Filosofía

Historia de la filosofía. Descartes. Hume. Kant. Hegel. Marx. Comte. Nietzsche. Ortega y Gasset. Foucoult

  • Enviado por: Adela Girado
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 43 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 1 FILOSOFÍA Y MODERNIDAD. ORÍGENES DE LA MODERNIDAD

Durante toda la Edad Media el cristianismo se nos aparecerá como un oscurecimiento de la obra de la Razón griega. Por eso el renacimiento es en principio un intento de revitaliza­ción de esa Razón.

El punto de partida, tanto del pensamiento como del mundo renacentista es hacia el año 1400 y dura aproximadamente hasta el 1650. Es decir, que se inicia cuando se decide romper con la autoridad eclesiástica y termina cuando ya la mentalidad moderna es un hecho consumado (cuando aparece el Discurso del Método de Descartes). En ese período se produce una profunda transformación en la que están implicados no sólo los filósofos sino también los humanistas, artistas, literatos, comerciantes, etc.

Sin embargo no cabe pensar que el Renacimiento surge tras declarar inútil toda la E.M., sino que muy al contrario, en esta época, lo viejo y lo nuevo se entremezclan y durante varios siglos convivieron ambos sistemas de vida.

Debe quedar pues claro que en el renacimiento se producen dos fenómenos paralelos. Por un lado la supervivencia de ciertos aspectos de la vida medieval y por el otro la germinación y desarrollo de una vida nueva; pero lo que sí está claro es que se modificaron completa­men­te el modo de vivir y de pensar de los hombres y sí hay en cierta medida, una ruptura aunque no radical que queda expresada en los siguientes versos de uno de los protagonistas del Renacimiento: TOMAS CAMPANELLA

En cien años de nuestra época

se contienen más hechos memorables

que en el mundo entero en 4.000 años

¿En que consistió entonces la gran novedad del Renacimiento? En que el hombre renacentista tiene una nueva imagen del mundo al que ya no ve como un lugar de paso, sino como algo valioso y digno de contemplación, de convertirse en la morada del ser humano. Pero lo que hace que los hombres del Renacimiento sean auténticamente modernos es la exaltación de la dignidad y de la grandeza del hombre al convertirle en protagonista de su propio destino.

El hombre medieval vivía en un mundo cerrado y hasta cierto punto seguro, pues no había más verdad que la reflejada en la Biblia, pero ahora el hombre es una posibilidad abierta llena de riesgos y su posición en el mundo ya no dependía de la voluntad divina.

Todo esto exigía un espíritu de libertad, crítico, desprovisto de prejuicios, que ponía en entredicho cualquier criterio de autoridad, incluso la de Dios. Lo cual no significa que dios estuviera ausente del pensamiento, sino que estaba presente de otra manera.

El hombre renacentista quiere conocer y gozar de este mundo. Quiere labrar su existencia en libertad pero no al margen de Dios. Lo que sí hay, por supuesto, es una actitud evidente de indiferencia y desprecio hacia la autoridad de la Iglesia y sus representantes y ésta es una de las raíces del protestantismo, aunque hemos de advertir que la concepción luterana del nombre es tremendamente pesimista y desoladora, dejándole atrapado en su culpa y pecaminosidad.

Un tema fundamental es le conocido "retorno a los clásicos", pero hay que entender este retorno porque no se trata sólo de releer a los antiguos, sino que se ve en ellos a los auténticos modelos del uso autónomo de la razón y, por ejemplo, Aristóteles es visto como un gran filósofo pero al mismo tiempo como un equivocado científico.

EL HOMBRE PROTAGONISTA DE SU DESTINO

Esta creencia en la potencia creadora del hombre se manifiesta con suma intensidad en PICO DE LA MIRANDOLA para quien el destino del hombre no desciende de lo alto, no está previamente determinado sino que surge del hombre mismo. El hombre ya no es un mero espectador del universo sino que se convierte en artífice de sí mismo y de su destino y en eso consiste su grandeza y dignidad.

Esa exaltación de la dignidad humana se destaca como en ninguna otra parte en el discurso Sobre la dignidad del hombre de PICO DE LA MIRANDOLA y allí se nos dice que en el gran teatro del mundo no hay nada más admirable que el hombre, pero también se dice que esa grandeza no depende de su lugar privilegiado en el universo ni aún siquiera en el poder de la razón, sino que depende de su libertad. Una vez creado el mundo, Dios puso allí al hombre, única criatura capaz de contemplar y admirar tanta belleza y armonía.

La libertad fue la verdadera revolución que el Renacimiento aportó a la modernidad porque no se consiguió tan solo una revolución científica como en el caso de GALILEO, sino que ésta fue posible por la revolución antropológica que la precedió. La libertad era sólo un punto de partida no de llegada; en el mundo todo estaba por hacer y la inteligencia y las manos del hombre eran los instrumentos adecuados. Por eso dice GIORDANO BRUNO que el verdadero cielo se encuentra en nuestro espíritu y no podemos someternos a poderes ajenos a nosotros mismos.

Existe otra línea argumental en el Renacimiento que afirma también la excelencia del hombre pero que no la concibe como PICO y sus seguidores y está representada por POMPONAZZI para el que la libertad queda limitada por el inmutable orden de las cosas al que el hombre está también sometido. Para ellos el orden de la naturaleza es indestructible y es una mera ilusión querer estar más allá de él.

EL HOMBRE CONSTRUCTOR DE LA SOCIEDAD POLÍTICA

La aportación más importante de los pensadores políticos del Renacimiento fue el descubrimiento de la humanidad como un todo, independientemente de la comunidad particular a que cada uno pertenece.

Este ideal de la unidad humana explica las grandes utopías surgidas en el Renacimiento, en las que se establece una grande y fraternal república universal. Y para ello, según CAMPANELLA, no debe utilizarse la fuerza sino el convencimiento, porque el recurso a la guerra sólo está justificado para defender la propia libertad.

No todos los pensadores políticos del Renacimiento coincidieron en cuál debía ser el ordenamiento social y político más adecuado. Para los pensadores utópicos como el propio CAMPANELLA, la estructura social debe estar formada por seres libres e iguales sin que se admita ningún tipo de esclavitud o servidumbre.

En total oposición a ellos se encuentra MAQUIAVELO para el que los hombres son por naturaleza perversos, sin que tal condición derive como el LUTERO del pecado original. En EL PRÍNCIPE nos dice que los hombres son egoístas, cobardes, vengativos, mezquinos y ambiciosos y sólo un estado sólido puede garantizar una adecuada organización de la convivencia humana, "sólo la violencia del Estado puede frenar la violencia de los hombres".

EL CAMINO HACIA UN PENSAMIENTO SECULAR Y LIBRE

El logro de la libertad del pensamiento, sin la cual no hubiera sido posible ni la Filosofía ni las ciencias modernas, fue uno de los dones que los hombres del renacimiento nos dejaron.

Se quiso sustituir el principio de autoridad por el de libre investigación. El único tribunal posible era el de la razón y no hay testimonio que pueda superar al mismo. Así, para POMPONAZZI toda la Metafísica Escolástica era una fábula carente de todo fundamento y por ello se le llamó "filosofastro irreligioso", aunque sostuvo la teoría de la doble verdad.

Es aún más significativo el caso de CAMPANELLA que difundía el derecho a pensar y vivir libremente como queda expresado en su frase "pensa, uomo, pensa". Nadie puede atreverse a poner límites al pensamiento porque eso es atentar contra el propio hombre. De ahí nace su grito de desesperación y exigencia en su celda "libertá, Signor, bramo".

Pero el caso más sangrante fue quizá el de GIORDANO BRUNO, infatigable luchador por la libertad filosófica en contra del dogmatismo, la intolerancia y lo que él llamaba la "santa assinitá" (santa ignorancia), propia de los eclesiásticos. Por esa razón fue perseguido por católicos, luteranos y calvinistas. Se convirtió en un filósofo errante en busca de un lugar donde exponer libremente su pensamiento.

El último caso que nos interesa es el de GALILEO, que sostuvo una batalla permanente en defensa de la libertad científica, buscando liberar a la ciencia de su antiguo sometimiento a la Teología. El saber acerca del mundo sólo se podía adquirir a través de un continuo proceso de investigación que nadie tenía derecho a obstaculizar. La abjuración de GALILEO tras su condena fue el desenlace de este triste episodio de la Historia de la Ciencia.

REVALORIZACIÓN DEL MUNDO HUMANO: EL AMOR A LA VIDA

El temor a la muerte y al más allá pierde terreno y en este sentido es muy representativo EL DECAMERON de BOCACCIO. El cuerpo deja de ser objeto de pecado y se convierte en objeto de goce y alegría y aunque se sigue exaltando el amor espiritual, cobra cada vez más importancia el amor físico y se dice que el ascetismo y la virginidad condenan la naturaleza que hay en nosotros.

El culto a la belleza se convierte en el ideal más representativo y por ello se libera el arte de cualquier tipo de servidumbre. En este nuevo arte no sólo se ensalza la carne, sino también la riqueza y el poder y se considera que aquel ideal de pobreza, propio de la E.M. es algo despreciable, porque la miseria sólo trae consigo males e indignidad.

NUEVA ACTITUD ANTE LA NATURALEZA

El mundo ya no es un valle de lágrimas sino que es el lugar adecuado para que el hombre construya en él su morada. Por ello hay un profundo estudio de la naturaleza cuyo resultado fue la aparición de la Ciencia Moderna y del método científico experimental.

Existen dos líneas de pensamiento:

1. POMPONAZZI y la escuela paduana, donde se busca una descripción del orden universal en el que las fuerzas que ejercen acción son siembre las mismas y su influencia se extiende al conjunto de todos los seres. No hay lugar para acciones milagrosas divinas o demoníacas: Dios actúa a través de las fuerzas naturales.

2. GIORDANO BRUNO que defendió el panteísmo. La idea de que Dios está en el mundo, en cada cosa que vemos, descartándose así cualquier tipo de transcendencia. "Natura est Deus in rebus" (La naturaleza es Dios en las cosas).

El saber no es sólo una nueva contemplación sino también una obra activa que busca apropiarse de la Naturaleza. Se trata de poner al servicio del hombre las fuerzas cósmicas y por eso, antes de que la ciencia moderna se consolidase, la magia se convirtió en la llave para alcanzar este objetivo. La magia hizo tomar al hombre conciencia de ser el protagonista de todas aquellas cosas que le rodeaban.

Uno de los primeros que reaccionó contra la magia fue LEONARDO DA VINCI que se levantó contra la idea de que el saber se limitaba a contemplar. Pero es con GALILEO con quien definitivamente se constituye la Ciencia Moderna: la naturaleza es un sistema sencillo y ordenado en el que cada acción está sometida a inexorables leyes matemáticas. El gran libro de la Naturaleza está escrito en lenguaje matemático, siendo sus caracteres números, círculos, triángulos y otros elementos. En consecuencia, el método de la Filosofía debe ser buscar la verdad con razones claras y no mediante fantasías que a nada conducen. El hombre de ciencia debe ser un humilde investigador que busque penetrar algunos de los secretos de la naturaleza con fría objetividad pero siendo consciente de sus propias limitaciones.

Para ello es necesario establecer un método científico, un método que en GALILEO tiene dos pasos fundamentales: la observación y la demostración. Este método dio lugar a la revolución científica del siglo XVII que supuso una transformación en el hombre europeo.

GALILEO distingue entre Ciencias Naturales y Estudios Humanos, siendo la principal diferencia que las Ciencias sólo pueden presentar proposiciones que sean verdaderas o falsas, mientras que en las Ciencias sociales no hay ni verdad ni falsedad.

Si tuviéramos que establecer las diferencias principales entre el nuevo método científico y la forma tradicional de hacer Filosofía, diríamos que la ciencia necesita un lenguaje preciso y exacto y además, que frente al recurso, a los argumentos de autoridad y a las especulaciones faltas de rigor, GALILEO elaboró toda una teoría de cómo deben ser el método y la demostración científica. En sus palabras de nada sirven los sistemas metafísicos sino el humilde quehacer científico.

PROGRESO E HISTORIA

En la E.M. la historia se explicaba en virtud de la Providencia Divina, en el mundo sólo sucedía lo que Dios quería. Ahora la historia se convierte en un saber que busca descubrir los principios que rigen la sucesión de los acontecimientos humanos. Hay dos tendencias distintas:

1. Algunos mantuvieron un sentimiento trágico de la Historia, según el cual la Historia habría pasado de la Edad de Oro primitiva a un proceso de decadencia medieval, pero los más defendieron la idea del progreso histórico. El mundo se habría ido convirtiendo en un lugar más habitable y la causa de este progreso residía en el poder creador del hombre y en su voluntad para intervenir en los acontecimien­tos. Es sin duda MAQUIAVE­LO quien más nos ilustra en este punto, pues según él los clásicos recibieron una educación que exaltaba a los hombres activos y por eso sobresalieron, pero luego llegó la Religión cristiana que glorificaba a los humildes y por ello la E.M. supuso un retroceso histórico. MAQUIAVELO desprecia la tradicional virtud de la humildad cristiana y ensalza al hombre ambicioso. MAQUIAVELO pensaba que algunos asuntos humanos estaban ligados a la fortuna.

En esta misma línea de pensamiento está también BODINO, pero hubo otros que por el contrario, creyeron en un progreso sin límites que dependía de la inteligencia de los hombres y de la voluntad humana.

2. Para PICO DE LA MIRANDOLA, CAMPANELLA y GIORDANO BRUNO el hombre lo es todo. Para BRUNO no hubo ninguna edad dorada en la Historia, para él el progreso es un continuo alejarse de las formas rudimentarias de la vida humana, ascendiendo desde la bestia hasta el hombre. Las conquistas de las generaciones pasadas se convierten en posibilidades para nuevas metas, pero el progreso va unido en la acción de los hombres.

Pero no se puede hablar de una Filosofía de la Historia hasta VICO (s. XVIII) y su libro CIENCIA NUEVA. Allí defiende la idea de que la Historia es la Historia del Pensamiento, de las costumbres y de los hechos; la historia ha sido hecha por los hombres y puede ser por ellos conocida.

El hombre es protagonista de la Historia porque es esencialmente un ser histórico. Su naturaleza, su lengua, su derecho, sus instituciones, se han ido originando histórica­mente, por eso la Historia debe estar en el plano de las disciplinas científicas, pero nos advierte que la Historia no es sólo la de las formas racionales, sino el mundo de las prerracionales: las pasiones, sentimientos, instintos y fantasías.

TEMA II - DESCARTES PLAN METODOLÓGICO CARTESIANO

Hemos visto como en el Renacimiento se iba dibujando la nueva lógica de la investigación y cómo poco a poco se nos iba formando la idea de un nuevo método sobre todo con GALILEO. En realidad en esta etapa el método no es más que un tópico que encubre los más diversos contenido. Por eso DESCARTES es el fundador de la Filosofía Moderna porque le asigna al método una función nueva, lo malo es que él nunca hizo una exposición concreta de su famoso método y las reglas son más bien escasas y vulgares. En su Discurso del Método nos dice cómo y cuándo surgió en él su idea, 10-11-1619. En esta fecha surgió su método, ahí intuye la necesaria unidad de la razón. Desde esa fecha transcurrieron 9 años hasta la publicación del discurso, años que dedicó a la investigación de la Física y las matemáticas.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA UTILIDAD DE LAS CIENCIAS

DESCARTES dice que abandonó el estudio de las letras tan pronto como salió del colegio De la Fleche, regido por jesuitas y que hasta entonces recorrió un camino largo por las más diversas disciplinas y ciencias, llegando a :

1 Las lenguas son necesarias para comprensión de los libros antiguos.

2 La gentileza de las fábulas despierta el ingenio

3 La Historia eleva el ingenio y nos ayuda a formar el juicio

4 La lectura nos descubre lo más selecto de las obras antiguas

5 La elocuencia posee fuerza y belleza: importantes

6 La poesía tiene fuerza y delicadeza

7 Las matemáticas hay intenciones que pueden ser de mucho servicio, tanto para satisfacer a los curiosos como para facilitar el trabajo de los hombre.

8 Los escritos de costumbres muestran enseñanzas.

9 La Teología enseña a ganar el cielo.

10 La Filosofía proporciona medios para hablar de todas las cosas.

11 La medicina, jurisprudencia y demás ciencias honran y enriquecen a quien las cultiva.

Es bueno haberlas recorrido todas, aún las más falsas y supersticiosas para conocer su justo valor y no engañarse. Nos advierte sobre las Matemáticas por la certeza y evidencia que poseen sus razones, pero se extraña de que siendo ésto así no se hubiesen construido sobre ellas nada más sólido. Por eso DESCARTES las utiliza en su Método para construir una Mathesis Universalis o Matemáticas Universal que garantice la certeza de todos nuestros conocimientos.

Respecto a la Filosofía nos dice que sus argumentos son objeto de disputa y dudosos. Además el resto de las ciencias toman sus principios de él, con lo cual sobre tan endebles conocimientos no se podía haber construido nada firme. Esta es la perspectiva que nos brinda DESCARTES de las Ciencias y es a partir de aquí como hay que construir el Método seguro y eficaz para llegar a la verdad y a una certeza absoluta.

Este camino será el Método que consiste "en el orden y disposición de las cosas hacia las cuales hay que volver el espíritu, para descubrir alguna verdad". "Por método entiendo las reglas ciertas y fáciles, las cuales, el que las observe, nunca admitirá lo falso como verdadero y sin malgastar inútilmente las fuerzas de su razón, sino que aumentando gradualmente su ciencia llegará al verdadero conocimiento de todas las cosa de que es capaz". Todas las ciencias en su conjunto no son otra cosa que la Sabiduría Humana, una idéntica e invariable, por distintos que sean los objetivos sobre los que se proyecta, de ahí la necesidad de la nueva concepción inteligible del Todo.

PRINCIPALES REGLAS DEL MÉTODO

En la 2ª parte del discurso, DESCARTES se exige buscar el método verdaderamente adecuado para acceder al conocimiento de todas las cosas. Veamos las 4 reglas a las que queda reducido el método:

1ª EVIDENCIA No aceptar como verdadera cosa alguna que no supiera ser tal, con evidencia absoluta. Evitar la precipitación y prejuicios. Los juicios sólo han de contener aquello presentado al espíritu con tanta claridad y distinción que no ofrezca duda. Nuestras ideas deben ser CLARAS y DISTINTAS.

2ª ANÁLISIS Dividir cualquier dificultad en cuantas parcelas sea necesario para su más perfecta comprensión.

3ª SÍNTESIS Una vez hecho lo anterior, empezar analizando los objetivos más simples y fáciles de conocer, remontando lenta y gradualmente hasta el conocimiento de los objetivos compuestos.

4ª ENUMERACIÓN Y REVISIÓN En esta última fase se trata de revisar todos los pasos anteriores para estar seguros de no haber cometido ninguna omisión o error.

La primera regla imponía CLARIDAD Y DISTINCIÓN. Por claridad entiende DESCARTES lo propio de aquellos pensamientos cuya verdad es inmediatamente reconocible. Si una idea clara se halla en el pensamiento sin mezcla de otra idea que la enturbie, entonces diremos que tal idea es clara y distinta.

La 2ª y 3ª reglas señalan la necesidad de respetar en el razonamiento el orden de la deducción, resolver el problema equivale a reducirlo a cuestiones elementales. Una vez alcanzadas éstas y apoyándose sólo en ellas, se abarcan las cuestiones intermedias, progresando hasta el problema original. Así, si admito como idea clara y distinta que 3 + 2 = 4 + 1, y si admito como idea clara y distinta que la igualdad de 2 con respecto a un tercero, supone la igualdad de los primeros entre ´si, entonces deduzco que 3 + 2 = 4 + 1. Si ahora verifico que en este problema la parcelación de la dificultad ha sido exhaustiva y que en el proceso deductivo no se ha omitido ningún paso, puedo afirmar que la cadena deductiva es tan evidente como cada una de las verdades particulares.

DESCARTES extiende a todos los dominios del conocimiento el encadenamiento deductivo del modelo matemático. Hay que adentrarse en el fundamento donde reposan los principios de las matemáticas y queda evidente el principio del modelo matemático.

REGLAS DE LA MORAL PROVISIONAL

Consisten en la serie de reglas que DESCARTES se marca, mientras acaba de construir su Método:

1º Fijarse en las opiniones de los más sensatos de entre los que le rodeaban culturalmente y entre ellos elegir a los más moderados, ya que todo exceso es malo.

2ª Considera que todas las opiniones son seguras y ciertas.

3º Procura vencerse a sí mismo antes que a la fortuna y admitir que hay cosas incomprensibles para nuestro espíritu y que tenemos en nuestro poder nuestros propios pensamientos y ésto es lo único que nos hace poderosos y libres.

DUDA METÓDICA

DESCARTES comienza en su método dudando de todo lo que manteníamos como cierto. Se conoce a esto como "Duda cartesiana" y existen cuatro motivos para mantener viva nuestra duda.

1ª Los sentidos me engañan alguna vez. Luego no es ilógico pensar que el conocimiento que adquiero a través de los sentidos es erróneo.

2ª No tenemos criterio para distinguir el estado de vigilia del sueño.

3º No es posible que Dios sea un engañador, que me engaña en los conocimientos adquiridos y Él puede hacerlo puesto que es Omnipotente, con lo cual no queda salvo ni las verdades matemáticas más elementales. Teoría del Deus Deceptor.

4º Tal vez existe un genio maligno que ponga su habilidades en engañarme, convierta mis conocimientos en juego de sueños . Teoría Genius Malignus.

EL COGITO... PENSAR

Hasta ahora nos vemos abocados a una duda que parece no tener salida, pero esta duda es fecunda y de ella nace de un modo natural la primera certeza que es la del COGITO, ERGO SUM (Pienso luego existo). Es decir, mientras dudo, algo hay en mí que duda. Y eso que tiene la capacidad de dudar es el pensamiento, por lo tanto sé que mientras dudo estoy pensando y si pienso es que algo hay en mí que existe. Es así como me descubro como RES COGITANS (sustancia pensante).

Este COGITO es el punto de apoyo de toda la teoría cartesiana y descubrimos con él que yo existo como cosa que piensa y eso ya es una superación de la duda. No se debe interpretar como un acto intelectual sino como un poder en la conciencia.

LA EXISTENCIA DE DIOS

Sabemos que soy una sustancia pensante y esto es una certeza, el problema es demostrar que el mundo de fuera, incluido mi propio cuerpo también existe. ¿Qué piensa en COGITO? Piensa ideas sobre el mundo, pero yo no tengo la certeza de que ese mundo exista. DESCARTES admite 3 tipos de ideas:

a) Ideas adventicias son aquellas que parecen provenir del mundo exterior. Ejemplo la idea de persona.

b) Ideas ficticias son las que construye la imaginación a partir de las adventicias, ejemplo persona alada.

c) Ideas innatas aquellas que el pensamiento posee en sí mismo. El alma desde que nace posee dos ideas innatas: la del COGITO y la de DIOS.

La idea de DIOS es máximamente clara y distinta. Dios constituye la 2ª sustancia del aparato cartesiano. RES INFINITA (sustancia infinita) de forma innata sé que Dios me ha creado a su semejanza y al pensar mi propio yo reconozco al Dios que me creó (Dios existe, te ha creado, tú existes).

Una vez admitido que Dios me ha creado, se deduce fácilmente la existencia del mundo, puesto que Dios ha creado también el mundo y como es infinitamente bueno y veraz no puede permitir que yo me engañe al creer que el mundo existe, por tanto, el mundo existe.

Dios ha creado el mundo y me ha creado a mí de tal manera que yo pueda conocer al mundo res extensa (sustancia extensa del mundo). Esto no significa que todas las ideas que yo tenga sobre el mundo son ciertas, porque Dios hace posible que yo conozca el mundo, pero para conocerlo con verdad debo guiarme de un método y sólo debo admitir como evidentes aquellas ideas claras y distintas.

TEMA III HUME - EL EMPIRISMO EL FENÓMENO GNOSEOLÓGICO. LOS DOS MODOS DE TRATAR LA NATURALEZA HUMANA

En el libro primero del tratado, HUME confiesa que lo único que espera con su obra es contribuir un poco al alcance del conocimiento, dando un giro diferente a las especulaciones filosóficas, señalando con mayor precisión aquellos únicos asuntos en que se puede esperar conseguir seguridad y convicción. Tal propósito sólo se puede lograr mediante la construcción de la Ciencia de la Naturaleza Humana, que es la única ciencia del hombre, aunque haya sido hasta ahora la más olvidada.

Es pues necesario volver al estudio de la Naturaleza Humana, preocuparse por el alcance y validez de nuestro conocimiento antes de intentar conocer las cosas mismas. Todas las ciencias dependen más o menos directamente de la ciencia del Hombre, ya que todas las ciencias se relacionan en mayor o menor grado con los hombres. Por tanto, sólo conociendo el alcance y las posibilidades del entendimiento humano podremos conocer los cambios y progresos que se pueden hacer en las ciencias.

¿Cómo podemos fundar esa nueva Ciencia? (Se postula el nacimiento de la psicología). Para empezar, es preciso abandonar los viejos métodos seguidos por los filósofos hasta el presente y, para ello, el nuevo método ha de ser el MÉTODO EXPERIMENTAL y ese método tiene que fundamentarse sobre todo en la observación. En realidad, ese método experimental ya se había aplicado con éxito al campo de las ciencias naturales, sobre todo con NEWTON y, de hecho, algún autor dice que HUME es el NEWTON de las ciencias morales.

Este método empírico pasa, desde luego, por evitar cualquier recurso a poderes ocultos de la Naturaleza o de la mente, dejando de lado las hipótesis puramente abstractas. Debe seguirse el criterio o principio empirista que entiende que no hay otra fundamentación sólida que podamos dar a la ciencia del Hombre si no es la experiencia y la observación.

HUME dice que la ciencia de la Naturaleza Humana puede tratarse de 2 modos distintos y así un filósofo puede:

a) Entender que el hombre ha nacido para la acción y, por tanto, intente estimular en él una conducta virtuosa.

b) Entender que el hombre es, sobre todo, un ente racional y, debido a ello, tal filósofo se dedicará a la iluminación del entendimiento del Hombre mejor que a perfeccionar su conducta.

Ambos modos son necesarios, es decir, que la especulación metafísica no lleva por sí a ninguna parte y por ese hay que cultivar la verdadera metafísica para destruir la falsa y adúltera; sólo así podrá establecerse la ciencia del hombre sobre una base segura.

La metafísica no ha sido hasta ahora nunca una ciencia, sino un vano deseo de penetrar en lo impenetrable, cuando no la obra astuta de la superstición, de las angustias y prejuicios de la religión. Para liquidar de una vez para siempre las inabordables cuestiones metafísicas, es preciso incidir seriamente en la naturaleza del entendimiento humano, es decir, realizar un ANÁLISIS exacto de su poder y capacidad.

ANÁLISIS DEL CONOCIMIENTO HUMANO

Uno de los principales objetivos de la ciencia ha de ser conocer las diferentes operaciones de la mente, poner entre ellas algún orden, ya que cuando tratamos de estudiarlas, nos parecen oscuras y difíciles. No se puede hablar de una verdadera búsqueda de la verdad filosófica si esa búsqueda no pasa antes por un estudio cuidadoso y detallado de las capacidades de la inteligencia humana. Y, desde luego, HUME entiende que tal tarea, en contra de lo que quiera parecer, es bastante difícil.

EL ORIGEN DEL CONOCIMIENTO. IMPRESIONES E IDEAS

Por lo que llevamos dicho, vemos que es absolutamente necesario un análisis de nuestras actividades cognoscitivas. Pues bien, el conocimiento tiene su base sólida en la percepción. Las percepciones son los contenidos de la mente en general y estas pueden ser de dos clases:

IMPRESIONES - IDEAS

La diferencia entre unas y otras consiste sólo en el grado de fuerza y vivacidad con el que se presentan en la mente. Las percepciones que entran con mayor fuerza son las primeras, en tanto que las IDEAS constituyen como imágenes débiles de las primeras, es decir, que las IMPRESIONES son anteriores a las IDEAS y son causa de las mismas. Según HUME todas nuestras IDEAS derivan de nuestras IMPRESIONES sensibles. Si yo miro este aula, recibo una impresión sensible de ella (la veo). Cuando cierro los ojos y pienso en este aula las ideas que formo son representaciones de las impresiones que he sentido antes.

Las IMPRESIONES son aquellas percepciones que penetran en mí con mayor fuerza y violencia, como por ejemplo las sensaciones, las pasiones o las emociones, mientras que las IDEAS son IMÁGENES que tengo de las IMPRESIONES al pensar y al razonar. Debe quedar claro que IDEAS e IMPRESIO­NES aparecen siempre correspondiéndose unas a otras.

Como se ha visto, el mundo del pensamiento se reduce al mundo de las impresiones y éste es el auténtico desafío de HUME porque dice que en demasiadas ocasiones la metafísica utiliza ideas y conceptos que en realidad no derivan de ninguna impresión sensible y, por tanto, tales ideas son falsas.

HUME establece una distinción entre percepciones simples y complejas. Así, por ejemplo, la percepción de una mancha roja provoca en nosotros una impresión simple y, por consiguiente, una idea simple. Pero la percepción de madrid, visto desde el Pirulí provoca una impresión y una idea complejas. En definitiva, las percepciones simples son aquellas que no admiten distinción ni separación, mientras que las complejas suelen dividirse en partes. A cada impresión simple le sigue una idea simple, pero a cada impresión compleja no le tiene por qué seguir una idea compleja. Puedo imaginar una ciudad como Nueva Jerusalén cuyo pavimento es de oro y cuyas paredes son de rubí, aunque no haya visto nunca semejante. En este caso, mi idea compleja no corresponde a una impresión compleja. Se ha dicho que las ideas se derivan siempre de las impresiones; sin embargo, HUME menciona al menos una excepción. Supongamos que un hombre está familiarizado con todos los tonos del azul, excepto con uno; si le presentamos una serie graduada de azules que vayan del más oscuro al más claro y si el tono azul el cuestión, que nunca ha visto está ausente, notará una laguna en la serie continua. Entonces puede suplir esta deficiencia mediante el uso de su imaginación y construir la idea de este tono aunque nunca haya tenido la impresión correspondiente.

Las impresiones pueden dividirse en:

a) Impresiones de sensación, que son anteriores a las ideas

b) Impresiones de reflexión que se derivan de las ideas.

Así la idea de placer evocado por la memoria o la imaginación puede producir en nosotros un estado placentero que sería una impresión de reflexión.

ASOCIACIÓN DE LAS IDEAS Y SUS LEYES

Cuando la mente ha recibido impresiones, éstas pueden reaparecer de dos modos:

a) Con un grado de viveza intermedio entre el de una impresión y una idea. La facultad por medio de la cual repetimos nuestra impresión es la memoria.

b) Pueden reaparecer como meras ideas, es decir, como débiles copias o imágenes de impresiones. La facultad mediante la cual repetimos nuestras impresiones es la imaginación.

La memoria conserva no sólo las ideas simples, sino también su orden y posición. Cuando decimos que una persona recuerda bien una partida de póker, queremos decir que recuerda no sólo las varias incidencias consideradas aisladamente, sino también el orden en que sucedieron. Hay por tanto un conexión inseparable entre las ideas. Por su parte, la imaginación puede combinar las ideas simples arbitrariamente o descomponer ideas complejas en otras simples, que es lo se hace con frecuencia en poemas y narraciones. Es decir, en la imaginación una idea introduce otra de modo natural.

Las cualidades de las que surgen estas asociaciones de ideas y por las que lamente va de este modo de una idea a otra, son tres: semejanza, contigüidad-espacio temporal y relación causa-efecto. La semejanza es aquella cualidad por la que la imaginación se desliza con facilidad de una idea a otra que se le parece. La contigüidad consiste en que, por una larga costumbre, la mente adquiere el hábito de asociar ideas que son contiguas en el espacio o en el tiempo. La relación causa-efecto se verá seguidamente.

RELACIONES DE IDEAS Y CUESTIONES DE HECHO

Según HUME, todos los objetos de la razón o de la investigación humana se dividen en dos clases:

a) Relaciones de ideas son las ciencias de la Geometría, el Álgebra, la Aritmética y, en resumen todas aquellas cuyas afirmaciones son ciertas de modo intuitivo o demostrativo.

b) Cuestiones de hecho son los objetos del conocimiento que no son averiguados del mismo modo. Su verdad no es del mismo tipo que las primeras, por ejemplo una afirmación como "el sol saldrá mañana", esta es una afirmación que responde al esquema de la cuestión de hecho. Es una verdad que no se demuestra hasta que suceda.

RELACIONES DE IDEAS Su mayor exponente son las Matemáticas. Las proposiciones matemáticas se refieren sólo a relaciones entre ideas. La veracidad de una proposición matemática no depende de cuestiones de existencia, sino que son relaciones de ideas. La verdad de una proposición matemática depende sólo del sentido de ciertos símbolos y no requiere ser confirmada por la experiencia.

CUESTIONES DE HECHO Con ellas no podemos alcanzar el mismo grado de evidencia que con las relaciones de ideas. Así una proposición que enuncia una relación de ideas no puede ser negada sin incurrir en contradicción. Dados por ejemplo los significados de los símbolos 2 y 4, no podemos negar que 2 + 2 =4 sin incurrir en una contradicción. Pero lo contrario de cada cuestión de hecho es todavía posible porque nunca implica una contradicción. Tan posible es que el sol salga mañana como que no salga. HUME no quiere decir que la proposición que asegura que el sol saldrá mañana no sea verdadera, sino que decir que el sol NO saldrá mañana no implica ninguna contradicción lógica. Lo que él mantiene es que no podemos tener los mismos fundamentos de seguridad de que el sol saldrá mañana que tenemos la veracidad de una proposición de las matemáticas puras.

CRÍTICA DE LA CAUSALIDAD

La verdad de las propuestas de las relaciones de ideas puede ser conocida a priori, es decir, independiente­mente de la experiencia, mientras que las propuestas que se refieren a cuestiones de hecho sólo pueden ser conocidas a posteriori, dependiendo de que su contenido se dé como tal en la realidad.

¿Cual es entonces el fundamento de todas las conclusiones derivadas de la experiencia? Dice HUME que todos los razonamientos concernientes a cuestiones de hecho se fundan en la relación entre causa y efecto. Cuando al ver el fuego deduzco que ese fuego me quemará si acerco a él la mano entonces estoy superando mi experiencia inmediata a base de la relación causa-efecto. Determinar pues el origen y el valor del principio de causalidad equivale a concretar el alcance y valor de todas las ciencias que tienen su fundamento en la experiencia. Pero HUME advierte que tal principio no es evidente a priori, sino que nuestro conocimiento de la relación causa y efecto se funda y deriva totalmente de la experiencia. Ésta nos da sólo un hecho al que sucede otro hecho, pero en ningún caso podemos inferir una conexión necesaria entre los mismos.

Analicemos el ejemplo de las bolas de billar. Cuando una bola choca contra otra, lo que observamos simplemente es que una bola corre y entra en contacto con otra y la segunda que a continuación se pone en movimiento. No se observa la transmisión de la una a la otra sino sólo la sucesión de ambos movimientos.

Pero entonces ¿cómo surge en nosotros la convicción de una conexión necesaria entre los hechos de nuestra experiencia? Esa conexión es el resultado del HÁBITO: acostumbrados a observar que a ciertos hechos del pasado les siguen siempre otros hechos, con la imaginación acabamos por establecer una relación necesaria entre los mismos. Pero tal inferencia obedece no a una necesidad lógica sino a la costumbre y al HÁBITO.

Por lo tanto, a partir de los datos suministrados por la experiencia, podemos presumir, suponer -en ningún caso afirmar- que el futuro será igual al pasado, que las cosas seguirán sucediendo probablemente como hasta ahora, aunque no podemos saberlo con certeza. Confiamos y creemos que así será y esta creencia será suficiente para la vida. La experiencia es la gran guía de la vida humana.

EL ESCEPTICISMO

HUME comenta que el lector de sus libros muy probablemente sacará la conclusión de que su filosofía es escéptica y que en realidad lo que hace es poner de manifiesto la fragilidad de nuestro entendimien­to. Pero el escepticismo de HUME no pretende destruir la confianza en la razón humana, sino solamente establecer sus posibilidades y limitaciones. Se trata de un escepticismo moderado del que HUME espera obtener una gran utilidad para la humanidad al limitar nuestras investigaciones a aquellos temas que mejor se adaptan a nuestras capacidades intelectuales.

El bien positivo que espera HUME obtener del verdadero escepticismo es contribuir a la instrucción de la humanidad, fomentando el espíritu de tolerancia que acabe con todo tipo de fanatismos, sobre todo los de tipo religioso que son especialmente peligrosos.

LIBERTAD Y NECESIDAD EN HOMBRE

Los filósofos y el mundo en general han tenido y tienen bastante confusión en torno a estos temas, conduciéndoles generalmente a laberintos sin salida. Para HUME, sin embargo, la solución a estas controversias es bien fácil.

Examinemos primero la doctrina de la necesidad: suele aceptarse que la materia es movida por una fuerza necesaria y que todo efecto natural es consecuencia de una causa determinada. De aquí surge la idea de la necesidad, de la relación causa-efecto. Si todas las escenas de la Naturaleza fueran continuamente cambiadas de forma que ninguna pareja de acontecimiento se pareciera, nunca se habría alcanzado la más mínima idea de necesidad. Por tanto, nuestra idea de necesidad proviene exclusivamente de la uniformidad que puede observarse en las operaciones de la Naturaleza.

En efecto, es evidente que los mismos MOTIVOS han producido siembre las mismas ACCIONES, los mismos acontecimientos se derivan de las mismas causas. La ambición, la avaricia, el amor propio, la vanidad, la amistad, la generosidad, el espíritu cívico son pasiones que desde el principio del mundo constituyen la fuente de toda acción y empresa que haya podido observarse en la humanidad.

Hasta tal punto la humanidad es la misma en todo momento y lugar que, en este sentido, la Historia no nos da a conocer nada nuevo o extraño. Todos los hombres se han movido y se mueven por causas parecidas, todas sus acciones obedecen más o menos a los mismos motivos. Efectivamente, si no hubiera uniformidad en las acciones humanas y si toda la experiencia que pudiéramos tener de ellas fuera irregular, sería imposible acumular observaciones generales acerca de la humanidad. De todas las experiencias pasadas podemos hacer inferencias acerca del futuro. No se podría hacer ningún tipo de ciencia ni realizar cualquier tipo de acción si no admitiéramos que esta necesidad y esta inferencia que va de los MOTIVOS a las ACCIONES VOLUNTARIAS.

¿Dónde queda en este esquema la libertad? Sólo podemos entender por libertad el poder actuar o no actuar de acuerdo con las determinaciones de la voluntad, es decir, que si decidimos quedarnos quietos podemos hacerlo y si decidimos movernos también podemos hacerlo. La libertad existe y es esencial para la vida humana.

Si las acciones voluntarias estuvieran sometidas a las mimas leyes de la necesidad que las operaciones de la materia, no habría libertad en el universo. Dios ha querido que el hombre sea libre y responsable de sus propias acciones y, por lo tanto, aún admitiendo que existe la necesidad, tenemos que suponer de manera contundente la libertad.

TEMA IV KANT IDEA DE UNA HISTORIA UNIVERSAL EN SENTIDO COSMOPOLITA

En este artículo, KANT parte de la idea de que "las acciones humanas se hallan determinadas, lo mismo que los demás fenómenos naturales, por las leyes generales de la Naturaleza". Nada escapa a este propósito que puede parecer oculto de la Naturaleza. Existe un curso regular de los acontecimien­tos, los cuales en absoluto responden a conductas caóticas aunque en principio así pudieran ser interpretados:

"Así, los matrimonios, y los nacimientos y muertes que les siguen, parecen ya que la libre voluntad humana ejerce tan gran influencia en los primeros, no estar sometidos a regla alguna que pudiera permitirnos determinar con anticipación su número y, sin embargo, las tablas estadísticas anuales de los grandes países nos muestran que transcurren con arreglo a las leyes naturales constantes, no menos que los cambios atmosféricos que, siendo imprevisibles singularmente, en su conjunto consiguen mantener en un curso homogéneo y constante el crecimiento de las plantas, el curso de las aguas y otros fenómenos naturales".

Es decir, la libertad o voluntad de lo singular no afecta para nada al proyecto ineludible de la totalidad, exactamente igual que ocurre en el ámbito físico. No nos resistimos a transcribir el siguiente texto:

"No se imaginan nos hombres en particular ni tampoco los mismos pueblos que, al perseguir cada cual su propósito, según su talante, y a menudo en mutua oposición, siguen insensiblemen­te, como hilo conductor, la intención de la Naturaleza que ellos ignoran"

Y en esto consiste la función del filósofo: tratar de descubrir en el curso de las cosas humanas la intención de la Naturaleza y trazar así una historia fiable de la humanidad. Por eso, a continuación KANT intenta buscar los hilos conductores de esa historia. son los nueve principios que a continuación se exponen:

PRIMER PRINCIPIO

"Todas las disposiciones naturales de una criatura están destinadas a desarrollarse alguna vez de manera completa y adecuada, pero" ...

SEGUNDO PRINCIPIO

"En los hombres (como únicas criaturas racionales sobre la tierra) aquellas disposiciones naturales que apuntan al uso de su razón se deben desarrollar completamente en la especie y no en los individuos"

Esto es, un individuo particular no puede aspirar a desarrollar en sí mismo todas las potencialidades de la Humanidad ya que el desarrollo de éstas exige un tiempo que no es abarcable en el período que dura la vida real de un individuo.

TERCER PRINCIPIO

"La naturaleza ha querido que el hombre logre completamente de sí mismo todo aquello que sobrepasa el ordenamiento mecánico de su existencia animal, y que no participe de ninguna otra felicidad o perfección que la que él mismo, libre del instinto. se procure por la propia razón".

La naturaleza dotó al hombre de razón y con ella de la libertad de la voluntad: a partir de ese momento el hombre es el único ser que tiene que hacerse a sí mismo; debe superar la infinidad de penalidades que le aguardan son el solo uso de su esfuerzo racional.

CUARTO PRINCIPIO

"El medio de que se sirve la Naturaleza para lograr el desarrollo de todas sus disposiciones es el ANTAGONISMO de las mismas en sociedad, en la medida en que ese antagonismo se convierte a la postre en la causa de un orden legal de aquellas. Entiendo en este caso por antagonismo la INSOCIABLE SOCIABILIDAD de los hombres, es decir, su inclinación a formar sociedad que, sin embargo, va unida a una resistencia constante que amenaza perpetuamente con disolverla".

Efectivamente, según KANT el hombre tiene una disposición natural a formar sociedad con sus congéneres, porque así se siente más desarrollado, pero, al mismo tiempo tiene también una tendencia a aislarse, porque tropieza en sí mismo con la cualidad insocial que le lleva a querer disponer de todo según le place. El hombre trata de superar a los otros hombres dentro de la sociedad y así dentro de esta competitividad se produce el paso de la rudeza a la cultura, es decir, si no hay lucha no hay superación y si no hay superación la especie humana no hubiera podido avanzar culturalmente, se perderían todos los talantes y en definitiva la humanidad no hubiera salido nunca de la más pura animalidad. Por eso la Naturaleza es sabia y ha querido formar al hombre dentro de esta INSOCIABLE SOCIABILIDAD que está muy lejos de ser contradictoria.

QUINTO PRINCIPIO

"El problema mayor del género humano, a cuya solución le constriñe la Naturaleza, consiste en llegar a una SOCIEDAD CIVIL que administre el derecho en general".

Hay que controlar de alguna manera la insociabilidad humana, por eso es necesario que los hombres se den una leyes, una constitución civil justa dentro de la cual las inclinaciones naturales de los individuos encuentren un marco legal para su desarrollo. Utilizando la misma comparación kantiana: como ocurre con los árboles del bosque que, al tratar de quitarse unos a otros aire y sol, se fuerzan a buscarlos por encima de sí mismos y de este modo crecen erguidos, mientras que aquellos otros que se dan en libertad y aislamiento extienden sus ramas caprichosamente y sus troncos enanos se encorvan y retuercen.

SEXTO PRINCIPIO

"Este problema es también el más difícil y el que más tardíamente resolverá la especie humana".

¿Por qué? Porque el hombre necesita un señor, de alguien que no le permita abusar de su libertad (a lo que naturalmente está inclinado) ¿Y quién elige a ese "señor"?, ¿quién controlará a su vez al "señor"? Es muy difícil que el gobernante, siendo también hombre, sea justo por sí mismo. Por eso esta tarea es la más difícil de todas, y sólo se conseguirá como última otra de la especie humana ya que requiere una experiencia muy grande, entrenada por la Historia. Pero lo que más se requiere para que tal idea pueda ser un día realidad es que los hombres tengan buena voluntad y estés dispuestos a aceptarla.

SÉPTIMO PRINCIPIO

"El problema de la institución de una constitución civil perfecta depende, a su vez, del problema de una legal RELACIÓN EXTERIOR ENTRE LOS ESTADOS y no puede ser resuelto sin este último".

Nos encontramos de nuevo con el asunto de la insociable sociabilidad: a través de la guerra entre los Estados, la Naturaleza empuja a éstos al intento de establecer una unión de naciones, en la que cada Estado debe sentirse seguro y esa es la finalidad de la gran federación de naciones (Foedus Amphictyonum). Antes o después, los Estados tendrán que pasar por ahí, deberán tomar la resolución de que no pueden imponerse por la fuerza de su libertad a otros Estados y ese será el momento de crear la liga de los Estados y darle una constitución legal. Mientras eso no sea conseguido, la humanidad estará engañada creyéndose "civilizada". Según KANT, Rouseau tenía sus razones cuando afirmaba que era preferible el estado de los salvajes antes de renuncia a esta gran obra de la especie humana. Mientras tanto, hemos conseguido un grade de civilización que se circunscribe a las maneras y decoros sociales, pero para que nos podamos considerar como moralizados falta mucho todavía. Aunque se trata de un texto largo, merece la pena que reproduzcamos las últimas líneas con que se cierran las explicaciones a este principio séptimo:

"En tanto que los Estados sigan gastando todas sus energías en vanas y violentas ansias expansivas, constriñendo sin cesar el lento esfuerzo de la formación interior de la manera de pensar de sus ciudadanos, privándoles de todo apoyo en este sentido, nada hay que esperar de lo moral; cada comunidad para la educación de sus ciudadanos, pero todo lo bueno que no está empapado de un sentir moralmente bueno no es más que pura hojarasca y lentejuela miserable. En esta situación permanecerá sin duda el género humano hasta que, de la manera que he dicho, salga de este caótico atolladero de las actuales relaciones estatales".

OCTAVO PRINCIPIO

"Se puede considerar la historia de la especie humana en su conjunto como la ejecución de un secreto plan de la Naturaleza, par la realización de una constitución estatal interiormente perfecta y, CON ESTE FIN, también exteriormente, como el único estado en que aquella puede desenvolver plenamente todas las disposiciones de la humanidad".

Se pregunta KANT si en nuestras experiencia cotidianas podemos descubrir algún indicio de ese plan de la Naturaleza y la contestación es que es muy poco lo que podemos descubrir porque ese plan exige un muy largo desarrollo en el tiempo y ha sido todavía muy poco lo que se ha conseguido. Pero puestos a buscar señales de tal plan, l más importante es la ILUSTRACIÓN a la que considera como la encarnación de todas las sucesivas conquistas de la humanidad. Si los gobernantes fueran ilustrados poco a poco los estados irían consiguiendo un desarrollo perfecto de esas secretas intenciones que la Naturaleza nos tiene reservadas. Pero aún siendo así y siendo sobre todo tan lento el proceso:

"... nos da esperanza de que, después de muchas revoluciones transformadoras, será a la postre una realidad ese fin supremo de la naturaleza, un estado de Ciudadanía Mundial o cosmopolita, seno donde pueden desarrollarse todas las disposiciones primitivas de la especie humana".

NOVENO PRINCIPIO

"Un ensayo filosófico que trate de construir la historia universal con arreglo a un plan de la Naturaleza que tiende a la asociación ciudadana completa de la especie humana, no sólo debemos considerarlo como posible, sino que es menester también que lo pensemos en su efecto propulsor".

Si hemos supuesto que la Naturaleza no procede sin plan ni meta, sino ateniéndose a un plan secreto que se desarrolla en el tiempo, entonces la historia debe contarlo así, fijándose en el desarrollo de este proceso. El historiador no tiene más que fijarse en la evolución del mundo europeo:

"Porque si partimos de la historia griega -como aquélla a partir de la cual se nos conserva, o corrobora por lo menos, toda otra historia más antigua o coetánea, si perseguimos su influencia en la formación u desintegración del cuerpo político del pueblo romano, que absorbió al Estado griego, y el influjo de este pueblo sobre los bárbaros, que a su vez acabaron con el estado romano, y así hasta nuestros días, (...) se descubrirá un curso regular de mejoramiento de la constitución estatal en esta nuestra parte del mundo ..."

Descubrimos por lo tanto un hilo conductor en la historia, tan perfectamente tejido que debemos suponer sin temor a equivocarnos que todos esos acontecimientos responden a un plan secreto de la Naturaleza. Por eso no es lo más importante, sino que la ventaja de concebir así la historia es que podemos "marcar una perspectiva consoladora del futuro en la que se nos represente la especie humana en la lejanía como va llegando, por fin, a ese estado en que todos los gérmenes depositados en ella por la Naturaleza se pueden desarrollar por completo y puede cumplir con su destino en este mundo".

Esa es la nueva función del filósofo de la historia, es decir, contar el pasado para prevenir el futuro, pero siempre suponiendo ese plan de la Naturaleza del que ha tratado este artículo de KANT.

El hombre descubre nuevos horizontes; la imaginación provoca en él nuevos deseos, a veces incluso contra los impulsos naturales. Lo que el hombre ha descubierto es, en definitiva, su situación de privilegio con respecto a los demás animales: la razón que le permitía traspasar esos límites.

"Imagínese todo lo pequeño que se quiera, el daño que de pronto sintió el hombre, la cosa es que abrió los ojos. Descubrió en sí la capacidad de escoger por sí mismo una manera de vivir y de no quedar encerrado, como el resto de los animales, en una sola".

Y aún nos parece interesante resaltar las siguientes palabras de KANT:

"A la satisfacción momentánea que el descubrimiento de esta ventaja debió producirle, pronto le seguirían el miedo y el temor: cómo se las iba a arreglar él, que no conocía todavía ninguna cosa según sus propiedades ocultas y sus lejanos efectos, con su facultad recién descubierta. Se encontraba como al borde de un abismo: porque sobre los objetos concretos de sus deseos, que el mismo instinto le señalaba, se le abría ahora una serie infinita en cuya elección se encontraba perplejo y una vez que había probado este estado de libertad le era ya imposible volver a la obediencia (bajo el mando del instinto".

Este descubrimiento de la razón como dato específicamente humano se logró sin embargo, según KANT después de muchos esfuerzos y constituye la verdadera frontera entre le mundo animal y el mundo humano. KANT habla de cuatro conquistas progresivas de la razón humana:

1. Instinto de nutrición por medio del cual la Naturaleza conserva a cada individuo.

2. Instinto sexual, gracias a él el hombre descubre que puede superar las posibilidades sexuales de los animales. Ya no se trata sólo de conservar la especie, sino que es posible prolongar este estímulo y hasta acrecentarlo por la imaginación. La inclinación sexual se convierte en algo más intenso y duradero, lo cual implica "la conciencia de cierto dominio de la razón sobre los impulsos". A partir de ahí surgió una forma -la más primitiva por otra parte- de moral, dibujada por el sentimiento de decencia, o inclinación a despertar con nuestro decoro el respeto de los demás, que constituye también la verdadera base de toda sociabilidad.

3. Expectación del futuro. El hombre sintió la necesidad de hacerse presente en el tiempo por venir, pues el hombre, conforme a su destino, puede prepararse para los fines más lejanos, cosa que los animales son incapaces de hacer. El descubrimiento del futuro también implicó el descubri­miento de la muerte, y la consiguiente preocupación que ésta acarrea en el hombre.

4. El cuarto y último paso de esa razón que eleva a los hombres muy por encima de la sociedad de los animales, consistió en que comprendió el hombre que él consistía el genuino fin de la Naturaleza y nada de los que rebulle sobre la tierra podía hacerle en ésto la competencia. Dice KANT al respecto:

"La primera vez que dijo a la oveja: la piel tuya la Naturaleza no te la ha dado para ti sino para mí y se la quitó y se vistió con ella, tenía ya conciencia de su privilegio que, en virtud de su naturaleza, le colocaba por encima de todos los animales, que ya no consideraba como compañeros en la creación sino como medios e instrumentos puestos a disposición de su voluntad para el logro de sus propósitos".

Pero al mismo tiempo que el hombre descubre su supremacía sobre el reino animal también se da cuenta (o al menos debe hacerlo) que todos los demás hombres son iguales a él en esa supremacía. Todos los hombres, no unos pocos, son un fin y ninguno debe utilizar a otro como un medio, ninguno debe servirse de otro como de la piel de la oveja. Este es el verdadero principio de la igualdad entre hombres.

¿Qué se deduce de todo esto? Pues supone que la aparición de la razón destroza los anteriores esquemas de la vida animal; supone, en palabras de KANT:

"... el abandono del carromato del instinto por la guía de la razón, en una palabra: de la tutela de la Naturaleza al estado de libertad".

Una de las consecuencias más significativas fue que el hombre tuvo que empezar a hacerse su mundo, con su trabajo, su esfuerzo y, sobre todo, con su razón. Indudablemente el hombre sufre una caída, cuando no un castigo porque en esa porfía con la animalidad se originaron males y la razón trajo vicios que eran por completo ajenos al anterior estado de ignorancia. Este es el precio que la especie humana tiene que pagar por conquistar la razón, ésta es su grandeza y su miseria, como diría Pascal. Así lo expresa KANT:

"La historia de la Naturaleza empieza, por consiguiente, con bien, pues es la obra de Dios, la historia de la libertad con mal, pues es obra del hombre".

El hombre concreto, el individuo sufrió bastante en cambio, y tuvo que soportar todo tipo de males; pero la naturaleza orientó su plan no hacia el individuo sino hacia la especie. el uso de la razón y de la libertad no puede traer más que consecuencias positivas para la especie humana, si se desarrollan convenientemente. La especie humana pasó por un proceso de peor a mejor, aunque el individuo perdiera su mondo de inocencia, propio del estado de animalidad.

TÉRMINO DE LA HISTORIA

Después de conquistada la razón apareció la discordia, como prefiguración de la reunión en sociedad de los hombres. ¿Cómo? Los hombre llevaban entre sí géneros de vida diferentes: unos se dedicaban al pastoreo y otros a la agricultura. Surgió la separación entre ambos, porque los rebaños del pastor no respetaban las cosechas de los agricultores y éstos últimos tuvieron que emplear la violencia. Ambos decidieron separarse, alejarse unos de otros. Los agricultores formaron hogares permanentes y como la defensa de los mismos requiere la mutua ayuda, se agruparon en aldeas. Así pudieron intercambiar sus productos, pues necesariamente tuvo que surgir la división del trabajo. De aquí tuvo que surgir la cultura y las primicias del arte, tanto para la diversión como para el trabajo. Pero mucho más importante fue la necesidad de crear una constitución civil y una justicia pública, al principio rudimentarias pero suficientes para mantener algo así como un gobierno contra el que no se pudiera ejercer violencia alguna y encargado de mantener la ley sobre el conjunto. Alcanzado este estado de sociabilidad y seguridad civil, los hombres pudieron distribuirse por otras tierras.

Los pueblos pastores nómadas atacaban incesariamente a las aldeas de agricultores y hubo guerra entre los dos. Pero el lujo creciente de las ciudades acabó por atraer a los pueblos nómadas que, perdieron su destino histórico para unirse así a "la brillante miseria de la ciudad".

"con este cruce de dos razas enemigas cesa el peligro de guerra y, al mismo tiempo, perece la libertad, es decir, que tenemos, por un lado el despotismo de poderosos tiranos en el que con una cultura apenas incipiente, la suntuosidad sin alma de la mas abyecta esclavitud se mezcla con todos los vicios del estado más rudo, mientras que el género humano se aparta sin freno de su progreso, prescrito por la Naturaleza, en el desenvolvimiento de sus disposiciones hacia el bien; con lo que se hace indigno vivir, como especie que fue destinada a dominar sobre la tierra y no a gozar como animal y a servir como esclava".

Es decir, el despotismo pudo desarrollarse porque desapareció el peligro de guerra que, según KANT es lo único que lo modera, "ya que es menester riqueza para que un estado actual sea potencia, y sin libertad no es posible el trabajo que puede promoverla".

OBSERVACIÓN FINAL

Es evidente que los mayores males que pesan sobre los pueblos civilizados se derivan de la guerra, del continuo rearme de los pueblos en previsión de nuevos conflictos. El Estado exige a los ciudadanos todas sus fuerzas e incluso violenta su libertad, con tal de que tal Estado permanezca fuerte y unido. Y he aquí la conclusión que de ello saca KANT:

"pero, ¿encontraríamos esa misma cultura, esa estrecha unión de las clases de la comunidad para el fomento recíproco de su bienestar, esa población, ese grado de libertad que todavía que, a pesar de leyes muy limitadoras, encontraríamos, digo, todo esto, si no fuera porque la tan temida guerra impone a los jefes de Estado este respeto por la humanidad?

También los hombres están descontentos con la brevedad de la vida. ¿Y de qué serviría alargarla más? -Se pregunta KANT- . "No significaría otra cosa sino la prolongación de un juego en perpetua lucha con duras penalidades". Es posible que, aunque viviéramos cada uno de nosotros ochocientos años, siguiéramos cometiendo día a día las mismas injusticias:

"... y los vicios de la humanidad tan longeva habría de acumularse a tal altura que no le correspondería otro destino mejor que desaparecer de la tierra en una inundación general".

Todavía habla KANT de otro tercer deseo de la humanidad que consiste en esa fantasmagoría, tan cantada por los poetas, de la edad de oro, en la que el hombre se quedaría solo con la pura necesidad natural desalojando de su espíritu todo lujo innecesario, una edad de igualdad completa entre hombre, "el puro goce de una vida despreocupada, ociosamente soñadora e infantilmente retozona". En realidad, piensa KANT ese deseo es un acto de cobardía. se da valor al goce y se desprecian las acciones que pudieran hacer de la civilización algo más hermoso. el hombre ya no podría volver a ese estado. el estado original del que antes hablábamos ya es insufrible para él; debe conformarse con sus penalidades.

El hombre debe conformarse con su actual estado porque sólo él es culpable de lo que ocurre. Nadie cometió ningún pecado original, todos los hombres han abusado de su razón y todos nos hubiéramos comportado del mismo modo que nuestros primeros padres.

Y esto es cuanto cabe decir respecto a cómo se han ido desarrollando los sucesos desde la aparición en el mundo de la razón y sólo cabe concluir con las propias palabras de KANT:

"Y este es el resultado de una historia humana primitiva ensayada con ayuda de la filosofía; contento con la Providencia y con el curso de las cosas humanas en conjunto, que no transcurre de lo bueno a lo malo, sino que, poco a poco, se desenvuelve de lo peor a lo mejor, y la misma Naturaleza llama a cada uno para que, en la parte que le corresponda y en la medida de sus fuerzas, colabore en este progreso".

SI EL GÉNERO HUMANO SE HALLA EN PROGRESO CONSTANTE HACIA MEJOR

Dice KANT que a tal pregunta no se puede responder igual que se responde a cuestiones físicas que se ajustan a puras leyes naturales. Sólo es posible dentro de una visión de futuro a la que podríamos llamar historia profética de la humanidad. Es decir, se trata de que nos hagamos una representación a priori de los hechos que han de venir en el futuro. Pero, ¿cómo se cumplen los designios de los profetas? Haciendo que sean posibles los hechos que él ha anunciado. Por ejemplo, los profetas judíos profetizaron que su Estado se disolvería por completo en corto o largo plazo, ¿por qué? porque ellos mismos eran los autores de ese destino:

"En su calidad de conductores del pueblo habían abrumado su constitución con tan grandes cargas eclesiásticas, y sus derivados civiles, que su Estado se hizo incapaz de subsistir por sí mismo (...) y de esta suerte el desenlace podría ser previsto por ellos infaliblemente".

También los políticos obran de un modo parecido: profetizan que los hombres son propensos a las revueltas y por ello argumentan que no de ben aflojar las riendas de su gobierno; pero han sido ellos quieres han propiciado esta situación y ellos los únicos culpables. Otro tanto pasa con los sacerdotes, que suelen andar profetizando la aparición del Anticristo:

"... mientras tanto hacen todo lo que está de su parte para que esto ocurra, pues no tratan de inculcar a sus fieles los principios morales que pudieran hacerlos mejores".

Y bien, ¿qué tipo de predicción se puede hacer sobre el futuro del género humano?

1. que el género humano va en continuo retroceso hacia peor (terrorismo moral).

2. que el género humano va en progreso continuo hacia mejor (eudemonismo).

3. que el género humano sufre un eterno estancamiento de su actual valor moral (abderetismo).

La tesis terrorista no se puede sostener en virtud de su propio argumento. Con las palabras de KANT:

"La caída a peor no puede continuar sin cesar en la historia humana, porque al llegar a cierto punto acabaría destruyéndose a sí mismo".

Respecto a la tesis eudemonista arguye KANT que el bien y el mal de que está dotada la naturaleza humana permanece siempre igual y no se puede aumentar o disminuir en un mismo individuo y parece muy difícil que la balanza se incline a favor del bien definitivamente, por tanto:

"el eudomonismo, con sus vigorosas esperanzas parece, pues, insostenible y prometernos muy poco en favor de una historia humana previsora con respecto a un programa indefinido".

En cuanto a la hipótesis del abderetismo que dado a que "el carácter de nuestra especie es agitada locura", estamos de continuo inclinados al cambio, a invertir el plan del progreso, a edificar para derribar: "el mal se neutraliza con el bien y así la especie no avanzaría:

"lo que traería como consecuencia la inacción (que en este caso se llama estancamiento); agitación vacía en la que el bien y el mal se alternan, de suerte que el espectáculo del afán sobre la tierra de la humanidad consigo misma, a lo que más se pareciera sería a una farsa de locos, lo que no le haría acreedora ante los ojos de la razón de una estimación mayor de la concedida a la actividad de otras especies animales, que tienen en su favor llevar el juego con menos costo y sin derrocho de razón".

¿Con qué hipótesis nos quedamos? No es fácil decidirse por una de ellas porque en definitiva nos las tenemos con seres que actúan libremente, de los que no se puede predecir cómo actuarán en un determinado momento o ante lo que previamente se les dicte. Lo cierto es que no hay en el hombre una voluntad congénita e invariablemente buena, sino que encontramos en él una mezcla de bien y mal que nos hace casi imposible ver cuál de las dos posturas se actualizará en cada momento.

Aún con todo, es preciso suponer en virtud de alguna experiencia que el género humano camina hacia mejor. Tenemos que encontrar esa experiencia, ese hecho por el cual confiemos en la capacidad de progreso de la especie humana:

"Hay, por tanto, que buscar un hecho que nos refiera de manera indeterminada, con respecto al tiempo, a la existencia de una tal causa y también al acto de su causalidad en el género humano y que nos permita concluir el progreso hacia mejor como consecuencia ineludible, conclusión que podríamos extender luego a la historia del tiempo pasado (que siempre fue progresiva)".

Este hecho no es otro sino la Revolución Francesa y no exactamente como conjunto de acontecimien­tos políticos, sino que lo que importa es el interés, el entusiasmo que tal revolución despierta en el ánimo de los espectadores. Esta participación de su deseo "no puede reconocer otra causa que una disposición moral del género humano". Esa moralidad latente ofrece un doble aspecto:

1. El del DERECHO, que ningún pueblo debe ser impedido para que se dé a sí mismo la constitución que bien le parezca.

2. El del FIN (que es al mismo tiempo deber), ya que sólo aquella constitución de un pueblo será en sí misma justa y moralmente buena que, por su índole, tienda a evitar la guerra agresiva, constitución que no puede ser otra que la republicana.

"... y, de este modo, se podrá asegurar negativamente al género humano, a pesar de su fragilidad, el progreso hacia mejor, de suerte que, por lo menos, no sea perturbado en él".

Ésto y el entusiasmo demostrado por el pueblo ante la Revolución demuestra que algo hay en el género humano que tiende hacia lo moral puro, ésto es, al concepto del derecho "y no puede ser henchido por el egoísmo".

Este hecho moral es el fruto no de una revolución sino de una evolución de una constitución jusnaturalista que culmina en la constitución republicana:

"... la cual puede serlo por la forma del Estado y también por sólo el modo de gobernar, por la unidad del jefe supremo (el monarca), rigiendo el estado por leyes análogas a las que un pueblo se daría a sí mismo según principios universales de derecho".

Después de la Ilustración y la Revolución Francesa, según KANT ya es imposible un retroceso en el desarrollo de estas conquistas de la Humanidad. Es suficiente presagio como para adivinar que el género humano camina en progreso hacia mejor. Así lo expresa KANT:

"Porque un fenómeno como ese no se olvida jamás en la historia humana, pues ha puesto de manifiesto una disposición y una capacidad de mejoramiento en la naturaleza humana como ningún político la hubiera podido sonsacar del curso que llevaron hasta hoy las cosas ...".

Ya no importa que la Revolución fracase, queda su espíritu y éste ha de intentar una y otra vez la conquista del derecho, en otro pueblo quizá, en otro tiempo ... Y desde luego aquí juega un papel decisivo la publicidad que se dé a ese hecho. KANT se refiere a la ilustración del pueblo y ésta solo puede ser llevada a cabo por auténticos maestros libres, "ésto es, los filósofos", los cuales, claro está, son difamados y perseguidos por los estados, empeñados en mantener sus viejas estructuras.

Pero aún tiene el Estado otra forma de silenciamiento por la que se impide el progreso de un pueblo hacia mejor. Se trata de la verdadera naturaleza de su constitución política, que habitualmente es ocultada al pueblo. KANT se refiere por ejemplo al Estado británico: se dice que la constitución británica limita la voluntad del monarca por medio de sus dos cámaras de representantes. Y nada más falso, dice KANT, porque el Imperio Británico vive bajo una monarquía absoluta: las cámaras no acuerdan nada más que lo que la corona quiere. En la nota 4 a este artículo KANT nos aclara:

"¿Qué es un monarca absoluto? Aquel a cuya orden, cuando dice: haya guerra, en seguida hay guerra. ¿Qué es, por el contrario, un monarca limitado? Aquel que antes tiene que preguntar al pueblo si debe o no haber guerra y en caso de que el pueblo diga que no debe haber guerra, no la hay".

Pero estas formas de silenciamiento deben ser superadas, porque la idea de una constitución en armonía con los derechos naturales del hombre no es una vana quimera, sino la norma eterna de toda constitución política en general y ha de realizarse antes o después, aunque sea a base de guerras y luchas (que, como sabemos, para KANT son inevitables").

¿Y qué ocurrirá cuando este progreso sea un hecho y la Humanidad haya alcanzado ese estado de libertad y derecho? El resultado habrá que buscarlo en las acciones de los hombres, cuya moralidad será mas acertada y frecuente. Las violencias de los poderosos serán menos frecuentes y, sin embargo, la obediencia a las leyes mayor. Así podrá llegarse a una auténtica sociedad cosmopolita dentro, por supuesto, de las posibilidades morales del género humano, que son limitadas:

"Porque tampoco debemos prometernos demasiado de los hombres en su progreso hacia mejor, para no incurrir en la chacota de los políticos, que muy a gusto tomarían las esperanzas humanas por sueños de una cabeza descarriada".

Este progreso hacia mejor sólo puede esperarse en virtud de una autentica formación de los pueblos y los individuos: escuela, estudios superiores, cultura espiritual, moral y religiosa ...

TEMA V LA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA EN HEGEL

HEGEL está influido por KANT. Metafísico comprometido por la realidad, racionalista post-kantiano, piensa en esa IDEA que es DIOS (Dios se manifiesta en la Historia y tiene un proyecto, según HEGEL). Dios antes de la creación del mundo (tesis), como es omnipotente desea crear el mundo (antítesis). Síntesis es el desarrollo del mundo por Dios. Piensa, como Kant, que la Humanidad camina hacia mejor. La Historia pasa por tres etapas

1ª Niñez: pueblos procedentes de Oriente.

2ª Juventud: pueblos de Occidente.

3ª Madurez: pueblos germanos.

El primero que rige la Historia Universal es el Espíritu absoluto o del mundo y por ello la Historia es el ámbito de desarrollo del espíritu. Lo que pretende HEGEL es aportar la razón a la Historia, con el convencimiento de que la Historia está regida por la razón: todo acontecimiento histórico es consecuencia del desarrollo de la Razón. El problema reside en saber a dónde se dirige la Historia y cómo ha de construirse para encontrar este fin. Los pueblos y los hombres no están abandonados al azar y por tanto nuestra razón debe descubrir la razón presente en la Historia.

Esta es la postura del filósofo de la Historia, que no es la misma que la del historiador, porque no se trata de recoger los hechos, sino de encontrar las claves para averiguar cómo esos hechos se enmarcan dentro del proyecto de la Razón (o Dios) en la Historia.

Hemos de centrarnos en lo importante de la Historia Universal y para ello HEGEL nos habla de diferentes categorías racionales de la Historia: las categorías son los principios ordenadores de los hechos históricos y son 3:

a) Variación: es lo primero que nos produce la contemplación de la Historia: la multitud de acontecimien­tos, instituciones, belleza y fealdad, libertad y esclavitud, los pueblos y los estados se suceden y nada parece quedar de ellos.

b) Rejuvenecimiento: Las cosas no suceden exactamente de ese modo porque una nueva vida surge allí donde sólo quedaron ruinas y muerte, nuevos pueblos y estados se alzan, el resultado es que nos fatigamos ante esta sucesión de formas y pueblos particulares y nos preguntamos ¿cuál es la obra? ¿cuál el fin de estas formas y creaciones? ¿cuál es el fin último del Espíritu que se continúa por toda la Historia?

c) La razón: Desde siempre los hombres han tenido la convicción de que los acontecimientos se sucedían según un orden racional, un plan. Para el cristiano este es el plan de la Providencia Divina que gobierna el Cosmos. Pues bien, esa Providencia no sólo se manifiesta en las cosas pequeñas, sino que adquiere su más perfecta significación en la Historia Universal.

El hombre es el medio que el Espíritu elige para desplegarse en la Historia. Esa es la parte física pero el Espíritu en sí es lo contrario a la materia y tiene su sutancialidad en la LIBERTAD. Ser libre es obedecer a la Razón, al Espíritu y por eso la Historia del Espíritu es la de su libertad y esto es la Historia, en la que el hombre se hace pensamiento, elige sus fines y llega a lo universal.

El espíritu es la realización forzosa de la Libertad latente en nuestra razón. Pero más allá del Espíritu Subjetivo de cada individuo está el Absoluto, el Universal, cuya obra es la Historia Universal y su fin el desarrollo de la Libertad en esa Historia Universal. Cada individuo forma parte de la Historia de la sociedad y cada sociedad forma parte del espíritu absoluto y unas y otras se ven dirigidas en sus acciones por este último.

Ya no importa la individualidad sino que interesa que cada pueblo desarrolle su destino histórico como tal pueblo, que no es otro sino el de contribuir a la obra del Espíritu Universal que es manifestación del Espíritu absoluto que es Dios.

LAS FASES HISTÓRICAS DE LA REALIZACIÓN DE LA LIBERTAD

Las divide HEGEL en tres:

a) Infancia de la humanidad. En el antiguo oriente sólo una persona es libre: el autócrata, por ello tal libertad es únicamente arbitrariedad y salvajismo.

b) Juventud de la humanidad. Con los griegos surge por primera vez la conciencia de la libertad, pero sólo algunos fueron libres pues siguieron manteniendo esclavos y garantizaban la subsistencia en ese orden. Grecia supuso la Adolescencia y Roma la Virilidad.

c) Madurez y ancianidad de la humanidad. Las naciones germánicas han sido las primeras en alcanzar dentro del cristianismo la conciencia de que el hombre es libre en la medida que es hombre y que la libertad del Espíritu constituye su naturaleza más propia: Todos los hombres son libres. El individuo es libre en tanto que pertenece al Estado. El individuo se constituye en destino nacional.

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

A diferencia de la Alemania protestante, Francia no estaba reconciliada con la racionalidad de cuya enajenación tiene la culpa la Iglesia Católica ya que con ella es imposible una constitución racional. Ello fue la causa de la revolución violenta: Frente a un estado violento, al pensamiento no le queda otra salida que convertirse en violencia. La situación en Francia era un caos de privilegios, corrupción y opresión sobre el pueblo.

La primera fase de la Revolución francesa fue la redacción de la Primera constitución que consagraba de hecho el predominio del Parlamento. Pero como todos desconfiaban de todos, se instituyó la sospecha y el terror en la política después de Robespierre. La solución definitiva fue Napoleón, el emperador por excelencia para HEGEL: impuso orden en el interior y difundió por todas partes sus propias instituciones; cuando agotó su obra fue derribado.

El caso es que para HEGEL la Revolución Francesa no fue un acontecimiento interno, pertenece a la Historia Universal puesto que tuvo su expansión exterior, se introdujo en las naciones latinas, aunque para ser derrotada, incluida la misma Francia.

La Francia post-revolucionaria no ha conseguido la paz interna con el restablecimiento de la Monarquía pues sigue presente la Religión Católica como el máximo enemigo de las instituciones modernas.

Tras examinar la situación de otros países europeos, las lecciones terminan con el supuesto que les dio comienzo: Reconocer que la Historia Universal es el curso evolutivo y la realización del Espíritu bajo el cambiante espectáculo de sus acontecimientos y es la justificación de Dios en la Historia: "Lo único que puede reconciliar al espíritu con la Historia Universal o con la realidad es el conocimiento de que cuanto ha sucedido y sucede todos los días no sólo proviene de Dios y no sólo no sucede sin Dios, sino que es esencialmente la obra de Dios mismo".


MARX - EL MATERIALISMO HISTÓRICO

1. LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD COMO HISTORIA DE LA LUCHA DE CLASES: LA BURGUESÍA Y EL PROLETARIADO

El enfrentamiento entre opresores y oprimidos es prácticamente tan antiguo como la humanidad, si bien MARX en su tiempo prefiere hablar de enfrentamiento entre burguesía y proletariado, los dos estamentos que configuran la sociedad burguesa del nuevo régimen.

La burguesía nace después del descubrimiento de América con el mercado y el comercio con las colonias. La organización feudal ya no podía satisfacer semejante demanda y vino a ocupar su puesto la manufactura. Después llegaron el vapor, la maquinaria y así nacieron los industriales millonarios, los burgueses modernos.

El auge de la industria, sumado al comercio y a los medios de transporte, fueron la causa de la multiplicación de capitales que a su vez engendró el estado burgués, cuyo sustento es convertirse en una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa.

MARX reconoce que, sin embargo, la burguesía ha sido en ciertos aspectos revolucionaria:

a) Ha destruido las relaciones feudales, si bien en el sentido de que ha cambiado las relaciones religiosas y políticas por una explotación económica directa y brutal.

b) Ha convertido en sus servidores asalariados a todas las profesiones que se tenían por dignas (médicos, juristas, sacerdotes, poetas, científicos...).

c) Ha convertido las relaciones de la familia en simples relaciones de dinero.

d) Ha revolucionado los instrumentos de producción sin los cuales ella misma no puede vivir.

d) Ha llevado al comercio artesanal a la categoría de mercado mundial, arrastran­do su civilización a todas las naciones, obligando a consumir sus productos a todos los hombres de la tierra, creando en ellos la necesidad de consumo.

f) Ha sometido el campo al dominio de la ciudad, creando urbes inmensas, aglomerando la población, centralizando los medios de producción y concen­trando la propiedad en manos de unos pocos: una sola nación, un solo gobierno, una sola ley.

g) Ha creado fuerzas productivas más abundantes y grandiosas que todas las generacio­nes pasadas juntas.

Pero llega un momento en que ya no es capaz de dominar a las fuerzas productivas (obreros) que se levantan contra las actuales relaciones de producción y relaciones de propiedad. Así, las fuerzas productivas de que dispone la burguesía ya no favorecen el régimen de la propiedad burguesa. son demasiado poderosas. En definitiva, la burguesía ha forjado a los hombres que han de dar la muerte: los obreros modernos (los proletarios).

La ecuación es la siguiente: a más desarrollo de la burguesía, más proletariado. Su trabajo acrecienta el capital puesto que venden su fuerza de trabajo. Son una mercancía como cualquier otro artículo de comercio, llegando a convertirse en simples apéndices de la máquina.

Cuanto más fastidioso resulta el trabajo más bajan los salarios. "No son solamente esclavos de la clase burguesa, del estado burgués, sino diariamente, a todas horas, esclavos de la máquina, del capataz y sobre todo del burgués individual, patrón de la fábrica.

2. DIVERSAS ETAPAS DE LA LUCHA DEL PROLETARIADO FRENTE A LA BURGUE­SÍA

La lucha del proletariado empieza en el mismo instante de su surgimiento como clase social. Al principio es una lucha de obreros aislados. Después por los obreros de una misma fábrica, más tarde por los del mismo oficio de la localidad contra el burgués individual que los explota; destruye las mercancías extranjeras, rompen las máquinas, incendian las fábricas.

Esa, según MARX, no es una lucha organizada, pero con el tiempo el desarrollo de la industria concentra a los obreros en masas considerables y adquieren así mayor conciencia de su fuerza y se va perfilando la idea de que esa lucha ya es entre dos clases.

Así empiezan a formar coaliciones entre los burgueses. Hay sublevaciones y aunque su lucha fracasa por lo general, su triunfo está en la unión cada vez más extensa de los obreros y es aquí cuando surge el más estricto sentido de la lucha de clases.

Sólo el proletariado es una clase revolucionaria: Los estamentos medios tales como los pequeños comerciantes, artesanos o campesinos, luchan contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como clase media. No son pues revolucionarios sino conservadores, puesto que al final acaban rindiéndose a la reacción. Por el contrario, las condiciones de existencia del proletariado son:

a) No tienen propiedad.

b) Sus relaciones de familia no tienen nada que ver con las de los burgueses.

c) No tienen carácter nacional.

d) Las leyes, la moral y la religión son para ellos meros prejuicios burgueses.

e) Puesto que no tienen nada que salvaguardar, tienen que destruirlo todo.

"La burguesía produce ante todo sus propios sepultureros. Su hundimiento y la victoria del proletariado son igualmente inevitables".

3. COMUNISMO Y ABOLICIÓN DE LA PROPIEDAD PRIVADA. COMUNISMO Y DESAPARI­CIÓN DEL TRABAJO ASALARIADO Y CAMBIOS INTRODUCIDOS POR EL COMUNISMO

Dice MARX que los comunistas son el sector más resuelto de los partidos obreros porque tienen la ventaja sobre otros de su clara visión de las condiciones de la marcha del movimiento proletario. Su objetivo es el derrocamiento del orden burgués y la conquista del poder político por el proletariado. Eso pasa por la abolición tanto de las relaciones de propiedad y como la explotación de la mayoría por la minoría o lo que es lo mismo, el objetivo del comunismo es la abolición de la propiedad privada.

Nos encontramos con que primero el capital es una fuerza social, un producto colectivo y segundo, lo que el obrero asalariado se apropia por su actividad es estrictamente lo necesario para la mera reproducción de su vida. De este modo el obrero sólo vive para acrecentar el capital. Esto significa que en realidad en la sociedad burguesa la propiedad privada está abolida para las nueve décimas partes de sus miembros.

Para el comunismo no hay trabajo asalariado donde no hay capital y además, dice MARX, que por una cuestión moral nadie puede apropiarse del trabajo ajeno.

Lo mismo ocurre con los productos de la cultura burguesa. Veamos algunos:

LA FAMILIA La familia burguesa descansa en el capital, en el lucro privado y en el concepto de herencia. Semejante familia desaparecería de forma natural al desaparecer el capital.

EDUCACIÓN Los comunistas pretenden abolir la explotación de los hijos por los padres. Se trata de arrancar la educación a la influencia de la clase dominante. La burguesía habla de los dulces lazos existen­tes entre padres e hijos pero la gran industria destruye todo vínculo de familia para el proletariado, desde el mismo momento que transforma a los niños en simples instrumentos de trabajo y lo mismo ocurre con la mujer explotada y prostituida.

PATRIA Para MARX los obreros no tienen patria y sólo por la fraternidad internacio­nal desaparece­rá la hostilidad de las naciones entre sí.

RELIGIÓN Modificando las condiciones de vida se cambian automáticamente las ideas y las concepcio­nes, la conciencia del hombre. Las ideas dominan­tes en cualquier época no han sido nunca más que las ideas de la clase dominan­te. El comunismo no pretende dar una forma nueva a la religión y a la moral, sino acabar con ellas. En definitiva, la revolución comunista es una ruptura radical con las relaciones de propiedad tradiciona­les en su más amplio sentido.

El primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a la clase dominante. Así arrancará gradualmente a la burguesía todo el capital y centralizará en el Estado todos los instrumentos de producción. En los países más avanzados podrán ponerse en práctica las siguientes medidas:

* Expropiación de la propiedad territorial.

* Fuerte impuesto progresivo.

* Abolición del derecho de herencia.

* Confiscación de la propiedad de todos los emigrados y sediciosos.

* Centralización del crédito en manos del Estado.

* Multiplicación de las empresas pertenecientes al Estado y mejoramiento de las tierra.

* Obligación de trabajar para todos.

* Desaparición gradual de la diferencia campo-ciudad.

* Educación pública y gratuita combinada con producción.

Cuando todos estos objetivos se hayan llevado a cabo, es decir, una vez que el período socialista cumpla con su función, entonces el poder público perderá su carácter político y una vez desaparecidas las clases sociales surgirá una asociación de libertad entre los individuos. Esta es la fase final a la que llamamos comunismo y de la que muy poco se puede hablar pues todavía no sabemos cómo será esta sociedad futura.

4. DIVERSOS TIPOS DE SOCIALISMO: REACCIONARIO, BURGUÉS Y COMUNISTA

A. REACCIONARIO

1) SOCIALISMO FEUDAL

Cuando la aristocracia feudal es derrocada por la burguesía, ésta se distrajo en escribir libelos y canciones contra los burgueses en los que hacía aparecer a los pobres como víctimas de la burguesía, pero estaba por debajo de sus intereses perdidos. Su crítica es reaccionaria y ridícula. En la práctica política toman parte en todas las medidas de represión contra la clase obrera. También son los tiempos del socialismo clerical tan falso como el feudal.

2) SOCIALISMO PEQUEÑO BURGUÉS

Los pequeños burgueses oscilan entre el proletariado y la burguesía. Son los pequeños agricultores de la Edad Media. Se ven precipitados a las filas del proletariado y se ven poco a poco desaparecer. Así se forjó el socialismo pequeño-burgués que demostró los efectos destructores de la maquinaria y la división del trabajo, la superproducción, pero sobre todo la disolución de sus viejas costumbres.

3) SOCIALISMO ALEMÁN

La literatura socialista de Francia caló en Alemania, pero con un carácter puramente literario. Asimilaron las ideas francesas a la filosofía alemana y creyeron defender la necesidad de la verdad por encima de los intereses del proletariado; la emancipación del hombre en general, aunque al principio pudiera hacer daño, se acabó convirtiendo en el representante de la pequeña burguesía.

B. CONSERVADOR O BURGUÉS

Una parte de la burguesía desea hacerse humanitaria y mejorar la suerte de las clases trabajadoras. Ejemplo típico es PROUDHON que quiere perpetuar las condiciones de vida de la sociedad moderna, sin las luchas y los peligros que surgen de ellas. Quiere la burguesía sin el proletariado. "El socialismo burgués se resume precisamente en esta afirmación: Los burgueses son burgueses en interés de la clase obrera".

C. SOCIALISMO Y COMUNISMO CRÍTICO-UTÓPICOS

Representantes: SAINT-SIMON, FOURNIER y OWENS. Se dan cuenta del antagonismo de las clases porque además coinciden cronológicamente con los primeros altercados de los obreros. Pero no le otorgan al proletariado ninguna iniciativa histórica, ningún movimiento político propio. Hacen fantasías, se inventan nuevas sociedades donde existe una perfecta armonía, pero según MARX el proletariado no existe para ellos sino bajo el aspecto de la clase que más padece. Pretenden que toda la sociedad mejore incluidos los más privilegiados y repudian toda acción política y revolucionaria. En una cosa sí acertaron y es que atacaron todas las bases de la sociedad existente y de este modo proporcionaron materiales de un gran valor para instruir a los obreros.

COMTE - EL POSITIVISMO

1. LA LEY UNIVERSAL DE LA EVOLUCIÓN INTELECTUAL DE LA HUMANIDAD Y SUS TRES ESTADOS: TEOLÓGICO, METAFÍSICO Y POSITIVO

Todas nuestra especulaciones, cualesquiera, están sujetas inevitablemente, sea en el individuo, sea en la especie, a pasar sucesivamente por tres estados teóricos distintos: teológico, metafísico y positivo. El primer estado debe considerarse como provisional y preparatorio. El segundo no es más que una modificación disolvente del 1º, un simple destino transitorio, a fin de conducir gradualmente al 3º. El tercero, el único plenamente normal, es el régimen definitivo de la razón humana.

A) ESTADO TEOLÓGICO O FICTICIO

Todas nuestras especulaciones muestran espontáneamente una predilección característica por todas las cuestiones más insolubles, por los temas más radicalmente inaccesibles a toda investigación decisiva.

En una época en que el espíritu humano está bajo los problemas científicos más sencillos, busca de modo casi exclusivo el origen de todas las cosas, las causas esenciales de los diversos fenómenos que le extrañan y su modo fundamental de producción.

Este estado se presenta en 3 formas sucesivas:

* La más inmediata: el FETICHISMO, consiste en atribuir a todos los cuerpos exteriores una vida esencialmente análoga a la nuestra.

* La 2ª fase constituye el POLITEÍSMO y representa una libre preponderancia especulati­va de la imaginación. Durante esta fase es donde hay que estudiar principalmente el espíritu teológico, que se desenvuelve en ella con una plenitud y una homogeneidad ulteriormente imposible.

* En la 3ª fase, el MONOTEÍSMO, comienza la inevitable decadencia de la filosofía inicial, que conservando gran influencia social, sufre un rápido descreimiento intelectual, porque la razón viene a restringir cada vez más el dominio anterior de la imaginación, dejando desarrollar el sentimiento universal de la sujeción necesaria de todos los fenómenos naturales a leyes variables.

B) ESTADO METAFÍSICO O ABSTRACTO

La metafísica intenta sobre todo explicar la íntima naturaleza de los seres, el origen y el destino de todas las cosas, el modo esencial de producirse todos los fenómenos. Pero en lugar de emplear para ello agentes naturales, los reemplaza por aquellas "entidades" o abstracciones personificadas cuyo uso ha permitido designarla con el nombre de ONTOLO­GÍA.

Ya no es la pura imaginación lo que domina y todavía no es la verdadera observación, pero el razonamiento se prepara confusamente al ejercicio verdaderamente científico.

C) ESTADO POSITIVO O REAL

Es el estado definitivo de la positividad racional.

El espíritu humano renuncia desde ahora a las investigaciones absolutas que no convenían más que a su infancia, y circunscribe sus esfuerzos al dominio, desde entonces rápidamente progresivo, de la verdadera observación, única base posible de los conocimientos accesibles en verdad, adaptados sensatamente a nuestras necesidades reales. La lógica especulativa había consistido hasta entonces en razonar, según principios confusos que, no ofreciendo prueba alguna suficiente, suscitaban siempre disputas sin salida. Desde ahora reconoce como regla fundamen­tal que toda proposición que no puede reducirse estrictamente al mero enunciado de un hecho, particular o general, no puede ofrecer ningún sentido real o inteligible.

Los principios que emplea no son ya más que verdaderos hechos, sólo que más generales y más abstractos que aquellos cuyo vínculo deben formar. Cualquiera que sea el modo racional o experimental de llegar a su descubrimiento, su eficacia científica resulta exclusiva­mente de su conformidad, directa o indirecta, con los fenómenos observados.

La imaginación pierde su antigua supremacía mental y se subordina a la observación. La revolución fundamental consiste en sustituir en todo la determinación de las causas por la investigación de las leyes, es decir, las relaciones constantes que existen entre los fenómenos observados.

2. NATURALEZA DEL ESPÍRITU POSITIVO

Nuestras investigaciones positivas se reducen no sólo a la apreciación de lo que es, renunciando a descubrir el origen y destino final, sino que además el estudio de los fenómenos no puede llegar a ser absoluto, debiendo permanecer siempre relativo a nuestra organización y a nuestra situación.

Reconociendo la imperfección de nuestros medios especulativos, no podemos garantizar todas las existencias reales, cuya mayor parte deben escapar a nosotros por completo. Si la pérdida de un sentido basta para ocultarnos un orden entero de fenómenos naturales, se puede pensar que la adquisición de uno nuevo nos revelaría una clase de hechos de los que ahora no tenemos ni idea.

La astronomía es la ciencia que mejor muestra esta naturaleza relativa de nuestros conocimientos reales, puesto que no pudiendo investigar los fenómenos más que por un único sentido, es fácil apreciar las consecuencias de su desaparición o alteración.

Desde el punto de vista filosófico, si nuestras concepciones deben considerarse como fenómenos humanos, tales fenómenos no son simplemente individuales, sino sobre todo sociales, puesto que resultan de una evolución colectiva y continua, cuyos elementos y cuyas fases están en una esencial conexión.

3. DESTINO DEL ESPÍRITU POSITIVO: EL PROGRESO HACIA LA ARMONÍA INDIVIDUAL Y COLECTIVA DE LA HUMANIDAD

Es característico del espíritu positivo su destino interior para la satisfacción continua de nuestras propias necesidades, bien conciernan a la vida contemplativa o a la vida activa.

Aunque las necesidades puramente mentales sean las menos enérgicas de todas las inherentes a nuestra naturaleza, es indudable que existen en toda inteligencia y constituyen el primer estímulo indispensable para nuestros distintos esfuerzos filosóficos.

Estas exigencias intelectuales reclaman una combinación de estabilidad y actividad, de donde resultan las necesidades simultáneas de orden y progreso.

Durante la infancia de la Humanidad, sólo las concepciones teológico-metafísicas podían satisfacer provisionalmente esta doble condición, aunque de modo imperfecto. Cuando la razón humana está bastante madura para renunciar a buscar lo inaccesible y circunscribir su actividad al domino que pueden apreciar nuestras facultades, la filosofía positiva le procura una satisfacción mucho más completa y más real que aquellas dos necesidades elementales.

Todas nuestras necesidades lógicas convergen hacia un destino común: consolidar cuanto es posible por nuestras especulaciones sistemáticas la espontánea unidad de nuestro entendimiento, constituyendo la continuidad y la homogeneidad de nuestras diversas concepciones de modo que satisfagan igualmente a las exigencias simultáneas del orden y del progreso, haciéndonos volver a hallar la constancia en medio de la variedad.

Bajo el régimen positivo la armonía de nuestras concepciones se encuentra necesariamente limitada por la obligación fundamental de su realidad, es decir, de una conformidad suficiente con tipos independientes de nosotros.

4. ARMONÍA Y JERARQUÍA DE LAS CIENCIAS

El estudio positivo de la naturaleza empieza a estimarse universalmente como base racional de la acción de la Humanidad sobre el mundo exterior.

El orden natural que resulta del conjunto de las leyes de los fenómenos debe sernos bien conocido, para que podamos modificarlo en nuestro provecho o adaptar a él nuestra conducta, si toda intervención humana es imposible. Tal apreciación constituye el principal carácter de la verdadera ciencia, pues la pura erudición en la que los conocimientos reales pero incoherentes, consisten en hechos y no en leyes, no podría bastar para dirigir nuestra actividad.

La perfección científica no puede sobrepasar cierto límite sin caer en una considera­ción quimérica y estéril e incluso compromete los fundamentos de la verdadera ciencia, puesto que nuestras leyes no pueden nunca representar los fenómenos más que con una cierta aproximación más allá de la cual sería peligroso e inútil llevar nuestras investigaciones.

Es imposible observar el ascendiente social de la filosofía como consecuencia de la preponderancia de la vida industrial.

La filosofía teológica convenía en los tiempos de sociabilidad preliminar en que la actividad humana era esencialmente militar. El politeísmo se adapta al sistema de conquista de la antigüedad y el monoteísmo a la organización defensiva de la Edad Media.

La sociabilidad moderna debe secundar la gran revolución mental que hoy eleva nuestra inteligencia del régimen teológico al régimen positivo. Esta tendencia al mejoramiento práctico de la condición humana es por necesidad poco compatible con las preocupaciones religiosas. La vida industrial es contraria a todo optimismo providencial, puesto que supone que el orden natural es lo bastante imperfecto para exigir la intervención humana, mientras que la teología no admite otro medio de modificarlo que solicitar un apoyo sobrenatural.

5. INCOMPATIBILIDAD ENTRE CIENCIA POSITIVA Y TEOLOGÍA

La gran revolución mental de la Humanidad es la incompatibilidad de las concepciones positivas con todas las opiniones teológicas, tanto monoteístas como politeístas o fetichistas.

En principio la ciencia y la teología no están en abierta oposición, ya que no se proponen nos mismos problemas. Pero cuando la positividad racional, primero limitada a investigaciones matemáticas que la teología había desdeñado tocar, empezó a extenderse al estudio de la naturaleza, el enfrentamiento se hizo inevitable, en virtud del contraste fundamental, a la vez científico y lógico desarrollado entre ambos órdenes de ideas. Los mismos motivos por los que la ciencia renuncia a los problemas de que la teología se ocupa son propios para desacreditar especulaciones que se rechazan como inaccesibles a la razón humana.

La incompatibilidad de las dos filosofías es patente, sobre todo por disidencias metódicas. A medida que las leyes físicas han sido conocidas, el imperio de las voluntades sobrenatura­les se han tenido que restringir, quedando consagrado a los fenómenos cuyas leyes permanecían ignoradas.

Una incompatibilidad evidente es la oposición entre la previsión racional, que constituye el principal carácter de la ciencia y la adivinación por revelación, que para la teología es el único medio legítimo de conocer el futuro.

La incompatibilidad necesaria de la ciencia con la teología se ha manifestado también en otra forma general, especialmente adaptada al estado monoteísta, haciendo resaltar la imperfección del orden real, casi siempre inferior en sabiduría a la economía artificial que establece nuestra débil intervención humana en su limitado dominio.

Si nuestra activa intervención permanente descansa en el conocimiento exacto de la economía natural, de la cual nuestra economía artificial no debe constituir sino el mejoramien­to progresivo, no es menos cierto que así suponemos la imperfección necesaria de aquel orden espontáneo, cuya modificación gradual constituye el fin cotidiano de todos nuestros esfuerzos, individuales o colectivos.

6. ATRIBUTOS DEL ESPÍRITU POSITIVO: CORRELACIÓN ENTRE ESPÍRITU POSITIVO Y SENTIDO COMÚN.

La palabra positivo ofrece varias acepciones distintas:

* En 1er lugar en su acepción más antigua y común, positivo designa lo real, por oposición a lo quimérico. Este aspecto conviene al nuevo espíritu filosófico consagrado a las investigaciones asequibles a nuestra inteligencia.

* El 2º sentido indica el contraste de lo útil y lo inútil. En filosofía el destino necesario de todas nuestras especulaciones para el mejoramiento continuo de nuestra verdadera condición, en lugar de la vana satisfacción de una estéril curiosidad.

* La 3ª significación califica la oposición entre la certeza y la indecisión. Aptitud característica de tal filosofía para constituir espontáneamente la armonía lógica en el individuo y la comunión espiritual en la especie entera.

* Una 4ª acepción consiste en oponer lo preciso a lo vago. Este sentido recuerda la tendencia constante del verdadero espíritu filosófico a obtener en todo el grado de precisión compatible con la naturaleza de los fenómenos y conforme con la exigencia de nuestras verdaderas necesidades.

* La 5ª y última indica una continua tendencia del nuevo espíritu filosófico por caracterizar una de sus principales diferencias, no ya con el espíritu teológico, sino con el metafísico.

El único carácter esencial del nuevo espíritu filosófico que no haya sido aún indicado por la palabra positivo, consiste en su tendencia necesaria a sustituir en todo lo relativo a lo absoluto. Este atributo a un tiempo científico y lógico es inherente a la naturaleza fundamen­tal de los conocimientos reales.

7. CORRELACIÓN ENTRE ESPÍRITU POSITIVO Y SENTIDO COMÚN

Cuando se busca el origen fundamental de tal modo de filosofar, hay que reconocer que su espontaneidad elemental coincide con los primeros ejercicios prácticos de la razón humana, pues sus atributos principales son los mismos que los del buen sentido universal. En todos los aspectos esenciales, el verdadero espíritu filosófico consiste sobre todo en la extensión sistemática del simple buen sentido a todas las especula­ciones verdaderamente accesibles.

Los mayores problemas de la sana filosofía se refieren a los fenómenos más vulgares, frente a los casos artificiales que no constituyen sino una preparación más o menos indispensable­. Esta conexión representa la ciencia propiamente dicha como una mera prolongación metódica de la sabiduría universal.

La permanente vigilancia de esta sabiduría vulgar conserva gran importancia para prevenir las diversas aberraciones, por negligencia o por ilusión, que suscita a menudo el continuo estado de abstracción indispensable a la actividad filosófica. El buen sentido debe permanecer preocupado de la realidad y de la utilidad, mientras que el espíritu filosófico tiende más a apreciar la generalidad y la conexión.

La sana filosofía no separa nunca la lógica de la ciencia, ya que el método y la doctrina no pueden, en cada caso, juzgarse bien más que según sus verdaderas relaciones mutuas.

En el aspecto histórico, esta íntima solidaridad natural entre el genio propio de la verdadera filosofía y el simple buen sentido universal, muestra el origen espontáneo del espíritu positivo, que resulta de una reacción especial de la razón práctica sobre la razón teórica.

El espíritu positivo no pudo manifestar de modo suficiente su propia tendencia filosófica hasta que se vio obligado a luchar contra el espíritu metafísico, con quien había tenido que parecer confundido mucho tiempo.

El conjunto de nuestra evolución mental y sobre todo el gran movimiento acontecido en Europa occidental desde Descartes y Bacon no dejan otra salida que constituir al fin el estado verdaderamente normal de la razón humana, procurando al espíritu positivo la plenitud y la racionalidad que le faltan todavía para establecer, entre el genio filosófico y el buen sentido universal, una armonía que hasta ahora no había podido existir de modo suficiente.

La gran crisis de la positividad moderna no ha dejado esencialmente fuera del movimiento científico más que las teorías morales y sociales, que han quedado desde entonces bajo el dominio del espíritu teológico-metafísico.

Esta última expansión de la filosofía natural tendía a sistematizarla constituyendo el único punto de vista, científico o lógico, que pueda dominar el conjunto de nuestras especulaciones reales, siempre reductibles al aspecto humano, es decir, social, único susceptible de una universalidad activa.

NIETZSCHE: INTERPRETACIÓN DE LA CULTURA

1. EL ORIGEN DE LA RESPONSABILIDAD MORAL, EDUCACIÓN Y DISCIPLINA DEL ELEMENTOS ANIMAL EN EL HOMBRE, POR PARTE DE LA SOCIEDAD Y SUS COSTUM­BRES

El origen de la moral en el hombre, se funda en muchos casos en conceptos que han evolucionado con el tiempo, con la sociedad en que se usen. Los conceptos "bueno", "malo", se identifican con diferentes conceptos dependiendo de la sociedad en que se usen y sobre todo a través de los años se han desvirtuado, a medida que el hombre ha evolucionado como fruto del uso que se ha hecho de estos términos de algunas clases dirigentes.

Bueno o malo, se ha relacionado durante mucho tiempo con ser noble o esclavo, identificando en muchos casos la palabra "bueno" con veraz, y la palabra "malo" con mentiras. Habiendo hecho de esta manera relacionar nobleza con bueno, veraz o real y clase inferior con malo, vulgar o mentiroso.

Según NIETZSCHE, el origen de esta moral y de la disciplina del hombre está basada en estos conceptos de bueno o malo, trayendo consigo que la moral eclesiástica está basada más en los matices o retoques que el cristianismo se ha dado a este tipo de conceptos, "bueno, malo, virtud y amor", cuando la verdadera responsabilidad moral debe estar en el hombre mismo, en la capacidad que tiene de recordar lo que ha hecho y de sus consecuen­cias y también en la capacidad de olvidar que también tiene que es indispensable para que el hombre se desarrolle correctamente.

Sin esta capacidad de olvido, el hombre es un ser incompleto, ya que no podría ir más allá de lo que por nacimiento tiene, siendo también esta capacidad de olvido selectiva y voluntaria, teniendo el hombre la posibilidad de seleccionar lo que quiere olvidar y cuando lo quiere olvidar.

De esta manera NIETZSCHE llega a la conclusión de que la responsabilidad de la moral estaría en el hombre mismo, y por ello lo que necesita primeramente el hombre es hacerse a sí mismo, conocerse y así poderse superar.

NIETZSCHE considera la prehistoria toda la historia del hombre hasta que éste niega la existencia de Dios, cuando se rebele contra las normas que se derivan de esta existencia y es en ese momento cuando surge lo que llama superhombre, cuando de verdad el hombre podrá desarrollarse y hacer promesas porque el hombre dependerá del mismo hombre, será capaz de decidir por él mismo y la responsabilidad de sus actos será consecuencia de él mismo, de poder hacer frente a todas las dificultades, será ese momento cuando el hombre esta por encima de su destino y podrá controlarlo.

Este hombre surgido llamará conciencia a este instinto que le hace estar por encima de todos los demás seres. Por tanto, para NIETZSCHE, la responsabilidad moral de la educación y de la disciplina está en esta conciencia y en el hombre mismo.

2. LA IDEA DE LA DEUDA COMO ORIGEN DE LA MALA CONCIENCIA

NIETZSCHE define la conciencia como la capacidad que tiene el hombre de responder de sí mismo y de sus actos. El hombre ha tardado mucho tiempo en darse cuenta de esta capacidad.

Y para vencer la capacidad que tiene de olvido, el hombre ha recurrido a la fuerza y al dolor, para hacerse con esta memoria, habiéndose dado cuenta que el sacrificio y el dolor es la mejor ayuda para fomentar la memoria, para fijar en la mente del hombre diferentes significados y que se han vuelto fijos para el hombre. (NIETZSCHE dice que toda la ascética es muestra de ello).

Las sociedades a lo largo de toda la prehistoria han recurrido a estas medidas para vencer la capacidad de olvido y crear una memoria, prueba de ello son las antiguas penas, empalamientos, ruedas, etc.., logrando con ello que el hombre se comprome­ta a respetar las normas dictadas por estas sociedades.

El concepto de mala conciencia estaría en el concepto moral de culpa, que significa "tener deuda", y dice que el origen del dolor como pago a una transgresión de las leyes preestableci­das en una sociedad, es fruto de la relación que a través de los años hemos creado entre acreedor y deudor, de manera que cualquiera que transgreda alguna de estas leyes contrae una deuda con la sociedad misma o con alguno de sus miembros, a cambio el acreedor tendrá que pagar con dolor, privación de su libertad o incluso con su vida, y el deudor recibe de esta manera como compensación una especie de sentimiento de bienestar ante la pena pagada por el deudor, se recrea en el dolor del deudor. Y NIETZSCHE precisa que cuando más baja sea la clase a la que pertenezca el deudor más disfruta del dolor ocasionado, debiéndose este a que para ellos en estas ocasiones adquiere lo que se llamaría derecho del señor por el cual se sienten superiores y con derecho a humillar y maltratar a estos acreedores.

3. EL PAPEL DE LA CRUELDAD EN LA GÉNESIS DEL SENTIMIENTO DEL DEBER.

Los conceptos moral, deber, culpa, etc. en su origen están asociados a sangre y tortura. El hombre y la sociedad que se constituyó ha asociado la idea de culpa con la de sufrimiento, de manera que hacer sufrir al deudor, daba mayor goce al que se sentía acreedor de este dolor, habiendo convertido la crueldad en motivo de alegría para la comunidad. Tanto para celebrar fiesta, bodas, entierros o ritos religiosos, se recurría al sacrificio. Todas las religiones en su adoración a sus dioses, han recurrido a los sacrificios y a la crueldad, de manera que nos dice NIETZSCHE, "los dioses los pensamos como amigos de espectáculos crueles". Desde Grecia hasta nuestros tiempos todo sacrificio inútil y crueldad injustificada se usa para festejar o adorar a los dioses, que sólo de esta manera veían calmados sus sentimientos hacia los hombres y eran los filósofos los encargados de decidir cuando y como se haría esta "fiesta" en su honor, pero el cristianismo ha llegado más allá y el sufrimiento va asociado a la idea de salvación, de esta forma el sufrimiento propio o ajeno no es crueldad, sino un paso hacia la salvación, a Dios, justificando así la crueldad que se pueda hacer a los demás o a sí mismo (cruzadas, autocasti­go).

El sentimiento de culpa, la obligación personal primero funcionó en el hombre mismo, el sentimiento de intercambio, contrato, deuda que primero pensó el hombre se introdujo en los primeros complejos cumunitarios, llegando mediante una generaliza­ción a toda cosa tiene su precio, que se convierte para NIETZSCHE en el más antiguo canon moral de la justicia, significando en este primer momento buena voluntad entre hombre de ponerse de acuerdo, de entenderse mediante un compromiso, y después forzar a un compromiso a hombres situados por debajo de él mismo.

Así tenemos en la prehistoria una comunidad en la cual funciona la relación acreedor-deudor, mientras no se hace un daño a la sociedad, viven en comunidad, protegido, con ciertas ventajas, pero en el momento que se causa un daño, sea cual sea el valor, el acreedor trata de hacer pagar por ese daño de la mejor manera, se convierte así el deudor en un infractor, se queda fuera de la sociedad, puesto que ha roto la palabra dada, deja de tener la protección de la sociedad que descarga sobre él toda su hostilidad, aún después de haber pagado su culpa, es en este momento cuando surge la pena que es la reproducción de comportamiento frente al enemigo odiado, ha perdido todo derecho y protección, esto justifica la cantidad de formas de crueldad con que se ha ejercido la pena en la historia.

Pero esta pena también depende de quién sea el deudor y del poder que tengan, de tal manera, que si el deudor es poderoso, la justicia en estos casos hace la vista gorda, suprimiéndose a sí misma, llamándose gracia, convirtiéndose en el privilegio más poderoso, más aún que el derecho.

NIETZSCHE opinaba que el hombre activo, el agresivo, asaltador, fuerte, está más cerca de la justicia que tiene una conciencia mejor, porque todo lo hace en función de sus instintos, sin odio, sin culpa, mientras que el hombre reactivo, el resentido, con deseo de venganza estará más lejos. Para satisfacer este ansia de venganza del hombre resentido es por lo que ha surgido la ley, y ha aparecido lo justo y lo injusto, porque para NIETZSCHE nada puede ser injusto si responde a funciones básicas, puesto que la vida misma actúa de esta manera, violando, despojando y no se puede tener un principio hostil a la vida.

4. LA UTILIDAD DEL CASTIGO FRENTE AL SENTIMIENTO DE CULPA

Normalmente los hombres confundimos el origen y la finalidad de la pena, descu­briendo una finalidad de la pena, la venganza y al mismo tiempo ponen como origen de esta misma venganza, imaginándose en algunos casos que la pena ha sido creada para castigar. Para NIETZSCHE hay que distinguir en la pena dos cosas, lo relativamente duradero en la pena, el uso, el acto y por otro lado lo fluido del sentido de la finalidad, llegando a la conclusión de que los genealogistas de la moral y del derecho estaban equivocados y que el procedimiento, el uso es algo más viejo que su utilización para la pena. El segundo elemento su sentido, en la Europa de NIETZSCHE no tiene un único sentido, varias finalidades que van más allá del castigo.

La sociedad tiene fe en la pena, posee el valor de despertar en el culpable el sentimiento de culpa, lo que se llama mala conciencia. Aunque NIETZSCHE no está de acuerdo en que los culpables no responden a la pena según está establecido, las penitenciarías, las reclusiones, la aplicación de las "penas" no conllevan un reconocimiento de la culpa, al contrario, conllevan un endurecimiento, se robustece el sentimiento de venganza. Sólo el castigo, como pago a la deuda podría conseguir el reconocimiento de la culpa, por parte del delincuente, en el momento en que pagara esta culpa con una pena impuesta, quedaría libre y sin ninguna mancha, como que en nuestra sociedad no pasa. Lo que hace la pena, según la entiende la sociedad es aumentar su temor, por ello domestica al hombre, pero no lo hace mejor, llega a decir que incluso al contrario, lo hace peor.

5. RELACIÓN ENTRE LA MALA CONCIENCIA Y LA DOMESTICACIÓN DE LOS INSTINTOS

NIETZSCHE considera que la mala conciencia es la profunda dolencia a la que ha tenido que sucumbir el hombre, bajo la presión de aquella modificación ocurrida cuando el hombre se encontró definitivamen­te encerrado en la sociedad. El hombre al entrar en sociedad fue condenado a pensar, a razonar, a calcular a su conciencia y expuesto a equivocarse, produciéndose un gran malestar en el hombre, ya que los viejos instintos no habían desaparecido y luchaban con esta conciencia. Por ello todos los instintos que no se desahogaban hacia fuera, lo hicieron hacia dentro, lo que NIETZSCHE llama interiorización del hombre, sólo con esto se desarrolla, lo que más tarde llamaría alma. Todos los instintos que pujaban por salir y que el hombre no dejaba y volvían a él es lo que NIETZSCHE considera el origen de la mala conciencia. Con ello se ha conseguido introducir la dolencia más grande de la que la humanidad no se ha curado, el sufrimiento del hombre por el hombre, resultado de una declaración de guerra contra los viejos instintos, lo que justifica que NIETZSCHE considere origen de la mala conciencia es que la modificación del hombre no fue gradual ni voluntaria y fue ejercida por la violencia del estado, moldeándole hasta tener la forma deseada, llama estado a cualquier horda de conquistadores y señores organizados para la guerra, dotados de fuerza para organizar. El estado no surge por un contrato sino por la fuerza, lo que produce en los hombres el instinto de libertad, lo que NIETZSCHE llama voluntad de poder.

Para él la mala conciencia, la represión de los instintos es una enfermedad para la humanidad, puesto que persiste en el hombre al heredarse de generaciones anteriores y reina el convencimiento que la estirpe subsiste gracias a los sacrificios y a las obras de los antepasados y que hay que pagar con sacrificios y obras, de nuevo en referencia a la relación deudor-acreedor, culpa. Que de esta manera se agradece, de pagar a los antepasados por las ventajas de su fuerza, con sacrificios y con la obediencia.

El temor al antepasado a su poder, la conciencia de tener deudas con ellos, creer en la misma manera que crece el poder de la estirpe, NIETZSCHE cree que todo ello ha sido introducido por la religión, así es como ha surgido el concepto de "dios".

6. FUNCIÓN DE LA RELIGIÓN EN EL ORIGEN DE LA MALA CONCIENCIA

De la misma manera que se ha heredado el concepto bueno, malo también se ha heredado el sentimiento de tener una deuda con la divinidad, de igual forma que se han heredado los dioses de los antepasados, la aparición del Dios cristiano ha llevado al límite el sentimiento de culpa, el sentimiento de deuda, ha llevado al hombre a crearse la mala conciencia, puesto que es responsable de la interiorización de los instintos del hombre, será para NIETZSCHE el ateísmo el que libere al hombre de esta carga.

Con este Dios, NIETZSCHE encuentra moralidades los conceptos culpa, deber, deuda, de tal manera que se vuelven contra el hombre, el deudor. Haciéndose cargo de la culpa que el hombre tenía que pagar, así el hombre queda en deuda con ese Dios para siempre, es la pena eterna, puesto que después de la muerte también nos va a ha perseguir esta deuda.

Hasta ahora el hombre, después de haberse visto replegado a sí mismo, forzado a crearse la mala conciencia, busca en la deuda con Dios la justificación a la crueldad. La religión ha encontrado la justificación de la represión de los instintos naturales del hombre en la deuda que ha contraído para siempre con Dios, y ha cultivado la mala conciencia del hombre. No era así en la Grecia antigua, los hombres se servían de los dioses para deshacerse de esta mala conciencia, estos dioses justificaban en muchos casos el mal del hombre, eran la causa del mal. En el cristianismo o el budismo no es así, ha inducido al hombre a ver con malos ojos sus instintos naturales, de forma que hemos hecho coincidir estos instintos naturales con la mala conciencia, es el responsable directo de ella.

Para NIETZSCHE mal conciencia se tendría que hermanar no con los instintos naturales, sino todo lo contrario. con todo lo que es antinatural, sobrenatural, y que se escapa a la comprensión. Todo ello se conseguirá con la muerte de Dios y cuando surja el superhombre.


ORTEGA Y GASSET: LA HISTORIA COMO SISTEMA

1. LA VIDA COMO QUEHACER. IDEAS Y CREENCIAS COMO ESTRATO BÁSICO DE LA VIDA

La vida nos es dada, pero no nos es dada hecha sino que necesitamos hacérnosla nosotros, cada cual la suya: la vida es quehacer. Nos encontramos siempre forzados a hacer algo, pero no algo determinado, cada hombre decide, por su cuenta y riesgo lo que va a hacer. Esta decisión en imposible si el hombre no posee convicciones sobre lo que son las causas de su derredor, los otros hombres, él mismo. Sólo en vista de esas convicciones puede preferir una u otra acción, puede en realidad vivir. Por esto el hombre tiene que estar siempre en alguna creencia y la estructura de su vida depende primordialmente de estas creencias. Ortega las llamó "repertorio".

Las creencias que coexisten en una vida humana a veces son incongruentes y contradictorias. Es necesario distinguir ideas y creencia. La idea agota su papel con su pensada y no produce efecto alguno en nuestro comportamiento. La creencia no es la idea que se piensa, sino aquella en la que además se cree y por lo tanto orienta la conducta.

Las creencias forman siempre un sistema, se integran y se combinan, esto hace que actúen en jerarquía. En toda vida humana hay creencias básicas y otras derivadas de estas creencias secundarias. También hay que distinguir entre fe viva y fe inerte. Creemos en algo con fe viva cuando esa creencia nos basta para vivir; creemos en algo con fe inerte cuando, aun formando parte de nosotros no actúa eficazmente en nuestra vida.

Por lo tanto, las creencias constituyen el estrato básico de nuestra vida. Vivimos de ellas y, por lo mismo, no solemos pensar en ella. Aparte de la creencia de cada uno, individual, existe siempre un estado colectivo de creencia, con la cual los individuos tienen que contar quieran o no. Este carácter de la fe social fue llamado vigencia por ORTEGA. Lo específico de la opinión colectiva es que su existencia no depende de que sea o no aceptada por un individuo determinado, impone su realidad y obliga a contar con ella. El autor llamó "DOGMA SOCIAL" al contenido de una creencia colectiva.

2. LA FE EN LA RAZÓN Y EN LA CIENCIA: LA RAZÓN FÍSICA

La ciencia está en peligro. En nuestros días su fe ha pasado de ser fe viva a inerte, ya que no tiene nada que decir acerca del hombre, de los grandes cambios humanos. La ciencia o razón física es sólo físico-matemática, lo que resulta terriblemente deficitario. La vida implica prisa y necesita con urgencia saber a qué atenerse y saber el método de la verdad pero lo que ahora es verdad y no lo que se descubrirá en un futuro indeterminado. Y el hombre de nuestra civilización se ha encontrado con que no tenía verdades propias, posiciones firmes y claras sobre nada importante. Sólo creía en la razón física, pero ésta no ha sabido la verdad sobre los problemas más humanos. De ahí que los pueblos de occidente hayan experimenta­do la impresión de que carecían de punto de apoyo, de perder pie.

Puesto que la razón física no puede decir nada claro sobre el hombre, debemos desasirnos de tratar al modo físico y naturalista lo humano.

Conclusión: El fracaso de la razón física deja la vía libre para la razón vital e histórica. Cuando la razón naturalista (física) se ocupa del hombre, busca poner al descubierto su naturaleza. Repara en su cuerpo y extiende hacia él la física, repara en su mecanismo psíquico y encarga a la psicología de su estudio. Sin embargo, en 300 años, todos los estudios naturalistas no han servicio para aclarar nada de lo que sentimos como más estrictamente humano, cada vida, cuyos entrecruzamientos forman parte las sociedades que integran el destino.

3. LAS CIENCIAS DEL ESPÍRITU: LA HISTORIA COMO SISTEMA

Según se va notando la resistencia del fenómeno humano a la razón física se va acentuando otra forma de ciencia opuesta a ella: frente a las ciencias naturales, surgen y se desarrollan las ciencias del espíritu o creencias de la cultura.

Se presume que la naturaleza no es la única realidad, no es lo fundamental, se ha de poner al hombre antes que la naturaleza. Pero hay que comprender que el hombre no es su cuerpo, pero tampoco es su alma. El hombre es su vida, un acontecimiento universal que acontece a cada cual.

El hombre no encuentra cosas, encuentra dificultades y facilidades para existir. Cada hombre tiene un programa vital, el cual ha elegido entre diversas posibilidades que se presentan ante él. Sobre estas posibilidades hay que aclarar que tampoco son regaladas, sino que hay que inventárselas, originalmente o por recepción de los demás hombres, incluso en el ámbito de cada vida. Se inventan proyectos de hacer y de ser, en vista de las circunstancias. Esto es lo único que es al hombre dado: LA CIRCUNSTANCIA. Al poder elegir el hombre entre estas posibilidades, puede decirse que es libre, pero es por la fuerza libre, lo quiera o no.

4. LA RAZÓN HISTÓRICA

Frente a la razón pura físico.matemática, hay una razón narrativa. Para comprender algo humano, personal o colectivo, es preciso contar una historia. Este hombre, esta narración, hace tal cosa, y es así porque antes hizo tal otra y fue de tal modo. La vida sólo se vuelve un poco transparente ante la razón histórica.

Las formas más dispares del ser pasan por el hombre. El ser es en el hombre mero pasar y pasarle: le "pasa su" cristiano, racionalista, vitalista, etc. El hombre se inventa un programa de vida, una forma de ser, que responde satisfactoriamente a las dificultades que la circunstancia le plantea. Ensaya la figura de vida y llega a creer que su personaje es su verdadero ser. Pero al experimentarlo aparecen sus insuficiencias, no resuelve todas las dificultades y produce otras nuevas. Entonces el hombre idea otro programa vital, conformado no sólo según la circunstancia, sino también según el primer programa. Procura que el nuevo programa evite los inconvenientes del primero. A esta segunda experiencia sucede otra tercera, basada en la segunda, en la primera y en la circunstancia y así sucesivamente.

De esta manera el hombre va acumulando ser (el pasado): se va haciendo un ser en la serie dialéctica de sus experiencias. Esta dialéctica no es de la razón, es de la razón histórica. Esta razón histórica es, por lo tanto, como la física, una razón a posteriori.

Conclusión: Se vive en vista del pasado, el hombre no tiene naturaleza sino que tiene historia.

5. EL SENTIDO HISTÓRICO

La misión de la historia es hacernos verosímiles a los otros hombres, pues aunque parezca mentira no lo son. No poseemos más elemento transparente que nuestra propia vida, sólo ella tiene por sí misma "sentido".

El sentido histórico es, en efecto, un sentido: una función y un signo de la visión de lo distante como tal. Representa la máxima evasión de sí mismo que es posible al hombre y, a la vez, por retroefecto, la última claridad sobre sí que el hombre individual puede alcanzar. Pues al tener que descubrir, para hacérselo verosímil, los supuestos desde los cuales vivió el antepasado y, por tanto, sus límites, descubre por repercusión los supuestos tácticos sobre los que él mismo vive y en que mantiene inscrita su existencia. Conoce, pues, mediante el rodeo que es la historia, sus propios límites, y esta es la única manera otorgada al hombre de transcenderlos.

6. LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA COMO REGRESO Y COMO PROGRESO

El individuo antes de sentir él la necesidad de filosofar encuentra la filosofía como ocupación públicamente constituida y mantenida. La prueba de estos motivos son, aunque en grado diverso, auténticos, está en que todos suponen la filosofía ya hecha. El profesional aprende y cultiva ésa que está ya ahí, al aficionado le gusta porque la ve ya hecha y su figura lograda le atrae. Esto es muy pernicioso porque corremos el riesgo de encontrarnos sumergidos en una ocupación cuyo íntimo y radical sentido no hemos tenido tiempo ni ocasión de descubrir. En cambio, el filósofo auténtico que filosofa por íntima necesidad no parte hacia una filosofía ya hecha, sino que se encuentra haciendo la suya.

Es preciso combinar el aprendizaje y absorción de la filosofía socialmente constituida y recomendada, con un perenne esfuerzo por negar todo eso y volver a comenzar.

La historia de la filosofía es una disciplina interna de la filosofía y no un añadido a ella o curiosidad suplementaria.

La adquisición de la filosofía ya hecha nos impone la faena de deshacerla primero hasta su estremecida y germinal raíz, en que aún es sólo puro menester de ella. No hay modo de rehacer una filosofía y, en general la filosofía si no ha sido previamente y a fondo desarticulada. Cuanto más largo sea el pasado filosófico, tanto mayor será la riqueza de nociones, métodos, teorías que hayamos desautorizado, más inexcusable es reconquistar la pobreza inicial.

Este fiero regreso hacia su fuente original en que se va desmenuzando, para asistir de nuevo a su ejemplar nacimiento, es la propia sustancia de la historia de la filosofía. La historia de la filosofía es, en su primer movimiento, un regreso del filósofo al origen de su tradición. Pero este regreso no es nostalgia ni deseo de quedarse en aquella hora inicial. Al retroceder el filósofo lo hace animado por el propósito de tornar al presente, a él mismo. a su propio y pensamiento muy actual. Mas sabe de antemano que todo el pasado de la filosofía gravita sobre su personal ideación, mejor dicho, que lo lleva dentro en forma invisible; no puede contentarse con contemplar la avenida de los sistemas filosóficos mirándolos desde fuera como un turista los monumentos urbano, sino verlos desde dentro, y esto sólo es posible si parte de la necesidad que los ha engendrado. Por eso busca sumergirse en el origen de la filosofía, a fin de volver desde allí hasta el presente, deslizándose por la intimidad arcana y subterránea vía de la evolución filosófica.

Este nuevo sistema no es simplemente otro que el anterior, sino que, en cierto modo, es también el anterior porque lo conserva en la forma, cuando menos de contar con él, tenerlo a la vista y evitar sus insuficiencias, sus errores. De esta manera camina la filosofía tiempo adelante, en dirección al presente, acumulando el pasado e integrándolo con cada innovación. La historia se revela a sí misma como progreso y no mediante cambio o sucesión.

Hasta el siglo XVIII inclusive, la historia de la filosofía no es la historia del pensamien­to en progresión. En este mismo siglo, con TURGOT, CONDORCET y BERGUSON, se inicia la concepción de la historia como progreso; mas por lo mismo que se inicia, no llega aún durante él a constituirse en lo que es el verdadero significado, en sentido histórico. Se tiene la idea,aún hoy dominante, de que sólo cabe hablar de progreso en la HISTORIA, si podemos medir el movimiento del pasado en función de un "sistema de referencia" absoluto. Pero el progreso no necesita ser absoluto para ser "absolutamente", es decir, efectivamente progreso.

Es constitutivo de todo presente filosófico ver caminar hacia él todo el pretérito de la filosofía.


FOUCOULT: UNA VISIÓN CRÍTICA DE LA CIVILIZACIÓN EURO­PEA

1. PROTESTA GENERALIZADA CONTRA LOS SUPLICIOS EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVIII: NECESIDAD DE CASTIGO SIN SUPLICIOS

La protesta contra los suplicios es común entre los filósofos y teóricos del derecho y la idea que surge es que hay que castigar de otro modo. Se ha hecho intolerable, irritante y vergonzoso. La idea que se trata de condenar es que sea el monarca el que se haga responsable de las penas físicas de los ciudadanos. El monarca se venga, a través del verdugo, del delincuente. Por eso, la idea de los reformadores es de la justicia criminal. En lugar de vengarse, castigo.

Desde finales del XVII se había notado una disminución considerable de los crímenes de sangre y de las agresiones físicas, sustituyéndose por delitos contra la propiedad. Por este mismo, al suavizarse los crímenes, se trata ahora de suavizar también las penas. De hecho, la derivación de la criminalidad de sangre a una delincuencia contra la propiedad forma parte de un mecanismo complejo en el que figuran el desarrollo de la producción, el aumento de la riqueza, una valoración jurídica y moral más intensa de las relaciones de propiedad y en consecuencia, unos métodos de vigilancia más rigurosos.

2. ILEGALISMOS EN EL ANTIGUO RÉGIMEN Y REFORMA PENAL DEL SIGLO XVIII: CONSTITUCIÓN DE UNA NUEVA ECONOMÍA Y TECNOLOGÍA DEL PODER DE CASTIGAR.

Lo que atacan los reformadores es la justicia tradicional, el exceso de los castigos y el exceso de poder castigar directamente a través del monarca, pero según ellos, ese poder está deshumanizado: los oficios de juez se venden, se transmiten por herencia, tienen un valor comercial. El que administra justicia es el mismo que hace la ley y en fin, existen una serie de privilegios que hacen de la justicia un caos, pero más que la crueldad, la crítica del reformador es de una mala economía del poder. Un exceso de poder que hace ejecutar sin control sentencias arbitrarias que hacen que el acusado se sienta desarmado ante ellos, y el exceso de poder ejercido por el rey, ya que éste puede suspender el curso de la justicia, modificar sus decisiones, declarar incompe­tentes a los magistrados, desterrarlos, etc.

El verdadero objetivo de la reforma criminal no es tanto fundar un nuevo derecho de castigo a partir de principios más equitativos, sino establecer la nueva economía de poder castigar, asegurar una mejor distinción de ese poder y hacer que sea más eficaz y constante.

Bajo el antiguo régimen los diferentes estratos sociales tenían cada cual su margen de ilegalismo tolerado. En sus regiones inferiores coincidía con la criminalidad del ilegalismo fiscal al contrabando, al pillaje a la lucha armada contra los recaudadores de impuestos, a la rebelión, la vagancia, con lo que implicaba de rapiña, robos y asesinatos.

Estos eran los ilegalismos asociados a los desocupados, obreros, criados, desertores. Parecían que estas eran sus condiciones de existencia. Luego estaban los campesi­nos, cuyo ilegalismo era su negativa a pagar determinados impuestos estatales o eclesiásticos, ilegalismo que no estaba tan mal visto por los propietarios de tierras y también era apoyado por el ilegalismo de los artesanos que consistía en no aplicar los reglamentos de fábrica.

Pero el la 2ª mitad del XVIII, el proceso tiende a invertirse por el gran empuje demográfico. Los bienes serán causa del ilegalismo social: el hurto y el robo emplazan al contrabando y la lucha armada contra el fisco y así los campesinos y artesanos son sus víctimas principales.

Así es cuando surge la protesta de la burguesía que veía en peligro sus derechos de propiedad, sobre todo en lo que se refiere a la propiedad comercial e industrial:

* El desarrollo de los puertos.

* La aparición de grandes depósitos donde se acumula la mercancía.

* Los talleres de grandes dimensiones.

Todo ello hace necesario una represión rigurosa del ilegalismo, era necesario controlar y hacer entrar en el código penal todas estas nuevas prácticas ilícitas.

3. REGLAS DE LA NUEVA TÉCNICA DE CASTIGO

Las reglas formuladas por los reformadores se resumen:

a) REGLA DE LA CANTIDAD MÍNIMA

Se comete un crimen porque procura ventajas. Si se vinculara a la idea de crimen la idea de una desventaja un poco mayor, éste cesaría de ser deseable, es decir, hasta que el daño que causa exceda del beneficio que el culpable pudiera obtener del crimen.

b) REGLA DE LA IDEALIDAD SUFICIENTE

El castigo no tiene que emplear el cuerpo sino la representación. Es inútil desplegar el gran instrumental de los patíbulos. Se debe llevar al máximo la representación legal de la pena, no su realidad corporal.

c) REGLA DE LOS EFECTOS LATERALES

Lo que menos interesa es el culpable y sí los efectos de la sentencia. Así la esclavitud a perpetuidad es menos severa que el castigo capital y más efectiva y produce en los delincuentes una idea más espantosa que la misma muerte. Esta es la pena económicamente ideal: es mínima para aquel que la sufre y es máxima para aquel que se la representa.

d) REGLA DE LA CERTIDUMBRE ABSOLUTA

Se trata con ella de que las leyes que definen los delitos sean claras, con el fin de que cada miembro de la sociedad pueda distinguir las acciones criminales de las virtuosas y que estas leyes se publiquen y que cada cual tenga acceso a ellas.

e) REGLA DE LA VERDAD COMÚN

La verificación del crimen debe obedecer a los criterios generales de toda verdad. Debe rechazarse el antiguo sistema del uso de la tortura y el suplicio para arrancar una confesión por la fuerza. Esto exige que policía y justicia marchen juntas como las dos acciones complementarias de un mismo proceso. Es preciso demostrar la autenticidad del crimen para dictar una sentencia justa, lo mismo que una verdad matemática. La verdad del delito no podrá se admitida sino una vez enteramente probada.

f) REGLA DE LA ESPECIFICACIÓN ÓPTIMA

Tienen que estar calificadas todas las infracciones reunidas en especies que no dejen escapar ninguna de ellas. Se hace necesario un código lo suficientemente preciso para que cada infracción pueda estar en él claramente presente y al mismo tiempo que fije las penas con exactitud, siempre teniendo en cuenta los caracteres singulares de cada delincuente, porque la idea de un mismo castigo no tiene la misma fuerza para todo el mundo: la multa no la teme el rico, ni la infamia para quien ya ha estado expuesto a la vergüenza.

4. CONDICIONES DE LAS NUEVAS SANCIONES

Todo este espíritu de la reforma penal del XVIII para dar resultados positivos, debiera obedecer, según los reformadores, a las siguientes condiciones:

a) Ser lo menos arbitrarios posible en la aplicación de las leyes. Esto implica que existan unas relaciones exactas entre la naturaleza del delito y la naturaleza del castigo. Así, el que haya sido feroz en su crimen deberá padecer dolores físicos. El que haya sido holgazán se verá forzado a un trabajo penoso. Así se consigue que la Justicia se aplique, no por voluntad del legislador, sino por coherencia con el propio delito, ésto es, se trata de que la ley parezca ser una necesidad de las cosas.

b) Disminuir el deseo que hace atractivo el delito, al mismo tiempo que aumentar el interés que convierte la pena en algo temible; hacer de modo que, la representación de la pena y sus desventajas sea más viva que la del delito con sus placeres y así por ejemplo, es preciso hacer saber al delincuente que ha atentado contra la libertad o la vida de otro ciudadano, lo que es perder la libertad. Se le hará experimentar lo que es perder la libre disposición de sus bienes, de su honor, de su tiempo y de su cuerpo, para que la respete a su vez en los demás.

c) Las penas no pueden funcionar más que si tienen un término. Una pena que no tuviera un final sería contradictoria y así, el código de 1.791 prevé la muerte para muerte para los traidores y los asesinos. Pero salvo estos casos, ninguna pena debe durar más de 20 años. Además, algunos proponían penas de intensidad decreciente: un condenado a la pena más grave no debería estar encadenado de pies y manos, a pan y agua, sino durante una 1ª fase. Luego podría pasar al régimen de calabozo abierto, con cadena a la cintura y trabajo durante 5 días a la semana y por último, al acercarse el término de su condena, se le sometería al régimen de la prisión.

d) Hay que entender que el culpable no es más que uno de los blancos del castigo puesto que el espíritu es que el castigo afecte sobre todo a los otros, a todos los posibles culpables.

e) En el suplicio corporal antiguo el terror era el soporte del ejemplo: miedo físico, espanto colectivo, imágenes que deben grabarse en la memoria de los espectadores. Ahora, el soporte del ejemplo debe ser la lección, el discurso. Ahora interesa tanto la visión pública del condenado como la visión pública de las propias leyes, de tal modo que nadie pudiera evadirlas por desconocimiento.

5. INCOMPATIBILIDAD EN EL CONCEPTO TRADICIONAL DE PRISIÓN Y LAS NUEVAS TÉCNICAS DE CASTIGO

La utilización de la prisión como forma general de castigo no se contempla como solución en los escrito de los reformadores. Está prevista, pero sólo como una pena más para ciertos delitos: el rapto, el desorden y la violencia y en todo caso también está prevista como condición para que determinadas penas puedan ser ejecutadas, como ejemplo el trabajo forzado; más aún, la idea de un encierro penal es explícita­mente criticada por muchos reformadores, entre otros motivos porque es inútil a la sociedad, incluso perjudicial; es costosa, mantiene a los condenados en la ociosidad y multiplica sus vicios y sobre todo porque no sirve para dar ejemplo, puesto que el resto de los ciudadanos no pueden contemplar el sufrimiento de los internos, con lo cual se anula todo el espíritu de la pena ejemplar que se contempla en la reforma.

Ahora bien, al cabo de muy poco tiempo, la detención llegó a ser la forma esencial del castigo y ello trajo consigo diferentes formas de encarcelamiento y así los trabajos forzados son una forma de cárcel y los correccionales vienen a funcionar también como prisiones.

Los reformadores soñaron con crear grandes teatros punitivos, ciudades especiales donde recluir a los delincuentes y que pudieran ser visitadas por el resto de los ciudadanos pero la realidad fue que esas ideas del XVIII quedaron convertidas en enormes prisiones cuya red de edificios inmensos y sombríos se extiende sobre toda Europa, eso sí, en el corazón de las ciudades.

6. LA PRISIÓN CONVERTIDA EN REFORMATORIO

Veamos algunos de los modelos de prisión propuestos en los últimos tiempo, donde se trató en la medida de lo posible de implantar el espíritu de la reforma:

* El más antiguo de estos modelos es el de RASPHUIS de Amsterdam, destinado en principio a mendigos y malhechores jóvenes. Su funcionamiento obedecía a tres grandes principios:

1) La duración de las penas podrá estar determinada por la propia administración de acuerdo con la conducta del preso.

2) El trabajo era obligatorio y se hacía en común. Por otra parte, la celda individual no se utilizaba sino a título de castigo suplementario.

3) Por el trabajo hecho los presos recibían un salario.

* Otro modelo es el Correccional de Gante: Organizaba el trabajo penal en torno a imperativos económicos. Se obligaba a trabajar al preso, pero se le retribuía durante el período de detención e incluso después de él, una vez que el interno aprendía un oficio.

* El modelo inglés defendía la idea de que la prisión se pareciera lo más posible a un taller, para lo cual era imprescindible que los presos trabajaran en común, pero eso debía ir acompañado de una aislamiento en celdas individuales para que el detenido descubriera en el fondo de su conciencia la voz del bien. La celda debía parecerse lo más posible a un monacato cristiano.

* Por último, el modelo de Filadelfia: trabajo obligatorio en talleres, ocupación constante de los presos, retribución individual de los presos para garantizar su reinserción moral con la idea de que los mismos presos soportaran los gastos de la prisión. En este modelo el confinamiento solitario no es total. Lo es para algunos condenados a los que en otro tiempo se les hubiera aplicado la pena de muerte.

Otra de las cosas que se contempla en este modelo es que debe hacerse tan frecuentemente como sea posible un trabajo sobre el alma del preso: los inspectores de la prisión deben convertirse en reformadores de la conducta de los presos, haciéndoles esperar que antes de que expire la sentencia, podrán obtener su libertad si se portan bien y enmiendan su conciencia.

Página nº 2 de 43

Página nº 3 de 43