Filosofía y Dios

Teología. Teismo. Ateismo. Agnosticismo. Santo Tomás de Aquino. San Agustín. Fideismo

  • Enviado por: Mariana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Filosofía
UNED
El Programa de doctorado en Filosofía de la Facultad de Filosofía se acomoda a las directrices del Espacio Europeo de...
Solicita InformaciÓn

Arte e Intervención: Aspectos Clínicos, Educativos y Socioculturales
UNED
Desde hace tiempo se están generando territorios híbridos que aúnan distintos campos de conocimiento, uno de ellos...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El tema del que voy a tratar es “La afirmación de la existencia de Dios” de una manera objetiva y dejando de lado las posturas de aquellos que niegan su existencia.

Antes de introducirnos de lleno en el tema convendría saber qué es el teismo, el ateismo y el agnosticismo.

-TEISMO: Creencia religiosa en un ser supremo, fuente y sustento del universo y que es al mismo tiempo diferente de éste. En la actualidad, el teísmo se entiende como la doctrina del Dios único, supremo, personal, en quien "vivimos, nos movemos y existimos". Genéricamente es la doctrina que afirma que Dios existe y que puede ser conocido.

-ATEISMO: Negación de Dios. El nombre de ateísmo abarca fenómenos muy diversos. Una forma frecuente del mismo es el materialismo práctico, que limita sus necesidades y sus ambiciones al espacio y al tiempo. El humanismo ateo considera falsamente que el hombre es "el fin de sí mismo, el artífice único de su propia historia". Otra forma del ateísmo contemporáneo espera la liberación del hombre de una liberación económica y social para la que "la religión, por su propia naturaleza, constituiría un obstáculo,  porque, al orientar la esperanza del hombre hacia una vida futura ilusoria, lo apartaría de la construcción de la ciudad terrenal".

En este apartado me ha parecido interesante introducir un poco de historia sobre este punto en concreto, así como algunas reflexiones de importantes filósofos y contraataques de la Iglesia frente a los ateos.

Siglo XVIII  La negación total de la existencia de Dios es un fenómeno del ateísmo moderno que surgió en la civilización occidental con la Ilustración. El hombre, deslumbrado por los avances en la ciencia y en el saber, pensó que no hay otra realidad sino la material

Siglo XIX. El ateísmo filosófico produjo el "ateísmo humanista" (creencia en la capacidad y el valor del hombre sin Dios).
-Ludwig Fuerbach : La conciencia humana es auto-conciencia y Dios no es más que la proyección de la especie humana.
-Karl Marx: La actividad fundamental del hombre es la sensual y esta florece en la práctica revolucionaria. La religión es el resultado de contradicciones en el mundo económico y social que deben ser destruidas por la revolución. De ese modo se eliminará a Dios que es una alienación.
-Friedrich Nietzche: La realidad central del hombre es la ambición del poder. Dios es un factor que limita que el hombre se desarrolle en el Uber-mensch (súper-hombre). Anunció la realidad cultural de la muerte de Dios: "La creencia en el Dios de los cristianos ya no es creíble".

Al final del siglo XIX el ateísmo definía a Dios como "anti-humano"

Siglo XX.

-Sigmund Freud:  Aunque técnicamente se consideraba agnóstico, también percibía al Dios providencial como una "proyección de Edipo" de la debilidad humana que busca la figura del padre protector y amenazante.
Freud rechazó todo lo que no se pudiese someter al laboratorio. Sin embargo nunca se tomó el interés de investigar los milagros, por ejemplo, las curaciones acontecidas en el santuario de Lourdes. Prefirió rechazar estos milagros a pesar de que habían sido confirmados por respetables médicos. Quiso establecer sus teorías a espaldas de Dios.

Los filósofos existenciales
-Jean-Paul Sastre. Perciben a Dios como una contradicción y una limitación intolerable a la auténtica libertad humana. Antes de morir se abre a Dios.
-Los positivistas dicen que todo lo que se diga sobre Dios es tontería.

En los últimos 300 años del milenio, ha ido creciendo vertiginosamente el número de los que se denominan ateos o agnósticos. Muchos otros, llevados por una total indiferencia, ni siquiera toman una posición ante Dios. Esta tendencia ha tenido profundo impacto en la cultura y ha engendrado lo que Juan Pablo II llama "la cultura de la muerte": la negación del valor intrínseco de la vida humana. Catecismo: "Muchos de nuestros contemporáneos no perciben de ninguna manera esta unión íntima y vital con Dios o la rechazan explícitamente, hasta tal punto que el ateísmo debe ser considerado entre los problemas más graves de esta época".

-AGNOSTICISMO: doctrina que afirma que la existencia de Dios y otros seres espirituales no es ni segura ni imposible. niega la fe en creencias metafísicas y teológicas más que en todas las creencias. El fundamento del agnosticismo moderno está en las obras del filósofo escocés David Hume y del filósofo alemán Kant, quienes señalaron las falacias lógicas de los argumentos tradicionales para explicar la existencia de Dios y del alma.

Detrás de estas tres grandes posturas se esconden siglos de reflexión. Nuevos filósofos anunciaban otros pensamientos que constituirían ramificaciones de los tres anteriores.

DIOS COMO OBJETO SOLO DE FE: EL FIDEISMO

El fideismo designa la salvación por la fe sola. Lutero rechaza la filosofía como exaltación de la razón y de la naturaleza. Concibe la fe como un puro abandono confiado en Dios que salva y justifica. Por la fe el hombre se pone en manos de Dios, existe una confianza total en las promesas divinas en general y sobre todo la convicción absoluta de ser justificado por los méritos de Cristo. Esta fe-confianza sería la única fe cristiana auténtica: por ella, independientemente de las buenas obras, es como el hombre se salva.

Dé paso la curiosidad a la fe pues cuando creemos, nada mas deseamos saber. (Tertuliano)

Lutero es uno de los representantes del fideísmo.

Lutero sostuvo que Dios actúa sobre los seres humanos a través de la ley y de los Evangelios.

La ley representa las exigencias de Dios como se expresa, por ejemplo, en los Diez Mandamientos y en los preceptos de Jesús en el Nuevo Testamento. Al margen de sus convicciones religiosas, todas las personas son conscientes de la ley y las tradiciones éticas de su cultura, aunque el pecado distorsione su interpretación. Para Lutero, la ley cumple dos funciones. Permite a los seres humanos mantener cierto orden en su mundo, su comunidad y sus propias vidas a pesar del profundo alejamiento de Dios, del mundo, de sus semejantes y de sí mismos provocado por el pecado original que introdujo el mal radical. Además, la ley acerca a los seres humanos a Cristo por la necesidad del perdón de los pecados.

Dios también se relaciona con los seres humanos a través de los Evangelios, donde se narra el sacrificio de su hijo para la salvación del género humano. Esta proclamación no exige más que su aceptación por parte de las personas. Lutero pensaba que la teología se equivocó al confundir la ley con el Evangelio y afirmó que los seres humanos sólo pueden aspirar a ser dignos del don incondicional de la gracia de Dios. Cada creyente debe leer la palabra de Dios -que es la absoluta verdad- y obrar en consecuencia sin necesidad de intermediaciones.

DIOS COMO OBJETO SOLO DE RAZON: LA TEOLOGIA NATURAL

La teología natural es el opuesto del fideísmo. Se trata del estudio del conocimiento de Dios, de su existencia, naturaleza y atributos a través de procedimientos naturales como la razón evitando recurrir a los procedimientos sobrenaturales.

Importante es destacar la labor de Aristóteles en este tipo de teologia.

Aristóteles consideraba que el objeto de la teologia natural es lo que él llama ser inmóvil (Dios):

“Los cielos se mueven de forma natural e infinita siguiendo un complejo movimiento circular, por lo que deben, conforme con la lógica, estar compuestos por un quinto elemento, que él llamaba aither, elemento superior que no es susceptible de sufrir cualquier cambio que no sea el de lugar realizado por medio de un movimiento circular”.

DIOS COMO OBJETO DE FE Y RAZON: LA TEOLOGIA REVELADA

Convendría incorporar a este punto una breve distinción entre teología natural y teología revelada.

Teología revelada, aquella que se apoya en la palabra de Dios conservada en las Sagradas Escrituras, y Teología natural, que sólo se apoya en la experiencia y en el mundo como prueba de la existencia de Dios.

Los dos ejemplos claros de teología racional elaborada desde la fe, los encontramos en San Agustín y Sto. Tomas de Aquino a quienes dedicaremos los dos puntos siguientes.

  • San Agustín: entender para creer; creer para entender.

San Agustín elaboró un método sistemático de filosofía para la teología cristiana.. Sus discusiones sobre el conocimiento de la verdad y la existencia de Dios parten de la Biblia y los antiguos filósofos griegos. Defensor enérgico del cristianismo. Suya es la doctrina de la iluminación divina, que señala que el hombre puede conocer una cosa gracias al ejemplar que Dios ha infundido en la mente humana; también suya es la concepción de la Trinidad cristiana y la doctrina del libre arbitrio enunciada en De libero arbitrio, donde se señala que el Sumo Bien es Dios y el mal es producto del error humano, ya que el libre albedrío implica que pecamos libremente. La razón ayuda al hombre a alcanzar la fe; pero es la fe la que orienta la razón que esclarece los misterios de la fe. Este proceso exige un permanente aumento de racionalidad y fe: Entiende para creer. Cree para entender.

“La fe busca, el entendimiento encuentra

  • Sto. Tomas de Aquino: la racionalidad de creer

Sto. Tomas insistía en que las verdades de la fe y las propias de la experiencia son compatibles y complementarias. Así, la fe guía al hombre hacia su ultimo fin, Dios; que supera a la razón pero no la anula. Para lograr la comprensión de las verdades mas elevadas, aquellas con las que esta relacionada la religión, es necesaria la ayuda de la revelación.

Aunque Tomas de Aquino aceptaba la existencia de Dios como una cuestión de fe, propuso cinco pruebas de la existencia de Dios para apoyar tal convicción.

Las cinco vias poseen una misma estructura, un mismo proceso de pensamiento.

  • Parten de un hecho de experiencia, de un hecho conocido (como parte de cinco hechos: el movimiento, la casualidad, la contingencia, la tendencia a un fin y los grados de perfeccion de las cosas)

  • Muestran que el hecho no se puede explicar desde si mismo, aunque todo hecho necesita una explicación

  • Reconocen que retrotraerse para explicarlo a una cadena que no tuviera limite, seria dejar sin explicarlo.

  • Concluyen que es necesario que existe un primer ser, que se explique desde si mismo, y que, por lo mismo, pueda explicar la existencia del hecho en cuestión.

  • Este Ser Primero y Necesario es Dios.

  • BIBLIOGRAFIA:

    Para la realización de este pequeño trabajo me he basado en las siguientes fuentes:

    • Libro de filosofia, 1º Bachillerato

    • Cartas a un escéptico en materia de religión. Autor: Jaime Balmes

    • Enciclopedia Microsoft Encarta

    • Varias paginas de internet: www.filosfia.org (diccionario filosófico) www.corazones.org/apologetica/practicas/ateismo.htm (en esta pagina hay una carta que me ha parecido interesante)

    “Si Dios es el creador de la razón humana, y es Dios mismo quien revela su palabra, seria absurdo que la razón pudiese descubrir algo contrario a lo que la fe dice”