. Influyen en los climas suramericanos, fundamentalmente, los Andes y las masas oceánicas:

    • La cadena andina, por su disposición marginal, su orientación meridiana y por su altura constituye una barrera que impide el paso de las masas de aire del Pacífico hacia el interior del continente. Su altura provoca además en la vertical una estratificación de climas anómalos con relación a su latitud.

    • En el borde continental atlántico el sistema montañoso brasileño cumple un papel semejante, pero de menor intensidad.

    • En el dominio oceánico, las aguas cálidas de las corrientes ecuatoriales dominan en toda la costa atlántica hasta los 38ºS.

    • En el Pacífico, esta extensión se reduce al terreno situado al N del paralelo 15ºS.

    • El resto de las costas de América del Sur están bañadas por corrientes frías, de Humboldt al oeste, de Falkland al este, provenientes de la gran corriente Circumpolar Antártica.

Surgen de estas influencias y de la circulación general de la atmósfera, climas y formaciones vegetales con notables disimetrías entre la vertiente del Pacífico y la del Atlántico.

  • La fachada atlántica:

    • En su mayor parte se encuentra afectado por climas cálidos que pueden ser húmedos y secos. Ellos comprometen todo el sector intertropical.

    • En las latitudes extratropicales los climas de tipo subtropical y templado, con la sola excepción de la Pampa húmeda argentino-uruguaya, se encuentran marcados por el sello de la aridez.

    • El clima ecuatorial:

      • Cálido y húmedo durante todo el año, afecta a la cuenca del Amazonas, el sur de la cuenca del Orinoco y el macizo de las Guayanas.

      • Esta es el área de extensión de las selvas amazónicas, que forman un bloque vegetal desde los Andes hasta el Atlántico y desde el macizo de la Guayana por el norte hasta la meseta brasileña por el sur.

      • En sus bordes esta selva se prolonga en forma de bosques galerías a lo largo de los ríos.

      • Es una selva densa de árboles con hojas persistentes, donde abundan lianas y epifitos que se entrelazan formando conjuntos de variadas especies.

      • En ella se desarrolla una intensa vida de aves, animales e insectos.

      • En cuanto la humedad disminuye, el manto forestal se abre y aparecen claros, surge la sabana.

      • En general, cuando el clima ecuatorial es reemplazado por climas de tipo tropical, cuando la influencia de la altura es demasiado marcada o cuando se producen cambios de temperatura, insolación, humedad del aire y del suelo, la selva densa ecuatorial se degrada y es reemplazado por árboles xerófitos o por formaciones mixtas de árboles y gramíneas.

      • Así, en la margen de la selva amazónica aparecen tres formas principales de degradación:

        • La selva densa mixta con árboles de hojas perennes y de hojas caducas;

        • La selva clara, donde existen árboles de hojas caducas con un sotobosque de especies arborescentes y gramíneas; y

        • Las sabanas, formaciones vegetales herbáceas con árboles y arbustos en proporciones variables.

    • El clima tropical:

      • Se caracteriza por la existencia de una estación seca más o menos prolongada.

      • Este clima se encuentra en la meseta brasileña a excepción del NE. También en la macizo guayanés.

      • Asociada a estos climas tropicales, la sabana ocupa tanto los sectores llanos como áreas de meseta.

        • En los sectores llanos, cuando son arbustivas, en Brasil se conocen como “campos cerrados”, cuando son herbáceas se les llama “campos abiertos”.

        • En las áreas de meseta, sobre las chapadas, predominan sabanas herbáceas formadas de hierbas muy poco exigentes debido a la carencia de elementos nutritivos.

      • En el nordeste brasileño (Amazonia y costa sudeste), la rudeza de la estación seca implanta una formación vegetal intermedia compuesta por especies xerófitas. Es la caatinga, mezcla de árboles con arbustos espinosos, más o menos frondosos.

      • Familias semejantes se encuentran en los sectores más secos de Venezuela y Colombia.

    • El clima subtropical húmedo:

      • Con precipitaciones de verano de estilo tropical e invernales de tipo mediterráneo, domina en el sur de Brasil, Uruguay y nordeste de Argentina.

      • Es el área de la Pampa húmeda, pradera herbácea desarrollada sobre los suelos evolucionados a partir de sedimentos finos de origen eólico.

      • La Pampa es un paisaje abierto y sin árboles. En ella se encuentran especies que pertenecen a los géneros Stipa, Melica, Bromus, Poa, Panicum.

      • Hacia el interior el aumento de la aridez hace ralear la vegetación herbácea.

    • El clima subtropical seco:

      • En las llanuras del Chaco la degradación de la vegetación es paulatina y se acrecienta a medida que se progresa hacia el oeste.

      • Se pasa del bosque húmedo oriental a los montes altos del Chaco Central y al bosque secano del Occidente, espinoso y con predominio de cactáceas o al chaparral.

      • La aridez de estilo templado-frío se impone al sur del río Colorado, donde aparece como un desierto de abrigo, debido a que los Andes retienen en la vertiente occidental la humedad de los vientos del oeste.

      • Se desarrolla en este medio una estepa arbustiva, normalmente xerófita, compuesta de gramíneas duras; las plantas de mayor alzada son leñosas y provistas de abundantes espinas.

      • La vegetación arbustiva y herbácea más rica se encuentra concentrada en los amplios valles húmedos que atraviesan la meseta de oeste a este.

      • Hacia el pie de la cordillera la estepa arbustiva se hace cada vez más densa, con árboles achaparrados y deformados por el viento.

  • La fachada pacífica:

    • En su tramo septentrional el borde del Pacífico prolonga hasta el Ecuador los rasgos climáticos y vegetales que se encuentran en el istmo de Panamá.

    • El clima ecuatorial cálido y húmedo asociado a la selva densa ecuatorial no se prolonga, a pesar de la latitud.

    • Al sur del paralelo de Guayaquil la selva caducifolia de transición desaparece y se implanta el desierto peruano-chileno que alcanza casi 3000 km. Este desierto costero se cuenta entre uno de los más rigurosos del mundo, pero la humedad atmosférica, permite el desarrollo de algunos vegetales.

    • Hacia el interior la influencia costera desaparece y el sol calcina suelos desnudos.

    • Entre los 30ºS y el paralelo de Santiago de Chile, una breve área de transición esteparia cálida separa el desierto del segmento templado del Pacífico.

    • Las precipitaciones de invierno y las temperaturas veraniegas suaves establecen entre los 33 y 38ºS un clima de tipo mediterráneo con vegetación de matorral.

    • Al sur, entre los 58 y 53ºS, se desarrolla la selva de lluvias de tipo templado asociada al clima templado oceánico, de precipitaciones muy abundantes y temperaturas suaves; esta es la selva de Nothofagus, que alcanza su máximo desarrollo entre los 39 y los 44ºS.

  • Los Andes:

    • Presentan un cuadro climático y vegetal sumamente difícil a causa de las variaciones en latitud, altitud y exposición a los vientos húmedos.