Filosofía alemana

Ideólogos alemanes. Producción de la conciencia. Filosofía hegeliana. Fuerza productiva. Derecho y propiedad. Producción

  • Enviado por: Cherry Cítrica
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

CAPITULO I: FEUERBACH.

i Según anuncian los ideólogos alemanes, Alemania ha pasado en estos últimos años por una revolución sin igual. Y todo esto ocurrió, según dicen, en los dominios del pensamiento puro.

Los industriales de la filosofía, que hasta aquí habían vivido de la explotación del espíritu absoluto, se arrojaron sobre las nuevas combinaciones. Cada uno se dedicó afanosamente a explotar el negocio de la parcela que le había tocado en suerte. Al principio, ésta tenía un carácter bastante serio, propio de buenos burgueses. Luego la competencia se convirtió en una enconada lucha, que hoy se nos ensalza y presenta como un viraje de la historia universal, origen de los resultados y conquistas más formidables.

CAPITULO 2: DE LA IDEOLOGÍA EN GENERAL.

A) La ideología en general, y la ideología alemana en particular

ð La crítica alemana no se ha salido, hasta en estos esfuerzos suyos de última hora, del terreno de la filosofía. Todos sus problemas brotan de un determinado sistema filosófico, del sistema hegeliano. La dependencia respecto de Hegel es la razón de por qué ninguno de estos modernos críticos ha intentado siquiera una crítica amplia del sistema hegeliano, por mucho que cada uno de ellos afirme haberse remontado sobre Hegel. Su polémica contra Hegel y la de los unos contra los otros se limita a que cada uno de ellos destaque un aspecto del sistema hegeliano, tratando de enfrentarlo, a la par, contra el sistema en su conjunto y contra los aspectos destacados por los demás. Toda la crítica filosófica alemana desde Strauss hasta Stirner se limita a la crítica de las ideas religiosas. Toda relación dominante se convertía en culto: el culto del derecho, el culto del Estado, etc. Por todos partes se veían dogmas, nada más que dogmas, y la fe en ellos. Los viejos hegelianos lo comprendían todo una vez que lo reducían a una de las categorías lógicas de Hegel. Los jóvenes hegelianos lo criticaban todo sin más que deslizar debajo de ello ideas religiosas o declararlo como algo teológico. Los jóvenes hegelianos coincidían con los viejos hegelianos en la fe en el imperio de la religión, de los conceptos, de lo general, dentro del mundo existente. La única diferencia era que los unos combatían como usurpación ese imperio que los otros reconocían y aclamaban como legítimo.

Los jóvenes hegelianos son, en realidad, los mayores conservadores. Los más jóvenes entre ellos han descubierto la expresión adecuada para designar su actividad cuando afirman que sólo luchan contra frases. A ninguno de estos filósofos se le ha ocurrido siquiera preguntar por el entronque de la filosofía alemana con la realidad de Alemania, por el entronque de su crítica con el propio mundo material que la rodea.

* La primera premisa de toda historia humana es la existencia de individuos humanos vivientes. El primer estado es la organización corpórea de estos individuos y como consecuencia su relación con el resto de la naturaleza. Los hombres mismos comienzan a ver la diferencia entre ellos y los animales tan pronto comienzan a producir sus medios de vida, al producir éstos, el hombre produce indirectamente su propia vida material.

Lo que son coincide con su producción, tanto con lo que producen como con el modo de cómo producen. Lo que los individuos son depende de las condiciones materiales de su producción Y ésta sólo aparece al multiplicarse la población. Presuponiendo un trato entre los individuos. La forma de esté intercambio se halla condicionada por la producción.

* Toda la estructura interna de cada nación depende del grado de desarrollo de su producción y de su trato interior y exterior. La división del trabajo dentro de una nación se traduce en la separación del trabajo industrial y comercial con respecto al trabajo agrícola y, con ello, en la separación de la ciudad y el campo y en la oposición de sus intereses. La división del trabajo dentro de estas diferentes ramas acarrea, la formación de diversos sectores entre los individuos que cooperan en determinados trabajos. Las diferentes fases de desarrollo de la división del trabajo diversas formas distintas de la propiedad; o, dicho en otros términos, cada etapa de la división del trabajo determina también las relaciones de los individuos entre sí, en lo tocante al material, el instrumento y el producto del trabajo.

- La primera forma de la propiedad es la propiedad de la tribu. Esta forma de propiedad corresponde a la fase incipiente de la producción en que un pueblo vive de la caza y la pesca, de la ganadería o de la agricultura. En este último caso, la propiedad tribal presupone la existencia de una gran masa de tierras sin cultivar. En esta fase, la división del trabajo se halla todavía muy poco desarrollado. - La segunda forma la representa la antigua propiedad comunal y estatal, que brota como resultado de la fusión de diversas tribus para formar una ciudad, mediante acuerdo voluntario o por conquista, y en la que sigue existiendo la esclavitud. Junto a la propiedad comunal, se desarrolla la propiedad privada mobiliaria, pero como forma anormal, supeditada a aquélla. La división del trabajo aparece aquí más desarrollada. Las relaciones de clases entre ciudadanos y esclavos han adquirido ya su pleno desarrollo.

Con el desarrollo de la propiedad privada surgen aquí las mismas relaciones con que nos encontraremos en la propiedad privada de los tiempos modernos, aunque en proporciones más extensas.

- La tercera forma es la propiedad feudal o por estamentos. Del mismo modo que la Antigüedad partía de la ciudad y de su pequeña comarca, la Edad Media tenía como punto de partida el campo. La propiedad feudal se basa, como la propiedad de la tribu y la comunal, en una comunidad, pero frente a ésta no se hallan directamente los esclavos como clase productora, como ocurría en la sociedad antigua, sino los pequeños campesinos siervos de la gleba. Y, a la par con el desarrollo completo del feudalismo, aparece el antagonismo del campo con respecto a la ciudad. A esta estructura feudal de la posesión de tierras correspondía en las ciudades la propiedad corporativa, la organización feudal de la artesanía. Aquí, la propiedad estribaba, fundamentalmente, en el trabajo individual de cada uno. Durante la época feudal, la forma fundamental de la propiedad era la propiedad territorial con el trabajo de los siervos a ella vinculados, de una parte y, de otra, el trabajo propio con un pequeño capital que dominaba sobre el trabajo de los oficiales de los gremios. La división del trabajo se desarrolló muy poco, en el período floreciente del feudalismo. A la cabeza de la organización de la clase dominante, de la nobleza, figuraba en todas partes un monarca

La estructura social y el Estado brotan constantemente del proceso de vida de determinados individuos; pero de estos individuos, no como puedan presentarse ante la imaginación propia o ajena, sino tal y como realmente son; es decir, tal y como actúan y como producen materialmente y, por tanto, tal y como desarrollan sus actividades bajo determinados límites, premisas y condiciones materiales, independientes de su voluntad.

La conciencia jamás puede ser otra cosa que el ser consciente, y el ser de los hombres es su proceso de vida real. Los hombres que desarrollan su producción material y su trato material cambian también, al cambiar esta realidad, su pensamiento y los productos de su pensamiento. No es la conciencia la que determina la vida, sino la vida la que determina la conciencia. La filosofía independiente pierde, con la exposición de la realidad, el medio en que puede existir. Estas abstracciones de por sí, separadas de la historia real, carecen de todo valor. La eliminación de estas dificultades está condicionada por premisas que en modo alguno pueden darse aquí, pues se derivan siempre del estudio del proceso de vida real y de la acción de los individuos en cada época.

1.- Historia

ð Tratándose de los alemanes, situados al margen de toda premisa, debemos señalar que la primera premisa de toda existencia humana y también, de toda historia, es que los hombres se hallen, para “hacer historia”, en condiciones de poder vivir. El primer hecho histórico es, por consiguiente, la producción de los medios indispensables para la satisfacción de estas necesidades, es decir la producción de la vida material misma, simplemente para asegurar la vida de los hombres.

- Lo primero, en toda concepción histórica, es observar este hecho fundamental en toda su significación y en todo su alcance y colocarlo en el lugar que le corresponde. Cosa que los alemanes, como es sabido, no han hecho nunca, razón por la cual jamás han tenido una base terrenal para la historia ni, un historiador. - Lo segundo es que la satisfacción de esta primera necesidad, la acción de satisfacerla y la adquisición del instrumento necesario para ello conduce a nuevas necesidades, y esta creación de necesidades nuevas constituye el primer hecho histórico. - El tercer factor que aquí interviene desde un principio en el desarrollo histórico es el de que los hombres que renuevan diariamente su propia vida comienzan al mismo tiempo a crear a otros hombres, a procrear: es la relación entre marido y mujer, entre padres e hijos, la “familia”.

l La suma de las fuerzas productivas accesibles al hombre condiciona el estado social y por tanto, la historia de la humanidad debe estudiarse y elaborarse siempre en conexión con la historia de la industria y del intercambio. En Alemania no se puede escribir este tipo de historia, ya que los alemanes carecen, no sólo de la capacidad de concepción y del material necesario, sino también de la «certeza» adquirida a través de los sentidos. Solamente ahora, después de haber considerado ya cuatro momentos, cuatro aspectos de las relaciones originarias históricas, caemos en la cuenta de que el hombre tiene también «conciencia» que no es tampoco una conciencia «pura». El lenguaje es la conciencia práctica, la conciencia real, que existe también para los otros hombres, el lenguaje nace, como la conciencia, de la necesidad, de los apremios de relación con los demás hombres.

La conciencia, es un producto social, y lo seguirá siendo mientras existan seres humanos. La conciencia es, en principio, naturalmente, conciencia del mundo inmediato y sensorio que nos rodea, la conciencia de la necesidad de entablar relaciones con los individuos circundantes es el comienzo de la conciencia de que el hombre vive, en general, dentro de una sociedad.

ð El hombre sólo se distingue por cuanto que su conciencia sustituye al instinto o es el suyo un instinto consciente. Esta conciencia gregaria o tribal se desarrolla y se perfecciona después, al aumentar la productividad, al incrementarse las necesidades y al multiplicarse la población. A la par con ello se desarrolla la división del trabajo, que sólo se convierte en verdadera división a partir del momento en que se separan el trabajo material y el mental. La fuerza productiva, el estado social y la conciencia, pueden y deben necesariamente entrar en contradicción entre sí, ya que, con la división del trabajo, se da la posibilidad, más aún, la realidad de que las actividades espirituales y materiales, el disfrute y el trabajo, la producción y el consumo, se asignen a diferentes individuos, y la posibilidad de que no caigan en contradicción reside solamente en que vuelva a abandonarse la división del trabajo.

La esclavitud, todavía muy rudimentaria, latente en la familia, es la primera forma de propiedad, que, por lo demás, corresponde perfectamente a la definición de los modernos economistas, según la cual es el derecho a disponer de la fuerza de trabajo de otros. Por lo demás, división del trabajo y propiedad privada son términos idénticos: uno de ellos dice, referido a la actividad, lo mismo que el otro, referido al producto de ésta.

* La división del trabajo lleva aparejada, la contradicción entre el interés del individuo concreto o de una determinada familia y el interés común de todos los individuos relacionados entre sí.

w El Estado es una forma propia e independiente, separada de los reales intereses particulares y colectivos y, al mismo tiempo, una forma de comunidad ilusoria, pero siempre sobre la base real de los vínculos existentes, dentro de cada conglomerado familiar y tribal, a base de las clases, entre las cuáles hay una que domina sobre todas las demás. Todas las luchas que se libran dentro del Estado, no son sino las formas ilusorias bajo las que se ventilan las luchas reales entre las diversas clases (de lo que los teóricos alemanes no tienen ni la más remota idea). Toda clase que aspire a implantar su dominación, tiene que empezar conquistando el poder político.

Sólo buscan su interés particular, que no coincide con el interés común, por lo que es siempre la forma ilusoria de la comunidad, la lucha práctica de estos intereses particulares que se oponen a los intereses comunes o que ilusoriamente se creen tales, impone la interposición práctica y el refrenamiento por el interés «general» ilusorio bajo la forma del Estado.

Constituye una premisa práctica absolutamente necesaria, porque sin ella sólo se generalizaría la escasez y, por tanto, con la pobreza, comenzaría de nuevo, a la par, la lucha por lo indispensable y se recaería necesariamente en toda la porquería anterior; y, además, porque sólo este desarrollo universal de las fuerzas productivas lleva consigo un intercambio universal de los hombres.

* Sin esto: 1) el comunismo sólo llegaría a existir como fenómeno local, 2) las mismas potencias de relación no podrían desarrollarse como potencias universales y, por tanto, insoportables, sino que seguirían siendo simples «circunstancias» supersticiosas de puertas adentro, y 3) toda ampliación de la relación acabaría con el comunismo local. El comunismo, empíricamente, sólo puede darse como la acción «coincidente» o simultánea de los pueblos dominantes, lo que presupone el desarrollo universal de las fuerzas productivas y el intercambio universal que lleva aparejado.

Para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que ha de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual. El proletariado sólo puede existir en un plano histórico- mundial, lo mismo que el comunismo, su acción, sólo puede llegar a cobrar realidad como existencia histórico- universal.

La sociedad civil abarca todo el intercambio material de los individuos, en una determinada fase del desarrollo de las fuerzas productivas. La sociedad civil en cuanto tal solo se desarrolla con la burguesía; sin embargo la organización social que se desarrolla directamente basándose en la producción y el intercambio, y que forma en todas las épocas la base del Estado y de toda otra supraestructura idealista, se ha designado siempre con el mismo nombre.

2. SOBRE LA PRODUCCION DE LA CONCIENCIA.

ð La verdadera riqueza espiritual del individuo depende totalmente de la riqueza de sus relaciones reales. Los individuos se hacen los unos a los otros, tanto física como espiritualmente, pero no se hacen a sí mismos.

La filosofía hegeliana de la historia es la última consecuencia, llevada a su «expresión más pura» de toda esta historiografía alemana, que no gira en torno a los intereses reales, ni siquiera a los intereses políticos, sino en torno a pensamientos puros. Esta concepción es realmente religiosa: presenta el hombre religioso como el protohombre de quien arranca toda la historia y, dejándose llevar de su imaginación, suplanta la producción real de los medios de vida y de la vida misma con la producción de quimeras religiosas.

Para estos alemanes, se trata siempre, en general, de explicar los absurdos con que nos encontramos por cualesquiera otras quimeras; es decir, de presuponer que todos estos absurdos tienen un sentido propio, el que sea, que es necesario desentrañar, cuando de lo que se trata es, simplemente, de explicar estas frases teóricas a base de las relaciones reales existentes. San Bruno llega, incluso, a afirmar que sólo «la crítica y los críticos han hecho la historia. No reconocen como históricos los hechos de los demás pueblos, viven en Alemania, con Alemania y para Alemania, convierten el canto del Rin en un canto litúrgico y conquistan la Alsacia-Lorena despojando a la filosofía francesa en vez de despojar al Estado francés, germanizando, en vez de las provincias de Francia, las ideas francesas.

De estas consideraciones se desprende cuán equivocado está Feuerbach cuando se declara comunista al calificarse como «hombre común», toda la deducción de Feuerbach en lo tocante a las relaciones entre los hombres tiende simplemente a demostrar que los hombres se necesitan los unos a los otros y siempre se han necesitado.

La concepción feuerbachiana del mundo sensible se limita, de una parte, a su mera contemplación y, de otra parte, a la mera sensación: dice “el hombre” en vez de “los hombres históricos reales”. El hombre es en realidad “el alemán”. En la medida en que Feuerbach es materialista, no aparece en la historia, y en medida en que toma la historia en consideración, no es materialista. Materialismo e historia aparecen completamente divorciados en él. La historia no es sino la sucesión de las diferentes generaciones, cada una de las cuáles explota los materiales, capitales y fuerzas productivas transmitidas por cuantas le han precedido, por una parte prosigue en condiciones completamente distintas la actividad precedente, mientras que por otra modifica las circunstancias anteriores mediante una actividad totalmente diversa, diciendo que la historia posterior es la finalidad de la que le precede.

ð Las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época; la clase que ejerce el poder material dominante en la sociedad tiene a su disposición los medios para la producción material dispone con ello, de los medios para la producción espiritual, lo que hace que se le sometan, las ideas de quienes carecen de los medios necesarios para producir espiritualmente.

La división del trabajo, se manifiesta también en el seno de la clase dominante como división del trabajo espiritual y material, de tal modo que una parte de esta clase se revela como la que da sus pensadores, mientras que los demás adoptan ante estas ideas e ilusiones una actitud más bien pasiva y receptiva, ya que son en realidad los miembros activos de esta clase y disponen de poco tiempo para formarse ilusiones e ideas acerca de sí mismos. La existencia de ideas revolucionarias en una determinada época presupone ya la existencia de una clase revolucionaria.

ð Cada nueva clase que pasa a ocupar el puesto de la que dominó se ve obligada, a presentar su propio interés como el interés común de todos los miembros de la sociedad, a imprimir a sus ideas la forma de la universalidad, a presentar estas ideas como las únicas racionales y dotadas de vigencia absoluta. La clase revolucionaria aparece en un principio, ya por el solo hecho de contraponerse a una clase, no como clase, sino como representante de toda la sociedad, como toda la masa de la sociedad, frente a la clase única, a la clase dominante.

Por tanto, todo el truco que consiste en demostrar el alto imperio del espíritu en la historia se reduce a los tres esfuerzos siguientes:

Nº 1. Desglosar las ideas de los individuos dominantes, que dominan por razones empíricas, bajo condiciones empíricas y como individuos materiales, de estos individuos dominantes, reconociendo con ello el imperio de las ideas o las ilusiones en la historia.

Nº 2. Introducir en este imperio de las ideas un orden, demostrar la existencia de una conexión mística entre las ideas sucesivamente dominantes, lo que se logra concibiéndolas como “autodeterminaciones del concepto”.

Nº 3. Para eliminar la apariencia mística de este «concepto que se determina a si mismo», se lo convierte en una persona, “Autoconciencia” o, si se quiere aparecer como muy materialista, en una serie de personas representantes del “concepto” en la historia, en los “pensadores”, los “filósofos”, los “ideólogos”, concebidos a su vez como los productores de la historia, como el “Consejo de los Guardianes”, como los dominantes.

Mientras que en la vida vulgar y corriente todo tendero sabe distinguir perfectamente entre lo que alguien dice ser y lo que realmente es, nuestra historiografía no ha logrado todavía penetrar en un conocimiento tan trivial como éste. Cree a cada época por su palabra, por lo que ella dice acerca de sí misma y lo que se figura ser.

Este método histórico, que en Alemania ha llegado a imperar, y la causa de su dominio en este país, preferentemente, deben ser explicados en relación con las ilusiones de los ideólogos, en general, por ejemplo, con las ilusiones de los juristas y los políticos (incluyendo entre éstos a los estadistas prácticos), en relación con los dogmáticos ensueños y tergiversaciones de estos individuos. Las cuáles se explican de un modo muy sencillo por la posición práctica de ellos en la vida, por los existentes negocios y la división del trabajo.

B) La base real de la ideología

3.- INTERCAMBIO Y FUERZA PRODUCTIVA.

ð La más importante división del trabajo físico e intelectual es la separación entre la ciudad y el campo. La oposición entre el campo y la ciudad comienza con el tránsito de la barbarie a la civilización, del régimen tribal al Estado, de la localidad a la nación, y se mantiene a lo largo de toda la historia de la civilización hasta llegar a nuestros días .

Con la ciudad aparece la necesidad de la administración, de la policía, de los impuestos, etc., en una palabra, de la organización política comunal y, por tanto, de la política en general. La ciudad es ya obra de la concentración de la población, la oposición entre la ciudad y el campo sólo puede darse dentro de la propiedad privada. El trabajo vuelve a ser aquí lo fundamental, el poder sobre los individuos, y mientras exista este poder, tiene que existir necesariamente la propiedad privada. La abolición de la antítesis entre la ciudad y el campo es una de las primeras condiciones para la comunidad, condición que depende, de una masa de premisas materiales, que no es posible alcanzar por obra de la simple voluntad. La separación entre la ciudad y el campo puede concebirse también como la separación entre el capital y la propiedad sobre la tierra, como el comienzo de una propiedad basada solamente en el trabajo y en el intercambio.

ð La división del trabajo entre los distintos gremios, en las ciudades, aún era completamente primitiva, y en los gremios mismos no existía para nada entre los diferentes trabajadores. la escasez de población y la limitación de las necesidades no permitían que la división del trabajo se desarrollara, razón por la cual quien quisiera llegar a ser maestro necesitaba dominar todo el oficio

El capital, en estas ciudades, era un capital natural, formado por la vivienda, las herramientas del oficio y la clientela tradicional y hereditaria; capital irrealizable por razón del incipiente intercambio y de la escasa circulación, y que se heredaba de padres a hijos. Era, por tanto, un capital de estamento.

El paso siguiente, en el desarrollo de la división del trabajo, fue la separación entre la producción y el trato, la formación de una clase especial de comerciantes, establecía con la posibilidad de relaciones comerciales.

ð Las ciudades se relacionan unas con otras, se llevan de una ciudad a otra, nuevos instrumentos de trabajo, y pronto vemos que cada una de ellas tiende a explotar, predominantemente, una rama industrial. La expansión del comercio y el desarrollo de las comunicaciones empujaron a cada ciudad a conocer a otra, de las muchas vecindades locales de las diferentes ciudades fue surgiendo la clase burguesa. La burguesía misma comienza a desarrollarse poco a poco con sus condiciones, se escinde luego, bajo la acción de la división del trabajo, en diferentes fracciones, y absorbe todas las clases poseedoras con que se había encontrado al nacer (así hace que la mayoría de la clase desposeída con que se encuentra y una pare de la clase poseedora anterior, se desarrollan para formar una nueva clase: el proletariado), en medida en que toda la propiedad anterior se convierte en capital industrial o comercial. Ésta absorción de los individuos por la clase se desarrolla hasta convertirse en una absorción por diversas ideas, etc.

El primer trabajo que se vio impulsado y adquirió nuevo desarrollo mediante la extensión del intercambio fue el trabajo textil, y siguió siendo luego la más importante de todas. Apareció en las ciudades una nueva clase de tejedores que destinaban todos sus productos al mercado interior y, muchas veces, incluso a los mercados de fuera.

El arte textil, no tardó en desdoblarse en una serie infinita de ramas. Con la manufactura exenta de las trabas gremiales cambiaron también las relaciones de propiedad. El primer paso para superar el capital natural de estamento se había dado al aparecer los comerciantes, cuyo capital fue desde el primer momento un capital móvil. El segundo paso de avance lo dio la manufactura, que a su vez movilizó una masa del capital natural e incrementó en general la masa del capital móvil frente a la de aquél.Y la manufactura se convirtió, al mismo tiempo, en el refugio de los campesinos contra los gremios. El comienzo de las manufacturas trajo consigo, además, un período de vagabundaje, provocado por la supresión de las mesnadas feudales, ya esto sólo demuestra que la aparición de este vagabundaje coincide exactamente con la desintegración del feudalismo

La manufactura lanzó a las diversas naciones al terreno de la competencia, a la lucha comercial. A partir de ahora, el comercio adquiere una significación política.

m La manufactura trajo consigo, una actitud distinta del trabajador ante el patrono. En los gremios persistía la vieja relación patriarcal entre oficiales y maestros; en la manufactura esta relación fue suplantada por la relación monetaria entre el trabajador y el capitalista. La manufactura y, en general, el movimiento de la producción experimentaron un auge enorme gracias a la expansión del comercio, la expansión de los mercados hacia el mercado mundial, que ahora se hacía posible y se iba realizando día tras día, daban comienzo a una nueva fase del desarrollo histórico. La colonización de los países recién descubiertos sirvió de nuevo incentivo a la lucha comercial entre las naciones y le dio mayor extensión y mayor encono.

La expansión del comercio y de la manufactura sirvió para acelerar la acumulación del capital móvil. El comercio y la manufactura crearon la gran burguesía, al paso que en los gremios se concentraba la pequeña burguesía.

Al principio, la escasa cantidad de oro y plata circulantes condicionaba la prohibición de exportar estos metales, y la industria, generalmente importada del extranjero e impuesta por la necesidad de dar ocupación a la creciente población urbana. Los aranceles aduaneros surgieron de los tributos que los feudales cobraban a los comerciantes que atravesaban sus dominios, redimiéndose de ese modo del saqueo; surgieron en la legislación aduanera los aranceles de exportación que, interponiendo un obstáculo en el camino de la industria, perseguían fines puramente fiscales.

El segundo período comenzó a mediados del siglo XVII y duró casi hasta finales del XVIII. El comercio y la navegación habíanse desarrollado más rápidamente que la manufactura, la cual desempeñaba un papel secundario; las colonias comenzaron a convertirse en importantes consumidores y las diferentes naciones fueron tomando posiciones, mediante largas luchas, en el mercado mundial que se abría. Este período comienza con las leyes de navegación y los monopolios coloniales. La nación más poderosa en el mar, Inglaterra, mantenía su supremacía en el comercio y en la manufactura. Notándose la concentración en un solo país.

f El siglo XVIII fue el siglo del comercio. Se caracteriza por el cese de las prohibiciones de exportación de oro y plata, por el nacimiento del comercio de dinero, la aparición de los bancos, de la deuda pública, del papel-moneda, de las especulaciones con acciones y valores, del agiotaje en toda clase de artículos y del desarrollo del dinero en general.

Y esta demanda, que rebasaba la capacidad de las fuerzas productivas, fue la fuerza propulsora que dio nacimiento al tercer período de la propiedad privada desde la Edad Media, creando la gran industria y, con ella, la aplicación de las fuerzas naturales a la producción industrial, la maquinaria y la más extensa división del trabajo. La competencia obligó en seguida a todo país deseoso de conservar su papel histórico a proteger sus manufacturas por medio de nuevas medidas arancelarias

Mientras la burguesía de cada nación seguía manteniendo sus intereses nacionales aparte, la gran industria creaba una clase que en todas las naciones se movía por el mismo interés y en la que quedaba ya destruida toda nacionalidad. La gran industria hacía insoportable al obrero no sólo la relación con el capitalista, sino incluso el mismo trabajo. De igual manera los países en que se ha desarrollado una gran industria influyen sobre los países no industriales, en la medida en que éstos se ven impulsados por el intercambio mundial a la lucha universal de competencia. Estas diferentes formas son otras tantas formas de la organización del trabajo y, de la propiedad.

4. LA RELACIÓN ENTRE EL ESTADO Y EL DERECHO Y LA PROPIEDAD.

La primera forma de la propiedad es por tanto, la propiedad tribal, que aparece como propiedad del Estado y el derecho del individuo a disfrutarla como simple posesión, la cuál se limita a la propiedad sobre la tierra. La verdadera propiedad privada comienza con la propiedad mobiliaria: la esclavitud y la comunidad; y propiedad del ciudadano romano. En la Edad Media la propiedad tribal se desarrolla pasando por varias etapas - propiedad feudal de la tierra, propiedad mobiliaria corporativa, capital manufacturero- hasta llegar al capital moderno, a la propiedad privada pura, a la cuál corresponde el Estado Moderno.

c La burguesía por ser ya una simple clase y no un simple estamento, se halla obligada a organizarse en un plano nacional, mediante la emancipación de la propiedad privada con respecto a la comunidad, el Estado cobra una existencia especial junto a la sociedad civil

El Estado solo existe en función de la propiedad privada. Como el Estado es la forma bajo la cuál los individuos de una clase dominante hacen valer sus intereses comunes y en la que se condensa toda la sociedad civil de una época, todas las instituciones tienen como mediador al Estado y adquieren a través de él una forma política. De ahí que la ley se basa en la voluntad, en la libre y el derecho a su vez, se reduce a la ley.

El derecho privado se desarrolla conjuntamente con la propiedad privada, éste proclama las relaciones de propiedad existentes como el resultado de la voluntad general. El mismo derecho de usar y destruir la cosa, expresa que la propiedad privada no guarda relación con la comunidad, la ilusión de que la misma propiedad privada descansa sobre la mera voluntad privada, como el derecho a disponer arbitrariamente de la cosa. Esta ilusión jurídica, que reduce el derecho a la mera voluntad, conduce en el desarrollo ulterior de las relaciones de propiedad, al resultado de que una persona puede ostentar un título jurídico a una cosa, sin llegar a tener realmente ésta. Y por la misma ilusión de los juristas se explica el que para ellos y para todos los códigos en general sea algo fortuito el que los individuos entablen relaciones entre sí, celebrando, por ejemplo, contratos, considerando éstas relaciones como nexos que se pueden o no contraer, según se quiera y cuyo contenido descansa íntegramente sobre el capricho individual de los contratantes.

El desarrollo de la industria y el comercio hace surgir nuevas formas de intercambio, el derecho se ve obligado a dar entrada a éstas formas entre los modos de adquirir la propiedad. El acto de tomar se halla condicionado por el objeto que se toma, y lo mismo ocurre con todo el capital industrial de un país industrial moderno; la acción industrial de tomar se termina cuando ya no hay nada que tomar, y necesariamente hay que empezar a producir.

5. INSTRUMENTOS DE PRODUCCIÓN Y FORMAS DE PROPIEDAD NATURALES Y CIVILIZADOS.

De lo primero se desprende la premisa de una división del trabajo desarrollada y de un comercio extenso; de lo segundo, la localidad. En el primer caso, es necesario reunir a los individuos; en el segundo, se los encuentra ya como instrumentos de producción, junto al instrumento de producción mismo. La diferencia entre los instrumentos de producción naturales y los creados por la civilización. El campo (lo mismo que el agua, etc.) puede considerarse como instrumento natural de producción. En el primer caso, cuando se trata de un instrumento natural de producción, los individuos se ven subordinados a la naturaleza; en el segundo caso, a un producto del trabajo. Por eso, en el primer caso, la propiedad (propiedad territorial) aparece también como un poder directo y surgido de la naturaleza, y en el segundo caso como poder del trabajo, especialmente del trabajo acumulado, del capital.

ð Con el dinero se establece como algo fortuito para los individuos toda forma de intercambio y el intercambio mismo, en el dinero está implícito que todo intercambio anterior solo era intercambio de los individuos en determinadas condiciones, y no de los individuos en cuanto tales, estas condiciones se reducen a dos: trabajo acumulado, o sea la propiedad privada y trabajo real. Al desaparecer éstas dos condiciones o una sola de ellas, el intercambio se paraliza.

Los individuos necesitan apropiarse de la totalidad de las fuerzas productivas existentes, no solo para poder ejercer su propia actividad, sino, para asegurar su propia existencia. Condicionada ante todo por el objeto que se trata de apropiar y que solo existen dentro de un intercambio universal. La apropiación de esas fuerzas no es otra cosa que el desarrollo de las capacidades individuales correspondientes a los instrumentos materiales de producción, cuya apropiación se haya condicionada por los individuos apropiantes.

Los proletarios se hallan en condiciones de hacer valer su propia actividad, íntegra y no limitada. Todas las anteriores apropiaciones revolucionarias habían tenido un carácter límitado. Su instrumento de producción pasaba a ser propiedad suya, pero ellos mismos se veían absorbidos por la división del trabajo en la apropiación por los propietarios en una masa de instrumentos de producción la que tiene necesariamente que verse absorbida por cada individuo y la propiedad sobre ellos, por todos.

La apropiación se halla condicionada por el modo como tiene que llevarse a cabo mediante una asociación que no puede ser tampoco mas que una asociación universal y en la que se desarrollen la energía de que el proletariado necesita para llevar a cabo la apropiación, a la par que el mismo proletariado, por su parte se despoja de cuánto pueda quedar en él de la posición que ocupaba en la enterior sociedad. Solamente al llegar a esta fase coincide la propia actividad con la vida material, lo que corresponde al desarrollo de los individuos como individuos totales y a la superación de cuanto hay en ellos de natural; y a ello corresponde la transformación del trabajo en propia actividad y la de el intercambio anterior condicionado en intercambio entre los individuos en cuanto tales. Con la apropiación d las totalidades de las fuerzas productivas por los individuos asociados, termina la propiedad privada.

C) El comunismo.

6.- PRODUCCIÓN DE LA FORMA MISMA DE INTERCAMBIO.

e El comunismo se distingue aborda de un modo consciente todas las premisas naturales como creación de los hombres anteriores, despojándolas de su carácter natural y sometiéndolas al poder de los individuos asociados. Su institución es esencialmente económica. Lo existente, es precisamente la base real para hacer imposible cuanto existe independientemente de los individuos, en cuanto este algo existente no es, sin embargo, otra cosa que un producto de la relación anterior de los individuos mismos. La diferencia entre el individuo personal y el individuo contingente no es una diferencia de concepto, sino un hecho histórico. No es una diferencia que nosotros tengamos que establecer para todos los tiempos, sino que cada tiempo de por sí la establece entre los diferentes elementos con que se encuentra, y no ciertamente en cuanto al concepto, sino obligado por las colisiones materiales de la vida.

La relación entre las fuerzas productivas y la forma de trato es la que media entre ésta y la actividad u ocupación de los individuos, los aún independientemente de sus condiciones patrimoniales, siguen líneas de desarrollo completamente distintas y que un interés anterior cuya forma peculiar de relación se ve ya desplazada por otra correspondiente a un interés posterior, puede mantenerse durante largo tiempo en posesión de un poder tradicional en la aparente comunidad sustantivada frente a los individuos (en el Estado y en el derecho), poder al que en última instancia sólo podrá poner fin una revolución.

ð Todas las colisiones de la historia nacen, según nuestra concepción, de la contradicción entre las fuerzas productivas y la forma de intercambio, la cuál había de traducirse en una revolución, pero adoptando al mismo tiempo diversas formas accesorias, como totalidad de colisiones entre diversas clases, contradicción de la conciencia, lucha política, de ideas, etc. Y esto no es posible hacerlos in la comunidad. Solamente dentro de la comunidad tiene el individuo los medios necesarios para desarrollar sus dotes en todos los sentidos; solamente dentro es posible la libertad personal solo existía para los individuos desarrollados dentro de las relaciones de la clase dominante y por tratarse de la asociación de una clase en contra de otra, no solo era una comunidad puramente ilusoria, sino también una nueva dificultad. Dentro de la comunidad real y verdadera, los individuos adquieren al mismo tiempo, su libertad al asociarse y por medio de la asociación.

m La diferencia del individuo personal con respecto al individuo de clase, el carácter fortuito de las condiciones de vida para el individuo, solo se manifiesta para el individuo con la aparición de la clase, que es un producto de la burguesía. La competencia y la lucha de unos individuos con otros es la que engendra y desarrolla este carácter fortuito en cuanto tal. En la imaginación los individuos bajo el poder de la burguesía, son mas libres que antes, porque sus condiciones de vida son para ello, algo fortuito, pero en realidad son menos libres ya que se hallan supeditados a un poder material. La diferencia del estamento se manifiesta concretamente en la antítesis de burguesía y proletariado.

l Los proletarios para hacerse valer personalmente necesitan acabar con su propia condición de existencia anterior que es al mismo tiempo la de toda anterior sociedad, con el trabajo. Y necesitan derrocar al Estado para poder así imponer su personalidad.

BIBLIOGRAFÍA:

IDEOLOGIA ALEMANA (resúmen)

Karl Marx 1845 (versión original)

4ta Ed. Traducida del alemán